Skip to main content
Internet Archive's 25th Anniversary Logo

Full text of "Horacio Arredondo Civilizacion Del Uruguay. Tomo 1"

See other formats



INSTITUTO HISTORICO Y GEOGRAFICO DEL URUGUAY 


1 yPUBLICACIONES CONMEMORATIVAS DEL CENTENARIO DE LA MUERTE DE ARTIGAS 


- . . 


km 

• -M 


HORACIO ARREDONDO 

Miembro de Húmero del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay. 
Director Honorario del Museo Histórico Municipal. Presidente de la Comisión 
Hacivnal de Monumentos Históricos. 


DFX URUGUAY 


ASPECTOS ARQUEOLOGICOS 
Y SOCIOLOGICOS 

1600 - 1900 


Prólogo de 

ARIOSTO D. GONZALEZ 



TOMO I 


MONTEVIDEO 

19 5 1 













* ¿ -f 

VENANCIO O- ' ' :X r .3C 3R?SSí 



INSTITUTO HISTÓRICO 
Y 

GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 




i 



INSTITUTO HISTORICO Y GEOGRAFICO DEL URUGUAY 


Creado por iniciativa del Dr. Andrés Lamas, el 25 de Mayo de 1843 

SOCIOS FUNDADORES 

Andrés Lamas 
Melchor Pacheco y Obes 
Teodoro Miguel Vilardebó 
Manuel Herrera y Obes 
“ Cándido Juanicó 

Florencio Varela 
Fermín Ferreira 
José Rivera Indarte 
Santiago Vázquez 
Bartolomé Mitre 
Francisco Araúcho 
Julián Alvarez 


SOCIOS DE NUMERO 

Gral. José de San Martín Bernardino Rivadavia 


SOCIOS CORRESPONSALES 

Armando d’Avezac 
Conde Imbert de Mattetletes 
Luis Mortimer-Tenaux 
Alcides D’Orbigny 
Martín Fernández de Navarrete 
Miguel Salvá 

Francisco Martínez de la Rosa 
Roberto Southey 


DONACION 

DE LA 

BIBLIOTECA NACIONAL 


José Feliciano Fernandes Pinheiro 

Canónigo Januario da Cunha Barbosa 

José Silvestre Rebello 

Barón Imprinier 

José Michaud 

Eugenio de Monglave 

Enrique S. Edwards 

Manuel Francisco de Barros y Souz? Viz- 
conde de Santarem 


MONTEVIDEO 
= ' 



IV 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRAFICO DEL URUGUAY 


COMISION DIRECTIVA 
Período 1949-53 


Presidente 

Vice Presidente 

Secretario 

» 

Tesorero 

Director de Cursos y Conferencias . 
Director de la Revista . 

Bibliotecario 

Director de Publicaciones 


Ariosto D. González 

Arqto. Carlos Pérez Montero 

Sr. Arturo Scarone 

Sr. Alberto Reyes Thevenet 

Sr. Ricardo Grille 

Sr. Carlos A. Etcbecopar 

Sr. Simón S. Lucuix 

Contralmirante Dr. Carlos Carbajal 

Dr. Ergasto H. Cordero 


Suplentes 


Arqto. Juan Giuria Dr. Juan Carlos Gómez Haedo 

Hermano Damasceno Sr. Horacio Arredondo 

Dr. Carlos Oneto y Viana 

MIEMBROS DE NUMERO 


Dr. Gustavo Galünal 1915 

Gral. Dr. José Luciano Martínez 1915 

Dr. José M. Fernández Saldaña 1916 

Sr. Horacio Arredondo 1920 

Dr. Juan C. Gómez Haedo 1920 

Dr. Felipe Ferreiro 1922 

Sr. Alberto Reyes Thevenet 1922 

Sr. Simón S. Lucuix 1925 

Dr. Rafael Schiaffino 1926 

Sr. Ricardo Grille 193 3 

Tte. Coronel Carlos Vila Seré 193 3 

Dr. Ergasto H. Cordero 193 5 

Sr. Juan E. Pivel Devoto 193 5 

Contralmirante Dr. Carlos Carbajal 1939 
Arqto. Juan Giuria 1939 

Sr. Ariosto D. González 1939 

Sr. Arturo Scarone 1939 


Sr. Alberto Zum Felde 1939 

Arqto. Carlos Pérez Montero 1941 

Dr. Daniel Castellanos 1943 

Sr. Nelson García Serrato 1944 

Dr. Carlos Oneto y Viana 1944 

Arqto. Fernando Capurro 1945 

Rdo. Hermano Damasceno 1945 

Gral. Pedro Sicco 1945 

Sr. Carlos Seijo 1945 

Dr. Juan J. Carbajal Victorica 1948 

Sr. Carlos A. Etchecopar 1948 

Arqto. Eugenio P. Baroffio 1950 

Dr. Luis Bonavita 1950 

Sr. Gilberto García Selgas 1950 

Sr. José Pereira Rodríguez 1950 

Dr. Tuan Andrés Ramírez 1950 

Sr. Eduardo de Salterain Herrera 19 50 
Dr. Jacobo Varela Acevedo 1950 


MIEMBROS DE HONOR 

Dr. Carlos Travieso Dr. Carlos Ferrés 

Sr. Benjamín Fernández y Medina Dr. Luis Alberto de Herrera 

Sr. Raúl Montero Bustamante 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 


V 


MIEMBROS DE HONOR EN EL EXTRANJERO 

Dr. Ricardo Levenc 

Dr. Emilio Ravignani 

Dr. José Carlos de Macedo Soares 

MIEMBROS CORRESPONDIENTES 


INTERIOR 

Sr. Atilio Casinelli (Rocha) 

Sr. R. Francisco Mazzoni (Maldonado) 
R. P. Baldomero Vidal (Paysandú) 

Sr. Natalio Pastore (Colonia) 

Sr. Washington Escobar (Tacuarembó) 

ARGENTINA 

Dr. Luis Mitre 

Dr. Ricardo Rojas 

Arq. Martín S. Noel 

Dr. Enrique Ruiz Guifiazú 

Dr. Mariano de Vedia y Mitre 

Sr. Enrique Udaondo 

Dr. Arturo Capdevilla 

Dr. Carlos Ibarguren 

Dr, B. Villegas Basavilbaso 

Sr. Carlos Heras 

Dr. Enrique de Gandía 

Sr. Milciades Alejo Vignati 

Dr. Miguel Angel Cárcano 

Dr. Octavio R. Amadeo 

Dr. Enrique Larreta 

Dr. Carlos Alberto Pueyrredón 

Dr. Juan Alvarez 

Sr. José Torre Revello 

Dr. José Imbelloni 

R. P. Guillermo Furlong S. J. 

Sr. José León Pagano 

Dr. Ernesto H. Celesia 

Sr. José A. Oria 

Sr. Ricardo R. Caillet-Bois 

Sr. Julio César Raffo de la Reta 

Sr. Alberto Palcos 

Sr. José Evaristo Uriburu 

Sr. Ricardo Piccirilli 

Cap. de Fragata Humberto F. Burzio 

Cap. de Fragata Jacinto R. Yaben 


Dr. Enrique Martínez Paz 
S. E. Cardenal .Dr. Antonio Caggiano 
Sr. Luis Enrique Azaróla Gil 
Sr. Raúl Molina 

BOLIVIA 

Dr. Casto Rojas 
Dr. Enrique J. Finot 

BRASIL 

Dr. Plinio Ayrosa (San Pablo) 

Dr. Eugenio Egas (San Pablo) 

Dr. Manuel Cicero Peregrino da Silva 
(Río de Janeiro) 

Dr. Pedro Calmón (Río de Janeiro) 

Dr. Claudio Ganns (Río de Janeiro) 
Dr. Rodolfo García (Río de Janeiro) 
Dr. Helio Lobo (Río de Janeiro) 

Dr. Alcindo Sodré (Río de Janeiro) 

Dr. José Antonio Soares de Souza (Río 
de Janeiro) 

Sr. Walter Alexander de Azevedo (Río 
de Janeiro) 

Sr. Silvio Julio de AburquerqueLima (Río 
de Janeiro) 

Sr. Walter Spalding (Porto Alegre) 

COLOMBIA 

José Joaquín Casas 
Eduardo Restrepo Sáenz 
Francisco José Urrutia 
Roberto Cortázar 
José María Restrepo Sáenz 
Fabio Lozano y Lozano 
Nicolás García Samudio 
Luis Augusto Cuervo 
Enrique Otero D’Costa 
Jorge Ricardo Vejarano 
Carlos Cortés Vargas 


VI 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 


Belisario Macos Hurtado 
Gustavo Otero Muñoz 
Daniel Arias Argáez 
Gabriel Porras Troconis 
Guillermo Hernández de Aloa 
Manuel José Forero 
Daniel Ortega Ricaurte 
Tulio Enrique Tascón 
Pedro Julio Dousdebés 
Enrique Ortega Ricaurte 
Luis López de Mesa 
Max Grillo * 

Miguel Aguilera 
Alberto Miramón 
Eduardo Santos 
Luis Martínez Delgado 
Juan Crisóstomo García 
Tose Restrepo Posada 
Carlos Lozano y Lozano 
Germán Arciniegas 
Gabriel Giraldo Jaramillo 
Eduardo Rodríguez Piñeres 
Carlos Restrepo Canal 
Francisco Andrade 
Emilio Robledo 
Horacio Rodríguez Plata 
Félix Restrepo 
Roberto Liévano 
Julio César García 

CUBA 

Dr. Pánfilo D. Camacho 

Dr. Néstor Carbonell y Rivcro 

Sr. Gerardo Castellanos García 

Dr. José María Chacón y Calvo 

Dr. Federico de Córdova y de Quesadu 

Dr. Juan Miguel Dihigo y Mcstre 

Dr. Enrique Gay-Calbó 

Dr. Diego González Gutiérrez 

Dr. Tomás de Jústiz y del Valle 

Capitán Joaquín Llaverías y Martínez 

Dr. Jorge Mañach y Robato 

Dr. Carlos Márquez Sterling y Guiral 

Dr. José Manuel Pérez Cabrera 

Sr. Gonzalo de Quesada y Miranda 

Dr. Emeterio S. Santovenia y Echaide 

Dr. Benigno Souza y Rodríguez 


Dr. Cosme de la Tórnente y Pedraza 
Sr. Carlos M. Trelles y Govín 
Dr. Elias Entralgo y Vallina 
Dr. Manuel Sanguily y Arizti 

CHILE 

Dr. Ricardo Donoso 

Sr. Ernesto Greve 

Sr. Humberto Fuenzalida 

REPUBLICA DOMINICANA 

Dr. Federico Henriquez y Carvajal 

ECUADOR 

Dr. José Gabriel Navarro 
Dr. Leopoldo Benites Vinueza 

ESPAÑA 

Sr. Abelardo Merino y Alvarez 
Sr. Pedro Novo y Fernández Chicarro 
Sr. José M. Torroja y Miret 
Sr. Antonio Blázquez y Delgado Aguilera 
Sr. Gabriel Maura y Gamazo, Duque de 
Maura 

Sr. Ramón Menéndez Pidal 
Sr. Manuel Gómez-Moreno y Martínez 
Sr. Elias Tormo y Manzó 
Sr. Jacobo Fitz-Jamcs Stuart. Falcó Por- 
carrero y Osorio, Duque de Bcrwick y 
de Alba 

Sr. Vicente Castañeda y Alcover 
Sr. Félix de Llanos y Torriglia 
Sr. Luis Redonet y López-Doriga 
Sr. Eloy Bullón y Fernández, Marquéz 
de Selva Alegre 
Sr. Modesto López Otero 
Sr. Alfonso Pardo Manuel de Villena, 
Marquéz de Rafal 
Sra. Mercedes Gaibrois Riaño 
Sr. Francisco Javier Sánchez Cantón 
Sr. Francisco de Paula Alvarez-Ossorio y 
Farfán de los Godos 
Sr. Pío Zabala y Lera 
Sr. Gregorio Marañón y Posadillo 
Sr. Natalio Rivas y Santiago 
Sr. Juan Contreras y López de Ayala, 
Marquéz de Lozoya 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 


VII 


Sr. Miguel Lasso de la Vega, Márquez Dr. Adrián Correa 
del Saltillo. 

Sr. Diego Angulo e Iñiguez 
Sr. Emilio Garcia Gómez 
Sr. Julio Guillen y Tato. 

Sr. Melchor Fernández Almargo 
Sr. Agustín González de Amezúa y 
Mayo 

Sr. Tomás Domínguez Arévalo. 

Sr. Armando Cotarelo y Valledor. 

Sr. Antonio García y Bellido 
Sr. Miguel Gómez del Campillo 
Sr. José Antonio de Sangróniz 
Sr. Alfredo Kindelán Duany 
Sr. Ramón Carende y Thovar 
Sr. Ignacio Herrero de Collantes, Mar- 
quéz de Aledo 
Sr. Pedro Sáinz Rodríguez 
R. P. Fray Angel Custodio Vega, 

O. S. A. 

Sr. Ciríaco Pérez Bustamante 

ESTADOS UNIDOS DE AMERICA 


Dr. Arthur P. Witaker 

Sr. Clarence H. Haríng 

Dr. Harlosv Shapley 

Dr. Euther Evans 

Dr. Iewis Hanke 

Sr. Alfredo Cóester 

Sr. Wílliam Spence Robertson 

FRANCIA 

Dr. Hugo D. Barbagelata 
Sr. Raymond Ronze 
Sr. Alfrcd Siegfried 

GUATEMALA 

Sr. Joaquín Pardo 

HONDURAS 

Dr. Esteban Guardiola 

MEXICO 

Sr. Alfonso Teja Zabre 

Sr. Silvio Zabala 

Gral. Juan Manuel Torrea 


Sr. Alberto M. Carroño 

PANAMA 

Dr. Octavio Méndez Pereira 

PARAGUAY 

Dr. H. Sánchez Quell 
Dr. Andrés Barbere 
Dr. R. Antonio Ramos 
Dr. E Amarilla Fretes 
Dr. Viriarto Díaz Pérez 
Sr. Ramón Lara Castro 
Dr. Efraim Cardozo 
S'. F'blo Max Insfrín 
Dr. Tusto Pastor Bcn'tcz 
Sr. Juan E. O’I.earv 
Dr. Carlos R. Centurión 
Sr. Tuan F. Pérez Acosta 
Sr. Silvano Mosqueira 
Sr. Pablo Alborno 
Sr. Marciano Castelví. 

Sr. Modesto Guggiap 
Dr. Julio César Chaves 
Dr. Justo Prieto 
Sr. J. Gabriel Ruiz 
Dr. Emilio Saguier Aceval 
S*\ N-’ro’so R. Co'mán 
Sr. J. Natalicio González 

Dr. Juan R. Chaves 

Sr. Guillermo Tell Bertoni 

Coronel Raimundo Rolón 

Sr. José B. Barreré 

Sr. Juan B. Otimo 

Dr. Alcides Codas Papalucá 

Dr. B. Casaccia Bibolini 

c r. C^sar C. Vasconsellos 

Dr. Carlos Pastore 

Sr. Enrique Riquelme García 

PERU 

Manuel Moreyra y Paz Soldán 
Dr. Felipe Barreda Laos 
R. P. Víctor M. Barriga 
Dr. Jorge tíasadre 
Dr. Víctor Andrés Belaunde 
Coronel Manuel C. Bonilla 


« 


VIII 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 


Dr. Víctor L. Criado y Tejada 
General Carlos Dellepiane 
Dr. Luis Antonio Eguiguren 
Dr. José Gálvez Barrenechea 
Rafael Larce H. 

Dr. Juan Bautista de Lavalle 

Dr. Rafael Lorede 

Dr. Oscar Miró Quesada' 

Dr. Luis Alayza y Paz Soldán 
Dr. Raúl Porras Barrenechea 
Carlos A. Romero 
Dr. Emilio Romero 
Sr. Salvador Romero Sotomayor 
Dr. Luis Alberto Sánchez 
Dr. Evaristo San Cristóval 
Dr. Julio C. Telle 
Dra. Ella Dumbar Temple 
Dr. Enrique D. Tevar y R. 

Dr. Pedro Ugarteche 
Dr. Horacio H. Urteaga 


Dr. José Manuel Valega 
Dr. Luis E. Valcárcel 
R. P. Rubén Vargas Ugarte 
Dr. Pedro M. Villar Córdova 

PORTUGAL 

Dr. Gustavo Cordeiro Ramos 
Dr. Armando Cortesáo 
Dr. Jaime Cortesáo 
Dr. Alberto Iria 
Sr. Damián Pérez 

VENEZUELA 

Dr. Vicente Dávila 
Dr. José Santiago Rodríguez 
Sr. Eduardo Rohl 
Mns. Nieolás Navarro 
Dr. Caraciolo Parra Pérez 
Sr. José Núcete Sardi 


MIEMBROS DE HONOR FALLECIDOS 

Juan Zorrilla de San Martín Eduardo Acevedo 

Alejandro Gallinal Daniel García Acevedo 

José H. Figueira Eduardo García de Zúñig; 


MIEMBROS DE NUMERO FALLECIDOS 


José Enrique Rodó 
Nicolás Piaggio 
Dardo Estrada 
Mariano B. Berro 
Domingo González 
Alberto Gómez Ruano 
Mariano Ferreira 
Joaquín de Salterain 
Justino E. Jiménez de Aréchaga 
Leogardo M. Torterolo 
Julio M.a Sosa 
Francisco J. Ros 
Silvestre Mato 
Julio M. Llamas 
AureÜano G. Berro 
Pablo Blanco Acevedo 
Enrique Legrand 
Enrique Patino 
Hamlet Bazzano 
Elzear S. Giuffra 


1915-1917 

1917-1918 

1915-1919 

1917-1919 

1920-1923 

1915-1924 

1919-1925 

1915-1926 

1915-1927 

1924-1929 

1915-1931 

1915-1931 

1915- 1933 

1916- 1934 
1922-1935 

1915- 1935 
1926-1936 
1935-1937 

1916- 1939 
1915-1939 


Setembrino E. Pereda 

1915-1940 

Mario Falcao Espalter 

1919-1941 

Luis C. Bollo 

1915-1942 

Octavio Morató 

1917-1943 

José Salgado 

1915-1944 

Juan^F. Salaberry 

1928-1945 

Virgilio Sampognaro 

1929-1945 

Francisco N. Oliveres 

1920-1946 

Mariano Cortés Arteaga 

1933-1947 

José E. Trabal 

1929-1947 

Víctor Pérez Petit 

1942-1947 

José Aguiar 

1933-1947 

Aquiles B. Oribe 

1915-1948 

Angel H. Vidal 

1925-1949 

Juan Antonio Buero 

1948-1950 

Buenaventura Caviglia 

1928-1950 

José Pedro Varela 

1942-1950 

Orosmán Vázquez Ledesma 

1942-1950 

Rafael Algorta Camusso 

1939-1950 



i 


ACUÑACIONES DEL 


INSTITUTO HISTORICO Y GEOGRAFICO 
DEL URUGUAY 

Medalla conmemorativa del centenario del nacimiento del 
pintor Juan Manuel Blanes (1830-8 de junio-1930). 

Verso: perfil modelado por Nicanor Plaza. Santiago de Chile, 1875. 

Reverso: Juan Manuel — Blanes — el más grande — de los 

PINTORES NACIONALES. = El INSTITUTO HISTORICO Y GEO- 
GRAFICO — del — Uruguay — conmemora el primer — 
CENTENARIO DE SU NACIMIENTO. = MONTEVIDEO 1830-8 

de Junio-1930 = Perfil de Nicanor Plaza — San- 
tiago de Chile — 1875. 

Diámetro: 5 centímetros. 

Se acuñaron 51 medallas de plata, numeradas (0 a 50); y 500 de 
bronce. 

Tarja conmemorativa del centenario del deceso de Simón 
Bolívar (1830-17 de diciembre-1930) , con medallón y cartelas de bronce, 
incrustados. 

Tamaño de la tarja: 30 X 22 centímetros. 

El Medallón (diámetro: 16 cms.), reproduce el de David d’Angers, 
según el perfil de Roulin. 

En la cartela superior (14X5.75 cms.), está transcripto el párrafo 
inicial de la semblanza que escribió Rodó sobre el Libertador. 

La cartela inferior (6,5 X 1.5 cms.), lleva esta leyenda: Tarja pres- 
tigiada — por el — Instituto Histórico y Geográfico — df.l 
Uruguay 1930. 


Medallas conmemorativas del centenario del Instituto His- 
tórico y Geográfico: 

I. — Medalla del Dr. Andrés Lamas. 

Verso: cabeza de frente, por el escultor Antonio Pena. 

Andrés Lamas = 1817 - 1894. 

Reverso: El Instituto — Histórico — y Geográfico — del Uru- 


X 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 


GUAY EN SU CENTENARIO A DON ANDRÉS LAMAS 

Fundador y primer presidente — de la institución — 
Montevideo 1843 - 1943. 

Diámetro: 5 í milímetros. 

Se acuñaron 50 medallas en plata y 150 en bronce, por Tammaro. 

II. — Medalla del Dr. Teodoro M. Vilardebó. 

Verso: cabeza de frente, por el escultor Antonio Pena. 

Dr. Teodoro M. Vilardebó — 1803 - 1857. 

Reverso: El Instituto — Histórico — y Geográfico — del Uru- 
guay — al Dr. — Teodoro M. Vilardebó — Fundador 

Y PRIMER SECRETARIO DE LA INSTITUCION MONTEVI- 

DEO — 1843 - 1943. 

Diámetro: 5 5 milímetros. 

Se acuñaron 50 medallas en plata y 150 en bronce, por Tammaro. 


Medalla conmemorativa del centenario del nacimiento de 
Francisco Bauzá. 

Verso: perfil, por el escultor Vicente Morelli. Francisco Bauza. 

Reverso: El Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay — 
Al Autor — de la — "Historia — de la — Domina- 
ción — Española — en el — Uruguay” — 1849 - 1949. 

Diámetro: 50 milímetros. 

Se acuñaron 5 0 medallas plateadas y 100 en bronce, por Tammaro. 


VENANCIO CABALLERO ORESSI 



EDICIONES 

DEL 

INSTITUTO HISTORICO Y GEOGRAFICO 
DEL URUGUAY 
(Fundado en 1843) 


BIBLIOTECA DE AUTORES NACIONALES 

Tomo I: Escritos selectos del Dr. D. Andrés Lamas, con un prólogo 
<lel Dr. Pablo Blanco Acevedo, XLIV -(- 270 + [1] + una páginas 
y una lámina. Montevideo, 1922. 

[Tomo II:] El Parnaso Oriental o Guirnalda poética de la República 
Uruguaya, nueva edición, prólogo del Dr. Gustavo Gallinal, tomo I, 
YilII -j- tres -f- [1] -f- una -f- [1] -j- una -f- [1] -)- una -|- 290 -p 
[11] -f- una páginas. Montevideo, 1927. 

[Tomo III:] El Parnaso Oriental o Guirnalda poética de la República 
Uruguaya, nueva edición, tomo II, [1] -j- una -f- [4] + 273 4- una 
-p [7] una páginas. Montevideo, [1926]. 

[Tomo IV:] El Parnaso Oriental o Guirnalda poética de la República 
Uruguaya, nueva edición, tomo III, [3] -j- una “i - 3 34 -f- [8] + dos 
páginas. Montevideo, [1926]. 

[Tomo V:] Andrés Lamas. Escritos. Tomo II. Dirección y prólogo 
de don Ariosto D. González, XXX -f- [1] + una + 350 -|- [1] + 
una -f- [1] + una -(- [1] -f- una -)- [1] -f- tres páginas y una lámina. 
?dontevideo, 1943. 


CONFERENCIAS E INFORMES 

Protección y conservación de los Monumentos históricos Nacionales 
informe [miembro informante, Dr. Gustavo Gallinal], 16 páginas. Mon- 
tevideo, 1916. 

Discurso inaugural del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay, 
pronunciado el 14 de octubre de 1916 por su Presidente don Francisco 
J. Ros, 19 -(- una páginas. Montevideo, 1917. 

Cartografía nacional, conferencia dada el día 9 de junio de 1917 por 
el Coronel Gdo., Ingeniero Geógrafo D. Silvestre' Mato, [con un discurso 
de presentación de don Francisco J. Rosj, a 2 páginas. Montevideo, 1917. 

Asencio, informe [por don Dardo Estrada], 19 + una páginas. Mon- 
tevideo, 1917. 

fuan Carlos Gómez sentimental, conferencia leída el dia 17 de julio 


Xn INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 

de 1917, por el Dr. J. M. Fernández Saldaña, con un discurso preli- 
minar del coronel ingeniero Silvestre Mato, 31 + una páginas. Mon- 
revideo, 1918. 

Fuentes documentales para la Historia Colonial , conferencia leída el • 
día 28 de julio de 1917, por don Dardo Estrada, con un discurso preli- 
minar del doctor Gustavo Gallinal, 39 -j- una páginas. Montevideo, 1918. 

La evolución de la ciencia geográfica, conferencia pronunciada el 4 
de agosto de 1917, por don Elzear Santiago Giuffra, con un discurso 
preliminar del Dr. Gustavo Gallinal, 39 — J— una páginas. Montevideo, 1918. 

Rodó, conferencia leída el día 3 de diciembre de 1917, por el Dr. 
Gustavo Gallinal, con un discurso preliminar de don Francisco J. Ros, 
41 -f- una páginas. Montevideo, 1918. 

El poeta oriental Bartolomé Hidalgo, conferencia leída el 18 de ju- 
nio de 1918, por don Mario Falcao Espalter, 131 + una + [1] + 
una -j- [ 1 ] -j- una -f- [ 1 ] -j- una -f- [ 1 ] -j- una páginas. Montevi- 
deo, 1918. 

América del Sur y la futura paz europea, Historiando el porvenir, 
conferencia pronunciada el día 17 de julio de 1918 por don Octavio 
Morató, con un discurso preliminar de don Francisco J. Ros, 102 -|- dos 
páginas. Montevideo, 1918. 

Memoria correspondiente al período 1917-1918, 29 -f- [1] -j- dos 
páginas. Montevideo, 1918. 

El dibu) ante Juan M. Besnes e Irigoyen, conferencia leída el 10 de 
mayo de 1919 por el Dr. J. M. Fernández Saldaña [con apéndices], 

5 -4 — f— [ 1 ] — una páginas y dos láminas. Montevideo, 1919. 

Congreso Internacional de Historia de América, Río de Janeiro 1922, 
Pro grama de tesis de la sección XIX, Historia del Uruguay, [miembro in- 
formante Dr. Pablo Blanco Acevedo], 20 páginas. Montevideo, 1919. 

Fundación de Montevideo, [informe de don Raúl Montero Bus- 
tamante y don J. M. Llamas], 46 -|- dos páginas. Montevideo, 1919. 

La casa del Cabildo de Montevideo, exposición dirigida al Consejo Na- 
cional de Administración [redactada por don Raúl Montero Busta- 
mante], 12 páginas. Montevideo, 1920. 

Conferencias del Curso de 1937, [precedidas de una Introducción por 
el Dr. Felipe Ferreiro]: VI -]- 311 -j- una -]- [1] -f- una + [6] 
páginas. Montevideo, 1938. 

Conmemoración del Centenario. Sesión celebrada en Buenos Aires por 
la Academia Nacional de la Historia el 22 de mayo de 1943 en honor 
del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay, XII — 5 3 — una + 
[1] -j- una -(- [1] -j- una páginas y una lámina. Montevideo, 1943. 

Meditación sobre Artigas. Conferencia pronunciada en la Academia Na- 
cional de la Historia Argentina, el 21 de setiembre de 1947 y releída en 
el Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay por atención de su autor, 
el 28 de octubre de 1947, por el doctor Arturo Capdevila, 47 -j- una 
páginas. Montevideo, 1948. 

La significación internacional del Río de la Plata en los siglos XV11I 
y XIX, conferencia pronunciada en el Instituto Histórico y Geográfico del 
Uruguay, por el Sr. Alvaro Teixeira So ares, el 26 de mayo de 1948, 


xm 


INSTITUTO h. ' r ÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 

x 

X 

con un discurso de presentación por el Sr. Simón S. Lucuix, XII 4 [I] 
-|- una 6 5 4 una páginas. Montevideo, 1949. 

Ternas de la Cuenca del Plata, conferencias pronunciadas por el Dr. 
Justo Pastor Benítez. (Con una Introducción, por el Sr. Ariosto D. 
González, y un discurso de Presentación, por el Contralmirante Dr. Car- 
los Carbajal), XIV + 121 + [una] + 1 + [«es] páginas. Monte- 
video, 1949. 

Recuerdos de mi actuación en el Ministerio de Relaciones Exteriores 
(1907) conferencia pronunciada en el Instituto Histórico y Geográfico del 
Uruguay, por el Dr. Jacobo Varela Acevedo, el 27 de octubre de 1949, 
con un discurso preliminar por el Sr. Ariosto D. González, XV 4 
f una] + 19 + [una] páginas. Montevideo, 1949. 

Viajes, viajeros y cartas geográficas, conferencia pronunciada en el 
instituto Histórico y Geográfico del Uruguay, por el Dr. Daniel Cas- 
tellanos, el 11 de noviembre de 1949, XV -)- [una] 4 22 4 [dos] 
páginas. Montevideo, 1949. 

Homenaje a Rodó en el cincuentenario de "Ariel”. (Sesión pública ce- 
lebrada el l. 9 de marzo de 1950), conferencia pronunciada en el Instituto 
Histórico y Geográfico del Uruguay, por el Dr. Emilio Frugoni, con un 
discurso preliminar por el Sr. Ariosto D. González, XV 4 [una] +21 
4 [tres] páginas. Montevideo, 1950. 

Memoria anual (1949). — 16 páginas. Montevideo, 1950. 

Homenaje al Gral. San Martín. (Solemne sesión pública celebrada el l 9 
de agosto de 1950), XVI + 56 + [1] 4 [tres] páginas y una lámina. 
Montevideo, 195 0. 

CONTRIBUCIONES DOCUMENTALES 

Correspondencia diplomática del doctor José Ellauri, 1839-1844, pu- 
blicada, anotada y precedida de un estudio biográfico del doctor José 
Ellauri, por don Dardo Estrada, prólogo del Dr. Gustavo Gallinal, 
[1] + una + LXXV + una 4 416 páginas y una lámina. Montevideo, 1919. 

Documentos para servir al estudio de la Independencia Nacional, tomo 

I, 182 5. [Precedidos de una Advertencia por el Dr. Felipe Ferreiro] : VI 
-(- 261 4 [1] 4 una 4 [3] páginas. Montevideo, 1937. 

Documentos para servir al estudio de la Independencia Nacional, tomo 

II, 1825. [Precedidos de una Prevención por el Dr. Felipe Ferreiro]: VI 

313 4- [1] -)- una + [3] páginas. Montevideo, 193 8. 

VARIOS 

Estatutos. Ley de subsidio, 20 páginas. Montevideo, 1916. 

Escritos de Don Dámaso Antonio Larrañaga, edición nacional, tomo 
1, con una introducción, XXTI -f- [1] 4 una 4 439 4 una páginas y 
una lámina. Montevideo, 1922; tomo II, 512 páginas y dos cuadros. Mon- 
tevideo, 1923; tomo III, 306 4 dos páginas. Montevideo, 1924; Atlas, 
parte I, Botánica, dos 4 [1] 4 una 4 2 4 [1] 4 una páginas 4 
CXXXV láminas 4 [1] 4 tres páginas. Montevideo, 1927; Atlas, parte 


XIV 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 


^v5vr l0 f- Ía ’ Pale0 ? t0l ° SÍa Y mapaS ’ dos + 4 + [1] + una páginas -f- 
i.AAAl laminas + [1] tres páginas. Montevideo, 1930. 

Escritos del doctor Ion Carlos María Ramírez, tomo I, con una in- 
troducción de don Ry > úl Montero Bustamante, Lili + tres + 392 
páginas. Montevideo, 1923. 

Conmemoración del II Centenario de Montevideo, 24 de diciembre de 
,726 ~ 1 ?, 26 ’ d . OS + 39 + Pag^s Y una lámina. Montevideo, 1927. 

Codigo de la Universidad Mayor de la República Oriental del Uru- 
guay, mandado publicar por el Exmo. Gobierno, 1849, reimpresión, [con 
una noticia preliminar de don Raúl Montero Bustamante], 101 4- una 
+ [2] páginas. Montevideo, 1929. 

Estatutos 17 -f- una páginas. Montevideo, 1941. 

The Southern Star. La Estrella del Sur, Montevideo, 1807, reimpre- 
sión facsimilar, dirección y prólogo de don Ariosto D. González, 30 -(- 
[1]^ una + [1] + una + [33] + una + [1] + dos + [l] 
páginas. Montevideo, 1942. 

La Calle del 18 de Julio (1719-187S). Antecedentes para la historia 
de la ciudad nueva, por el arquitecto Carlos Pérez Montero, 370 + 
[1] -f- una páginas y seis láminas. Montevideo, 1942. 

Gaceta de la Provincia Oriental. Canelones, 1826-27, reproducción fac- 
similar dirigida por los señores Ariosto D. González, Simón S. Lucuix 
y Arturo Scarone. Prólogo de don Simón S. Lucuix: 30 -j- dos -f- [64] 
+ [1] + una páginas. Montevideo, 1943. 

Primera mnestra cartográfica de América y del Río de la Plata. Ma- 
poteca del arquitecto Fernando Capurro. Patrocinado por el Ministerio de 
Relaciones Exteriores y organizado por el Instituto Histórico y Geográfico 
del Uruguay: 47 páginas y una lámina. [Precedido de un estudio del Con- 
tralmirante doctor Carlos Carbajal]. Montevideo, 1943. 

El Paraguayo Independiente, Asunción 18 50, reproducción facsimilar 
dirigida por el señor Ariosto D. González. Prólogo del doctor Carlos 
Pastore. Bibliografía del señor Arturo Scarone: 40 -(- [1] -j- una + 
[1] + una -f [7] + una páginas. Montevideo, 1950. 

El Cabildo de Montevideo. El arquitecto — El terreno — El edificio, 
por el arquitecto Carlos Pérez Montero: XIV -f- dos + 610 + [1] 

+ una páginas y ochenta y cinco láminas. Montevideo, 1950. 


REVISTA DEL INSTITUTO HISTORICO Y GEOGRAFICO DEL 

URUGUAY 

Tomo I: (núms. 1 y 2) 680 + [1] + una + [1] -f una + [ll 
+ una páginas. Montevideo, 1920-1921. 

Tomo II: (núms. 1 y 2) 1066 -j- una -f- [1] páginas. Montevi- 

deo, 1921-1922. 

Tomo III: (núms. 1 y 2) 902 + [1] + una + [2] -f una + 
[1] páginas y doce láminas. Montevideo, 1923-1924. 

Tomo IV: (núms. 1 y 2) 773 -j- una -f- [2] páginas. Montevi- 
deo, 1925. 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 


XV 


Tomo V: (núms. 1 y 2) 788 -f- una + [1] páginas y tres láminas. 
Montevideo, 1926-1927. 

Tomo VI: (núms. 1 y 2) 758 *f- una -f- [1] páginas, tres láminas 
y dos cuadros. Montevideo, 1928-1929. 

Tomo VII: 352 -j- [4] páginas y cinco láminas. Montevideo, 1930. 

Tomo VIII: 398 -f- [1] -{- una -f- [3] -|- una páginas y seis lá- 
minas. Montevideo, 1931. 

Tomo IX: 324 + [1] + una + [3] + una páginas y seis láminas. 
Montevideo, 1932. 

Tomo X: VI + 538 + [1] + una + [3] + una + [1] + 
una páginas y cuatro láminas. Montevideo, 1933. 

Tomo XI: VI -+- 372 -f- [1] + una + [3] -f- una + [1] ~f' 

una páginas y tres láminas. Montevideo, 1934-3 5. 

Tomo XII: VI + 448 + [1] + una + [3] + una + [1] + 

una páginas y diez y ocho láminas. Montevideo, 1936. 

Tomo XIII: VI + 370 + [1] + una + [3] +-una + [2] pá- 

ginas. Montevideo, 1937. 

Tomo XIV: VI -f- 507 -f- una + [5] + una -f- [1] + una pá- 
ginas. Montevideo, 1938. 

Tomo XV: VI + 458 [1] + una [4] + una + una pá- 

ginas. Montevideo, 1939. 

Tomo XVI: XII + 378 + [1] + una páginas y tres láminas, Mon- 
tevideo, 1942. 

Tomo XVIII: XII -f- 422 -f- [1] -f- una páginas y seis láminas. Mon- 
tevideo, 1943. 

Tomo XVIII: XII -f- [1] + una + 374 + [1] tres páginas. Mon- 
tevideo, 1949. 



VENANCIO c " ‘ EHC CRESSI 


INSTITUTO HISTORICO Y GEOGRAFICO DEL URUGUAY 

PUBLICACIONES CONMEMORATIVAS DEL CENTENARIO DE LA MUERTE DE ARTIGAS 


HORACIO ARREDONDO 

Miembro de Número del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay. 
Director Honorario del Museo Histórico Municipal. Presidente de la Comisión 
Nacional de Monumentos Históricos. 


CIVILIZACION DEL URUGUAY 

ASPECTOS ARQUEOLOGICOS 
Y SOCIOLOGICOS 

1600 - 1900 


Prólogo de 

ARIOSTO D. GONZALEZ 



MONTEVIDEO 

19 5 1 


Publicación Conmemorativa del Centenario de la muer- 
te de Artigas, hecha de acuerdo con ¡a 
ley de 10 de Agosto de 1950. 


Prólogo 


Este libro es el fruto en plena madurez de una extensa, 
fecunda y lúcida experiencia, lograda por la aplicación desin- 
teresada y fervorosa de tina vida al estudio y al análisis de lo 
que podríamos llamar, — sin dar vanidoso énfasis a los voca- 
blos — , la civilización uruguaya. 

Elaborada sin urgencia de ponerle término y sin preocu- 
paciones inmediatas de publicidad ; quizá, aún, sin deliberado 
propósito de concretar el ingente acopio de observaciones y 
notas en la armoniosa estructura de una obra sujeta a des- 
arrollo metódico y lógico, dentro de la rigidez de un plan pre- 
establecido, Civilización del Uruguay aparece, sin embargo, co- 
mo una construcción ¡sistemática, de muros firmes, de pro- 
porciones adecuadas. Su rico y vasto material, reunido en mu- 
chos años de investigaciones directas, prolijas y exhaustivas, o 
captado por un azar feliz, o traído por la mano benévola de 
un amigo generoso, o recogido en trabajos múltiples y largos, 
adquiere la fisonomía, la significación y la permanencia de los 
libros coordinados y orgánicos, cuya fuerte trabazón y orde- 
namiento dan la segura sensación de equilibrio y plenitud, sur- 
gentes de la profunda y bien asimilada cultura de su autor. 

* 

* * 

Y es, éste, de un antiguo conocimiento mío. Lo oí nom- 
brar con frecuencia y elogio a Luis Melián Lafinur, quien lo 
tenía en alto concepto por sus estudios y trabajos relaciona- 
dos con el fuerte de Santa Teresa, que aquél seguía con vivo 
interés, no sólo por su universal afán de cultura, sino tal vez 
más particularmente porque alcanzaba a apreciar, en los es- 
fuerzos y en la obra de Horacio Arredondo, la resonancia ad- 
quirida por la melancólica voz de alarma que había dado, allá 
por el año ochenta y dos, en una página de los Anales del 
Ateneo, sobre el destino de aquella soberbia fábrica del siglo 
XVIII, que la incuria nacional condenaba a desaparecer, sepul- 
tada "en honda tumba de arena". Tara que las generaciones 


XX 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 


presentes y futuras recuerden y agradezcan todo lo que se de- 
be a Horacio Arredondo en la reconstrucción de ese fuerte y 
en la formación del parque de veinte mil hectáreas que lo 
rodea, es oportuno reproducir el párrafo con que Melián La- 
finur trazara el cuadro que aquél ofrecía a la vista del vi- 
sitante: "Pronto va a desaparecer el fuerte de Santa Teresa, 
dejando en las páginas de la historia la estela de sus desgracias 
y las glorias de que ha sido teatro. Viento de ruina sopla en 
sus almenas; el salitre de las aguas del océano alcanza a dos 
cañones sin cureña que yacen allí, fuera de su sitio ; la he- 
rrumbre descascara la antes tersa y bruñida superficie del me- 
tal, y arranca en costra rojiza, las armas de Castilla en él gra- 
badas. Una vegetación robusta e implacable en sus ensanches, 
abre, por sus añosos troncos, inmensas grietas, y separa uno 
de otro los sillares que jamás conmoviera el cañón del portu- 
gués o él español”. 

x 

x x 

Fué, precisamente, sobre el fuerte de Santa Teresa que ; 
disertó, por primera vez, Arredondo en el Instituto Histórico, 
en el año 1919. Mario Falcao Espalter hizo su presentación, 
señalando a nuestro autor como "aficionado desde muy joven, 
desde plena adolescencia, a la historia nacional, poseedor del 
sentido de los problemas étnico-morales de la nacionalidad” . 

.el señor Arredondo, agregó Falcao, como verdadero aman- 
te de la historia nacional, ha tomado absolutamente en serio 
su empresa de reconstnicción arcaica, y así, del conocimiento 
profundo de la fortaleza, se ha corrido en la misma dirección 
que la línea fronteriza de que ella es y ha sido punto de par- 
tida y atalaya, sin descanso. Las guardias móviles y los forti- 
nes de recios sillares que desde el Este parten hacia el Noroes- 
te, fueron estudiados en el terreno por el audaz investigador, 
que a la vez que se ha empapado en el ambiente documental, 
no descuidó nunca percatarse de la relación 'estratégica y pa- 
norámica existente entre la obra de la naturaleza y la del 
hombre”. 

El fuerte de Santa Teresa representa, en la vocación, la 
aptitud y el destino de Horacio Arredondo, el hecho provo- 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 


XXI 


cador, de que hablara Rodó. Entre los múl tiples ejemplos adu- 
cidos por el 'autor de Motivos de Proteo para certificar el, 
anuncio definitivo de una vocación por la presencia material 
de un objeto, podría incluirse el de este escritor que, todavía 
con orientación intelectual indecisa, visita en el año 1917 la 
histórica fortaleza; y, desde entonces, respondiendo a un lla- 
mado categórico de su vocación, excitada por la vista de aque- 
llas ruinas, de las viejas murallas que, según Isms palabras de 
esos días, " producen una extraña y reconfortante impresión 
de juventud” , no abandona más los estudios 1 históricos y los 
trabajos de defensa y restauración de los monumentos nacio- 
nales. Además ¿fe Santa Teresa, ha iniciado ¡y llevado a tér- 
mino las reconstrucciones, reparaciones y restauraciones de las 
fortalezas del Cerro y de San Miguel; la adquisición para el 
Estado y su conservación de lo que resta de la Calera y Ca- 
pilla de las Huérfanas; de la antigua posta del Chuy del Ta- 
cuarí, retrovertida a sus aspectos originales y del arcaico 
puente sobre ese arroyo en el camino Melo-Río Branco. Todo 
ello al mismo tiempo que formó los parques de Santa Teresa 
y San Miguel y dirige honorariamente , desde la muerte de su 
fundador don Alberto Gómez Ruano, el Museo Histórico Mu- 
nicipal, habiendo fundado, además, los museos de la posta del 
Chuy del Tacuarí, de Santa Teresa, etc. Su erudición, su 
dominio en ese campo no muy trillado, es tan amplio, se en- 
cuentra tan bien engarzado en su cultura general, que brota 
fácil y espontáneo de sus labios y de su pluma, sin prolijos 
retoques ni arabescos verbales. No le quedan secretos por des- 
cubrir ni misterios por esclarecer. La leyenda que parece rea- 
lidad; la inscripción en el muro perenne, ya gastada por los 
años; la señal labrada con caracteres indelebles en una pie- 
dra; las estatuas, a veces artísticas, otras toscas, patinadas por 
los tiempos; el encanto de los patios coloniales, todo ese acervo 
modesto del que trasciende el espíritu inmortal de una socie- 
dad sin grandes riquezas y de estmctura social homogénea, es 
de su entero conocimiento. Y cuando hace remover escombros 
o descubrir paredes veladas por el tiempo, apenas es necesa- 
rio mirar para ver la confirmación de sus relatos y vaticinios . 
Y tan versado como es en la historia, en la leyenda y en las 
características de los monumentos antiguos, — evocándolos, 



xxn 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 


no como cosas pretéritas y muertas, sino como realidades ac- 
tuantes y vivas — , resulta docto en bibliografía nacional y 
americana. Coleccionista infatigable y codicioso de manifesta- 
ciones varias del gusto artístico, así sean el mueble, la porce- 
lana, la platería, la escultura, la pintura, su espíritu sensible a 
todas las manifestaciones de la belleza en el múltiple panora- 
ma de la vida, ya sea un paisaje o una obra del hombre. Lector 
incesante, su biblioteca es de las mejores del país, poblada de 
ejemplares de amarillenta alcurnia y de volúmenes ansiados por 
la escasez, siendo, además, uno de los bibliófilos más informa- 
dos de los repositorios de libros públicos y privados. Esos co- 
nocimientos, especialmente ponderables en pueblos nuevos se- 
ducidos por el progreso material y necesitados de formar el 
acervo de cultura que asegure la vigencia de su carácter ori- 
ginario y sustancial, influyen en toda la producción de Arre- 
dondo, de entre cuya copiosa bibliografía extraigo los siguien- 
tes títulos-. La fortaleza de Santa Teresa; De la época co- 
lonial. La entrada del Virrey Arredondo en Buenos Aires; 
Contribución documentada para la historia de la Real Ha- 
cienda en Montevideo. 1788 - 1811 ; El brigadier de ingenieros 
don Bernardo Lecocq; Fortificaciones de Montevideo. El por- 
tón de San Pedro; Los apuntes estadísticos del Dr. Andrés 
Lamas; Maldonado y sus fortificaciones; Bibliografía Uru- 
guaya, etc. 

De monografía en monografía, sin ambiciosas generaliza- 
ciones habitualmente tan vagas como prematuras, el área ex- 
plorada por las investigaciones de Arredondo da la medida del 
caudal de experiencia acumulado por este escritor que, como 
los fuertes y laboriosos artesanos que levantaron los monumen- 
tos tan bien estudiados por él, ha consagrado él sacrificio de 
largos trabajos a extraer de la rica cantera del pasado, en una 
labor oscura y desinteresada, las piedras para asentar, como en 
sillares inconmovibles, su grande obra de arqueólogo. 

* 

* * 

Hay libros en los cuales el autor no aparece ; hay otros 
en los que se le descubre, a la luz ambigua de las digresiones 
y de las entrelineas, moviendo, desde el tinglado, los hilos su- 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY XXIII 

tiles con que teje la malla de sus escritos; hay, también, aqué- 
llos en los que el redactor se introduce en la obra, como esos 
pintores qtie no vacilan en deslizarse, discretamente, en un án- 
gulo del cuadro. 

Como su libro más que un libro es' una vida intelectual en- 
tera con sus aspiraciones, sus afanes, sus luchas, sus lecturas, sus 
gjistos, sus curiosidades, Horacio Arredondo no deja de presen- 
tarse, cuando la oportunidad le es propicia, en la galería históri- 
ca. Lo hace sin ostentación ni esfuerzo, naturalmente , como pa- 
ra animar y confirmar, con su palabra llana, los resultados que 
se desprenden de tantas noticias y referencias acumuladas. Es un 
actor o un testigo que relata lo que ha hecho o lo que ha ocurri- 
do delante de él, las escenas que se han desarrollado en su presen- 
cia, los sucesos en que ha intervenido. Puede repetir tan sen- 
cillamente como la Fontaine: j’etais la; telle chose m’avint. 
Al mérito de describir los monumentos; de detallar y caracte- 
rizar la riqueza mueble e inmueble; de reconstruir , por ade- 
cuadas evocaciones, el estilo, el gusto, las costumbres de la vi- 
da nacional en su pasado próximo y remoto; en una palabra, 
al valor técnico y artístico, su libro une el calor vital comu- 
nicado por los largos recuerdos del autor. Así como la esta- 
tua de Tebas, generalmente silenciosa, producía armoniosos so- 
nidos al ser calentada por el sol de la mañana, este vasto ma- 
terial, estos hechos externos, — que podrían ser árida recopi- 
lación fría y estéril — , adquieren vida, movimiento, simpatía 
irradiante, al ser impregnados por notas autobiográficas, no 
siempre exentas de un dejo de tristeza que les comunica viva 
emoción por lo que no ha podido realizar o ha desaparecido 
en medio de la indiferencia pública. 

* 

* * 

Civilización del Uruguay se inicia con una presentación 
panorámica de la etnografía indígena en nuestro país antes de 
la llegada de los españoles. Aunque se particulariza el autor con 
la mención de los vestigios que se han conservado de aquella 
civilización harto rudimentaria, no deja de ocuparse de las ca- 
racterísticas del medio geográfico que ejercieron verdadera in - 



XXIV 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 


fluencia en las formas de vida del habitante primitivo. Las 
migraciones periódicas producidas por la disminución de los 
recursos económicos ; las características de los paraderos ; los 
instrumentos de la industria aborigen, entre los que se desta- 
can los utensilios de alfarería, son temas que el autor examina 
con adecuada detención. Subraya la falta de trabajos orgáni- 
cos sobre el material Utico y la alfarería y la carencia de aná- 
lisis comparativo con el de otras regiones arqueológicas. En su 
opinión, la alfarería decorada, que podría ser calificada como 
artística, "es privilegio de los litorales del Uruguay y del Pla- 
ta lo son, asimismo "las asas zoomorfas y las urnas ftmera- 
rias, pocas, que se han logrado rescatar ”. Arredondo considera 
muy difícil formar un mapa del país ubicando en él los si- 
tios en que moraban las distintas parcialidades de indios; pero 
sería fácil "el levantamiento de un plano de talleres y para- 
deros, aún cuando los sectores propios de ellos, han sido ar- 
bolados o están cubiertos por ciudades ”. 

El panorama del país al tiempo de la conquista y del co- 
loniaje es el que sigue al anteriormente referido. La civiliza- 
ción penetró por los grandes ríos y se asentó en el acttial te- 
rritorio de los Departamentos de Colonia y 'Soriano. El ganado 
introducido por Hernandarias, al encontrar campos fértiles bien 
regados por innúmeras corrientes de agua y un 1 clima propicio 
casi exento de los grandes enemigos naturales, se reprodujo fá- 
cilmente, extendiéndose por las campiñas desiertas. Toda la 
parte sur del Río Negro formó como una gran hacienda, una 
vaquería en la que / a veces, se entraba con permiso del Ca- 
bildo de Buenos Aires y otras se accedía a ella por los caminos 
del Atlántico y del Plata, siempre abiertos al comercio clan- 
destino que zapaba la minuciosa y absurda legislación de Es- 
paña. Las faenas clandestinas y el comercio intérlope no po- 
dían ser evitados con medidas efectivas de prevención y de 
represión, desde que, como se decía en una representación del 
Tribunal del Consulado y Junta general de comercio de la 
ciudad de los Reyes en abril de 1774 , ¿quién es capaz de poner 
Guardias á vn Occeano de tierra?. Y con más sentido realista 
que el de las ordenanzas y pragmáticas dictadas para perma- 
necer incumplidas en copiosos repertorios, agregaba: pues 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 


XXV 


aunque se despoblase todo el Reyno, y se consumiesen en bigias 
sus erarios, nunca pudieran guardar caminos tan dilatados, lla- 
nos tan desiertos, donde el transgresor solo puede ser hallado 
de la casualidad, y aunque cada vno fuese un Briareo en bra- 
sos y vn argos en ojos, no alcanzarían sus fuerzas ni activi- 
dad, á poner el remedio conveniente, y la prueba real de es- 
to es, que las introducciones se sienten, los efectos se conocen, 
y los delincuentes no se hallan; esto es por tierra. Por mar, y 
por el Rio de Buenos Ayres, es igualmente imposible contener 
la introducción de las ropas de las Colonias, ó Navios contra- 
bandistas, ó los de permiso; porque tienen vnos lanchones que 
traen desde Cádiz en quarteles para su descarga, y los despa- 
chan á todas partes con el pretesto de vigiar (como la expe- 
riencia ha mostrado) sin que piensen en hacer alguna opera- 
ción, sino buscar los Yngleses, Franceses, ú Olandeses, y con 
fingir cualquiera novedad llegan á la Isla de Maldonado que 
esta poco mas de cinquenta leguas de Buenos Ayres, á la en- 
trada del Rio en la parte del Norte dentro del Cabo de Santa 
María, sitio muy aproposito para su Puerto, y capaz para se- 
mejantes tratos, de donde buelben á sus Navios, y en vna ó 
dos noches transbordan las ropas, y aun de dia, pues los Na- 
vios, no ancoran en Puerto, q. se pueda ver desde tierra, lo 
que se hace á su bordo, por que hay mas de dos leguas y me - 
dia de la Ciudad, hasta donde dan el primer fondo. Y ese pro- 
cedimiento no se limita a Maldonado y sus adyacencias: Lo 
mismo acontece con la Ysla de San Gabriel que dista ocho le- 
guas de Buenos Ayres á la parte del Norte, ó en la Colonia 
del Sacramento donde tienen los Portugueses, las mercaderías, 
destinadas para este fin, remitidas de Europa, ó los mismos Na- 
vios Extranjeros están aguardando la ocasión, sin que se lo nie- 
guen los Portugueses por la Paz. 

El cuadro que de mano maestra se pinta en las líneas re- 
producidas, es confirmado por todos los autores que han es- 
tudiado el período colonial, y Arredondo explica que el con- 
trabando, "prácticamente, ocupaba todas las actividades, se 
filtraba en todos los ambientes” ; los buques "llegaban abarro- 
tados de mercaderías” y "retornaban con los cueros, sebo y 
grasa”. No es ello un mero reflejo de la política económica y 



XXVI 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRAFICO DEL URUGUAY 


fiscal de España; tiene profunda influencia en el medio social. 
"El hombre de los campos, — indica nuestro autor — , se 
creó en ese ambiente de constante peligro, sumándolo a los pro- 
pios del cerril y difícil que habitaba ". Las limitaciones de la 
propiedad individual, los derechos del Estado, no aparecían cla- 
ros 'a su concepto de hombre libre, que tenía a la tierra como 
bien del común y que disponía de ella y de sus frutos en la 
medida que lo requirieran sus urgencias: "acampar, cortar ár- 
boles y con paja y cueros levantar su casa"; utilizar los ele- 
mentos que encontrara , sin pedirlos; conquistarlos a punta de 
facón, si era necesario; carnear, enlazar y montar el bagual 
"que por su estampa le había llenado el ojo", eran derechos 
inherentes a su personalidad. "El siempre había sido libre y 
su acción nunca había sido coartada más que por los propios 
elementos de la naturaleza" . En el proceso social y político, el 
gaucho no pasó de auxiliar, careciendo de acción dirigente en 
la guerra y en la elaboración de las ideas y de los sistemas 
institucionales. El gaucho de los cantos de Hidalgo, Ascasubí, 
Del Campo, Hernández, Lussich, no debe ser confundido con 
el obrero del campo, sobrio, modesto y consagrado a las fae- 
nas de la ganadería. Ya Andrés Lamas señaló el error que 
también se comete en confundir a ese hombre de campo con el 
caudillo, que alimentaba la montonera. Es en los puertos, co- 
mo bien lo observa Arredondo, que se forman ciudades que 
actúian como centros de civilización, "donde siempre residió el 
mayor progreso, la mayor cultura, constantemente alimentada 
y renovada por el contacto de la navegación de alta mar que 
trae de los pueblos más adelantados los fermentos que les han 
procurado ese grado de perfección de que hoy disfruta". 

Un rasgo saliente de nuestra vida social y política queda 
apuntado en las palabras transcriptas: el interés por los ele- 
mentos foráneos de civilización y la capacidad para asimilar- 
los. Sin prevenciones nacionalistas, el Uruguay acogió siempre 
las corrientes más útiles de material 'humano, de costumbres 
y de formas de cultura; la generosa previsión constitucional 
que aseguró los mismos derechos y garantías al extranjero y 
al nacional, tuvo efectiva aplicación en los pactos internacio- 
nales celebrados por la República, en la legislación interna y 


1 . 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY XXVII 

en la vida práctica. Un estadista con visión del porvenir, el 
doctor Manuel Herrera y Obes, al explicar como Ministro de 
Relaciones Exteriores, en la Cámara de Diputados, el alcance 
del Tratado firmado con Italia en 1885, recordaba toda la 
influencia que los convenios anteriores, al dar garantía y es- 
tabilidad a los extranjeros, habían ejercido en el desarrollo de 
la prosperidad nacional. Mientras todo era destruido por las 
contiendas civiles, el extranjero salvaba de la conflagración ge- 
neral los bienes que adquiría venciendo mil obstáculos. "El ex- 
tranjero, por ese medio, no solamente se hizo un elemento de 
riqueza poderoso para estos países, sino un elemento de in- 
fluencia, un elemento de crédito y de prestigio en 'el exte- 
rior ”. "El extranjero, pues, que se establece en este país con 
su industria, 'con su arte y con su ciencia, que coopera a la 
civilización y riqueza de esta sociedad, es un elemento activo 
de esta sociedad, es igual al nacional, al hijo del país, porque 
todos ellos cooperan de un mismo modo y al mismo fin”. 1 Dar- 
le seguridades, estimular su acción, es una forma de poblar, 
de civilizar, de incorporar riqueza. Insiste en que el Gobierno, 
al celebrar Tratados, se preocupa de darles asilo a los extran- 
jeros, "favorecerlos por todos los medios posibles para que se 
hagan ricos y contribuyan de ese modo a la mejora de nues- 
tro país; porque esa riqueza, vuelvo a repetir, entra en la cir- 
culación de los valores, y aumenta, señor Presidente, el bienes- 
tar de todos en el país por los medios indirectos que produce 
el aumento en las rentas públicas de que el Gobierno saca 
gran parte para la conservación del orden, de la tranquilidad 
y seguridad general”. 

Así se forma la civilización que Arredondo estudia, con 
enfoques de sociólogo, en el capítulo III. Cerca de tres millo- 
nes de habitantes pueblan los ciento ochenta y siete mil kiló- 
metros que integran el territorio del Uruguay. No hay una 
gran masa de habitantes en estado precapitalista, sin indios que 
civilizar, ni negros que incorporar al progreso técnico, ni ra- 
zas antagónicas que fundir en armonioso crisol. Sin desiertos 
hostiles que vencer, ni ' montañas inaccesibles, ni sierras para 
depósito de minerales, ni selvas impenetrables, el Uruguay 
asienta una población homogénea en una tierra fértil. Y si 


XXVin INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY 

todavía no ha asimilado la técnica perfeccionada de los países 
plenamente desarrollados y le falta formar el ahorro necesa- 
rio para cumplir su completa evolución económica , está alcan- 
zando a culminar la etapa de crecimiento en la producción pri- 
maria y entrando en nuevas fases del proceso de evolución eco- 
nómica. Y como lo he recordado alguna vez, 'nuestro país re- 
cibe y asimila elementos de riqueza, de civilización y de tra- 
bajo y con los nombres castizos se imponen al amparo de nor- 
mas liberales, muchos nombres extranjeros en todos los órde- 
nes de la actividad. Enriquece su cultura por la incorporación 
de la cultura y del arte universales ; pero su labor intelectual, 
— en la que descuellan algunas obras definitivas — , no se li- 
mita a copiar modelos importados: en los libres dominios de 
Ariel, florece ya una producción original. 

* 

* * 

Al estudiar los valores arqueológicos que integran esa civi- 
lización, Arredondo hace una larga incursión en el tema de 
los usos y costumbres, tanto en la vida civil de las ciudades 
y del campo como en Ja política 'y la comercial, durante el 
siglo XIX. Son páginas llenas de interés, en las que no fal- 
tan, — pinto al detalle preciso y a la referencia trivial — , los 
trazos animados por el color y el movimiento que, por obra del 
arte, transfiguran en medallones definitivos la evocación minu- 
ciosa y el perfil escueto. 

Lo que podríamos llamar la parte orgánica del libro de 
Arredondo, está constituida por cuatro grandes capítulos de- 
dicados al estudio de la arquitectura militar, la arquitectura 
religiosa, la arquitectura civil y la arquitectura rural. Un bien 
seleccionado material gráfico, ilustra las eruditas consideracio- 
nes del autor. 

Es imposible seguir a éste a través de las nutridas páginas 
de su trabajo. Sería, por otra parte, limitar su alcance y des- 
fibrar su natural vigor si se le encerrara en 'el límite concreto 
de una glosa. A manera de síntesis, puede establecerse que no 
ha producido nada igual la literatura histórica del país, sin ol- 
vidar ni desdeñar meritorios esfuerzos que le anteceden y le 


1 


INSTITUTO HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL URUGUAY XXIX 

preparan. El lector encontrará en Civilización del Uruguay, in- 
formaciones abundantes sobre aspectos fundamentales de la vida 
artística de nuestro país : monumentos del pasado y aspectos tra- 
dicionales de la vida uruguaya. Es de desear que, entre tantas 
preocupaciones utilitarias de la vida vulgar, el lector pueda dia- 
logar con este libro que el Instituto Histórico y Geográfico del 
Uruguay incorpora triunfalmente al patrimonio cultural de 
la nación y que encuentre para ello, sino la sombra serena de 
un viejo claustro gótico, la acogedora sombra de uno de esos 
árboles centenarios que todavía se han salvado de la que S ar- 
miento llamara "el hacha de la codicia ”. 


Ariosto D. González. 



tENANClC CjS rJALLERO ORESSI 


CIVILIZACION DEL URUGUAY 

ASPECTOS ARQUEOLOGICOS 
Y SOCIOLOGICOS 


1600 - 1900 




CAPITULO I 

Panorama Etnográfico Prehispánico 

AMBIENTE. DISPERSION GEOGRAFICA. MIGRACIONES PERIODICAS. CAMPAMEN- 
TOS. PARADEROS. INDUSTRIA ABORIGEN: OBJETOS DE PIEDRA, HUESO, ETC. 
ALFARERIA: "CERRITOS DE INDIOS”, AGRUPAMIENTO DE PIEDRAS EN CERROS, 

LINGÜISTICA, ETC. 

El Uruguay no contaba con una población indígena es - 
table en la época del descubrimiento, no habiendo el menor 
indicio de establecimientos permanentes ni en su territorio ni 
en los vecinos, inmediatos, de la Argentina y Brasil. Es por tan- 
to lógico que la etnografía de esos tiempos presente los valores 
propios de los países habitados por tribus nómadas que ambula- 
ban por su habitat en procura de alimento. Por otra parte, su es- 
caso grado de civilización, la benignidad del clima, las facilida- 
des que para el sustento ofrece la naturaleza con sus produccio- 
nes vegetales y animales, su espíritu guerrero, todo concurría a 
alejarlo de la agricultura y de la vida en común de las grandes 
parcialidades que es lo que provoca el poblar de firme. 

No siendo sedentario, el indio vivía exclusivamente de la 
caza, de la pesca y de la captación de los productos de la flo- 
ra alta y baja. Su desplazamiento, en épocas normales, sin la 
perturbación de guerras, secas o lluvias prolongadas, era regu- 
lada por la menor o mayor cuantía de las producciones natu- 
rales que proveían a su subsistencia. Cuando habían agotado 
un sector, sacrificado lo cazado, alejando las aves y los anima- 
les de pelo que amendrentados habían escapado a la batida, y 
terminados los frutos silvestres, se trasladaban a otro, para lue- 
go volver, transcurrido cierto tiempo, lo suficiente largo para 
la repoblación natural del sector. No obstante, este ritmo esta- 
ba condicionado a dos grandes movimientos anuales para las 
parcialidades habitadoras no lejos de las costas marítimas, com- 
pletamente regulares: el del invierno y el del verano. 

En esta estación dejaban los invernaderos de las sierras in- 


3 


4 


Civilización del Uruguay 


teriores y sus resguardos a la vera o dentro de los espesos mon- 
tes que invariablemente marginan los ríos y arroyos del país 
y se acercaban a las playas donde establecían sus viviendas has- 
ta que el frío o la escasez de alimentos los tornaban al punto 
de procedencia o a otro lugar. Es así que, por curiosa coinciden- 
cia, vivían más o menos como el hombre de hoy que se acerca a 
la playa en el verano y se refugia, buscando el abrigo de la ciu- 
dad en el invierno, siempre que este agradable vaivén se lo per- 
mitan los recursos de que dispone. 

Es que la excelencia de nuestras playas ya fue apreciada 
hasta por el hombre primitivo que buscó en ellas la frescura 
del aire salino fuertemente iodado, en extremo saludable, el 
atractivo del baño, que hace agradable el vivir y placentera 
el desarrollo de los días bien soleados. Y, luego, el alimento 
abundante y apetecido, rico como pocos en peces exquisitos y 
en mariscos de fácil captura. En el litoral del río Uruguay 
también se anotó este movimiento, así como en la costa de 
la Merim y en todas las márgenes de las grandes corrientes de 
agua, preferencia que era lógica en verano por el baño y la 
mayor frescura al circular el viento sin obstáculos por los 
grandes espejos acuáticos; y retornando a las quebradas de la 
sierra o a las hondonadas de las cuchillas en el invierno por 
haber menos humedad, tener más a mano los abrigos y por- 
que en esas prolongadas estadas agotaban los recursos indis- 
pensables para su subsistencia y era menester la rotación pa- 
ra poder vivir. (1) 

Al retornar al interior daban clara preferencia a los lu- 
gares de accidentada topografía donde era más fácil resguar- 

(1) Del examen de los restos de cocina que abundan en los “para- 
deros” mezclados con tierra, cenizas y partes de huesos de animales ma- 
yores, parcial o totalmente carbonizados, se encuentran restos de valvas de 
mariscos, sobre todo de almejas, que por ser más duras que las de meji- 
llones, más o menos maltrechas algunas han llegado hasta nuestros días. 
También, en los más modernos, he hallado, pero muy raramente, vestigios 
de huesos de pescados y aún de mejillones, de los grandes, por la mayor 
consistencia de su cobertura. 

En los de tierra adentro, sobre todo en los de las zonas lacustres de 
Rocha, se suelen encontrar cantidades de restos de moluscos de agua dulce,, 
desde luego muy destruidos. 


Horacio Arredondo 


S 


darse de las inclemencias atmosféricas, a los montes protecto- 
res de los parajes secos, de donde efectuaban continuas excur- 
.ones por los ab.ertos campos comarcanos en busca de la cá- 
za de pe o y de pluma indispensable para subsistir 

En las sierras, habitaban en forma casi permanente las 

rirn LñT n les / onde aún “ d dk *> 

uelo, es fácil hallar fragmentos de su alfarería v de su 
instrumental de piedra y, no hace mucho — cuandc/hs in 
vestigaciones se iniciaban- piezas completas de piedra : bol^ 
oras, flechas, percutores, sierras, etc. También, en las serra 
mas muy abruptas, armaban sus tolderías al amparo de los 
grandes peñascos, entre los blocks erráticos, que con sus Ja 
sas quiebr an el viento y dan abrigo. (2) 

(2) En cavernas abiertas, desde lueeo mmo ir 
nocida por "Gruta del Palacio” en FW S \’ -cT forma cion natural co- 
donado) y en otras donde he nnd.Í ’ de "Leones” (Mal- 

los que existen dispersos, cubiertos nnr ^° nS . tatar existenc ia de talleres, en 
clases de piedras y, entre ellos alvú * n ® ria > fragmentos de sílex y otras 
fíciles de encontré. ^ raSCador > cuchlll <> « flecha, muy di- 

Todo este material documenta sus estadas permanentes. 

los han\™roTos S :rn°o S s, v ¿ “T"? ***** *** 

algunos, como por ejemplo, el existente T ^ ^ J CSado a mi * explorando 
Minuano, próximo al Aiguá cerca de ” anfractu osidad del cerro del 
«rites de Lavalleja y S e ! T en el Cebollatí en los lí- 

de vidrio”, materiaf con que eí SañTl T* 1 enCOntrado J as fa «rosas "cuentas 
indígena. Son pequeñas, casi siembre * l \ ? runera hora » cercaba con el 
ser usadas como collares de color P J 1 ° j ndncas ’ toscas . perforadas para 
ceas casi todas. En elcerÍ S Tas Cu ^ ** 

pero no in situ, sino recogidas por los vecinos ”° * S he V1St0 

- 3 1 ¡s^z : h7ur,° y f le r Se 

paradero, se desmenuzan los terrones ron ¿ u fortuna de «mar un 
las despoja de la tierra y afloran percentibhT^T °- y $6 rÍegan ' E1 a « ua 
del agua es penoso, en el Minuano hih ^ 33 Vls * a ' Como el acarreo 

a los "gurises” las fueran a War d- cT Un , ra “ cho «rea, encargaba 
el rancho cada varios mes! EL TjL ? ^ ^ 1IuVla ' Solía P^r por 

lluvia En un año y medio junté ^moT^ntas 7 la 

Por ¿TTkTSft rTetptater 3 ’ " ^ vivir y, 

para esconderse de enemigos o para acechar ^ I ^ °j me,0r ’ f >or horas > 

- -tro, es respire, la slÍda £ £ 


6 


Civilización del Uruguay 


Desde luego, la casi totalidad de los integrantes de las tri- 
bus, habitaban "casas” de cuero sostenidas hábilmente por troncos 
de árboles, por lo general colocadas cerca de aguas potables; y 
cuando moraban fuera de las serranías, en los montes, en los 
claros que éstos forman, en parajes siempre secos, altos, no 
sólo para evitar la humedad, sino el peligro de las crecidas de 
las corrientes de agua, que es donde espontáneamente vegetan 
los árboles criollos. Todas pequeñas y del tipo más primitivo. 

Las parcialidades, como la chaná, que residían en las islas 
de las bocas de ríos importantes, eran canoeras, hacían sus 
embarcaciones de gruesos troncos que ahuecaban hábilmente 
valiéndose de los procedimientos propios de la civilización a 
que pertenecían, pero sus toldos, siempre los ubicaban a la 
vera de playas de costa alta, por el riesgo de las crecidas ines- 
peradas o en los claros de la arboleda, en esos potreros natu- 
rales que caracterizan los grandes bosques ribereños del país, 
para disfrutar del sol en los días del invierno y porque son 
parajes que al ser batidos por los vientos, están más libres de 
moscas, mosquitos, tábanos y demás insectos que tornan in- 
sufrible la vida en la espesura. 

Invariablemente, en cualquier estación del año y en las 
más desemejantes posiciones topográficas que sus aduares ocu- 
paban, era evidente su preocupación por situarse en lugares 
estratégicos donde poder defenderse de los ataques sorpresivos 
de sus rivales. 


* 

Había una sola excepción a estos principios reguladores 
de las ubicaciones de sus campamentos y era la de los aracha- 
nes. Tribu sedentaria al parecer, habitando una zona lacustre, 
no tenía más remedio que ubicar sus tolderías sobre las emi- 

ino de la fogata de rigor no es posible porque la entrada está a ras del 
suelo y el humo, al ascender, se inmoviliza en la bóveda. Tuve la fortuna 
ele trabar conocimiento con un viejo chacarero, que residía en sus inme- 
diaciones, quien obtuvo autorización del dueño de la gruta para sacar las es- 
pesas camadas de guano de murciélago que existían en depósitos hasta de 
medio metro, y éste jamás encontró nada. De ésto hace cosa de cuarenta 
años. 


Horacio Arredondo 


nencias de los bañados o de las llanuras inundables que abarca 
el gran sector del hoy departamento de Rocha, vecino a la 
laguna Merim. 

Allí, en las planicies inmensas, semi secas en verano, cu- 
biertas de agua en el invierno, es dado observar una serie de 
montículos artificiales: son los famosos "cerritos de indios” 
de esa región, conocidos por tales en la zona y también en 
la pintoresca verba vernácula del paisano, por "terremotos de 
indios”. Se trata de verdaderos túmulos, donde nacían, vivían 
y eran enterrados los integrantes de la tribu arachán. El gé- 
nero de vida que llevaban era el propio, casi, de los pueblos 
ictíofagos; lo explica la topografía y el ambiente fluvial que 
prepondera, rico de peces, de caracoles y demás moluscos de agua 
dulce, de aves y animales propios de la avifauna de los baña- 
dos caracterizados por la extraordinaria variedad de especies exis- 
tentes en tan grandes cantidades que, pese a la terrible y anti- 
científica persecución que se les hace objeto desde largos 
años, desde el empleo de las armas de fuego, por el alto valor de 
sus pieles y de sus plumas, aún existen en número muy grande. 

Desgraciadamente poco se han estudiado estos montícu- 
los, únicos "monumentos” prehispánicos de la arqueología del 
Uruguay. Demora un examen sistemático y exhaustivo que 
estimo confirmaría lo aseverado y que, al constituir un tra- 
bajo integral de aliento, quizá, pudiera depararnos sorpresas in- 
teresantes. A este respecto no hay que olvidarse que, más o 
menos en este sector, se han encontrado la mayoría de los zoo- 
litos que se han logrado inventariar en el país. Esas escasísimas 
piezas demostrativas de una mayor cultura, pudieran ser piezas 
de intercambio, botín de guerra o proveniente de un más anti- 
guo habitat trasmutado de los sabaquis brasileños de donde se 
presume provienen. Tampoco debe olvidarse la piragua, 
casi entera, encontrada no hace muchos años enterrada en el 
cieno del Delta del Paraná, donde también, con anticipación, 
se habían encontrado restos de embarcaciones carcomidos por 
la humedad y los siglos. Los habitadores de los túmulos for- 
zosamente han sido canoeros. El ambiente imperiosamente lo 
exige; y no sería difícil que una investigación cuidadosa pu- 
diera dar en algún rincón de aquellos inmensos tremedales de 



8 


Civilización del Uruguay 


los Ajos, Rincón Bravo, etc., restos de canoas. El hallazgo, cla- 
ro que no es fácil, pues todo hace pensar que por razones de 
mejor flotabilidad, para facilitar el ahuecamiento de los grue- 
sos troncos y mismo para facilitar el impulso de los remeros, no 
deben haberse empleado maderas pesadas en las construcciones 
navales. Y siendo la madera blanda, sauces, etc., muy poco 
resistentes a la humedad, es más que aventurado suponer que 
puedan encontrarse hoy vestigios... Lo cierto es que esa ta- 
rea sólo el Estado podría realizarla por sí, o subvencionando 
a instituciones que ofrecieran las garantías del caso para una 
investigación que abarcaría una superficie no inferior a me- 
dio millón de hectáreas, de muy difícil tránsito en toda épo- 
ca, presentándose a mas, otras dificultades sólo salvables con 
una ley que autorizara la expropiación de los montículos, pues 
en la fecha desempeñan una función muy importante en la 
explotación ganadera y aún agrícola. (3) 

* 

Es creencia bastante generalizada que la vida más o me- 
nos permanente de las tribus uruguayas se desenvolvía relativa- 


(j) El material lítico que se encuentra en los "cerritos” proviene, 
en lo que a materia prima se refiere, de las sierras inmediatas más o menos 
distantes. Lo comprueba el hecho de encontrar en ellos, a más de la mis- 
ma clase de piedra, toda la evolución: el pequeño block, la pieza termi- 
nada y las lascas producidas en la confección. 

La recorrida de tan vasto sector no es nada cómoda y su panorama, 
a este respecto, en el día, es el siguiente. Estando toda la sabana perma- 
nentemente inundada, sus actuales pobladores se trasladan en bote de al- 
bardon en albardón, llevando a la popa, a nado, sus caballos de tiro, que 
vuelven a montar en los parajes altos. En algunos trechos llega el caso que 
los papeles se trastocan: el caballo arrastra a la cincha, en lo seco, a la 
pequeña y liviana chalana y, a poco, el paisano desensilla, pone su recado 
y embarca en la chalana y rema hasta el otro albardón Ínterin el caballo, 
atado del cabestro hacia la popa, sigue, nadando, a la embarcación. Y es- 
tan tan consustanciados con este doble juego que es de admirar la peri- 
cia que el hombre y el animal demuestran en la tarea. 

En ese medio todos los animales son grandes nadadores. El caballo 
como se ha visto y el vacuno, porque existiendo en los bañados, en estado 
permanente, una variedad de pasto conocido por "grama” muy verde, fino, 
largo hasta mas de un metro, suculento, que sobrenada y que apetece, se 


Horacio Arredondo 


9 


mente inmediata a los litorales del Océano, del Plata y del 
Uruguay. Quizá concurra a formarla el que esos sectores han 
sido los únicos mencionados por los primeros hombres blan- 
cos que llegaron a estas tierras, pero no debe olvidarse que 
tanto los descubridores como los primeros viajeros eran na- 
vegantes, que recorrían las costas y que no se adentraban en 
el interior del país, causa forzosa de que sólo identificaran 


pasa el día dentro del agua buscándolo y consumiéndolo en cantidad, pues 
abunda mucho y muchas veces se ve la vaca seguida de la cría, y estas, 
desde pequeñas, por su menor alzada, deben nadar. 

Hasta hay una variante en el apero, en la actual rienda gaucha. Co- 
mo la humedad constante descompone el cuero, sólo se emplea al extremo 
de ella, donde se toma por la mano, y el resto es de alambre blando, ma- 
leable, de "atillo” o de liviana cadenilla de metal. 

En verano son tan sólo un poco menores las dificultades pues, al 
desaparecer las aguas, quedan en las depresiones mayores la bastante para 
formar barriales peligrosos, desde que el suelo gredoso presenta una tre- 
menda resistencia a vehículos y cabalgaduras. Por otra parte si a un verano 
normal o seco ha precedido un invierno muy lluvioso o una mayor temporada 
de lluvias, en su cuenca, está la Merim llena y en cuanto predominan varios 
días los vientos del este, las aguas de la laguna invaden los pequeños 
desagües naturales de la gran planicie — sobre todo la del San Luis — y represa 
todas las aguas que van en descenso por lo que, inesperadamente, se ex- 
panden por la planicie. He conocido, por este fenómeno, una inundación 
de tres y otra de cinco meses seguidos, en la que el San Miguel, al pie 
de la fortaleza del mismo nombre, que por ese entonces reconstruía, pre- 
sentaba un vado de cuatrocientos a mil metros de ancho cuando su cauce 
normal es de treinta o cuarenta. 

Hay otras dificultades para la exploración de los montículos. Siendo, 
por lo general, los sitios más altos de la planicie — salvo tal cual prolon- 
gado albardón — es ocupado por la vivienda de los pobladores y, en otros, 
es el refugio obligado de la hacienda en las grandes crecidas. Y ante esta 
situación, sólo la haría viable la expropiación legal del montículo, que ha- 
bría que pagar muy alto, pues es el pivot que sostiene el negocio. Permi- 
tiría su explotación posiblemente un arreglo por el cual una vez terminada 
podría volver de nuevo a su propietario sin perder nivel y ésto quizá pu- 
diera no ser oneroso para ambas partes, desde luego, indemnizando. 

Pero esta situación va a experimentar un cambio que, en realidad hace 
más de diez años se espera y que ha empezado en algunas zonas aunque 
con timidez: la desecación y el desagüe que viene realizando lentamente el 
Estado y que alguna vez habrá de tornar enjutas esas tierras inundables 
sustraídas a la explotación remuneradora agropecuaria. 

I 



10 


Civilización del Uruguay 


tribus ribereñas e indicaran a esos sectores como los únicos 
habitados. 

Robustece esta creencia, el hecho de que, posteriormente, 
la inmensa mayoría de los "paraderos” se hayan encontrado 
en esos litorales, así como los "talleres” donde existen, por cen- 
tenares de miles, restos de lascas de las piedras que utilizaban 
para la construcción de su instrumental lítico y de no menor 
cantidad de fragmentos de alfarería, junto con no pocas pie- 
zas de una y otra industria en perfecto estado. 

Hay que sentar la premisa que, en su casi totalidad, los 
"paraderos” han sido ubicados por el hombre moderno en sue- 
los litorales arenosos o francamente formados de casi pura 
arena y que su localización, casi siempre, ha sido el fruto de 
los desplazamientos de la arena que el viento hace volar a su 
capricho, descubriendo planos antes ocultos a la vista y ente- 
rrando otros que son cubiertos por varios metros de arena, que 
pueden consolidarse o no, dependiendo ésto de muchas causas na- 
turales. Otras veces, en esos suelos arenosos, los antiguos parade- 
ros y talleres enterrados por capas de arena voladora, son nue- 
vamente expuestos a la luz del sol por grandes avenidas de 
aguas pluviales que, al hacer irrupción en esos suelos sin consis- 
tencia, arrastran por millones kilos de arena y dejan "in 
situ” los objetos arcillosos y con más razón los de piedra, que 
son más pesados. Completa este cambiante cuadro, que siendo 
la topografía inestable, y habiendo colinas y hasta cerros de 
arena en continuos desplazamientos, las aguas que de esas emi- 
nencias descienden en lluvias torrenciales, cambian de cau- 
ce a cada instante y hacen posible nuevas mutaciones de lla- 
nuras poniendo a descubierto antiguos planos tapados por las 
arenas. 

Planteada la cuestión, debo recordar otros factores que 
han contribuido a los descubrimientos que nos ocupan en los 
litorales patrios. Me refiero a la ausencia total de vacas, caba- 
llos y ovejas por ese entonces y, en consecuencia, las riberas are- 
nosas de los litorales referidos, no presentaban el aspecto que 
presentan hoy. Antes serían más o menos extensos pero, de ma- 
nera segura puede afirmarse, que estaban cubiertos por las pas- 
turas nativas propias de tales suelos en un porcentaje muchísi- 


Horacio Arredondo 


11 


mo mayor que el de hoy. Esas praderas arenosas, cubiertas de 
vegetación herbácea sólo sostenían a ciervos, venados, carpin- 
chos, avestruces y demás herbívoros mayores, que por nume- 
rosos que fueran — no olvidar que el indígena tenía en ellos 
su principal alimento, su plato fuerte — su estructura bucal 
no era lo suficientemente poderosa para acabar en el in- 
vierno los pastos que la primavera y demás épocas propicias 
producían. Es así que esos suelos, poco compactos por la gran 
cantidad de arena que tenían, recubiertos de pasturas, se ha- 
bían ido consolidando con el transcurso de los siglos. Es natu- 
ral que se adensaran, pues, al no ser las hierbas totalmente con- 
sumidas disponían de semillas que provocaban nuevas plantas 
unas, y las otras, las que se reproducen por rizomas, no veían 
su proceso de expansión perturbado por ningún factor. Y es 
natural que en esa llanura herbosa, cerca de los pesqueros, el 
indígena levantara su toldo, donde podía otear sin estorbos el 
horizonte, donde había comida fácil y clima acogedor en la 
buena estación. 

Pero advino el ganado mayor y todo cambió, en cuanto se 
reprodujo en la forma conocida, haciendo los mayores estragos 
en las tierras sin consistencia. Sus mandíbulas potentes, su ma- 
yor capacidad de absorción de la ración herbácea, como con- 
secuencia de su mayor volumen, rompió el equilibrio biológico 
hasta entonces imperante en éste y en otros aspectos. En el 
tema que vamos tratando hizo desaparecer las pasturas que 
segó dejándolas rasas primero y, dada la forma de comer, sobre 
todo del equino, arrancaba buena parte de raíces junto con 
las hierbas. Esas avenidas de aguas comenzaron su lenta pero 
segura tarea de erosionar esa superficie y los factores eólicos la 
completaron. La avidez del ganado impedía al pasto florecer y 
en consecuencia semillar, el corte constante a flor de tierra, no 
permitían a los rizomas de las plantas seguir en su acción de 
expansión, y esquilmada la capa herbácea, los terrenos arenosos 
se convertieron en pocos años en eriales. 

Los vientos al mover las arenas cubrieron la mayor parte 
de los paraderos, dejando a descubierto otros, para luego descu- 
brirlos a los diez, veinte, cien años después. ¿Cuántos per- 
manecerán al presente enterrados? No deben ser pocos, pero 


12 


Civilización del Uruguay 


las épocas que corren, no permitirán seguir el proceso habido 
en estos últimos tres siglos. El ambfl^^lia variado: no hay 
indios y sigue el ganado extranjero pasn^no en nuestros cam- 
pos, pero al aumentar la densidad de la población blanca, al 
valer mucho la tierra, el hombre de nuestros días ha tratado 
de conservarla. Cerca el arenal, propendiendo así que las pasturas 
criollas desplazadas vuelvan por sus fueros y recuperen sus an- 
tiguos dominios; las ayuda en esta tarea lenta y, a fin de tornarla 
rápida, planta las semillas, entierra los rizomas con sus propias 
manos y cuando el médano está consolidado vuelve a echar al 
ganado, pero en forma dosificada, para que no perjudique 
las pasturas: éstos son los menos. Los más, en cuanto la superficie 
del suelo "no vuela”, plantan árboles, pinos, eucaliptus, acacias, 
etc. Torna del blanco erial, primero una pradera, luego de ella 
hace un bosque, y el bosque, explotado racionalmente, queda 
asentado ad pcrpetuam. El hombre resinará los pinos, cortará 
las maderas, pero el bosque seguirá reproduciéndose por sí solo y 
cuando por cualquier motivo flaquée, el hombre lo aupará. Es 
una fuente de riqueza, cuya explotación no exige sino un gran 
esfuerzo inicial, pero luego marcha sola; y de él vive y cada 
vez le producirá valor mayor. En estas condiciones fácil es ad- 
vertir la suerte de los paraderos cubiertos por las densas arbole- 
das de nuestro litoral atlántico, que siempre fueron los lugares 
más importantes y numerosos donde se ubicaron. (4) 


(4) Para algunos lectores que no me conocen, parecerá extemporáneo 
o quizá fuera de lugar la manera rotunda, por demás drástica, que empleo 
al sentar conclusiones en la materia, pero este matiz un tanto impertinente 
cuc percibo, me resisto a eliminarlo, a ablandarlo, pues me parece que mi 
razonamiento pierde eficacia y no traduce la firmeza de mi pensamiento. 
Si es así, si choca, ruego se me disculpe. Posiblemente el motivo que lo 
provoca es el siguiente. Llevado por viejas inclinaciones a la arqueología, 
hasta hace poco he desarrollado una actividad ininterrumpida de más de 
treinta años en el litoral oceánico e inmediata zona lacustre del país limitada 
por el Cebollatí y la Merim, investigando los paraderos y montículos primero, 
reconstruyendo la fortaleza de Santa Teresa y el fuerte de San Miguel después 
>, finalmente, fijando dunas en miles de hectáreas y plantando varios mi- 
llones de árboles que hoy constituyen los parques nacionales de Santa Te- 
resa y de San Miguel. En esas tareas me puse entero, tan pleno de entu- 
siasmo y de idealismos, que prácticamente abandoné la formación de mi 
porvenir, concretándome a un trabajo que siempre quise y logré que fuera 


Horacio Arredondo 


13 


Ese proceso de ocultación y descubrimiento, irregular, 
casi siempre lento, operado en las dos últimas centurias, es 
el que ha permitido a los estudiosos ahora y a los curiosos más 
atrás, rescatar el no muy variado conjunto en formas, pero si, 
cuantioso en número, que integran las colecciones del país, prin- 
cipalmente las privadas, pues las públicas, salvo las que ahora 
tienen ese carácter por generosas donaciones, son prácticamen- 
te insignificantes. 

En el siglo XVIII y hasta bien mediado el XIX, el hombre 
de campo solía recorrer los "paraderos” inmediatos a su alber- 
gue en busca de boleadoras, que luego, retobadas en cuero, usa- 
ba en sus trabajos diarios. Se deben haber perdido para la cien- 
cia muchos miles de esta manera, como también rompecabe- 
zas que levantaba como objetos curiosos que oficiaban en su 
casa y en las "pulperías” como pisa papeles. También blocks 
pequeños con "hoyitos” para asegurar las hojas de las puertas 
contra la acción de vaivén a que la somete el viento; pero las 
piezas más buscadas fueron los morteros con que obsequiar a "la 


honorario, para que ningún interés material lo pudiera macular. El estu- 
dio a fondo que debí realizar para dominar los inmensos médanos que por 
tres de sus costados amenazaban sepultar Santa Teresa — una de sus cor- 
tinas y dos de sus bastiones, habían empezado a ser cubiertos por la are- 
na — me autoriza a conocer sus caprichos. Luego de una tesonera tarea de 
largos años, sólo posible por alentar un alto ideal y por estar sostenido 
por los recursos del Estado hasta la administración del Dr. Amézaga, des- 
de la del Dr. Brum, me permitieron fijarlos y cubrirlos de bosques de 
especies apropiadas integradas por la flora de los cinco continentes. 

De ahí también la oportunidad para una porfiada exploración de los 
paraderos y de los montículos lacustres, que luego se extendió a todo el 
país que rccorri en todos sentidos en herborizaciones para allegar semillas, 
plantas y experiencia de la flora nacional. Con la ayuda de mis hijos Mar- 
ta y José Miguel, formé la colección de etnografía integrada por más de 
dos mil piezas recogidas casi todas "in situ” que doné a la Nación y que 
ocupan uno de los más grandes ambientes de la colonial fortaleza recons- 
truida. (Donación condicionada a la posterior resolución de mis hijos des- 
pués de mi fallecimiento) . 

Es por eso quizá que, en el calor de la exposición, el texto adquiera a 
veces cierto cariz dogmático pero, nada, más lejos de esa tesitura está mi 
.espíritu, pues el discurrir en un tema tan difícil de aprisionar sin equivo- 
carse, resultaría, antipático y por demás temerario el adoptarlo. 



14 


Civilización del Uruguay 


patrona” que con ellos reforzaba el utilaje de cocina. Casi todo 
este material se ha perdido. 

Concretando, puede decirse que los "paraderos” litorales 
han suministrado, en proporción con los de tierra adentro, la 
casi totalidad del stock de restos de la industria del hombre 
pre hispánico, quizá, no inferir a las doscientas mil piezas que 
hoy se conocen. Esta desproporción no quiere decir que el in- 
terior no estaba poblado. Quizá lo estuviera en menor canti- 
dad de individuos, pero la dificultad de localizar sus "parade- 
ros” es lo que produce esa impresión de escasa densidad. 

Los relatos de quienes penetraron tierra adentro, cuando 
fué posible hacerlo, anotan la existencia de indígenas llevando 
la vida nómada propia del escaso grado de civilización que te- 
nían; pero la falta de su industria primitiva obedece a la cau- 
sal anotada: dificultad para ubicar los "paraderos”. 

En efecto, hemos visto como los agentes naturales — vien- 
to y agua — se encargan de poner al descubierto los talleres y 
paraderos, que aparecen casi sorpresivamente después de los 
grandes temporales y, al respecto, debe anotarse otro factor que 
los hace de inmediato visibles. Es el hecho que los restos aflo- 
ran destacando sobre la blancura de la arena y siendo fácil- 
mente perceptibles a distancia por su volumen y diferencia de 
color. En cambio, en los suelos normales, sepultados hace más 
de un siglo por las pisadas del ganado y cubiertos por la tierra 
formada por los detritus vegetales o animales, enterrados como 
están, permanecen ocultos y no es posible ubicarlos y así se- 
guirá, n. Sólo en los casos de antiguos campos de pastoreos 
que se roturan para las labores agrícolas, la reja del arado o los 
dientes de la rastra los desentierra, pero en esos campos abier- 
tos sólo pueden encontrarse piezas perdidas en la caza o en las 
luchas habidas, y es más que raro encontrar otras porque los cam- 
pamentos no se situaban en ellos como se lleva dicho. Debe pen- 
sarse, por otra parte, que de coloración oscura como son, cu- 
biertos de tierra como están, pasan desapercibidos para el arador, 
que tampoco se preocupa, y si siente el golpe con el hierro, su- 
pone que se trata de guijarros, piedras sueltas que no trata de- 
captar. 

Hay más. Como se ha visto los paraderos estaban siempre 


Horacio Arredondo 


15 


•ubicados en parajes abrigados por grandes peñas o en los claros 
de espesos montes, que, precisamente son los lugares a los que 
jamás el arado se acerca por el temor a la rotura de las rejas 
al chocar con piedras o gruesos raigones y porque el suelo, por 
esas características, no interesa roturar. Lo poco que se ha en- 
contrado, en el interior del país, ha sido en las pequeñas pla- 
yas de arena de los arroyos y cañadas de variable caudal o en 
las tierras arenosas inmediatas por ser los lugares aptos para su 
encuentro como se ha visto. 

En los paraderos han sido recogido, entre enormes depó- 
sitos de lascas, residuos de piedra trabajada y fragmentos de al- 
farería, rascadores, "cuchillos”, sierras, percutores, punzones, 
pulidores, anzuelos, morteros, mangos de idem, piedras "de co- 
cos” con hoyuelos, boleadoras, flechas, lanzas, piedras de hon- 
das, mazas, rompecabezas, etc. Acusan extrema rareza los an- 
tropolitos y zoolitos. De los primeros sólo uno se conoce, ha- 
llado cerca de Mercedes, una media docena de zoolitos, dos o 
tres centenares de rompecabezas y otras tantas lanzas de piedra, 
Flechas quizá diez mil y claro que ningún arco para lanzarlas, 
pues habiendo sido de madera todos han sido destruidos por la 
humedad y la acción disolvente de la vejez. 

En la composición del material lítico se encuentran utili- 
zadas todas las variedades existentes en el país que se prestan 
para tales labores: pórfidos, silex, cuarcitas, jaspes, esquistos, 
granitos, etc. Desde luego el sílex invariablemente en puntas 
de lanzas y flechas, cuchillos, rascadores, sierras etc. También, 
en boleadoras, algunas compuestas de material de hierro, sólidas, 
pesadas, muy hermosos ejemplares que quizá no alcancen al 
millar. 

En lo referente a la obra de las viejas tribus, considero fan- 
tasías la versión de la construcción de albardones artificiales en 
terrenos anegadizos, canales, señaladas por algunos entusiastas 
optimistas. Los montículos artificiales que existen en las zonas 
lacustres de Rocha y demás regiones similares de la cuenca hi- 
drográfica de la laguna Merim, según lo que he podido colegir 
en las que he efectuado excavaciones, es que los indios escogieron 
para levantar sus toldos, los pequeños albardones naturales que 
en ella existen y su residencia en ellos, en áreas muy pequeñas 



16 


Civilización del Uruguay 


prolongadas por siglos, fue levantando el suelo original pol- 
los residuos de sus fogones, de sus comidas, de los troncos 
y ramas y follaje que aportaban para la erección de sus aduares. 
Pudiera ser que en cueros levantaran los niveles aportando barro 
que teman a la mano, para tomar altura, para ponerse a cubier- 
to de inundaciones. Luego, desaparecido el indio en estas dos úl- 
timas centurias, tratándose de un suelo fértil como lo es, se po- 
blaron de arboleda criolla como es evidente y el ganado allí re- 
fugiado, para ponerse a cubierto de la acción de la mosca, tá- 
banos y mosquitos en el verano y de las inundaciones en el in- 
vierno con sus deyecciones, al aumentar los restos forestales, han 
contribuido al incremento de su altitud durante esos dos siglos 
de acción incesante. 

Es evidente que estos "cerritos” han servido de enterrato- 
rios a los propios indios y sus esqueletos se encuentran bastante 
a menudo al excavarlos hoy, junto con algunas piedras trabajadas 
que de acuerdo al ritual fúnebre en uso, en los pueblos de aná- 
loga civilización, acostúmbrase poner junto al cadáver en las in - 
humaciones. 

Considero también fantasías las "piedras pintadas” que se 
han señalado en distmtos puntos del territorio nacional. Creo 
haber visitado todos los lugares indicados, sin encontrar ni pin- 
turas rupestres, ni petroglifos; apenas si en algunos puede verse 
la mano del hombre civilizado de años atrás. En casi todos los 
casos se trata de vetas caprichosamente coloreadas por la propia 
naturaleza. * v 

Existen, en cambio, algunos montones de piedra destacados 
de mucho atrás en algunas mesetas de cerros, que han sido se- 
ñaladas como colocadas por los indios sobre las tumbas de sus 
muertos, cosa lógica para evitar que los restos fueran desente- 
rrados, por los animales que gustan de la carne muerta en los 
primeros días de su descomposición; pero quienes han excava- 
do el suelo, retirando previamente las piedras, no han encontra- 
do restos humanos como se encuentran en los cerritos como lle- 
vo dicho. * * 


Volviendo al somero examen del instrumental lítico recogido 
debo decir que se destacan muchos ejemplares por su esmerada 


Horacio Arredondo 


17 


ejecución. Son pequeñas obras de arte, habilidosamente logradas 
por una mano experta y es así como se ven puntas de lanzas, fle- 
chas, distintos tipos de boleadoras, piedras elipsoidales y los codi- 
ciados rompecabezas. Muchos de ellos, presentan un trabajo tan 
cuidado y están en tan perfecto estado, que pueden haber sido 
más que instrumentos de guerra, insignias de mando. Los hay 
de tres, cuatro y más puntas y hasta de muchas más; otras, casi 
siempre romboidales, con puntas apenas insinuadas. Las piezas 
zoomorfas, por el hueco que casi siempre presentan, pueden 
haber tenido una utilización de sentido religioso. 

En lo referente a la alfarería lo captado, en general, es bas- 
tante primitivo. Las piezas completas son escasas, cosa lógica, 
dada su natural fragilidad. Las hay decoradas, por incisión las 
más, con franjas simples unas veces, complejas otras. Entre és- 
tas existen ejemplares muy hermosos y el contemplarlas nos lle- 
na de emoción al ver en ellas los balbuceos artísticos de nuestro 
hombre autóctono. 

El material de bordes y otros fragmentos han permitido re- 
construir una valiosa cantidad de formas, ollas, platos, vasos, 
que demuestran, en muchas oportunidades, una remarcable in- 
ventiva, Tiasta existiendo algunos pintados con ocres agradable- 
mente coloreados. 

En realidad la alfarería debe ser destacada y es de lamen- 
tar que no se encuentre publicado un trabajo orgánico comple- 
to. Material existe abundante y de valía y hasta existen repre- 
sentaciones plásticas de mayor categoría en las asas zoomorfas, 
que presentan algunos recipientes y hasta una pieza casi com- 
pleta, al parecer, una representación del ñacurutú, que tiene la 
colección de Francisco Oliveras, quizá la más valiosa en todo 
sentido, que, convenientemente seriada y a cargo de su creador, 
debiera estar a la vista del público en un museo de la capital. 

Debo anotar que la alfarería decorada, artística podríamos 
decir, es privilegio de los litorales del Uruguay y del Plata, co- 
mo asimismo propia de esos parajes, la riqueza de formas, las 
asas zoomorfas y las urnas funerarias, pocas, que se han logra- 
do rescatar. La proveniente del litoral atlántico no sólo es de 
factura muy inferior, sino que, los ejemplares decorados son es- 


18 


Civilización del Uruguay 


i 


casísimos y los que lo son, presentan una pobreza de dibujo y 
una falta de pericia en la ejecución, que resalta. 

Otro trabajo integral que demora es el de las mazas, rom- 
pecabezas, zoolitos, atributos de mando, objetos de uso religio- 
so que ya existan en la cantidad necesaria, para hacer una buena 
monografía. El capítulo de los rompecabezas debe ser tratado 
cuanto antes, por presentar una modalidad de la industria lítica 
que quizás pueda reinvindicarse como originario ,de nuestro 
país en las formas que le son propias y que difiere, de manera 
fundamental, de los objetos similares de otros pueblos fabrican- 
tes de esas piezas poseedores del mismo grado de cultura. 

Sin abandonar las tareas de búsqueda de material, cada día 
más difícil y en fecha próxima quizá estancada para siempre 
por agotamiento de los paraderos, la investigación debería en- 
focarse hacia los túmulos de los cerros y los cerritos de las zonas 
palustres, temario original, poco explotado y de gran interés. (5) 

(S) Al respecto, séanme permitidas algunas divagaciones. 

En los túmulos de San Luis y en casi todos los montículos similares 
de la región lacustre, se encuentran restos humanos — cráneos, tibias, etc. — 
en bastante buen estado de conservación como se encuentran en la vecin- 
dad de los paraderos principalmente del litoral atlántico. Dos medios dis- 
tintos y un resultado igual. 

En los arenales de la costa el buen estado de estos restos óseos pu- 
diera explicarse porque al estar envueltos en espesa capa de arena pura, 
la sequedad de ésta, la carencia de elementos destructores propios de las 
tierras de humus, justificaría su buena conservación. En los cerritos ha 
llegado en semejante estado cubiertos por una densa capa de tierra — hu- 
mus puro — en un ambiente húmedo donde la acción de las aguas, por ca- 
pilaridad, se hace sentir en el montículo. ¿Cómo no subsistir bajo los mon- 
tones de piedra en la meseta del cerro seco por naturaleza, pedregroso, con 
el sólido block de granito del subsuelo a poca distancia? Se me ocurre que el 
propio montículo de piedra hace conservar la humedad del suelo que cubre al 
hacer más lenta la filtración de las aguas de lluvia, al evitar la eficaz 
acción desecante de los vientos y de las lluvias al actuar en campo raso. 
Y llego a ésto por una experiencia de orden botánico: al plantar palmas 
nativas en la sierra de San Miguel, suplantando las que habían sido de- 
rribadas por el hombre, dada la fuerza de los vientos y para conservar la 
humedad de los riegos artificiales, rodée los troncos con una cantidad de 
grandes piedras sueltas que a la vez me permitían limpiar el campo don- 
de dificultaban el tránsito. El resultado fué extraordinario. En pocos años 
alcanzaron un vigor inusitado y es que no sólo evitan la evaporación ace- 
lerada, sino que condensan las aguas de los rocíos de casi todo el año que 


Horacio Arredondo 


19 


Las noticias que respecto a las costumbres de los charrúas 
consignó en 1841 en Montevideo, el Sargento Mayor don Benito 
Silva, que figura en el códice Vilardebó, al contrariar todas es- 
tas hipótesis, quizá dé la solución. 

Dice: "Se cree generalmente que las especies de garitas he- 
chas con piedras amontonadas, en las cumbres de algunos ce- 
rros, servían para observar desde allí al enemigo, y por eso se- 
llaman "bichaderos”, pero es un error. Servían para los que iban 
a ayunar para hacerse un compañero. Allí (se) hacen mil he- 
ridas en su cuerpo y sufren una vigorosa abstinencia hasta que 
se les aparece en su mente algún ser viviente, al cual invocan en 
los momentos de peligro como a un ángel de guarda”. 


no se volatiliza a las pocas horas, sino que penetra profundamente. Esto 
podría explicar la falta de huesos humanos bajo los montículos de piedra 
de las plataformas de algunos cerros, que al conservar la humedad, invierno 
y verano, por más de una centuria, justificaría su disolución. Pero, aún así 
es raro no haber encontrado, fragmentos de los huesos mayores en las mese- 
tas que nos ocupan, aunque también es cierto que poco se ha excavado en 
dichos sitios. 

Otro origen podia ser el siguiente. En las inmediaciones del arroyo 
Sopas y también en Arerunguá arriba, casi en los límites de Salto con Rivera, 
algunos campos de pastoreo tienen sectores cubiertos por una cantidad increí- 
ble de piedra suelta, una junto a la otra, que "expía” a las haciendas por 
la sola acción de caminar en busca del sustento. Para evitar el mal y 
para facilitar los arreos, estancieros cuidadosos han hecho grandes "calles” en 
esas superficies, y hasta limpiado los peores sectores, amontonando las pie- 
dras mis o menos, como se encuentran en las mesetas serranas. (Tengo do- 
cumentos fotográficos con el propósito de emplearlos en alguna monogra- 
fía) . 

No se me oculta lo difícil que es que los estancieros del XVIII se 
ocuparan de este trabajo. Sí bien la mano del hombre era barata, 
la del esclavo, éstos eran escasos y el campo nada valía y su precio a 
principios del XIX hasta 18 50 no justificaba esta erogación pero. . . pue- 
de haber hacendados que gustaran de tener limpias de piedra esas super- 
ficies donde el rodeo podía verse a cubierto del mundo de las alimañas 
aladas, pero hacer rodeo en esas alturas, resulta la antítesis de lo prác- 
tico . ¿Superficies planas ocupadas por las patrullas militares españolas para 
otear a la distancia, despejadas de piedras sueltas por los soldados? Hay 
muchos cerros que se llaman del "Vicheo”, "Vichadero” . . . Simples hi- 
pótesis, pero el misterio habrá de develarse algún día; salvo, claro está, 
que tengan un significado religioso como anoto de segunda mano, en el 
texto, cosa muy posible. 


4 


20 


Civilización del Uruguay 


Esta deposición del referido militar es muy importante pues 
convivió con éllos durante cinco meses y gozó de su confianza. 

"Silva había tomado parte en la sublevación de un regimiento 
de Dragones apostado en el Durazno en el año 1825, y para 
escapar a la persecución que se le hizo se refugió entre los Cha- 
rrúas. Estos también se sublevaron contra el ejército argentino 
y fueron capitaneados por el mismo Silva por el espacio de 
cinco meses, como cacique, habiendo entre todos unos 500 hom- 
bres”, etc., dice el Dr. Vilardebó. Y que era un hombre obser- 
vador lo demuestra el hecho de que suministró los datos que le 
permitieron a éste la redacción de uno de sus dos "Vocabula- 
rios”, que, como se sabe, son de las más importantes fuentes 
lingüísticas que hasta la fecha se dispone para apreciar como 
hablaba nuestra tribu máxima. 

•- 

* 

Las hachas de piedra es otro tema que debe ahondarse con 
el estudio de las muchas disponibles y su comparación con las 
de las zonas arqueológicas limítrofes. Las nuestras son simila- j 

res a las argentinas del litoral del Plata y del Uruguay pero las 
creo mucho más abundantes aquí, como los rompecabezas, y 
en cambio más difíciles de hallar hacia el este, al punto que al 
llegar a las inmediaciones de los primeros contrafuertes de la 
Serra do Mar, en jurisdicción riograndense, desaparecen por 
completo. En cambio aparecen muchas hachas de piedra en 
estas regiones — hablo de Santa María da Boca do Monte — 
donde he visto casi un centenar, completamente distin- 
tas a las nuestras, que, como es sabido tienen más o menos la mis- 
ma forma que las de hierro ahora utilizadas. Estas riograndenses 
la forman un aro de piedra con dos chanfles al exterior que, 
al juntarse, forman el dorso del arco en su exterior, el filo, y es 
en todo el círculo, un agudo bisel. Se trata de piezas esmerada- 
mente pulidas, abundantes en las colecciones riograndenses donde 
son tenidas como hachas, pero . . . son tan perfectas, se encuen- 
tran prácticamente en un estado que no denota su uso, sin contu- 
siones, sin incisiones, que me hacen sospechar que fueran piezas 


Horacio Arredondo 


21 


rituales, insignias religiosas, atributos de mando con el hermoso 
simbolismo de la forma que crea: el hacha. 

En el estado actual de la investigación, es muy difícil for- 
mar un mapa del país, ubicando en él los siticST en que mora- 
ban las distintas parcialidades, pues al ser nómadas y al estar en 
perpetuas luchas estaban en constante movimiento. En cambio, 
sería más fácil el levantamiento de un plano de talleres y pa- 
raderos, aún cuando los sectores propios de ellos, han sido arbo- 
lados o están cubiertos por ciudades, como es el caso de los 
grandes pinares de Atlántida, las Toscas, la Floresta, Punta Ba- 
llena, Maldonado, la Paloma, Santa Teresa, etc. Montevideo, 
Punta del Este y casi un centenar de estaciones balnearias oceá- 
nicas se han levantado junto a las playas sobre los parade- 
ros y talleres. Esto demuestra que el hombre blanco coincidió 
con el indio sobre los puntos en que debía levantar su habita- 
ción, cosa natural, como el ritmo de vaivén, en invierno y ve- 
rano, de la costa al interior y viceversa que señalé al comienzo 
de este capítulo, pues ambos fueron en busca de lo mismo: bue- 
na y mansa playa, excelentes pesqueros, lugares abrigados, agua 
potable y fresco. 

Existe un plano de Figueira, prácticamente, el primer es- 
tudioso sobre el tema, que formó para acompañar la colección 
que hace muchos años se envió a España para ser expuesta en 
la Exposición Histórico Americana de Madrid de 1892. Res- 
ponde bastante bien a la realidad de las noticias que se tienen, 
cosa de esperar, pues el autor conocía perfectamente el terre- 
no ya que se trata del más calificado estudioso en el tema que 
tuvo el país hasta fines del XIX. Es lástima que este autor no 
haya dejado una obra completa al final de su vida, que fué larga 
y permanentemente dedicada al estudio, poseedor de una inteli- 
gencia lúcida y de remarcables condiciones de pedagogo, arista 
que siempre perdurará en las bibliografías escolares. 

Resumiendo diré que tenemos una visión global que cree- 
mos bastante exacta de la población indígena a la llegada de los 
españoles, pero la compulsa de los primeros cronistas o son va- 
gas, imprecisas o están llenas de contradicciones. La exploración 
en los aspectos lingüísticos — aún cuando hasta la fecha se ca- 



22 


Civilización del Uruguay 


recen de vocabularios auténticos completos — y del material an- 
tropológico confrontado con los restos materiales encontrados 
y con la bibliografía permitirá depurar errores y darnos un pa- 
norama más aproximado de lo que fue la realidad indígena en 
los siglos XVI y XVII, así como también de sus orígenes sobre 
lo cual nada positivo se sabe. 


* 

En materia de lingüistica, algo se ha avanzado desde el 
año 1800 en que el abate Lorenzo de Hervás, incluyó en el 
grupo guenoa a los yaros, minuanos, bohanes y charrúas, afir- 
mación que hizo con la base de un brevísimo Catecismo gue- 
noa que Camaño se lo facilitó. 

En 1897 se conoció el "Arte de la lengua chaná”, de La- 
rrañaga; en 1913, Félix Outes publicó el pequeño "Catecismo 
guenoa”, de Camaño, aludido por Hervás, ubicándolo después 
de larga búsqueda; Juan Carlos Gómez Haedo publicó en 1937 
"Un vocabulario charrúa desconocido”, escrito de puño y letra 
del Dr. Teodoro Vilardebó, y finalmente Sixto Perea y Alon- 
so, en varias oportunidades, pero en particular en 1942 en la 
"Filología comparada de las lenguas y dialectos Arawak”, anali- 
za la última opinión sobre el particular. 

Se espera el hallazgo del "Vocabulario Chaná”, de Larra- 
ñaga, de los "Vocabularios Charrúa, Minuanes, Chaná y Gua- 
raní”, de Selton y del "Arte Querandí”, de Bárcena, que se sa- 
ben escritos, para dar un paso más, quizá el definitivo, que ha- 
bilite para afirmar cómo hablaban nuestros indígenas. 


CAPITULO II 


Breve panorama del país al tiempo de la Conquista 

y del Coloniaje 

GENERALIDADES. EL AMBIENTE RURAL. LA ARQUITECTURA. TXPRESIONES 

culturales: imprenta, iconografía, numismática, como sf. pobló el 

PAÍS. EL CONTRABANDO. LA CAMPAÑA. ETAPAS INICIALES DE LA ORIEN- 
TALIDAD. DIFERENCIAS CON EL BRASIL. CONSIDERACIONES SOBRE EL CA- 
RACTER CRIOLLO 

Realizada la conquista y luego, durante todo el período his- 
pánico, lo que es hoy el Uruguay — la antigua Banda Oriental — 
debido a la extraordinaria calidad y cantidad de las pasturas 
de sus campos, a sus abrigos naturales y al maravilloso sistema 
de regadío con que la naturaleza lo dotó, fue una vaquería ex- 
cepcional, donde los pocos animales traídos por los conquista- 
dores, se reprodujuren de una manera prodigiosa. Fué algo tan 
inusitado y propio del país, que esa característica trascendió 
las fronteras y aún hoy las haciendas uruguayas mestizadas con 
las mejores ganaderías vacunas y ovinas que la selección cientí- 
fica ha producido, constituyen su riqueza principal; y sus car- 
nes y sus lanas alcanzan las más altas cotizaciones en los mer- 
cados internacionales, junto con las argentinas — de praderas 
igualmente sobresalientes — con las que se sostiene una compe- 
tencia que sólo es superada por la cantidad pero que mantiene, 
incólume, la paridad en la calidad, salvo un sector mejor. 

El sistema extensivo de pastoreo conspiró, hasta mediada 
la pasada centuria, con la formación de una población den- 
sa y, por tanto, son pocas y de escaso valor arquitectónico las 
obras estables levantadas durante la colonia, la independencia y 
la consolidación nacional. El valor de las haciendas era irrisorio. 
Las cabezas se contaban por millones y las estancias ocupaban 
inmensas extensiones de ubérrimos prados que poco valían. To- 
do contrariaba la formación de un centro populoso y rico como 
los que se formaron, durante iguales períodos, en otras partes de 
América, alrededor de minas o de emporios comerciales potentes 



24 


Civilización del Uruguay 


formados por la explotación del café, el azúcar, el tabaco, etc. 
Hoy todo ese poco atractivo panorama ha cambiado radicalmen- 
te, pues el valor de los ganados ha alcanzado límites insospecha- 
dos, con la consiguiente alza del valor de la tierra, y se ha for- 
mado de un siglo a la fecha, una población numerosa y adine- 
rada, en la que todo lo que es civilización y progreso prepon- 
dera. Prácticamente sin negros, sin un indio, plena de realizacio- 
nes materiales y espirituales, al punto de que el adelanto social 
y la cultura artística son de las más avanzadas de América; me- 
dio en donde avanza potente y promisoria la agricultura y las 
industrias fabriles. 


Por las causas apuntadas, fué consecuencia natural la par- 
quedad de expresiones arquitectónicas en lo civil y religioso, pe- » 

ro esta pobreza no afectó a la arquitectura militar. 

El territorio, desde el primer momento, tuvo un alto valor 
estratégico militar, importancia que fué cada vez más desta- 
cada al avanzar el período colonial. Y era natural que así fuese. 

Límite de frontera, y en su parte más vital, de los inmensos do- 
minios de España y Portugal, — entonces, las más poderosas na- 
ciones del mundo — colocado en la boca del río de la Plata, 
formado por los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay — por don- 
de se podía ascender hacia el interior de Sud América — , nues- 
tro territorio no sólo era la llave del Río de la Plata, sino que 
también del centro y norte del Virreynato platense, del Para- 
guay y Bolivia y de los inmensos territorios del Matto Grosso, 
entonces portugués. Por tanto, no debe sorprender que las 
construcciones militares estables fueran, en su perímetro, de las 
más importantes, no superadas en parte alguna del continente. 

Dentro de esta zona estratégica, Montevideo ocupaba el 
centro vital, por ser no sólo el más importante puerto natural si- 
no que también el de aguas aledañas más profundas: en dos pala- 
bras, el único puerto de mar. También lo era, para el calado de 
entonces, el de la Colonia del Sacramento, aunque no tan espa- 
cioso ni profundo, fundada sorpresivamente por Portugal, fren- 
te a Buenos Aires. Fueron pues, estas dos poblaciones ciudades 


Horacio Arredondo 


25 


amuralladas dotadas, para la época, de las defensas más formi- 
dables, erigidas en piedra de cantería. Que fueron precavidos los 
fundadores, de la Colonia lo demuestra su historial guerrero, 
pues desde 1680 a 18 50 la crónica militar es la más movida y 
densa. 

De todo ese pasado esplendor militar, en ambas ciudades, 
prácticamente nada queda. Montevideo silenció su crónica mi- 
litar después de la Guerra Grande, en 1852. Desde mucho antes su 
población desbordó sus murallas extendiéndose por kilómetros y 
kilómetros tierra adentro hasta sobrepasar el millón de habitan- 
tes, convirtiéndose en una ciudad modernísima. La Colonia 
— ubicada entre las dos populosas urbes de Buenos Aires y Mon- 
tevideo — quedó relegada a una población de escasa importan- 
cia, habiendo sido sus murallas y fortificaciones completamente 
desmanteladas, a fines del período hispánico, en una de las últi- 
mas guerras, que españoles y portugueses sostuvieron por el pre- 
dominio en esta región de América. 

Aquietado el país, el inventario resultante de lo dejado 
por las luchas coloniales, de la independencia y primeros tiem- 
pos de la nacionalidad, se vió considerablemente reducido y re- 
cién, transcurridas unas décadas es que se ha hecho sentir la 
acción del legislador, fuertemente presionado por los medios 
cultos, para conservar o restaurar lo que había subsistido, sin 
que ella fuera lo suficientemente potente como para poner en 
vigencia una ley orgánica que asegure el patrimonio histórico 
y arqueológico en lo sucesivo. 

En la arquitectura religiosa han perdurado la Catedral de 
Montevideo y las iglesias de Maldonado, San Carlos y la Colo- 
nia, ésta muy alterada. En el interior, fuera de poblado, las rui- 
nas de la capilla de las Huérfanas; la de las Vibotas y la de Fa- 
rruco, con agregados mal concebidos las últimas. 

En Montevideo quedan algunas viejas casonas: la colonial 
que ocupara en el segundo tercio del siglo pasado el general Juan 
Antonio Lavalleja — héroe nacional y Jefe de los 33 — la que 
en época más o menos igual residiera el también héroe nacional, 
conquistador de las Misiones y primer Presidente Constitucio- 
nal, general Fructuoso Rivera, y las adquiridas recientemente 
por el Estado, una conocida por de Jiménez y otra, igualmen- 



26 


Civilización del Uruguay 


te interesante, que se destina a sede del Instituto Histórico y 
Geográfico, Academia Nacional de Letras y Sociedad de Ami- 
gos de la Arqueología. Las dos primeras, convenientemente res- 
tauradas y adaptadas, las ocupa el Museo Histórico Nacional. 

De la antigua muralla sólo resta el Cubo del Sud, 
restos de alguna cortina y dos casamatas de las Bóvedas. Tam- 
bién, integra y reconstruida, la antigua fortaleza del Cerro, 
que corona la eminencia que domina la ciudad, aunque no for- 
maba parte del sistema defensivo de la urbe, siendo sólo una 
fortificación complementaria. 

De lo que fuera recinto amurallado de la Colonia del Sa- 
cramento, han supervivido menguados restos: el arranque de 
las murallas que miraban al río de la Plata, incluso algo de las 
baterías de San Pedro y Santa Rita, algunas piedras talladas y 
una epigrafiada, y el trazado de la ciudad antigua con unos 
pocos pavimentos de época, etc. 

En Maldonado, pueden verse algunas plantas de las bate- 
rías de la costa y de la isla de Gorriti y la Torre del Vigia. Des- 
truidas las .fortificaciones de Montevideo, del magnífico acer- 
vo arquitectónico militar han quedado, a más de lo dicho, dos 
fortalezas de frontera: la de Santa Teresa sobre el Océano, a 
escasos kilómetros del actual límite con el Brasil y el fuerte de 
San Miguel sobre la misma frontera; ambos en Rocha. 

* 

Sin entrar a fondo en el tema, hago a continuación una 
breve sinopsis de cómo se constituyó y evolucionó el conglome- 
rado social uruguayo, para ambientar y dar sentido de función 
al inventario arquitectónico que voy haciendo, sin perjuicio de 
ir matizándolo con la mención de usos y costumbres, así como 
la de objetos menores que integran el aspecto arqueológico. 
De esta manera, se complementa lo arquitectónico, facilitando 
la evocación del pasado, pués son varias las transformaciones 
habidas. 

Para la formación del texto, me he valido de la bibliogra- 
fía general y particular que se relaciona con los diversos temas 
que se tocan; con el resultado de investigaciones que hace largos 


Horacio Arredondo 


27 


años he venido haciendo en les distintos archivos, públicos y 
particulares, nacionales y extranjeros; con la tradición oral re- 
cogida "in situ”, en lo referente a los últimos años, u obtenida 
por la tradición familiar, comprobada en la forma que corres- 
ponde para que tenga valor de documento fehaciente, y en los 
relatos de los viajeros que en forma especial o accidental han 
visitado el país, publicando en libro sus impresiones. 

Para facilitar la compulsa de esta fuente, por si hubiera 
lectores deseosos de ahondarla, doy, al final, un capítulo con 
noticias bibliográficas, a mi entender, lo suficientemente am- 
plias para alcanzar aquellos fines. 

sí- 

Citar al pie de la página la fuente bibliográfica, me lleva- 
ría muy lejos, tornaría el texto de lectura dificultoso, y siendo 
pertinente y saludable esa costumbre en las monografías, no 
creo conveniente aplicarlo en un trabajo de generalización. En 
casos especiales, esta norma tendrá sus excepciones, desde luego, 
no escasas. 

Este trabajo debiera estar profusamente ilustrado, como 
deben estarlo todas las obras de arqueología. Dispongo de un 
material importante que me ha llevado muchos años el reunir- 
lo, pero el alto costo de la impresión ilustrada no permite, por el 
momento, más que el presente adelanto, que, entre paréntesis no 
es poco, y que en bloque, va al final. 

En materia de etnografía de la época prehispánica, hay 
mucho material publicado aunque no en forma orgánica, como 
sería de desear. Se trata de elementos fáciles de seriar, pues las 
formas vitales no son abundantes. Distinta situación es la de 
los otros temas, habiendo algunos prácticamente vírgenes: tras- 
porte, vestido, amoblado, platería, iluminación, utilaje pasto- 
ril y usos y costumbres, con antecedentes muy difíciles de reunir 
en el día, pues se trata de cosas ya en desuso. Me refiero tam- 
bién a ceremonias públicas y privadas: fiestas, bailes, carreras, 
entierros, etc. 

De todos estos temas menores y, no por tal, menos inte- 
resantes e instructivos, los estudiosos que nos han precedido 



28 


Civilización dei. Uruguay 


han tratado bien el numismático, en lo que a monedas se refie- 
re, pero poco se ha hecho en medallas, desde las militares hasta 
las conmemorativas. En las emisiones de papel moneda, hay un 
enorme vacío. (6) 

■ ■■ fe 

(6) Conceptúo conveniente dar una breve noticia sobre la moneda, 
que sólo se acuñó en el pais, o fuera de él, bastante adentrado el XIX. 
Sobre este tópico existe bibliografía, tratando el tema de manera parcial, 
por Francisco Oliveras, nuestro desaparecido consocio, en su trabajo “Apun- 
tes sobre Numismática Nacional”, Montevideo, 1924, pues no da mayor 
información sobre la época hispánica. 

Esta circunstancia me excusa de tratar la moneda nacional en la que 
destaca "el peso del Sitio”, acuñado en Montevideo durante la Guerra Gran- 
de y los cobres de entonces, pues el tema nacional, consecuencia del ti- 
tulo, él lo trata con toda competencia y amplitud. 

Como es sabido, la numismática se divide en dos especialidades que, a 
su vez, se subdivide en numerosísimos grupos: las monedas y las medallas. 
La moneda que circuló durante el período colonial provenía casi totalmente 
de Potosí, donde se acuñaba en grandes cantidades, siempre insuficientes sea 
dicho entre paréntesis para suplir las necesidades a cuya creación respondía. 
También corría moneda acuñada en la Ceca de la Plata, hoy Bolivia, y tam- 
bién de Lima, Santiago y otras partes de América, entrada por el puerto de 
Montevideo donde eran tan fuertes las transacciones comerciales. Todo este 
numerario español era de tipo semejante y sólo variaba en el signo de la ceta 
y en la sigla del ensayador. La acuñación de moneda de México y Chile era 
de superior calidad a la de las otras procedencias con una que otra excep- 
ción. En el Plata no había elementos para grabar cuños y el sistema de fun- 
dición o de grabado con instrumentos duros que se emplearon en algunas me- 
dallas, fueron por demás primitivos, lo que dió a algunas "juras reales” por 
ejemplo, una exterioridad de rusticidad y arcaísmo que, como se sabe en 
estas como en todas las manifestaciones artísticas, esc primitivismo tiene un 
encanto especial, aún cuando la aleja de un buen acabado. 

En materia de monedas de la época hispánica, siento la premisa de que 
se trata de un tema intrincado para el que no es especialista, porque las 
variantes de peso y de ley, las multiplicadas acuñaciones, los infinitos re- 
valúos, etc., procuran matices que al profano le resulta engorroso seguir por 
lo que debe desecharse detalles en un trabajo de síntesis. El Estado espa- 
ñol puso en vigencia una serie de disposiciones tendientes a igualar el fino 
de sus piezas con el de las extranjeras, buscando evitar las sacas de oro y 
plata pues, al parecer, las suyas, por lo menos en algunos casos, a veces 
eran superior. Facilitaba las operaciones fraudulentas del público el sistema 
de acuñar a golpe de mano las llamadas “monedas de martillo”. La apli- 
cación del cordoncillo realizado en el reborde de las monedas junto a la 
acuñación por medio de volantes, evitó, en gran parte, las limaduras, desde 
que ellas se acusaban a simple vista, pero la escasez de numerario hizo que 


Horacio Arredondo 


29 


En materia de imprenta, se han formado inventarios de li- 
bros y folletos bastante completos en lo publicado aquí y hasta 
1860 ; pero casi nada en lo impreso en el exterior, relativo a 
nosotros, que tiene tanta o superior importancia que lo na- 
cional. En hojas sueltas nada se- ha hecho, y apenas si los diarios 
y periódicos han merecido la atención, publicándose algunos en 
reimpresiones fascimilares, pero sin hacerse una lista moderna. 
Sólo la de Zinny nos sirve de guía. 

En iconografía hay trabajos interesantes, pero muchos dis- 
persos en periódicos de reciente data, pero de difícil reunión. 
Hay que agruparlos en libros y folletos seriados, existiendo co- 
mo existe mucho material edito como inédito. Una variante de 
esta actividad imprescindible para la exposición histórica, está 
prácticamente inédita: la iconografía rural. 

Lo dicho no significa que está todo por hacer y que a las 


siempre circulara la buena moneda junto con la deficiente, con la "ma- 
cuquina”. 

En el Plata actuaron otros , factores conspirando contra los buenos es- 
cudos, doblón de dos escudos, doblón de a cuatro escudos (media onza) onza 
o doblón de a ocho, las codiciadas "peluconas”, en lo referente a las piezas 
de oro; también a las de plata: rodas o rodases, pesos huecos, pesos rochu- 
nos y peso fuerte o "escudo de plata real”: me refiero a los pulperos y de- 
más comerciantes que, faltos de cambio, cortaban a cuchillo o formón las 
monedas, en especial las de plata, por mitades o cuartos, todo lo que en- 
grosaba el caudal de la "macuquina”, los conocidos "cortados”. A la im- 
precisión de peso debe añadirse los cercenes y desgastes y se tendrá un pa- 
norama de la época. 

La falta de circulante se agravaba porque el oro y la plata — aquél 
en mucho menor grado que ésta — desaparecía en un barril sin fondo: en 
la costumbre de ponerla en los cintos como adorno, en pecheras y puños 
de camisas y otras prendas de vestir, en collares femeninos, etc., en guar- 
darlas en "botijos” como lugar más seguro — pues los establecimientos de 
crédito o depósito no existían — o llevarlas al platero donde se fundían para 
mangos de rebenques y cuchillos, para las distintas prendas del apero gaucho, 
ofrendas piadosas, mates, bombillas, cadenas de reloj, hebillas de zapatos, 
remates de bastones, vajilla de la casa... Estas costumbres sustraían de la 
circulación un enorme stock. Estas modalidades subsistieron en el país hasta 
ya entrado el siglo XX, donde desaparecían las libras esterlinas del período 
Victoriano, junto a las "brasileras”, napoleones, águilas y dobles águilas, etc. 
en el apero del paisano. Siempre preferidas, para tales casos las antiguas pe- 
luconas, sobre todas las onzas. Las esterlinas eran las menos solicitadas, has- 



30 


Civilización del Uruguay 


obras de síntesis publicadas, en ciertos aspectos, les faltan base 
para que tengan las condiciones didascálicas que deben tener. 
Al contrario, mucho se ha hecho pero mucho hay por hacer. 

* 

Los orígenes de la colonización del país no deben verse en 
las fundaciones precarias de San Juan y San Salvador, hechas 
en el siglo XVI por los primeros descubridores. Fueron punto 
de apoyo en la costa para su acción en las aguas, escala hacia 
el Paraguay, donde los atraían las leyendas de la abundancia del 
oro, poblaciones que fueron destruidas por los belicosos cha- 
rrúas a poco de fundarlas. 

En cambio, Santo Domingo Soriano conserva otro carác- 
ter* es una reducción al parecer franciscana hecha por 1624 , con 


t? por los dentistas, para sus a úreas orificaciones entonces en pleno 
auge. La atracción dei pálido amarillento de lo fabricado con las peluconas 
tenía una poderosa atracción y hablaba elocuentemente de la pureza de 
su aleación contrastando con los reflejos cobrizos, el amarillo rojo, de la 
esterlina, de porcentaje de fino inferior, pero, en cambio, más durable al 
uso, pues el "oro de onza” se desgastaba fácilmente, por su "blandura” 
provocada por la mayor pureza. 

Concretando, tres tipos de moneda circulaba: la macuquina o "cor- 
tada” así llamada por ei proceso de su origen y corriente por su feble con 
respecto a la conocida por "fuerte”, de "cordoncillo”, "columnaria” y de 
"busto”, al decir de Burzio por tener "el peso ajustado a cizalla siendo 
batida en cospeles irregulares, de bordes o cantos recortados y de espesor 
y módulo variable entre pieza y pieza del mismo valor (Humberto Bur- 
zio: "La moneda metálica”) . Fue reemplazada por la de "busto” o “rostro” 
en las piezas de oro y por las "columnarias” en las de plata por disposición 
de Felipe V de 1728, siendo estas últimas suplantadas por las de busto de 
Carlos III” en 1772. Circulaba, a más, moneda lusitana entrada por las 
transaciones de la Colonia del Sacramento y frontera del este. 

En materia de medallas sólo haré mención de las primeras, de las "ju- 
ras reales” que se acunaban en ocasión de las proclamaciones de los reyes 
y ocupan el primer puesto, no sólo cronológicamente, sino en su valor 
material, en el día, por su extrema rareza. 

La proclamación de Carlos IV produjo la primer "jura real” monte- 
videana; la de Fernando VII, varias; dos del Cabildo de Montevideo y 
otra del Apostadero Naval y un ejemplar, desde luego distinto de cada una 
de las localidadas que se mencionan: Canelones, Colonia del Sacramento, 
Maldonado y Santo Domingo Soriano. 


Horacio Arredondo 


31 


la base de chanaes en las islas de la desembocadura del río Ne- 
gro, reducción que se afianzó, aunque en forma precaria. Fue 
trasladada en 1708 al lugar que hoy ocupa, y en lento pero con- 
tinuo progreso, constituyó un núcleo civilizador que irradió en 
los contornos, ampliados luego por las reducciones similares de 
las Víboras y Espinillo. 

El ganado introducido al país por el paraguayo Hernanda- 
rias se iba dispersando, poblando la inmensidad de los campos 
desiertos y creando la primera fuente de riqueza a cuya forma- 
ción es posible que hayan concurrido otros aportes. Respecto a 
colonización, desgraciadamente, no se tienen informaciones de 
las donaciones de tierras hechas por los gobernadores de Buenos 
Aires en nuestro país, pues a más de su utilidad en la resolución de 
los pleitos que referente a la propiedad se han suscitado, si se dis- 
pusieran completados por las mercedes que otorgaron las autori- 
dades españolas que aquí se establecieron, permitirían seguir el 
avance de la población sobre el campo, sin titubeos, cop exac- 
titud, apreciando en un cuadro general como se fué colonizan- 
do la campaña. 

Lo indudable, es que la civilización penetró sobre la costa 
del Plata y del Uruguay, al sur del río Negro, frente a Buenos 
Aires, la que dispuso de los vastos terrenos de lo que es hoy 
Soriano y Colonia, como de una estancia. Las actas capitulares 
y otras documentaciones bonaerenses, nos informan de los permi- 
sos dados para "vaquear”. Estas actividades habían alejado a 
los charrúas tierra adentro, donde nadie los molestaba y en esos 
parajes ya abundantes de ganado, podían llevar la vida a que 
estaban acostumbrados, ahora en mucho, muchísimas mejores 
condiciones. Antes habrían tenido que andar a pie y se alimenta- 
ban, fuera de la caza de pluma, de la carne del venado y del 
carpincho, etc. Ahora tenían el caballo que los trasladaba sin 
esfuerzo a las mayores distancias, podían cazar sin los penosos 
trabajos anteriores y no el venado y el carpincho de magras car- 
nes, de desagradable gusto, sino vacas y terneras, de óptimo 
sabor y de rendimiento suficientemente mayor, sin olvidar que 
algunos indios demostraron una marcada preferencia por la car- 
ne de yegua. Había sido un cambio radical y quizá por eso es 
que se adentraron en el interior para disfrutar de esa nueva vida 


32 


Civilización del Uruguay 


de delicias, donde no se Ies molestaba, aunque es probable que 
el rigor del conquistador fuera el argumento decisivo. 

En la documentación edita referente a mercedes de tierras, 
encuéntrase una "encomienda de charrúas” ratificada el 8 de 
Agosto de 163 5 por el gobernador de Buenos Aires a don Ma- 
nuel Frias Martel "vecino y Alcade Ordinario de Buenos Aires, 
como hijo de! gobernador don Manuel de Frias. Expresa que 
sucedió a su padre, ya fallecido, la encomienda de indios cha- 
rrúas de los cuales hasta la fecha no ha tenido servicio alguno 
por falta de tierras cerca de su habitación para cultivarlas, y de 
sus frutos sustentarse, por lo cual pide se le haga merced de las 
siudueño que hay desde el río de San Juan hasta el segundo que 
hay abajo la isla de San Gabriel hasta seis leguas tierra adentro”. 

El 3 de Noviembre de 1636 se le concede a Gaspar de Go- 
doy las tierras sin dueño, frente sobre el río de la Plata con dos 
leguas de fondo tierra adentro, abarcando esa franja desde "el 
riachuelo que linda con los charrúas, yendo al norte, a la banda 
del este, hasta alindar con otro riachuelo de la Punta Gorda” pa- 
ra que en ellas, pueble mi estancia de ganados mayores y meno- 
res, y hacer otras labores y edificios, como me pareciere”. (7) 

(7) "Registro estadístico de Buenos Aires”, 1860. Mes Junio. Bue- 
nos Aires, 1864. 

En estos volúmenes, existen algunas otras referencias no precisas de 
reparticiones en el país, por ejemplo: 

En 30 de Enero de 1677, "Yo el capitán Juan de Queluz y Huerta, 
escribano de su Magestad... como habiendo reconocido los autos y diver- 
sos papeles de gobierno y otros despachos y mercedes de encomiendas de 
indios de la Jurisdicción en esta ciudad (Buenos Aires) . . . hay encomien- 
das y repartidas las encomiendas que de su uso se hará mención y quienes las 
posean y en que vidas, que son las siguientes: En la Jurisdicción de Bue- 
nos Aires, el capitán Hernando de Rivera Mondiagon, posee en primera 
vida la encomienda de indios de la nación Chanás que era originarios del 
pueblo y reducción del Baradero y hoy están situados en la otra banda 
de este río, de Santo Domingo Soriano, y por no haberse hecho venta ni 
padrón nuevo de ellos, en muchos años a esta parte, no se sabe la canti- 
dad cierta que son, hase entendido tiene esta encomienda de ocho a diez 
indios de tasa”. 

Y a continuación enumera encomiendas de chanaes otorgados a Ma- 
na Maldonado, viuda de Francisco Gaste, Agustín del Corro, Sargento Ma- 
yor Juan del Pozo y Silva, y Maria Quinteros, viuda del alférez Roque de 
Sanmartín. (Idem, Años 1862. T. I. Buenos Aires, 1864). 


Horacio Arredondo 


33- 


Cuando con el transcurso del tiempo aumentaron los gana- 
dos en número, por no existir factores que contrariaran su re- 
producción, las estancias se fueron multiplicando aunque en re- 
lación menor, y la población rural acreció con las familias indí- 
genas, desprendidas de las expresadas reducciones, por las que 
provenían de la del Tape y de otras procedencias, pero el im- 
pulso principal lo recibió con la fundación de la Colonia del Sa- 
cramento en 1680. (8) 

Portugal tenia un interés especial en poblar, y en poblar rá- 
pido, con éxito, poniendo en ello todo su afán. Había que consoli- 
dar la conquista, había que asentarse de firme y sólidamente. En 
pocos años, la novel ciudad surgió completa con todo el aparato 
militar característico de las plazas fuertes: almacenes, cuarteles, 

(8) Sobre la densidad de la población en el sector que corresponde 

a las zonas de los arroyos de las Vacas y de las Víboras, hasta el rio Ne- 

gro, el historiador Juan Pivel Devoto me ha pasado un extracto de un 
interesantísimo documento, concluyente en esos aspectos y muy ilustrativo, 
respecto a otros, cuyo original existe en el archivo dei Obispado de Bue- 
nos Aires, legajo: Banda Oriental. 

Se trata: de la “Razón de las Comuniones, gentes y Lugares, que 

da el P.e Andrés Carranza de la Comp.a de Jesús a la vuelta de la Mi- 

sión que hizo en la otra vanda. Año 1751 desde 13 de Mayo al P. Vice 
Rector Juan Montenegro”. 


Se refiere a la misión cumplida en la Calera de la Residencia y dice 
a continuación: "Distará la Calera de la Residencia, de la Capilla de 
Narbona, que está en las Bíboras, 5 o 6 leguas. De estos dos arroyos, que 
median, el mas inmediato a la Calera de la Residencia se llama de las bacas 
y el otro de las bíboras que a poca lluvia son intrnsitables todos los arro- 
yos que desde el Real hasta la Capilla de Narbona, sita en las bíboras así 
por la abundancia de aguas como por que el arroyo de las orqueta de las 
bacas, y bíboras es pedregoso y lleno de oyos ó pozo formado en las mis- 
mas piedras. 

Bíboras: 

Aquí hize 12 días de misión 

Comuniones 357 

Mugeres que asistieron 872 

Hombres fuera de niños 142 

Casi toda esta gente mira [mora] en el mismo sitio donde está la 
Capilla, su vecindario y Costa del Rio, que forma el Uruguay y Rio Ne- 
gro como q.n tira a S.to Domingo Soriano”. 


34 


Civilización del Uruguay 


iglesia con torre, Colegio de los Jesuítas, comercio, pobla- 
ción civil. Fué desde entonces hasta casi el año 1750, una 
población importante, mucho más importante que la propia 
Montevideo, a la que le llevaba de ventaja casi medio siglo de 
antigüedad, tiempo que no se había desperdiciado. Hasta ese 
año, más o menos, mantuvo supremacía como ciudad y sobre 
todo, como centro de comercio en todo el país. 

Las restricciones absurdas que España puso con la rigidez 
propia de su temple, en vez de perjudicarla la favoreció, porque 
impedido el Río de la Plata de comerciar con el extranjero, el 
comercio ilegal la levantó. Mediado el XVIII, tenía una orla de 
chacras y una más extensa de estancias en todo su perímetro de 
tierra, al que contorneaba un comercio propio y potente y un 
puerto pleno de barcos, pleno, desde luego, para entonces. El 
contrabando, consecuencia lógica de la prohibición de mercar 
libremente, fué el desahogo natural de las poblaciones de am- 
bas orillas del Plata, rebasó todas las vallas, penetró en todos los 
medios, llevando la riqueza y la prosperidad hacia el ambiente 
rural. Todo lo que en éste antes se perdía o salía mal pago para 
el puerto penisular que mantenía el monopolio comercial, fué 
buscado, mejor pagado, se entabló competencia y se benefició 
todo el mundo, desgraciadamente, al margen de la ley. 

Y esto fué un factor muy poderoso para el aumento de la 
población, pues los barcos portugueses que venían a buscar 
nuestros cueros y nuestros productos animales, traían no sola- 
mente mercaderías, portaban gente, blanca y de color, libres 
o esclavos, los primeros ávidos de beneficiarse con el intercam- 
bio, los otros a servir esa actividad como braceros. 

También un aporte grande allegó con las tropas guaraníes 
que los jesuítas trajeron de las Misiones, llamadas por la auto- 
ridad una y otra vez para desalojar, en funciones de guerras 
reiteradas, al lusitano invasor, pues los guaraníes vinieron, y mu- 
chos con familia. 

Permitido el libre comercio con el extranjero, posterior- 
mente, la afluencia inmigratoria afluyó por todos lados, por mar 
y por tierra, a los puertos platenses y las zonas de que éstos se 
valían para dar salida a sus productos. 

Desplazada la Colonia, pronto rivalizaron Montevideo y 


Horacio Arredondo 


3 J 

Buenos Aires en materia comercial, porque esta última deten- 
taba privilegios reaies que la beneficiaban y actuaba en catego- 
ría superior, por lo que fueron continuas las luchas; y, muchas 
veces, el Cabildo montevideano hubo de dirigirse, en alzada, a la 
península, reclamando de esa situación de desventaja, procurando 
un tratamiento igualitario que a veces se le dió, pero preca- 
riamente. 

* 

Cuatro clases integran la base de la familia uruguaya; prác- 
ticamente, sólo dos hicieron los aportes fundamentales en un 
altísimo porcentaje. 

En primer término, el español constituye la base que pre- 
ponderó única durante todo el XVIII, pues debe recordarse 
que la prohibición de avecindarse extranjeros sólo fue levantada, 
bajo ciertas condiciones, por Carlos IV en 1801. 

Como no había mayor interés, durante todo ese tiempo, en 
instalarse en el país por falta de campo donde poder prosperar, 
el extranjero muy poco se filtró en nuestro medio, como lo 
hizo en otras partes de América. Uno que otro portugués pe- 
ninsular o del Brasil, tal cual descendientes de azorianos llegados 
más tarde a Río Grande y estableciéndose a lo largo de la fron- 
tera del Río Grande, quizá pueda sumarse pero en porcentaje 
ínfimo, a lo que debe agregarse el aporte del sector del viejo 
Uruguay a que más atrás me he referido. 

Estos españoles se reprodujeron entre sí; muchos contra- 
yendo enlace con españoles de Buenos Aires, de Córdoba, etc., 
como lo demuestran las actas matrimoniales existentes en los 
libros parroquiales, y se crearon así varias generaciones de crio- 
llos, sus hijos y nietos, que constituyeron, numéricamente, la 
clase mayor. Estos descendientes de los hispanos fueron asimi- 
lados de inmediato por el medio, de una manera casi fulminante, 
pues a la primera generación ya se sintieron americanos. Es in- 
teresante el estudio de estas instantáneas mutaciones y unos de 
los motivos que quizá han contribuido a la formación de esa 
mentalidad autóctona, es la deliberada exclusión que de ellos 
se hizo para los cargos de responsabilidad, en todas las manifes- 



5 



36 


Civilización del Uruguay 


taciones de la vida pública. Con torpeza sin igual las autorida- 
des españolas, constantemente renovadas por aportes venidos de 
España sin que por eso variase su manera de sentir, sólo les daban 
entrada en los cargos militares y administrativos de menor cate- 
goría y, descollando en éstos, como muchos descollaron, el as- 
censo les fue impedido, indirecta o abiertamente, según el tem- 
peramento del superior. Los casos de injusticia son notorios y 
crearon un fuerte sentimiento anti español y es lógico, por tan- 
to, que los hijos de españoles, al llegar a la mayoría de edad, 
al verse tratados con despego, se agruparan instintivamente, sin- 
tiéndose americanos y no españoles. Formaron así la masa nu- 
merosa que, con la cohesión necesaria, había de procurarnos la 
libertad política, después de ensayar sus propias fuerzas y re- 
cibir ideas liberadoras durante las invasiones inglesas o trasmi- 
tidas en los dirigentes, por la lectura de la apropiada literatura 
que consagró los Derechos del Hombre y divulgó la revolución 
francesa y que llegó a la clase alta de la primera sociedad. 

Otras causas se anotan acusando la disparidad existente 
entre los peninsulares y los americanos y, entre ellas, hay una 
que, no por pequeña dejaré de indicar por ser coincidente y 
curiosa. Siendo nuestro medio desierto y pastoril, esencialmen- 
te hípico — hasta los pobres recorrían la ciudad pidiendo limosna, 
caballeros en sus caballos con la consiguiente sorpresa de los via- 
jeros estupefactos — el español, no siéndolo, principalmente la cla- 
se comercial que fué muy numerosa y refractaria a cabalgar o 
haciéndolo torpemente, mereció el dicterio de ''chapetón ca- 
lificación despectiva con que era conocido. El americano, des- 
plazado de los sitios de distinción, se refugió en el culto de lo 
suyo, de lo genuinamente americano, y siendo la equitación una 
demostración varonil de habilidad, en la que descollaba, se sin- 
tió más alejado del hispano inapto para distinguirse en lo que 
fuera usual y corriente, elegante y propio de varón. 

Estas dos clases sociales de raíz común y tan antagónicas 
desde los primeros momentos, fueron el cimiento de nuestra 
familia. 

Este sentimiento de la equitación correcta perdura aun 
en el campo, y hasta en la ciudad su influencia se siente. 

En aquél, tengo por seguro que fué el motivo de la apli- 


Horacio Arredondo 


37 


cación despectiva de "gringo” que sustituyó a la de "chape- 
tón”, totalmente olvidada, y que si bien al principio se aplicó 
al italiano, mucho más torpe que el español en el arte de ca- 
balgar, por extensión se propaló a la mayor parte de los ex- 
tranjeros, pero nunca alcanzó al sudamericano, legalmente tan 
extranjeros como los otros. Obsérvese ésto que demuestra cómo, 
instintivamente, supo percibir el matiz común de nacido en un 
mismo continente. Hay otro término más directamente apli- 
cados a los que no saben' montar a caballo o, si lo hacen, no 
muestran pericia. Es el "maturrango”, como son "naciones” 
todos los extranjeros no sudamericanos. Es que el criollo se sien- 
te hermano de los nacidos en las otras patrias americanas, aun- 
que lo separe la diferencia de idioma, como con el Brasil. Es 
un sentimiento fuertemente continental que nos acerca a to- 
dos en el solar común, con la sola excepción de los Estados Uni- 
dos, donde las costumbres y el idioma han creado una valla, 
pero no tan fuerte como las que nos delimitan con algunos 
países de Europa. 

Con el brasileño, reitero, hay mayor hermandad, pero exis- 
ten matices aislantes, quizá herencia de las antiguas rivalidades 
entre los dos países ibéricos, ahondadas por las luchas de la in- 
dependencia y la desproporción de superficie, que veda ciertas 
competencias de cantidad. Este sentimiento está, felizmente, en 
franca declinación, pero fué fuerte en las campañas uruguayas y 
riograndenses, hermanadas por tantas cosas que nos son afines: 
la similitud de tareas predominantemente rurales y pastoriles, 
la identidad de topografía, el culto al gaucho, — que en Río 
Grande es mayor que aquí en las clases intelectualizadas — al 
coraje, el amor al terruño, el apego al "pago” y a las viriles ta- 
reas propias de la ocupación campesina. Fué tan positiva, reite- 
ro, que la calificación de "castelhano” tenía una marcada inten- 
ción despectiva como la de "macaco” con que era retribuida. 

Hoy, la mayor distancia que nos separa de las luchas san- 
grientas en que nos vimos envueltos en la primer centuria, la 
mayor cultura, un mejor conocimiento provocado por la fa- 
cilidad de los trasportes que diariamente intercambian corrien- 
tes de visitantes de cuantía, intereses comunes, alianzas de san- 
gre y otros factores coincidentes, han relegado al olvido esos 



38 


Civilización del Uruguay 


epítetos que en el día sólo tienen el valor de antecedentes his- 
tóricos. 

* 

La mezcla del blanco con el indio, que más adelante trato, 
y que nos dió el "mestizo” fué mínima. Algo quedó de las ra- 
zas autóctonas uruguayas, pero en realidad, simples partícu- 
las comparadas con la contribución de las distintas tribus gua- 
raníticas que tenían su habitat fuera de nuestras fronteras. 
Estas parcialidades, más bien pacíficas, afluyeron por varios 
factores y, entre ellos, por la que guaranítica primero, y por 
el trasiego habido al norte cuando Artigas se defendió del por- 
tugués con sus tropas criollas, en ese momento integradas con 
fortisimo contingente misionero; así como Rivera, en sus em- 
presas guerreras, sobretodo la posterior de Ituzaingó, bastan- 
do recordar sus célebres "guayaquises”. Todo ello, continuación 
de las contribuciones guaraníes traídas por España para las 
obras de fortificación y defensas sangrientes provocadas por las 
invasiones portuguesas del siglo XVIII. Se suele percibir en las 
muchedumbres uruguayas norteñas tipos que, por la pigmen- 
tación levemente oscura y aceitunada, prominencia de pómulos, 
cabellos lacios, ojos oscuros y rasgados, muestran huellas del au- 
tóctono. Los rastros de indígenas norteños hasta la toponimia 
los acusa: Tapes y Minuanes. Hay cerros, sierras y arroyos in- 
dicando residencia en cuanto se hurga en los orígenes de su 
etimología y hasta en el hablar común. Estas influencias lingüís- 
ticas, pequeñas pero ciertas, también se acusan del sud, de los 
pampas y del extremo norte, de los quichuas. 

El aporte negro fué mayor. El "mulato”, raro hoy en la 
ciudad, no lo es tanto en el campo, pero siempre dentro de un 
porcentaje mínimo, estando en vías de desaparecer como el 
negro que aún existe, sobre todo alrededor de la frontera, pero 
las uniones en su casi totalidad se realizan entre ellos. El hom- 
bre de color es difícil verlo en el país, pero existe. 

El primer contingente africano vino al parecer, en 1756, 
llegando en malas condiciones sanitarias propias del horrible via- 
je, primer paso de su calvario, a tal punto que casi todos murie- 
ron, no sin propagar sus males a la población, produciendo en 
ella sensibles bajas. Mediado el siglo XVIII comenzaron a lie- 



Horacio Arredondo 


39 


gar, al principio en contingentes muy fuertes — en 3 años 
2.689 — después siguieron afluyendo sin que en ningún momen- 
to crearan problemas. Concentrados como estaban en Monte- 
video, los censos realizados lo hacen ascender a una cuarta parte 
de la población total. 

La libertad de vientres fué consagrada por la revolución 
patriota de 1810 y confirmada por la Asamblea de la Florida 
en 182 5 pero, en realidad, fué efectiva en 1842 cuando fué 
promulgada la emancipación total.. Debe anotarse que la ley 
los liberó, pero como se estaba al principio de la Guerra Grande, 
la requisa militar formó regimientos enteros de los que estaban 
en condiciones de servir, sin que esta mención de hechos signi- 
fique critica, pues los ciudadanos libres tienen sus obligaciones 
y los blancos las cumplieron al par que los de color. Por otra par- 
te, muchos de ellos se sentían inclinados al servicio de las armas, 
ya sea por el prestigio del uniforme, por el relumbrón y ciertas 
facilidades que trae consigo las funciones militares, o por el 
atavismo, pues no debe olvidarse que provenían de tribus gue- 
rreras africanas permanentemente en lucha. Lo cierto es que las 
nuestras los diezmaron. 


* 

El panorama del contrabando en auge en toda la extensión 
del territorio, nunca será bastante destacado como para impri- 
mir, en la mente de los hombres de hoy, la visión exacta de lo 
poderoso que era. 

Prácticamente, ocupaba todas las actividades, se filtraba 
en todos los ambientes, la administración era impotente para 
dominarlo, quizá una parte de ella estaba interesada en mante- 
nerlo, y era muy difícil, imposible, el refrenarlo, en aquellos 
ambientes desiertos en que las novedades no había quien las 
percibiera y en los que los destacamentos militares encargados 
de reprimirlo, eran minúsculos e insuficientes. Los buques que 
llegaban abarrotados de mercaderías, desde luego con bandera 
extranjera, y que retornaban con los cueros, sebo y grasa, deben 
considerarse por su número como el índice acusador, ilevanta- 
ble. También su barómetro. 

Como consecuencia, el dinero circulaba por todas partes y 


40 


Civilización del Uruguay 


los trabas legales solo dificultaban la rapidez de las transaciones. 
tornando operaciones que eran simples, en molestas, onerosas y 
a veces de riesgo. Pero la clásica tozudez española no cedía y 
el portugués, el inglés, el criollo, y aún el judío, — que pese a 
su exclusión por la ley también existió — actuando entre te- 
lones, se enriquecían, pero creando un ambiente amoral y aún de 
violencia. Esta falta de ductilidad del español, que a su iglesia 
dió tantos santos como héroes a su historia de guerra, acarreó al 
Fisco español, en nuestro medio, sensibles pérdidas. 

El nombre de los campos se creo en ese ambiente de cons- 
tante peligro sumándolo a los propios del cerril y difícil que 
habitaba, pero hombre parco en el decir, aunque diligente en el 
obrar, fué odiando insensiblemente al español, al "godo” que 
trababa su acción de hombre libre. Y el abismo se ahondó con 
las mercedes de tierra que la autoridad española concedió a quie- 
nes, a su juicio, estaban habilitados para merecerlas, en pago de 
servicios prestados a la Corona, o por el compromiso que con- 
traían de sujetar a rodeo los ganados alzados estableciendo la 
industria pastoril en condiciones de explotación regular. 

Pero la mente del "vaquero”, del gaucho, no estaba en 
condiciones de percibir las razones que se aducían. El siempre 
había sido libre y su acción nunca había sido coartada más que 
por los propios elementos de la naturaleza. Era un comunista sui 
generis. En su subconsciencia pensaba que todo lo que estaba a la 
vista era propiedad común. 


El campo lo había conocido de todos. Todo el mundo te- 
nía derecho de transitar por él en la medida y dirección que de- 
seara: acampar, cortar arboles y, con paja y cueros, levantar su 
casa. Había siempre dispuesto de los ganados que tenía a la 
vista, como hoy se dispone de la caza de pluma o de los peces de 
los ríos; el que los capturaba hacía de ellos lo que era de su gusto. 
Carneaba la res que más le apetecía, enlazaba y montaba el ba- 
gual que por su estampa, le había "llenado el ojo”, largaba los ca- 
ballos que le habían servido, llegados a sus manos por la misma 
vía, en cuanto no los necesitaba. Ahora todo cambiaba: transi- 
taba por el campo previo permiso. Las vacas y caballos los ha- 
blan marcado a hierro, con el signo de propiedad de un ter- 
cero, el protegido de la autoridad suponía, a quien ésta, previa- 


t 


i 


I 


f 


Horacio Arredondo 


41 


mente le había dado el campo. No se podía establecer por nin- 
guna parte sin previa autorización. Para su sentir simplista, aqué- 
llo era subversión y la culpa toda del odiado godo que ya, de 
antes, había comenzado a retacear su libertad, condicionando la 
acción de las vaqueadas al previo permiso, aún cuando desde lue- 
go, eso había sido letra muerta y en la práctica se habían se- 
guido realizándose pero, es cierto, corriendo peligro, frente a 
la autoridad, en los raros casos en que se le había sorprendido en 
la faena. 

Por eso es que muchos gauchos se alinearon en la primera 
fila de los patriotas que combatieron a España. Hablo de la 
masa inculta, de la gente sin instrucción, nacida y criada en los 
medios más primarios, donde había predominado una situación 
que, desgraciadamente hoy continúa, aún cuando disminuida 
con los hijos sin padre conocido de las peonas de estancia. 

Fue el primer golpe que sufrió el hombre primitivo que en 
un porcentaje felizmente, no elevado, no supo percatarse de lo 
que era y lo que significaba la propiedad legítimamente adqui- 
rida. Para los remisos, los indisciplinados y levantiscos que en 
todos los ambientes hay y, en mayor cantidad, en los por demás 
libres y primitivos, hubo una segunda y definitiva etapa. Fué 
una cosa al parecer sutil y leve, recia y fuerte y todopoderosa en 
la acción: al hacer su aparición el alambrado. Al cercar la pro- 
piedad con sus primeros cinco hilos, el rebelde ya no pudo ca- 
minar a campos traviesa, y esa "cosa de gringos” al marcar su ru- 
ta lo encalló haciéndolo marchar derecho un rato, algo hacia la 
derecha o la izquierda otro, pero siempre molesto y a disgusto di- 
rigido. Esa al parecer débil y endeble valla desempeñaba la fun- 
ción paralela propia de dos agentes de la autoridad puestos a 
sus costados, enseñándole el camino de manera muda pero elo- 
cuente por demás e ineludible, por la sola acción de presencia. 

Y como él había domado al potro indómito con unas al 
parecer también débiles lonjas de cuero, el alambrado lo some- 
tió al igual, dirigiéndolo, haciéndolo "blando de rienda”, tran- 
quilo unas veces, impetuoso otras, tal como lo exigen las cosas de 
la vida y limando sus aristas ásperas de primitivo, lo trasmutó en 
un ejemplar útil, un consciente ciudadano, pero conservando, in- 
tactas, todas las grandes condiciones que le son peculiares, que 


42 


Civilización del Uruguay 


eran y siguen constituyendo su orgullo. Es que los ciudadanos 
del mundo no pueden ser salvajes instintivos sino hombres cons- 
cientes, reflexivos, altivos pero disciplinados. 

#• 

Documentos de época nos informan de la técnica de que 
se valían los vaqueros para beneficiar la descendencia de los ga- 
nados introducidos al país por Hernandarías alrededor del 1611, 
desprendidos de las misiones jesuítas del Tape veinte años des- 
pués, etc. modus operandi completamente caído en desuso ya 
en el XIX y sólo posible en aquél medio despoblado* sin caminos 
ni vallas como no fueran las naturales de las fuertes corrientes de 
agua con su densa doble orla de monte bajo y espinoso. 

Los pastos más suculentos, los que más gusta al ganado 
son los de los valles y de las cuchillas con buena proporción de 
humus. Los inferiores están en las sierras pero, éstas, en cambio 
son abrigadas, sobre todo en sus abras, y sombreadas en sus 
montes, esparcidos pero protectores. Estos campos de sierra son 
"campos criadores” pues resguardan de las inclemencias atmos- 
féricas a las crías que demandan una mayor protección, pese a su 
innata rusticidad, para desarrollarse bien: los otros, son campos 
"invernadores”, de rápido engorde, que por el placer que a la ha- 
cienda mayor le procura el ingerir hierbas finas y gustosas, ésta 
los prefiere y le significa mayor peso y gordura a corto plazo. 

En verano, los campos abrigados presentan serios inconve- 
nientes. Por tales, en ellos se multiplica — como en los muy ba- 
jos, con pajonales o bañados — la infinita serie alada de insectos 
perjudiciales: moscas, tábanos, mosquitos, etc. que succionan 
permanentemente al ganado mayor — bovino y equino — pa- 
ra poder vivir, pues se alimentan de sangre. Sometida a tal tor- 
mento la hacienda enflaquece y en procura de sosiego y de las 
sabrosas gramíneas busca el valle batido por el viento, los al- 
tozanos y cuchillas sin charcas, de pasto bajo, donde los insec- 
tos no puedan guarecerse; ambiente en el cual, obligados a un 
perpetuo batir de alas para mantenerse en acción — a que los 
obligan el viento, — se agotan, por lo cual buscan los reparos 
de los montes, de la sierra, de pajonales y charcos donde los 
mosquitos etc., desovan. 


Horacio Arredondo 


43 


El ganado que pace en estos medios no sólo está siempre 
sujeto al aguijón sino que a la postura de huevos al borde de las 
heridas, lugar preferido para desovar de los distintos tipos de 
moscas, incidiendo en éstas también, en procura de sangre, in- 
fectándolas. El ganado siempre tiene lastimaduras provocadas 
por roces con árboles, peleas, etc., que, al ser visitadas por la 
mosca, se agusanan rápidamente. Al no ser curadas, como no 
lo eran entonces, y siempre que fueran en partes donde el va- 
cuno no se alcanza a sanear con la lengua, acababan con la vida 
del animal en una agonía lenta y dolorosa como pocas, pues 
cientos de gusanos los roen noche y día hasta el final. 

Por tanto es natural que, por propio instinto, la hacienda 
buscara el campo abierto en verano y el cerrado en invierno; y 
lo prefiere, invariablemente, también hoy, pues a ese respecto na- 
da ha cambiado. El hombre moderno los cura, pero siendo muy 
dolorosas las heridas infectadas, alcánzase un altísimo porcen- 
taje de muertes, por lo que esa instintiva preferencia se justifi- 
ca también hoy. 

La capa de tierra que cubre el subsuelo rocoso de la sierra 
es mínima y, por tanto, los pastos que proliferan son pocos, dé- 
biles, y por el recalentamiento del subsuelo se agotan a los pri- 
meros soles. Faltos de alimentación, los animales buscan la pla- 
nicie o las superficies onduladas donde, al haber mayor hume- 
dad, y mejores tierras, las pasturas se maritienen lozanas. Para 
mejor el agua abunda en todos los bajos. 

Pese a este inconveniente la sierra fué el refugio en el in- 
vierno cuando no hay insectos y las heridas naturales no se in- 
fectan por el frío que las esteriliza, pero también fué, en todo 
tiempo, el asilo más seguro para escapar a la acción de captura 
del hombre. Por eso es que en ella se refugiaron cuando la ac- 
tividad de los vaqueros coloniales batía las llanuras. También 
tuvo una función primordial en la economía de la época: fue- 
ron los repositorios que iban repoblando lo que el hombre des- 
truía en las cuchillas y en los valles; y es así que en las viejas 
crónicas vemos vastas zonas de campos plenas de ganado, luego 
desaparecido por la codiciosa actividad del ser humano, a los po- 
cos años vuelta a cubrirse de hacienda. Es que los animales re- 
fugiados en las sierras se habían reproducido y al estar super- 
pobladas, no tenían más remedio que aventurarse en los cam- 


44 


Civilización del Uruguay 


pos abiertos en busca de pasto, para ser nuevamente ob- 
jeto de botín. Por eso es que en las estadisticas se ano- 
tan desapariciones de ganados y a los pocos años acu- 
san la vuelta a la normalización para volver a desequi- 
librarse en seguida. Cuando corría la voz de su existencia, todo 
el elemento que actuaba en la penumbra corría presuroso a unas 
nuevas "vaqueadas”. Esto también es la causa por la que se ha- 
bla, con reiteración, de los ganados de las sierras de Maldonado, 
inmenso repositorio natural ya que en esa denominación gené- 
rica se englobaban las sierras de Maldonado, Minas, Rocha, 
Treinta y Tres y Cerro Largo, cuyo superproducción se desbor- 
daba, con preferencia, hacia la Merim o hacia el norte, menos 
poblado que Colonia, Soriano y Montevideo y por tanto más 
tranquilo. 

El ganado mayor tuvo un enemigo más encarnizado y fe- 
roz que el hombre. Fué el "perro cimarrón” que acuciado por 
el hambre, "hambre canina”, lo batia en lo más intrincado de 
la sierra, jaurías salvajes que con su abundancia él creó y que 
con él se extinguió al disminuir y al racionalizarse su procreo. 

"Parar rodeo” en la sierra a hacienda chucara fué y es casi 
un imposible. Podrían rodearse "puntitas”, a fuerza de cantidad 
de gente hábil y de perros mansos amaestrados, pero nada más. 
El ganado, al sentir la presencia de perros, sus naturales enemigos, 
o de vaqueros, se dispersaba entre los breñales donde no era posi- 
ble hacerlo salir. Es que el "criollo” — el ganado — era muy 
liviano, muy móvil, completamente diferente — la antitesis — 
del de hoy que por chucaro que sea, al correrlo se cansa y en- 
trega por su mayor peso e inaptitud para la movilidad. 

Las "vaquerías” se hacían en el llano, en el ondulado cam- 
po abierto, arreando las puntas que se encontraban pastando, 
tomándolas de sorpresa, a fuerza de gente diestra, perros ama- 
estrados y cascos de corcel. Se les "empujaba”, para embretar- 
los, arrinconándolos en las horquetas de los arroyos de caudal 
fuerte y denso monte bajo, prácticamente infranqueable por 
lo espinoso y tupido. 

No eran fáciles esos repuntes de hacienda. Trajinado de 
tal suerte, resabiada la hacienda, al momento olisqueaba el pe- 
ligro y había que tener mucha baquía, ser muy diestro, ladino y 



Horacio Arredondo 


•H 

paciente para situarlo y luego, buscándole el lado contrario al 
viento, para sorprenderlo, ir llevándola despacio, por etapas o 
violentamente, a la carrera. El arreo lento o rápido dependía de 
la distancia a que estaba el accidente natural que actuaría de 
valla formando el corral. 

Y es este medio primitivo, bravio, el que generó el gau- 
cho. Ahí formó la levadura que lo hizo fuerte de espíritu y de 
cuerpo, en una incesante lucha viril que le desarrollaron las fa- 
cultades que le fueron propias, algunas buenas — las más — que 
lo hicieron destacarse más tarde en un ambiente transforma- 
do que algunos tardaron en asimilar. Ecuestre siempre, ágil, 
nervudo, "charcón”, pues el movido medio de vida no daba 
pausas como para formar grasas, y paciente, callado, marca- 
damente parco en palabras, su vida no gregaria no lo habituó 
para "prosear” como ahora, en aquellos tiempos en los que ni 
siquiera había con quien hablar. Individualista cien por cien y 
observador, a lo que lo empujaba su vida concentrada, su viveza 
innata se expandía en la facultad de ver donde el hombre urbano, 
no alcanzaba a captar lo que él percibía. De ahí el insustituible 
"baqueano”, el yuyero, el hábil cazador, condiciones que el 
paisano de hoy retiene porque la vida rural, en los medios 
extensivos pastoriles, sigue siendo individual, solitaria, pero cla- 
ro está, que más atemperada, un abismo de lo que antes era. 

* 

Es interesante conocer la opinión que la observación del 
país han merecido a quienes lo visitaron durante el transcurso 
de los siglos XVI, XVII, XVIII, y XIX. En los relatos publi- 
cados en las más distintas lenguas, se encuentran interesantí- 
simas noticias, jugosos pormenores, informaciones sobre perso- 
nas y costumbres desaparecidas. Muchos de esos juicios están 
bien fundados, otros son fugaces; los hay que contienen no po- 
cos errores. Se trata de una fuente en la que debe abrevarse, pues 
son impresiones frescas, de contemporáneos, expresadas con toda 
libertad, sin eufemismos, fuera de los convencionalismos del do- 
cumento oficial siempre interesado, sin la frialdad de la ex- 
presión propia del papel administrativo que si a veces suele 



46 


Civilización del Uruguay 


ser fotográfico, siempre persigue una finalidad que puede O’ 
no estar de acuerdo con la verdad. 

Consignan una multitud de detalles que escapa a la do- 
cumentación general, ilustrando sobre costumbres, sobre indu- 
mentos, sobre maneras de vivir, bases sobre la que se cjmenta la 
historia de los pueblos, el desarrollo de sus civilizaciones. 

En lo que a nosotros se refiere, se trata de observaciones he- 
chas por distintos temperamentos: ingleses, franceses, españo- 
les, italianos, holandeses, alemanes, norteamericanos, etc., que 
enfocan nuestras cosas desde distintos ángulos de acuerdo con 
las modalidades de sus países de origen, lo que no poco interesa 
para sacar deducciones al hombre de hoy. 

Por regla general, preceden a esas descripciones una expo- 
sición geográfica, histórica y política del país. Aquéllas son, 
salvo casos de especialistas como Feulliet, Azara, Aguirre, Al- 
vear, D’Orbigny, Saint-Hilaire, Darwin, Burmeister, etc., infor- 
maciones de segunda mano en que se repiten las versiones de auto- 
ridades como las citadas. En el aspecto político la observación 
directa es siempre interesante porque permite apreciar como 
ve el extranjero, inesperadamente situado ante cuadros deter- 
minados a los que es ajeno por completo, en lo que no pone 
pasión; y ante esta imparcialidad, su impresión, es, a veces, por 
su agudez, digna de tenerse en cuenta. Pero, siempre hay que 
balancearlas, pues ese equilibrio de parecer suele ser más apa- 
rente que real. 

En lo que respecta al primer período hay que recordar 
que España estaba en aguda puja para la captación de tierras 
y consiguiente colonización con Portugal e Inglaterra y aún 
con Francia y Holanda. La crítica de los viajeros de estas 
procedencias debe mirarse con cuidado. Los viajeros llegados 
en plena lucha por la independencia o, ya lograda, en los pri- 
meros años, muchas veces fueron influenciados por las relacio- 
nes que adquirían al ponerse en contacto con el país. Otras ya 
venían llenos de prejuicios en favor de tal o cual bando. Si el 
contacto era con las autoridades españolas, con comerciantes 
"godos” o con gente relacionada con el círculo español, era 
hasta cierto punto lógico que las ideas de éstos obnubilaran el 
juicio del forastero en el que podía influir, sin quererlo, hasta el 



Horacio Arredondo 


4 7 


natural agradecimiento por atenciones recibidas. Así las cosas 
era lógico que estos vinieran predispuestas a mirar con preven- 
ción a los "insurgentes”, como algo infernal a su caudillo Artigas 
y como a foragidos a las huestes que acaudillaba. No hay que ol- 
vidar que los patriotas perjudicaban al comercio español lleván- 
dolo a la ruina, cosa que debe tenerse presente, pues muchos de 
los viajeros eran comerciantes, que venían a negociar, que ha- 
bían salido de sus países plenos de ilusiones y encontraban el 
medio convulsionado por los picaros insurgentes. Con todo, jus- 
to es consignarlo, hay casos en que se hace justicia, con retáceos 
o sin ellos, a los "criollos” alteradores de la paz y perturbado- 
res de la tranquilidad. Desde luego que en estas ocasiones era 
el espíritu liberal el que actuaba en la subconciencia del narra- 
dor, pues, de ser conservador, la reacción era difícil. 

Lo mismo debe decirse en los aspectos de religión. Los via- 
jeros no católicos, apostólicos, romanos denotan su antipatía por 
la Iglesia de Roma y sobre el español, en su entender, crédulo y 
obscurantista. Hay que ver como quedan los religiosos y, en 
general la grey católica, en la opinión de buena parte de los sol- 
dados y comerciantes ingleses, de manera especial a principios 
del pasado siglo, con posterioridad al intento británico de incor- 
porar el Río de la Plata a la Corona Inglesa. Los soldados derrota- 
dos y los comerciantes arruinados por los atrasados pueblos del 
Plata, no era un hecho fácilmente concebible para un cerebro in- 
glés en aquella época pleno de orgullo y de suficiencia, y este 
es otro factor digno de tenerse en cuenta. 

Si la compulsa de la literatura de viajes es provechosa, tie- 
ne otro aspecto que debe ser señalada por su importancia para 
la evocación y reconstrucciones de los pasados ambientes. Me 
refiero a los aspectos gráficos a cuyo respecto es decisiva. Los 
grabados que figuran en esos libros, es casi el único elemento 
por lo menos, el mejor con que se cuenta para ilustrarnos res- 
pecto de edificios, de aspectos edilicios, de las costumbres ur- 
banas y rurales, de los tipos raciales, del vestido y de los mil y un 
detalle indispensables para la restauración de un pasado ido sin 
dejar rastros, y lo que perdura es debido a la pintura o al di- 
bujo más que a los relatos escritos. Los artistas nacionales recién 
aparecieron a mediados del XIX y, en forma precaria, siendo sus 



48 


Civilización del Uruguay 


predecesores extranjeros. Y si bien nosotros no tuvimos ilustra- 
dores de la talla de Chamberlain, Debret, Rugendas, Ribeyrolles, 
etc., cuya obra vasta y completa nos entera de la vida del Bra- 
sil colonial e imperial, tuvimos en cambio otros artistas, mu- 
chos de ellos sobresalientes y tan buenos como los citados aun- 
que con obras menos orgánicas. En estas actividades destaca el 
citado Rugendas, pero se lleva la palma Brambila, Vidal, Da- 
rondeau, D’Hastrel, Palliere, etc. finalmente nuestro Bes- 
nes e Irigoyen, etc., y, al final, el insuperable Juan Manuel 
Blanes cuya obra folklórica, creo no se ha destacado aún con 
la jerarquía que tiene. 

La colecta de los elementos gráficos ha sido muy lenta, di- 
fícil y costosa y felizmente es de esperar que el porvenir toda- 
vía nos depare agradables sorpresas, con el descubrimiento de 
piezas desconocidas. Nuestros primeros historiadores quizá des- 
cuidaron un poco la utilización de esta fuente informativa de 
subido valor. Lo mismo sucedió en la Argentina donde las acua- 
relas, óleos, dibujos y grabados de Vidal, Palliere, D’Hastrel, Pe- 
llegrini, Pueyrredón, Monvoisin, García del Molino, Bacle, ha 
sido apreciada en toda su importancia en estos últimos años, 
sobresaliendo en esta orientación Alejo González Garaño, quien 
en sus numerosos y densos estudios iconográficos la puso de ma- 
nifiesto. 

* 

Los orígenes de la sociedad uruguaya son casi idénticos a 
los de la Argentina y, completamente diferentes a los de Brasil. 

En este país, desde el primer momento, núcleos de blancos 
se adentraron en el interior y, apoderándose de las tierras fér- 
tiles, sojuzgaron los indígenas de temperamento pacífico — los 
guaraníes en su variedad tupí — y comenzaron a explotarlas 
en alta escala con cultivos intensivos de gran rendimiento: al 
noreste la caña de azúcar, hacia el sur, hacia San Pablo, el 
café, y más cercano a nosotros, en Paraná y Santa Catali- 
na, la yerba mate. 

Interin, en la costa, se desarrollaban las ciudades muy 
lentimente en derredor de los puertos naturales. El palo brasil 


Horacio Arredondo 


49 


primero, el azúcar y el café y la yerba, empezaron a exportar- 
se a la vez que se importaba por los mismos puertos lo necesa- 
rio para la vida y el fomento de los aserraderos, ingenios y planta- 
ciones. Las corrientes inmigratorias que afluían, no se radica- 
ban, sino en mínima parte, en los puertos de la costa; se diri- 
gían al interior donde el clima era más sano y en donde estaba la 
riqueza y la prosperidad. 

Mucha gente de cierta influencia venía ya de Portugal pro- 
vista de las autorizaciones para instalarse en el interior a fin de 
hacer aquellas explotaciones. Otras las obtenían a su llegada a 
las ciudades de la costa, de las autoridades interesadas en el desa- 
rrollo de esas industrias, que si bien daban gran provecho a los 
que así explotaban las "sesmarías” concedidas, también reporta- 
ban grandes ingresos a la autoridad real. 

En este tren de colonización del interior, dado el tipo de 
cultivos intensivos desarrollados, en los que, como paso pre- 
vio, había que talar los bosques naturales con quemazones y des- 
troncamientos y extracción de las grandes raíces, se necesitaba 
mucha gente y, siendo insuficientes el aporte de los tupís, se 
comenzaron a importar del Africa cantidades enormes de ne- 
gros que, sometidos al régimen de la esclavitud — entonces co- 
rriente en todo el mundo — transformó en poco más de un si- 
glo, todo el interior, no muy lejano a la costa, en los distintos 
planaltos, que era donde radicaban las tierras aptas sin alejarse 
de los puertos por el encarecimiento del trasporte de lo que se 
cosechaba. 

Así nació en el interior del Brasil una clase social que, pese 
a lo que las leyes disponían, llevaba una vida propia a la de la 
edad media. Señores de horca y cuchillo disponían de la au- 
toridad sin freno alguno, hacían justicia por su propia decisión 
no sólo entre los esclavos, sino que hasta entre los propios blan- 
cos sometidos a su férula. Tanta era su autoridad que, cuando 
la corte portuguesa hubo de trasladarse a Río, ante la conquista 
de Portugal por Napoleón, el someter a esos señores patriarca- 
les fué tarea lenta y difícil, como lo había sido no muchos años 
antes en la propia Europa, el reducir a la autoridad real a la 
nobleza de los principales países. La autoridad de los goberna- 
dores primero y de los Virreyes después, no habían salido de 



so 


Civilización del Uruguay 


las ciudades de la costa y de cierto límite en su contorno. En 
el interior era letra muerta, en la práctica, las providencias que 
dictaban que contrariaba los intereses de ese todopoderoso pa- 
triarcado rural y, hasta la misma autoridad de los Obispos, obraba 
en el vacío en ese ambiente pleno de preocupaciones religiosas, 
pues el clero del interior respondía más a la fazenda que al obis- 
po. En casi todas esas "casas grandes” había capillas y cape- 
llanes permanentes que obraban de acuerdo con los deseos del 
señor y no del Obispo, eludiendo, dilatando o contrariando, 
casi siempre por medios indirectos, las disposiciones de la auto- 
ridad eclesiástica que atentara contra sus privilegios. 

Las ciudades de la costa prosperaban, pero muy lentamen- 
te. El clima caliente y malsano por un lado y, por otro, la falta 
de negocios reproductivos, hacía que llevaran una vida lángui- 
da, nutriéndose del vaivén comercial entre las fazendas y el 
puerto; pero corriendo los años, este comercio fué incrementan- 
do, se instalaron algunas industrias y comenzaron a tener su au- 
tonomía, hasta que llegó el momento, fines del siglo XIX, en que 
robustecidos en su economía y amparados por la autoridad real, 
la burguesía comercial que se creó, pudo tratar en plano igual 
a los poderosos dueños de fazendas. Ya a fines de esa centuria 
comenzó a declinar el poder de los ingenios, la vida se huma- 
nizó aunque muy lentamente, las urbes se multiplicaron y se 
fueron extendiendo y saneando, y la vida de la nación se regula- 
rizó primero, en derredor del rey portugués en el exilio, luego, 
alrededor de su propio monarca cuando el Imperio se creó y, al 
final, dentro del sistema republicano federal privativo del país 
del norte. (9) 

* 

En el Plata sucedieron las cosas de distinta manera, y esa 
es una razón entre otras, por la cual siempre se anotaron diferen- 
cias profundas entre estas sociedades y las del Brasil, acentuadas 

(9) En la parte gráfica ilustrativa de ese ambiente se compulsan, con 
provecho, las obras siguientes: Teniente Chamberlain. "Vistas e costumes 
da cidade a arredores do Rio de Janeiro em 1819-1820”. Rio MCMXLIII. 

Joáo Mauricio Rugendas. "Viagem pitoresca através do Brasil”. San 
Pablo 1940. 

Se trata de la segunda edición. 

De este autor, que visitó Montevideo, existen algunos diseños inédi- 


Horacio Arredondo 


51 


por el fuerte porcentaje de sangre india y negra que corre por 
sus venas, por el clima tropical que produce los estragos de to- 
dos conocidos en los pueblos que en él se desarrollan y por las di- 
ferencias topográficas que desde el primer momento señalaron 
distintas necesidades, producciones sin parentesco, mercados de 
colocación y de importación desemejantes. 

En el Plata, el clima templado facilitó el desenvolvimiento 
de las ciudades, pues al ser en extremo saludable no impelió 
a sus pobladores a penetrar en el interior buscando la altitud y, 
de consiguiente, la temperatura más fresca y la sanidad del am- 
biente. Los campos alrededor de los puertos tenían tierras tan 
fértiles o mejores que las del interior y, en consecuencia todo 
contribuyó a su población para no alejarse. Fueron los centros 
de civilización, donde siempre residió el mayor progreso, la ma- 
yor cultura, constantemente alimentada y renovada por el con- 
tacto de la navegación de alta mar que trae de los pueblos más 
adelantados los fermentos que les han procurado ese grado de per- 
fección de que hoy disfruta. 

Estos factores fueron decisivos, pero existían otros más po- 


tos sobre nuestras cosas, que adquirí para el Museo Histórico Municipal 
hace años. También los hay en poder de particulares y hasta un óleo. 

Jean Baptistc Debret. "Viagem pitorcsca e histórica ao Brasil”. San 
Pablo 1940, en dos volúmenes. 

Charles Riberolles. "Brasil pitoresco”. San Pablo 1941, en dos tomos. 

Thomas Davatz. "Memorias de um colono no Brasil”. (1850). San 
Pablo 1941. 

La librería Martins, de San Pablo, editora de estas obras — a excep- 
ción de la de Chamberlain — ha publicado otros varios volúmenes de obras 
fundamentales sobre estos temas, ilustradas con diseños originales de los 
autores, casi todas. 

Edgard de Cerqueira Falcao, publicó en 1940, en San Pablo, una mag- 
nifica obra "Reliquias de Bahia. Brasil”, espléndidamente impresa con de- 
talles de la arquitectura y amoblado. 

(Lo mismo ha hecho, aunque con distintos enfoques, la Academia Na- 
cional de Bellas Artes de Buenos Aires en las numerosas publicaciones ilus- 
tradas e impresas a todo costo en lo que a la Argentina se refiere). 

En la escrita, las notables obras de Gilberto Freiré: "Casa Grande e 
Senzada” y "Sobrados y Mucambos”, las mejores producciones, con la de 
Arthur Ramos, "Las poblaciones del Brasil”, del país norteño sobre los te- 
mas que tratan; 


6 


52 


Civilización del Uruguay 


derosos aún para contrariar la penetración y el establecimiento 
de núcleos de conquistadores tierra adentro. 

El interior de los paises del Plata estaba poblado por tri- 
bus guerreras que hubieran exterminado toda población que se 
fundara en su jurisdicción . España, por su composición lo 
demuestra la historia — fué un país formado casi sólo para la 
guerra. Su soldado ha sido y sigue siendo — pese a su relativa im- 
portancia actual en el concierto mundial — un soldado magní- 
fico. Lo demostró en sus luchas seculares, pues mantuvo penden- 
cia con todos los pueblos de la tierra, incluso con el portugués 
a quien siempre derrotó en el campo de batalla, como el lusi- 
tano siempre venció a España en la lucha diplomática que si- 
guió a las guerras. Pese a ésto, España en el Plata, después de tres 
siglos de dominación, se fué y apenas si en los últimos cincuen- 
ta años había logrado conseguir la posesión permanente del in- 
terior. Mismo asi, en la orilla, sólo al final del siglo XVIII pu- 
do dominarse el sud. Y eso que España se empleó bastante a fon- 
do. En nuestro medio, los charrúas, después de dos siglos de 
combate, abandonaron la costa y se replegaron al interior diez- 
mados y quizá llevados también por la vida tranquila de los 
campos poblados de carne en abundancia. Sabido es que los úl- 
timos núcleos fueron destruidos sólo a los pocos años de logra- 
de la independencia, ya bastante entrado el siglo XIX. 

Establecerse en el interior no fué posible, por lo menos en 
la primera centuria después del descubrimiento. Por otra parte, 
no había objeto, ni finalidad práctica de ganancia de dinero, 
sin miras ni posibilidades de explotar azúcar, café, algodón, 
tabaco y otros cultivos que el clima impedia y a cuya produc- 
ción la tierra no se prestaba. El conquistador iba tras el oro, tras 
la encomienda de indios que le vendía sin mayor gasto su pro- 
ducto, allegado por los braceros que explotaban la veta promi- 
sora. Y aquí no había oro y había pocos indios, y, para peor, 
indóciles y rebeldes a toda disciplina como se ha dicho. 

Dado el permanente estado de agresividad de los charrúas, 
que era la tribu mayoritaria, y el fracaso de las reducciones reli- 
giosas intentadas con los chanaes, etc. no fué posible explotar 
a los indígenas como se hiciera en el Brasil y en el Paraguay, 
Bolivia y Perú por el bárbaro sistema de las encomiendas sólo 


Horacio Arredondo 


53 


viable, por otra parte, donde hubiera cantidad de indígenas de 
índole pacífica, fácilmente dominables. 

En el país los había en pequeño número e irreductibles y, 
a más, reitero, no había nada que explotar. La riqueza ganade- 
ra, que en el futuro fuera la base de su engrandecimiento econó- 
mico, no había aflorado aún. Apenas si vagaban los primeros va- 
cunos y equinos alzados que, al multiplicarse y seleccionarse de 
acuerdo con el principio genético del más fuerte, del más apto, 
más sano y más valiente, en consecuencia más apto para pa- 
drear, habian de crearla. 

Dado el espíritu indomable de los indígenas no existió, en 
el grado de otros países, la complacencia de la mujer guara- 
ní, por ejemplo, al entregarse al blanco falto de compañeras 
de su raza, como tampoco pudo contribuir al aumento de po- 
blación la pasividad de la negra esclava, pues aquí eran esca- 
sas; no había la imperiosa necesidad de brazos que atraian 
a los buques negreros al Brasil, Jamaica — las Antillas todas — 
y sud de lo que luego fue los Estados Unidos, que los ne- 
cesitaban como cosa vital. 

Por eso es que la sociedad se constituyó con muy poci 
mezcla de las razas indias y africanas que tantos problemas 
presentan hoy al estadista sudamericano, donde han formado 
la base de muchos pueblos, dando un porcentaje de natalidad 
de mestizos, indios y negros, que trastocan los mejores planes, por 
la dificultad de su adaptación a la vida moderna. 

Las fortísimas corrientes de inmigración llegadas a Sud 
América, en el Plata se cruzaron casi entre si, en una tierra 
feraz y en un clima saludable y dieron por resultado una des- 
cendencia de primer orden. El calor del trópico no la agotó, 
las enfermedades propias del mismo le fueron desconocidas y 
el hecho, de que el ganado, al propagarse, pusiera una alimen- 
tación de primer orden a precios ínfimos al alcance de todos, 
hicieron el milagro de que la alimentación no fuera nunca un 
problema, y que el clima excelente y la mejor nutrición for- 
jaran la nueva población que se crió vigorosa y sana. Desgra- 
ciadamente hoy comienza a no serlo por lo menos en mínima 
parte, en el campo. Las generaciones se criaron fuertes, en un 
ambiente de libertad, donde la conciencia democrática se arrai- 


Í4 


Civilización' del Uruguay 


gó desde el primer momento en el sentir del pueblo. Quizá esa sea 
una de las causas porque aquí nunca nadie intentó hablar si- 
quiera de gobiernos monárquicos, porque la tradición de este 
régimen de gobierno no podía arraigar en el medio libre; y no 
hubo las diferencias de clases sociales que han entenebrecido la 
historia de tantas patrias americanas. 

Triunfó el más apto, el más capaz, el más instruido, el 
mejor dispuesto por natura para descollar en la vida. To- 
das las actividades estaban y están abiertas a todos, dentro de 
un clima de libertad y de igualdad, lo más perfecto que pue- 
da pedirse dentro de la inevitable imperfección humana. 

Este cuadro halagador tiene sus contrastes, como todo 
cuadro, de ser verídico, los tiene. 

El exceso de libertad que pueda haber habido en nuestro 
medio, quizá haya sido causa de cierta tendencia a la indisci- 
plina y a la crítica no constructiva que, a veces suele aflorar; 
pero ésto puede también tener otros orígenes y nunca, ni aún 
así comprobado, se debe ser partidario de restricciones de cla- 
se alguna. El indisciplinado, a fuerza de recibir los golpes 
que aplica la vida, o será dominado o sufrirá tal desgaste que 
lo tornará más dirigible; y los críticos contumaces, a fuerza 
de fracasos, ante el temor de que los más se percaten de la fal- 
ta de base que les asiste en sus decires, también serán más com- 
prensivos y más cautos en el abuso de una función que, al ser 
empleada como debe serlo, sólo beneficios puede producir a 
todos. Quizá también estas reflexiones sean puro lirismo. . . 

ETay otro problema que se ha presentado y viene agudi- 
zándose y es, la falta de aptitud para el trabajo de algunos de 
los planos más primarios de la sociedad, sobre todo en el campo 
y es la falla a que más atrás me he referido y en especial ma- 
nera lo acusa la explotación rural extensiva. 

Esta falta de interés se acentúa en la descendencia que, 
con el encarecimiento de la vida, mal alimentada, es presa de to- 
dos los vicios y espiritual y físicamente se desarrolla mal. Otra 
negra faceta es la falta de preocupación por el mañana: se vive 
al día, no hay interés por el ahorro. Si se dan buenos jornales és- 
tos no van a la familia completos, llegando sólo en mínima par- 
te: el vicio los absorbe casi íntegros: el juego, la bebida. Si es 


Horacio Arredondo 


Jí 

mujer, el importe de su trabajo bien retribuido, igualmente se 
dilapida en trapos, en medias de seda, en chafalonía de relum- 
brón y ésto sucede hasta careciéndose de ropa blanca elemental. 

Otro defecto de ciertas clases modestas, reside en su deseo 
de holgar. Se trabaja unos meses y después se vive de lo 
ganado hasta que se acaba. Estos últimos aspectos están también 
en la vida de ciudad pero, felizmente, como pequeñas manchas. 
En ti campo ganadero existe el problema de los “rancheríos”. 
Hay que arrancarlos de raíz y de ésto se habla ya y es de es- 
perar que nuestro pequeño país que, por ser tal y por estar 
muy adelantado, teniendo esos problemas en pequeña escala, 
arbitrará los medios que supriman esos malos brotos como su- 
primió el gaucho malo, el cuatrerismo, y los compadres de los 
suburbios urbanos que existieron en la mayor parte del si- 
glo XIX. (10) 

* 

La paulatina conquista del interior se efectuó lentamente 


(10) Estas desagradables constataciones que deben hacerse presente, 
crudamente, sin eufemismos — poniendo el dedo en la llaga — explican 
el fenómeno de cómo casi siempre e! extranjero triunfa en todos nuestros 
ambientes. Pese a la inteligencia natural y la vivacidad propia, de todas 
nuestras clases sociales, el escaso deseo de prosperar, "con hechos”, ha pro- 
ducido lo que todos tenemos a la vista diariamente y viene sucediéndose 
sin interrupción desde mucho atrás. Y cuando se produce la excepción, 
cuando hay iniciativa y el empuje no ha sido de palabra, sino de hechos, 
la falta de constancia ha derribado las mejores concepciones, los planes 
más bien urdidos. También contribuye a esa derrota el placer de gastar 
que si bien ha traído consigo muchos beneficios, al aumentar los standard 
de vida confortable, ha sido, no pocas veces, la causa de innumerables fra- 
casos. Felizmente, en ciertas clases el índice de esta tendencia acusa re- 
troceso. Nacionalista como soy pienso que, molestando mi íntimo sentir, 
esta tendencia favorable se acusa por la infusión de sangre extranjera "prác- 
tica”, tesonera, que tienen las últimas generaciones de uruguayos progre- 
sistas, perfectamente equilibrados de hoy. Mi amor a todo lo autóctono 
no es tanta que me haga olvidar que la mejora que producen ciertas mez- 
clas es innegable y que los beneficios de los cruzamientos es un principio 
zoocténico en la selección de las especies que no puede variar aunque la 
fijación ya es harina de otro costal. También la vida holgada de antes se 
fué, y el hombre nuevo, que es producto del medio, revelará en sus mo- 
dalidades eso que faltaba: actividad disciplinada, tesón. Esto tardará más 
en producirse en el campo, pero vendrá, como ya hace tiempo se nota en 
la ciudad donde los índices de ahorro van repuntando. 


56 


Civilización del Uruguay 


pero siempre subordinada a la ciudad de la que fué un desbor- 
de de vitalidad que se encarriló hacia el interior de manera 
lógica, siguiendo la tendencia de quienes se sentían inclinados 
a las tareas ruralistas por temperamento. 

La población de tierra adentro siguió vías naturales, fué 
espontánea y por eso arraigó y no hubo lucha con la ciudad, 
pese a que, siempre, ésta dependió de aquélla. Nuestros rubros 
de exportación así lo comprueban en el presente y en el pa- 
sado 

Otra ventaja y no pequeña fué el buen origen de la in- 
migración allegada al país, siempre espontáneamente, salvo una 
que otra iniciativa particular que la provocó, tutelada por la li- 
beralidad de nuestra legislación al respecto, (Colonia Suiza, en 
Colonia, etc.). No hubo colonizaciones oficiales como las hubo 
en el Brasil durante el Imperio, que allegaron cientos de miles 
de alemanes e italianos industriosos a los estados del sud del Bra- 
sil y también a la Argentina, con plétora de tierras fiscales a 
adjudicar. En nuestro país, prácticamente, no las hubo, quizá 
por su área reducida y por otros factores cuyo análisis escapa i 
los límites de este trabajo, siendo una de las escasas excepciones 
de colonización oficial, la Colonia Rusa de Río Negro. 

Y tan espontánea fué que llegó y llega llamada por los pro- 
pios extranjeros de atrás radicados en su suelo, que vieron en nues- 
tra patria ambiente propicio como para justificar la venida de 
familiares y allegados seguros de poder formar hogares felices 
y de curvarse en tareas reproductivas y dignificantes. 

Las condiciones de nuestro suelo nunca fueron propicias 
para la radicación de grandes explotaciones agrícolas, como 
lo fueron muchas extensiones de la pampa y de la mesopota- 
mia argentina, favorable, como las llanuras de Ucrania, a las 
producciones de grandes stock de cereales. 

Esto trajo a la otra orilla del Plata, otro tipo de inmigra- 
ción, aquí desconocido, la temporal, la llamada inmigración "go- 
londrina” que aparecía y desaparecía volviendo a sus puntos 
de origen después de levantadas las cosechas. 

Tampoco ha existido aquí el problema del minifundio tan 
perjudicial como el latifundio, mal este último que se va co- 
rrigiendo en forma natural, por la subdivisión de las grandes 


Horacio Arredondo 


57 


propiedades por la herencia, las facilidades que procuran las le- 
yes dictadas para combatirlo, el aumento de población logrado 
por el crecimiento vegetativo normal y una inmigración siem- 
pre afluyente, espontánea y vitalizadora. 

Ese problema del minifundio ya se anota en algunas pro- 
vincias argentinas, norteñas, y en las colonias alemanas del sud 
del Brasil, que ha producido estancamientos de crecimientos y 
hasta ha hecho retrotraer a parte de los descendientes de las 
primeras colonias germanas de Paraná, Santa Catalina y aún 
Río Grande del Sud, casi al tipo indeseable del "caboclo”, después 
de tres generaciones. En el Uruguay eso es desconocido, como 
también los grandes males que para la economía ha legado la 
monocultura latifundiaria practicada en Bahía y otras zonas 
de antiguo dedicadas a la producción de la caña de azúcar, 
con el agotamiento de las tierras, la tala inconsulta de las 
grandes selvas distribuidas en una topografía accidentada don- 
de las explotaciones reiteradas, sin las debidas precauciones del 
caso, han traído el otro problema igualmente terrible: el de la 
erosión de suelos cultivados en declives del 30 al 60 %. 

Estos problemas no los tiene el país, aún cuando el de la 
erosión ya se ha presentado, pero sin las proporciones que asu- 
men en otros lugares de América, incluso en los Estados Uni- 
dos, y el agotamiento de las tierras, se anota en Canelones, don- 
de quizá pueda combatirse exitosamente por medio de fertili- 
zantes y en donde también, el minifundio, da la impresión de 
que aparece. 

Son aspectos éstos que los menciono a simple título infor- 
mativo como complemento de la descripción de nuestro am- 
biente tomado desde su origen. (11) 


(11) Una reforma agraria de fondo programada y realizada "in to- 
lum”, no por teorizantes políticos o técnicos idealistas, sino por hombres 
competentes conocedores del ambiente, agrónomos capaces a ser posible, 
ayudados por gobernantes de autoridad, necesita el pais. Hay que com- 
batir el latifundio improductivo o el atrasado, socializando la posesión de 
esas tierras, que posiblemente son las más, dándolas a quienes personal- 
mente las trabajen, contrariando abiertamente a quienes la arriendan o ex- 
plotan por intermedio de medianeros o de terceros, mayordomos o simples 
capataces que son las primeras víctimas de este modo de trabajar absurdo 
tn donde no mejora el bien, no se hacen bienhechurias, nadie se encariña con 


58 


Civilización del Uruguay 


la tierra y así se va a la explotación exhaustiva del suelo y de los pocos 
montes que quedan. La vivienda rural no prospera, todo se hace con 
el mínimo de gastos para sacar el mayor provecho, y la renta asi lograda 
la absorbe la ciudad. Debe haber el mayor número de propietarios e in- 
culcarse a estos el mejor modo de vivir. Unica manera de que la granja, 
la huerta, las plantaciones forestales, y la artesanía prospere y se sienta 
codiciosa en la mejora de su área y se presente con orgullo con los de- 
talles del moderno confort. Ese medio, al utilizar mayor número de bra- 
zos, creará un ambiente de noble emulación y los rancheríos y los "pueblos 
de ratas” desaparecerán, como han desaparecido en los departamentos ade- 
lantados del país donde el agro se ha cultivado como debe serlo. 

Y de llegar a esta etapa promisoria no hay que hacerse ilusiones que 
todo el país pueda ser medido con el mismo rasero, porque las tierras fe- 
laces del país son pocas, mucho más escasas de lo que la gente del mon- 
tón, de la ciudad sobre todo, cree; y el clima tampoco se presta para ciertos 
cultivos intensivos. Tampoco hay grandes mercados al respecto. Hay que 
cambiarle el estómago al criollo del interior, al pobre y al rico, pues mien- 
tras se contente con asado, guiso, puchero sin verdura, mate y galleta, la 
granja no puede prosperar. Hay que hacerlo, en cierto modo, sibarita: pro- 
curar que apetezca frutas, verduras, quesos, cremas, aves, miel, comidas 
variadas, pescado, vinos, desterrando, como primera providencia, la "caña” 
ese veneno embrutecedor. La tierra se cultivará para procurar esa mesa 
variada y vender los sobrantes y en vez de alhajar la casa con la simpli- 
cidad de ahora, difundir el cuarto de baño, los muebles coquetones, las 
esteras y las alfombras, las cortinas y los visillos y los mil y un detalles 
de la casa acogedora y confortable. Eso dará ocupación reproductiva a 
los artesanos que producen todos esos elementos procuradores de bienestar 
y creadores de estética. 

La explotación de las sierras poblando sus alturas de densa arboleda 
artificial, al crear nuevas fuentes de riqueza, variará el clima, regulará las 
precipitaciones pluviales y tornará productivas tierras a las cuales hoy saca 
mínimos beneficios la ganadería. Lo mismo debe decirse de las dunas, de 
los terrenos muy arenosos, de los anegadizos y de todo suelo inferior. Sólo 
en ellos prosperará el árbol, pero elegido, no cualquiera, sino el que la 
experiencia indique que pueda darse bien en medios pobres. 

Esto no quiere decir que se deba matar la ganadería en los estableci- 
mientos donde la hay sobresaliente y la subdivisión de ías tierras de ninguna 
manera importa su desaparición: basta el ejemplo de Inglaterra, Holanda, 
Francia, Suiza, etc., poseedoras de los mejores rodeos de razas de carne y 
de leche. Alcanzada esa meta, venderemos reproductores y rodeos modelos 
al Brasil, al Paraguay, etc., como ya se ha empezado a hacer, y a otros países 
y los "pueblos de ratas” y el latifundio improductivo que hoy afrentan algu- 
nos sectores del interior del país — precisamente donde es más precaria la si- 
tuación material y moral del campesino — desaparecerá de raíz. Proceder 
de otro modo, entiendo, es perder tiempo y dinero de manera lamentable. 

Escuelas con programas "prácticos”, el desarrollo al máximo posible de 



Horacio Arredondo 


59 


la enseñanza industrial, selección de semillas, estaciones de monta de se- 
mentales de pedigrée, incluso suinos, y caprinos, enseñanza avícola, con- 
cursos con premios en animales, control en cierta manera coercitiva del 
agrónomo sobre la tierra. Que el Estado enajene la mayor área, lo que le 
permite imponer condiciones drásticas de vigilancia en la racionalidad de 
los cultivos dentro de la mayor liberalidad en los pagos, fomento de las 
cooperativas, liberación de gravámenes a quienes se vayan instalando y, 
luego de afincados, a quienes se destaquen en la explotación y, otras mu- 
chas cosas, pueden hacer el milagro. Y respetar al capaz. 

La colonización con núcleos extranjeros selectos — no con rusos como 
en Río Negro, sino como se hizo con suizos en Colonia — mezclando, con- 
cienzudamente, dosificando los criollos emprendedores y capaces con la gente 
indolente de los rancheríos, hombres y mujeres jóvenes, en torno al núcleo 
de "importados” quizá debiera ensayarse; como también un par de colo- 
nias de gente pescadora europea en las costas del Este, como intenté ha- 
cerlo en las zonas de turismo, donde la venta de pescado a precios rendidores 
está asegurada en el verano y su expendio a Montevideo, en el invierno, con 
unos cuantos vagones frigoríficos cuando desaparece el turista, lo que asegu- 
rarla su funcionamiento normal. La riqueza de pesca en el Este es fabulosa: la 
zona de Punta del Este y de Santa Teresa, está considerada por el Con- 
greso Internacional de Pesca celebrado en París hace cosa de 15 años, 
como uno de los más ricos y variados del mundo . . . En esa zona hay 
lobos marinos, quizá 50 o 60.000, según puede colegirse de lo que pro- 
ducen las matanzas anuales. Cada lobo, de voracidad insaciable, ingiere 15 
o 20 kilos diarios, por lo menos, de peces. Donde hay colonias de lobos hay 
pues pescado en abundancia, resulta así una verdad de Perogrullo, sino emi- 
grarían, y lobos hay en muy pocas partes de la costa del océano. 



CAPITULO III 


Formación de la Nacionalidad 

LA SOCIEDAD URUGUAYA; SU EVOLUCION. MONTEVIDEO ESPAÑOL. LA C1S- 
PLATINA. USOS Y COSTUMBRES. AMOBLADO, DECORACION Y ALH AJAMIENTO 
PE LA CASA PRIVADA. INDEPENDENCIA Y ORGANIZACION NACIONAL. LA 
INMIGRACION. EL COMERCIO. LA INDUSTRIA 


Mediado el siglo XVIII, la sociedad montevideana fue acen- 
tuando las características que la personificaron desde sus orí- 
genes. 

Estaba constituida, en su núcleo inicial, por pequeños la- 
bradores que cultivaban las chacras repartidas fuera del ejido 
sobre el Miguelete, donde a más de las culturas extensivas — tri- 
go, maíz, etc. — se plantaron frutales y Verduras con tanto 
éxito que los viajeros anotan su excelencia, su abundancia y 
su baratura. 

Hombres acostumbrados a las duras faenas del agro en 
los lugares de que procedían, les fue fácil desarrollar, en tie- 
rra virgen y fértil, actividades similares y las extendieron con 
éxito a la explotación ganadera extensiva, ya que no era no- 
vedad para ellos el cuidado del ganado vacuno, caballar, has- 
ta del ovino, como auxiliares de las "chácaras” peninsulares. Ante 
la inmensidad de nuestros campos, ya superpoblados de hacien- 
da vacuna y caballar, no es de extrañar que sintieran deseos de 
extender hacia ese sector el nuevo ambiente, desde que el amor 
a la tierra, hermana estrechamente, las distintas tareas del agro. 
Y así fué que a la vez que agricultores, fueron ganaderos sin el 
menor esfuerzo. Mediado el siglo XVIII, habían solicitado buena 
porción de las tierras realengas y, concedidas que les fueron por la 
autoridad interesada en crear nuevas fuentes de riqueza pública 
para contrariar las depredaciones del indio y del portugués veci- 
no y constante invasor de las fronteras del norte y del este, aque- 
llos hombres se sintieron amparados y comenzaron con bríos 
la nueva función de colonos. Y así por esos años, podemos ver 
a muchos antiguos agricultores convertidos en estancieros. Fá- 


62 


Civilización del Uruguay 


cil sería formar una lista de los primeros pobladores que con- 
trajeron sus afanes a la industria exclusivamente pastoril. So- 
bre todo, las familias con hijos varones en edad de actuar, se 
aventuraron a poblar en franja oscilante no mucho más allá, 
en las primeras salidas, de cincuenta kilómetros de la plaza. Se 
esparcieron por ella con la voluntad propia de los hombres de 
acción. En los comienzos, con simples recogidas de ganado al- 
zado, que, en reiterados contactos, fueron "arrocinándolos”, lue- 
go marcándolos y, finalmente, sujetándolos a rodeo. 

Era lo lógico. Las actas del Cabildo nos informan de con- 
tinuas expediciones punitivas organizadas en la plaza, sobre 
base militar, para amparar a éstos, nuestros primeros pioners, 
y el "poblar” más o menos de firme fue consecuencia inme- 
diata de esta protección que amparaba esfuerzos y generaba 
riqueza; y fue buscada por la gente de brío. 

La transformación del medio rural se efectuó lenta pero 
normalmente, con los inevitables avances y retrocesos propios 
al dominio pleno de un ambiente hostil. Encauzada y bien vis- 
ta esa tarea por la autoridad real, los beneficiados por los prime- 
ros repartimientos y sus descendientes, para nada se acordaron 
de la merced del Rey, que por el solo hecho de avecindarse afin- 
cándose en Montevideo, los había tornado en hijodalgos. Es deta- 
lle que conviene destacar, pues señala una profunda diferencia con 
otros repartimientos de tierra americana donde los beneficia- 
dos, llenos de prejuicios raciales o de orden social, esclaviza- 
ron al indio y crearon clases, categorías fundadas sobre la in- 
justicia, el despojo y la explotación humana, que más tarde ori- 
ginaron problemas de difícil solución, luchas sangrientas y odios 
inextinguibles. (12) 


(12) En el subtratum de la formación de la nacionalidad, tuvimos el 
indio, al charrúa, que fue una variante de las parcialidades indígenas que el es- 
pañol encontró en todo el vasto continente americano. Jamás se doblegó 
ante el hombre blanco y fué extinguido a sangre y hierro como todos sa- 
bemos, pero no sin que antes los cruzamientos habidos con el odiado blan- 
co, dejaran en su descendencia, el germen de su amor a la independencia 
pese a que su sangre se aportó en escasa proporción, como lo he dicho prece- 
dentemente. Quizá esc sentimiento de amor a la libertad en él fué tan 
poderoso que, bastaron partículas, para hacerlo subsistir. 

Esta característica la heredó el gaucho como todos los historiadores y so- 


Horacio Arredondo 


63 


Pero esta es sólo una faz del Montevideo primitivo, quizá 
la más simpática y la que, con el correr de los tiempos, a favor 
de otros factores coincidentes, crea en la subconciencia del 
pueblo oriental la base del sentimiento democrático, la concep- 
ción igualitaria y el amor a la libertad que siempre, desde las 
lejanas épocas de Artigas, el campeón intuitivo de estas nobles 
idealidades, felizmente ha distinguido a nuestro pueblo en el 
concierto de las naciones, proclamando en congresos y en con- 
ferencias internacionales las ideas más avanzadas de justicia, 
dentro del orden y del respeto a todos los derechos y presentan- 
do en su legislación un cuerpo de leyes que le honran. 

* 

Rápidamente la ciudad fue recibiendo nuevas aportacio- 
nes. Los más venían de paso y eran soldados, marinos y em- 
pleados de gobierno. Debe tenerse presente que Montevideo 
fué, desde sus orígenes, y durante todo su primer siglo de vida, 
una ciudad esencialmente militar, de soldados y de marinos, los 
cuales, con sus características de función, no dejaron de plas- 
mar en la masa los sentimientos de pundonor, de marcialidad y 
de resolución que tipifican sus profesiones. A la vez que llave 
militar de los inmensos territorios que luego constituyen el Vi- 
rreinato del Plata — el Uruguay, la Argentina, el Paraguay y 
Bolivia de hoy — lo fué también de superficie no muy inferior 
del Brasil Colonial: Matto Grosso. Fué también la llave del 
Atlántico Sud por la profundidad natural de su puerto y ac- 
cesos, su situación estratégica, etc. Plaza militar de primera 
clase y Apostadero Naval de igual calidad, es de imaginar el 


ciólogos lo lian reconocido, y se sigue en esta senda, pese a la fuerte co- 
rriente inmigratoria europea mezclada a la gran masa española primigenia, lis 
proverbial el orgullo y la soberbia del español, en estos aspectos tan irreducti- 
ble como los charrúas, y si se piensa que nuestro pais ha sido y continua 
siendo, al igual que Inglaterra en Europa, el asilo de todos los perseguidos 
políticos, fácil es inferir que las corrientes de sangre francesa e italiana 
de las personas de ideas liberales que las luchas políticas habidas en esos 
países, han impelido a nuestras playas, ha contribuido a vigorizar el sen- 
tir nacional en este aspecto que estuvo potente desde su origen. 



64 


Civilización del Uruguay 


trasiego de gente que ésto significaba en la tranquila vida de 
los dominios españoles de América. En ellos era la excepción. 

El intenso movimiento de dinero que estas condiciones im- 
portaba, fué también excepcional, pues el tesoro español ex- 
traía de otras fuentes americanas miles y miles de "petaconas”, 
buena parte de las cuales se invertía en el pago del presupues- 
to del ejército de mar y tierra, en el aprovisionamiento de los 
buques, en el apresto de sus cargas así como en su desembarco, 
con lo que se dió entrada a un nuevo elemento: el comercio. 
Y éste de firme se afincó, y fué fuerte y próspero, pués es pro- 
verbial la largueza con que el marino y el soldado invierten las 
remuneraciones que perciben. Captadas por el pequeño comer- 
cio, estas inversiones en su primer trasvasamiento, el dinero 
afluía de inmediato a las casas mayoristas y las barracas o depó- 
sitos proveían prontamente las mercaderías reclamadas por el 
comercio menor. El origen de las primeras grandes fortunas 
uruguayas de esa época tuvieron esa causal, acrecidas por la 
provisiones de las fuerzas armadas, cuyos grandes pedidos de- 
jaban amplio margen de ganancia. Y hubo no pocas firmas 
montevideanas que fueron armadoras, que compraban barcos 
fletaban propios y ajenos y los enviaban al Brasil y hasta a la 
propia España, Cádiz, con los productos de la tierra, retornan- 
do con las mercaderías peninsulares. 

Mucho se puede escribir sobre este tema casi virgen, que 
constituye uno de los aspectos más interesantes de la historia 
económica del país, cuyo estudio ha sido diferido por nuestros 
investigadores que han mostrado clara preferencia por los te- 
mas políticos y militares. El país tiene sobre estos tópicos un 
acervo interesantísimo, que estimo da solución y pone a punto 
una porción de sucesos que se han creídos, planteados o resuel- 
tos por otros factores muy distintos de los reales. ( 13 ) 

Si bien la mayoría de soldados y marineros estaban poco 
tiempo en la ciudad otros, — cuerpos de guarnición, barcos 


(13) Exceptuando Eduardo Acevedo; "Notas y apuntes. Contribución 
a la historia económica y financiera del Uruguay”, Montevideo 1903, en 
dos volúmenes y los enjundiosos trabajos de Julio Martínez Lamas "Ri- 
queza y pobreza del Uruguay”, Montevideo 1930, y "Economía Urugua- 


Horacio Arredondo 


65 


de guerra de estación — residían en ella por largos meses y has- 
ta años. En cambio, el cuerpo de funcionarios de las depen- 
dencias navales y militares era más estable y muchos de 
ellos venían con sus familias y se avecinaban en la ciudad. To- 
dos se relacionaban como es natural y la sociedad colonial se 
mezcló, las clases y soldados por un lado, los oficiales y em- 
pleados por otro, creando una clase social más elevada, de ma- 
yor ilustración y también de mayores posibilidades económicas. 
Entre los oficiales los había de todos los grados y, en ellos de 
los más aventajados y capaces, ingenieros no pocos que venían 
a efectuar las interminables demarcaciones de límites en la fron- 
tera, las grandes fortificaciones; y ese fue el origen de numerosas 
radicaciones definitivas del que arrancan porción de familias 
uruguayas y argentinas cuyos descendientes debían figurar en 
los primeros planos de la milicia, de la política y de la sociedad 
dentro del período hispánico y en el de la independencia. El al- 
to porcentaje de casamientos con las "hijas del país” fué cosa 
común y está documentada en los numerosos expedientes for- 
mados en los casos en que el contrayente figuraba en la admi- 
nistración y cuerpos militares, en cuyas circunstancias, para la 
firma de los respectivos contratos matrimoniales, era de rigor 
la previa licencia real. 

Este es el panorama de los primeros tiempos de la sociedad 
urbana, en uno de sus aspectos; pero hay otro, de más destaca- 
do relieve en la vida pública local: y es la actuación de la masa 
de los primeros labriegos y hacendados en el Cabildo de Monte- 
video, remarcable escuela democrática plena de virtudes cívicas. 


ya”, Montevideo 1943, nada orgánico se ha escrito sobre tópicos tan fun- 
damentales. 

Andrés Lamas fué el primero que enfocó el tema, que la muerte dejó in- 
concluso. Lo que dejó lo publiqué en la Revista del Instituto Histórico, T. V 
N . 9 1, Montevideo 1928, en la forma fragmentaria en que había quedado. Y 
que estuve acertado lo prueban la cantidad de obras posteriores que lo 
citan tomando de él informaciones que eran desconocidas ("Apuntes esta- 
dísticos del Dr. Andrés Lamas”). Yo mismo comencé a publicar docu- 
mentos sobre el tema en la expresada Revista, T. V, N . 9 1, que debí sus- 
pender por motivos ajenos a mi voluntad. ("Contribución documental para 
la historia de la Real Hacienda en Montevideo, 1790-91”. Montevideo, 1926„. 



66 


Civilización del Uruguay 


De ese modesto conglomerado social salieron la mayoría de 
los cabildantes, poco leídos, sencillos, honrados, patriarcales, 
con un ahincado derrotero que le venía atávicamente de muy 
adentro: el celo de la dignidad del cargo, la contracción desin- 
teresada al servicio público. 

Son conocidas las enconadas disputas de nuestros munícipes 
abroquelados en los fueros de la institución secular del Cabildo 
contra la prepotencia innata de buena parte de aquellos mili- 
tares que en el desempeño de la Gobernación Política y Mili- 
tar, que les era privativa, no pocas veces evidenciaron falta de 
equilibrio en su actuación pública, avasallando derechos civiles 
o pretendiendo hacerlo. 

Los sencillos cabildantes no se llamaron a silencio y pro- 
testaron sin temor a las medidas directas o indirectas que pu- 
dieran perjudicarlos en sus actividades privadas. Como la pro- 
testa fuera amenudo desoída, el Cabildo, en múltiples casos, se 
dirigió en alzada a la autoridad superior llegando, varias veces, 
hasta a las gradas del trono. Dada la lejanía, lentitud del tras- 
porte y del trámite administrativo, en no pocas ocasiones la jus- 
ticia llegó tarde, confirmando sus reclamos, pero, en otras, opor- 
tunamente. 


* 

Al final del XVIII se había formado una nuevo clase so- 
cial en la campaña, que no era la descendiente directa de los pri- 
meros pobladores que de la ciudad se habian trasladado al cam- 
po constituyendo hogares regulares y afincándose de firme. 
Al contrario, se trataba de gente poco grata a estos primeros 
habitantes fijos de la campaña desierta, a esa gente de pró. Fue 
formándose desde principios del siglo, no en la cintura rural 
de Montevideo, sino alrededor de la frontera del este, desier- 
ta como ninguna, propicia al contrabando y al cuatrerismo 
que fueron sus principales fuentes de ingresos. De su género 
de vida, al margen de todas las leyes, fueron sus antecesores y 
maestros, en gran escala, los paulistas, que, al respecto, ejercie- 
ron cátedra, de mucho atrás. En lo que es hoy nuestro 
límite territorial y en muchas leguas tierra adentro dél 


Horacio Arredondo 


67 


actual Brasil, entonces área española, nada pudieron ha- 
cer por que ni de indios estaba poblada, salvo una que otra par- 
cialidad nómada y diminuta; pero hacia el norte, donde lo es- 
taba por las reducciones jesuíticas que habían logrado formar 
los religiosos de la Compañía, una comunidad próspera con la 
base de las tribus guaraníes, son conocidas sus depredaciones to 
leradas por las autoridades portuguesas atentas sólir a la amplia- 
ción de su territorio sin pararse en medios ni respetar derechos. 

A esos paulistas, a esas cuadrillas de bandoleros, violentos 
y crueles, debe el Brasil la extensión de su jurisdicción en per- 
juicio del dominio español, y la literatura del propio país norteño 
reconoce la eficacia de su acción positiva endiosando a esos "ban • 
dorantes”, olvidando aspectos que debieran tenerse muy prc 
sentes, atentos tan sólo a la conquista territorial. No es caso 
único en la historia de entonces, pues una de las naciones más 
digna de la tierra y más admirable en su cultura e institucio- 
nes políticas como es Inglaterra, debe buena parte de su gran- 
deza inicial a la acción de sus aventureros y piratas que do- 
minaron los mares y tomaron posesión de considerables super- 
ficies de tierra con idéntica crueldad, al margen del derecho 
de gentes. 

Así como los paulistas avanzaron los límites del impeiio 
portugués hacia el sud de sus posesiones del Brasil, los piratas in- 
gleses echaron las bases del imperio colonial británico, y en am- 
bos casos, la posteridad ha silenciado hechos punibles ante la 
magnitud de lo logrado. 

Hay, pues, que sentar como premisa fundamental que exis- 
tió el gaucho malo junto al bueno, distingo que muchos no ha- 
cen, englobando en la clasificación genérica el bueno y el mal 
hombre, habitante del medio pastoril, así como también destacar 
que el malo fué la minoría, la ínfima minoría, que si luego pudo 
apreciarse como masa numerosa, es porque la resonancia de su ac- 
ción bárbara y cruel tuvo el eco que tienen todos los escándalos. 
No pudo ser reprimida, a pesar de ser mal minoritario, porque la 
despoblación de los campos fué un obstáculo insalvable para 
su castigo, así como sus guaridas lejanas, en las fronteras desiertas, 
quedaban fuera del alcance de la autoridad. Igual calamidad sin- 
tió la población pastoril del otro lado del Plata, que tuvo que 


•7 


68 


Civilización del Uruguay 


sufrir el azote, igualmente cruel y vandálico, de las tribus del 
sud que invadían en forma periódica e inesperada las campa- 
ñas bonaerenses para luego refugiarse en sus cubiles cordillera- 
nos del lejano sud. 

En la frontera se mezcló con profusión la sangre india con 
la blanca y ésta fué llevada por los desertores de las fuerzas arma- 
das españolas y hasta portuguesas de ambos virreinatos, y por to- 
dos los asesinos y hombres que huían de la justicia que los había 
puesto fuera de la ley. También hizo su aporte los negros hui- 
dos y los aventureros de todos matices. Toda la gente mala con- 
vergía allí, y con tales progenitores, viviendo en un medio ru- 
ral en que todo era violencia, en que predominaba el más fuer- 
te, no es de sorprender que el fruto de todo eso presentara las 
características que lo identificaron como fuerza negativa. 

Pese a todo ello, es de conocer que no constituyó sino la 
excepción, y que sus aspectos de hombres de acción los elimina- 
ron rápidamente. Fué la "carne de cañón” de todas las guerras in- 
ternacionales y de las civiles que las sucedieron, y hasta tolerados 
por los jefes y caudillos, porque fueron, como los "bandeirantes” 
y los piratas ingleses, magníficos soldados en las luchas cuerpo a 
cuerpo, lanceros de baquía y valor inverosímil, hombres teme- 
rarios siempre. Los que no terminaron de manera violenta en 
esas contiendas, murieron en lucha con la autoridad — rebeldes 
como fueron siempre a toda disciplina — y el resto lo asimiló la 
masa, encalmando sus instintos bárbaros, el progreso y la civi- 
lización, y no pocos de ellos se redimieron al contacto con la 
gente de bien. 

Esta es la verdad y va dicha sin que implique la mínima jus- 
tificación, como se ve, hacia la acción del gaucho malo que pu- 
so, con negras pinceladas, una nota cruda e ingrata en el pasado 
de la nación. 


* 

Aporte, igualmente menor, es el allegado por la raza ne- 
gra, por los esclavos y sus descendientes. Y lo que éstos concu- 
rrieron a la formación del pueblo oriental no es cosa que pue- 
da ocultarse si alguien tratara de hacerlo. Es un detalle que 


Horacio Arredondo 


69 


salta a la vista evidenciado su escasa importancia, no sólo por el 
rudo contraste del color negro, sino de sus matices. En cualquief 
ambiente nacional, hoy costará encontrar mulatos y cuartero- 
nes. Fueron, últimamente, pocos y muchos desaparecieron en las 
guerras del pasado, pero lo dicho tampoco importa desconocer 
su real contribución que, al principio, fué de entidad . 

El alto aporte de sangre, para la formación del urugua- 
yo, lo dió el paisano, luego el hombre de ciudad y, pos- 
teriormente la inmigración europea de buen origen siempre, a 
excepción de las últimas que vemos acudir al país, atraídas por 
la liberalidad de nuestras leyes, los disturbios de Europa, arroja- 
dos por las últimas convulsiones habidas en el mundo entero. 

El hombre de campo ha sido y sigue siendo la piedra an- 
gular de la nacionalidad, no en vano en ella se apoyó Artigas 
creando el sentimiento básico que después de largo vía crucis 
nos dió la independencia política y la no menos vital inde- 
pendencia económica. Propietario, arrendatario, ganadero, agri- 
cultor o simple "mensual” constituye el nervio de nuestro pue- 
blo y es el que ha defendido y el que conserva con más celo 
— devoción realmente religiosa, — el culto de la tradición, algo 
diluida en los centros urbanos, por lo menos en algunos medios, 
por la cercanía de la sangre extranjera y por la atracción verti- 
ginosa de la vida moderna que, con su brutal poder de absorción, 
no deja tiempo para la meditación. 

El paisano, desde la época artiguista, dióse por entero a la 
fundación de la patria. Si era rico: interés y vida; si era pobre: 
todo su esfuerzo, todas las horas de su existencia, con la mayor 
generosidad, sin pedir ni esperar remuneración de clase alguna. 
Todos mancomunados tras un ideal común. Pero lo lamentable 
fué que, lograda la independencia, su idealismo lo llevó a iguales 
extremos tras los caudillos, tras las legendarias divisas. Está 
en la conciencia de todo ciudadano el ejemplo de las vidas inmo- 
ladas, la importancia de las fortunas desaparecidas, consumi- 
das en esta lucha secular de "colorados” y "blancos” que, de cin- 
cuenta años atrás siguen siendo igualmente candentes, poniéndose 
igual frenesí y exaltada pasión, pero, por fortuna, sin contribu- 
ción de sangre. Alta, altísima lucha de ideales, meta democrá- 
tica lograda tras pagar duro precio, pero lograda en forma tan 


70 


Civilización del Uruguay 


amplia que debe constituir el timbre de honor más alto a que 
un pueblo puede aspirar. 

* 

Tanto la familia urbana como la rural, en su composición 
y medios de vida eran muy semejantes, no acusándose, en estos 
primeros tiempos, las diferencias que después las caracterizaron. 

Altamente honestas, esencialmente religiosas, profundamen- 


(14) Considero conveniente extender algo más las anteriores referen- 
cias por el rol jugado por el hombre de campo en las vicisitudes de nuestra 
formación. 

El "caudillo” fue el dirigente de la masa ruralista y a ella se impuso 
por méritos propios: el valor, en primera fila. En la paz fue el consejero, 
en el combate el guia, el primero en la fila del sacrificio. 

El paisano, voz cariñosa, usada y vulgarizada por Artigas en sus pro- 
clamas encabezadas por la expresión "A mis paisanos”, "Mis paisanos”, afec- 
tuosa y camadcril, unía a sus condiciones de idealista y de valor personal 
su baquía en la equitación, al punto que a los peninsulares recién llegados 
refractarios a la elegancia y torpes en la destreza al montar, le llamaba "chape- 
tones”, voz no hiriente, pero si despectiva como ya en el texto del capí- 
tulo anterior lo puntualicé. Destacábase igualmente en su habilidad 
en las tareas rurales, en su estoicismo para sobrellevar la escasez, el frío del 
invierno, el calor del verano, los sufrimientos físicos y morales, todo lo 
que es superior atributo masculino y todo ésto se condensó en una pa- 
labra, "gaucho”, y la expresión "es un gaucho”, tanto aquí como en Río 
Grande y en la Argentina, todo lo dice: es el sumum. Y confundir esta 
calificación superlativa, que significa el máximo honor, aplicándola al hom- 
bre malo, al que actuó al margen de la ley, en que han incurrido algunos 
hombres de ciudad mal informados, es un error fácilmente vcrificablc. Con 
ambientarse en la documentación antigua bien informada y en el medio 
rural, se sale de él siempre que se acuda a fuentes capaces. 

Es cierto que podrá hallarse la aplicación de gaucho mal colocada, a algún 
peleador incorregible, provocador, insolente y agresivo; pero siempre aplicado 
ai un hombre valiente. El gaucho pendenciero que ha hecho algo malo es el que 
se ha "desgraciado”. Calificación profundamente despectiva cuando se apli- 
ca a un hombre sin valor personal; con un triste dejo cariñoso cuando 
corresponde a quien ha dado un mal paso. Por el hecho de matar a otro, 
el paisano no dejaba de perder consideración, pero siempre que el difunto 
fuera el provocador y que hubiera actuado el victimario frente a frente, 
limpiamente. En fin, son matices que los criollos lo entienden, pero algunos 
doctos de antaño, no. Basta leer el poema "Martín Fierro”, para aden- 
trarse en su psicología campesina y advertir la profundidad de su obser- 
vación, la justeza de su filosofía; basta aquilatar la unanimidad de la 


Horacio Arredondo 


71 


te humanas, dentro de un sistema patriarcal desarrollado en un 
ambiente de cariño, unos hacia otros, pero también altamente 
respetuoso. En nuestros tiempos difícilmente podrá concebirse 

literatura docta del presente en el Rio de la Plata y en Río Grande, para 
apreciar la realidad. 

El gaucho malo es el hombre malo del campo. El "compadre” o el 
"compadrito”, que también existió, y que la expresión vernácula englobó 
luego en el "malevo”, es su igual en la ciudad. Hoy, en el campo, ha desapareci- 
do, pero en la ciudad subsiste con otras características — el de asaltar en con- 
junto — el "patotero”, más repelente, pues en aquéllos, igualmente repul- 
sivos, había casi siempre valor, temeridad: eran agresivos, insolentes, pero 
raramente cobardes, como éstos lo son al agredir sobre seguro. 

Ambos fueron el bajo fondo — y sus sucedáneos siguen siéndolo— de 
la sociedad, su detritus, como lo fue el "apache” en París y los tipos 
similares que han existido y existirán en todos los ambientes del mundo. 

El gaucho alzado — no confundir con el malo — integró las primeras 
cuadrillas de "corambreros” que paraba rodeo a las haciendas sin dueño, 
pero como éstas eran del Rey, la autoridad lo persiguió. Actuaba al mar- 
gen de las leyes, contrabandeaba, etc., pero no era ladrón ni asesino. El 
"malo” sí lo era. 

Quizá uno de los lugares donde arraigó con mayor fuerza fue en 
aquélla "tierra de nadie”, que el tratado de límites luso-español de 1750, 
fijó entre los arroyos Chuy, de Rocha y Tahim, de Río Grande, en la fron- 
tera del este, franja en la cual los diplomáticos ibéricos, un tanto inge- 
nuos, cifraron tantas esperanzas, para evitar los roces entre las autorida- 
des de ambos países. Pero situada en campos fértiles, sucedió lo previsible: 
al poco tiempo hubo de anularse, prácticamente, pues privadas de jurisdicción 
ambas autoridades, y no pudiendo actuar en ella, se convirtió en la re- 
sidencia, en el paraíso, de todos los maleantes de la frontera: españoles, por- 
tugueses, gauchos malos, indios alzados, negros huidos, toda la resaca de 
1? sociedad colonial. 

Esta gente constituyó el azote de la campaña, aunque fué tolerada 
por el ambiente despoblado de gente y superpoblado de animales. Los da- 
ños a las haciendas fueron cuantiosos aún cuando se vivía en la época de 
que el viandante, enlazaba, volteaba y carneaba una res vacuna para sa- 
car un asado y los sectores del cuero apetecidos para hacer lazos, maneas, 
etc. Se volteaba igualmente un potro, para cuerear lo necesario a fin de 
hacerse un par de botas. Se circulaba siempre a caballo, pero se sustituía 
el montado con suma facilidad, cada vez que se quería. Cuando se veía 
un caballo más “lindo”, se le tomaba y se dejaba el propio que había sido 
logrado de la misma manera. Sólo era peligroso el encuentro personal para 
el caso de estar enemistado, pues en las rústicas estancias de entonces se 
les daba cierto asilo, el mismo o algo más del que se suele dar a los con- 
trabandistas de hoy en la frontera. Es que convenia estar bien con él. 
Sólo para el comerciante y la autoridad su encuentro era temible. Claro que 


72 


Civilización del Uruguay 


ese respeto mutuo, pero, en particular el de los hijos para con 
los padres, profundamente visible pero sin desmedro del afecto 
de las partes. Era tan grande este sentimiento, que, invariable- 
mente — quizá sin un solo caso en contrario — a los padres se 
daba el tratamiento de "Vd. M y solía ser bastante común entre 
hermanos. 

Indudablemente que este trato ceremonioso y de respeto 
creaba límites que difícilmente se traspasaban. Se estaba lejos, 
muy lejos, de las confidencias corrientes de los hijos, hombres y 
mujeres, para los padres, en especial manera para la madre, co- 
munes en el día. 

Para los mayores no se tenían las demasías de lenguaje y 
la rudeza de actitudes que hoy caracterizan algunas relaciones 
familiares, deliberadamente liberalizadas por los padres para alle- 
garse más al íntimo sentir de su progenie en el buen deseo de 
efectuar un mayor control de sus actividades, de sus pensamien- 
tos, siempre atentos al momento propicio para dar un consejo 
fundado en la experiencia que da el largo vivir, de despertar una 
vocación adivinada por el instinto paterno, de matar en em- 
brión una tendencia mala. 

Ante ellos, no sólo se detenía la confidencia, sobre todo 
ante el padre, sino hasta los reclamos directos que corrientemen- 
te se formulan hoy. Ni que decir que sólo su presencia impedía 
el fumar de los hijos mozos. Toda la vida transcurría en un am- 
biente medio conventual; el barullo se expandía en los inte- 
riores cerca del servicio doméstico, con los esclavos y escla- 
vas, muchas, pero muchas veces confidentes de las preocupa- 
ciones de los menores. 


esta situación cambió con la mayor población del campo, el mayor valor 
de las haciendas, y terminó radicalmente cuando los campos dejaron de 
estar "abiertos” y se alambraron. El gaucho malo tuvo que andar por el 
encallado, como en otra parte digo. Muy de lejos en lejos había una 
''pulpería”, donde se anotaba su paso como se anota cuando, cortando alam- 
bre, el contrabandista actual, circula a campo traviesa y en tales circuns- 
tancias se da parte, desde luego cauteloso, a la autoridad. Finalmente, va- 
ritfSr" gobernantes caudillos, jefes de policía y hasta uno, de mayor enver- 
gadura, Latorrc, con sus procedimientos ilegales y drásticos, terminaron 
con los últimos representantes del gaucho malo c hicieron "habitable la 
campaña”. 


Horacio Arredondo 


73 


Los matrimonios, felizmente, se concertaban entre las par- 
tes interviniendo los mayores cuando la mutua simpatía había 
allegado los corazones. La mujer, regularmente, se casaba muy 
joven, a veces una niña; el hombre siempre le llevaba varios años 
de edad. Claro que había excepciones y en las cuales el "pater 
familia” concertaba las uniones que difícilmente eran resisti- 
das porque no se concebía la rebeldía abierta. La repulsa fe- 
menina importaba, muchas veces, de motu propio, el dedicarse 
"al culto de Dios”, ingresando a una comunidad religiosa de su 
elección. Pero, ésto, repito, no era lo común. Lo común era lo 
otro, tanto más extraño dado la forma como se desarrollaban las 
relaciones dentro de la familia. 

Estaba muy generalizado — y lo está aún en campaña en 
las viejas familias — darle al padre, el tratamiento de "Tata’; 
las hijas, en diminutivo: "Tatita”. A la madre el tratamiento 
de hoy pero sin acento: "mama”. El "mamá” de hoy era des- 
conocido como igualmente el diminutivo "mamita”. La ex- 
presión "mama” daba un tono de severidad señaladamente mar- 
cado y, su empleo, la impresión que privaba de confianza. 

El padre recibía de los extraños la calificación selectiva 
de "Don” antepuesta al nombre • de pila como ahora. También 
se anteponía el apelativo, por excepción y quizá menos que aho- 
ra: "Don González”, "Don Pérez”. Tengo la impresión que 
muchas veces se usa por olvido del nombre de pila, para evi- 
tar la mención del apellido sólo, que trasunta confianza o igual- 
dad y, muchas otras también, por costumbre. Si el interpelado 
era un hombre viejo, muy viejo, sobre todo en los casos de perso- 
nas de color, al nombre de pila, precedíale la partícula 
"ñó”: "Ñó Ciriaco”. Esta calificación algo tenía — y tiene, 
pues está en pleno uso, desde luego en el campo — de cariñosa 
y, a veces, cierto dejo despectivo de caduco o inservible expre- 
sado bondadosamente. A las señoras de edad era de rigor — y 
sigue siéndolo en las familias de estirpe criolla, — la expresión 
de "Misia”: — "Misia Pascuala”, "Misia Gabina” — ; trata- 
miento altamente respetuoso, pleitesía rendida a la mayor edad 
en forma reverente, cortés. 

Para los abuelos, los nietos usaban las expresiones de "Tata 
Viejo”, "Mama Vieja”, ahora bastante en desuso, sustituido por 


74 


Civilización del Uruguay 


"Abuelo”, "Abuelito” y femeninos correspondientes. También 
"papapo” y "mamaíta”, etc. Los agregados de las viejas fami- 
lias y el personal doméstico, el tratamiento de "Señor” y, para 
el femenino, "Señora Mayor”. En el primer caso, al padre jo- 
ven, el nombre de pila con la anteposición "Señor”: Señor Mi- 
guel, etc., en el segundo, a las hijas casadas y nueras, el nombre 
de pila como los hombres, precedido de la palabra "señora”. 

Una palabra guaraní, aún en pleno uso, es la de "gurí” con 
que se designa a los niños, con el femenino "gurisa”, y, por ex- 
tensión en los jóvenes hasta los veinte años. 

Al levantarse, y en especial manera al acostarse, los hijos 
recurrían ante sus padres y le solicitaban la bendición: "La ben- 
dición Tata”, "La bendición Mama”, solicitación a la que los 
progenitores respondían haciendo en el aire la señal de la cruz, 
agregando, a veces, la "mama Vieja”, "Dios te haga un santo, 
hijito” o "Tata Dios te proteja”. 

Antes de sentarse a la mesa era de rigor una breve oración 
o la señal de la cruz sobre la frente; también se hacía, sobre la 
boca. Cuando se alzaba un pedazo de pan caído al suelo, se 
besaba al colocarlo en su sitio. El rosario, dirigido por la "seño- 
ra mayor” o por la dueña de casa, cuando aquélla faltaba, re- 
zado, todos de hinojos, por la familia y la servidumbre, epilo- 
gaba los días y fué común hasta bien pasado la mitad del siglo 
XIX. 

En el campo, al allegarse a una casa — a caballo por su- 
puesto — era de práctica demostrar la presencia, ante el clásico 
griterío de los perros, con una invocación religiosa: "Ave Ma- 
ría”. La respuesta era: "Sin pecado concebida. Apéese si gusta”. 
Aún se usa la primera, tras un palmear de manos y la invitación 
de descender como respuesta, también es corriente. 

Una costumbre muy difundida fué el padrinazgo, vínculo 
espiritual que importaba señalada distinción y obligaba a una es- 
pecie de tutoría en los casos de prolongada ausencia de los padres o 
de fallecimiento. Los "padrinos” tenían deberes para con los 
"ahijados” que, a veces, entre los pudientes, y en los casos de 
escasez de recursos del "ahijado”, importaba el costear los es- 
tudios mayores — y desde luego los primarios — o la habilitación 
con dinero para ganarse la vida al llegar a la mayoría de edad. 



Horacio Arredondo 


75" 

habiendo casos, al no haber descendientes directos — matrimo- 
nios sin hijos, sacerdotes, solterones — de heredar a los padri- 
nos. El parentesco espiritual entre los "compadres” y "coma- 
dres” significó siempre una demostración de consideración es- 
pecial, el testimonio de aprecio mas efectivo que imponía el 
tributo de mutuos y pequeños regalos en los días de cumpleaños. 
El rechazo de esta distinción, por disimulada e indirecta que 
fuex-a, importaba el agravio mayor y fue, prácticamente, des- 
conocida. 

En el día subsiste esa costumbre, pero considerablemente 
atenuada en todos sus aspectos; sólo en el campo, donde se custo- 
dian todas nuestras ti'adiciones, sigue en vigor, potente, pero 
sin la rigidez que tuviera al término de la centuria pasada. 

* 

La familia, en la ciudad, llevaba una vida retiñida siem- 
pre. Las reuniones sociales eran cosa desconocida, por lo menos 
con los alcances que hoy tienen, y que aparecieron a fines del 
siglo XIX. Se limitaba a la visita entre parientes, de ritual en 
los onomásticos, fechas de casamientos y otros días siempre 
festejados dentro del círculo familiar. Estas salidas las comple- 
taban las idas a la iglesia, a las misas o a las novenas. La 
tertulia entre mayores, efectuadas al final de las tardes caluro- 
sas y en las primeras de la noche — nunca más de las diez — no 
eran raras y a ellas concurrían parientes, algún sacerdote, mi- 
litar, y amigos. En verano, en el primer patio bajo el zarzo del 
parral; de noche, en invierno, alrededor del brasero en la sala 
principal. En el primer caso circulaba el mate en sendo depó- 
sito de plata, si se trataba de gente de buena posición, servido 
por una fámula de color; en el segundo, el clásico chocolate a 
la española, es decir espeso, que contribuía, con el brasero, a 
hacer más tolerable las intemperancias de la baja temperatura. 
Los tertulianos volvían a casa, en las noches sin luna, con un 
farol en la siniestra y un grueso bastón a veces de puño de plata en 
la diestra: había mucho bache y muchos perros sueltos. Las es- 
tufas de leña sólo fueron conocidas en el XIX, aún cuando las 
hubo, rarísima un poco antes. En las reuniones nocturnas, se- 


76 


Civilización del Uruguay 


solía jugar al "tresillo”. En las pocas familias muy sociables, no 
era raro recibir extranjeros de distinción, e intervenían en la 
tertulia, la familia, hijos e hijas casaderas, tal o cual tía y las 
relaciones de éstos. Alguna vez se hacia música, otras veces se 
bailaba y en esas ocasiones el "minué”, "contradanzas”, y más 
tarde "cuadrillas”. A mediados del siglo XIX, sucesivamente o 
parcialmente mezclados, "lanceros”, "polkas”, "mazurcas”, y, a 
fines, el "vals”, imperó soberano y se desarrolló en todos los am- 
bientes con frenesí. En el suburbio apareció en los "bailes de 
candil” el "tango”. Baile arrabalero, creció en las reuniones de 
"rompe y raja”. Lo bailó el "compadrito” y la mujer perdida, 
con preferencia, el de "quebrada”. Luego se humanizó y, as- 
cendiendo siempre en categoría, llegó a lo que entonces se 
hubiera considerado inverosímil: a la conquista del gran salón 
y a su difusión por todo el mundo. 

En materia musical el primer instrumento que conquistó 
el gusto familiar de la ciudad fué la "vihuela”, la guitarra de 
recia estirpe española, y se gustaron los estilos, tristes y vidali- 
tas, y en el suburbio, la "milonga”; luego el piano en todas sus 
características: vertical, de cola, de gran cola, precedido, desde 
luego, de muy atrás, por el clavicordio. Al principio marcas in- 
glesas, luego francesas, italianas y más tarde alemanas estas úl- 
timas gozando, como otrora, de gran reputación. También el ar- 
pa tuvo su largo cuarto de hora, indudablemente traído al sa- 
lón montevideano por la ópera italiana que desde mediados del 
siglo XIX significó la expresión de mayor calidad musical, y 
desarrolló de manera extraordinaria, el culto de la música y del 
"bel canto”. El violín igualó casi al piano en las preferencias 
musicales. Los valses vieneses, la opereta francesa, la zarzuela 
española, precedieron a la música de cámara y a las orquestas 
sinfónicas. 


* 

El servicio doméstico, dentro de la sociedad virreinal, es un 
aspecto que debe ser tratado con cierta detención por el rol ju- 
gado en la misma. 

Fué esencialmente patriarcal y, afortunadamente, es un 


Horacio Arredondo 


motivo de halago para el sentimiento nacional, constatar que, 
durante el período de la esclavitud, se caracterizó por la forma 
bondadosa, profundamente humana, con que fue tratado, de- 
talle importante revelador de un íntimo sentir que me indujo a 
sentar como premisa, al principio de este capítulo, que la so- 
ciedad colonial se personificó, entre otras cosas, por sus senti- 
mientos básicamente humanos. 

Al respecto, es unánime lo que conserva la tradición, lo que 
resulta de la compulsa documental de los archivos, la significa- 
tiva impresión de los viajeros que antes de llegar al país, prove- 
nientes de Europa, habían podido observar el tratamiento in- 
humano que generalmente recibían en el Brasil portugués. La 
literatura de viajes de quienes recorrieron el interior del país ve- 
cino, están contestes en destacar los terribles castigos y aún la 
muerte que tanto el fazendeiro como el hombre de ciudad apli- 
caba a esos pobres seres, a quienes mantenían dentro de un ré- 
gimen de represión que los igualaba a los animales. Felizmente, 
honroso es consignarlo, muchas voces brasileras se alzaron con- 
tra esa disciplina férrea que se aplicaba con olvido de los más 
fundamentales deberes del hombre para sus semejantes, pero era 
que la costumbre seguida, por generaciones, insensibilizó a tal 
punto que la aplicación del látigo se consideró tan natural que 
no provocaba reacción. Por otra parte, la indolencia del negro 
fomentaba el enojo, y la reiterada aplicación de castigos corpo- 
rales, también insensibilizó al negro, y de ahí las torturas, la 
marcación a hierro al rojo candente, a cosas peores que más va- 
le no recordar 

En lo referente al país, lo curioso del caso es la unanimi- 
dad con que muchos viajeros destacan la forma humana en que 
eran tratados los esclavos y se sorprenden y protestan por el 
trato que reciben los animales. (15) Y lo peor es que tenían ra- 
íl 5 ) Pero hay algunas cosas, hasta en la documentación de la pro- 
piedad, que choca a nuestra mentalidad de hombres modernos. 

Ferrés, en su último libro sobre la "Administración de Justicia” durante 
la época española, destaca que "los negros esclavos se podían empeñar co- 
mo bienes muebles” y transcribe la parte sustancial de un documento que 
se consideraba de prenda, expedido en Buenos Aires en Noviembre de 1768. 

Sin ir tan lejos, en nuestro propio país, en Canelones, y ya avanzado 


78 


Civilización del Uruguay 


zón. En efecto, el caballo, la vaca y el perro no merecían cui- 
dado alguno. Los primeros se ensillaban, y a pocos se les ocurrían 
darles agua y ponerlos a cubierto del sol. Se utilizaban hasta que 
no daban más; se ensillaban o prendían a los vehículos sin tener 
en cuenta que las rozaduras de los arreos producían intensos su- 
frimientos cuando volvían a rozar llagas más viejas, "matadu- 
ras”. Lo único que interesaba, y poco, es que no se aumentaran, 
no tanto por la inutilización total del animal, pues en realidad 
poco valor intrínseco tenía, ni por sus sufrimientos, sino porque 
uno nuevo significaba una previa domestización, y ésto una mo- 
lestia y hasta a veces riesgosa. Con el vacuno, al sacrificarlo, lo 
que interesaba era que el degüello fuera bien hecho para que, 
siendo el desangre total, la carne y el cuero resultaran buenos. 
La lenta agonía del animal desjarretado o el estar con “biche- 
ras” plenas de gusanos, causadas por viejas "mataduras”, por 
cornadas o otros accidentes, no llamaban la atención. El ani- 
mal se moría sin que nadie se tomara la molestia de cuidarlo. 
Con los perros sucedía lo mismo. Por su buena encarnadura y 
el cuidado que ellos mismos se daban a las heridas recibidas en 


el siglo XIX, 1839, mi abuelo compró una esclava, la última que adqui- 
riera, y en el documento del caso, dentro del formulismo de la escritura, 
queda constancia de que aún perduraba la bárbara costumbre. Dice el do- 
cumento que, original, conservo en mi archivo: "En la Villa de Guada- 
lupe a catorce dias del mes de Febrero de mil ochocientos treinta y nueve, 
ante mi, el Alcalde Ordinario de ella y su Departamento y testigos que al 
final irari nombrados compareció doña Inés Cortes y el señor Defensor de 
Menores a quienes certifico conozco y, dijo la primera: Que con la venia 
de su esposo don Simón González y con anuencia de dicho señor Defensor 
habia procedido a la venta de la morena su esclava llamada María, a la cual 
le sigue un mulatillo, hijo de ésta, llamado Domingo, en clase de patro- 
nato quien, desde luego no tiene sino la edad de año y medio y por cuyo 
tenor le otorga la compareciente la escriptura de venta real desde hoy pa- 
ra siempre y para todo tiempo una criada crioya de su propiedad al vecino 
de esta don José Arredondo en cantidad de trescientos pesos plata siendo 
de cuenta de este señor el pago de escriptura y demas gastos que se origi- 
nen en la compra de dicha negra, a la que sin embargo de ir agregado el 
hijo Domingo, no va incluido en la venta ni enajenación y que bajo de 
esta constancia ha quedado convenido el comprador y conformado; y ex- 
preso la compareciente que la citada criada se halla libre de hipoteca, em- 
peño ii otro gravamen, bajo cuyo concepto se la vende etc.”. 


Horacio Arredondo 


79 


las continuas luchas que tenían, solos se desinfectaban y cura- 
ban con el continuo lamer; pero la función desinfectante que 
parece tener su saliva para casi todas las heridas, era ineficaz 
contra la sarna, viéndoseles en estado deplorable; lo único 
que se hacia no era curarlos, sino ahuyentarlos a palo y piedra 
cuando las costras resaltaban repelentes o de ellas manaba pus. 

Ahora todo ha cambiado y llegó un momento, precisamen- 
te a fines del siglo XIX — ya olvidado — en que se fue al extre- 
mo opuesto, en que se veía a los caballos de tranvías, y de ca- 
rros de repartidores comerciales, tocados con sombreros de pa- 
ja, en el verano, para ponerf«s a cubierto de los ardientes rayos 
del sol. ( 16 ) 

(16) Los de los tranvías en primer término. Ignoro el origen de es- 
ta costumbre, que vino y se fue sin dejar rastros. Creo que había un poco 
de sensiblería, pero sobre ser elemental, poner el caballo a la sombra cuando 
está parado en las horas de la canícula, cuando marcha en esas horas a 
pleno sol, el desplazamiento de aire hace innecesario todo resguardo. 

Más cruel es el corte de la crin de la frente, pescuezo y cola que unos 
"tuzan”, cortan o recortan, por creer que quedan "más bonitos” y otros, pa- 
ra venderla, pues en un conjunto de animales, produce una buena entrada. 

F.l paisano actual, suele hacer todas esas operaciones, siendo la más 
común el "tuze” de la crin del pescuezo, dejando sólo un mechón, al na- 
cer en el encuentro, del cual se ase para sujetarse y tomar el impulso ne- 

cesario para volear la pierna, gimnasia que lo pondrá encima del pingo; y, el 
otro, sobre la frente, que deja como adorno. La cola la recorta poco. ¿Por 
qué? Unos porque queda más estética, otros porque saben que con ella se aba- 
nica las ancas y los flancos, medio cuerpo, ahuyentando moscones, mos- 
quitos y tábanos que los hieren y les molestan al comer; en consecuencia los 
enflaquece, los desmerece, total: una cuestión de vintenes. 

Sabiendo, como se sabe que el equino ahuyenta la mosca con el con- 
tinuo batir de la cola — que también lo refresca produciendo aire al igual 
de un abanico — , que en la parte anterior del cuerpo dispersa a sus crueles 
enemigos alados con sólo agitar la cabeza que oficia de espantamosca al 

poner en movimiento el mechón de la frente y las crines del pescuezo, y 

que se vale de la boca para librar de enemigos el espacio a ambos lados de 
la cruz, del encuentro y de las manos; ¿que decir de las bárbaras costum- 
bres inglesas de cortar la cola a ras del “marlo”? En los grandes troncos 
de lujo de los coches de librea, aquí también — a fines del XIX — se 
difundió la costumbre inglesa de hasta cortarle las dos últimas vértebras 
del "marlo” para que se viera, oficiando de cola, un "gracioso plumerillo”. 
Completaba este instrumento de tortura el "strike”, que lo constituía dos 
riendecillas sujetas a las piernas del freno que se ataban de firme en la 


V 


80 


Civilización del Uruguay 


Sin perjuicio de juzgar esas costumbres con severidad, de- 
be tenerse presente que se estaba en un país primitivo y despo- 
blado, donde la vida era dura, durísima, y que por tanto la con- 
templación de las bestias no era cosa concebible en aquellos ce- 
rebros elementales, sin desbrozar. El desjarretar con media lu- 
na los rebaños de ganado alzado, era la única forma de captura 
práctica. Luego, en cuanto la hacienda se amansó, se trabajó a 
lazo, se curaron las "bicheras” y la vida de los animales se hu- 
manizó. Basta recordar el cariño que el gaucho profesó al ca- 
ballo, su compañero de la infancia y cerca de él siempre como 
cosa primordial, hasta el trance final. Lo cuidó, lo hermoseó, lo 
adornó, tarea en la que derrochó dinero y toda su primitiva 
estética, ingenua siempre, de dudoso buen gusto a veces, pero 
siempre pura. Basta recordar la difundida conseja de que todo 
se presta, "menos la mujer, el caballo y la guitarra”. Trinidad 
de sus más íntimos anhelos y que dice mucho a los que saben 
pensar y auscultar. 


* 

esc | avos nor >abraban "amo”, "ama”, a sus dueños; a los 
i jos : los niños , mi amito”, "mi amita”. Vivían en un pie de 
igualdad con la clase asalariada que ahora lo sustituye, con algu- 
nas limitaciones, claro está, de libertad de movimiento, de repre- 
sión; pero generando en las casas de larga familia sentimientos 
de amistad, de familiaridad, que ahora es muy difícil que se sus- 
cite en el servicio doméstico que lo subroga en la diaria tarea. 

Había y hay en torno a la familia, en el campo, otra cla- 
se social, si así puede llamársele: los "agregados”. Picaban más 
alto. Por lo general son hijos de viejos servidores, hijos dados 
por gente modesta y pobre de prole numerosa, a familias pu- 


parte superior del sillón entre el encuentro y el lomo. Esto obligaba a 
tener la cabeza permanentemente erguida al pobre animal. Calcúlese el tra- 
bajo, sin trabas, de moscas, mosquitos y hasta tábanos en cabeza, manos, 
patas, pescuezo, lomo y en lo sensible del cuero fino de la barriga, lugar 
preferido para picar, porque allí el aguijón llegaba más fácilmente a la 
sangre... Un suplicio chino no sería más perfecto. Y precisamente eran 
ingleses los viajeros escandalizados! 


Horacio Arredondo 


81 


dientes para que los crien e inicien en la vida trasmitiéndoles, de 
hecho, la patria potestad. A veces son criados en un perfecto pie 
de igualdad con los hijos legítimos, siempre con consideración. 
Otros, son hijos ilegítimos traídos al hogar por el padre, ocul- 
tada la paternidad, algunas veces o simulando desconocimiento 
del parentesco la bondadosa señora; otras atraído por simpatía. 

Hay otra variante: los hijos de "criación” que existen, por 
lo general, en matrimonios sin hijos, que comunmente actúan 
como efectivos y que generalmente heredan como hijos legales. 

Claro que los amos facilitaban las uniones entre los escla- 
vos, quienes producían descendencia, vale decir, cosas de va- 
lor: pero la terrible venta de los hijos separándolos, allegados a 
la edad de producir, eran raras así como las uniones forzadas. 

Debo adelantar que en ambas orillas del Plata, el trata- 
miento fué idéntico en las relaciones de amo a esclavo, así co- 
mo también que el número de éstos fué, proporcionalmente, 
muy inferior al del Brasil, sud de los Estados Unidos y países de 
las Antillas, pero mayor en la Argefttina que aquí. 

Esto se explica porque las regiones del Plata fueron ex- 
plotadas, durante toda la época de la esclavitud, por el sistema 
pastoril extensivo, que necesitaba poca gente, gran destreza y 
habilidad personal e iniciativa individual, para ser exitosamente 
compensada. El yerbal o cafetal brasilero, el campo de algodón 
norteamericano, el de la caña de azúcar y el tabacal antillano, 
en cambio, requerían masa de brazos y como las exigencias del 
mercado externo superaba la producción, la necesidad de nue- 
vos braceros era continua y el mercado negrero fué allí donde 
encontró fácil salida y colocación remuneradora para su "pro- 
ducto”. 

Estas concentraciones de multitudes negras perennemente 
curvadas sobre lá tierra en un trabajo agobiador, en medios tro- 
picales, explican muchos procedimientos crueles — explican, pe- 
ro no justifican — que aquí no podían arraigar, porque la utili- 
zación extensiva pastoril de los campos difiere totalmente en 
métodos y es prácticamente individual. 

En aquellos medios se trabaja en cuadrilla y los capataces 
se ponían a su frente, látigo en mano, como aquí encabeza su 


82 


Civilización del Uruguay 


tropilla un mayoral de diligencia con su látigo y éste funciona 
desde el principio al fin con la sola diferencia de que en la cua- 
drilla funcionaba más espaciada, pero siempre constante. Los 
capataces estaban al frente de sus conjuntos para que éstos 
rindieran, ésto es la pura verdad . 

En la tarea pastoril, salvo el arreo y el rodeo que exigen 
gente, pero poca, el resto, recorridas, cuereadores, etc., era y es, 
función individual, fácilmente controlable por el volumen de 
obra realizado al cabo del dia, y en ella el negro, salvo excep- 
ciones, poco fué utilizado. En cambio lo fué como puestero, con 
mujer e hijos; pero la prestación de servicios que le era peculiar, 
fué la propia del servicio doméstico. 

Una vez formado el casal o casales como se decía en el Bra- 
sil, la pareja, como se dice aquí, se encargaba de reproducirse, 
y es así que en expedientes de sucesiones los vemos con varios 
hijos, tanto en la casa urbana como en la rural. Y siempre ata- 
reados en la cocina, en la limpieza general, en el acarreo de 
agua, cebadores de mate, atención de los mayores y cuidando 
los chicos, pues, esencialmente, fueron lps compañeros de juegos 
de los niños. Esporádicamente se le ve en algún matadero y 
barraca desempeñando funciones de peones, pero siempre fil- 
trado en todos los ambientes que podían adquirirlo, inclusive, 
casi siempre, en las funciones antedichas. Nunca como depen- 
diente, ni al frente de nada en que pudiera actuar como ven - 
dedor, pues su inaptitud a este respecto era casi completa, por 
no darle valor al dinero, por su infantilidad en la concepción 
de lo que es negocio. Poco figuraba como carrero, como boyero, 
pero en cambio se le ve como pescador, quizá por atavismo, 
por la costumbre del medio africano de pescar para comer. 

Dada la fuerte inclinación sexual que caracteriza a la raza, 
los contactos amorosos con blancos de la casa no eran raros, pe- 
ro siempre ocultos. El amo o el amito desde luego, eran con fre- 
cuencia los pecadores, no faltando deslices fuera de la "fami- 
lia . Estos sucesos, en el hogar, eran intrascendentes porque el 
estado de continua gravidez de las madres negras era normal, 
pero su desenlace solía traer consecuencias molestas para am- 
bos pecadores, pues en el vastago la pigmentación negra pa- 


Horacio Arredondo 


83 


lidecía y allí era llegado el momento de las sospechas, de las ca- 
vilaciones, pues podría acontecer que el pecado de origen Hubie- 
ra acontecido dentro de casa. 

Al casamiento de los hijos era normal que los padres de 
recursos, cedieran a sus hijos una pareja de esclavos, y regular 
que se agregara, si estaba libre, alguna negra vieja que los ha- 
bía criado desempeñando las funciones de una segunda madre. 
Era un obligado regalo de bodas, práctico, que descongestiona- 
ba el exceso de servicio pues, repito, no era corriente la venta 
de negros y los que se hacían, eran, por regla general, los de 
incorregible conducta. Me refiero al sentir dominante en las 
casas de vida patriarcal, pues los extranjeros recién llegados, lo 
primero que hacían, si eran pudientes, era ocurrir a las barracas 
del arroyo Seco en procura de por lo menos un servidor, que 
no tenían escrúpulo luego de venderlo si no le resultaba conve- 
niente, o si encontraba, entre los posteriormente llegados, otro 
11 otra que le resultara más interesante. 

Cuando los periódicos comenzaron a publicarse, durante 
el principio del siglo XIX Hasta la abolición de la esclavitud, 
puede seguirse este comercio en sus listas de avisos adonde acudía 
la oferta y la demanda y es una de las fuentes mejores para su 
estudio en esa faz. 

Había, como es natural, negros de mala índole y a éstos, 
por lo general, el castigo era incorporarlos, por determinado tiem- 
po, al ejército, en un "cuerpo de línea”. Los había viciosos, 
ebrios, pendencieros, pero eran los menos; por lo pronto de cier- 
tas tribus, Benguelas, Congos, sus tendencias se conocían y no po- 
co, y esas inclinaciones de clase influía en el precio. Estos o se 
vendían o iban al cuartel, pues el castigo físico reiterado, usa- 
do en otras partes, era casi desconocido, y si alguno, por exceso 
de mal genio o por crueldad innata, se sentía inclinado a ello, 
se cuidaba muy bien de hacerlo con abuso, por las críticas que 
hubiera levantado y el mal concepto que le hubiera acarreado 
en aquel medio de aldea en que todo fácilmente trascendía. 

El problema de los muchos esclavos que, en determinado 
momento pudo haber en muchas casas, no tenía mayor entidad. 
Como la vida era muy barata, su manutención poco significaba 


84 


Civilización del Uruguay 


y su vestido se hacía con lo que quedaba fuera de uso de los pa- 
trones o con telas bastas de costo ínfimo. Las familias eran nu- 
merosas, las casas, inmensos caserones donde había mucho que 
limpiar, el rendimiento de su labor era escaso, y la costumbre de 
que todo lo hiciera el negro exigía mucha gente. Por eso no es 
de extrañar, que familias de pocos recursos tuvieran numeroso 
servicio y, en estos casos, muchas veces eran hasta una fuente de 
entradas. No hay que olvidar que la negra fue, casi siempre una 
excelente cocinera, muchas, eximia repostera, y los pasteles de 
fácil colocación como también los dulces, principalmente de ba- 
tata, de la colorada de Maldonado, ahora perdida. Lo mismo pue- 
de decirse de las frituras de pescado, y no es de extrañar que, 
bastante gente más o menos de paso, prefiriera alquilar un par 
de pieza? a vivir en hotel, y ahí había un renglón que no deja- 
ba de explotar la ama hacendosa de los hogares de escasas en- 
tradas, procurando buena comida, al forastero, a bajo precio. 
En la clase media este comercio no era mal mirado, no reputaba 
descenso en la estima social, no se hacía gala de él pero tampo- 
co se ocultaba. 

También, cuando había exceso, de servidumbre, las fami- 
lias pudientes, lo canalizaban encaminándolo a las "chácaras” y 
a las estancias donde no era raro verlos de aguateros y de hor- 
ticultores, ordeñando vacas, haciendo quesos y manteca, velas, 
sebo, etc. 

Al llegar a viejos, prácticamente se les jubilaba, y se les 
destinaba a la chacra, a la quinta y a la estancia con tareas muy 
livianas y llegaba la comprensión hasta darles el tratamiento ho- 
norífico de "Ño”. Era un holgar semejante al que transcurre en 
los asilos de viejos de hoy día. Al fallecimiento de los amos, a mu- 
chos, desde luego, los predilectos y más allegados, se les manu- 
mitía, pero en estos casos, raro era el que hacía uso de la li- 
bertad, desvinculándose del viejo hogar por otro o arriesgán- 
dose a vivir por sus propios medios. Significaba un cambio 
muy bruco de vida y volvían al hogar patriarcal, incapaces 
de ganarse la vida, de alejarse de los amitos, por los que sentían 
afecto positivo. Hay casos de fidelidad y de consecuencia real- 
mente edificantes de esa raza sufrida, o de escasa mentalidad de 


Horacio Arredondo 


85 

por sí agravada por la falta de cultivo, de índole bondadosa, pro- 
fundamente infantiles, cosa que era fácil observar cuando se 
les trataba muy bien. 

Sin embargo había una cosa que los llamaba, que los atraía 
y que, a la larga, en miles de casos, fue motivo de su perdición: 
el uniforme militar. Muchos libres se enrolaron en el 
ejército y fueron soldados valientes, y clases distinguidos, oficia- 
les y hasta conocí uno que murió de coronel. Esos sí que junto 
con el gaucho malo y la resaca que las "levas” arrojaban a los 
cuarteles, en épocas de revueltas y de agitación militar, fueron 
la "carne de cañón”. Murieron por millares y dejaron una tra- 
dición honrosa de gente aguerrida y fiel, que es justo se recuer- 
de como la mínima oblación que debe hacerse en homenaje a la 
contribución que dieron a la independencia del país, a la or- 
ganización nacional, y a la consolidación de la familia. 

Finalmente, debe anotarse que fueron propensos a ciertas 
enfermedades que los diezmaron. Sin contar los que sucumbie- 
ron en las epidemias de cólera, fiebre amarilla y viruela habidas 
hace casi cien años, la tuberculosis hizo estragos en sus filas y 
quizá el clima en los países tropicales es lo que lo hizo proli- 
ficos-y robustos, p. e. en el Brasil, y aquí no, deducción 
fundada en la similitud de temperaturas y de alimentación con 
sus paises de origen. 


Las invasiones inglesas trajeron, tras del ejército, entre otras 
novedades, una gran cantidad de comerciantes de esa naciona- 
lidad y numerosos barcos cargados con los productos de las 
manufacturas británicas, que fueron llegando tras la ocupa- 
ción militar, pues consideraron un tanto prematuramente, só- 
lidamente afianzada su dominación en el Plata. 

Estas importaciones trajeron un cambio considerable en la 
casa patriarcal urbana, en lo que se refiere a su confortabilidad 
como también lo trajo en otros aspectos que a continuación se- 
ñalaré. 

Junto con los afamados casimires y tejidos ingleses que en- 
tonces, de lleno, francamente hicieron su entrada al país para 


86 


Civilización del Uruguay 


nunca abandonarlo, entraron otros productos de igual proce- 
dencia, al punto de poderse afirmar, sin riesgo de ser desmen- 
tido con hechos, que si la conquista militar y naval resultó un 
fracaso, en cambio la comercial asumió las peculiaridades de 
un triunfo completo, pues consolidó lo que anticipara el con- 
trabando. En efecto, desde entonces a la fecha, con las inevi- 
tables alteraciones de tan largo tiempo, el comercio con Ingla- 
terra ha ido tan en aumento al punto que desde hace muchísi- 
mos años las islas británicas son el mayor y mejor comprador 
de los productos del país y a quienes le compramos, a la vez, bue- 
na parte de los productos que del extranjero adquirimos. 

Los productos ingleses se han impuesto por sus propias ca- 
lidades desde fecha remota en nuestro ambiente. Destácase la du- 
ración de sus tejidos y la fijeza de sus colores, el temple de sus 
aceros, la excelencia de su maquinaria, la sobriedad y elegan- 
cia de sus objetos de arte, la noble calidad de sus metales, etc. 
A fines del siglo XIX uno de sus juegos favoritos, el "football” 
tomó carta de ciudadanía en el país y hoy es considerado el 
deporte nacional, y en estos últimos años lleva camino de ser- 
lo una de sus bebidas favoritas: el wisky. . . Sin contar el ten- 
nis, el polo, el golf, el poker, las carreras inglesas, etc. 

En materia de tejidos, rápidamente, las manufacturas in- 
glesas conquistaron la plaza y se desbordaron por el medio rural 
al punto, que la prenda típica nacional, el poncho, ha sido he- 
cho acá con género inglés cuando no ha venido directamente 
de Birmingham, etc., a excepción de los de bayeta, y los tejidos a 
mano de procedencia del norte argentino: de alpaca, de guana- 
co o de vicuña. Hasta el viejo tipo de poncho "calamaco” que 
tanto se usó en el pasado y los "ponchillos” blancos de hoy, fue- 
ron y son ingleses. 

En metales, desde mediados del siglo XIX, los estribos, fre- 
nos, espuelas y otras partes del apero nacional, en buena porción 
fueron ingleses, como lo fueron y siguen siéndolo no escasa par- 
te de las hojas de dagas, puñales y cuchillos, casi siempre, aceros 
de Sheffield. En platería criolla rivalizaron con los artífices por- 
tugueses, italianos y criollos que han hecho tanta maravilla, 
pero lo británico en este renglón, no gustó tanto, posiblemente, 


Horacio Arredondo 


87 


por la sobriedad de las formas, salvo el estribo "inglés” que, al 
final, desalojó al de "campana”. Hasta hubo un tipo de cojini- 
llo, que en vez de mechas de lana tenía un colchón de hilos, 
fresco pero bravo para el roce. . . En materia de formas de ape- 
ros de carruaje su triunfo fué completo, pero, en los de equita- 
ción, la montura inglesa triunfó sólo en la ciudad y en el cam- 
po fué batida, aunque dejando un producto "mestizo”, en al- 
gunos parajes, híbrido sui generis que visto de frente es "reca- 
do” y de atrás montura inglesa . . . 

En lo que se refiere a la habitación urbana virreinal, los cu- 
chillos de hoja inglesa fueron sustituyendo lentamente a los "fla- 
mencos”, que durante todo el período hispano, predominaron en 
forma completa. También las porcelanas y la loza inglesa em- 
pezaron a competir con sus similares españolas, hasta entonces 
casi únicas en el mercado, pero sus buenas entradas solían ha- 
cer, desde la Colonia del Sacramento, la loza de Macao de las 
Compañías Orientales, de Bristol, etc. (17) 


(17) La loza española más usada, era de procedencia mallorquína y 
También de Málaga. La de Talayera de la Reina y de Alora, también se 
usaba, pero en medios más ricos y, en éstos, fuentes y platos, jarras y agua- 
maniles, eran por lo general de plata. Los objetos así fabricados, que ahora 

constituyen piezas de lujo, entonces también lo eran, pero sin revestir la 
categoría mayor de los presentes días. Era más práctica, pues resultaba 
irrompible, se abollaba, pero fácilmente sus lineas de origen se restablecían. 
En cambio la loza y, con más razón la porcelana, eran caras, — no debe 
olvidarse que procedían de España, flete alto, viajes largos, mínima ca- 
pacidad de las bodegas, etc. — y se rompía fácilmente. Por el uso de 
tanto objeto de plata, incluso cubiertos, no debe inferirse un exceso de 
lujo. En casas de la clase media, mucho era de plata, comprendidos can- 
deleros, palmatorias, etc. Teniendo con que adquirirlos, resultaban al final 
más económicas. 

En los grandes removidos de tierra que hube de hacer cuando dirigí 

los trabajos de restauración de la fortaleza de Santa Teresa, encontré una 

gran cantidad de fragmentos de objetos de loza y porcelana. (No siendo 
perito bastaba ver los cortes para clasificarlos: la porcelana de corte nítido 
y la capa vidriada recubriendo la gres de la loza). Casi todos de platos y fuen- 
tes, muchos bordes, algunos levemente ondulados, rematados por una lí- 
nea de azul casi siempre o de marrón. Y logré individualizar algunas mar- 
cas mallorquínas y malagueñas y, en varios fragmentos de reflejos cobrizos, 
he creído ver productos de las fábricas de Barcelona, Valencia y Sevilla. 
Estos fragmentos no eran de platos: eran de vasos, búcaros. Entre ellas ha- 



88 


Civilización del Uruguay 


La breve ocupación inglesa importó cretonas y las peque- 
ñas alfombras de lana hecha a máquina, tejidos blancos de hilo 
y algodón, botellas, vasos, jarras de vidrio, objetos de bronce, 
sobre todo braseros, calentadores de cama, velones y candiles, 
utilería de cobre para cocina y también calderas y ollas de hie- 
rro antecesoras, quizá, de las de "tres patitas”, las de trípode, que 
vinieron luego de otras procedencia entre ellas, vasca e italiana. 

Por las listas de los despachos de aduana solicitados puede 
inferirse la variedad de la mercadería recibida, completamente 
novedosa, y que importó una pequeña revolución en el arre- 
glo de la casa. En alfombras sólo eran conocidas las pequeñas, 
usadas por la concurrencia femenina cuando iba a la iglesia, y 
alguna mayor que recubría el estrado familiar en la sala. Por 
lo general eran hechas a mano, del tipo de punto y característi- 
cas de color de las que se fabricaban en el Cuzco, pues varias de 
ellas vinieron con motivo del activo comercio de azogues que 
con Bolivia, hacía, desde aquí, don Ramón de la Piedra y otros. 

El comercio inglés, antes de afianzarse, pasó sus amargas 
horas. Por lo pronto, producida la reconquista, de manera ines- 
perada para él, encontró la plaza abarrotada de sus mercade- 
rías y al público en iguales condiciones, hasta sin numerario, 
pues había sido la novedad de los productos ingleses tan gran- 
de — en un medio en que sólo el producto español era conoci- 
do — tal la avidez por adquirirlo, que la gente se había quedado 
sin dinero. Esta ocasión fué aprovechada por todo el mundo y 


bía porcelana fina, restos de algunas piezas rotas de la vajilla de algunos 
de los muchos generales y personas de viso que estuvieron en el lugar. 

También, restos de piezas de Macao, azul sobre fondo blanco, incon- 
fundibles, provenientes de las varias ocupaciones portuguesas. 

Entre estos removidos de tierra, aparecieron bastantes monedas, casi 
todas do bronce, algunas de plata y, en San Miguel, al limpiar el pozo de 
agua con que contaba el fuerte — que estaba completamente cegado — has- 
ta una cuchara de plata en perfecto estado, varios cuchillos flamencos con 
mango de hueso trabajado, en mal estado, dos botijos de barro y algunas 
monedas de plata; las primeras caídas al fondo del pozo al lavarlas. Todo 
lo dejé allí, en vitrina. En materia de monedas se encontraron muchas más 
y hasta una de oro, pero el personal — más bien dicho, una parte — no 
las entregaba: las guardaban como recuerdo — pecata minuta — o para 
venderla a los turistas, pecado mayor. 


Horacio Arredondo 


S9 


la situación de los mercaderes ingleses verdaderamente aflicti- 
va. No tenían más remedio que malbaratar, acuciados por las 
autoridades españolas que les cobraban subidos derechos de alma- 
cenaje, otros tantos de aduana, declarando mucha mercadería 
presa de guerra, etc. Puede fácilmente inferirse como un gobier- 
no victorioso, enconado por el imprevisto ataque inglés, trataría 
a los comerciantes llegados para dominar al comercio español 
que había imperado soberano debido a los privilegios de que go- 
zaba. 

Este trágico final para los comerciantes ingleses de la hora 
fue el éxito mayor del comercio británico en nuestro medio. El 
producto inglés entró por todas partes, hasta en la campaña, a 
precios baratísimos y como luego se vió su superior calidad, so- 
bre los productos similares españoles, en el uso, cuando se agotó, 
todo el mundo lo añoró, y fué reclamado en los comercios por 
los clientes. Es así que, a los pocos años, retirada también Espa- 
ña de Montevideo, los barcos ingleses volvieron con sus produc- 
tos típicos que fueron adquiridos, desde luego a precios más al- 
tos, de los normales. Con lo que la venta a bajo precio de 1807 
fué un procedimiento de reclame realmente extraordinario. 

* 

Durante la Cisplatina el comercio portugués hizo sentir sus 
actividades, acreciéndolas, pues siempre había estado latente, 
y, en gran parte mantenidas por el contrabando efectuado pot 
la Colonia, primero, por la frontera del este, después. Importo 
no sólo sus productos sino también los del Brasil. 

Salvo una poca loza portuguesa y amoblados, este comercio 
estaba constituido por productos alimenticios, por "secos y mol- 
hados”, como rezan algunas divisas comerciales de la frontera del 
este. Ricas frutas — bananas y naranjas, dulces, tabaco en cuer- 
da — "naco” — y picado, fariña, azúcar y sobre todo, yerba y 
generosos vinos, entre ellos el Oporto y el Madera. La yerba gus- 
tó tanto que poco a poco desplazó a la del Paraguay, distinta, por 
la elaboración, pues se trata de las mismas hojas del ' ilex paragua- 


90 


Civilización del Uruguay 


yensis” y, desde entonces, Santa Catalina y Paraná han encon- 
trado en el país el mejor de sus mercados. (18) 

La inmigración portuguesa no fue muy importante, en bra- 
ceros, durante la Cisplatina. Lo fue en comerciantes y provee- 
dores del ejército de ocupación que fue numeroso. 

A este respecto Montevideo siguió su destino militar al- 
bergando una copiosa oficialidad de mar y tierra, pues la es- 
cuadra tenía un importante estacionamiento de barcos con la 
tripulación completa, virtualmente en pie de guerra. En su 


(18) El mate, que empezó por ser un pasatiempo y luego un elemento 
vegetal importante para el mejoramiento de la dietética criolla, cuya ali- 
mentación es esencialmente carnívora, ha pasado a ser un vicio nacional. 
Su uso y abuso — está más arraigado que en la Argentina, que en el 
I araguay y que en el propio Brasil, y es tan gran mercado e! Uruguay, que es 
aquí donde se encuentran las mejores yerbas. Lo dice un devoto consumi- 
dor, empedernido matero, que ha recorrido Paraná y Santa Catalina vincu- 
lado, por razones de oportunidad, con los más grandes yerbateros, buscan- 
do la mejor, sin encontrarla. Hasta en la literatura nacional ocupa un 
destacado puesto. Lo han loado prosistas y poetas y, entre estos últimos, 
Montiel Ballesteros, magníficamente, de la manera siguiente: 

EL MATE AMARGO 


"Nosotros también tuvimos nuestro Adán criollo a quien Dios, de una 
costilla, le formó una Eva que le presentó como compañera. 

Luego de la chica le trajo el pingo para la lidia del trabajo y para 
la diversión del paseo o de las carreras; el pingo que no se presta, como- 
la guitarra, que también le regaló para endulzar los pesares, para ensa- 
yar estilos, tristes y vidalitas, donde volcar la poesia de su alma. 

Mas adelante, para defenderlo de la intemperie, le construyó el ran- 
cho, en cuyos horcones se colgaría una rústica cuna y en cuyo fogón se 
asaría el churrasco para alimentarse. 

Después le trajo el perro vigilante y la alondra matinal de la calandria 
autóctona para, en la aurora, despertarlo con su música desde la enramada. 

Y el hombre, con todos esos tesoros, no parecía estar contento. 

Y Dios le preguntó: ¿Qué te falta? 

El paisano le contestó filosofando: Todo pasa, Tata Dios, menos el 
dolor. Mi mujer se puede ir con otro; habrá momentos en los cuales 
no tendre ganas de cantar; cuando sea viejo no montaré el pingo, se pue- 
e azar e perro, caerse la casa... Y a mi no me restaría un compañero. 
Un compañero para contarle, despacito, las penas, las tristezas de la vida; 
que me haga sentir su caliente mano de varón y que sea serio, callado y fiel. 

Entonces Dios le regaló el mate amargo”. 


Horacio Arredondo 


91 


puerto anclaban las mejores unidades de la escuadra imperial. 
El riesgo de un choque armado con la Argentina estaba latente, 
como luego los hechos lo demostraron, dirimiendo supremacías 
que debían comenzar en el Rincón, seguir en Sarandi y epilo- 
garse en Ituzaingó. 

En lo comercial esta ocupación tuvo su importancia así co- 
mo en las altas esferas de la sociedad que evolucionó hacia for- 
mas más sociables, resintiendo el aislamiento que le había carac- 
terizado. 

El portugués, |y por lógica extensión el brasilero, difieren 
del español, rudo y ascético por temperamento, poco locuaz, a ex- 
cepción del andaluz. Al contrario, gusta del trato de la gente, 
se siente bien y busca la tertulia fuera del círculo familiar, en- 
tre los amigos. Cuida el buen vestir, goza en los espectáculos 
brillantes que provoca; cultiva la relación ceremoniosa, confun- 
diéndose en cortesías y reverencias. Si variado y hermoso fué el 
uniforme español que matizó las calles de la ciudad, poniendo 
una nota de color sobre la parda capa civil del montevideano, 
el portugués y el brasilero le sobrepasaron en brillo, en lo vis- 
toso y en lo rico. 

Por otra parte fué móvil político, instrumento de penetra- 
ción y de afianzamiento pacífico de la conquista, el ganarse la 
simpatía de todas las clases sociales, no perdonando medios para 
el logro de esta finalidad. Y es así que, en todos los ambientes, 
un poco por cálculo, otro tanto por temperamento, los re- 
cién llegados menudearon convites y recepciones en los que sólo 
se abordaban temas amables y en que la galantería hacía su 
agosto. Las fiestas públicas fueron multiplicadas con cualquier 
pretexto y a fe que los temas religiosos, militares y civiles da- 
ban amplio margen para ellas. Los salones del Fuerte se abrieron 
por primer vez y en ellos, el general don Carlos Federico Lecor 
Barón de la Laguna — más tarde vizconde — recibió a la alta 
sociedad, colmándola de halagos, derrochando cortesía, acor- 
tando distancias, para dar a poco, con hecho positivo, testi- 
monio de sus deseos de vinculación, contrayendo enlace con una 
niña oriental perteneciente a una de las principales familias de 
la primera época. Y su ejemplo fué seguido y estimulado por 
la autoridad y es así, que pese a la resistencia sorda que impe- 


92 


Civilización del Uruguay 


raba, el travieso amor vinculó a altos jefes, oficiales y tropa 
por vínculos de sangre, contrayendo casamientos que por su du- 
rabilidad, tenían un v alor muy distinto de lo que tienen ahora. 

Proclamado el Imperio, segregado el Brasil de Portugal, ese 
sistema de aproximación no sólo no fue cambiado sino que se 
e aceleró. Hubo tolerancia para muchos empecinamientos, ha- 
lagadas todas las clases de la sociedad y agraciado, el círculo mi- 
litar y hasta el civil, con la distribución de grados, encomiendas 
y cruces, desde las chicas a las más altas y hasta títulos del Im- 
perio fueron distribuidos. 


En efecto, entre los criollos, más o menos adictos, se trató 
de crear una nobleza: Hubo un Barón de la Calera, un vizconde 
del Miguelete y un marqués de Tacuarembó, y se dió a un 
oriental, el comando militar de toda la campaña. A los riogran- 
denses, que habían concurrido a la ocupación, igualmente fue- 
ron colmados de distinciones por el Emperador y entre ellos hu- 
bo un Barón de Cerro Largo. 


Las condecoraciones de Alcántara, de Cristo y del Cru- 
cciro brillaron sobre el pecho de muchos uniformes y, en los 
salones, las mesas de arrimo y los altos respaldos de las sillas Juan 
VI, trabajadas en noble y rica madera de jacarandá, se alterna- 
ban con el recio moblaje español de sillones y sillas fraileras de 
asiento y respaldo de cuero liso, madera sin escultura, arcones 
claveteados, tal cual mesa conventual de torneadas patas y tra- 
vesanos de hierro de forja. Cornucopias doradas de origen es- 
panol pero de gusto italiano, molduradas, estilo traídas por Carlos 
III de su reino de Nápoles, con cortinas rojas, ornaban las puer- 
tas y ventanas de las casas más suntuosas. En éstas solían verse 
algunos esculturados escritorios portugueses Juan V y Juan 
VI de tapa, mesas ratonas de jacarandá, y muebles de caoba, có - 
modas, pequeñas mesas, sillas y cajas de reloj de péndulo de me- 
sa o de pie, amoblado aportado por las invasiones inglesas de de- 
finido estilos británicos: Chipendale, Tudor, Reina Ana y She- 
raton, como también las variantes coloniales norteamericanos de 
esos estilos, allegados por barcos americanos. También algunas 
mesas de arrimo, sillas y sillones, cujas, de gusto portugués cons- 
trmdo, con fuertes maderas de algarrobo, en el norte argentino. 
Las camas de pabellón de madera, de bronce y de hierro eran nu- 


Horacio Arredondo 


9} 


merosas; no las torneadas portuguesas, las mesas de galleta o de 
"bolacha” de la misma procedencia, raras y más aún, aunque exis- 
tían, los policromados muebles — camas, sillas y cómodas — que 
hicieron famoso, en esta actividad, al Cuzco, gusto que había lle- 
gado indudablemente de España: Galicia y Cataluña etc. De es- 
tos muebles "estofados” o pintados he visto muy poco, más hay 
en Buenos Aires pero siempre dentro de una gran rareza. Tam- 
bién en España, de donde creo provienen son escasos. 

Los "escaños” fueron raros, pero no tanto los sofáes que, 
de madera de caoba y con asiento y respaldo de un tejido a ba- 
se de cerda, tapizados en liso, comenzaron a traer los ingleses al- 
rededor del año 1820; así como también algunos, Imperio fran- 
ceses, con sus clásicas aplicaciones de bronce cincelado ponien- 
do una nota suntuosa sobre el brillante rojo de la caoba encerada. 
Las sillas y sillones portugueses con asiento y respaldo de cuero 
repujado y perillones de bronce, fueron usadas, subsistiendo de 
todo este material que me ocupa, quizá un centenar de ejempla- 
res, casi todo, en colecciones particulares. (19) 


(19) La entrada de todo lo traído del exterior, está documentada en 
la aduana en los legajos de la época, y hace muchos años que consulte 
porción de ellos en el deseo de tener una impresión de conjunto de la 
importación al pais. Y también en los avisos de los periódicos, incluso en 
la Guerra Grande, donde, a pesar del bloqueo a los materiales europeos, etc., 
no dejaron de afluir. 

Esto es lo que me habilita para afirmar, generalizando, las orientacio- 
nes que reviste el comercio de importación en la parte que interesa a este 
trabajo; destacando que entre las fuentes consultadas están los periódicos, 
como las más importantes, en cuyos "Avisos”, el comercio, antes como hoy, 
ofrece al público todo lo que ha recibido y considera de interés. 

Sucedía más o menos, como en la actualidad, pero antes, se ponia 
más conciencia en la redacción de ellos. Se decia "jacarandá” o caoba 
cuando los muebles eran de esta madera y con el término "francés” o "in- 
glés” se englobaban todos los estilos de estos países. Ahora se califica "ja- 
carandá” a los muebles teñidos de negro, que son construidos de todo me- 
nos de esa valiosísima madera; y "caoba” se denomina a lo que es rojizo, 
cedro por lo general, desde luego muy inferior. 

Con los estilos sucede algo parecido. Ahora, diariamente, se avisan re- 
mates de muebles "coloniales”. No son ni siquiera de tipo colonial. Son 
cualquier cosa, con media centuria de vejez, principalmente ingleses y 
franceses, siendo archiconocido que lo colonial era, por lo general, Juan 
VI o algunos estilos ingleses. "Mesas de arrimo” se le llama a cualquier 


94 


Civilización del Uruguay 


En su amoblado las casas pudientes como se ve, venían su- 
friendo una gran transformación. La alta cama de pabellón 
hieratica y adusta, había sido desplazada por otras más ligeras 5 
unas, dentro del tipo de pabellón —de bronce o de hierro— 
otras no. La taracea, tímidamente, empezó a aparecer fuera de 
los bordes clásicos de las mesas cenventuales, y en algunas puer- 
tas de alacenas y en suntuosos armarios, que también en el siglo 
XIX hicieron su entrada en el escritorio o en el comedor, —como 
bibliotecas y aparadores — lucieron sus finas aplicaciones junto a 


consola sin espejo, a la repisa, y Mcissen a todas las porcelanas con cierto 
rspecto de antigüedad y de superficies tosca o lisa. 

lodo ésto que parece una tontera, tiene una insospechada influencia 
en el publico adinerado o no, en el cual, se ha hecho palabra definitiva, 
e magistcr, la 'enseñanza'’ que procuran esos avisos comerciales, con el 
consiguiente perjuicio de la cultura general. 

La primera referencia a muebles franceses la encontré en el perió- 
dico La Gaceta, de la Provincia Oriental”, en el número publicado en 
Canelones e 14 de Noviembre de 1826: se trataba de una cómoda. Con 
posterioridad esta oferta, de procedencia gala, se acentuó pero siempre, tan- 
to aquí como en Buenos Aires, en materia de amoblado, los ingleses mante- 
xuan supremacía, seguidos de cerca alrededor de 1830, por los nortéame- 

Al Plata, por orden de tonelaje y de 1821 a 1823, venían barcos de 
distintas nacionalidades y la estadística de 1823 nos da la pauta de su 
importancia al consignar: ingleses 110, norteamericanos 143, franceses 21 
suecos 14, sardos 6, daneses 10 y holandeses 8. (Antepongo los ingleses, por- 
que mantenían la prioridad anteriormente, p. e.: en 1821, 128 contra 42 
norteamericanos; 1822, 133 ingleses, 75 americanos; 1923, 113 ingleses 80 
americanos. Como se ve los iban alcanzando. 

El valor de los cargamentos ingleses en cada barco fluctuaba entre 70 
y cien mil libras esterlinas. Casi todos provenían de Liverpool y Londres 
con mercaderías de Manchester y Glasgow. Los barcos norteamericanos traían, 
por lo regular, harina. Los ingleses (dejo la palabra al inglés que estuvo 
Cinco anos en Buenos Aires 1820-2 í”, publicando a su regreso a Inglaterra, 
sus impresiones) "se importan de Inglaterra cuchillos, tenedores y tijeras, 

0 j° J tan J t0 SUCCde C ° n ,OS muebles - Los norteamericanos traen grandes can- 
tidades de estos ultimo.-; artículos. Los chales de la India y otros artículos 
de Asia son muy estimados”. Lo transcripto, lo dice después de hablar de 
les tejidos y calcetines, guantes de cuero, géneros de algodón y sigue: "Mon- 
turas y sillas inglesas se importan en gran cantidad. Les devolvemos de 
esta manera, sus propios cueros convertidos por nuestras industrias en arti- 
la U s 0 rclojerfa^ S ' ^ talabarterías Pertenecen a ingleses; lo mismo que 


Horacio Arredondo 


95 


pequeñas chapas de nácar en bordes redondos, de cerraduras, 
hermosos bocallaves. La taracea también, en panzudos muebles 
holandeses, — escritorios, bibliotecas, muy raros, siempre ma- 
dera oscura sobre fondos amarillentos de haya — ; en ingleses 
y en franceses sobre todo, dentro de los estilos Luis XV y XVI 
en los que la marqueterie francesa, hizo filigranas con maderas 
claras, haya, palisandro, sobre fondo rojos de caoba. Pero todo 
ésto poco después. 

La loza y porcelana de Macao — azul sobre fondo blanco, 
lechoso, no nítido — lucía junto a la inglesa y a la holandesa de 
Delft; cubiertos, fuentes, platos, jarras y palilleros de plata so- 
bre la buena mantelería catalana y de Flandes o de Holanda y 
el servicio de agua de vidrio y también de grueso cristal talla- 
do. (20) Claro que las casas así puestas no eran muchas, qui- 
zá se contaran con los dedos, pero las había, y hasta con algu- 
nos espejos colgados de la pared muy inclinados (21) en cu- 


(20) Los botellones de vidrio para el agua y el vino, fueron muy 
comunes y los habia de las más variadas procedencias; también los hubo 
de grueso cristal tallado. En mi colección particular poseo varias piezas de 
esta cristalería, tosca, pero artística y rica, con el nombre del dueño — un 
español — Julián Duro y las banderas roja y gualda de España entrelaza- 
das en cada pieza, esmaltadas con los colores de rigor con filete de oro. 

Hubo velones de plata, como también braseros, pero de este material 
muy raros. Siempre eran de bronce en contraste de mates y sahumadores que 
siempre fueron de plata. El oro, en estos objetos, así como en el apera 
del caballo, recién comenzó a aparecer después de mediado el XIX. 

Estas piezas eran hechas por artífices portugueses, criollos e italia- 
nos; españoles hay muy pocos. Existen en las colecciones del presente, ver- 
daderas joyas de orfebrería sobre todo en sahumadores, mates y palilleros, 
avíos de fumar, "yesqueros”, que algún día merecerán monografías escla- 
rccedoras. Junto con la exaltación de sus valores artísticos se verán allí 
algunas marcas de artífices; también merece trabajos especiales el laboreo 
del carey. Los peinetones rioplatenses llamaron la atención de todos los via- 
jeros, siendo su principal artífice José Masculino, cuya acción comenzó 
aquí y terminó en la vecina orilla. 

Han merecido, y muy justificadamente, excelentes monografías los pri- 
meros artistas: dibujantes, pintores, grabadores, etc. y demórase en hacer 
justicia a estos otros, que no lo son menos. 

(21) La costumbre horrible de colgar espejos y cuadros con la parte 
superior inclinada hacia adelante, ignoro qué origen puede teq^, pero señalo 
que recién desapareció alrededor de 1900. Nunca pude explicarme cómo 
perduró, falseando la perspectiva y pareciendo que los objetos, ornato de las 
paredes, caían sobre la concurrencia. 


96 


Civilización del Uruguay 


yas lunas se quebraban las luces de velas de decorados candela- 
bros de brazos, de alguna rara araña de caireles pendiente del 
techo, asi como las menos claras de los velones, de bronce casi 
siempre, con su tijera despabiladora pendiente unas veces de una 
cadenilla sujeta al velón de bronce y otras, cuando eran de pla- 
ta, colocadas horizontalmente sobre pequeña bandeja del mis- 
mo metal. Tal o cual cuadro de asunto religioso, de tonos os- 
curos, pendía también inclinado de las encaladas paredes, com- 
pletando este ambiente, que tenía muchas variantes. El piso 
era de ladrillo o de baldosa roja oscuro sobre el que se ex- 
tendían cueros de pumas o de yaguareté, alfombras de lana in- 
glesa hechas a máquina y también, sobre el pequeño estrado que 
soba estar presidido por las señoras de la casa, algunas de menor 
dimensión, hechas a mano, de lana de tipo cuzqueño y español 


Pasada la ominosa época de la Cisplatina y lograda la in- 
ependencia, de 1830 a 1840 el país progresó mucho. El co- 

(22) Figurando este trabajo, en la contribución que el Instituto rea- 
liza en homenaje a nuestro Artigas, considero del caso dar esta nota sobre 
algunos aspectos arqueológicos y modos de vida en Purificación. 

Figura escrito con reiteración y con verdad, sobre la sencillez del 
alojamiento en que residía el Jefe de los Orientales en su campamento de 
Purificación pero, entiendo se ha excedido sobre el particular indudable- 
mente con la base del relato de los hermanos Robertson, ciudadanos in- 
gleses que, prevenidos contra Artigas por el malitencionado comentario 
de sus enemigos, acudieron a su campamento en busca de justicia, recla- 
mando la devolución de un cargamento confiscado, más indemnización, 
saliendo de el con una opinión muy distinta, opuesta, de la que llevaban 
, entrar - En su ,lbr ° (ver Bibliografía de Viajeros) relatan por extenso 
la entrevista y describen la habitación en que Artigas los recibió como 
carente de todo. 

I-a verdad es que los ingleses o exageraron la rusticidad del moblaje v 
la carencia de lo elemental para rodearse de lo más indispensable en la vi- 
da, o fueron recibidos en alguna habitación de la secretaría que ellos to- 
maron por comedor, dormitorio y sala de recibo del caudillo nacional, cosa 
que no sena de extrañar por la clase de la gestión que allí los llevó y la 
r«.pu, iU lea a», «Vea. d¡i„ el general con gran cando, , ¡ndifin- 

cía, como vivimos aquí; y es todo lo que podemos hacer en estos tiempos 


Horacio Arredondo 


97 


mercio francés hizo sentir su influencia, imponiendo los ar- 
tículos de que es productor y es así que sus telas, sus sedas so- 
bre todo, el mueble, la pintura y toda su producción artística 


duros, manejarnos con carne, aguardiente y cigarros. Pagarle seis mil pe- 
sos me seria tan imposible como pagarle sesenta o seiscientos mil. Mire, 
prosiguió, y asi diciendo, levantó la tapa de un viejo baúl militar y se- 
ñalando una bolsa de lona en el fondo. Ahi, añadió, está todo mi efectivo, 
llega a 300 pesos; y de donde vendrá el próximo ingreso se tanto como 
Vd”. No pudiendo resarcirlo con dinero, el caudillo, equitativo y justo 
como era, encontró la manera de indemnizarlos, por vía indirecta, como el 
interesado lo expresa a renglón siguiente: "Haciendo de la necesidad virtud, 
le cedi, por tanto, voluntariamente, lo que ninguna compulsión me ha- 
bría habilitado para recobrar; y apoyado asi en mi generosidad, obtuve del 
excelentísimo Protector, como demostración de su gratitud y buena vo- 
luntad, algunos importantes privilegios mercantiles relativos al estableci- 
miento que yo había formado en Corrientes. Me produjeron, poco más, que 
ía pérdida sufrida”. 

Es posible que Artigas, dada la misión de Robertson, lo recibió en un 
ambiente en que todo faltaba para, en clima apropiado, dar la negativa 
que dió. Es lo probable, pues hasta disponía de casa de azotea. (Esto úl- 
timo en E. M. Narancio “Contribución documental para la historia de Pu- 
rificación”, etc. en Boletín Histórico del Estado Mayor, Diciembre de 1950): 

Artigas fue un hombre que llevó una vida sencilla en todos sus as- 
pectos, en su vestir, en sus medios de vida, siendo su frugalilad notoria 
así como su desapego de todo lo que fuera exterioridad brillante, inclusive 
los títulos que más de una vez se le confirieron. 

Pero esa decidida inclinación a la vida sencilla no quiere decir que 
viviera careciendo de lo más elemental y, por el contrario, precisamente, 
en su alejamiento de Purificación, donde Robertson habla sólo de asadores, 
de asientos de cabeza de vaca, falta de utensilios de mesa, puede probarse 
que existían cosas propias de un ambiente todo lo contrario. 

En lo que se refiere a vajilla, en Abril de 1815 recibió, indudable- 
mente como refuerzo de lo que ya tenía, "dos "baseras” de Vasos, cuatro 
docenas de platos, una docena de fuentes, dos tarros de latón, dos do- 
cenas de cuchillos, dos docenas de tenedores de acero, dos docenas de cu- 
charas de plata y una pieza de género para manteles”. 

Para su uso personal “un sable con guarnición, un colchón, dos al- 
mohadas, cuarenta varas de género para sábanas y fundas, dos docenas de 
sábanas, docena y media de velas de cera, una escribanía de plata y un 
catre”. El catre debió ser una cuja, quizá de jacarandá u otra madera simi- 
lar, tipo de cama corriente, pues en otro documento que también se con- 
serva en el Archivo General de la Nación, solicitaba del Cabildo de Mon- 
tevideo el envío de "una docena de sillas de arrimo” que, invariablemente 
por ese tiempo eran de jacarandá, de respaldo alto, que se disponían arri- 


98 


Civilización del Uruguay 


LÍ¡ f“j er ‘ a ’ K , eXP í nd ' 0 a la vcz lúe su literatura. Dividió el 
mercado con el ingles y así aparecieron joyas, encajes, sus gran- 
des vinos y otras menudencias de esas que recrean la vista y ha 
cen amable la vida. Si el inglés modificó el adusto ambiente de 

ZZ T T CUS “' d fr í nCéS ' CO " SUy “’ P"“ una nota de 

g ’ de eIegancia * en el interior de la vivienda y hasta en el 

p rj “ ien, “ “*»• vi 

lo. «rhT™fa a™’» £' ™ °™P» h 'V «n. '•Relación de 

^“v t ; r F « 5 

srx “v°s c t íc-j * ¡£ • 
Xlt r¿ ut ^rz;z:z,rv erJ: 

documento « encuentra „ el Archivo General^, la Nadól ““ 

lévela interés po^mbLíir conforabÍ' S,ll "' a ‘ ‘ U * r ' C ' b °' I” 

por ejemplo, cuando reclama | L ’ , se . muestra en otras cosas, como 

imagen de la Po ■ P '*'™“ * Purificación la 

Pide al Cabildo d« ?“““ “ '* "P illa del Fuerte que 

litar. "Si en ellos manda V S aL 6 CnV ' e J unt0 con lo* implementos de 

h rer " it,da anteriormente ha rielo distribuida' eTla^as^SpillÍT^ ^ 
ocurrido por este renglón" (Oficio de Noviembre 4 de 18 U ** 

el f rr de ~ ** « 

cisco un bulto de la Foñ« D ciÍn * * SaCHstÍa de San Fran- 

Pucde V. S. remirirmeIa^para P co > Iocarl' rte Asim' nte ^ * C “ C¡udad - 
liarse en ese Fuerte una caia con I , ° se me 1,3 mformado ha- 

sirvase V. S. hacer las diliven ' • Utens,l,os P recisos para una capilla: 

dad de esta iglesia Tentó hT PrCC ‘ SaS ?“? remediar con ella la necesi- 
de la Nación ) 8 J< * é (Archivo General 

"AyeÍTgóT.té 3 puerto"'^ n 4 " 10 de D ^*>rc que sigue: 

balandra de su cargo y he recibido Xd^*"- D ° m ‘ ng ° A 8 uiar con la 
con los útiles de iglesia que man k 1 C ° nes <l ue V ‘ S - me remite 
J recomendable la Jileada’ con.iiv"' v“ Í” * ^juntada. Es loable 

vincia”, etc. José Arti “ ^ G. de ia^o"” ” 8 ° CÍ0 * d ' U P "> ' 


Horacio Arredondo 


99 


vestir y en las costumbres, aclarándolo más aún no sólo con 
trivialidades mundanas sino con factores positivos de afianza- 
miento y desarrollo de algunas industrias como sumariamente 
veremos al tratar el tema de su inmigración. 

En este interregno de nuestros diez primeros años de vida 
libre, en el cual dirimían supremacías en el favor público, el 
comercio inglés y el francés, un nuevo factor de progreso se 
hizo sentir y fué el italiano que a poco compitió, sobrepasán- 
dolos en algunos renglones. Los distintos estados italianos tenían 
sus representantes consulares y sus barcos comenzaron a llegar 
con mercaderías e inmigrantes dispuestos al trabajo y fueron tan 
eficaces que acapararon, junto con el cultivo de la tierra, algu- 
nas actividades comerciales. Hasta entonces el comercio español 
había seguido firme en los artículos que eran el fuerte de la im- 
portación española: cierto tipo de géneros, vinos, higos, pasas, 
garbanzos y casi la totalidad de los artículos de almacén. En es- 
tos renglones un producto holandés entró rápido y se adueñó de 
la campaña, donde imperó por muchos años hasta, que fué des- 
alojado por un similar cubano: la ginebra y la caña de la Ha- 
bana. 

La falta de relojes producían efectos difícilmente evoca- 
bles ahora, en que todo el mundo tiene el suyo en el bolsillo 
o la última palabra, el de pulsera, que ni siquiera, para con- 
sultarlo, exige el trabajo mínimo de sacarlo del bolsillo. Hoy 
los hay públicos colocados en torres de iglesias y edificios del 
Estado y hasta particulares (comerciales) y en soportes en las 
veredas de algunos paseos concurridos, cosas que entonces no eran 
concebibles aún cuando en Europa, ya entonces y dé mucho 
atrás, los relojes públicos en torres, etc., estaban difundidos so- 
bre todo en Suiza y Alemania. 

Un reloj de bolsillo, de los de cuerda con su llave y ca- 
denilla correspondiente, ventrudos, siempre voluminosos en los 
primeros tiempos, de plata o de oro, eran rarísimos; los de pén- 
dulo, de pie o de pared, igualmente escasos aunque los comer- 
ciantes ingleses, cuando las invasiones de 1806, trajeron algunos. 
En consecuencia, la vida se regulaba por las campanas de las 
iglesias de especial manera y la iniciación y terminación del día 


9 


100 


Civilización del Uruguay 


por el disparo de cañón que regulaba su comienzo y el final 
en la plaza fuerte. 

Sobre ésto hay tema para discurrir pero, diré que la misa 
de seis de la mañana, a la que concurrían la familia mayor con 
alguna sirvienta o esclava llevando las alfombritas de rigor para 
hincarse — en las iglesias no había los bancos que de mucho atrás 
existen hoy — marcaba el comienzo de la actividad dentro de 
las casas. La hora del Angelus, a la caída de la tarde, era otra 
etapa que reglamentaba muchas cosas, religiosas, de trabajo, etc., 
como el toque de queda. 

Los relojes de sol no faltaban, pero no eran muchos; los de 
arena se utilizaban para el control de muchos trabajos y aún, 
en el campo, ciertos baños exterminadores de epizootias que 
hoy acucian al ganado, se regulaban y se ajustan por las ampo- 
lletas de vidrio con arena. El cálculo del transcurso del tiempo 
corrido al trasvasarse, de acuerdo con la colocación, sólo sufre 
levísimas alteraciones en días de gran humedad. 

Entre las cosas triviales que llamaban la atención de cier- 
tos extranjeros figuraba la costumbre de las damas de santiguarse, 
rápidamente sobre la boca, al molestarlas el bostezo. 

En la iglesia principal se hacía música en ceremonias reli- 
giosas y se cultivaba el canto, como hoy, por los sacerdotes de 
buena voz y hasta había coros, sobre todo de muchachos (23) 

El sentimiento religioso estaba tan profundamente arrai- 
gado que no era extraño ver señoras ataviadas con burdos há- 
bitos de franela amarilla o desempeñando tareas serviles en ca- 
pillas o iglesias, cumpliendo promesas contraídas, a raíz de algu- 
na enfermedad propia o de familiares. (24) El descubrirse al 
pasar frente a una capilla o iglesia era de rigor. 


(23) Y hasta música profana: "En Montevideo escuché nuestro canto 
de guerra tirolés "Merrily O”, interpretado en el órgano de una iglesia”. 
(Cinco años en Buenos Aires, 1820-1825, por un Inglés. Buenos Aires 1942. 

(24) En los tiempos que corren, esc sentimiento de humillación que 
lleva a ciertas personas a ejecutar penitencias molestas y hasta dolorosas, 
existe, pero no visibles. Con todo, hay sus excepciones y al respecto de- 
seo dejar constancia de dos que causaron honda impresión en mi espíritu. 
Hace unos años, cuando restauré la capilla de la fortaleza de Santa Te- 
resa, en Rocha, en medio de los campos, estando en la misma, una ma- 


Horacio Arredondo 


101 


Pequeñas estatuas de santos, de especial manera de la Vir- 
gen, cubiertas por fanales de vidrio, eran muy corrientes, así 
como crucifijos al testero de las camas y en los lugares princi- 
pales del salón; como el recogerse anualmente a un ambiente 
religioso para orar y meditar. De ahí la erección de la Casa de 
Ejercicios que existió no hace muchos años en la calle Sarandí. 

Las festividades religiosas, que como es de suponer, eran muy 
celebradas, y que culminaban en la de la Semana Santa, uno de 
los detalles de estos actos era, la quema de efigie de Judas Maca- 
beo, el Viernes Santo, se divulgó arraigando en la costumbre po- 
pular posteriormente con olvido de su significado religioso. Fue 
obligado número de festejos urbanos, con sus ribetes políticos en 
algunos casos, zaheriendo a tal o cual persona de vida pública 
conocida que en el indumento y facciones más o menos discreta- 
mente, se procuraba imitar. Pero, en los demás casos, lo que in- 
teresaba era la quema del muñeco relleno de cohetes, por el hol- 
gorio que provocaba entre pequeños y grandes. En estos feste- 
jos populares, posteriormente, también fue muy popular otro, 
virtualmente desaparecido: el palo enjabonado. 

Fuera de las procesiones otra función religiosa que llevaba 
mucho público eran los sermones, gozando de especial predi- 
camento, los de las tardes de cuaresma, pero entre los que llega- 
ban al fondo del sentimiento público — y aún a los incrédu- 
los — era e l paso del Viático anunciado con toques de campani- 
lla por uno del séquito, siempre espectacular y solemne, ante el 
cual los viandantes, descubiertos, la frente baja, de hinojos en 
la calle, se humillaban ante lo desconocido. Era la muerte, la 
inexorable, que ponía una nota de angustia cuando uno menos 


ñaña vi recorrer de rodillas, sobre un camino no ha mucho balastado, y 
en una extensión de más de cien metros — del portón del fuerte a la 
capilla — una familia campesina que habiendo dejado su coche en el por- 
tón. Cumplía una promesa hecha a la santa de Avila, contraida a raíz de la 
curación de un enfermo que habia salvado la vida. Desde luego que esto 
que suele ser común en Lourdes, etc., no lo es aqui, y menos en los tiem- 
pos que corren. También en Montevideo se ha visto, no ha mucho, a una 
dama de la principal sociedad, lavar a primera hora de la mañana, de 
hinojos, a mano y con balde, la escalera de mármol de la Iglesia de San 
Francisco, en su tramo central. 


102 


Civilización del Uruguay 


se lo pensaba. Luego, desde mediados, a fines del siglo XIX, otra 
costumbre que desapareció, fue el cubrir de paja los pavimentos 
de piedra de las calles, frente a la casa de algún enfermo grave 
para evitarle las molestias del ruido, producido por las llantas 
de hierro de los rodados y de los cascos herrados de los caba- 
llos, al contacto con los adoquines. Esto y el crespón negro en- 
lutando los llamadores de bronce de las puertas de calle tam- 
bién se fue. (25) 

El saludo entre hombres era el corriente de hoy, aunque an- 
tes, sobre todo si se trataba de personas de viso, era más espec- 
tacular. El de las mujeres ha variado, pues antaño era común, al 
detenerse para conversar y al despedirse, darse un abrazo y un 
par de besos repartidos en las dos mejillas. Esta costumbre quizá 
ha caído en desuso por muchas causas, de buen gusto y de higie- 
ne, y quizá una de las importantes, la preocupación lógica de las 
damas por la buena conservación del colorete. En aquél entonces 
las caras femeninas estaban libres de afeite y, hoy al cabo de unas 
cuantas efusiones como las relatadas, es de imaginar cómo que- 
daría más de una de nuestras bellas. 

Los hombres gustaban de fumar. Claro que no existían 
cigarrillos y se tenía una chupa donde se guardaba el tabaco, ha- 
biéndolas de todas calidades y, entre las más modestas, hasta de 
buche de avestruz. Las hojillas no eran de pasta de arroz, eran 
de "chala”, y el encendido se producía por el seco y rápido roce 
del hierro sobre la breve piedra de pedernal, que al producir la 
chispa prendía los fragmentos de géneros fácilmente inflama- 


(2S) En la época hispánica los llamadores no existían prácticamente al 
punto de llamar la atención de algunos viajeros. Posiblemente se golpearían 
las manos, con el Ave María de rigor, pero a mediados del XIX, invadió 
la ciudad, y todas las de la cuenca del Plata, los llamadores de bronce, 
simulando una mano, que desde veinte años atrás, han caído en completo 
desuso. 

Los de otras formas eran contados y los que, figurando la mano, eran 
construidos de hierro, poco comunes. Los de bronce solían tener los de- 
talles de un anillo y los había artísticos, pues la flexión de los dedos al 
tomar la pequeña bola de bronce, que oficiaba de percutor, daba ocasión 
a un movimiento que solía ser hasta gracioso y elegante, aún tratándose, 
como se trataba, de piezas de fundición no muy acabadas. Presentaban 
h. particularidad de representar, casi todos, sólo la mano izquierda. 


Horacio Arredondo 


103 


bles, encerrados en una pequeña concavidad, de forma de cuer- 
no, por lo general, de plata y hasta de oro. Eran los famosos 
"yesqueros”, algunos de primoroso trabajo. Como acabo de de- 
cir, donde estaba la "yesca” era casi siempre una reproducción 
del clásico cuerno de la abundancia y el minúsculo tejón de ace- 
ro que producía la chispa al rozar con el sílex, llevaba un asi- 
dero de plata figurando animales nuestros: pumas, lagartos, mu- 
litas, etc. El acto de encendido no dejaba de tener su impor- 
tancia y era una demostración de baquía, así como el armado 
del tabaco en la chala, el aliso de ésta y, lo excedía, si se tra- 
taba de naco, pues el picado y consecuente desmenuce de las 
partículas en la palma de la mano, casi era una ciencia. 

Otra costumbre muy difundida en el clero, era el uso 
y abuso del polvillo de tabaco, del "rapé”, que si bien dejaba 
la nariz a la miseria, en color y olor, y provocaban sonoro., v « i- 
tiestéticos estornudos, ahogados con enormes pañuelos a cua - 
dros, en cambio dió motivo a que circularan infinidad de pe- 
queñas cajitas de "rapé” de plata, nácar, marfil, carey y ma- 
deras, con preciosas filigranas de "marqueterié”, y aplicacio- 
nes de oro y plata; obras de arte algunas muy felices. 

Los negros y negras también fumaban en "cachirr^x>” o en 
gruesos cigarros, muchos provenientes del Paraguay y del Bra- 
sil, los primeros muy fuertes. También los blancos fumaban ci- 
garros de hoja y muchos de la Habana. Me refiero a la época co- 
lonial y hasta mediados del XIX pues, después, empezaron a en- 
trar los tabacos norteamericanos de Virginia etc., y de la Ha- 
bana en hebras y en hojas. En la frontera del este el "naco” y 
tabacos negros brasileros, tipos que después cedió paso al "Ama- 
relinho”, de la misma procedencia, desapareciendo el "naco”. 
Por estos últimos tiempos se importaban los tabacos ingleses que 
se quemaban en "pipas” de guindo, etc., de boquilla de hueso o 
de carey y también recipiente de "espuma de mar”, todas euro- 
peas; popularizándose, en ciertas clases populares, los blancos y 
frágiles "pitos” traídos por los vascos, siguiendo los "cachimbos”, 
más consistentes, de madera, sin perjuicio de los divulgados ci- 
garros italianos "de la paja” y "toscanos”, también muy fuertes. 

Entre los pequeños "vicios” el mate ocupó el primer pues- 
to, absorbido en las clases populares en pequeñas "galletas”, ca- 


104 


Civilización del Uruguay 


labazas achatadas y manuables con o sin boquilla de plata; y 
en las clases pudientes en recipientes de plata o de plata y oro, 
de los más variados tamaños y formas. Habia calabazas más 
grandes llamadas "porongos”, hoy desaparecidas por el alto cos- 
to de la yerba, pero muy populares, aún en el sud del Brasil, qui- 
zá porque allí la yerba, por producirla, es de precio menor. La 
misma variedad de formas se observa en las bombillas, sobre 
todo en el recipiente inferior, especie de ampolleta, acribillada 
de pequeños orificios destinados a dejar pasar el líquido, detenien- 
do las partículas de yerba. Hay variantes, y en Paranaguá, he 
visto y tengo en mi colección, bombillas de tejido vegetal, in- 
dudablemente no para usarlo, para vista. En el Chaco he visto 
recipientes de madera, que también existen en uso en el país. 
En qalidad de 'recipientes, los hay de porcelana, de pie, de las 
".'lás variadas formas con aditamiento de flores, etc., colorea- 
das. Eran alemanas casi siempre, hoy en desuso; algunas artísti- 
cas. El mate cocido, en uso en algunas zonas de países limítro- 
fes, no ha tenido aceptación mayor en el nuestro. 

La siesta, en el verano, era y es muy común. Las horas de co- 
midas eran las ahora corrientes, con excepción de la cena que en- 
tonces se tomaba mucho más temprano, a las siete. De noche era 
costumbre general acostarse temprano como también el levan- 
tarse. 

* 

El vestido de los hombres, salvo variantes de detalles, siem- 
pre fué igual al llevado en España durante la primera época 
con algún poco de retraso en la adopción de las modas. Me re- 
fiero a las clases urbana y alta, de ambos países. Casaca 
de paño, chalecos de seda y de otros géneros más sufridos para el 
diario, pantalón "calzón” hasha las rodillas, medias, de seda 
en ocasiones, de distintos colores, de algodón o de hilo, 
zapato bajo con hebilla de plata en lo civil; la clásica capa par- 
da y oscura, de amplio vuelo, con los dos primeros paños del 
frente forrados de terciopelo granate, amarillo o azul. Sombre- 
ro blando de amplias alas, de paja en el verano, completaba el 
tocado del indumento urbano. Había algunos cuerpos adminis- 


Horacio Arredondo 


105 


trativos civiles que tenían su uniforme especial al que agregaban 
un grueso bastón recto con empuñadura de plata, por ejemplo, 
los de aduana. Los cabildantes, en traje de ceremonia usaban un 
casacón de cola y al frente, junto a la botonadura, solían tener 
encajes igualmente los chalecos; y todo el conjunto en material 
de seda de colores claros y a veces fuertes y el bastón, que era 
insignia de mando en lo civil y en lo militar, hoy desaparecido 
y sólo subsiste, simbólicamente, en el bastón presidencial. 

Entrando el siglo XIX los hombres de la ciudad siguieron 
las modas inglesas y los elegantes, que los hubo, no diré del tipo 
Brummel, pero no lejos de él, estaban muy de cerca con las va- 
riantes de las modas, pues fué constante preocupación del sexo 
fuerte de ambas orillas del Plata el atildamiento y la elegancia 
en el vestir, modalidad que hasta no hace mucho nos caracterizó. 
Los sacos sin cola franceses no tuvieron aceptación y el frac y 
luego la entallada levita, junto con los grandes sombreros de co- 
pa, fué una de las peculiaridades del período romántico que si- 
guió al pie de la letra sus cánones. El calzado estrecho terminaba 
en punta, brillante, de charol. Un francés de principios de este 
siglo, de gustos depurados, Jules Huret, entre las cosas que le lla- 
mó la atención en el Plata fué el cuidado del calzado, siempre im- 
poluto, siempre brillante, irreprochable. Las numerosas casas de 
lustrabotines de fines deia^UX, ahora disminuidas, justifican su 
existencia por esta preocupación. El bastón también se usó, en- 
tre los elegantes, pero no en función de mando sino de distin- 
ción. Su manejo, como el del abanico en el sexo mal llamado 
''débil”, era toda una ciencia especial. 

Las mujeres llamaban la atención de los viajeros por varias 
peculiaridades: la manera de andar, de una elegancia y señorío 
extraordinaria y no característico de clase sino propia de todas 
ellas; la levedad de su pie, su belleza natural y lo gracioso de su 
vestido. Esta modalidad fué general en la América Hispana, 
pero agudizada en el Plata, producto del cruce de sangres, ci- 
mentada en el donaire, atractivo y breve taconeo de la mujer 
española, que fué proverbial encanto de las andaluzas, madri- 
leñas y gaditanas. Y al respecto, no debe olvidarse las calidades 
de la famosa "tapada” limeña, toda sal, toda gracia, y el encan- 
to de las chilenas tocadas con sus airosos y severos pañolones 



106 


Civilización del Uruguay 


oscuros, con las que se hicieron igualmente famosas, rivalizan- 
do con los tipos más eclécticos, producidos en ambas orillas del 
Plata. Todo eso también ha desaparecido. ( 26 ) en gran par- 
te, y el aluvión inmigratorio recibido en estos últimos años en 
el Plata, de razas, no latinas, donde las mujeres feas predomi- 
nan: Polonia, Rusia, Turquía, Balkanes, etc., desgraciadamen- 
te, junto a los judíos de todas las procedencias, menguado por- 
venir avizoro, para la belleza física de la raza americana de 
ambos sexos, si llegan a predominar, lo que quizá sea difícil pe- 
ro no imposible. 

La airosa mantilla española aquí fué de rigor y puesta con 
tanta gracia como el que denotaban en la colocación del chal o 
en el manejo del abanico. Se prestaba mucha atención al ca- 
bello que se dejaba crecer muy largo, y, en lo interior de la ca- 
sa, se rivalizaba en el largo de la trenza que caía por la espal- 
da rebasando la cintura, sujeta por una moña de cinta al extre- 
mo. "Paquetas”, era variadísimo el arreglo: cascadas de grandes 
bucles sujetos, detrás, por una enorme peineta de carey, verda- 
deros monumentos artísticos, de descomunales proporciones, que 
hicieron célebre en el Rio de la Plata a Masculino — uno de sus 
más felices cultores — y hasta se prestaron para la sátira y para 
las primeras manifestaciones gráficas de la caricatura. 

Los abanicos, de "país”, de papel, de tela o de cabritilla pin- 
tada y varillaje de maderas varias, hasta de perfumado sándalo, 
marfil y nácar — éstos dos últimos, plenos de aplicaciones de 
plata y oro, comúnmente de arabescos y hasta de figuras huma- 
nas, — completaban el atavío. Eran los célebres "isabelinos” de 
rancio origen español, como su nombre lo indica, popularizados 
por Isabel, la del XIX, la reina castiza española, que si bien aquí 
no reinaba en lo político, reinaba en este aspecto de la moda; al 


(26) Sobre estos temas y para quienes deseen ahondarlos en los paí- 
ses vecinos, deben remitirse a las dos grandes obras del gran sociólogo bra- 
silero, Gilberto Freire, en los dos tomos de su obra que ya cite “Casa Gran- 
de e Senzala. Formacao da familia brasileira sob a regimene de Economía 
Patriarcal”, y su complemento “Sobrados e mucambos. Decadencia do pa- 
triarcado rural no Brasil”, obras densas con cuadros admirables, con éxito 
logrado, tan rotundo, que ha alcanzado varias ediciones. Obras como éstas, 
deben ser encaradas y realizadas cuanto antes en el Plata. 


Horacio Arrldondo 


107 


que deben agregarse algunos-franceses e italianos, igualmente pre- 
ciosos, y hasta japoneses que en el "país”, de tela o pergamino* 
presentaban las caras de sus personajes de kimonos hechas de 
marfil pintadas. Había una variante para el uso diario, pues 
ni que decir que tales joyas eran para las visitas de cumplido, 
etc., y eran los "pericos” y los más efectivos, los "pericotes” 
de gran vuelo, amplio varillaje, que al actuar en la canícula 
producían pequeños vendábales presagios de los ventiladores de 
tipo vario, masónicos, que les siguieron y que hoy comienzan 
a perder terreno ante el aire acondicionado. El país de los pe- 
ricotes, era, por regla general, de telas muy ligeras sin duda 
para evitar peso, de tules y con aplicaciones de encajes, etc., 
pero los había de telas pintadas, siempre livianos, y aún de 
raso. También entre los abanicos de lujo los había de encajes: 
de Cluny, de Inglaterra, de Alenzón, de Brujas, de Bruselas, 
etc., de todas las procedencias europeas. (27) 

El atavío del hombre de ciudad en sus aditamentos de ob- 
jetos de lujo, contaba con el bastón de empuñadura de plata o 
de oro, las cajas de rapé de plata cinceleada o de carey con 
aplicaciones de plata y oro, con la botonadura de su chaleco o 
de su casaca y con las hebillas del zapato o del sombrero, de 
plata y oro, y los primeros, los botones, de amatistas, topacios, 
etc.. Uno que otro afortunado guardaba en el bolsillo del 
chaleco un reloj de cuerda, al principio de los semi redondos tipo 
medio huevo y luego chato, extra chato, de oro cincelado con 
su correspondiente gruesa cadena de oro o pendiente de él, des- 
bordando del bolsillo, un artístico “chatelen”, y, al extremo el 
sello de piedra dura con las iniciales para marcar el lacre de las 
cartas, en artístico montaje de oro cincelado por lo general. 

* 


(27) Sobre el tema ver en Revista de la S. A. de la Arqueología, T. II, 
1928 mi trabajo: "Tema de Museo. Abanicos”; que, prácticamente es una 
monografía. Los "isabelinos” en boga, entonces en Montevideo, son los pues- 
tos en uso por Isabel II; no por Isabel la Católica y menos por Isabel de 
Farnesio, la reina artista que en la colección de 1.626 abanicos contada al 
morir, en 1766, dejó piezas invalorables. Los puestos en boga por Isabel II 
son con paises de papel pintado, cromo-litografiados e impresos en talla 
dulce y varillaje rico, hasta con espejos en las guías. 



108 


Civilización del Uruguay 


En el campo, el atavío tenía mayor color e interés pero no 
era reflejo de las cosas de Europa aunque, claro está, la raíz de 
muchas prendas, no debe desconocerse, tenían esa procedencia. 
Había casaca — una especie de la campera de hoy — camisa abier- 
ta, pero lo típico estaba en el chiripá y en el calzoncillo "cri- 
bao”, ( 28 ) en la bota de potro de cuero crudo, en la vincha, 
— de origen indígena — atada, circundando la cabeza y sujetando 
en la frente el desborde de la salvaje melena; en e! poncho de 


(28) Calzones de lienzo, hilo o algodón, interiores, sobre el cual se 
colocaba el chiripá. Su extremo inferior terminaba en cribos. 

El chiripá lo constituye un paño cuadrilongo, de clase liviana, que 
colocado sobre el calzoncillo, con puntillas, flecos, lisos o con cribos, se 
pasaba entre las piernas, sujetándolo a la cintura, por sus dos extremos, al 
vientre y la espalda, la faja, cinto, tirador, etc. Era, por lo general de 
merino. Los habla de tela burda y también tejidos a mano como los pon- 
chos, de colores varios. Se usó no sólo en el Uruguay y la Argentina, sino 
mucho más hacia el norte. Como dato curioso añadiré que en Bolivia, 
tn La Paz, hay una iglesia en que se venera el Santo Cristo de la Pretina 
ataviado con chiripá de terciopelo, recamado de adornos. 

El cinto o tirador de cuero curtido, está compuesto de dos anchas 
lonjas cosidas en sus bordes, dejando varios huecos al interior, donde se 
coloca el dinero, llevando, los de ahora, compartimentos para las monedas 
y para el papel, hacia adelante, y otro pequeño para colocar el reloj y 
también, adherido a la siniestra, una canana para el revólver. Antigua- 
mente, uno de sus extremos presentaba una boca abierta que se cerraba 
a voluntad con una lengua de cuero, y teniendo un solo compartimento, 
los troperos, etc., lo llenaban de monedas de oro que usaban en las tran- 
sacciones de ganado. Al pagar lo desprendían, abrían la boca, y empinándolo 
por el otro extremo, actuaba el cinto a manera de manga de cuyo seno 
desbordaba una cascada de oro que formaba un montón de onzas o pe- 
taconas, y, en tiempos más modernos, de libras esterlinas. Una represen- 
tación exacta del clásico "cuerno de la abundancia”. El pago se efec- 
tuaba separando, "a dedo”, las necesarias para el ajuste. 

Se acostumbraba cerrarlo con una rastra de metal, de plata, colocada 
al frente sobre el vientre, a cuyo efecto en cada extremo iban dos amplios 
ojales. Esta costumbre perdura, pero también los hay de hebilla corrediza 
como en los cinturones corrientes, menos típicas pero más prácticas. Cuan- 
do estaba lleno de dinero se decía que estaba "preñao” y era muy general 
tachonarlo a todo lo exterior de monedas de plata. 

La rastra lo compone un adorno central, circular, ovalado, acorazonado, 
calado o macizo, a veces con cincelados representando el escudo nacional, 
otras, las iniciales del propietario, su marca de ganado, etc., con estos 
elementos casi siempre de oro para su mayor resalte sobre la plata, con dos 


Horacio Arredondo 


109 


raíz americana, vistoso, polícromo; en el "cinto” y en la "rastra” 
con que lo sujetaba, pleno de monedas de plata, y en la empuña- 
dura del cuchillo y en las espuelas, de hierro, plata u oro, 
las legendarias nazarenas, en las que el hombre del campo inver- 
tía todos sus recursos estéticos y su dinero. Hubo alguna varian- 
te en el chiripá, voz de origen quichua, ( chiri , frío; pac, pa- 
ra) , sobre todo de tamaño, siempre de merino en el invier- 
no, de "lustrina” en verano, pero el progreso lo aventó como 
tantas otras cosas y lo sustituyó hace muchos años por la "bomba- 
cha”, en sus dos variantes, la criolla, (llamada oriental o uru- 
guaya en la Argentina), — ancha — y la porteña, — angosta — 
Esta insustituible prenda de vestir, ha venido sufriendo, des- 
de hace por lo menos cincuenta años, la competencia de una 
prenda similar de campo, el pantalón inglés de montar, el "brid- 
ge”, pero, cuerdamente, no sólo éste perdió el terreno que al 
principio ganó por la novedad y el evidente aspecto de esbeltez 
elegante que da, sino que hasta fué adoptado totalmente por la 
nueva generación de ambas orillas del Plata que tienen a honor 
vestirlo, seducido por la comodidad que reporta, condición que 
tiene a tal punto conquistada que no necesito en calificarlo de 
insustituible. (29) 


nrticulaciones a cada lado, también de plata, rematados en monedas de este 
material, etc., que oficiaban de botones encajados en los ojales referidos. 

Los cintos de lujo eran de cuero de carpincho y de ciervo, etc., matizando 
los botones de plata que cerraban los compartimentos o la presilla de la 
canana, a falta del tachonado de monedas más atrás referidos, algunas ve- 
ces, bordados en colores fuertes. 

Constituía en el indumento gaucho uno de sus escasos lujos, de ahí 
la riqueza del noble material con que se hacía. Algo disminuido en su uso, 
persiste pero sin recubrirlo de monedas. 

(29) Saubidct, al definir la bombacha como un pantalón largo y 
ancho ceñido al tobillo por la parte inferior, agrega: “Se usa también en 
el campo una bombacha excesivamente ancha, llamada oriéntala. Por esta 
característica, entre paisanos, al que la usa se le suele dar bromas dicién- 
dole: “¿Has visto? ¡Que bombacha chancha... la de las casas, que no saca 
agua”! Y termina: “Es signo de elegancia en el campo llevar la bombacha 
desprendida en la parte del tobillo cuando se anda en alpargatas”. Esto 
sucederá en el campo de Entre Ríos; en el Uruguay es claro signo de 
negligencia, de notoria dejadez... Y en cuanto al chiste es un delicado 
homenaje de algunos entrerrianos a Franz y Fritz. 



110 


Civilización del Uruguay 


El sexo femenino campesino usaba trajes de percal o de 
zaraza — este género de origen persa — (30) muy almidonadas 
las polleras así como las enaguas que cubrían; todas amplias real- 
zadas por los policromados tintes propios del género, las faldas 
a veces con volados y franjas de distintos colores, cuando aquél 
era de fondo uniforme. El peinado, liso, hacia atrás, y la gruesa 
trenza — máximo orgullo femenino — bajando sobre la espalda, 
terminada adornada con un moño de seda, bajo la cintura, mu- 
chas veces. Las señoras de edad, como las de la ciudad, siempre 
de oscuro, de merino azul marino o negro, con el busto ceñido 
por un tipo de la clásica basquiña española; y chales y pañolones 
colocados en distintas formas, según el gusto personal. Las chi- 
cas, en el campo, adornaban la mata de su cuidada cabellera con 
alguna cinta o flores. Joyas muy pocas: alguna "alianza” de 
oro en la mano izquierda, señal de compromiso. 

En todas estas descripciones anoto generalidades, sin hacer 
hincapié en modalidades que imperaron soberanas en la ciudad, 
como los "polizones” y las mil y una variantes del vestido fe- 
menino que gusta del cambio cual ninguno. Anoto también 
la época del gusto por las pesadas aplicaciones de "azabaches” 
usadas en el traje de las matronas de luto, con preferencia, aun- 
que se usaron pendientes, dijes y hasta anillos; el de las alhajas 
— prendedores, pulseras y carabanas — de filigrana de plata so- 
bredorada muchas veces; de coral montado en oro; el engarce en 
plata, de topacios y aguas marinas en anillos y pendientes de ore- 
ja; el gusto por los topacios, esmeraldas y rubíes seguidos por 
el de los diamantes, los brillantes y el predominio absoluto de 
la perla desde el collar, el anillo y la oreja, que culminó a fines 
del XIX, no ha mucho en desuso, pero que vuelve por sus fue- 
ros, quizá por lo “sentador”, que resulta al resaltar sobre el cu- 
tis femenino, su discreta y lechosa nota de color mate, ligera- 
mente rosado o de tinta mielado. Hoy el gusto tiende a la piedra 
de color, perdiendo terreno la perla y el brillante, que se pre- 


(30) Zaraza: "Tela de algodón, muy ancha, tan fina como la ho- 
landa y con listas de colores o flores estampadas sobre fondo blanco, que 
se traía de Asia y eran muy estimadas en España”, dice el Diccionario de 
la lengua castellana en su 14 edición. 


Horacio Arredondo 


111 


fieren sólo para las grandes ceremonias. Finalmente, señalo una 
piedra que gozó de gran favor, hasta como alfiler de corbata de 
los hombres, en corbatas largas y en aquellos clásicos plastro- 
nes”, para luego caer en vertical, anonadada para siempre por la 
creencia de traer mala suerte: el ópalo, hermoso como ninguno, 
"cruz diablo”, interjección anticuada, viene al caso, ya que el 
"tocar madera”, es antídoto moderno. 

El uso de bastones se generalizó durante el siglo XIX en for- 
ma completa, no sólo como símbolo de mando y por los petime- 
tres, como ya anoté, sino por todo el mundo; como la galera de 
felpa, el jacket, la levita, el levitón, luego desplazados por tra- 
jes más holgados como el "ranglam”, la americana, el sombrero 
blando. Igual cosa les acaeció a las camisas de pechera almido- 
nada, cuellos postizos, de distintos tipos, todos plenos de almi- 
dón, con puños igualmente rígidos y torturantes. Todo ese in- 
dumento se fue desalojando por formas más prácticas, que e se- 
guir en este tren de las camisas abiertas a lo Camilo Desmoulin, 
las mangas cortas, la cabeza sin sombrero y las piernas femeni- 
nas sin medias, no es difícil se termine, "ritornando alio antico 
a la sandalia y la clámide romana. Y a fe que no estarían mal, 
por lo menos, en los de cuerpo apolíneo... 

* 

La inmigración francesa e italiana comenzó a afluir a la 
vez que regularmente proseguía sus aportes la española y a go 
la inglesa. El trasiego con las otras poblaciones de América 
era escaso, salvo los limítrofes, pero la Guerra Grande vino a 
interrumpir la prosecución de este cuadro halagador estancan- 
do el progreso del país por más de diez años. A poco de termi- 
nada, va mediado el XIX, el movimiento inmigratorio se au- 
mentó con los mismos porcentajes de los países de proceden- 
cia anteriores. 

La francesa, al igual que la italiana, fueron muy fuertes: 
comerciantes, industriales y pequeños capitalistas; y, en la última, 
un alto porcentaje de cultivadores de la tierra, lo que más 
debía apreciarse por los buenos ciudadanos del país. Entre los 
franceses hubo un gran número de vascos, con o sin capital. 


112 


Civilización del Uruguay 


que denotaron clara preferencia por las faenas pastoriles. Su 
especialidad fue, en los suburbios de las ciudades y poblados, la 
industria lechera, o mejor dicho, el expendio de leche pues no se 
preocupaban de industrializarla. En pleno campo, se concretaban 
a las vacas y, especialmente a la cría de ovinos. También los 
vascos del sud de los Pirineos que habían llegado antes, demos- 
traron esas preferencias. Raza fuerte, honrada, trabajadora, un 
poco rígida pero siempre capaz, se arraigó en el país siendo el 
tronco de numerosas familias de la sociedad oriental. El resto de 
la inmigración francesa se dedicó al comercio y a las primeras 
industrias, de las que fueron propulsores junto con los italianos. 
Estos aportes latinos allegaron muchos artistas: pintores, dibu- 
jantes, músicos, grabadores, arquitectos. También buena por- 
ción de médicos. 

El progreso en ascenso continuó pese a la serie de revolu- 
ciones políticas, crisis económicas y luchas sangrientas en que 
"Colorados” y "Blancos” se empeñaron hasta hacerlas endé- 
micas, pero, felizmente, de 1904 a la fecha, no se han repodu- 
cido y es de esperar que terminaron para siempre, consolidado 
el período de la organización nacional. 

Es difícil concretar, dentro de la brevedad de este cuadro 
general, los vaivenes del pasado social nacional durante los úl- 
timos cincuenta años del siglo XIX. 

La inmigración francesa disminuyó hasta estancarse en 
aportes pequeños, ínterin seguía normal la llegada de españoles 
y aumentaba la afluencia italiana y, en cambio, comenzaron a 
llegar ingleses, sobre todo irlandeses. 

A más de lo anotado, de estas contribuciones merece des- 
tacarse, dentro de lo español, el contingente de Galicia, muy im- 
portante, de físico fuerte, honrado, un tanto cerril, peones de 
barraca y de aduana, changadores, llegando a casi monopolizar el 
servicio doméstico, el aporte femenino, etc. En los italianos de 
escasos recursos siempre se mantuvo latente su preferencia por el 
cultivo de la tierra, desde el de la vid a las propias de huertas, al 
punto de que casi todos los "quinteros” proveedores de verdura 
de los centros urbanos, fueron de esa nacionalidad y siguen sién- 
dolo sus hijos, sus nietos y los que llegan. También casi todo el 
cabotaje nacional, la navegación de los ríos, fué casi toda de ellos 


Horacio Arredondo 


113 


— genoveses casi siempre — como lo fueron los pescadores y los 
vendedores de lo logrado en el río, y los fruteros, lustra botines y 
otras actividades menores. En las de mayor vuelo fueron sastres, 
confiteros, etc. Compartieron con los españoles los negocios de al- 
macén y casas de bebidas; con éstos y los franceses, las tiendas, 
sastrerías, bazares, mercerías y las joyerías, habiendo verdaderos 
artistas en el montaje de piedras y en la fabricación de alhajas. 
Los italianos demostraron también su predilección por los pe- 
queños comercios ambulantes: botelleros, maniceros, vendedo- 
res de "friyé” y hasta "músicos” — el popular "organillero” — 

La inglesa trajo mucho grande y pequeño comerciante, 
hombres de empresas de marcada inclinación a las obras públi- 
cas y a las faenas pastoriles, actividad compartida también con 
algunos alemanes. 

Es así que vemos a ingleses iniciar la era de las grandes obras 
públicas: ferrocarriles, aguas corrientes, gas, telégrafos, teléfo- 
nos, tranvías eléctricos, importadores, — junto con los france- 
ses, — de maquinarias y tejidos, barraqueros, pero, sobre todo, 
fué el campo el que concitó todos sus afanes y solos o en fuer- 
tes consorcios puede decirse que adquirieron, con videncia, las 
mejores tierras del país en grandes extensiones de hectáreas, so- 
bre todo al sud-oeste del río Negro y a lo largo del Uruguay 
hasta el Salto. Estos "famers” establecidos en Colonia, Soriano, 
Río Negro y Paysandú con sus actividades y espíritu de empre- 
sa revolucionaron la ganadería nacional, introduciéndose repro- 
ductores ingleses Durham y Hereford en el renglón vacuno en 
que se especializaron, sin olvidar el ovino. (31) En ovejas tam- 

(31) Del volumen de la explotación ganadera extranjera, en especial 
inglesa, da una idea el libro de Mulhall "Repúblicas del 1’lata (ver Biblio- 
grafía de Viajeros). Transcribo, al respecto, algunos párrafos, donde tam- 
bién van algunas informaciones que conceptúo interesantes para los cu- 
riosos del interior del país en esa época por ser muy pocj conocidos. 

"El Cerro: El viajero debe hacer excursiones a las quintas de Tom- 
kinson, Duplessis, Juanicó y Estevez famosas por sus frutas; a las cabañas 
de Lecoq y Giot donde aclimatan cabras de Angora, alpacas, guanacos y 
otros animales. También son dignas de mención las chacras bien culti- 
vadas entre Las Piedras, Manga y Toledo. Santa Lucía: en medio de 


1 14 


Civilización del Uruguay 


bien se ocuparon alemanes. La importación de carneros 
Lincoln y variedades de "caras negras” casi duplicó el 
peso de las majadas criollas, mientras que los carneros Ramboui- 


quintas y jardines. Las casas de Lacueva y Magariños son muy elegantes, 
de estilo italiano. El Hotel Oriental, sucursal del de Montevideo, ocupa 
una cuadra y ofrece la mayor comodidad; hay además cuatro buenas fon- 
das. El viajero debe ir a ver el establecimiento de Aguas Corrientes, una 
legua del pueblo, de donde sacan el agua para Montevideo con gran ma- 
quinaria a vapor; la empresa es de Lezica, Lanús y Fynn y fue dirigida 
por el ingeniero Newman hasta la conclusión de la obra en 1872; la 
cañería es la más larga en el mundo (excepto la de Stafford en Ingla- 
terra) siendo la distancia a Montevideo como de 12 leguas. El cazador en 
los montes de Santa Lucía encontrará abundante caza, a veces también, 
matreros. Las Piedras o San Isidro: Este pueblo es muy frecuentado en el 
verano, habiéndose construido muchas quintas elegantes. Tiene su nombre 
con motivo de las piedras enormes que rodean el pueblo; aquí se fabrican 
ahora los adoquines para Montevideo y Buenos Aires. El nuevo pueblo 
de Lezica, Lanús y Cía. en los terrenos que pertenecían a Giot, merece una 
visita, el sitio es lo más pintoresco y los plantíos y jardines representan 
un caudal de trabajo, capital y buen gusto (hoy Colón). Pando: El fe- 
rrocarril de Mr. Peeler que se construye en Montevideo hacía Maldonado 
debe pasar por Pando. San José: En este departamento se encuentran al- 
gunas estancias notables por su buen arreglo y mejoras. La de Buschental, 
en la confluencia de los ríos Santa Lucía y San José, es muy conocida por 
sus magníficos plantíos y sus cabañas de ganado vacuno y lanar. La de 
Cerrillos donde el señor Suárez tiene una colonia agrícola de Canarios. Las 
de Sienra, Herrera, Diehl, Holde, Pilling, Rooscn, Mac Eachen, Johnson, 
Jeffries, Higgins, Duplessis y Crompton, principalmente en las inmediacio- 
nes de Porongos, donde los Ingleses tienen una sociedad Jockey para ca- 
rreras anuales . 

Florida: Las estancias de Jackson cubren un territorio de más de 20 
leguas de largo estando bajo la dirección de los señores Ricketts, Leared y 
Mac Donnell cuyos establecimientos son modelos de buen arreglo y co- 
modidad. El padre del Sr. Jackson compró el terreno en 1825 cuando no 
valía más de $ 300 por suerte. La misma familia de Jackson tiene otras 
grandes estancias en Monson y Las Flores cerca del río Negro y, en el 
rincón del Tacuarí sobre la frontera del Brasil. La estancia más notable 
es la de San Jorge, establecida en 1824 por el finado don Tomás Fair, pa- 
dre del dueño actual, en el rincón formado por los arroyos Carpintería y 
Chileno con el río Negro, teniendo una extensión de 36 leguas cuadradas y 
distante 50 leguas de Montevideo: hay 50.000 ganado vacuno cruzado con 
las mejores crías de Inglaterra y 100.000 ovejas con carneros de Meckle- 
burgo, Silesia y España. Esta misma familia de Fair posee las magníficas 
estancias de Espatillar y Monte Grande en Buenos Aires. 

Minas: La única estancia de nota es la del francés Bouvet en Barriga 



Horacio Arredondo 


1 1 5 

llet y Merino australianos obraron igual milagro con el vellón 
de las lanas, dándoles peso, afinándolas y dotándolas de largura y 
rizado. En la raza vacuna se obtuvieron resultados ¡guales, so- 
bresalientes, en peso, grano de carne y distribución de grasas, ga- 
nando también en precocidad. 


Negra fundada en 1863; el dueño ha gastado $ 30.000 en importar car- 
neros de Alemania. 

Maldonado: El fortín de San Miguel está en ruinas, al pie de la sierra 
Carbonero, 3 leguas de la costa. La gran fortaleza de Santa Teresa, tam- 
bién en ruinas, ocupa una elevación cerca de Castillos Chicos habiendo 
sido edificada de granito en 1763 para contener 60 cañones y 400 soldados. 

Rocha: El Sr. Aguilar, de Montevideo, cultiva un vino igual al de 
Tenerife; el Sr. Fernández ha cultivado muy buen tabaco en su chacra en 
Rocha. 

Cerro Largo: En la margen del Lago Merim se halla el rincón del Ta- 
cuari con una área de 75 leguas cuadradas. Fue comprado a fines del si- 
glo pasado por un almacenero andaluz llamado José Ramírez en la canti- 
dad de $ 5.000: hoy día vale 1.000.000. Fue devastado por Artigas y des- 
pués por Oribe. Los tigres eran tan abundantes en 183 5 que un cazador 
llamado Yuca Tigre mató 105 en un año. Sucedió después una peste de 
perros cimarrones; entre los años 1849 y 1851 se mataron más de 5.000 
pagando el dueño de la estancia un premio de 2 l /¿ reales por cola; el 
precio por los tigres había sido $ 3 por cabeza. El Sr. Ramírez ha ven- 
dido gran parte del rincón a las sociedades pastorales del Cebollaty, Me- 
riños y Mini en cuyas estancias hay más de 200.000 animales entre ovejas 
y vacas. El cazador encontrará mucha diversión aquí: hay una buena 
•fonda al cuidado del capitán Sagrera cerca de la estancia de Ramírez, en 
el Tacuarí. 

Artigas: Las diligencias hacen el viaje de Montevideo hasta Artigas 
en cuatro días, por vía Meló. 

En 1865 don Manuel Castrillen formó una compañía para trabajar 
las minas de cerro Arecuá. Las muestras que trajo a Montevideo resultaron 
tener 62% de oro. El año siguiente el ingeniero Hitchens vino de Lon- 
dres y publicó un informe sobre las minas. Después se formó la compa- 
ñía Minera de Cuñapirú cuyo ingeniero Bankart trajo maquinaria y mi- 
neros especializados de Inglaterra, pero por algún disgusto Bankart y los 
mineros volvieron a Europa sin haber colocado la maquinaria. Finalmente 
el minero americano Rogers estableció un molino mejicano con el cual pudo 
sacar hasta 6 onzas de oro por día, hallándose las vetas a 15 o 20 varas 
de profundidad. Los gauchos venden las pepitas al Agente del Sr. Jackson 
a $ 13 por onza. El general Goyo Suárez ha vendido en Montevideo más 
de 200 onzas de oro. La falta de capital y maquinaria impide el desarrollo 
de la industria; existe un obstáculo mayor a causa de las constantes gue- 
rras y el gran riesgo para la vida y la propiedad. 

Salto: Uno de los tributarios del Daymán es el arroyo de Laureles 


10 



116 


Civilización del Uruguay 


Esta transformación radical operada en no muchos años, 
y que continúa superándose, convirtió al pobre país de 18 JO 
en próspero y rico. A fines del siglo XIX la riqueza nacional 

que riega la magnífica estancia de Mauá, JO leguas de campo con 150.000 
cabezas de ganado. 

En el departamento de Salto hay varias estancias inglesas como las 
de Dickenson, Buist, Quigley, Macdonel, Leighton, Lyde, White Weston, 
Edgar Johnson, Bird, etc. 

Paysandú: Es el departamento predilecto de los estancieros extranje- 
ros, incluyendo los establecimientos valiosos de Bichadero, Young, Wen- 
delstadt, Drysdale, Bell, Hughes, Peile, Wilson, Lynch, Cash, Stirling, 
Croker, Jackson, M’Eachen, Pichinango, M’Intry, Drable, Chapman, Shaw, 
Gale, Brown, Davie, Vernet, Halbach, Dielhl, Usher, Barton, Gctting, He- 
bcrt. Marión, Wyatt, Smith, Gaynor, Munro, Mundell, Mackinon, etc. 

El Bichadero pertenece a una sociedad anónima de Londres; com- 
prende 10 leguas de campo y más de 100.000 cabezas de ganado; el di- 
rector es don Teófilo Ricketts. Inmediato es el establecimiento de Torre 
Alta edificado por el finado Sr. Young quién en sociedad con Eterling 
compró todos estos terrenos en 1823 a razón de $ 800 la suerte. La es- 
tancia alemana de Wendelstadt dista 10 leguas de Fray Bentos; tiene po- 
cos rivales en cuanto a las mejoras y el monto de capital que se ha in- 
vertido. Román es otra grande estancia que pertenece a Mauá y Cía. con 
una fábrica que exporta carne conservada para Inglaterra. Estancia de 
La Paz la magnífica propiedad de D. Ricardo Hughes tiene las mejores 
crias de los Durham, Southdoun, Lincoln y Negrette. Sobre el Uruguay 
están las hermosas estancias de Delicias y Arroyo Malo, la primera del 
Dr. Wilson, la segunda del Sr. Wyatt Smith. Esteban Chico perten.-ce 
al Sr. Rcdelliu de Pnisia: director D. Adolfo Tietz. 

Entre los mejores jefes que han gobernado este departamento son el 
coronel Mundell y el capitán Mac Eeachen quienes prestan los mejores 
servicios al país. La vida del coronel Mundell ha sido un romance de 
hazañas y peligros: tanto él como Mac Eachen han hecho grandes es- 
fuerzos para concluir con la plaga de bandidos que aflige la campaña. 

El comerciante principal es D. Miguel Horta vice cónsul de España. 
Los hermanos Kemsly son muy atentos con los extranjeros; uno es abogado 
y vice cónsul inglés, el otro tiene librería. El viajero debe visitar los 
Saladeros de Williams, Santa María, Marión, O’Connor, etc.; las ruinas del 
padre Solano y la colonia agrícola de Colón. Esta colonia está al otro lado 
del Uruguay en Entre Rías y se puede ir en bote en una hora. Las ruinas 
del padre Solano consisten en un saladero subterráneo media legua del 
pueblo, existen todavía las piezas de la maquinaria traída de Inglaterra 
en cuya colocación empleaba 30 operarios; era cura de Paysandú en 1826, 
español de nacimiento y hombre de mucho genio. Cultivaba gusanos de 
seda; en los domingos cabalgaba un buey manso que manejaba con una 


Horacio Arredondo 


117 


había ascendido en forma fabulosa y hoy sigue ese ritmo junto 
con la Argentina al punto que los países adinerados de la época 
hispánica, han sido sobrepasados por los pobres del mismo pe- 
ríodo. Basta confrontar la urbes platenses del siglo XVIII y del 
XX con sus hermanas de la América Española de ayer y de 
hoy. 

En tren de constataciones debe distribuirse justicia 
agregando que si el impulso dado a la ganadería nacional por 
la inmigración inglesa, que claro está, suministró capitalistas a 
la vez que mucho brazo, todo rural y ganadero, el paisano, 

argolla en las narices, techó su casa de pizarra, construyó caleras, introdujo 
una cría de caracoles de Cuba que son ahora una peste en las quintas y 
practicaba con tanto éxito el modo de criar pollos por máquina calorífera 
que en una ocasión salieron 1500 pollos. 

Fray Bentos: La población alcanza a 1.500 personas incluyendo al- 
gunos ingleses muchos años residentes aquí como Hammett, Mooney, Dun- 
gey, Oliver, etc. 

Soriano: La estancia Mauá, cerca de Mercedes, es uno de los esta- , 
blecimicntos más notables en las repúblicas del Plata. Tiene 7 leguas de 
frente al río Negro y el ganado pasa de 100.000 ovejas cruzadas con Ram- 
bouillet y otras crías y 14.000 vacas. La avaluación oficial es de 470.000 
pfts. La casa no dista más de media legua de Mercedes; toda la maquina- 
ria agrícola es la más moderna. Hay otra estancia en San Salvador; ade- 
más de la de Laureles en Salto y Román en Paysandú ya nombradas. Las 
cuatro cubren una superficie total de 60 leguas cuadradas, representan un 
valor de 1.300.000 $ pfts. 

Mercedes: El viajero puede hacer excursiones en bote o a caballo a 
las estancias de Mauá, Vcrnet, Halbach, Shaw, Demarchi etc. a corta dis- 
tancia - de Mercedes. 

San Salvador: El viajero debe visitar la estancia Nueva Alemania de 
los Sres. Prange y Cía. tiene un área de 7 leguas cuadradas con 150.000 
ovejas y una graseria que puede beneficiar 600 ovejas por día. 

Colonia: Entre las estancias más notables se deben nombrar Martín 
Chico la magnifica propiedad de D. Jorje Bell, Estanzuela perteneciente 
al Sr. White, Miguelete del Sr. Newton, Pichinango - del Sr. Ricketts, Sa- 
randí del Sr. Locker, además de las de Petty y otros . . . 

Carmelo o las Vacas: Los campos alrededor son muy fértiles y los po- 
bladores incluyen Mac Vicar, Ower y otros extranjeros. 

Higueritas o Nueva Palmira: El Sr. Gazzan es antiguo residente ame- 
ricano. La fonda de Antonio Berardo es muy recomendada por los caza- 
dores. Las estancias de Halbach, Fox y Miller están a poca distancia del 
pueblo”. 


118 


Civilización del Uruguay 


con ese certero golpe de vista que lo caracteriza, rivalizó 
desde los primeros años en el proceso de la mestización de la 
hacienda nacional, empleó a fondo — y sigue empleándolos — 
todos sus recursos, adquiriendo los mejores sementales que pro- 
duce Europa sin parar en sacrificios, al punto que ha logrado 
traer a sus cabañas los mejores toros y carneros, primeros pre- 
mios y campeones de las más calificadas exposiciones. La apli- 
cación inteligente de estos animales ha dado por resultado que 
nuestras lanas y nuestras carnes se clasifiquen en las primeras 
categorías de los mercados del mundo. Y pronto las cabañas 
uruguayas dominaron. 

Igual labor, con idénticos resultados y proceso evolutivo, 
se ha efectuado del otro lado del Plata, donde ha sido mayor el 
suceso por la mayor vastedad del escenario. Es el secreto del 
formidable adelanto de ambos países del Plata. 

Otra inmigración, que no muy numerosa pero, en cam- 
bio rindió resultados en extremo felices, fue la suiza que 
también se vinculó a la tierra en zonas del departamento de Co- 
lonia y desarrolló actividades agro pecuarias. Las granjas crea- 
das por esta gente capaz, transformaron no sólo casi todo el 
departamento, sino que sus descendientes se expandieron por 
las zonas limítrofes de San José, Soriano y últimamente La- 
valleja, creando nuevas fuentes de riqueza para la economía 
rural; quesos, cremas, industrialización de frutas etc. Paralela 
a esta acción utilitaria han creado un ambiente de cultura de 
alto nivel general, cosa no lograda con otras colonizaciones. 

Una inmigración que presenta características completa- 
mente distintas es la llamada turca, que mezcla a armenios, si- 
rios y turcos. Con marcada predilección comercial se iniciaron 
en pequeños negocios de tienda y también de almacén. Rápida- 
mente han prosperado y hoy sus descendientes son propietarios 
de grandes establecimientos comerciales, especializándose en se- 
derías y mercería en general. Una variante de esta corrien- 
te se encaminó al interior del país convertida en vendedor am- 
bulante de baratijas. País esencialmente hípico llamó la aten- 
ción la inusitada aparición de este pequeño comerciante a pie 
y, en el pasado, fué blanco de no pocos desmanes de la gente 


Horacio Arredondo 


1 19 


de mal vivir. Muchos perdieron la vida en contiendas desigua- 
les pero, al final, se impusieron y, poco ecuestres, cambiaron el 
medio de locomoción y mercaron en carros de dos ruedas por to- 
dos los rincones. Fueron los conocidos "mercachifles” que luego se 
establecieron en los centros poblados, con baratillos y negocios 
comerciales, demostrando excepcionales condiciones de capaci- 
dad y alcanzaron el bienestar no sin esfuerzos. 

♦ 

En el interior la industria se restringía a las graserias y a 
los establecimientos saladeriles que elaboraban el tasajo, pués 
lo demás se exportaba en estado natural. Se trataba, de primiti- 
vas transformaciones de una materia prima que no podían lle- 
nar las aspiraciones de ningún hombre de progreso. 

Señaló un positivo adelanto la instalación en Fray Bentos 
de un gran establecimiento que, para explotar los descubrimien- 
tos del barón alemán Liebigs, capitalistas ingleses levantaron en 
una planta industrial que fue considerada como modelo. Es 
así que el extracto de Liebigs — carne en pasta — se hizo famo- 
so y contribuyó a hacer conocer al país en el exterior por ese y 
sus otros productos derivados de una explotación más racional 
de la carne. Al final del siglo XIX se dió el avance mayor 
que revolucionó el comercio de carne de todo el mundo. El 
ingeniero francés Tellier, al construir las cámaras de frío, per- 
mitió el envío a Europa de la carne enfriada en estado natural, 
procedimiento en gran parte financiado por capitales urugua- 
yos. En esta obra es de destacar el aporte de dos uruguayos: 
Francisco Lccoq y Federico Nin Reyes, y las merecidas atencio- 
nes tenidas con el técnico francés por nuestro país que lo recor- 
dó prácticamente en sus últimos días de vida y de pobreza. 

El Sr. Jorge Giebert ensayó, en 1861 , en un pequeño sala- 
dero vecino a Fray Bentos, los procedimientos para la conser- 
vación de carnes inventados por el barón Justus Von Liebigs 
quien, en gesto que le honra, los divulgó desinteresadamente en 
favor de la humanidad. Falleció en 1873 a los 70 años de edad. 
La sociedad para explotar lo ensayado por Giebert, con un capi- 
tal de medio millón de libras, se formó en Londres, ¡ntegrándo- 



120 


Civilización del Uruguay 


las capitales ingleses y belgas y luego franceses y alemanes. La pre- 
sidió don Carlos Gunther, alemán, hasta su muerte en 1896, sus- 
tituyéndolo su hijo Carlos E., inglés. Con el capital inicial se ad- 
quirió el pequeño saladero vecino a Fray Bentos y campos aleda- 
ños, desde el principio, y se obtuvo la autorización del barón, en 
1896, para dar su nombre al extracto de carne que allí se fabrica- 
ra. Dado el gran éxito logrado desde el primer momento a los po- 
cos años el capital se triplicó, casi a 1.300.000 libras, coloca- 
dos en los países citados. 

Diez años después un grupo de industriales irlandeses en- 
cabezados por los señores Tomás y Patricio Ogham se allega- 
ron a Fray Bentos a estudiar la fábrica considerablemente au- 
mentada, y fué tan optimista la impresión, que decidieron im- 
plantar otra igual para explotar los mismos procedimientos que 
no habían sido resguardados, como he dicho, por las respecti- 
vas patentes. Adquirieron al efecto la estancia "Bopicuá” 
— 3.418 hectáreas — que habiendo sido parte de una exten- 
sión mayor, la habia vendido don Gregorio Haedo a don Gena- 
ro Elía, por ese entonces propietario de la gran estancia "Ca- 
racoles”, hoy, creo, de la sucesión Morgan. 

Los Ogham inauguraron allí en 1878, una gran fábrica, con 
instalaciones magníficas que casi de inmediato, fué absorvida 
por los accionistas de Liebigs que a poco la desmantelaron, pa- 
sando sus instalaciones movibles al establecimiento de Fray Ben- 
tos, que iniciando la faena, en 1865, faenando 3.194 vacunos, 
en el año 1890-91 llegó a sacrificar 208.980. Lo que resta de 
la planta de los Ogham, hoy en campos de Rickers, son las 
paredes, muy sólidas de sus instalaciones, partes de las planchas 
de pizarra que cubrían las construcciones, y es muy hermoso el 
lugar sobre el río por lo que he propuesto su adquisición por el 
Estado, y ahora, como "monumento histórico”, pues documenta 
un gran paso dado por la ganadería nacional que, en suce- 
sivos, ha llegado al nivel actual, honrando y enriqueciendo la 
nación. Esa instalación disponía hasta de elevadores hidráuli- 
cos, los primeros instalados en Sudamérica. 

Luego los frigoríficos se instalaron — capitales ingleses 
y norteamericanos — aprovechando el aumento de peso y la me- 



Horacio Arredondo 


121 


jora de la calidad de las carnes operada por el inteligente em- 
pleo de los reproductores de "pedigree”. Grandes ganancias 
tuvieron esos establecimientos y también las lograron los ganade- 
ros, pues el precio de las haciendas se triplicó con el consiguien- 
te aumento deL yalor de los campos y del mejoramiento del stan- 
dar de vida de la numerosa población que dependía de la indus- 
tria pastoril que, prácticamente, era todo el país. 

En la ciudad se comenzaron a instalar las primeras indus- 
trias, tímidamente, casi siempre por italianos y por algunos fran- 
ceses: curtiembres de cuero, fábricas de fósforos, molinos hari- 
neros a vapor que sustituyeron alrededor de 1870, a los de vien- 
to y agua, fábricas de fideos (1871), de velas de estearina, — has- 
ta entonces de sebo — , de cerveza y de hielo, de adoquines, de 
aguardiente, etc. 

Todo contribuyó al enriquecimiento del país y como con- 
secuencia, dada la proverbial largueza con que el criollo invier- 
te sus recursos, todos los refinamientos de la vida moderna en- 
contraron amplio clima para su desarrollo. Desde la mesa al 
vestido de ambos sexos, la decoración de las casas, los trenes de 
lujo que recorrían el paso de las Duranas, la calle Agraciada 
y las avenidas del "Prado Oriental”, las noches de ópera en el So- 
lís, la afición a la música, el cultivo de las artes plásticas, los via- 
jes a Europa, la concurrencia a los hipódromos donde se corrían 
"Carreras Inglesas”, todo lo que constituye la vida de una gran 
ciudad, en pequeño, tuvo Montevideo a fines del siglo XIX. 

Y este bienestar general hizo posible la realización de las 
primeras grandes obras públicas, elevó los niveles de instruc- 
ción de todas las clases sociales, los centros de estudio flore- 
cieron, rivalizando la acción del Estado con la actividad pri- 
vada, y así se creó una nación de superficie pequeña pero que 
ha sido señalada como modelo en el conjunto de sus hermanas 
americanas. 




CAPITULO IV 


Arquitectura Militar 

MONTEVIDEO: LA CIUDAD MILITAR. LA CIUDADELA. LAS BOVEDAS. EL 
PARQUE DE INGENIEROS. BATERIAS SANTA BARBARA Y OTRAS. HOSPITAL DEL 
REY. OTROS EDIFICIOS MILITARES. FORTALEZA DEL CERRO. EL FUERTE. AL- 
MACENES NAVALES Y MILITARES. COLONIA DEL SACRAMENTO; I.A CIUDAD 

AMURAILADA, BATERIAS Y CONSTRUCCIONES MILITARES. MALDONADO: 

BATERIAS. CUARTEL DE DRAGONES. TORRE DEL VIGIA. OBRAS MILITARES EN 
LA FRONTERA ESTE. lA FORTALEZA DE SANTA TERESA. EI. FUERTE DE SAN 
MIGUEL. MARCOS DELIM ITADORES DE LA FRONTERA ESTE DURANTE LA EPOCA 

HISPANICA. (32) 

Montevideo, ubicada en una península, era una ciudad no- 
tablemente defendida, aprovechando esa situación particular, 
amurallada y dotada de fortificaciones de excepción. Siempre 
le fué reconocida por todos, la característica de sus excepcio- 
nales condiciones estratégicas, al punto que los ingleses, que 
siempre han tenido sus motivos para saberlo, lo han confir- 
mado últimamente por intermedio de una alta autoridad téc- 
nica — el general Sir Alexandre Godley, G. C. B., ("British 


(32) En la parte pertinente — "Contribución Iconográfica”, — 
publico una serie de aportaciones gráficas, tomadas del natural algunas, 
otras no, relacionadas con temas tratados en el anterior capítulo, en 
éste y en los dos siguientes. Considero del caso puntualizar aquí, por 
las consultas que en esa “Contribución” pueda provocar al lector la 
lectura de estos capítulos, que en ese material, una mínima proporción 
son reconstrucciones de edificios desaparecidos sin dejar elementos grá- 
iicos, por lo que ha sido preciso reconstruirlos sobre informaciones 
de época. Son pocos, pero no he creido del caso desecharlos, porque 
contribuyen a dar una idea más realista, más objetiva, que el que 
acusa el relato que ha servido de base para la restauración. Son imá- 
genes confeccionadas como condensación de varias fuentes informativas coin- 
cidentes y otras, es el resultado de informaciones verbales que en lo posi- 
ble he tratado de depurar, perfectamente consciente de la poca veracidad 
con que suelen producirse personas de mucha edad que, honestamente 
trasmiten versiones equivocadas. Ha habido control y depuración, dentro 
de lo humanamente posible, cuando la base ha sido tan poco consistente. 
En ellos podrá haber omisiones de detalles, enfoques distintos de los artis- 
tas que han realizado la tarea pero, en lo fundamental, descansan sobre 


1 24 


Civilización del Uruguay 


military hiscory in South América” — : "Cabe preguntarse si- 
no nos hubiera valido más haber limitado nuestros esfuerzos 
en Sud América, a la adquisición de Montevideo, nada más. 
Buenos Aires se halla demasiado tierra adentro y es una plaza 
difícil de defender sin la buena voluntad de sus habitantes. 
Montevideo pudo haber sido un segundo Gibraltar”. 

Los bajos fondos y el subsuelo rocoso de su costa sud-este, 
obstaculizaban un desembarque normal que pudiera intentarse 
desde una escuadra ubicada en pleno río, a la distancia conve- 
niente, propia para el satisfactorio desarrollo de ese tipo de opera- 
ciones de guerra. El último documento de las invasiones ingle- 

base efectiva. Reitero que son muy pocos: no alcanzan a la media docena. 

Otro grupo más numeroso es de edificios desaparecidos o existentes, 
notablemente desfigurados por refacciones, principalmente en las aberturas 
de la planta baja que han transformado ventanas en puertas y en vidrieras, 
para darle al edificio mayor renta al adaptar las amplias viejas plantas a 
subdivisiones para pequeños negocios. 

Publicar la fotografía de estos edificios me ha parecido inconveniente. 
El procedimiento adoptado es el seguido en todas partes cuando se trata 
de exhumar la obra arquitectónica de las pasadas generaciones. La fotogra- 
fía directa sólo cabe en los casos de construcciones inalteradas o en traba- 
jos muy especializados, de restauración, donde se procura poner de mani- 
fiesto las alteraciones habidas en las distintas refacciones, tarca en la cual 
no hay que confiar nada a la improvisación. 

Deseo dejar igualmente sentado lo desparejo del conjunto desde el 
punto de vista artístico, pero espero que a nadie se le ocurra que en una 
obra de fuerte tendencia arqueológica, como la presente, prime aquél sobre 
el documental. Se ha buscado ésta ahincadamente: meticulosa, detallista. 
Fn algunos ejemplares podrá ser escasa la perfección técnica, habrá dureza, 
defectuosa perspectiva, pero siempre se ha perseguido la exactitud, que es 
lo fundamental. 

En cuanto a las imperfecciones de las viejas litografías, lo que en ellas 
interesa, principalmente, es la pieza en si como documento arqueológico y 
las escalas del mejoramiento técnico de esos aspectos. El grado de errores 
oue se anote en ellos, servirá para apreciar la evolución habida en las 
artes gráficas y en el dominio del dibujo o del color y cuáles fueron los 
grabadores y artistas que en determinados tiempos descollaron en el con- 
junto. 

Al pie de las acuarelas y dibujos, reproduciendo edificios, cuando se 
mencionan números de calles, se trata de la numeración que predominó 
hasta 1877, salvo advertencia en contrario. 


Horacio Arredondo 


125 


sas que se conoce, también lo señala. ("Memorias de Walters”, 
publicada por Parkinson en Liverpool en 1949: verBd^^^tt. 

Tampoco la escuadra atacante podía acej^g^^^^^P^Vtor 
de la costa de manera que su artillcrí^^^^^J^^^rondiciones 
de silenciar las baterías de tierrq^^^^^^^^£n el calado de los 
barcos de entonces era menor qu^^^aeahora, también era mu- 
cho menor el alcance de tiro. Tampoco debe olvidarse que 
siendo los barcos propulsados a vela, el acercarse a costas llanas 
y rocosas sólo era posible con vientos muy favorables y, al no 
tenerse seguridad de ser constantes, un cambio brusco, tan fac- 
tible, podía hacer fracasar el mejor plan de ataque. Algo por el 
estilo puede decirse sobre el sector oeste, donde el agua era más 
profunda, por lo cual España había situado el fuerte San José, 
poderosamente artillado, que defendía el canal de entrada. Las 
fortificaciones hacia el norte, hacia el puerto, eran muy pode- 
rosas. Quizá este panorama fué el que indujo a los ingleses a 
atacar a la ciudad de preferencia por tierra, desembarcando po- 
derosas fuerzas más allá del Buceo (3$) y de Malvín; en la 
pequeña ensenada arenosa protegida de los vientos del este por 
la punta Gorda, que existe después de este accidente geográfico 
y que limita la otra pequeña punta donde se asienta hoy el edi- 
ficio del club de pesca local. (34) 

Y es que a la fecha del ataque inglés — 1806 — la muralla 
que cerraba la península iba de mar a mar: del Cubo del Norte 


(33) Como se sabe, la búsqueda de los caudales que conducía el navio 
'‘'Nuestra Señora de la Luz”, naufragado en esa costa en 1752, fué el ori- 
gen del nombre, tan activo fué el “buceo” que durante aquellos lejanos tiem- 
pos se realizó en busca de ese tesoro. Aún, hace pocos años, volvieron 
a descender buzos tras de las codiciadas onzas, poderoso imán . . . 

(34) Exactamente, Playa Verde. Frecuentemente el lugar de desem- 
barco suele confundirse con la pequeña playa que le antecede, conocida 
por playa de los Ingleses, denominación causa del equívoco. 

En todos los planos que conozco, ingleses y españoles, figura la playa 
Verde señalada como lugar de desembarco. Dada la cuantia de la opera- 
ción, puede que hubiera también habido desembarco en la otra playa de 
tamaño infinitamente menor, prácticamente una cala, plena de rocas y con 
peligrosas corrientes casi siempre y, por tal, inapropiada para un desem- 
barco de jerarquía como fué aquél. 


126 


Civilización del Uruguay 


en la bahía, al del Sud en pleno mar. En lo alto de esta larga 
muralla que cerraba la gola, la Ciudadela, el más poderoso re- 
ducto de Montevideo, era el punto de apoyo de esta línea de 
defensa. Pero quedaba uno débil inmediato al cubo del 
Sud — que en esa fecha no tenía la altura y fortaleza que des- 
pués alcanzó — y fué el que aprovecharon los británicos para 
abrir la brecha concentrando el fuego de tierra y mar, pues las 
unidades más potentes de la escuadra, en riesgosa operación, se 
ciñeron a la costa lo más posible Y así colocadas las fuerzas, 
los cañones de largo alcance de la Ciudadela, ubicados a algunos 
cientos de metros más distantes, no podían actuar con la efi- 
cacia que el caso requería. 

Concretando, el muro externo de Montevideo, en las postri- 
merías de la dominación española, estaba dispuesto en la forma 
que se ha dicho, hacia el lado de tierra, al este. Hacia el sud, a 
lo largo de toda la costa baja y pedregosa, habia un parapeto 
rasante de piedra y tierra "de una vara y cinco pies de altura”, 
que llegaba hasta el fuerte San José siguiendo la línea de la cos- 
ta que, unos centenares de metros antes de llegar a él se orienta 
hacia el norte mirando hacia el oeste. A distancias convenciona- 
les de esta línea un tanto irregular, existían en las explanadas 
de este parapeto, baterías provisionales colocadas para impedir 
el desembarque de tropas en embarcaciones menores que pu- 
dieran destacarse de la escuadra atacante. Sólo en crecidas ex- 
traordinarias, reitero, barcos de alta mar podian acercarse a la 
distancia conveniente para intentar silenciar las baterías de es- 
ta costa o dañar la ciudad, con tiro indirecto, operación poco 
posible por cuanto vientos favorables y crecida del río era muy 
difícil que se produjeran en el instante de ofender. 

La entrada de la bahía para embarcaciones de guerra de 
alto bordo en funciones de ataque en esos años en que, recalco, 
se navegaba a vela, era también peligrosa por el poco fondo y el 
reducido espacio para maniobrar, salvo vientos favorables que 
disminuyeran las interminables y riesgosas "bordeadas” de ri- 
gor. Fortificado, como se ha visto, el sector oeste con el fuerte 
de San José provisto con cañones, de largo alcance — diez pie- 
zas calibre 24 — la entrada estaba bien defendida. 



Horacio Arredondo 


127 


La costa de la bahía disponía para su defensa de tres ba- 
terías entre el fuerte referido y el Cubo del Norte, bastión po- 
derosamente reforzado por las casamatas de las Bóvedas y el 
fuerte de San Gabriel. A más, dentro de la propia bahía podía 
perturbar los movimientos de los atacantes una bateria colocada 
en la isla de Ratas, de aguas muy poco profundas en todo su 
derredor. 

Completaban esta formidable cintura defensiva las embar- 
caciones de guerra que España siempre tuvo en Montevideo. 
Sabido es que era el apostadero naval más fuerte con que con- 
taba el Atlántico sud y si la escuadra que en ella tenía su 
base pudiera ser débil, en determinados años, para afrontar mar 
afuera el empuje de una poderosa armada, en la boca y dentro 
de la bahía siempre se disponia de elementos coadyuvantes de la 
plaza que tornaban más fácil la resistencia. 

Reitero que creo que todo ésto influyó para que la táctica 
británica prefiriera el ataque simultáneo, por tierra y por mar. 
La toma directa por esta última vía fué infructuosa como lo 
demostró el rechazo del primer embate verificado sin ayuda de 
tierra. 

También debo añadir que, vuelto Montevideo a poder de 
España, los puntos débiles fueron reforzados, como lo fué igual- 
mente todo el sistema defensivo, que tornó el lugar en inex- 
pugnable, como lo demostraron las luchas posteriores donde 
España volvió a ser vencida por tierra, por los patriotas, dando 
término al "primer sitio de Montevideo” como se dice, que, 
en realidad vino a ser el segundo sufrido por la ciudad. 

Pero volvamos al aspecto arqueológico que es el que aquí 
interesa. 


Los PORTONES 

La muralla, por la parte de tierra, a principios del siglo pa- 
sado, tenia dos puertas que la ponían en comunicación con la cam- 
paña, por donde entraba y salía todo el movimiento comercial. 
El portón de San Pedro, en la cortina existente entre la Ciu- 
dadela y el Cubo del Norte, y el Nuevo, que horadaba la cor- 
tina entre aquélla y el Cubo del Sud. 



128 


Civilización uel Uruguay 


El de San Pedro —también Porté* Viejo— era el más 
importante. Colocado en el eje de la actual calle 25 de Mayo, a 
la altura de las calles Ciudadela y Bartolomé Mitre, entroncaba 
con "el camino real” que, sinuosamente, comunicaba con el in- 
terior del país, buscando los mejores lados de los ríos y cam- 
pos y los menores desniveles. 

El erudito investigador don Alberto Gómez Ruano constru- 
yó una maquette que la representa, valiéndose, entre otros ele- 
mentos, de un plano, cuya copia así como la maquette origi- 
nal, están en el Museo Histórico Municipal, cuya existencia con- 
cibió y empezó a crear cuando la muerte lo sorprendió al co- 
mienzo de esa laudable tarea. El original de este gráfico se con- 
serva en el archivo de Indias de Sevilla. En él figura la abertura 
con forma adintelada, con tambores a ambos lados, formados 
por estacas de madera dura de apreciable grosor terminados en 
punta de diamante empotrados en un sólido múrete de piedra. 
El pintor nacional Diógenes Hequet también lo representó, en 
su conocido cuadro de "Episodios Nacionales”, evocador de la 
expulsión de los franciscanos de la plaza, realizado durante el 
primer sitio patriota, de forma adintelada la abertura 
pero sin tambores, con otros elementos cuya mención no hace al 
caso. En un estudio mío — Ver Bibliografía — creo haber demos 
erado, apoyándome en una acuarela de Brambila de la ex- 
pedición de Malaspina, que por lo menos en la época en que el 
artista francés lo dibujó del natural no tenía tambores y la 
abertura era de arco escarzano. Hoy dispongo de más elementos 
gráficos de ese entonces, confirmatorios de mi tesis. 

El Nuevo era de menor entidad arquitectónica, aunque el 
otro no era, en ese aspecto, de subidos kilates. También concen- 
traba mucho menos tráfico, dado el limitado sector que atendía 
que abarcando una zona arenosa en su mayor parte, el sector de 
la costa, de escasa importancia agrícola, no ramificándose con 
caminos importantes que penetrara en el interior del país. 

La Ciudadela 

De forma casi cuadrada, orientada hacia el este, con baluar- 
tes en sus cuatro ángulos salientes artillados, con veinte y dos 
piezas de artillería los dos que miraban hacia el campo, y con 


Horacio Arredondo 


129 


veinte y ocho los opuestos, presentaba la particularidad de estar 
dotados de troneras los parapetos de la cortina que unía los dos 
bastiones primeramente citados, los del este. 

Colocada la piedra fundamental en Mayo de 1742 comen- 
zaron de inmediato los trabajos, terminándose, al parecer, en 
1780. Luego hubo arreglos y modificaciones que sólo afectaron 
a su consolidación y mejora. Sus muros, de siete varas de es- 
pesor, once de alto y cuarenta de largo, estaban construidos en 
piedra de sillería, de granito gris oscuro, como todas las construc- 
ciones de piedra de la ciudad que se sacaban de canteras abier- 
tas en los alrededores. Se trataba de un trabajo esmerado. El fo- 
so que la circuía era de "veinte varas de ancho por quince de 
profundidad”. Sobre la cortina que se orientaba al campo, un 
sólido rebellín aumentaba la eficacia de la defensa. 

Completamente cerrada hacia el lado exterior, la entrada 
se orientaba hacia la ciudad, colocado casi al centro del eje de 
la actual calle Sarandí, dándole acceso una hermosa puerta, con 
su rastrillo y correspondiente puente levadizo. Surmontando 
el alto y airoso arco, el escudo español, en relieve de piedra, po- 
nía una nota de arte en el conjunto. 

Felizmente, esta pieza arqueológica, de carácter monumen- 
tal, la más importante desde el punto de vista arquitectónico y 
artístico del Montevideo español, se conserva, en lo fundamen- 
tal, adosada al muro sud del actual edificio de la Universidad 
del Trabajo. 

Las dimensiones de la Ciudadela eran considerables y ocu- 
paba casi la mitad de la actual plaza Independencia. Publico, 
al efecto, algunas notas gráficas lo suficientemente ilustrativas 
de lo que afirmo. 

Da una idea del volumen de la construcción el dato de un 
testigo ocular de la demolición de su contraescarpa — Isidoro 
De María — quien dice que se sacaron cuarenta y cuatro mil 
carradas de piedra con las que se rellenaron los fosos y se reali- 
zaron las imprescindibles nivelaciones cuando se suprimieron los 
baluartes para dar paso al trazado de la nueva ciudad que en 
esos tiempos ya la circundaba. (35). 


(35) La demolición de las murallas se comenzó en 1829, dándose por' 
finalizada en 1833. El portón de San Pedro, exactamente, el 24 de Setiem- 



130 


Civilización del Uruguay 


Da grima el pensar que cuando empezó a demolerse no hu- 
bo un solo urbanista, que lanzara la idea de conservarlo al do- 
ble título de reliquia histórica y de monumento artístico. El 
solo pensar lo que estéticamente hubiera significado para la ciu- 
dad su conservación destacando en la presente época, sobre un 
verde engramado, justifica la protesta. 

En su interior había una amplia plaza de armas limitada 
por una severa galería porticada y disponía de numerosos alo- 
jamientos cuya enumeración figura en el Sumario del plano que 
publico. 

Jugó papel importante en todos los sucesos de guerra que 
tuvieron como escenario la ciudad y, de especial manera, en los 
dos sitios que le pusieron los patriotas en 1811 y en 1812-14. 
Frente a su artística portada, el 3 de Febrero de 1807, se rin- 
dieron las tropas españolas después de 15 días de asedio y la to- 
cante ceremonia de la entrega de la plaza al invasor inglés fué 
allí donde se realizó. 

Al tiempo de obtenida la independencia, rebasada por el 
amanzanamiento de la ciudad nueva, sirvió de mercado público 
por muchos años y, es por ese tiempo, ya destruidos el rebellin 
y los baluartes y colmados los fosos, cuando se horadó el fondo 
de la capilla para poner en contacto directo la vieja y nueva 
ciudad por su arteria principal. Su centro sirvió de base para 
orientar el eje de la calle 18 de Julio, movimiento que mejoró 
la orientación del amanzanamiento del ensanche urbano. 

Los alojamientos laterales fueron alquilados por el gobierno 
para pequeños negocios, y aquel noble recinto matizado de colo- 
rido militar durante casi un siglo, donde se vieron circular los 
uniformes (reales representativos de España, Inglaterra, Por- 
tugal, el Brasil imperial y los soldados de la patria vieja, fué po- 
blado por un conglomerado no menos pintoresco pero radi- 
calmente distinto, de pequeños negociantes y proveedores de to- 
dos los matices. El mercado se abrió al servicio público en 1836 


bre, todo como consecuencia — como expreso sumariamente en el texto — 
del primer ensanche de la ciudad delineada por Domingo Petrarca para 
seguir las directivas de don José Maria Reyes, luego general de ingenieros. 
Se abrieron, de primera intención y entrando en breve detalle, seis boquetes 
en las murallas para comunicar las nuevas calles con las viejas. 


Horacio Arredondo 


131 


y, previamente, como complemento de la nivelación de los fosos 
y destrucción de baluartes etc., se abrieron cuatro boquetes en el 
sitio más o menos, de los ángulos de los expresados bastiones, de 
todo lo cual se dispone de gráficos ilustrativos. 

El expresado erudito A. Gómez Ruano construyó una ex- 
celente maquette que se encuentra en el Museo Histórico citado. 


Las Bóvedas 

Era una construcción "a prueba de bomba” valga la 
expresiva y divulgada calificación que, merecidamente, apli- 
có el público a sus robustas casamatas. La solidez de las parale- 
las murallas que la formaban era proverbial, y estaban unidas, 
de tiempo en tiempo, por muros normales a los muros exteriores 
sobre los que apoyaban robustas bóvedas en cañón se- 
guido. Al rellenar los tímpanos de estas bóvedas, se obtuvo una 
magnífica terraza, almenada, de más de doscientos metros de 
longitud por diez y seis de anchura, en la cual se podía dis- 
poner numerosas piezas de artillería. Tal era su consistencia, que 
toda aquella superficie oficiaba de plataforma de tiro donde 
podían disparar las más grandes piezas de sitio sin riesgo de con- 
mociones peligrosas y menos de rajaduras. 

La muralla externa tenía una altura aproximada de ocho 
metros con un espesor de tres en la base y 1 . 50 en la cresta de 
fuego; la externa, de espesores más reducidos y, entre las dos, 
treinta y cuatro casamatas abovedadas de 13.70, 3.10 de ancho 
y 4 de altura, según la descripción y medición que ha hecho 
el arquitecto Giuria a quien sigo en esta evocación. 

Intervinieron en esta ciclópea construcción, empezada en 
1794 y terminada en 1806, las más calificadas capacidades téc- 
nicas de entonces: el brigadier de ingenieros don Bernardo Le- 
coq y los ingenieros José Pérez Brito, José del Pozo y Marquy y 
Agustín Ibañez Matamoros, técnicos militares todos y, los tres 
primeros, de larga y saneada foja de servicios en la ciudad. 

Prestó servicios como seguro almacén de municiones e im- 
plementos de guerra, fué hospital de sangre cuandí^la toma de 
la plaza por los ingleses, sirvió de prisión de Estado durante las 
guerras de la independencia, cuando España intentó subyugar 

11 


132 


Civilización del Uruguay 


el espíritu libre de los partidarios de Artigas. Alojamiento de 
tropa y aún albergue de familias emigradas de extramuros du- 
rante los varios sities que después soportó la ciudad, prestó igua- 
les servicios al invasor cuando la Cisplatina. 

Antes de producirse este último luctuoso hecho, en 1816, 
cuando los independientes comandados por el general Carlos de 
Alvear rindieron al Mariscal Vigodet, último gobernante es- 
pañol, quizo el destino que el trasiego de pólvora habido pro- 
vocara una formidable explosión que en un sector la dañó con- 
siderablemente. 

Durante los distintos gobiernos patrios fué igualmente uti- 
lizada como almacén de guerra, etc. conservándose, en 1887, 
unas veinte casamatas que, en varias etapas fueron destruidas 
para ensanches de calles y edificios de la ciudad que avanzó so- 
bre terrenos submarinos ganados a la bahía, quedando hoy sólo 
dos que están siendo restauradas por el Municipio de acuerdo 
con los elementos que se guardan en el Museo H. Municipal, de 
cuya pertenencia son también los gráficos que publico, incluso 
la maquette que realizé en un todo de acuerdo con las informa- 
ciones que logré reunir. (36) 

Parque de Ingenieros 

Se levantaba en la esquina actual de Sarandí y Bartolomé 
Mitre, metro más o menos de las alineaciones actuales de esas vías 
de tránsito. La entrada principal, sobre la vieja calle de San Car- 
los, Sarandí desde hace más de un siglo, de acuerdo con la acertada 
nomenclatura de don Andrés Lamas, entonces adoptada y pos- 
teriormente modificada con infelices injertos. Entiendo que el 
movimiento de su masa arquitectónica seguía el alineamiento 
del actual pasaje conocido por Policía Vieja, también metro 
más o menos. Su amplia portada se abría en línea recta al aljibe 
que proveía de agua al cuartel y que, una vez demolido, hasta 

(36) Debo manifestar, cumpliendo un deber de estricta justicia, que las 
maquettes que se guardan en el Museo Histórico Municipal, tanto las he- 
chas con la dirección del Sr. Gómez Ruano como con la mía, fueran eje- 
cutadas, materialmente, con singular perfección, por el Sr. José Chiapara, 
oficial de taller del mismo, hace años desaparecido. 


Horacio Arredondo 


133 


el establecimiento de las aguas corrientes, suministró agua al 
vecindario. El aljibe estaba casi en el ángulo que existe al fondo 
del pasaje que se abre por la parte de Sarandí, que tenía y sub- 
siste, una salida para la actual calle Bartolomé Mitre; y luego, 
no hace mucho, se completó con otra, formando el conjunto 
una planta en forma de T, a raíz del proyecto de construcción 
de la Galería Centenario que proyectara el culto Intendente 
de Montevideo don Daniel Muñoz y que, desgraciadamente, no 
llegó a convertirse en realidad. 

Fuerte de San José 

Como precedentemente lo establecí, ocupaba el extremo 
de la península, hacia el oeste, prácticamente al borde del mar. 

En 1741 estaba construido totalmente, con sus murallas 
completas de un desarrollo perimetral quizá superior a los tres- 
cientos metros. 

En sus orígenes, fué la primera obra militar realizada en 
Ja ciudad, pero subtancialmente modificada en la planta pri- 
mitiva. Esta primera etapa fué anterior a Montevideo ciudad 
y, precisamente, provocó su fundación. (37) 


(} 7 ) F.I proceso fundacional es claro, por lo menos para mi: La ciu- 
cad se fundó cuando la primera repartición de los solares dispuestos en 
.'man7.anam.ento urbano en 1726. Antes la ocupación había sido meramente 
militar, previa c indispensable para asegurar la posesión de la tierra, que 
ambicionaba Portugal. La etapa final, 1730, de instalación del Cabildo, f¡- 
nalizo la fundación. 

Este asunto fué ampliamente debatido en 1926, cuando la fecha del se- 
gundo centenario de la fundación hubo de ser fijado para conmemorarlo. Me 
toco una pesada tarea en esa oportunidad, pues habiendo gestionado de 
Ja J utomi:Kl ™nicipal —el Concejo de Administración Departamental— 
Ja fijación, por decreto, de ella, fué controvertida por la Junta de His- 
toria Nacional, institución que agrupaba un grupo de historiadores. El 
asunto salió a la prensa y la controversia fué áspera, pero se mantuvo 
la fecha que prohijé a la cual adhirieron la mayoría de los estudiosos. 

Con este motivo se celebró el 26 de Diciembre de 1926, una sesión 
solemne en el Instituto Histórico con asistencia del Presidente de la Re- 
pública Presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados, del Consejo 
Nacional de Administración, Arzobispo, etc., y, en esa ocasión el dele- 
gado del Mtftiicipio, el historiador Dr. Daniel García Acevedo, al abrir el 
reto, dejó expresa constancia que esa fecha se conmemoraba por mi iniciativa. 


13-í 


Civilización del Uruguay 


Ocupaba el mismo sitio en que el Maestre de Campo por- 
tugués, Manuel de Freitas Fonseca, el 22 de noviembre de 1723, 
habia levantado para Portugal un reducto que abandonó en 
Enero siguiente ante el avance de las fuerzas españolas. Los 
españoles levantaron otra batería, más reforzada, en el mis- 
mo sitio, utilizando parte del terraplén hecho por los portu- 
gueses conocida por el nombre de San Felipe, obra, al parecer, 
del ingeniero Domingo Petrarca, el que tres años después delinea- 
ra la ciudad. Al erigirse el fuerte definitivo se utilizaron todos los 
movimientos de tierra y materiales de los referidos emplaza- 
mientos. 

Estaba artillado fuertemente y sólo tenía una portada 
orientada hacia la ciudad, severa y armoniosa, desde luego, sin 
la menor pretensión. Sus características, en lo que se refiere a 
parapetos, artillería etc., sufrió varias modificaciones, al correr 
de los años. Sensiblemente desmejorado, en declinación lenta pero 
continua, permaneció hasta 1879. Duró, pues, casi siglo y 
medio. En sus primeros años dispuso de foso y fué construida 
en piedra, por expresa disposición de Zabala, el fundador de la 
ciudad, quien al efecto, hizo bajar de Misiones, de primera in- 
tención, mil indios tapes, conducidos por sus superiores, los je- 
suítas, que se utilizaron en esa y demás fortificaciones que se 
llevaron a cabo por esos años, según ya lo dije. 

Apesar de no tener mayor entidad, tuvo un importante rol 
en la Guerra Grande. Por su ubicación y su actuación, durante 
ese período, debe destacarse frente a los movimientos de la es- 
cuadra de Rosas, así como en acontecimientos militares y polí- 
ticos habidos en Montevideo durante todo el siglo XIX. 

Batería Santa Barbara y otras 

La bateria de Santa Bárbara era una pequeña construcción 
de firme levantada a los fondos de la antigua Escuela de Artes 
y Oficios — luego Enseñanza Industrial y ahora Universidad del 
Trabajo — ; indudablemente colocada para evitar un desembar- 
co — o mejor dicho, para demorarlo — en la vecina playa de San- 
ta Ana, suprimida, hace años, por el trazado de la Rambla Sud. 


Horacio Arrfdoxdo 


133 


Trabajada en piedra, era una construcción aislada, avanza- 
da de la plaza. (38) 

Después de la de la derrota infringida a los ingleses, resta- 
blecida la normalidad, España reforzó el sistema defensivo de 
Montevideo como se ha dicho y en lo refente a baterías, en 1810 
la nómina era la que sigue: 

Batería de San Sebastián. Al sud de la Ciudadela, con ocho 
cañones de hierro, y dos de bronce. Quedaba en la dirección de 
la calle Ciudadela. 

Batería del Parque de Artillería. También al sud de la Ciu- 
dadela, con ocho cañones de hierro ubicada frente a la "esquina 
redonda”, (Ituzaingó y Reconquista). (39) 

Batería de San Carlos. Al este con diez cañones de hierro 
y dos morteros de bronce, en dirección a la calle de San Carlos, 
hoy Sarandí. 

Batería de San Pascual. Al este con seis cañones de hierro, 
dos de bronce, una culebrina y dos obuses de bronce; situada 
al norte del portón de San Pedro. 

Batería de San Luis. Al este, con seis cañones de hierro y 
dos de bronce; quedaba entre las calles San Luis y San Miguel 
(Cerrito y Piedras). 

Batería de San Rafael. Al sud, con cuatro cañones de hierro, 
dirección de la calle San Vicente (Pérez Castellano). 


(38) En el Museo H. Municipal se guarda una maquette, dirigida por 
A. Gómez Ruano, de esa fortificación, así como del anteriormente tratado 
Parque de Ingenieros. 

(39) Ituzaingó y Reconquista. Como expresa De María "fue más co- 
nocida que la ruda”, empleando un término ya casi en desuso, y comen- 
tando sui generis bautizos en la toponimia colonial; como, arroyo Seco, 
Quita Calzones, etc. A los que puede agregarse el arroyo "Sal si puedes”, 
el paso de "Tira Ponchos” en el Jucutujá (en Artigas) y otros no menos 
gráficos y expresivos, que hay en el país, colocados anónimamente, como 
el "Apretado de Piedra”, abrupta región serrana en el antiguo camino Me- 
ló - Arredondo luego Artigas, hoy Río Branco, famoso lugar de bandi- 
daje que algo promediado el XIX, terminó de sanear mi abuelo don José 
G. Arredondo, coronel de milicias y Jefe Politico del Departamento, prosi- 
guiendo la campaña que se iniciara brillantemente con la captura del tris- 
temente nombrado Chico Coronel, sanguinario jefe de cuatreros, y en la 
que se distinguió el también Jefe y Coronel del ejército don José Gabriel 
Palomeque, uno de los más ilustrados y capaces jefes que, en la época, 
tuvo Cerro Largo. 



136 


Civilización del Uruguay 


Batería de San Diego. Al oeste, con cuatro cañones de hie- 
rro, dirección de la calle así nombrada hoy Washigton. 

Batería de Santo Tomás. Al sud, con siete cañones de hie- 
rro, situada entre las calles de Santo Tomás y San José (Maciel 
y Guaraní) . 

Batería de San Juan. Al oeste, en el sitio conocido por Baño 
de los Padres, pequeña ensenada que se abría sobre la bahía, con 
un poco de arena, donde hoy está, más o menos, el Mercado del 
Puerto. Tenía siete cañones de hierro y dos de bronce. 

Flanco de San Juan. Con cinco cañones de hierro y un mor- 
tero de bronce. 

Batería de San Francisco. Al norte, en la dirección de la 
calle del mismo nombre y de San Benito. Disponía de cinco ca- 
ñones de hierro. (Zabala y Colón). 

Batería del Muelle. Al oeste, en dirección de la calle de San 
Felipe, (Misiones), con cinco cañones de hierro. 

Estas baterías, muchas de ellas incluidas en la breve reseña 
que hice al comentar la cintura amurallada, la tomo de De Ma- 
ría y éste de una relación de época del coronel Joaquín de So- 
ria y Santa Cruz. En ella figura el fuerte de San José artillado 
con ocho piezas, el Cubo del Sud con cuatro, de bronce y de 
hierro, dos de cada clase; el del Norte con tres y el Parque de 
Ingenieros con cuatro. 

Hospital del Rey 

Al decir de De María, era un vasto edificio de bajos, de cal 
y canto, que ocupaba dos cuadras de largo al norte del convento 
de San Francisco en "la calle de San Miguel (Piedras) abra- 
zando, por consiguiente, todo el espacio que media hoy desde la 
esquina de Zabala hasta la de Colón”. La portada miraba al 
oeste y, al frente, se construyeron dos almacenes para depósito. 
Era puramente militar. 

Rafael Schiaffino, en su "Historia de la Medicina en el 
Uruguay”, ha tratado el tema de los hospitales militares y civi- 
les con autoridad y detención, publicando varios planos origi- 
nales existentes en el Museo H. Municipal. 

Dada la proximidad de esa publicación me remito a ella 
por ser de fácil compulsa y tratarse el tema con acierto y ex- 
tensión. 


Horacio Arredondo 


137 


Otros edificios militares 

Los había, y algunos vastos como el Cuartel de Dragones, 
el Arsenal de Marina, etc. pero eran amplios barracones donde 
no había mayor arquitectura y si, sólo amplitud, la necesaria para 
el alojamiento de las tropas de una plaza militar de la enverga- 
dura que en ese aspecto entonces tenía. 

Fortaleza del Cerro 

No formaba parte del sistema defensivo de la ciudad siendo, 
más bien, la protección de la farola, razones por las que su erec- 
ción fué muy discutida, dentro de la propia época colonial, en 
varias juntas militares que se realizaron. Fué la última construc- 
ción militar que levantó España en nuestro país. 

Este fuerte militar, construido en piedra en la cúspide del 
cerro de Montevideo, de forma pentagonal, sin bastiones salien- 
tes en los ángulos, con poderosos y altos muros de ciento ochen- 
ta metros de perímetro, presenta cuatro garitas en sus esquinas 
principales, exagonales, colocadas en desplome sobre un elegan- 
te "cup de lampe” de granito azulado trabajado en una sola 
pieza. 

Si no tuvo actuación mayor en las guerras coloniales, jugó 
un rol importante durante toda la Guerra Grande, como punto 
de apoyo de operaciones militares y de aprovisionamiento de la 
ciudad, constituyendo un molesto punto de flanco para el ejér 
cito sitiador que tenía, como es sabido, su cuartel general, sobre 
la otra eminencia que destaca la topografía de los aledaños de 
la ciudad de entonces, el Cerrito o Montevideo Chiquito, de- 
nominación que figura en viejos planos. Al Cerro, podía des- 
plazarse, en la noche, en sigilo, en cualquier momento, nume- 
rosas tropas que al cruzar en lanchones la bahía, fueran capa- 
ces de sorpresivos ataques laterales al ejército sitiador, al ama- 
necer del nuevo día. 

Pero su papel más importante está en la heráldica y en la 
iconografía de Montevideo. Incorporado por mandato real al 
escudo español montevideano surmontando el Cerro, que es su 


138 


Civilización del Uruguay 


elemento esencial, y luego colocadas en sus faldas, también por 
Real Cédula, la representación de las banderas inglesas abati- 
das, obtenidas por la expedición auxiliar reconquistadora que 
espontáneamente se organizara en la ciudad, con el lema "A la 
muy fiel y reconquistadora”, así se destacó hasta que el último 
guerrero español abandonó estas tierras, lógicamente, pues ya se 
había llegado a la mayoría de edad . Más tarde figura tam- 
bién como elemento central en el escudo imperial de la Cis- 
platina. En el actual de la ciudad, orlado con el conciso y co- 
nocido lema "Con libertad ni ofendo ni temo”, sigue como 
emblema representativo del Municipio de la ciudad de San Fe- 
lipe y Santiago, Igualmente luce, siempre coronado el Cerro, 
en casi todos los escudos y emblemas de las instituciones más 
representativas de la capital, sin distinción de actividad, inclu- 
so, la de nuestro Instituto Histórico. 

En la iconografía su papel es igualmente preponderante. 

Hace algunos años, tuve la satisfacción de restaurarla en la 
honrosa compañía de los generales arquitectos Alfredo Baldo- 
mir y Alfredo Campos y, en oportunidad, tuvimos la agradable 
sorpresa de comprobar, empotrada en el núcleo central de su ma- 
sa arquitectónica, la "Casa del Piloto de la Vigía”, anterior al 
fuerte, primer edificio levantado en el lugar, auténtica reliquia 
arqueológica, ocupado por la primera farola que salvó tantas 
vidas y alumbró tantos caminos en la amplitud del Río de la 
Plata, según hacía suponer el plano original. 

La fortaleza del Cerro fué construida en 1808 por el inge- 
niero don José del Pozo y Marquy por orden del general espa- 
ñol don Francisco Xavier de Elío y fué restaurada en fecha re- 
ciente. (40) 


(40) Montevideo, Julio 7 de 1939. 

•Señor Ministro de Defensa Nacional. 

N.° 1289. 

Señor Ministro: 

F.sta Comisión tiene el agrado de poner en su conocimiento, que ha 
dado término a la tarea de restauración de la Fortaleza del Cerro en un 
todo de acuerdo con lo dispuesto por la Ley de 16 de Julio de 1931. 

En ejecución del referido mandato las obras se han llevado a cabo 


Horacio Arredondo 


139 


El edificio de la Vigía se conserva, como una joya dentro 
de un precioso estuche, cubierto y amparado por la masa del 
fuerte, quedando sólo visible al exterior su fachada modesta, pe- 

icniendo constantemente presente los planos originales que se conservan erv 
e! Museo Histórico Municipal, pudiendo afirmarse que en la construcción 
colonial de la referencia se ha respetado escrupulosamente, no sólo la planta 
y el alzado primitivo, sino que también, en la forma más ajustada a la 
verdad histórica, se tienen realizados los detalles de albañileria, herrería y 
carpintería, indispensables para poner a tono con lo que restaba, lo que 

había desaparecido o sido alterado en el correr de más de cien años en la 

que fue utilizada por distintos servicios de carácter militar o civil. 

Lo único que no consta en los planos originales que ha sido conser- 
vado, es el portón y la rarnpla de entrada que no figuran en Ies planos 
jeferidos, pero que, indudablemente, tienen ya más de un siglo de exis- 
tencia y que provienen — al parecer — de las modificaciones introducidas 
cuando la ocupación portuguesa en la época en la que la nación pasó a 
integrar, por la fuerza de las armas, como Provincia Cisplatina primero el 
Reino de Portugal Brasil y Algarves y, luego, el Imperio del Brasil. 

En el plano original, firmado por el constructor de la fortaleza, el 

Coronel de Ingenieros José del Pozo, figura como entrada un puente le- 
vadizo proyectado en el flanco Norte próximo a la gola que une los flan- 
cos norte y sud. 

Hay otro detalle de menor importancia que la Comisión desea pun- 
tualizar y es el siguiente: 

Por los citados planos se sabía que la Fortaleza había sido concebida 
incorporando a su planta la antigua "Casa del Piloto de la vigía del Ce- 
rro” de forma que esa construcción venía a quedar dentro del cuerpo del 
edificio militar. Cuando se procedió al retiro de una galería que había sido 
adosada al frente principal y se picaron revoques en mal estado, se puso 
de manifiesto la antigua fábrica, constatándose que había sido respetada 
en todos sus detalles arquitectónicos, incluso sus esquinas, jambas y dintel 
de la puerta principal, ejecutadas en piedra de sillería, luciendo sobre esa 
puerta una losa de piedra como adecuado remate y, en su centro, la ci- 
fra de 1801, fecha de la construcción. No se conocían esos detalles in- 
teresantes que los restauradores han considerado del caso no volver a ta- 
par con los revoques de antaño — quizás efectuados cuando se hizo la 
fortaleza, años después, en 1809 — por considerar que agrega un valor 
a los que, históricamente considerado, tiene el edificio. 

Esa antigua construcción se estima conveniente señalarla conserván- 
dola a la permanente exposición pública por ser la primera obra material 
realizada en el país para alojar un servicio público de la importancia que 
ha tenido y tiene: el de faros que, desde entonces a la fecha, ha prestada 
y presta positivos servicios a la navegación internacional y al país. 

La Comisión, Señor Ministro, se propone imprimir un folleto erv 
cuyo texto constará, pormenorizada y debidamente ilustrada, toda la obra 



140 


Civilización del Uruguay 


ro recia y fuerte, como el carácter del abuelo español que le 
dió vida y razón de ser. 


El Fuerte 

Tal denominación aplicada a la sede de los gobernadores es- 
pañoles, incluidas las habitaciones de su residencia privada y las 

ejecutada, y el por qué y el cómo de lo hecho o deshecho; y a ella se 
remite por entero para el debido contralor y dar facilidades al examen cri- 
rico que pueda corresponder. (Fui su redactor. Ver B. Gral.). 

Desea, igualmente, dejar constancia que el ritmo lento impuesto a 
los trabajos, fue motivado por las dificultades propias a toda obra de 
restauración arqueológica en que la precipitación y el aceleramiento debe 
descartarse por anticipado por inconvenientes; porque la escasez de los re- 
cursos disponibles no hacía posible adelantos mayores y porque, el con- 
templar la situación de las dependencias que la ocupan, obligó a hacer las 
obras por etapas. 

Es con patriótica satisfacción señor Ministro, que esta Comisión hace 
entrega por medio de esta nota del referido Monumento Nacional a esa 
Secretaria de Estado, edificio vinculado a la gloriosa tradición de nuestro 
Ejército y de una gran importancia espiritual, pues la silueta de su airosa 
fábrica, fue debidamente estilizada o idealizada desde la ya lejana época co- 
lonial, doble simbolismo que acrecentará su valia y justifica su super- 
vivenvia. Por tanto, las obras realizadas, cuyo desarrollo ha estado a 
cargo de una doble dirección — la del General Arquitecto don Alfredo 
Baldomir y la del que suscribe — pormenor que destaco a los efectos de 
la delicada responsabilidad que en ellas cabe, son debidas a la iniciativa del 
Doctor don Alejandro Gallinal, a la comprensión del Parlamento y al 
apoyo que en todo tiempo ha merecido esta Comisión de la Presidencia 
de la República y del Ministerio de Defensa Nacional. 

Aprovecho la oportunidad para saludar al Señor Ministro muy aten- 
tamente. edo. Horacio Arredondo. Presidente Int 9 . 

Montevideo, 8 de agosto de 1939. 

Señor Ministro de Defensa Nacional. 

Esta Comisión pone en conocimiento del señor Ministro que de acuerdo 
con lo resuelto en Oficio N." 1309, fecha 14 de julio ppdo., de esa Se- 
cretaría de Estado, procedió a la entrega de la Fortaleza del Cerro de 
Montevideo a la Dirección del Museo Militar, interviniendo en este acto 
la Oficina Construcciones Militares (Servicio de Arquitectura Militar) 
nuien formuló un inventario de las existencias de dicho edificio. Además 
se labraron tres actas de entrega, de un mismo tenor, las cuales, firmadas 


Horacio Arredondo 


141 


dependencias administrativas del gobierno, siempre me ha pa- 
recido, hasta cierto punto, mal empleada. 

Esa casona casi cuadrada, típicamente civil en planta y al- 
zado, no tenía el más remoto detalle de obra militar y apenas 
si las dependencias mínimas para el alojamiento de la guardia 
que, en todas partes del mundo ha sido y es de rigor, esté, como 

de conformidad por los organismos actuantes, quedaron en poder de estos. 

Aprovecho esta oportunidad para saludar al Sr. Ministro muy aten- 
tamente. 

Fdo. Horacio Arredondo. Presidente Int". 


Constituidos en la Fortaleza del Cerro de Montevideo, a las 16 horas 
de! día 4 de agosto del año 1939 los señores dn. Horacio Arredondo, Pre- 
sidente Interino de la Comisión Restauradora de las Fortalezas de Santa 
Teresa, San Miguel, Cerro y Parque Nacional de Sta. Teresa; Mayor Ar- 
quitecto dn. José Demicheli, Jefe de la Oficina Construcciones Militares 
(Servicio de Arquitectura Militar) ; y, el Capitán Rdo. dn. Mariano Cor- 
tés Arteaga, Director del Musco Militar, en cumplimiento a lo dispuesto 
por oficio por el Ministerio de Defensa Nacional para procederse a la en- 
trega y recibo de la referida Fortaleza, se labró la presente acta en que 
se deja expresa constancia de lo siguiente: 

El Sr. Horacio Arredondo en su calidad de Presidente Interino de la 
citada Comisión, hizo entrega de la Fortaleza del Cerro de Montevideo, 
la que fué restaurada por la misma en cumplimiento al mandato de la 
Ley N.“ 8741 de 16 de julio de 1931. 

El Sr. Capitán Rdo. dn. Mariano Cortés Arteaga en su calidad de 
Director del Museo Militar y con sede en la misma Fortaleza, se da por 
recibida de ella. 

La Oficina Construcciones Militares tomó la intervención dispuesta 
por el Ministerio de Defensa Nacional, procediendo a inventariar las exis- 
tencias y el estado actual en que se entregó el edificio de dicha Fortaleza. 
Se formularon dos inventarios de un mismo tenor, fechados en 31 de 
julio de 1939, los que, firmados de conformidad por los directores del 
Museo Militar y de la Oficina Construcciones Militares, quedan en poder 
de estos organismos. 

Para constancia de todo lo actuado se labran tres actas de un mismo 
tenor, las que firmadas en la fecha arriba expresada, quedan una en po- 
.der de cada organismo que intervino en estas actuaciones. 

Fdo. Horacio Arredondo. Pte. Int". 

” Mayor José Demicheli. Jefe de Construcciones Militares. 

” Capitán Rdo. Mariano Cortés Arteaga. Director del Musco Militar. 


142 


Civilización del Uruguay 


homenaje y como custodia, donde reside la persona que encarna 
la máxima autoridad. 

Quizá el origen de esta caprichosa denominación fue mo- 
tivada, por analogía, con la de la sede de los antiguos goberna- 
dores de la vecina Buenos Aires, que residían en el Fuerte bo- 
naerense que, si bien de escaso valor arquitectónico, era un ver- 
dadero fuerte como es de notoriedad, dotados de fosos y ba- 
luartes. También en verdaderos fuertes residían, en otros para- 
jes, en plazas fortificadas como la nuestra, los jerarcas mayores. 

Los montevideanos de la primera centuria, y algo más, has- 
ta casi a fines del siglo XIX, quizá por semejanza de destino, le 
dieron a la vieja casona igual calificación; como posteriormente, 
con igucl impropiedad, se llamó — y suele llamársele — Palacio 
de Gobierno, o simplemente Palacio — a la vez que Casa de Go- 
bierno, que es lo correcto — a la antigua casa de departamentos 
de don Pancho Estevez, en la acera sud de la plaza Independen- 
cia que viene siendo el alojamiento administrativo del Presiden- 
te de la República, desde hace más de 60 años. (41) 


(41) A excepción del corto período de la Administración del Dr. 
Gabriel Terra — que ocupó la ex casa particular del Presidente Capitán 
General Máximo Santos, la Presidencia de la República siempre ocupó la 
casa de don Francisco Estevez. 

A fines del XIX y unos años después, se alojaba en los altos, al 
frente, en el ángulo de la derecha, incluso el salón principal central que 
da a la larga balconada. El otro ángulo, el de la izquierda, el Ministerio 
de Relaciones Exteriores a todo lo largo de la calle Juncal; al fondo, sobre 
la calle de San José, el Ministerio de Gobierno. El entresuelo, bajo el 
local ocupado por la Presidencia, el Ministerio de Guerra y Marina; ha- 
cia el otro lado, el de Hacienda, repartiéndose, ambas Secretarías de Es- 
tado, por mitades, las habitaciones que dan a San José. La planta térrea, bajo 
el local del Ministerio de Guerra, el Cuerpo de Guardia y la Oficina de 
Claves y Comunicaciones de la Presidencia. Hacia el otro, bajo el Minis- 
terio de Hacienda, ocupaba el ángulo la Tesorería General de la Nación; 
y luego, las piezas restantes así como todas las que daban a San José, la 
Contaduría General que tenía su entrada en la ochava de San José y Juncal. 

Recuerdo bien esta disposición vísta desde muy joven, al ir a ver a 
mi padre que era el Tesorero General; como recuerdo, entre otras cosas 
pintorescas, la cotidiana llegada del Presidente Cuestas, en las primeras ho- 
ras de la tarde, en coupé con cochero de rigurosa librea, completamente 
rodeado por la blanca caballada de la Escolta Presidencial, con sus pla- 
teadas lanzas y rojas banderolas. Así como también cuando se subía al 



Horacio Arredondo 


143 


Por lo dicho, a primera impresión, quizá hubiera sido más 
lógico incluir al "Fuerte” en el capítulo de los edificios públicos, 
pero teniendo en cuenta que durante todo el período español y 
en el de la Cisplatina, residieron allí, casi invariablemente, los 
gobernadores de Montevideo, habiendo sido siempre, durante 
esas épocas, gobiernos esencialmente militares desempeñados por 
militares, me ha parecido más conveniente colocarlo aquí. 

Se levantaba en la manzana que hoy ocupa la plaza Zabala 
y las calles que se abren, más o menos a mitad de la manzana, 
en sus cuatro costados, haciendo excepción, en su colocación, en 
el clásico damero de la ciudad. Creo que fueron delineadas te- 
niendo en cuenta, interpretadas para el lugar, las disposiciones 
que, para la plaza principal, establecían las leyes de Indias, 
y que, en la nuestra, no se adoptaron. 

En nuestro propio país, las disposiciones de las leyes de In- 
dias, respecto a la plaza principal, fueron cumplidas sólo en al- 
gunas poblaciones en lo del amanzanamiento, p. e. Rocha, par- 
cialmente en Meló, Minas, San José y Santa Lucía. También 
la reversión de la manzana, contrariando el damero colonial, 
debe obedecer a alguna causa de defensa. De ser ventilado este 
tema, no es aquí donde compete dilucidarlo. 

Al considerar todas estas posibilidades sólo creo del caso aña- 
dir, en apoyo de los argumentos que presento en favor de la hi- 
pótesis que enuncio, que no debe olvidarse que en ese entonces 
nuestra ciudad era, por excelencia, una plaza militar, donde la 
defensa contra ataques exteriores se apoyaba en su cinturón de 
muralla fortificada reforzada con obras especiales en sus partes 
vitales, Ciudadela, Cubos, Fuerte San José, etc. Era pues la ex- 
cepción a la regla que para las plazas abiertas establecían, prag- 
máticamente, las leyes citadas. 


mandatario por un ascensor accionado a mano por los negros y fieles por- 
teros de la Presidencia, precisamente colocado en un pequeño patio de la 
Tesorería. Destaco el detalle de la escolta de lanceros a galope, adelante, 
a los flancos y al fondo del brillante y oscuro coupé. Negro, blanco y 
rojo y oro, policroma nota de color y de movimiento, extraordinariamentj 
estética y... de precaución de aquel hombre astuto, casi un inválido, 
que gobernó al país con mano férrea, un tanto arbitrario, pero honesto. 




144 


Civilización del Uruguay 


Las leyes de Indias, a la letra, disponen: "De la plaza sal- 
gan quatro calles, una por medio de cada costado; y demás de 
estas dos por cada esquina: las quatro esquinas miran a los qua- 
tro vientos principales, por que saliendo asi las calles de la plaza 
no estarán expuestas a los quatro vientos que será de mucho in- 
conveniente: toda en contorno y las quatro calles principales que 
de ellas han de salir, tengan portales para comodidades de los 
Tratantes”. (T. II, Título VII: De la población de las ciu- 
dades, villas y pueblos). 

Creo que por una razón de orden militar, el delineador Mi- 
llán, cosa casi segura, inducido por órdenes superiores, no dió 
cumplimiento a lo dispuesto ni estableciendo los portales en la 
plaza principal — la Matriz de hoy — y disponiendo el aman- 
zanamiento en la forma que se ve en el contorno de la plaza 
Zabala, área actual del antiguo Fuerte, aquí, posibemente por 
razones de índole militar sin tener en cuenta lo así dispuesto 
por razones de comodidad y salubridad por la citada disposición. 

Lo curioso del caso es que estaban en vigencia en el tiempo 
de Millán y de Petrarca, y, no estándolo, tuvo un principio de 
ejecución ya muchos años después de la dominación española, 
cuando se demolió la Ciudadela, en la actual plaza Independen- 
cia, que tiene las calles y los portales. Reitero no es aquí el sitio 
para dilucidar éste y otros puntos de urbanismo que no han 
sido aún planteados por los historiadores y los técnicos, pero 
avanzo en este último caso, que quizá el espíritu ordenancista de 
Reyes, el delineador de la ciudad nueva, haya intervenido. No 
hay que olvidar que, en ese entonces era una alta autoridad, "ge- 
neral de ingenieros” y que su trazado, criticado por su arrumba- 
miento, tiene sin embargo el acierto de haber hecho transcu- 
rrir el de la actual Avenida 18 de Julio sobre el más alto ni- 
vel de la topografía, procurando una situación fresca, agradable, 
al ser batida por el viento sus calles del mar a la bahía y vice 
versa, contrariar la influencia invernal del temible pampero, 
y obtener, sobre la plaza Libertad sobre todo, y en los demás 
cruces de calles, una situación estética inmejorable, visible y pa- 
tente a cada cruce de la avenida. Contemplar otro arrumba- 
miento con todo ésto, es difícil. 


Horacio Arredondo 


145 


Pero, volvamos al tema. Como puede observarse en los grá- 
ficos que publico, era una característica casona de sólida cons- 
trucción, vasta, de lienzos exteriores horadados por ventanas es- 
trechas, encuadradas por chambranas lisas, fuertemente enreja- 
das. Bajo el alero del techo a dos aguas cubierto de tejas, una so- 
bria cornisa ponía una nota amable y severa a la vez, que daba 
cierta prestancia al conjunto. 

La entrada principal se orientaba hacia el norte, en el eje 
de la actual calle l. 9 de Mayo — una de las pocas calles de una 
cuadra con que cuenta la ciudad — y la constituía una por- 
tada de arco escarzano, disposición característica de todas las 
aberturas exteriores, sin el menor adorno, que daba entrada a 
un vasto patio. Al fondo, frontero, la capilla con su puerta de 
chambranas salientes, guarda polvo recto surmontando el din- 
tel, y arriba, casi centrado en el tímpano de esta modesta fa- 
chada, formado por las vertientes del techo a dos aguas, un 
reloj de sol. Tal era la sencillez de este edificio en el que, fe- 
lizmente, las preocupaciones espirituales tan fuertes entonces 
había colocado algo de arte, lo más simple, en la Casa del Señor. 

El plano que publico, firmado en Febrero de 1790 por el 
ingeniero José García De Cáceres presenta los elementos necesa- 
rios para evitar una mayor descripción, a lo que debe sumarse 
los detalles de la perspectiva de la maquette que de ese edificio 
realizé; pero, con todo, deseo transcribir algunos cortos párra- 
fos que a él dedicó el técnico, hasta la fecha, más especializado 
en la arquitectura colonial del país: me refiero a don Juan 
Giuria, nuestro compañero de Instituto. 

"Al fondo del patio o sea hacia la fachada sud del edificio 
estaban ubicados los departamentos del Gobernador los que, 
aparte de estar iluminados por ventanas practicadas en las tres 
fachadas externas, presentan otras aberturas que toman luz de 
cinco patios interiores, teniendo dos de éstos accesos directos 
desde la vía pública. Por el modo como está organizada la plan- 
ta parecen que se hubieran tomado algunas precauciones contra 
posibles asonadas o revueltas; ninguna puerta de acceso a la re- 
sidencia del Gobernador da directametne a la calle y, previamen- 
te, era necesario pasar por patios — ya sea el principal o algunos 


146 


Civilización diíl Uruguay 


de los secundarios — donde con toda seguridad habría guardias 
armadas. Las mismas puertas laterales tienen un cierto aspecto 
de poternas de escape”. 

En un todo de acuerdo con lo expuesto, vuelvo a seguirlo: 
"A juzgar por la fecha grabada en la piedra existente en la Te- 
sorería o Cajas Reales la construcción de este edificio data de 
1766 a 1770”. También considero bastante justificada esta afir- 
mación aún que, hasta la fecha, no se ha individualizado en 'os 
archivos nacionales y extranjeros la documentación escrita que 
sobre la erección de este edificio debe existir, si es que no se ha 
perdido como otras tantas cosas que ha plagado de lagunas la 
crónica de nuestro pasado. 

En las postrimerías de la dominación española se proyecto 
la construcción de una segunda planta que tuvo un principio 
de ejecución, a la derecha de la portada, hacia el ángulo fron- 
tero a la actual calle de Solís, el del Oeste. Este cuerpo, techado 
de azotea, tenía sus pretenciones arquitectónicas para el chato 
caserío circunvecino, predominante en ese entonces, presentando 
detalles típicos del neoclásico, con dos filas de ventanas simples, 
adinteladas las inferiores y con guarda polvo las superiores. 
Pese al largo tiempo que prestó servicios durante todos los 
gobiernos patrios, dicho proyecto no tuvo andamiento, 
pues a ese solo sector se concretó la construcción de 
la segunda planta, que quedó sin revocar, con sus ladri- 
llos a la vista. También presento gráficos de todo esto último. 

Un incendio dañó el vetusto edificio en el año 1829 pero 
subsistió hasta 1889, cargado de historia y de noble vejez. 

Almacenes navales y militares 

Podría completarse esta enumeración de la arquitectura mi- 
litar de la capital, con una serie de edificios entre los que se po- 
drían incluir los del epígrafe, pero de todos ellos, ya casi total- 
mente han desaparecido, y no teniendo las características que 
estimo deben reunir lo que merece especial mención y descrip- 
ción en este trabajo, opto por excluirlos. 

Eran locales muy amplios, barracones de paredes muy só- 


Horacio Arredondo 


147 


lidas y techos de teja, construidos, por lo general, sin orden ni 
concierto, en distintas épocas, sin el menor vestigio de arte, des- 
tinados a depósitos y talleres de la marina y del ejército sin el 
menor valor ni en la planta ni en el alzado. 

Colonia del Sacramento 

Sin el volumen de las de Montevideo, las de este sitio fue- 
ron muy importantes y completas. Portugal levantó en ese pun- 
to estratégico, que destinaba al apoyo de sus pretensiones para ex- 
tender la frontera hasta el Uruguay o Paraná, grandes esfuer- 
zos, ingentes sumas y lo realizado fué mucho y bueno, pero su- 
cesivos ataques españoles desmantelaron casi periódicamente lo 
labrado con tesón dejando, al final, apenas si algunas plantas y 
tal cual paredes de edificios de cierta magnitud. 

Mucho dinero, muchos esfuerzos diplomáticos, mucha san- 
gre y lágrimas costó a españoles, portugueses, a los criollos — y 
hasta a los lejanos guaraníes — la posesión de ese lugar. Al res- 
pecto puede decirse que no hay en Sud América un paraje con 
historial más copioso. Ríos de tinta corrieron en los siglos pasa- 
dos para sostener las pretensiones de los contendientes y, en las 
«pocas presentes, para escudriñar en su crónica apenas si se ha ini- 
ciado su estudio. La bibliografía es copiosa y lo será cada vez 
más, pues los archivos están plenos de ricos materiales inéditos, 
en especial en Luropa. Hasta el Brasil imperial lo pretendió y 
luchó disputando a los "platinos” ese rincón del país. 

La Colonia del Sacramento presentaba las mismas particula- 
ridades que la de Montevideo por una curiosa coincidencia de 
topografía y de fortificación. Ubicada en una península de 
forma casi idéntica pero de tamaño menor, todo en ella era 
muy similar pero más reducida. Totalmente amurallada, con 
sus baterías laterales de costa sobre el rio y sobre la bahía, sólo 
faltaba la Ciudadela para que fuera, en general, idéntica. 

La muralla exterior que cerraba la gola de la península, 
presentaba, por ser de menores dimensiones el espacio a guardar, 
una sola salida a la campaña, pues, para mayor similitud, la orien- 
tación del conjunto era igual. 


12 


148 


Civilización del Uruguay 


Sorpresivamente la ocupó y fortificó en 1680 el general 
portugués don Manuel de Lobo, llegado al punto por mar al 
frente de una poderosa flota, cumpliendo órdenes de la Corona 
lusitana. 

Desalojado por fuerzas españolas comandadas por Antonio 
de Vera Mujica, vuelve a Portugal por el tratado de Alfonzo de 
1701. Reforzadas sus defensas por Naper de Lancaster, cae en 
manos españolas el 16 de Enero de 1705 derrotando Alonso de 
Valdez Inclán al gobernador portugués Sebastián Veiga Cabral 
da Cámara. El tratado de Utrech la vuelve al usurpador en 1715 
y, nuevamente reforzada, la sitia el español Salcedo, gobernado' 
de Buenos Aires sin lograr tomarla. 

El tratado de 1750 vuelve la Colonia a España a cambio del 
vasto territorio de las Misiones, lo que origina la guerra guara- 
nitica, pero el tratado de el Pardo anula la entrega y don Pe- 
dro de Cevallos la captura en 1762, el 3 de Septiembre. Es bom- 
bardeada al año siguiente por una escuadra anglo portuguesa muy 
poderosa siendo rechazada, no obstante lo cual el tratado de Pa- 
rís, del 10 de Febrero de 1763, anula la victoria. Nuevamente 
declarada la guerra España envía al Plata la más formidable es- 
cuadra y el más completo ejército que durante toda su larga 
dominación desplaza a Sud América, quien la toma el 22 de Ma- 
yo de 1777 y las destruye "hasta los cimientos para que nadie 
apetezca esa amenaza de discordia se expresa. La comandaba 
don Pedro de Cevallos. 

En las invasiones inglesas la ataca y toma en 1807 el coro- 
nel Pack; cae en poder de los patriotas en 1811; Portugal vuel- 
ve a tomarla, sin resistencia, en 1818; la bombardea en 1828 el 
almirante Brown, al mando de una fuerza naval de los patriotas 
de Buenos Aires quedando, definitivamente dentro del solai pa- 
trio, cuando fué proclamada la independencia después de Itu- 
zaingó. Claro que ya entonces era un espectro, de lo que habrá 
sido en su materialidad que no impunemente se había debatido en 
una lucha secular, a final del periodo hispánico, sin cuartel, sin 

parangón en el nuevo mundo. 

Si la crónica guerrera queda patente con esta sucinta no- 


Horacio Arredondo 


149 


ticia reveladora, pese a su concisión, de todo su glorioso pasado, 
es de suponer, reitero, el estado en que quedó toda la obra ma- 
terial en la lucha, en la que fue saqueada, con sádica reiteración. 

Fué tan completa la destrucción de Cevallos, designado a 
raíz de estos hechos y como culminación de otros no menos rui- 
dosos, primer Virrey del Río de la Plata — que sólo han quedado 
restos insignificantes de su antiguo poderío. La reconstrución 
de sus alzados no ha sido posible cuando, en algunos casos, en 
estos últimos años se ha intentado hacerlo, por carecerse de la 
documentación gráfica y escrita que tal vez pueda existir en 
archivos portugueses. Es de lamentar porque, de disponerse, bien 
valdría la pena de invertir un par de millones para reconstituirla 
en su perímetro colonial. Sería algo tan hermoso y evocativo 
como Carcasone, al sud de Francia. Para Sud América una ma- 
ravilla y para el país, la inversión más reproductiva de dinero 
públicos que se ha hecho. Su éxito, como punto de atracción 
turística, a los 15 o 20 años de realizada, cuando la pátina del 
tiempo ennobleciera lo nuevo, sería abrumador. No otra co- 
sa se ha hecho en Francia con los castillos de la Loire, en Espa- 
ña con la Alhambra de Granada, en Italia, y otros puntos de Eu- 
ropa con algo de lo destruido en las últimas guerras mundiales. 

Pero en nuestro país es muy difícil que tengan andamien- 
to obras reproductivas culturales siempre pospuestas por otras 
sin jerarquía pero más materiales, y más inmediatas a intereses 
de otro orden. 

Después de muchas iniciativas, todas fracasadas, para sal - 
var lo que se pudiera en el "naugragio” arqueológico de la Co- 
lonia, (42) se ha constituido una Comisión de origen munici- 
pal, que viene haciendo obra bien orientada. La preside el Sr. Ra- 
fael Fosalba, y es su asesor técnico el arquitecto Giuria, lo que 
es una doble garantía de que las cosas que puedan hacerse, se 
harán bien. 

A más de la portada del lado de tierra que he citado, 
dotada de foso y puente levadizo, había otra hacia el lado del 
puerto: "Puerta y rampla en que embarcan”, "Puerta del Tren 

(42) Ver Actas di la Sociedad de Amigos de la Arqueología y do- 
cumentos oficiales de ella emanados, publicados en su Revista. 


150 


Civilización del Uruguay 


y Embarcadero”, la denominan planos de 1777 y 1762 al situar- 
las en la planta, lo que demuestra que el trasiego de gente se ha- 
cia por esta parte del puerto, así como también el de la artille- 
ría y de ahí, posiblemente, lo de la rampla para facilitar el mo- 
vimiento de grandes pesos, sin excluir, claro está, los movimien- 
tos de los bultos del comercio que por ella entraban y salían. 

Las murallas prácticamente circundaban toda la ciudad, co- 
mo se puede observar en el gráfico que el coronel Regó Mon- 
teiro publicó en los dos densos volúmenes que en 1933 dedicó 
a la ciudad. El cotejo de los numerosos planos conocidos demues- 
tran que en partes era de piedra en seco, en otras de piedra asen- 
tada en cal y arena y hasta se habla de cortinas de tierra. Dispo- 
nía de varias baterías, a saber: San Juan, del Carmen, del Tam- 
bor, de Santa Rita, de San Pedro de Alcántara, de San Miguel 
y de la Bandera. 

Dentro de su recinto había cuarteles para tropas de infan- 
tería, uno de artillería, una "Casa del Tren” (Artillería), al- 
macén de pólvora subterráneo, Hospital de Maestranza, etc. 

En el plano donado por el Sr. Manuel C. Larravide, en 
1888, que se encuentra en la Intendencia de Colonia, en la parte 
superior hay dos perfiles que son de interés, pues contribuyen a 
dar una idea de la importancia de los edificios militares, asi 
como de los religiosos con que contaba el lugar en 1777. 

En la plaza principal de la actual ciudad existe un mono- 
lito epigrafiado, magnífica pieza de arqueología, que dice: "Rej- 
nando el Rej D Joao. V N S Anno 1743”. En el Museo Históri- 
co Nacional de Buenos Aires hay un escudo portugués, tam- 
bién trabajado en un solo block, muy antiguo. Estas piezas 
deben haber figurado sobre alguna portada de categoría, juntas 
o separadas, que puede ser la de tierra o la de mar, la casa del 
Gobernador, etc. La pieza que está en la principal plaza de hoy, 
debiera ser trasladada cuanto antes al Museo que el Sr. Fosalba 
está formando en la antigua casa de Albín, indebidamente cono- 
cida por del almirante Brown, que si bien de fachada de media- 
dos del siglo XIX o de poco antes, es de estructura colonial. La 
pieza a que me refiero debe cuidarse mucho, pues, los agentes 
atmosféricos la vienen deteriorando y ya tiene más de dos siglos 
de exposición a pleno sol. 


Horacio Arredondo 


151 


De las murallas, hacia la parte de las aguas, quedan buena 
porción de los cimientos y arranques de baterías y cortinas. De la 
parte de tierra no queda nada, todo borrado por la expansión 
de la ciudad nueva. 

Lo mismo puede decirse del llamado Real de San Carlos, 
sobre la bahía, a escasa distancia de la vieja ciudad, donde Es- 
paña organizaba todas sus expediciones de reconquista. Tal vez 
por haber sido obras de campaña, ligeras, no pudieron llegar a 
nuestros días, quedando restos, muy alterados, de la capilla. (43) 
No obstante lo expuesto, de la Colonia queda algo muy im- 
portante y es el trazado irregular del XVII portugués, con 
sus calles tortuosas, con sus encrucijadas y hasta con algunos pa- 
vimentos que deben ser conservados como reliquias, pues es 


(43) Se trata de la actual capilla de San Benito. Fst.i dedicada 
ai santo negro y cuelgan de sus muros una considerable cantidad de ex 
votos de plata, etc., donados por los feligreses. En la iglesia de Colonia 
he tenido ocasión de ver un libro parroquial de esta capilla, de muy 
vieja data. Hubo en un tiempo muebles interesantes que han desaparecido, y 
el confesionario que, ejecutado en peteribi, tiene la capilla de la fortaleza 
de Santa Teresa, es copia fiel del que existía en ésta, que hice hacer por 
que lo consideré de un gran interés como forma, con indudable influen- 
cia lusitana, pues en Río, he visto muy semejantes. 

El edificio ha sufrido varias refacciones y el techo infame que la cubre 
actualmente — de acanaladas chapas de zinc — es una profanación, debien- 
do ser sustituido cuanto antes por uno de tejas de tipo colonial. 

Que estaba techada de teja es indudable, pues recogí la versión, hace 
40 años, de un viejísimo habitante que dijo conocer el techo desplomado 
integrado de tal suerte y lo corrobora la interesante comunicación que 
Ravignani en su trabajo "El Virreinato del Rio de la Plata 1776-1810”. 
(Hist. de la N. Argentina, T. IV, 1.* Sec. B. As. 1940) que plena de inte- 
resante información sobre Colonia, exhuma. En ella dice Cevallos, desde 
Maldonado el 10 de Agosto de 1776, después de arrasar la Colonia y dando 
instrucciones complementarias a ese efecto "al Rl. de Sn. Carlos se debe 
llevar antes la teja y Maderas para techar la Capilla como se lo previne 
yo repetidas veces adn. Juan Vázquez a quien no obstante es necesario avi- 
sar por ser algo pausado según parece”. Y luego de disponer que ese ma- 
terial proveniente de las demoliciones, tenga ese destino se agrega "en la 
inteligencia de que solo tiene permiso para mantenerse asi el pobre cojo y 
estropeado que cuida de la Capilla en que yo oía Misa, la cual se ha de 
conservar con todos sus adornos y alhajas, como yo la dejé, sin extraer 
de ella cosa alguna, mientras yo no diere decir orden en contrario”. 



152 


Civilización del Uruguay 


tan poderosa la evocación de su pasado para los espíritus sensi- 
bles, que esos elementos son suficientes para que puedan re- 
construir "in mente”, aquellas callejas con sus vetustas construc- 
ciones Juan V y Juan VI y hasta con algo de barroco portu- 
gués en los edificios de mayor fuste. También debería con- 
servarse la vieja nomenclatura, todo, desde luego, por ley de 
la nación. 


Maldonado 

Ciudad marítima, situada a la entrada del estuario del Pla- 
ta, San Fernando de Maldonado, en realidad, nunca tuvo ca- 
rácter de plaza fuerte. Fue, viniendo del este, el primer puerto 
y poco frecuentado, "del río como mar”, fortificado desde luego. 

Constituyó, y retiene la calidad de punto estratégico im- 
portante para el dominio de la boca del Plata, aún cuando ahora 
desplazado, claro está, a la Coronilla o más lejos aún, ya que los 
adelantos navales y la técnica moderna han trastocado los an- 
tiguos valores por completo, como lo evidencia el combate ha- 
bido entre ingleses y alemanes en la última gran guerra, entre 
Lobos y Punta del Este. 

Habiendo sido un puerto natural de cierta consideración, 
España levantó en sus costas una serie de baterías estables, 
necesarias para su defensa, tres en la orilla firme dispues- 
tas en abanico. Una, al extremo de lo que es hoy el famo- 
so balneario de Punta del Este; otra intermedia, a mitad de dis- 
tancia entre Maldonado y dicha punta y, la otra, al pie de la 
población, en la actual playa de las Delicias. Como complemento 
de este sistema de defensa contra un ataque naval, había otras 
baterías, también estables, colocadas en la frontera isla de Go- 
rriti, que cierra el puerto. De todas estas obras poco queda, 
desgraciadamente, habiendo resultado infructuosas todas las 
tentativas de restauración que realizó, que hubieran deman- 
dado poco dinero y mucha utilidad cultural y turística. Y to- 
davía se está a tiempo. (44) 

Dentro del perímetro de Maldonado había un cuartel im- 


(44) Carlos Scijo, Fernando Capurro y el que suso '> 2 , en l's tr’.- 
1- ' os de cue informa la bibliografía, suministran los pormenores para ahon- 
dar estes temas. 



Horacio Arredondo 


153 


portante pero de él sólo quedan restos insignificantes no obs- 
tante haber sido construido todo de piedra con los dinteles y 
chambranas de sus aberturas bien trabajadas. Prácticamente, to- 
do ha desaparecido y posiblemente, ha sido cantera, lugar de 
aprovisionamiento para la construcción civil posterior al período 
hispánico, a favor de la incuria y de la despreocupación que exis- 
tió hasta no hace mucho a ese respecto. Queda sólo la portada y 
el comienzo de un lienzo de pared exterior que permite opinar 
sobre el tipo de la construcción, como líneas atrás lo he dicho. 

Pero queda en pie una obra auxiliar interesante, única, por 
sus finalidades y características, en el Río de la Plata. Me refiero 
a la Torre del Vigía donde la autoridad militar virreinal tenía 
constantemente apostada "una vigía” con la misión de dar 
aviso de la entrada de buques al Plata y que se trasmitía por los 
chasques de la línea de postas que desde Montevideo se exten- 
día hacia el Este, hasta la fortaleza de Santa Teresa. De Monte- 
video, las novedades, por igual procedimiento, seguía a Colonia 
por las postas habidas en ese recorrido. La primera escala era la 
posta de San Antonio, en el abra de Perdomo y la última la 
del Real de San Carlos, con embarcación permanentemente 
apostada al efecto y el aviso llegaba a Buenos Aires, siempre 
antes que el navio o navios se adentraran profundamente en 
el río. Tal era la celeridad con que se corrían las noticias por 
este bien montado servicio. (45) 

En épocas de guerra, o en los períodos de agitación que le 
precedían, los avances de las escuadras invasoras, invariablemente, 
fueron señaladas con la antelación necesaria para que su llegada 
no fuera de sorpresa. A más de lo dicho, debe también tenerse 
presente que los barcos que vienen de alta mar, por los escollos 
del Banco Inglés, la influencia de las corrientes y otros facto- 
res, prácticamente se orientan, recostándose a nuestra costa, al 
enfocar la beca del estuario, poniéndose a la vista de tierra fir- 
me a esa altura de la costa de Maldonado. 


(45) No li.;cc mucho, en 1941, el f ístituto de Investí ..'iones Ha- 
roneas, de Buenos Aires, publicó un interesante croquis — cinco hojas — 
de esa línea de puestos militares hasta el Chuy levantado a fines del XVIII, 
con seguridad en 1784 (Tomo LXXV). 


154 


Civilización del Uruguay 


No ha sido posible fijar hasta el presente, la fecha en que se 
levantó esa interesante construcción que, felizmente, se ha ve- 
nido conservando bastante bien, con pequeños retoques de sus- 
titución de revoques, puertas y ventanas que para nada han 
afectado su fábrica. La misma falta de información, hay respec- 
to a quien dispuso la construcción y quien fue el arquitecto. 
Indudablemente ellos aparecerán cuando los archivos donde se 
presume estén, sean organizados en debida forma, inventarian- 
do todas sus existencias. Deben estar en los fondos coloniales d¿ 
los archivos del virreinato en Buenos Aires o en España. Aquí, 
es muy difícil, pues se ha hurgado mucho sin resultado, siendo 
notorias las lagunas que existen en nuestros fondos documen- 
tales. (46). 

Obras militares en la frontera del Este 

Cuando la sagacidad portuguesa logró de la diplomacia es- 
pañola la firma del tratado de Madrid de 1750 por el cual Es- 
paña perdía, en el territorio del Uruguay de hoy, casi medio país, 
toda la cuenca hidrográfica tributaria de la laguna Merim, sus 
militares trataron de consolidarla militarmente. De ahí nació 
la idea en el Teniente General Gómez Freire de Andrade, el fa- 
moso conde de Bobadela, de erigir en paraje estratégico una for- 
taleza permanente que vendría a asegurar la conquista diplomá- 
tica como también la tranquila posesión de la sierra de San Mi- 
guel y territorios aledaños que una audaz incursión lusitana efec- 
tuada en 173 5, le había permitido asegurar esos lugares, tam- 
bién enormemente estratégicos, levantando el fuerte de San Mi- 
guel en la estrecha faja de tierra que separa el extremo de la 
laguna Merim con el Océano. 

Hacia el norte, los territorios estuvieron, hasta la primera 
mitad del XVIII, prácticamente desiertos y cuando el movimien- 
to de ganados y otros factores coincidentes, llamaron la aten- 
ción de las autoridades reales, a sus principios, un pequeño fuer- 

(46) Durante la administración del Dr. Amézaga por intermedio del 
Ministerio de Instrucción Pública, fue designada una Comisión para estu- 
diar la adopción de medidas de conservación, Comisión que integré, pero 
sin que realizara obra práctica alguna, pues, en realidad, ni se reunió. 


Horacio Arredondo 


155 


te de tierra, la fortaleza de Santa Tecla, tuvo su misión de cen- 
tinela avanzado más allá de la sierra de Aceguá. 

Pero el interés positivo estaba al sud, porque era el terri- 
torio transitado hacia las provincias "platinas” y porque había 
que asegurar un punto de apoyo para la comunicación terres- 
tre con la Colonia del Sacramento para el caso, posible, de de- 
rrota en el mar. De ahí la posesión sorpresiva, abusiva, de la sie- 
rra de San Miguel y la frontera lograda en 1750 en cuyos 
planes todos los portugueses de viso rivalizaban, pero entre los 
que se destaca el referido conde de Bobadela, al punto de que 
al tener noticia de la caída de la Colonia, en 1762, falleció en 
Rio, donde el rey lo acababa de ascender al cargo de Virrey. 
Tal fue la impresión y el disgusto que la noticia le causó. 

Sin entrar al tema histórico debo incursionar a él suma- 
riamente, más de una vez, asi como al geográfico, para poner 
en valor obras arquitectónicas que, de otro modo, sin estar al 
cabo de ciertos antecedentes, no se justificaría el por qué de su 
existencia. 

En lo que al caso atañe, es de recordar que la ruta histórica 
de penetración terrestre desde el Brasil al Plata o del Plata al 
Brasil fué, siempre, el camino de la costa, hasta mediado el si- 
glo pasado donde entró en función la orientación del río Ne- 
gro, Aceguá, Bagé, iniciada por Alvear en 1827, que culminó 
en Ituzaingó. Antes,, todas las penetraciones portuguesas del si- 
glo XVIII y las del XIX, del General Diego de Souza en 1811 
y del Barón de la Laguna en 1816, vinieron por el Chuy, como, 
en sentido contrario fué la española de Cevallos de 1762 y los 
otros amagos de invasión que por esos tiempos se realizaron. 

Debe tenerse presente que para los ejércitos de entonces la 
Laguna Merim era un obstáculo insalvable y que, entrando por 
la angosta faja de tierra que limita el sud de esta laguna con 
el Océano, el tránsito no tiene inconvenientes y hasta se puede 
ir recibiendo auxilios de una escuadra que paralelamente mar- 
che por el mar. De ahí el interés de Portugal por la sierra de 
San Miguel y por la Angostura de Castillos. 

Esta "angostura” es el punto más estrecho, de esa faja de 
tierra, y, allí, sobre una eminencia que la domina, el portugués 
avizado — léase Gómez Freire de Andrade — utilizando los ser- 


156 


Civilización del Uruguay 


vicios de Tomás Luis Osorio, coronel de Dragones de Río Par- 
do, hiz o levantar la fortaleza de Santa Teresa que lleva este 
nombre por haber sido la santa de Avila de la particular devo- 
ción de Gómez Freire. Fué su constructor portugués, el ayu- 
dante de ingeniero Gómez de Mello. 

Poco duró el dominio lusitano en la Angostura de Casti- 
llos. Cuando apenas si se había levantado un baluarte, nueva- 
mente en guerra las dos naciones ibéricas, Osorio hubo de ca- 
pitular ante el avance del poderoso ejército del general español 
Pedro de Cevallos, que había rendido la Colonia destruyéndola 
como liemos visto y que seguía "a punta de espada” como más 
tarde diria el Virrey Arredondo, la reivindicación de tierras de 
España en el Brasil portugués. Antes de llegar al Plata había 
rendido Santa Catalina, llamada Desterro después, Florianó- 
polis, actualmente. 

Dejo la parte histórica no sin añadir, como una prueba del 
interés de Portugal en estas costas del Plata, que terminada la 
guerra y devueltos los prisioneros, Osorio fué sometido a jui- 
cio y ahorcado en Lisboa por su entrega en Santa Teresa. Pena 
de la vida había sufrido también dice un documento, el Maestro 
de Campo Freitas Fonseca por su abandono de Montevideo en 
1723. Así castigaba Portugal a quienes fracasaban en sus em- 
presas en el Plata, prueba de la importancia que daba a los erro- 
res que se cometían para el logro de esa aspiración. 

Fortaleza de Santa Teresa 

Cevallos apreció al instante al alto valor estratégico de la 
posición y dispuso la construcción de una fortaleza en el mismo 
lugar. Así se hizo, aprovechándose la obra realizada por Mello pe- 
ro concibiéndose otra completamente distinta, de la que fué autor 
el ingeniero Francisco Rodríguez Cardozo. La concepción de 
éste luego se amplió en un todo de acuerdo con los planos 
del ingeniero Juan Bartolomé Howel, también español, (47) 

(47) Puntualizo la nacionalidad de estos técnicos como la de todos 
los otros que cito que, salvo calificación de uruguayo, son extranjeros. No 
quiero caer en el lamentable error de Furlong Cardiff que últimamente ha 
publicado una serie de libros sobre “Arquitectos Argentinos”, "Músicos Ar- 
gentinos”, "Artesanos Argentinos”, etc., que son, cien por cien, españo- 
les, portugueses, italianos, alemanes, etc. 


Horacio Arredondo 


157 


que, a la postre, vino a ser el autor de la poderosa fortificación 
que en el día existe, restaurada, en el lugar, conservando la de- 
nominación con que Osorio la bautizara en obsequio de Bo- 
badela . 

Su planta afecta la forma de un pentágono de veinte y 
cinco lados irregulares con cinco baluartes, también de for- 
ma irregular, colocados en distintos planos, todo lo cual obe- 
dece al fin de procurar dominar la ondulada topografía circun- 
vecina, de manera de no dejar lugar, donde su artillería no pu- 
diera batirlo. Tres, de los cinco baluartes, están orientados ha- 
cia el Brasil, que era el lugar, de donde, lógicamente, era pre- 
visible una invasión. Una línea fortificada, con tres reductos 
artillados, comunicados por una profunda trinchera coronada 
de fuerte estacada, vedaba el paso del tramo transitable, línea 
que terminaba en un bañado invadeable que aún hoy existe 
y que no da paso en ninguna época. Por el lado opuesto, ha- 
cia el mar, otra línea similar, con un reducto también arti- 
llado al extremo, cierra la Angostura y, a la vez, aseguraba 
el aprovisionamiento de agua de una laguna vecina, pues la 
fortaleza carecía de ese indispensable elemento. 

Dentro del recinto, que ocupa más de una hectárea y 
media, existen una serie de construcciones, incluso capilla, pe- 
ro es indudable que se iban a construir muchas más, como 
se desprende de los planos que encontré cuando propuse su 
restauración y que no se efectuaron por falta de fondos. Espe- 
ro en breve publicar, el proceso integral de la restauración. 

Su perímetro exterior excede los seiscientos metros, es- 
tando dotada de cuarenta y cuatro troneras. Toda la obra es 
de piedra de sillería, labrada en las canteras abiertas en las 
afloraciones de granito inmediatas, presentando urta serie de 
e'ementos interesantes para los estudiosos de estereotomía. Su 
coraza interna es de grosor variable y oscila entre los 5.50 y 
7 metros, formadas por dos muros paralelos, el exterior y el 
espaldón interno, relleno de piedra y cascotes. El primero, de 
dos metros de espesor en la cornisa del plano de fuego que se 
va ensanchando hasta tener cuatro metros en la base. Este mu- 
ro exterior es de desplome inclinado; y -el grosor del interno, 
más grueso en la base es, en lo alto de 1.25 a 1.85. Como se 
ve, un volumen de piedra de verdadera consideración. 


158 


Civilización del Uruguay 


El movimiento distinto de planos que caracteriza a la 
construcción, dió origen, a quedar algo al descubierto la plaza 
de armas pl tiro directo del enemigo, ¡efectuado por piezas 
potentes — de las que por esos tiempos se usaban para los si- 
tios — por lo cual, en el lugar apropiado, se construyó otro 
alto muro, también de sillería, que cubre la plaza de armas 
del tiro directo, a cuyo muro se recuesta el edificio interior 
de la Comandancia que es el único que no es de piedra, mixto, de 
piedra y ladrillo. En este local, instalé un pequeño museo mili- 
tar, teniendo, entre otras atracciones, una serie de acuarelas con 
los uniformes de los distintos cuerpos que han estado en el lu- 
gar — desde luego variadísima — la serie de escudos de las na- 
ciones a aue ha pertenecido, así como los regionales, y las ban- 
deras que han flameado sobre sus muros, pintadas al óleo en cua- 
dros debidamente resguardados de la humedad y que deben tras- 
ladarse a otro departamento más seco, en cuanto sea posible. 
También en otra dependencia, en la antigua Cuadra, se guarda 
la colección de etnografía — unas dos mil piezas — que doné 
al Estado condicionada a la posterior resolución de mis herede- 
ros a mi fallecimiento. 

Fué restaurada, a mi solicitud, entre los años 1929 - 1948 , 
pero faltan detalles para considerarla completa. La demora ha- 
bida tuvo por causa que la acción constructiva hubo que con- 
dicionarla a la disponibilidad de recursos, sin olvidar, que las 
obras de restauración son lentas y deben serlo, pues a cada ins- 
tante se presentan problemas, muchos, nada fáciles de resolver, y 
hay que andar con cautela. ( 48 ) 


(48) Por varios motivos, en que la vanidad o inmodestia para nada 
juega, tengo interés en documentar mi actuación en la restauración de los 
monumentos militares, sobre la cual preparo un informe al Instituto His- 
tórico, mi mandante en el caso. Esa fué la razón de la nota puesta al 
pie de anteriores páginas al tratar la fortaleza del Cerro; y lo es también 
de la transcripción que sigue: 

"Ministerio de Defensa Nacional. Montevideo, 17 de Marzo de 1949. 
Señor don Horacio Arredondo. Por oficio N. 9 338 59 se trasmitió a Yd. 
el Decreto del Poder Ejecutivo N. 9 13.203 de fecha 11 de Enero del co- 
rriente año, aceptando su renuncia del cargo de Delegado del Instituto 
Histórico y Geográfico ante la Comisión Honoraria encargada de la res- 
tauración y conservación de la Fortaleza de Santa Teresa y Fuerte de San. 



Horacio Arredondo 


159 


Fuerte de San Miguel 

En el paraje citado anteriormente, en la cumbre del úl- 
timo cerro de la sierra de San Miguel, que en medio de un te- 
rritorio pleno de bañados se desarrolla de sudoeste al noreste, 
Portugal, en 1737, por intermedio del brigadier Gabriel da 
Silva Paez, levantó esta fortificación dotada de cuatro baluar- 
tes, con un camino de ronda junto a la berma, al pie de la 
muralla, que presenta un desarrollo perimetral de considera- 
ción. 

En general predomina el tipo de "opus insertum en es- 
ta construcción donde, al reconstruirla, hemos encontrado va- 
rias técnicas de edificación, pero habiendo estado, en más de 
la mitad totalmente destruida, es muy dificil precisar si un 
sólo tipo se empleó al levantarse, siendo las otras variantes pro- 
venientes de refacciones que se le hicieron varias veces, en el 
curso de sus primeros cien años, que es lo probable. Mismo en 
lo que no se tocó está a la vista del práctico más de un proce- 
dimiento. No hay que olvidarse tampoco que la solidez del 
"opus insertum” a base de barro, con las bochas de piedra que alli 
se emplearon más o menos bien "ancladas” con lascas, no es un 


Miguel y Parques de Santa Teresa y San Miguel. En ese decreto el Go- 
bierno dispone agradecer a Yd. los importantes servicios prestados en el 
desempeño de las referidas funciones honorarias. En cumplimiento de esa 
resolución, le expreso a Vd. el vivo reconocimiento por la magnitud de 
la obra llevada a cabo por los distinguidos ciudadanos que han integrado 
la Comisión Honoraria de la referencia y en particular modo porque \ d. 
fue iniciador y uno de los propulsores de la misma desde el año 1920 
hasta el presente. En todo tiempo, con singular entusiasmo trabajo Vd. 
integrando las distintas Comisiones que se fueron sucediendo, brindando 
sus esfuerzos, sus conocimientos especializados y su amor a la obra que 
hoy enorgullece a la República, que aumenta su acervo cultural e histó- 
rico y su riqueza que contribuye a acrecentar la economía del país por 
el valor turístico que representa. Quiera Vd. en consecuencia, aceptar es- 
tos sentimientos de leconocimicnto con las expresiones de mi más dis- 
tinguida consideración. Francisco Forteza”. 

En la Rev. del I. H. y G., T. XVIII, págs. 336-344, figura el 
texto de mi renuncia y las notas que con ese motivo me enviara nuestro 
primer centro de estudios históricos, así como la que elevó a la referida 
Secretaría de Estado, dando cuenta de mi actitud. 


160 


Civilización del Uruguay 


tipo como para asegurar su conservación y menos en aquel medio 
selvático, forestal para peor, sin cuidado alguno. 

El primer enemigo son las hormigas que, al anidarse en los 
gruesos muros concluyen por destruirlos; el otro, son los ár- 
boles: los pájaros dispersan las simientes y al deposi- 
tarlas en los intersticios de la piedra, estando, como estuvo aban- 
donada más de cien años, las raíces encontraron un suelo fér- 
til y trastocaron todo el aplomo. Pero éstos son detalles que, en 
extenso, irán a su debido tiempo, en monografía. 

Generalizando diré que fué levantado empleando los "bo- 
chones” naturales de que se encuentra plagada toda la sierra, 
unas veces asentada en mortero de tierra arcillosa — los de caras 
más planas — y otras, equilibrando con lascas y barro, procu- 
rando la buena estabilidad. También había pequeños secto- 
res asentados en cal y arena, otros con revoques de igual cla- 
se, y hasta con tierra romana. En las aristas de los baluartes 
y en los merlones del parapeto, el trabajo de piedra era más 
cuidado, pero también había asientos en seco, en barro y en 
cal y arena, indistintamente. 

Las troneras — diez y ocho — en cambio, son de piedra 
de sillería, de granito de Santa Teresa, hechas, evidentemente, 
en ese punto; no así los dinteles y jambas de las aberturas de las 
construcciones interiores y las de su portada, esmeradamente 
trabajadas en la piedra del lugar, que es de grano fino y compac- 
to, rojizo tirando al violáceo en partes, magnífico material de 
construcción con el cual obtuve se hiciera, totalmente, el para- 
dor de San Miguel, vecino al lugar y exponente de los que se 
puede hacer con piedra y con obreros criollos cien por cien. 

Dispone de un pequeño foso al correr de la cortina sobre 
la que se abre la portada, de baluarte a baluarte. Sobre las cham- 
branas de aquélla están las aberturas para las cadenas que acciona 
ban el puente levadizo, siendo de un gran interés por ser dispo- 
sitivo único subsistente en el Río de la Plata. Lo mismo puede 
decirse de su interior respecto a atracción estética, porque al 
ser pequeño el recinto, están a la vista, puede decirse al alcan- 
ce de la mano, sus plataformas, escaleras, comandancia, capilla, 
cocina, cuadra, polvorín, cisterna, etc., todo lo que da una im- 
presión de movimiento que cautiva . 


Horacio Arredondo 


161 


Como que fue ejecutado por Portugal sus defensas se orien- 
tan hacia las que fueran tierras españolas, de donde podia pro- 
venir una incursión reivindicadora y, de consiguiente, su entra- 
da se sitúa hacia el lado opuesto. 

Fue restaurado al mismo tiempo que Santa Teresa, pero co- 
menzándose los trabajos algunos años después, por 1933. Am- 
bas obras fueron realizadas por la Comisión Honoraria integra- 
da por las mismas personas que efectuaron la restauración de la 
fortaleza del Cerro, el general Baldomir y el que ésto escribe 
desde su principio en 1928, el general Campos desde 1940. El 
arquitecto Fernando Capurro, a quien subrogó el general Cam- 
pos, prácticamente no tuvo intervención en estas tareas por su 
larga estada, de años, en Europa, cuando entró a trabajar la Co- 
misión y luego por su renuncia en 1940. 

Marcos dei.imitadores de la frontera Este 

He considerado del caso incluir estas pequeñas piezas ar- 
queológicas en este capítulo porque si bien no olvido que no son 
militares, han sido erigidos por acuerdos diplomáticos como con- 
secuencia del resultado de campañas militares, puestas "in situ” 
por fuerzas militares cuya conservación ha estado y está en la 
jurisdicción del ejército. 

De todos los jalonamientos habidos en América, que no 
han sido pocos, creo que la calidad de los primeros tres hitos 
del tratado de 1730, en sus detalles artísticos, en sus proporciones 
y en el noble material en que fueron construidos no han sido 
igualados hasta la fecha. Se trata de piezas magníficas, de már- 
mol, realizadas en Portugal, desembarcadas en el puerto de Río 
Grande y luego trasportadas por la costa hasta sus emplazamien- 
tos definitivos: el primero en la punta del Diablo, en la ensena • 
da de Castillos, en la falda del cerro de Buena Vista — hov de- 
partametno de Rocha; — el segundo, también en Rocha, colo- 
cado en Chafalote y el tercero en el cetro de los Reyes, en el 
límite de las actuales jurisdicciones de Maldonado y Lavalle- 
ja. (49) 


(49) Parte del primero lo rescaté y está en el Parque Nacional de San- 
ta Teresa; el segundo en una plaza de la ciudad de Rocha y el tercero en la 


162 


Civilización del Uruguay 


Como se recuerda, estos marcos seguían la línea orográfica 
destacándose en los puntos más altos de las tierras que marcaban 
el "divortium aquarium” de las vertientes que tributan aguas 
a la laguna Merim, quedando para Portugal casi toda la amplia 
región de los actuales departamentos de Rocha, Maldonado, 
Lavalleja, Treinta y Tres y Cerro Largo. 

Tomada la Colonia del Sacramento por Cevallos, este ca- 
pitán general español, después de destruir la ciudad y de cegar el 
puerto con los escombros de las fortificaciones destruidas, si- 
guió por la vía de Santa Teresa camino a Río Grande, pero en 
San Miguel, ya capturado, hubo de interrumpir su acción de- 


de Deportes de Maldonado, colocado casi al lado de la Torre del Vigía. 

Todos estaban fuera de sitio cuando se localizaron en el terreno cir- 
cundante. Los dos últimos fueron rescatados por Comisiones de vecinos y 
transportados a los lugares que indiqué, hace ya muchos años. Las actua- 
ciones de estas Comisiones, su nómina de integrantes y movimientos, es- 
tán en notas de mi trabajo “Maldonado y sus fortificaciones”. 

A esa acción patriótica he oído alguna censura. Alguien ha cri- 
ticado que al sacarlos no se hubiera marcado el sitio que ocupaban 
de una manera conveniente. Es injusto el cargo, aunque excelente la 
intención que lo motiva. Era muy difícil precisar con exactitud el 

emplazamiento. En los casos de C^kifalote y en el Cerro de los 
Reyes recorrí, minuciosamente, los luMcs de donde fueron sacados, pro- 

visto de indicaciones de algunos vecinoMnctuantes y, en la mano “el diario 
de la demarcación . Imposible. En efleaso en que actué como remove- 
dor, los fragmentos encontrados estaban separados uno de otro a distan- 
cias variables hasta de cien metros. Se catearon en las arenas que los te- 
nían cubiertos hacia más de ci§n años, con varilla de hierro, finas, de 

cuatro metros de largo, que se iban hundiendo en la arena a cada metro 
más o menos . Cuando se chocaba con piedra, se cavaba, a veces cua- 
tro metros . . . Una tarea de negro: las paredes de la excavación se 

desmoronaba, el viento azotaba sin piedad, arrojándonos la arena vo- 
ladora y, al fin, casi siempre, era un pedruzco lo tocado... Lo 
que hubiera dado por tener allí "un crítico”... En los parajes de tierra 
firme, el caso de los otros marcos — los pastos habían borrado toda 
huella y es casi seguro que, intcncionalmente, los españoles habían procu- 
rado borrar toda pista. Era evidente el deseo de hacer desaparecer todo 
vestigio. Con saña se había actuado y algunos bloques deben haber sido 
arrastrados con bueyes o empujados cuesta abajo en direcciones y distan- 
< ¡as arbitrarias para que no se pudiesen encontrar por su extraña disper- 
sión. El rencor en la tropa española por la omminosa frontera, estaba pa- 
tente, así como el propósito de no dejar rastro. 


Horacio Arredondo 


163 


tenido por un nuevo tratado de paz casi tan poco feliz como los 
anteriores. 

En su camino al este hizo derribar y destrozar estos marcos. 
Los de mucho menor fuste que seguian demarcando ese límite 
hasta el lugar que ocupó la fortaleza de Santa Tecla fueron 
destruidos, casi simultáneamente, por una expedición desta- 
cada por el Gobernador de Montevideo don José Joaquín de 
Viana al mando del capitán Carlos O’Hara, que salido de la 
ciudad el 6 de Marzo, cumplido su cometido, se restituyó a 
Montevideo el 23 de Mayo de 1761. Los de Aceguá a Santa 
Tecla por los indios minuanes, dice O’Hara; los otros por éste. 

Tan completa fué la destrucción de estos tres primeros 
hitos que si se reunieran las piezas que se han podido rescatar, 
difícilmente darían elementos para reconstituir uno. Maltre- 
chos como se encuentran, con sus extensas inscripciones en la- 
tín, delicadamente grabadas a cincel, sus escudos tratados en re- 
lieve, destrozados, aún hoy, así, expresan con elocuencia lo que 
significaron en belleza y en buena ejecución. 

Pero existen elementos gráficos y documentación de esos 
tiempos, bastante, para reconstituirlos in mente. Eran de forma 
piramidal y se componían de varias piezas, a saber: zócalo, 
la base, el cuerpo central compuesto de dos grandes bloques epi- 
grafiados, los escudos, el capitel — también de dos piezas — y 
el conjunto rematado por una cruz. Bajo el escudo real espa- 
ñol que se orientaba hacia las tierras de España la incripción 
"Sub Ferdinando VI Hispaniae Rege Catholico”; bajo el es- 
cudo real portugués que miraba hacia el lado opuesto: "Sub 
Joanne V Lusitanorum Rege Fidelissimo”. En una de las caras 
laterales: "Ex pactis finium Regundorum conventis Madritis 
idibus Jannuari 1730”; en la opuesta: "Justitia et Pax oscula- 
tae sunt”. (Ver Contribución Iconográfica) . 

Que las partes contratantes asignaron una importancia 
extraordinaria a este convenio, lo demuestran la calidad inusi- 
tada de estos jalones y lo confirman las brillantes ceremonias 
habidas en la ensenada de Castillos, en paraje cercano a su cos- 
ta atlántica, en las orillas del arroyo del Sarandí, que desde en- 
tonces se conoció por Sarandí del Concejo. (50) Cuesta con- 


(50) Según versiones que en varias fuentes he recogido. 
13 


164 


Civilización del Uruguay 


cebir el boato, el lujo inusitado empleado en aquellos campos 
desiertos, por las dos delegaciones bien avitualladas, plenas 
de entorchados, numerosas, comandadas, la española por el li- 
meño marqués de Valdelirios, la portuguesa por el conde de 
Bobadela. El cambio de presentes, las fiestas, todo deslumbrador. 

La amplísima carpa levantada en la costa del Sarandí es- 
taba "forrada de damasco carmesi con dos cámaras a los lados 
y un estrado todo cubierto de tapices, una mesa redonda gran- 
de con su paño o sobremesa de damasco, dos sillas de brazos y 
asientos para los dos secretarios”. 

Corría el mes de Octubre de 1752, cuando el conde de Boba- 
dela visitó al marqués de Valdelirios. Al día siguiente se presen- 
taron los poderes por ambas partes y los secretarios conferencia- 
ron ultimando los detalles de las ceremonias. Luego fueron a 
la playa de Castillos "a escojer y señalar paraje donde debía le- 
vantarse el primer marco”. En día subsiguiente "vino el Ge- 
neral en su carruaje que escoltaba el teniente de Dragones An- 
tonio José de Figueroa con diez Dragones. Duró dos horas la 
conferencia. El marqués salió de su campo a recibir al Sr. Ge- 
neral Bobadela en la orilla del arroyo, y después de cumplimen- 
tarse, se despidió el marqués y entro por la puerta de la barraci 
(carpa descripta) que miraba a la parte de su campo y el señor 
General por la que miraba al suyo y del mismo modo salieron 
de día”. 

"El día 12 fué el marqués por la mañana al campo portu- 
gués y después de almorzar marchó con el general y demás ofi- 
ciales a Castillos Grandes, a determinar el lugar pan el primer 
marco y después de varios pareceres se combino fuere entre el 
arroyo junto al mar en unas piedras en el cual se abiio a cincel 
un cuidrado en que debía colocarse la base del marco y se de- 
terminó que las armas de Portugal quedasen mirando pata el 
Norte y las de España para el Sud”, etc. (51) 

(51) Actual arroyo de Valizas, desagüe de la laguna de Castillos, 
de cortísimo curso. El nombre de Valizas le viene porque siendo el te- 
rreno arenoso muy pantanoso y el curso variable — existen grandes 
cangrejales — de muy antiguo, pero con seguridad después de esta de- 
marcación, los vecinos colocaron palos, "valizas”, indicadoras del buen, 
rumbo. 


Horacio Arruoondo 


16$ 


Este es el ceremonial observado al empezar los trabajos 
prácticos, pero, antes, habia habido una serie de actos, que 
por tener su sabor añejo, "arqueológico”, pues aparecen ob- 
jetos y hechos de mucho interés para situarlos en la época, daré 
en sumario extracto tomado del "Diario” que cito en la Bi- 
bliografía. 

"El 25 de Agosto anterior llegó la partida portuguesa; el 29 
la española, y comenzaron las ceremonias. La primera tuvo lugar 
el l 9 de Septiembre en las márgenes del arroyo de Castillos, (52) 
simultáneamente, los dos jefes, rodeados de brillantes escoltas 
y encontrándose "en medio del agua el marqués, en una pelota 
de cuero y Gómez Freire, a caballo”. Después de una serie de 
entrevistas "el 1 3 pasó el general a visitar al marqués en un bir- 
loche sin más compañía que una escolta de Dragones. El 18 co- 
rrespondió el marqués a esta visita en su carruaje, hubo música 
y se retiró a su campo cerca de noche. El 22 mandó el marqués 
por el teniente de artillería D. Blás Gazcon, que también hacía 
las veces de su secretario, y por un criado grave el siguiente re- 
galo: Un espadín de oro hecho en Francia, un bastón con cas- 
talia de oro, una caja de oro para tabaco, un palillero del mis- 
mo metal, un reloj de oro, una hebilla de oro para zapatos y 
cuatro tarros de polvillo sevillano (rapé?). Dió el General al 
secretario Gazcon un reloj de oro, al criado grave un anillo de 
topacios y diamantes y a los criados que tiraban el carruaje en 
que fué el regalo 6 . 400 reis a cada uno. El mismo secretario con- 
vidó luego al general Gómez Freire, de parte del marqués, para 
ir a comer a su campo al día siguiente, en que cumplía años 
S M C”. 

"El 23, antes de pasar el general portugués al campo del 
marqués, mandó por el capitán Gaspar de los Reyes y su criado 
grave, el siguiente regalo: Un excelente sombrero con una 
rara pluma de un pájaro que hay en Angola, una presilla y 


(52) El arroyo Castillos, es el principal afluente de la laguna, y exis- 
te una pequeña corriente — quizá el Castillos de la relación que extracto — 
nombrada Sarandí del Concejo. De antiguo, hay quién supone, que este 
nombre proviene del "Consejo”, o reunión de los demarcadores que nos 
ocupan, como en nota anterior dije. 


166 


Civilización del Uruguay 


botón de oro para el sombrero, trabajada con el mayor gusto, 
toda de ramales sueltos unidos con sutileza y flexible la presi- 
lla por los gonces que la unían, dos pares de botones de cami- 
sa por el mismo orden trabajados, un reloj de oro de repeti- 
ción con caja bellamente trabajada, unas hebillas para zapatos 
y ligas de gusto especial, un libro de memorias guarnecido de 
oro, un bastón de unicornio con un bellísimo casquillo de 
oro y adornos en el ojal, a manera de los de la presilla, un es- 
padín de oro primoroso hecho en Río Janeiro, un aparejo 
de te hecho en Alemania de madera parda, forradas todas las 
piezas con plata dorada y una tetera de plata con 12 cucharas 
de oro. Todo en un cajón charolado”. 

"Dió el marqués al capitán Gaspar de los Reyes una caja 
de oro”. 

"En el mismo día 23, fué el Sr. general portugués a comer 
con el marqués, llevando en su compañía a los coroneles Blas- 
co, Meneses y Alpoim. Se sirvió la mesa con grandeza y cerca 
de la noche fueron los portugueses a dar un sarao al marqués y 
bailar contradanzas. La primera se componía de ocho oficiales 
militares que representaban las cuatro partes del mundo y las 
cuatro estaciones del año, vestidos de los correspondientes colo- 
res, adornados los que figuraban de mujer, con diamantes y pre- 
parativos propios. La segunda constaba de ocho personas que 
eran soldados vestidos de indios orientales, también enmascara- 
dos. La 3 ? de ocho soldados, cuatro en trajes de tigres y cuatro 
de yacarés, con vestidos pintados unidos al cuerpo y muy apro- 
piados a lo que representaban. La 4 ? de nueve soldados con los 
cuerpos pintados, sus carcaces adornados de plumas de varios 
colores, su arco y flechas”. 

"Danzaron ocho contradanzas y muchos minuetos hasta 
cerca de media noche, tocándose muchas sonatas, y cantándose 
arias lo que hizo la noche muy lucida y agradable. Mostróse el 
marqués muy satisfecho de este obsequio. Danzó el mismo mar- 
qués y el Sr. General y todos los oficiales de una y otra parte. 
Presentáronse al marqués tres sonetos alusivos al objeto a que 
se dedicaba la función, dos de ellos en español y uno en italiano”. 

"El 26 de Setiembre mandó el marqués al Sr. General dos 


Horacio Arredondo 


167 


caballos con charret y capelladas de terciopelo, el uno era car- 
mesí bordado de oro y el otro azul bordado de plata y el Sr. 
General le hizo ofrenda de una berlina muy buena que tenía en 
la plaza de Colonia”. Y así se cierra con una fiesta militar, las 
ceremonias de estos marcos de 1750 al ser colocados en 1752. 

* 

Los otros marcos, desde luego, infinitamente modestos, co- 
mo quizá cuadraban en el ambiente cerril que jalonaban, deli- 
mitaban la frontera del Chuy fijada por el tratado de 1777 y 
fueron colocados por las respectivas partidas demarcadoras en 
1784. 

Pude rescatar uno, ciertamente incompleto, formado por 
dos de las tres piezas que lo integraban. Estaba distante de su 
lugar, colocado la parte central, como peldaño de la entrada 
principal de una estancia y su base, como bebedero de agua de 
las aves de una población vecina. (53) 


(53) Tuve conocimiento de la existencia de esta pieza arqueológica 
por el año 1930, debido a la información que me dió la Srta. de Maside, 
entonces, destacada hacendada en el Chuy. 

Estaba en la casa de la estancia de Rodríguez Correa y lo permuté 
con un peldaño de piedra de similares características que hice hacer por 
los picapedreros que tenia reconstruyendo el fuerte de San Miguel. 

También deseo hacer una aclaración. En la obra de Arturo Scarone 
"Uruguayos contemporáneos”, figura una biografía del general José Tra- 
bal, excelente colega, desgraciadamente fallecido y, en ella aparece resca- 
tando un marco de esa demarcación que alguien pudiera suponer ser éste, 
pero que es el que figura colocado en el parque Batlle y Ordoñez, sobre la 
calle Canning, frente a la casa de aquel estimado compatriota. (Como lo 
dice la chapa al pie estaba en San Luis, arroyo afluente de la Merim, sub- 
siguiente, de sud a norte, al de San Miguel). El general Trabal, amigo y 
colega de Instituto, tuvo conocimiento de todo lo actuado con el marco 
que está en San Miguel y, a mi invitación, me acompañó en el primer viaje 
de orientación. A raíz de él, me encargó, por estar en situación para ha- 
cerlo, de la consolidación de los marcos intermedios entre el Chuy y San 
Miguel, colocados en medio del camino internacional que estaban semi 
caídos al pie de sus bases o fuera de plomo, por la acción de los grandes 
hormigueros que habían minado su cimiento en una acción cntinuada de 
casi un siglo. 

También con el concurso de este colega y disponiendo de tropa del 


168 


Civilización del Uruguay 


Indiscutiblemente, señaló el límite extremo del arroyo del 
Chuy, su naciente y, también sin duda, era el arranque de la 
línea recta que, desde ese lugar el tratado fijaba como divisoria 
hasta el puntal de San Miguel”, donde aún es punto fronte- 
rizo. Este mojón se encontraba colocado como dije, cerca de la 
barra del arroyo San Miguel en su confluencia con la laguna Me- 
rina, frontera modificada al tenor de los célebres tratados de 
18 52 suscriptos por la República en situación angustiosa, conse- 
cuencia de sus luchas internas, que hubo de aceptarse del enton- 
ces imperio del Brasil, en los que fuimos despojados de tierras 
indiscutiblemente nuestras y, entre ellas, precisamente, ese rin- 
cón de Santa Victoria do Palmar. 

Este marco lo coloqué en la explanada que formé frente a 
la entrada del fuerte de San Miguel, para darle perspectiva a su 
fachada principal y para permitir el gran movimiento de ve- 
hículos de turismo que allí se congregan en los meses de ve- 
rano propicios a las excursiones a pleno aire. (54) 

Ejecutado en el granito de escasa consistencia propio de las 
canteras de Santa Teresa, parece indudable que allí fué cons- 
truido. Le falta el casquete. En una de sus caras, indudable- 


Instituto Geográfico Militar, a su cargo entonces, es que desenterré en la pla- 
ya de Castillos los fragmentos del marco de 1750 que se encuentran hoy en 
una explanada del parque nacional de Santa Teresa, de cuya existencia 
tenía conocimiento por un antiguo poblador del lugar, capataz de los lo- 
beros del Polonio, Don Jacinto Pereyra, cuyo retiro anote en el texto en 
párrafos precedentes. 

Sobre este rescate daré alguna noticia en oportunidad, pero adelanto 
que lamento no haber podido dejar en el sitio donde encontré la mayor 
parte de los trozos recuperados, un jalón de cemento que señalara el ha- 
llazgo, pero no fué posible por varias razones y entre ellas, por tratarse 
de arenas movedizas con subsuelos de 4 y 5 metros de arena voladora. 

(54) En el centro de la explanada, con una placa de bronce al pie 
que informa: "Marco colocado el 5 de Abril de 1784 en las nacientes del 
:rroyo Chuy por el Capitán de Navio José Varela y Ulloa y el Brigadier 
Sebastián Xavier da Veiga Cabral da Cámara, Comisarios de límites de 
España y Portugal, en cumplimiento del tratado de limites de San Ilde- 
fonso de 1777. Segundo hito a contar desde el Océano fijaba la línea 
de demarcación de las posesiones españolas con el territorio neutral que 
llegando hasta el arroyo del Tahim, las separaba del Brasil portugués”. 

Este texto es mío, advertencia que hago porque alguna parte de él 
quizá, en mi opinión, erróneamente, pudiera ser controvertido. 


Horacio Arredondo 


16 ) 


mente la que miraba al Norte, dice ''Terreno neutral hasta el 
Tahim”. En la opuesta, las letras "R. C.” (Rey Católico). 
Bajo ellas: "Año 1784”, que fue el de la colocación. Es de for- 
ma paralelepípeda, sus caras coincidían con los cuatro puntos 
cardinales, con la orientación de leyendas que acabo de enun- 
ciar. Sabido es que por ese tratado, para evitar roces de fron- 
teras, se fijó una franja neutral, hoy del Brasil, que iba del arro- 
yo Chuy al arroyo del Tahim. Disposición un tanto ingenua 
de quienes lo aprobaron, porque a los pocos años, esa tierra de 
nadie, donde ninguno de los dos países tenía jurisdicción, se 
pobló de desertores, asesinos, ladrones y gente de mal vivir que 
actuando al margen de la ley, contrabandeaban y quedaban 
libres de castigo, según he tenido oportunidad de manifestarlo 
en el anterior capítulo. 

El marco opuesto que le hacía "pendant” en el territorio 
portugués, hoy del Brasil, fué colocado en la costa del Tahim, 
en el paraje conocido por Rincón del Tigre. Con el andar de 
los años le sucedió lo mismo que al rescatado en San Miguel y, 
desde hace tiempo, manos cuidadosas lo salvaron de su total per 
dida y está colocado, en un paraje público del Brasil. 

Este marco era en todo similar a su opuesto, teniendo como 
únicas diferencias las leyendas que en éste es: "Terreno neu- 
tral até o Chuy”, y las letras, "R. F.” (Rey Fidelísimo. (5 5 ) 


(SJ) Sobre estos marcos, de San Luis, Chuy y Tahim, tengo virtualmente 
terminada, una pequeña reseña que pienso publicar en breve. 



CAPITULO V 


Arquitectura Religiosa 

GENERALIDADES. LA CATEDRAL. LA CASA DE LOS EJERCICIOS. CAPILLA 

V CONVENTO DE SAN FRANCISCO. LA RESIDENCIA DE LOS JESUITAS. CAPI- 
LLAS. - DE LA CARIDAD. DEL CARMEN. DE LA AGUADA. DEL CORDON. 

DE MACIEL. DEL PASO DEL MOLINO. DE PEREZ. DE MAGARIÑOS. DE 

SAN AGUSTIN. DE LA MAURICIA. EL CRISTO. HUMILLADEROS. CAPI- 
LLA DE BUXAREO. IGLESIAS, CONVENTOS Y CAPILLAS DE FINES DEL XIX. - 

IOS CAPUCHINOS. IGLESIA DEL CORDON. IGLESIA DEL REDUCTO. 

LAS SALESAS. IGLESIA DE SAN FRANCISCO. CAPILLA DE ATAHUALPA. 

HERMANAS DEL HUERTO. LOS RFDENTORISTAS. LOURDES. TIERRA 

SANTA. BUEN PASTOR. LOS VASCOS. EL SEMINARIO. OTROS 

EDIFICIOS DEL INTERIOR. - CAPILLAS. - DE DOÑA ANA. DE TOLEDO. DE 

LA ALDEA. DE PANDO. DE PEÑAROL. DE PALACIOS. DE NARBONA. 

DE SANTO DOMINGO SORIANO. DE LAS HUERFANAS. DE FARRUCO. 

NUESTRA SEÑORA DE LOS DESAMPARADOS. AZOTEA DEL PADRE ALONSO. 

ORATORIOS. - DE LA CUADRA. DE CORREA. IGLESIA DE LA COLONIA 

CAPILLA DE REAL DE SAN CARLOS. IGLESIA DE CANELONES. IGLESIA 

DF. SAN CARLOS. IGLESIA DE MALDONADO. 

Le sigue en importancia a la militar, la arquitectura reli- 
giosa, situación de destaque perfectamente natural dado el pre- 
dominio que las preocupaciones de esa índole tenían en ese en- 
tonces en el espíritu público, mucho más acentuadas que al pre- 
sente. 

Las instituciones religiosas han sido siempre, y seguirán 
siendo en todo el mundo, comunidades propicias al levanta- 
miento de grandes construcciones para el desarrollo de las dis- 
tintas ceremonias del culto y, en ellas se han agotado y se consu- 
mirán, inteligencias y recursos rivalizando en hacerlas con la ma- 
yor suntuosidad. Y es así que en los países de vieja civilización fue- 
ron donde se concentraron y conservaron todas las manifestacio- 
nes artísticas, desde la decoración arquitectónica de exteriores c 
interiores, siguiendo por las artes plásticas, la orfebrería, las bi- 
bliotecas, etc. Los más calificados ebanistas dejaron en los pulpi- 
tos, en los artesonados de los techos, en los altares, las obras má- 
ximas con que cuenta la humanidad, como la de pintores, es- 


172 


Civilización dfl Uruguay 


cultores y la policromada imaginería que se destaca en retablos, 
nichos y repisas, habla a las claras sobre la aptitud de los hom- 
bres para la captación de lo bello y su traslado a la materia iner- 
te que a su contacto se vivifica y ennoblece. Los códices minia- 
dos, el oro, la plata y las piedras preciosas, integrando cálices, 
frontales, lámparas votivas, candelabros y los infinitos obje- 
tos que la liturgia exige, están en las iglesias y en los monasterios 
de todas las religiones dispersos por las cinco partes del mundo. 

Claro que en nuestro país no existió nada de esas cosas, 
pero en las humildes líneas arquitectónicas de los edificios reli- 
giosos, se anotaron las primeras manifestaciones artísticas de un 
pueblo que se iba formando, emergiendo de un mundo nuevo 
y primitivo y tratando de incorporarse a la vida de las nacio- 
nes ya organizadas, en pleno goce de la civilización. Virtual- 
mente, los objetos destinados al cumplimiento del ceremonial 
litúrgico, todo provenía de Europa, de España primero, de Por- 
tugal y de Italia después en nuestros primeros templos, pero 
también en ellos hubo obra americana artística, escasa pero 
nuestra. Los primeros rudimentos tuvieron exteriorización en 
la imaginería misionera y luego en bandejas y utensilios de pla- 
ta y en impresiones de estampas producto de nuestras prime- 
ras imprentas. Todo sencillo, todo modesto, pero rezumando 
primitivismo, ingenuo arcaísmo que, a los espíritus selectos de 
hoy, ya alcanzados más altos horizontes, de fina captación, toda- 
vía los cautiva porque esas cosas ingenuas trasuntan los primeros 
balbuceos del arte nacional, pobre, humilde, pero uruguayo. 

* 

El primer edificio religioso de Montevideo fué una capilla 
de paredes de piedra techada de tejas, erigida en la esquina de 
Piedras y Zabala, obra más que modesta desde luego. 

La primera iglesia matriz con su correspondiente "casa 
del párroco”, se levantó en el vasto solar que hoy ocupa, frente 
"a la plaza mayor”, en la esquina de Sarandí e Ituzaingó, lugar 
destinado a tales destinos según se desprende del parcelamiento 
de Pedro Millán de 1726. De 1730 al 39, data el segundo edi- 
ficio costeado en gran parte por Francisco de Alzáibar que, de 


Horacio Arredondo 


173 


acuerdo con la documentación compulsada por nuestros investi- 
gadores, era algo más importante que la anterior capilla. De ma- 
yor tamaño, cubierta de tejas a dos vertientes y que tenía co- 
mo novedad, un modesto "campanario” o espadaña. 

Mal construido, sufrió un derrumbe parcial en 178 5, y 
otro, casi total, tres años después, en 1788, por lo que hubo de 
abandonarse. 

Interin se construía un nuevo templo, desempeñó las ta- 
reas propias de parroquia principal, la capilla que había perte- 
necido a los jesuítas, entonces extrañados por la célebre orden 
de Carlos III, situada frente a la misma plaza, en la esquina de 
Rincón e Ituzaingó, en el lugar que hoy ocupa el Hotel Nogaró 
y antes, la antigua casa de los Vázquez levantada bastante des- 
pués de promediado el siglo XVIII y que fué sede del Club 
Tnglés a principios de este siglo. 

La Catedral 

Mucho se ha escrito sobre los orígenes del actual edificio, 
pero los historiadores que han intervenido en la dilucidación de 
este punto no han podido ponerse de acuerdo en muchos deta- 
lles. Faltan los planos originales, y hasta que éstos aparezcan 
o — algún documento que los suplante — será difícil ob- 
tener unanimidad en todos los aspectos, pero hay dos hechos in- 
negables: que se empezó a construir en 1790 y que el alma de 
su fábrica fué el presbítero Juan José Ortiz. 

El historiador Guillermo Furlong Cardiff S. J., es el prime- 
ro que ha entrado a fondo al estudio del tema y hasta adelantó 
un plano parcial, de detalle, sin firma ni fecha, existente en el 
Museo Histórico Municipal. Afirma que se construyó de acuer- 
do con los planos trazados por el ingeniero militar portugués 
José Custodio de Sáa y Faría al servicio de España desde 1777, 
autor de una fachada de la catedral de Buenos Aires y de un 
proyecto de iglesia para Canelones, iniciativas que no pasaron de 
proyectos, en lo que al primero se refiere, pues en cuanto al 
segundo, sin haber estudiado el caso, así a primera vista, tengo 
la impresión que en sus líneas generales la obra no se realizó. Ha- 
biendo dirigido la obra el ingeniero José del Pozo y Marquy 


174 


Civilización del Uruguay 


de mucha actuación en el Montevideo virreinal — 

hasta 1804, es posible que haya puesto algo de su cosecha pues 
se trataba de un técnico de gran capacidad, con autoridad su- 
ficiente para hacer primar modificaciones que pudieran bene- 
ficiar al edificio. 

Siguiendo el arquitecto Giuria diré que es de tres naves, 
con crucero y cúpula, estando ésta apoyada sobre un elevado 
tambor cilindrico de 11.20 metros de diámetro. Tiene 85 me- 
tros de longitud por 3 5 de anchura media; si se incluye la ca- 
pillo del Sacramento — de 1 1 metros de diámetro — dicho ancho 
no bajaría de 48 metros. La nave principal presenta 1 1.60 de luz 
entre pilares y el vértice de la bóveda en cañón que la cubre, está 
a 18.25 del pavimento. La altura interior de la cúpula, incluso 
la linterna que la corona, pasa de 3 5 metros. Franqueando tres 
amplios portales se pasa a un vasto porche de más de 25 metros 
de largo por 5.60 de ancho, debajo del cual se abren otras tres 
puertas que dan acceso al interior del edificio”. 

La mayor parte de la construcción es de mampostería de 
pi< dra rústica y, el resto, de ladrillo cubriéndola una capa de en- 
lucido a base de cal y arena. La nave central está cubierta por 
una bóveda en cañón seguido y las laterales, que son de dos 
pisos, llevan casquetes esféricos en planta baja y bóveda de aris- 
ta en la alta. 

La fachada fué alterada a mediados del siglo pasado por el 
arquitecto Poncini y dado el mal estado de sus revoques — hubo 
hasta desprendimientos peligrosos para los viajantes en época re- 
ciente — acaba de ser restaurada por el arquitecto Rafael Rua- 
no en una labor tan paciente como esmerada, en la que, res- 
petando las líneas antiguas, introdujo modificaciones de detalle 
en un todo felices, dándole la alta jerarquía que merece y con- 
sagrándose como un arquitecto de "campanillas”. 

Sobre todo ésto, existe abundante bibliografía que en lu- 
gar correspondiente se enumera, debiendo advertir que el Sr. 
Ruano continúa poniendo orden en el interior del templo, res- 
taurándolo y mejorándolo haciendo desaparecer obras realiza- 
das en los últimos cien años con un criterio de oportunidad que 
ya no tiene razón de ser, pues el arreglo debe ser efectuado res- 


Horacio Arredondo 


175 


petando el pasado pero ceñido a un plan integral armónico y 
razonado a realizarse por etapas. Es de esperar que en él pueda 
llevarse a cabo la demolición del antiestético edificio levantado 
hace años por la Curia, adosado al templo sobre el frente de Itu- 
zaingó, que oculta las hermosas y puras líneas del Sagrario. 

En la sección pertinente publico algunos elementos icono- 
gráficos de su fachada interior e interiores. 

La Casa de los Ejercicios 

La primera Casa de los Ejercicios estuvo ubicada en un 
corralón en lo que es hoy calle de Solís, entonces de Santiago. 
"Un larguísimo zaguán en cuya pobre portada había dos pi- 
lares de piedra con remate de "botijuelas largas” conducía al 
patio de las celdas donde se reunían las personas muy devotas, 
masculinas, anualmente, para dedicarse a la oración y la me- 
ditación durante varios días, de ahí el nombre de ejercicios es- 
pirituales”, dice De María que agrega: "De ahí se trasladó a 
otra casucha por el estilo sita en la calle San Vicente — actual- 
mente Pérez Castellano — esquina a la de San Pedro hoy 2S 
de Mayo — frente a un corralón”. 

La fundación de la casa que nos ocupa data de 1803 no 
sabiéndose a ciencia cierta si la iniciativa fué del padre Ortiz 
o de don Jaime Mont, de intervención eficaz en el edificio de 
retiro similar que existió en Buenos Aires. La obra fué muy 
lenta, por falta de fondos probablemente, pues lo principal 
parece se terminó en 1826, pero la capilla recién comenzó a 
edificarse en 1830. 

Giuria la describe así: "de uña sola nave, de dimensiones 
reducidas — 26 x 7 — cubierta por un techo de cerchas que, 
en un tiempo, estubo oculto por un cielo raso curvo de perfil 
carpanel. Los paramentos internos están decorados con pilas- 
tras dóricas entre los cuales se han practicado nichos de cierta 
profundidad, en los que probablemctne, y en otras épocas, se 
habrían colocado altares que hoy han desaparecido. Tanto las 
pilastras como las cornisas dóricas que corre a la altura del arran- 
que de la falsa bóveda que servía de cielo raso son de un mol- 
durado muy correcto y de proporciones impecables y, la ar- 


176 


Civilización del Uruguay 


quitectura en general, de carácter muy neo clásico, como la de 
toda obra de la primera mitad del siglo XIX, es sumamente 
agradable”. Esta descripción, coincide con la impresión de "vi- 
su” que de su interior tengo, que si es muy confusa en los deta- 
lles, sin embargo me permite recordar el pormenor, para mis 
gustos más importante, de su pavimento. 

La visité dos veces: la primera cuando en los altos estaba 
el Instituto de Higiene con entrada por Sarandí, y la Morgue 
en los bajos, a la vuelta, con la portada por la calle lateral; la 
segunda cuando el local de la Morgue lo ocupaba el taller de 
escultura de la Escuela Industrial a cargo de César Can- 
tó, dando las clases en el local de la antigua capilla. En ese 
momento estaba levantando el croquis de su pavimetno el ar- 
quitecto Silvio Geranio, el excelente colega de la Sociedad de 
Arqueología ya fallecido y, entonces, Director Genera! de la 
Enseñanza Industrial. Intentó reconstruirlo extrayendo, de bru- 
ces en el suelo con una paciencia benedictina, las pequeñas pas- 
tillas coloreadas, que luego colocaba en una plantilla construida 
al efecto; pero había grandes destrozos, pese a lo cual logró dar 
una impresión del conjunto en la acuarela que publicó en la 
Revista de la expresada sociedad, con el informe del caso. 

Este artístico pavimento merece destacarse pues es la pri- 
mera combinación que dice de preocupaciones estéticas de cier- 
ta envergadura en esa clase de obras, sin olvidar otros más pri- 
mitivos, sin variación de color pero formados con combinacio- 
nes geométricas, por ejemplo — creo que sea el único de que 
existan pruebas — el de la capilla de las Huérfanas, en Colonia, 
donde se emplearon baldosas de arcillas cuadradas y octogona- 
les. ( 56 ) Una contribución gráfica va en la Iconografía. 


(56) Cuando visité el lugar, totalmente abandonado en la soledad 
de los campos de pastoreo, hace más de 30 años, removí los escombros de 
la bóveda encañonada desprendida hacia un siglo sobre el pavimento, y 
logré dos baldosas, las únicas, creo, que se conservan en el dia. Las doné 
al Museo Municipal que dirijo: una es cuadrada, la otra, octogonal. 

El pensar que hace casi doscientos años en aquel medio ultra cerril hu- 
bieron hombres que se preocuparon de hacer pavimentos a base de bal- 
dosas de arcilla cocida en formas distintas a las comunes, casi con segu- 
ndad allí mismo fabricadas, lo que supone variedad de moldes, complicado- - 


Horacio Arrldondo 


177 


Convento y Capilla de San Francisco 

Al principio de este capítulo expresé que la primera cons- 
trucción religiosa de Montevideo había sido una pequeña capi- 
lla de piedra, de teja, levantada en la esquina de Piedras y Za- 
bala y ahora debo agregar que la hicieron, en 1724, los jesuítas 
que venían al frente del fuerte contingente de indios de sus 
misiones del alto Uruguay, para la ejecución de las fortifica- 
ciones que debían resguardar la ciudad a fundarse, definitiva- 
mente, dos años después. Estaba muy bien construida, como 
todo lo jesuístico, por lo que el Cabildo, a falta de iglesia, de- 
cidió habilitarla como iglesia Matriz el 30 de Enero de 1730. 

Diez años después, los jesuítas la traspasaron a los Fran- 
ciscanos que le agregaron un vasto convento disponiendo al efec- 
to de la manzana que hoy ocupa el palacio del Banco de la Re 
pública, teniendo, como agregado, la contigua, hacia la calle 
Colón, que destinaron a huerta. 

La capilla se levantaba en la esquina ya referida, lugar 
que luego, durante largos años, ocupó el viejo edificio de la Bolsa 
de Comercio. Estaba algo retirada de la línea de edificación, de 
manera que frente a su portada — sobre la actual calle Zabala — 
se disponía de un espacio abierto, especie de atrio, que permitía 
la concentración de los devotos en los días de grandes festivi- 
dades y, en los normales, daba perspectiva a la fachada que 
por lo que puede colegirse, tenía sus pretensiones para la época 
de pleno reinado de paramentos lisos. 

Con el andar del tiempo se le dotó de un simple moldura- 
do y de algunos otros elementos arquitectónicos enmarcando las 
puertas y adosándole un campanario de planta cuadrada, rema- 
tado en cúpula y, en lo alto, la cruz, con cuatro perillones en 
los ángulos, junto al arranque de aquélla. 

La capilla, en su interior, debe haber sido ensanchada mucho 
dándole mayor proporción de planta y, sobre todo, altura. 


nes al colocarlas, etc., hace reflexionar. Y es aleccionador el resultado de la 
meditación, hoy, que la inmensa mayoría de la artesanía se preocupa de 
hacer sólo cosas tipo standard que den el mínimo trabajo en el menor 
espacio de tiempo, para luego holgar (aún cuando hay excepciones). 



178 


Civilización del Uruguay 


Este mejoramiento general debe haberse realizado cuando el con - 
vento se construyó. Publico dos planos originales de un proyecto 
de 1783 pero ignoro si se realizó en todo o en parte o si se adop- 
tó otro que es lo probable. 

Disponía de ricos muebles, un altar mayor, un pulpito y 
un órgano de positivos méritos artísticos, imaginería, etc., todo 
lo cual, y mucho más, puede irse rastreando en el relato de los 
viajeros que de ella se ocupan, iglesia y convento, y que no son 
pocos. Francamente que demora un estudio sobre el particular, 
pues aparte de sus aspectos materiales, el convento de San 
Francisco fué la primera escuela superior donde recibieron ins- 
trucción la mayor parte de los hombres que se destacaron en la vi- 
da del país; y no debe olvidarse que, pronunciado el grito de inde- 
pendencia y sitiado Montevideo por los patriotas, la autoridad es- 
pañola expulsó a los franciscanos por sus ideas de libertad. Bas- 
ta recordar el conocido cuadro de Hequet, donde aparecen los 
religiosos en la portada de San Pedro al tiempo que un ofi- 
cial español, al expelerlos de la plaza, señala con la espada el 
campo artiguista y les endosa la conocida frase "váyanse con 
sus matreros”. 

Disuelta la comunidad en 1839, habiéndose dividido el año 
anterior el Curato de la Matriz, sirvió de Iglesia parroquial has- 
ta 1865 en que fué demolida para dar sitio al edificio concebido 
por el arquitecto francés Víctor Rabu para la Bolsa de Co- 
mercio. 

En la correspondiente sección van varios gráficos, algunos 
inéditos, en bibliografía, de nutrido valor por ser tomados al 
natural por Darondeau. 

La Residencia de los Jesuítas 

Los jesuítas que habían venido de Misiones con sus guara- 
níes para cooperar a las obras de fortificación dispuestas por el 
Rey en varios puntos del país, regresaron a aquélla lejana pro- 
vincia no sin quedar muchos de los pobres indios en los "cam- 
posantos” de la ciudad y hasta de la fortaleza de Santa Teresa. 
Los indios y sus jefes se fueron, pero los jesuítas volvieron para 
afincarse definitivamente en 1746, esta vez para ocuparse en 


Horacio Arrcdondo 


179 


los menesteres propios de la activa y realizadora Compañía, ubi - 
cándose en un predio en la esquina de Sarandí y Zabalaí 

No resultándoles conveniente, en 1749 compraron un am- 
plio solar., un cuarto de manzana, en la esquina de Rincón e 
Ituazingó, cuyo ángulo extremo sirve de asiento al Hotel No- 
garó como llevo dicho. 

Aquí levantaron un amplio edificio, utilizando posiblemen- 
te, construcciones de firme ya existentes, compuesta de capilla, 
alojamiento de los religiosos y escuela, finalidad principal de su 
radicación. 

El gráfico de Horacio Berta que publico creado con los 
datos de la obra de Ferrés — que va en la bibliografía — , infor- 
maciones de Furlong Cardiff, etc., constribuye a dar una idea 
de lo que la Residencia fue. Los planos que inserto tomados de 
una de las últimas obras del referido historiador jesuíta, nos en- 
teran de lo que pudo ser si la expulsión de la orden no hubiera 
contrariado esos proyectos. (Ver Contribución Iconográfica) 

Los salones de clase daban a Ituzaingó, iluminados por las 
ventanas que se abrían a la calle, y los que existían en lienzo 
opuesto, al jardín. Los techos de este departamento eran de 
"azotea argamasados, pisos de ladrillo de España y un mojinete, 
dividiendo las dos piezas”. 

Integrando los bienes de "temporalidades” el local, sucesiva- 
mente ,fué escuela de primeras letras, hospital de tropa, cuartel 
y hasta almacén de artillería. La capilla fué destinada a iglesia 
parroquial y desde 1787 hasta 1804 ofició de iglesia Matriz mien- 
tras ésta se construía por tercera vez, con las proporciones 
que tiene hasta el presente. A estos fines, se ensanchó hasta darle 
una longitud de cincuenta varas en vez de las diez y siete que 
tenía en su segunda etapa. 

Según Giuria, de quien tomo éstos datos, con posterioridad, 
se dividió y fué vendido en lotes todo el predio hacia 1827. 

Capilla de la Caridad 

Empotrada en mitad de la manzana ocupada por el Hospi- 
tal Maciel, en la calle del mismo nombre, orientada hacia el Este, 
existe esta hermosa capilla cuya fachada, de estilo neoclásico, es 
una de las más hermosas provenientes del período español. 


14 


180 


Civilización del Uruguay 


De una sola nave, hermosamente decorada, se ignora la fe- 
cha exacta de su construcción. De María data su principio en 
1796 informando que fue costeada por don Francisco Antonio 
Maciel y que insumió ochenta mil pesos su erección. (57) Lo po- 
tivo es que debe haber estado muy adelantada la construcción en 
los primeros años de la pasada centuria desde que, dada su men- 
cionada orientación, recibió un impacto de bala de cañón en una 
de sus columnas, junto a la entrada, arrojada, indudablemente 
por elevación — tiro parabólico — cuando el ataque inglés a las 
murallas en 1806. La bala correspondiente ha sido colocada en 
el sitio del choque donde la he conocido desde niño. Algo se- 
mejante se ha hecho en Buenos Aires, en la torre de Santo Do- 
mingo, donde están de manifiesto las perforaciones causadas 
por la artillería inglesa cuando atacaron esa plaza. 

La Memoria de la ex Comisión de Caridad”, publicada en 
1905, en cuya jurisdicción estaba la capilla como anexo al esta- 
blecimiento hospitalario contiguo, expresa que fue construida 
por José Aldao. También lo dice De María. Furlong Cardiff 
cree que Aldao habría sido el constructor y atribuye los planos 
a Tomás Toribio o a José del Pozo y Marquy. 

Don Joaquín de la Sagra y Periz dice en su "Memoria de 
la Hermandad de Caridad” impresa en 1826: "Descripción del 
Edificio que se está construyendo para Hospital y Cuna . . . que 
ya comenzó a construirse y que ha merecido la aprobación de 
los limos, y Excmos. Señores Visconde de la Laguna y Briga- 
dier de Ingenieros D. Daniel Pedro Müller hoy Gobernador mi- 
litar de esta Plaza. Esta se divide en las siguientes reparticiones 
principales: la parte del Oeste. . . En el centro, Iglesia, casa de 
locos y algunas oficinas. Al sud de la Iglesia. . . con comunica- 
ción de la Directora (de Niñas) al Coro de la Capilla”. Estas re- 
ferencias dan base para pensar que la capilla completa o incom- 


($7) Isidoro de María "Memoria histórica del Hospital de Caridad 
de Montevideo desde su fundación por...” Montevideo 1864. Fue pre- 
sentada el 17 de Abril de 1764 a la Comisión de Caridad y Beneficencia, 
Auxiliar de la J. E. A. del departamento de la Capital, informa la se- 
gunda carátula. 


Horacio Arredondo 


181 


pleta, estaba en plena función en 1826 e infiero que su inicia- 
ción material es de 1798. (58) 

A más del detalle de las invasiones inglesas referenciado, hay 
otro interesante: sus pilas para el agua bendita, colocadas a am- 
bos lados de la entrada como es de rigor. Se trata de dos gigan- 
tescas caparazones de moluscos del Pacífico que tienen su pe- 
queña historia. 

Cuenta el veterano cronista De Maria que en tiempos en 
que la madre patria estaba en guerra con los ingleses, fué trans- 
formado en corsario, en Montevideo, la fragata Dolores sien- 
do don Pedro José Errázquin uno de los armadores, comandan- 
do el buque Mr. Curot de nacionalidad francesa. Destinada a 
llevar víveres a las lejanas islas Mauricio, en el Pacífico, que es- 
taban bloqueadas por barcos ingleses, logra forzar el cerco y 
cumplir su cometido y, de regreso, Errázquin, admirado de 
las grandes caparazones que había en la isla, compró dos de las 
más hermosas y las trajo y las dona "para la capilla del Hos- 
pital de Caridad en construcción”. 

Al llegar las vé el activo cura Ortiz y las quiere para su 
Iglesia de la Matriz "que acaba de consagrarse” pretendiendo 
la preferencia en razón de ser el principal templo . Después 
de fuerte tira y afloja, el donante no cede haciendo la entrega 
del caso a la poderosa Hermandad de Caridad que regenteaba 
la capilla pero la Junta de esa corporación religiosa "tuvo la 
desgraciada ocurrencia de hacerles picar los bordes y pintarlas, 


(58) En 1775 se fundó la cofradía con el título de Hermandad del 
Señor San José y Caridad. El estatuto que la rigió fué aprobado en 1779. 
El Rey, por real cédula de 20 de Enero de 1789 aprobó su reglamento 
y fundación. Ya habían fundado el hospital con 12 camas y cuidaban 
enfermos, etc.; en 1788 se trasladaron "a otro que el Cabildo mandó edi- 
ficar para Hospital y entregó en uso y propiedad a la Hermandad . Re- 
formó sus estatutos, contrayendo nuevas obligaciones en 1796 y en ellos 
se dispuso "Que tenga la Hermandad un altar de San José en la Matriz 
.por no tener aún Iglesia”. En el capitulo IV de la Sagra —Secretario 
de la Hermandad— lo titula en su "Memoria” que venimos extractando: 
"Aprueba el Diocesano y el Rey las Constituciones formadas, y queda 
la Hermandad bajo la potestad temporal: construye su iglesia y funda el 
Hospital de Mujeres”. Esta nueva reforma se aprobó en 1798, de manera 
oue creo debe tomarse como fecha de iniciación de la capilla. 


1-2 


Civilización del Uruguay 


de manera que se desfiguraron con gran disgusto del donan- 
te”. (59) 

Las pilas, sin la pintura mencionada, siguen en su piadoso 
destino poniendo una nota original y artística en la severa de- 
coración del templo colonial. 

Capilla del Carmen 

Era una de las más pequeñas de los alrededores situada en 
las inmediaciones de la conocida quinta de las Albahacas. Esta 
existía más o menos en el espacio comprendido hoy por las ca- 
lles Yaguarón, La Paz y Médanos, conservándose aún algo de la 
entrada de esta quinta popular sobre Yaguarón, ocupada por 
un recreo público. 

La menciono sólo por ser muy antigua, habiendo sido de- 
molida alrededor de 1750 cuando Montevideo fué considerada 
plaza de armas y se creó la gobernación política y militar. 

Esto trajo la prohibición de edificar de firme "dentro del 
tiro de canon portones afuera, que se calculó en seiscientas 
toesas, de manera de tener despejado ese espacio para caso de 
guerra, sin perjuicio de dejar construir de paja o barro ranchos 


(59) De María da esta información en su "Montevideo Anticuo”, 
escrito en 1888, rectificando la que al respecto diera —pero sin mencio- 
nar en la pagina 13 de la "Memoria” de 1864 donde en nota al pie 
de la pagina asienta: "Las pilas de rarísimo mérito que aún conserva la 
capilla, fueron regaladas por el comandante de un corsario francés a Ma- 
ciel, y este Lis destinó al enunciado templo”. 

5 apropósito del edificio y de rectificaciones, de la Sagra y Periz 
en su Memoria de 1826, expresa: "Quedó pués el Establecimiento de Hos- 
pital baxo la inmediata protección del Gobierno, con arreglo a las leyes 
señaladamente la 3a. del titulo 4o. Libro lo. de Indias, y según ellas optó 

, " OVe “° / 'T^ 10 <j e los D *ezmos, con cuyo producto, las limosnas y 
legados de los fieles, el amparo paternal de los Gobernantes y más que todo 
con el celo infatigable y caridad ardiente de los difuntos don Francisco 
ntomo Macicl y don Francisco Cabrera, que por muchos años dedica- 
ion sus esfuerzos los mas constantes al bien de esta Santa Casa, ella in- 
cremento en todo sentido, construyéndose la iglesia que ahora tiene, fun- 
candose ademas del Hospital de Hombres otro para Mujeres dentro de 
su recinto, y adquiriendo una Casa mas en la Plaza Mayor de esta Ciudad”. 


Horacio Arredondo 


183 


en las tierras anteriormente concedidas por la autoridad real, 
fácilmente destruibles en pocos días. 

Una linea imaginaria tirada de costa a costa, que se situó 
más o menos a la altura de la actual calle Ejido, marcó el límite 
de la prohibición, extremo que, como es sabido, fue conocido 
por el Cordón, que dió nombre al barrio suburbano hoy encla- 
vado en plena ciudad. 

Por tales motivos fue menester destruir numerosas casas 
de piedra que se habían levantado con permiso real y, entre 
ellas, la pequeña capilla del Carmen. 

Capilla de la Aguada 

Probablemente de origen hispánico, situada en el antiguo 
camino real o del Carmen que unía la Aguada al Paso del Mo- 
lino, la vemos aflorar coronando la cuchilla en la acuarela iné- 
dita de D'Hastrel que publico, tomada del natural casi media- 
do el pasado siglo y citada en planos de anterior data. 

Fue dedicada a la Virgen del Carmen, quizá como super- 
vivencia de la más antigua a que precedentemente me refiero, 
y dió su nombre a la calle o camino real como acabo de decirlo. 

Sesionó en ella la Asamblea Constituyente de 1829, desde 
el 16 de Febrero al 22 de Abril de 1829, por el mal estado de la 
sede que ocupara antes en la villa de Canelones. 

Frente, calle por medio, estuvo instalado el gobierno pre- 
sidido por el general Rondeau en una modesta casa propiedad 
en ese entonces de un señor Ocampo. 

• 

Capilla del Cordon 

También de origen hispánico, debida a la iniciativa del 
presbítero Ortiz, iniciador, como he dicho, del actual edificio 
de la Catedral. 

Ubicada en el lugar amanzanado delineado por el poblador 
de la zona Bartolomé Mitre en 1767, se comenzó a edificar "de 
azotea, de una nave; con frente al norte, teniendo de extensión 
unas treinta y tantas varas de largo, incluso la sacristía al sud. 
Venia a estar situada frente a las casas de Veracierto y Ollas- 


18-1 


Civilización del Uruguay 


coaga, donde es hoy calle de la Colonia entre las de Tacuarem- 
bó y Vázquez”, dice De María en el tomo IV de su "Monte- 
video Antiguo”. 

La gestión del padre Ortiz para la donación del terreno 
formulada ante el Cabildo en 1795, llevó un trámite verdadera- 
mente colonial”, pues recién se concedió a principios de 1803, 
dando, enseguida, principio a los trabajos que, muy adelantados, 
fueron detenidos por la invasión inglesa de 1806 librándose, en 
sus inmediaciones, la batalla del Cardal, acción en la que, infruc- 
tuosamente, la guarnición de Montevideo trató de desbaratar 
el asedio por tierra de los cuerpos de desembarco que hicieron 
pie a tierra en Punta Gorda. 


Capilla de Maciel 

Inmediato al actual paso del Molino de fecha incierta y 
ubicación imprecisa, pero que debe estar inmediata al mo- 
lino levantado por los jesuítas sobre el Miguelete donde aún 
ejuste el tajamar construido por éstos para detener las aguas des- 
viándolas para accionar el molino que dió nombre al paso en 
la margen izquierda. Es muy conocida por haberse celebrado 
en ella el histórico Congreso de la Capilla de Maciel. (60) 


Capilla del Paso del Molino 

La placa de mármol que custodia el Museo Histórico Na- 
cional y que dice: "La Concepción/ Esta Iglesia la mandó edifi- 
car el Sr. Presidente Brigadier / Gral. Don Manuel Oribe/ Año 
de 1849 es suficientemente ilustrativa sobre su origen. 

Estaba también muy inmediata a la quinta del referido m¡- 
itar que se ubicaba en los terrenos que ocupó, durante buena 
parte de esta centuria, el Campo Eúskaro, donde anualmente se 
efe ctuab an las populares "romerías españolas”. Hasta hace poco 


_ ( f 60) E1 h,stonad or Bonavita, compañero de Instituto, tiene elementos 

£¡*21 COn prCC T n el sitio 9 ue ocupaba, que tuvo la gentileza de an- 

fluc P cs .’¿| Per ° T ha8 ° US0 , de CSa nueva informac 'ón, por que estimo 
qUC ,e corresponde incorporar a nuestra literatura histórica su. 
icacicn, ya que fue el captor del dato. 


Horacio Arredondo 


185 


se veía la casa hoy desaparecida, prácticamente convertido el 
lugar en ciudad. Allí reposaron provisoriamente, los restos de 
Oribe hasta su traslado a la actual iglesia de la Unión. 

Se conserva en bastante buen estado con sus líneas arcaicas, 
y algo de su carpintería y herrajes primitivos. La puerta princi- 
pal, a cuarterones, debe provenir de algún edificio hispano, de 
cierto viso, pues los detalles de construcción da motivo a su- 
ponerlo. 


Capilla de Perez 

También es muy antigua y su estampa, así como la de la 
casa contigua de su propietario, luán María Pérez, ha sido muy 
divulgada por el conocido diseño de Besnes e Irigoyen que ha 
inspirado a más de un artista. 

Es este un interesante documento pues demuestra que las 
aguas de la bahía llegaban hasta muy cerca teniendo allí el Sr. 
Pérez, a más de su casa habitación, su quinta — que iba hasta 
la de Vilardebó — (hoy Manicomio o quinta del "reloj” como 
la apoda el vulgo por el mecánico que tiene en su torre) , su ba- 
rraca y embarcadero anexo por donde se trasegaba a embar- 
caciones menores los productos del país que mercaba. 

Se conserva en el Museo Histórico Municipal su pequeña 
pila de agua bendita que obtuve de un vecino. El casco prin- 
cipal, muy modificado, que es hoy propiedad de la Srta. María 
Iglesias, en cuya familia está este predio desde hace muchos 
años, es hoy más conocido por quinta de Iglesias. 

Allí se efectuó la reunión previa a la entrega de Monte- 
video por España a las tropas patriotas en ese momento co- 
mandadas por el general Carlos de Alvear. (61) 


( 61 ) Estaba situada en la cuesta de la actual avenida Agraciada, 
a mitad del camino, a la derecha, que se inicia al trasponer el antiguo 
arroyo Seco (hoy entubado en un colector de la ciudad), y su culminación 
en lo alto, donde entonces se levantaba el "mirador de Suárez”, (de don 
Joaquín) y hoy ocupa la estatua del probo ciudadano. 

Uno de sus descendientes ha tenido la feliz ¡dea de edificar, junto 
a la plazuela en que destaca la estatua que primitivamente se erigiera en 
la Plaza Independencia frente a la Casa de Gobierno, una réplica más o 
menos bien lograda del conocido "mirador”. 


186 


Civilización del Uruguay 


Capilla de Magariños 

En algunos planos antiguos se señala este edificio que debe 
haber sido pequeño, cerca de los pozos abiertos en los manantia- 
les de la costa donde se aprovisionaban de agua potable los bar- 
cos del puerto que dió el nombre de Aguada al paraje. 

Capilla de San Agustín 

Hoy, dos veces modificada y siempre mejorando, conver- 
tida en Iglesia de la Unión dedicada a San Agustín. 

En el Museo Histórico Nacional se conserva la placa de 
mármol que dice: "Vivan los Defensores de las Leyes / San 
Agustín / Lo erigió el Exmo. Sr. Presidente / de la República 
D. Manuel Oribe / 19 de Octubre 1849”. 

Guardan los restos del referido mandatario de tan larga 
actuación en el país, en esa Unión, hoy popular barriada de la 
ciudad, y, en su origen pueblo de la Restauración por él fun- 
dado. (62) 


Capilla de la Maurtcia 

De mediado del siglo XIX y, hasta sus fines, esta capilla 
de muy poca importancia arquitectónica, totalmente desapa- 
recida, que fué muy conocida en los sectores inmediatos, a 
la Blanqueada, en el camino a la Unión, entonces pleno de 
quintas de verdura. (63) 


El Cristo 

En realidad, no era una capilla, era un "humilladero” y 
tiene su pequeña crónica. 

Estaba sobre la actual avenida de 18 de Julio, en el sitio 
que ahora ocupa la Universidad, más inmediato a la calle Tris- 

(62) Parece indudable que los constructores de la primitiva San 
Agustín, fueron los señores Vicente Mayol y Antonio Fongivel, el cono- 
cido constructor de la iglesia de San José, a fines del XIX, catalanes. 

(63) Luis Bonavita en el N. 9 3 5 1 de el Suplemento de "El Día” de 
l. 9 de Octubre de 1939, utilizando su seudónimo de "Ferdinan Pontac”. 
publica un artículo sobre el tema, minucioso y documentado. 


1 IoKAt.10 AtUU UONDO 


187 


tán Narvaja de nuestros días. Al otro extremo de esa cuadra, el 
primitivo edificio de la antigua Escuela de Artes y Oficios se 
levantaba hasta llegar a la actual esquina de Eduardo Acevedo, 
ocupando buena parte de la cuadra. Es allí donde se constru- 
yeron algunos pequeños barcos para la incipiente marina de gue- 
rra nacional destacándose, por su volumen, las cañoneras "Suá- 
rez” y "Rivera”. 

Anteriormente el Cristo, estaba algo más hacia el sud, pero 
el alineamiento de la calle hizo necesario su traslado al fren- 
te. (64) 


Humilladeros 

En el antiguo camino a Carrasco, mediado el tramo entre 
la Unión y la bifurcación del camino de la Cruz — donde hasta 
poco habia una simple cruz que dió nombre a esa ruta ahora 
pavimentada — hacia la derecha, hay un almacén — conocido 
por de la Virgen — y adosada a su frente una Virgen, que data 
de fines del siglo XIX. También otro en Belvedere, en el 
punto conocido por tal, entre Nuevo París y el paso de la 
Arena en el Pantanoso, a escasa distancia del ramal férreo de 
la Barra. 


(64) Este "humilladero” fué muy popular y hasta dió, por largos 
años, su nombre al sector suburbano circunvecino. 

Cuenta De María que al comienzo del siglo pasado los hermanos José 
} Luis Fernández, catalanes, “levantaron su casa por el Cordón a la al- 
tura que después se denominó El Cristo. Al lado de ella, con frente al 
camino, hicieron un nicho grande en el que colocaron una cruz con un 
Santo Cristo sobre un pedestal de piedra con la fecha en números roma- 
nos del año de su fundación, que aún se conserva”. Escribe en 1888, y sigue: 
¿'Una barandilla de madera y un farolito formaban su adorno, teniendo por de- 
voción alumbrarlo todas las noches con una volita de sebo”. La gente que 
pasaba se descubría ante la imagen, muchos depositaban monedas para la 
ayuda del alumbrado y pendían de la cruz o de las paredes del nicho "vo- 
tos” colocados por piadosas personas, por promesas cumplidas”. 

"Cuando el progreso llevó el amanzanamiento por esas alturas, hubo 
que alinear el camino real y, estando fuera de linea, se demolió el viejo 
uicho, colocándose una dúplica de mayores pretensiones arquitectónicas 
— siempre dentro de una extrema sencillez — a pocos metros, pero en el 
alineamiento”. Esta nueva construcción, con su alcancía para las limos- 
nas, subsistió casi cien años, trasladándose, al final el Cristo junto a una 
puerta lateral de la actual iglesia del Cordón. 


188 


Civilización del Uruguay 


Reproduzco ambos en la Contribución ya citada del T. II. 

Había otro, después de la Curva de Maroñas, hacia la iz- 
quierda, en el camino a Piedras Blancas, recientemente demo- 
lido, pero quizá de principio de este siglo. 

Todos estos sencillos monumentos tienen un origen esen- 
cialmente popular, consecuencia de la piedad de los devotos 
que exteriorizan sus creencias en una forma material, interesan- 
te por más de un concepto. 

Capilla de Buxareo 

En la segunda mitad del siglo pasado fue levantada esta 
capilla por doña Felisa Buxareo de Cibils en recuerdo de sus 
padres, don Félix Buxareo y doña Petrona Reboledo. Lo atesti- 
gua una antigua losa colocada en el umbral que ilustra: "Ca- 
pilla de San Félix. Recuerdo a nuestros queridos padres”. Re- 
novado el antiguo pavimento fué trasladada, bastante maltra- 
tada, a paraje inmediato, dentro del antiguo predio. 

Se presume que fué erigida en el sitio que ocupaba el viejo 
saladero de Buxareo, de 188 5 a 1860, con otra planta más mo- 
desta desde luego que la actual. Este lugar fué luego la quinta 
de don Augusto Cibils, esposo de la referida señora. Antes de 
finalizar el siglo XIX pasó a poder de don Francisco Piria. Fué 
desmantelada y dedicada a usos profanos y sus ornamentos tras- 
ladados a la capilla de Melilla, en la propiedad particular de uno 
de sus descendientes: don Félix Buxareo y Oribe. 

Pasó luego, en remate público, a ser propiedad de doña 
Dolores Goyechea de Isasa. Uno de sus hijos, Monseñor Isasa, 
la refaccionó, con fachada neogótica, destinándola nuevamen- 
te al servicio religioso, en la que periódicamente oficiaba. El 
virtuoso prelado falleció con la alta dignidad de Arzobispo de 
Fstaurópolis. Las "estaciones” que ornamentan sus muros per- 
tenecieron a la antigua capilla de la Caridad. 

Hoy es propiedad de la Compañía de Jesús con la denomi- 
nación de Capilla del Sagrado Corazón. Ocupa una manzana 
sobre las calles Rosell y Rius, Feliciano Rodríguez y 4 de Julio; 
tiene anexo un colegio gratuito que lleva el nombre de Mons. 
Ricardo Isasa "y también adjunta la sede de la Casa de Tercera 


Horacio Arredondo 


189 


Probación” con jurisdicción en la Argentina, Chile, Paraguay, 
Bolivia, Perú, etc., casa en donde se congregan los jesuítas re- 
cién recibidos en esas procedencias y cuya iglesia de futuro, de 
gran importancia arquitectónica, está en principio de ejecución. 

Iglesias, Conventos y Capillas de fines del siglo XIX 

Son numerosos e importantes los edificios religiosos levan- 
tados a fines de la pasada centuria y, en mayor número aún, los 
que se han edificado en los últimos cincuenta años; pero, por el 
plan de esta obra los omitiré con la sola excepción de la breve 
cita del magnífico Santuario del Cerrito, de estilo bizantino, pro- 
yecto del arquitecto salesiano P. Ernesto Vespignani, ya falleci- 
do, con los arquitectos Emilio Boix y Horacio Terra Arocens 
en la dirección de los trabajos que en la fecha continúan. 

Para redactar esta parte del capítulo, así como algo de lo 
anterior, a más de la bibliografía, y mis conocimientos, he de- 
bido acudir a informaciones verbales de numerosas persona» 
que, por distintas circunstancias, pudieron allegar algunas no- 
ticias. Todo debido a que no están organizados aún los archi- 
vos de la mayoría de las iglesias. (65) 

Capuchinos 

La erección de la iglesia, convento y seminario de San 
Antonio se debe a la acción de fray Pablo de Camerino en te 
rreno donado por el Sr. Mignone colocándose la piedra funda- 
mental el 20 de Febrero de 1870. 

El primer capuchino que se avecindó en la ciudad fué el 
P. Juan José de Montefiore, capellán de la armada brasilera, 
italiano. En lo religioso, estuvo al frente del hospital militar de 
sangre instalado por las fuerzas armadas del Brasil durante la 
Guerra del Paraguay en la esquina de Soriano y Queguay. 

Mignone, también italiano, antiguo hacendado en el arroyo 
Sacra en Paysandú, se avecindó posteriormente en el lugar que 


(65) En esta lista están incluidos el Sr. Arzobispo Monseñor An- 
tonio Barbieri, los padres Roberto Bertón S. J., Pedro Goicoechea, Sr. Cle- 
mente Martínez, historiadores Rafael Algorta Camuso, Raúl Montero Bus 
tamantc, Ricardo Grille, arquitectos Juan Giuria, Elzeario Boix, etc. 


190 


Civilización del Uruguay 


hoy ocupa la iglesia, adquiriendo una gran extensión de terre 
no y formando una quinta cuyo edificio principal y verja sub- 
sistía, hasta no hace mucho, en la calle Constituyente entre Ga- 
boto y Magallanes, acera sud. En aquel descampado hizo una 
obra útil y reproductiva para la comunidad y para él. Creó 
un lavadero aprovechando las vertientes naturales allí existen- 
tes, con sus piezas y piletas que alquilaba a la legión de la- 
vanderas, negras en su mayoría, que iban a lavar la ropa, en aque- 
llos tiempos en que el agua corriente no beneficiaba al vecin- 
dario. También, con alguna anterioridad y después simultánea- 
mente, esas mujeres afluían a los lavaderos conocidos de Acu- 
ña, instalados donde hoy está la plaza o'e deportes del Parque 
Redó donde también existían manantiales. 

Los planos de esta popular iglesia de los Capuchinos, don- 
de goza de fama de casamentero el San Antonio que allí se 
venera, son de don Emilio Turini confeccionado en 1885 ; el 
convento parece empezado en 1870 y terminado en 1877. 

Esta Iglesia tiene un altar mayor magnífico, todo de már- 
mol, una verdadera joya arqueológica y artística. Hay otros dos 
menores, compañeros, también barrocos, que existen en las Sa- 
lesas, de torneadas columnas salomónicas, piezas de menores pro- 
porciones pero igualmente de calidad superior. Proceden de las 
monjas Agustinas de San Sebastián, en Génova. Fueron ejecuta- 
dos en Italia en 1 565, costeados por la familia genovesa de los 
Spínola. El altar mayor referenciado fué “renovado” en 1669, 
como consta en la inscripción del basamento, extendida en latín. 
Fueron adquiridas para el convento de las Salesas, también de la 
calle Canelones, en 1878 y colocados en 1883. (66) 

Posiblemente son de los altares más antiguos que se conser- 
van íntegros en América y también de los más artísticos. 

Iglesia del Cordon 

Esta Iglesia ocupa el mismo lugar que la antigua capilla 
del mismo nombre con la variante que la entrada de ésta se orien- 


(66) P. Juan Bautista de Mogliano. "El altar Mayor y las campanas- 
clel Santuario Antoniano” en "Revista de afirmación franciscana”. 


Horacio Arredondo 


191 


taba hacia la actual calle Colonia y la de la iglesia, a la avenida 
18 de Julio. 

La iglesia actual fue modificada en su fachada a fines del 
siglo XIX, ahora es de estilo románico, obra planeada y diri- 
gida por los arquitectos Elzeario Boix y Horacio Terra Aro- 
cena. 

La anterior, de fachada latina, así como la planta, se atri- 
buyen a planos del constructor Antonio Paullier. Tampoco se 
sabe en qué fecha fué construida y si algo quedó en ella de 
la antigua capilla, de la primitiva. 

Puede ser cierta la información que da a Paullier como au- 
tor, pero no debe olvidarse que este constructor falleció durante 
la epidemia de fiebre amarilla de 18 57 y que en 1868 se lee en 
*'E1 Nacional” de la época que el edificio estaba "derruido”. 

Quizá, lo sucedido, con arreglo a estas versiones, sería que la 
antigua capilla en ruinas en 1868, fué sustituida por una iglesia 
proyectada por Paullier y construida, muerto éste, pero todo no 
pasa de meras suposiciones. 

Al frente de la actual iglesia, dedicada a la virgen del Car- 
men, está el famoso Cristo, a que me referí en lineas preceden- 
tes, sobre la vieja columna rematada por el capitel jónico sobre 
el cual está colocado. La base, en la parte de la inscripción, los 
números romanos, las dos últimas letras que son las que inte- 
resan — están destruidas. 

Iglesia del Reducto 

En la avenida Ganbaldi, entre las calles de Rocha y Pando se 
encuentra esta iglesia que se me informa fué realizada de 1870 
a 1874 por el Sr. Pascual Gervasio de acuerdo con los planos 
del arquitecto Romeo Porreti. 

No tengo mayores informes sobre este edificio, debiendo 
añadir que el predio que ocupa está a algunos centenares de me- 
tros del antiguo emplazamiento de la capilla del Reducto que, 
con su cementerio anexo, figura en el plano del máfcino fran- 
cés Próspero D’Albenas, en la bifurcación de los caminos Bur- 


192 


Civilización del Uruguay 


gues y Reducto —hoy San Martín— (67) Este plano es de 
1867 y su autor lo realizó cuando su prolongada estada en Mon- 
tevideo. Había pertenecido a la marina de guerra francesa y, al 
retirarse y avecindarse en nuestro país, pasó a comandar uno 
de los barcos que hacían la carrera Montevideo - Buenos Aires. 

Publico un plano de la fachada que existe en el Museo 
H. Municipal que, por la calidad del papel, etc., se ve que es 
antiguo pero que no tiene información. 

Las Salesas 

Su conocido convento de la calle Canelones llegaba, a fines 
del siglo XIX, con su jardín murado, hasta la calle Maldonado. 
La iglesia, adosada al convento en Canelones e Ibicuy, está 
dedicada a San José de la Visitación. 

Fue comenzado en 1860 por el arquitecto francés Víctor 
Rabú y los maestros Recaite Hnos. y Amadeo Viet, debiendo 
suspenderse, a poco, por la turbulenta época que le siguió. Se- 
gún las informaciones que he podido recoger, las obras fueron 
terminadas en 1865 con el detalle de que faltando la colocación 
del altar mayor, un furioso huracán desplomó el techo sobre el 
presbiterio. Arreglado el desperfecto y completamente termi- 


(67) Este cementerio debe haber tenido su importancia. 

Udaondo, recientemente, al hacer la biografía del canónigo Dr. Pe- 
oro Antonio Vidal, en un folleto sobre otro tema, de tan larga y desta- 
cada actuación en ambas orillas del Plata, dice textualmente: "Durante el 
sitio grande de Montevideo formó parte de la Asamblea de Notables. Mu- 
rió en dicha ciudad el año 1848. Sus restos fueron inhumados en e! ce- 
menterio del Reducto y en la bóveda de su propiedad existe un bajo 
relieve en mármol que representa al ilustre sacerdote”. 

En otra parte: "En 1826 cooperó con entusiasmo a la cruzada li- 
bertadora de los Treinta y Tres patriotas orientales, en momentos en que 
se hallaba en San Isidro, desde cuyo puerto partieron los libertadores. Co- 
mo amigo de confianza del general San Martín, el canónigo Vidal reco- 
mendó eficazmente a sus amigos y a su cuñado, don Gabriel A Pereira, 
años después Presidente del Uruguay, que le facilitaron todo al héroe de 
los Andes, y hasta ofreció abonarle los gastos de arrendamiento de una 
casa”. 

En otra nota doy otros pormenores sobre la azarosa vida del co- 
nocido secretario del general Rivera, cuya tumba no he podido ubicar al 
desaparecer el cementerio de la referencia. 


Horacio Arredondo 


19J 


nado el edificio en 1867 fue solemnemente inaugurado siendo 
su padrino el general don Venancio Flores, entonces Presidente 
de la República. 

Es de una nave con dos capillas laterales y contaba con 
otras dos más pequeñas, que ahora han sido convertidas en al- 
tares de madera dorada a fuego. Los barrocos, de mármol, de 
procedencia genovesa, de los que hablé al dar una suscinta no- 
ticia sobre los Capuchinos, están colocados a ambos lados, cons- 
tituyendo la nota más saliente del templo. Las decoraciones y 
pinturas fueran hechas por Agostinelli. La puerta principal 
es de cedro con "malanos repartados formando tableros”. 

Entre otras tumbas de destacados varones figura la del Vi- 
cario apostólico don Dámaso Antonio Larrañaga. Y a propósito 
de muertos ilustres, se me informa que en San Francisco se en- 
cuentran "insepultos” los restos de los dos Barreiros: el presbí- 
tero y don Manuel, el famoso secretario de Artigas. (68) 

San Francisco 

Debe haber sicjp proyectada por Rabú. Por lo menos en el 
archivo de la Nación, firmados por este arquitecto y provenientes 
del archivo gráfico del antiguo Ministerio de Fomento allí se 
conservan los planos originales. Parece que la obra fue diri- 
gida por Ignacio Pedralbes. 

Capilla de Atahualpa 

De Rabú son también los planos y la dirección de las obras 
de la capilla Jackson en Atahualpa, de estilo neogótico, levan- 

(68) Según un manuscrito, que considero inédito, de Monseñor Con- 
oe, su coetáneo, cuando la misión Muzzi, en 1825, estuvo en Montevideo, 
se le ofreció el cargo de Vicario Apostólico que era la más alta dignidad 
eclesiástica, rehusándola por razones de humildad. 

El presbítero Barreiro falleció en el local de la antigua Casa de Ejer- 
cicios, a cuyo adelanto había contribuido grandemente, el l. 9 de Diciembre 
de 1839. 

Fué cura de la Matriz durante cinco años y estaba en esas funciones 
en ocasión de la misión referida. La biografía más completa del esclarecido 
prelado que conozco, está en una revista barcelonesa, "La Religión” 1840. 
Hay también una poesía en "El Nacional” del 2 de Diciembre Je 1832. 


194 


Civilización dll Uruguay 


tuda por la familia Jackson en el predio de la antigua chacra 
de Larrañaga, donde el sabio sacerdote hizo la mayor parte de 
las observaciones sobre botánica, zoología y demás temas de 
historia natural que le dieron tanta fama en el mundo científico. 

Hermanas del Huerto 

Este convento e iglesia que se levanta con frente a la calle 
San José, llegando hasta Soriano y ocupando todo el largo de la 
antigua calle Daymán, hoy Julio Herrera y Obes, parece co- 
menzado en 185 5 , pero es fecha que doy con reserva. También 
tengo la fecha de 18 56 para el de las Salesas que no di prece- 
dentemente por considerar de mejor origen el de 1860 . 

Redentorístas 

Es de fines del siglo XIX este hermoso edificio, Iglesia dei 
Perpetuo Socorro, sito en la calle Tapes, en Bella Vista. 

Fué construido por don Arscnio Bonnet con la dirección y 
planos del padre Zielmayer. 

Bellamente ornamentado en su interior, las expléndidas co- 
lumnas de granito lustrado se me informa proceden de Alemania. 

Lourdes 

La iglesia de Lourdes, en la calle Cerrito, a cargo de los pa- 
dres Palotinos se dice realizada por concepción de don Ignacio 
Pedral bes. 


Tierra Santa - Buen Pastor 

Al ingeniero Antonio Llambías de Olivar 'corresponde los 
planos y la dirección d e# la iglesia de Tierra Santa —francisca- 
nos de la avenida 8 de Octubre, así también como la del Buen 
I astor, en la calle Defensa. 

Iglesia de la Aguada 

Ln la actual avenida Agraciada, antiguo camino del Car- 
men, se levanta este edificio que fué proyectado en fecha in- 


Horacio Arredondo 


195 


cierta, pero de fines del siglo XIX, por don Emilio Turini des- 
tinado a atender el sector de la antigua capilla. 

La fachada actual es obra de los arquitectos E. Boix y H. 
Terra Arocena. 

Vascos 

Esta iglesia parece haber sido construida por Víctor Rabú se- 
gún planos del propio arquitecto quien sería su constructor; 
pero también tengo el dato que fue el delineador y no el cons- 
tructor y que, precisamente a raíz de ésto, Rabú tuvo un dis- 
gusto que lo determinó a regresar a Francia, su país natal. 

Hay un folleto que arroja luz sobre los orígenes de este 
edificio, pero no aclara totalmente las vicisitudes de su crónica. 
Se trata de los artículos publicados en "El Bien Público” por el 
Dr. Durá contestando el informe in voce del Dr. José Pedro Ra- 
mírez en el sonado pleito incoado por los hermanos Recaite, co- 
nocidos constructores, contratados por la Comisión que adminis- 
traba la inversión de los recursos colectados para la construc- 
ción, por pago de atrasos, rescisión del contrato, etc. que die- 
ron base a una acción de embargo patrocinada por el Dr. Ra- 
mírez en 1879. 

El origen de la Iglesia data de 18 57 cuando, a iniciativa del 
P. Paulino Sarrandese, se acordó erigir el edificio en el terreno 
donde hoy se encuentra, donado por la Sociedad Guimaraes, da 
Costa y Cía. para tal fin. Con este motivo se constituyó una 
Comisión de residentes franceses, hijos de franceses o vincula- 
dos a esa colonia, muy numerosa por esos años. La presidía don 
Luis Goddefroy, era su Tesorero el Dr. Pablo Duplessis y se- 
cretario don Eugenio Legrand. Empezaron los trabajos que 
fueron contratados con los señores Recaite Hnos. 

En 1862 — Diciembre 6 — se acordó publicar en la prensa 
el nombre de los donantes, con las cantidades recibidas, el deta- 
lle de lo invertido, etc. no sólo para satisfacción fie los contribu- 
yentes, cuanto para que el público supiera que era menester 
más fondos para satisfacer las sumas ya invertidas por los cons- 
tructores — cerca de 28.000 — y para proseguir el templo. 

Ignoro por qué causa la referida Comisión fué sustituida y 
con la nueva empezaron las dificultades de que me he hecho eco. 

Los Vascos es iglesia consagrada a la Inmaculada Concep- 


ta 


196 


Civilización del Uruguay 


ción, y ha estado regida por los padres "bayoneses que, desde 
hace muchos años, mantienen un colegio, muy conocido an- 
tiguamente por "de los Esculapios”, que fue muy nombrado y 
calificado, como lo es hoy, y desde hace tiempo, el de los jesuí- 
tas y también el de los Hermanos de la Sagrada Familia. 

El Seminario 

La Iglesia del Sagrado Corazón hace muchos años que dejó 
de ser Seminario, el que pasó a tener su sede en el camino de las 
Instrucciones y Propios en una antigua quinta; pero, la costum- 
bre no hace perder la denominación que empleo, y que claro, con- 
fieso, no debiera contribuir a que continúe, por la impropia 
cosa que hago, porque para mí siempre es tal, pues en él me 
eduqué. 

Fué comenzada en 1887, bendecida diez años después. 
Juan Tossi parece ser el autor de los planos siendo el cons- 
tructor don Juan Liado, pero no falta quien afirme que fué di- 
rigida por don Pascual Ipata. 

Tanto la iglesia como el colegio, que como es sabido 
abarca la manzana de Soriano, Canelones, Vázquez y Méda- 
nos, toda la gran obra allí ejecutada ha sido realizada en varias 
etapas: un sector de construcción una vez sobre una calle, lue- 
go en otros; de planta baja, en, planta alta, más tarde en 
otra tercera planta, en estos días, la portada del colegio, etc. 
Eso ha dado motivo a la intervención de varias manos y al no 
documentarse estas intervenciones — como supongo que ahora 
se hace — provoca las confusiones en que nos debatimos ac- 
tualmente para poner en claro los orígenes de nuestros princi- 
pales establecimientos religiosos que apenas si datan de ayer. 

Capilla de Doña Ana 

En la costa del arroyo Toledo, margen izquierda, dentro del 
departamento de Canelones, sobre una alta cuchilla, en el án- 
gulo que forma la vía férrea con el cortijo Vidiella, existe lo 
que resta de la antigua capilla de doña Ana Cipriano transfor- 
mada en uno de los edificios del Vivero Nacional, dependencia 
del Ministerio de Ganadería y Agricultura. Sólo quedan las pa- 


Horacio Arredondo 


197 


redes pues ha sido despojada desde hace muchos años, de toda su 
sencilla ornamentación y, en los gruesos muros, se han abierto 
puertas y ventanas adaptándola al nuevo destino. 

En este lugar se verificó un combate en Mayo de 1817, 
cuando ella funcionaba, entre las fuerzas artiguistas y las por- 
tuguesas, cuando aquellas pretendían sitiar Montevideo ocupa- 
do por los lusitanos, hostilizándolos en lucha de guerrillas. En 
esa refriega "estaba presente el general Artigas” dice Orestes 
Araújo. 

Es muy antigua, pero, desde hace más de un siglo, no presta 
los servicios para lo que fuera edificada por la propietaria de los 
campos inmediatos. En 1875 funcionó en ella una escuela 
pública y, dos años después, el Gobierno la adquirió de la su- 
cesión Rovira para establecer la Escuela de Agricultura, des- 
tino que sigue teniendo con distintas denominaciones y orien- 
taciones pedagógicas; hoy, forestal y de avicultura. 

Capilla de Toledo 

También conocida por capilla de García, emplazada sobre 
una alta cuchilla a la margen derecha del arroyo de Toledo, en 
jurisdicción del departamento de Montevideo. Destaca su silueta 
neoclásica con su alta torre y espacioso atrio bajo el frontón 
sostenida por columnas que la piedad de un antiguo vecino, don 
Doroteo García, destinó al culto posiblemente por los años 1870 
a 1880. 1 

Este templo rural guarda en su interior un hermoso cruci- 
fijo de mármol, obra de Montear de, como principal ornamen- 
to artístico. 


Capilla de la Aldea 

En el antiguo poblado conocido por la Aldea — que luego 
dió nombre al camino hoy transformado en avenida Italia — en 
una de las quintas, en la de "Doña Ana”, de sobrenombre "Li 
buena moza” según Araújo, hubo "una capillita y un cemen- 
terio”. 

Siguiendo a este autor agregaré que la Aldea “empezó a 
poblarse a principios de este siglo” — XIX — durante la época 
de la dominación lusitana ya existían dos saladeros, el del portu- 


19S 


Civilización del Uruguay 


gués Lima y el de Bueno. Estos establecimientos no eran los 
únicos que existían en este paraje. "En tiempos más modernos 
hubo otros, el de Buxareo y el de Pereira”, por ejemplo. La ubi- 
ca entre el Buceo, la Blanqueada y la villa de la Unión. Después 
de dar la nómina de los primeros vecinos agrega: "Cuando sobre- 
vino la Guerra Grande, la industria saladeril de este paraje, que 
tanto desarrollo tomara antes de ella, fue rápidamente deca- 
yendo hasta suscumbir del todo, si bien más tarde la población 
se incrementó convirtiéndose los terrenos de la Aldea en bien 
cultivadas huertas y cómodas quintitas. Durante el sitio pues- 
to por el general Oribe, este paraje servía de campamento a las 
tropas de caballería del ejército sitiador, el cual tenía acanto- 
nados tres escuadrones, uno en el saladero de Bueno, otro en el 
de Magariños y el último, en distinto local”. 

Oratorio de Cibils 

En las postrimerías del siglo XIX don José Cibils levantó 
un pequeño oratorio neogótico que subsiste, con su altar de 
mármol del mismo estilo y sus ventanales con vitraux con fi- 
guras de santos elegidos por responder a nombres de pila de su 
familia. En el subsuelo fué enterrada la primera esposa del pro- 
pietario, doña Carmen Buxareo, cuyos restos posteriormente 
fueron trasladados al cementerio público. 

Esta pequeña capillita sigue su destino de origen, circuns- 
cripta, actualmente, a los enfermos del actual sanatorio que 
ocupa la antigua quinta que es hoy propiedad de los descen- 
dientes de los marqueses de Vcsoya que, posteriormente la he- 
redaron. 


Capilla de Pando 

La construcción de la primera capilla de la Concepción de 
Pando — para diferenciarla de la Concepción de Minas — la 
contrató Francisco Meneses, su fundador y donante, junto con 
su madre, de los terrenos para ese establecimiento así como pa- 
ra los del pueblo, en Noviembre de 1780. 

Mal edificada, con las paredes fuera de plomo, los lienzos 
mal trabados y los arcos de las aberturas pésimamente cons- 
truidos, dió origen a un litigio de cuyo expediente el Dr. Car- 


Horacio Arredondo 


199 


los Ferrés entresaca algunos de los datos que transcribo al 
pie. (69) 

Hablan de ella, desde luego brevemente, los demarcadores 
de la frontera luso-española de 1777 al pasar por allí alrededor 
de 1784, al territorio donde debían actuar, anotando también 
la existencia de otro edificio religioso, más pequeño, que los 
franciscanos tenían entre Montevideo y el arroyo del Manga, 
junto a la pequeña corriente de agua que tomó el nombre de 
la Chacarita, calificación de la posesión religiosa, que ha perdu- 
rado extendiéndose a las vecindades. 

Capilla de Peñarol 

Su primitiva fundación estaba sobre el actual camino Co- 
ronel Raíz, exactamente, a unos pocos metros de la antigua 
quinta de Piedra Cueva hoy de Campi. 

Es ynuy conocida en las tradiciones patrias por haberse su- 
puesto, en estos últimos años que en ella Artigas había realizado 
su célebre Congreso de Abril de 1813 cuerpo del que emanó 
sus famosas Instrucciones. El Congreso se realizó en el 
campamento de Artigas en las Tres Cruces, en la antigua cha- 
hermano de Pedro Feliciano, el autor del conocido 
el fundador de la patria, situado en la confluen- 
cia del viejo camino Aldea — hoy Avenida Italia — con el más 
nuevo camino Morales, también eliminado del nomenclátor. 

La confusión acaba de ser aclarada por el colega de Ins- 
tituto, Dr. Felipe Ferreiro al decir en su último trabajo, intro- 

(69) El nombre proviene de Antonio Pando, propietario de tierras 
sobre el arroyo que conservó su nombre, trasmitiéndolo a la antigua Guar- 
dia y ahora al pueblo. Sobre ésto es interesante la compulsa del número 
8.805 de "La Razón” del 20 de Agosto de 1808. 

Sobre el arroyo de Pando existe un viejo — 1870 — y excelente puen- 
te de cinco arcos, empezado a construir por don Miguel Sierra, y termi- 
nado por don Miguel Carrió y Sierra, por el que se transitaba hace mu- 
chos años, oblando el correspondiente derecho de peaje; "dos vintenes” 
para los peatones y veinte centésimos para los rodados. Se cobraba en una 
antigua edificación existente en su estribo sud derecho — campo de Per- 
itas — que tenía su correspondiente pulpería que la gran creciente de 1895 
arrasó y que era conocido por "de la cadena”. Hoy marca parte de su 
ubicación un montón de escombros. El puente sigue en servicio y por 
él pasa la transitada ruta carretera que conduce al Este del país. 


era d^Cavia, 
libelo contra 



200 


Civilización del Uruguay 


ducción al folleto oficial "El Congreso de Abril de 1813 a tra- 
vés de los documentos” impreso recientemente: "En el primer 
sitio de Montevideo Artigas, después de haber tenido un alo- 
jamiento en el Cordón, pasó a establecerlo en la llamada "Cha- 
cra de la Boticaria” que en efecto estaba, según parece, ubi- 
cada dentro de aquel destino” (Peñarol). 

La rastrée muchos años y no poco trabajo me significó su 
ubicación, confundido al principio, con una segunda funda- 
ción, también al borde del camino coronel Raíz, a unas diez o 
doce cuadras del antiguo sitio, en la conocida propiedad del 
Dr. Elias Regules, hoy de su sucesión, y de la que sólo resta 
un pequeño montículo empastado que cubren sus ruinas y una 
gran cavidad enladrillada, subterránea, que debe haber pertene- 
cido al aljibe. Precisamente, el destacado nati vista e inspirado 
poeta fué el que me puso en conocimiento de lo que inútilmen- 
te hasta entonces había buscado. 

El cementerio de la antigua capilla, ubicado a unos dos- 
cientos metros de la actual casa de Campi y a menor distancia 
del camino Raíz — debe estar en la ruta del antiguo camino 
del paso de la Cruz sobre el Miguelete, hoy en desuso e imprac- 
ticable — aún supervive, prácticamente desconocido de los más, 
pero reducido en un osario, en el que se conserva una lápida de 
mármol, que creo sea de las más antiguas de Montevideo. Es 
de 1790 y acredita fué sepultado allí, Juan Bautista Crosa, ve- 
cino del lugar, fallecido el 19 de Mayo de dicho año, oriundo de 
Pignerolo, en Italia. "Pronunciado este nombre primeramente 
Piñerolo, más tarde Peñarolo y luego Peñarol se le designó a 
Crosa, en su tiempo, por el nombre transfigurado de su pue- 
blo natal y no por su apellido "dice Carlos Ferrés quien, con 
posterioridad a mis indagaciones, en 1944 publicó su "Epoca 
colonial. La Administración de Justicia en Montevideo” de don - 
de extracto lo que sigue. (70) 


(70) La lápida de Crosa la encontré cuando logré ubicar el osario, 
oportunidad en que saqué la fotografía que publico. El detalle de la cu- 
riosa etimología de Peñarol me la adelantó, casi en seguida, el Dr. Julio 
Guaní, antiguo vecino del lugar y las fotografías de los nichos, hoy inexis- 
tentes, me la facilitó o el Dr. Guaní o el Dr. Alfonso Lamas, quien me 
aportó referencias muy interesantes. También el Sr. Alfredo Rodríguez, ex 


Horacio Arredondo 


201 


La primitiva capilla de Peñarol fué, originariamente, el 
oratorio público fundado por la señora Antonia María Pérez, 
viuda de don Gabriel Piedra Cueva, farmacéutico de Montevi- 
deo que tenía allí su casa de campo. Fué erigida en vice pa- 
rroquia de Las Piedras el 12 de Febrero de 1784. 

Era una construcción importante para la época. "De $ 
varas de alto y 16 de fondo con paredes de una de espesor, presen- 
taba una cornisa al exterior y al interior, ' claraboya en la 
fachada — léase abertura en el tímpano — campanario y éste 
con 100 varas de pared también con su cornisa; techo de teja, 
maderas del Paraguay, cielo raso, pavimento enladrillado, puer- 
ta traviesa, otra al bautisterio, también a la sacristía, igual- 
mente a la tribuna o "tránsito”, ventanas con vidrios, pulpito 
portátil”, etc. 


Director de Cementerios, que intervino como funcionario municipal cuando 
se concentraron en el osario los restos existentes en los nichos. 

En la lápida que publico se lee: "Yase sepultado don Juan Bautista 
Crosa. Que goce el Cielo. Falleció, (o fallecido!) en 19 de Mayo de 1790 , 
epigrafiado toscamente con ortografía, imperfecciones y abreviaturas pro- 
pias de la época. La parte superior derecha — donde debe decir falleció o 
fallecido — falta hace muchos años. Al empotrarse en la pared del osario 
donde se encuentra, se llenó el vacío con cemento suplantándose, al palpite 
posiblemente, las letras que faltaban. 

I.os libros parroquiales de la antigua capilla se encuentran en la igle- 
sia de Las Piedras, y su compulsa, es posible que suministre datos que in- 
teresen: ¿cuándo empezó a usarse el camposanto? ¿cuando se traslado la 
capilla a su segundo emplazamiento? 

El osario, actualmente en pésimo estado, rodeado de una verja de 
hierro, lo cubre una chapa de mármol, en el momento descentrada, que 
expresa ser esc el osario de la capilla de Peñarol y las fechas 175 0-1850 
lógicamente comienzo y fin del cementerio. Se conoce la fecha en que la 
primer capilla comenzó a actuar de vice parroquia, pero, con todo, ha- 
biendo sido antes oratorio "público” la consulta de los libros no estaría 
de más. 

La fecha de la segunda fundación se ignora. 

Conozco dos acuarelas inéditas de Besnes e Irúroyen. Una, es una ^Vis- 
ta de la capilla de Peñarol desde la chacra de Larrobla”, la otra. Vis- 
ta de la chacra de Larrobla desde la capilla de Peñarol”. Están en pose- 
sión de los señores Eduardo Gómez Haedo y coronel Juan Erraumuspe Ca- 
talina, casados con descendientes de los Larrobla. Antes de ser del Dr. 
Regules esa chacra, lo fué de don Andrés Otero, antes de don Luis La- 
rrobla, y con anterioridad de Juan Francisco Artigas. Hay un decreto de 
Oribe, del tiempo de la Guerra Grande, en el cual la chacra se adjudica 
al coronel Marcos Rincón. 

Respecto a la segunda capilla, me informa el Sr. Fernando Otero Men- 



202 


Civil i, ación dll Uruguay 


Capilla de Palacios 

De muy escasa entidad, pero de las más antiguas del país, en 
límites de los actuales departamentos de Colonia y Soriano, 
probablemente fué la que dió motivo a la fundación de pueblo 
de las Víboras que existió, durante el primer tercio del siglo 
XIX, junto al arroyo de las Víboras y que desapareció en 1846 
durante la Guerra Grande. 

Juan Francisco Palacios, en 1758, solicitó de las autorida- 
des eclesiásticas de Buenos Aires autorización para instalar un.i 
capilla en su estancia que estaba a igual distancia, ocho leguas, 
de Santo Domingo Soriano y de la estancia jesuítica de las Va- 
cas, de las Huérfanas después. Extendió el permiso competente 
de Obispo de Buenos Aires don Cayetano Marcellano y Agra- 
mont, el 4 de Febrero de 1758 y fué puesta bajo la abvocación 
de la Inmaculada Concepción de María. 

Este Palacios, según la autorizada opinión de Badell — de 
cuyas noticias entresaco esta información — llegó a nuestro país 
como mayordomo de la calera de don Juan de Narbona, al fa- 
llecimiento de éste, y disponía de varios carros para sus traba- 
jos pero de muy pocos muebles: "una mesa, una cuxa (71) y 
un baúl”. Trabajó como tal tres meses a cuyo término, abandonó 
la mayordomía y solicitó licencia al jefe de la Guardia de las 
Víboras para ir a Buenos Aires a cobrar de sus patrones la su- 
ma que a su decir se le debía. 

Vuelto a la región, aparece en 1759 como uno de los ocu- 
pantes de tierras realengas a la orilla derecha del arroyo Sau- 
ce. Había otros, entre ellos, uno de apellido Chaparro, con casi 
seguridad de donde proviene el nombre de la punta que penetra 
en el río Uruguay, límite sud de la playa de la Agraciada, que 
está hoy en posesión del escritor Enrique Larreta. (72) 

doza, hijo de don Andrés Otero, que subsistió hasta 1888, cuando una 
tormenta derribó el edificio, hacía tiempo prácticamente en ruinas, en par- 
te destechado, conservando sólo la bóveda del techo sobre el sitio del al- 
tar mayor. Entre las ruinas, agrega, había hasta una pila para agua ben- 
dita todo lo cual su padre conservaba cuidadosamente sin dejarlo tocar. 

(71) Tipo de cama antigua con las patas cruzadas en la misma forma 
que la de los actuales catres. 

(72) En esa playa, entonces sin nombre y luego histórica, es donde 
erigió, hace más de medio siglo, el prestigioso ruralista don Domingo Or- 


Horacio Arredondo 


.0} 


Palacios figura en 1767 — 24 de Julio — junto con el pa- 
dre del general José de San Martín — Juan de San Martín, por 
entonces jefe de las Víboras — del teniente Bartolomé Pereda 
y los señores Gerónimo Monzo (Monzón) y Pedro de Torres 
como uno de los tasadores de lo existente en la estancia jesuí- 
tica de las Vacas que por la expulsión de la comunidad, pasaba a 
integrar los bienes de la Corona. 

Barrunta Badell que no gozaba de buena fama, pues el co- 
mandante Francisco de Graell, lo denuncia a la superioridad en 
22 de Febrero de 1760, como dando asilo en su estancia a deser - 
tores lusitanos de la Colonia del Sacramento "mesón de portu- 
gueses” dice y agrega: "Sirva a V. E. de dirección que el cita- 
do Palacios es cierto ignorante al escribir, pero no le faltan le- 
tras para disculparse e indemnizarse de semejantes cargos. (73) 

Capilla de Narbona 

Generalmente se cree que esta capilla, al nombrarla el vulgo 
por de las Víboras, es la del antiguo pueblo así nombrado, de 
bastante relieve en las postrimerías de la dominación hispánica 
y desde hace más de una centuria completamente desaparecido, 
al punto de que su emplazamiento es apenas visible por algunas 
suaves protuberancias del terreno que ocupó hoy convertido en 
chacras y pequeños potreros de pastoreo. 

En el N. 9 59 de la "Revista Nacional” publiqué un trabajo 
sobre "Turismo en el Uruguay” (74) en el que a su respecto 
decía lo siguiente: 


doñana el obelisco que dice: "Los 33 patriotas / desembarcaron aqui / el 
i 9 de Abril / de 1825”. Araújo al respecto, manifiesta: "En cuanto al 
nombre de esta histórica playa, según don Domingo Ordoñana, se jaerpe- 
tuó a través del tiempo, "por una chinita a quien el padre Larrosa, Mutizó 
con el de Agraciada”. 

Ordoñana fué un antiguo y calificado vecino del lugar, pero su ver- 
sión, que da como bautismo del lugar los encantos naturales de la crio- 
llita, ha sido controvertida por Leonardo Daneri que, apoyándose en un 
viejo plano, da como asentada en el lugar una más vieja Graseria y de- 
duce que "agraciada” es corrupción de "graseada”, originada al mal nom- 
brar los coetáneos el establecimiento donde se beneficiaba la grasa de los 
vacunos y equinos de la zona. 

(73) Natalio Abel Badell. "El oratorio de don Juan de Narbona en 
el Partido de las Víboras” en Revista "Estudios”. Buenos Aires 1949. Vol. 81. 

(74) Editado en folleto, poco después, por la Comisión Nacional de 
Turismo. (Ver Bibliografía). 


20-4 


Civilización del Uruguay 


"Se trata de una construcción de un alto valor arqueoló- 
gico cuyo origen se desconoce hasta la fecha, aunque con se- 
guridad proviene del siglo XVIII. 

"Recurriendo a la bibliografía especializada no he encontra- 
do sino una vaga alusión de que fué erigida por los Francisca- 
nos, pues debe destacarse por falta de base seria, algunas cróni- 
cas fundadas en leyendas o en la tradición oral, salvo se logre 
su comprobación documentada lo que sería de desear”. (75) 


(75) Noel Mancebo en su libro "Ensayos. Critica e Historia”, pu- 
blicado en 1942, dedica el último capitulo al Convento de la Concepción 
uue tal seria el destino del edificio que nos ocupa. Comienza manifestando 
nue data de 1751 y más adelante agrega: "Sobre la colina más elevada de 
las costas de Camacho, se levanta el viejo edificio colonial que congregaba 
en su seno a los fieles de la zona de las Víboras. Poco se conoce acerca de 
la historia de su construcción. Un conflicto religioso, según una versión 
recogida en el lugar, promovido entre los pobladores de las zonas de San 
Salvador y de las Víboras, puso, podríamos decir, la piedra fundamental de 
la obra. Los habitantes de esta región deseaban poseer, alegando la impor- 
tancia de la zona, una iglesia y el cuadrilátero de un cementerio. Inútil fué 
recurrieran, en demanda de sus propósitos, a la autoridad eclesiástica de 
Dueños Aires; pues ésta, después de disponer que se levantara un censo del 
lugar, como fundamento previo a la atención que debiera merecerle la pe- 
tición, resuelve no dar lugar a lo solicitado. El fracaso de la gestión no 
testó vigor a la ansiedad del núcleo peticionante. El Sr. Oratorio Palacio, 
administrador de los cuantiosos bienes del Sr. Juan de Narbona, juzga en- 
tonces, como representante activo del movimiento religioso, satisfacer los 
deseos de los colonos, cargando a su peculio particular, o a los de su ad- 
ministración, los gastos que demandara la construcción de la obra”. 

El distinguido marino canta una loa a la hermosura del lugar y des- 
pués de varias reminiscencias literarias describe el "convento”; y termina, 
enlazando el edificio religioso de las Víboras con el de las Huérfanas ex- 
presando "los muros de esta iglesia vieron, décadas después, a nuestro pro- 
cer, al entonces Teniente Coronel José Artigas; y lo vieron y lo acogieron 
en el instante preciso en que, con el espiritu sublimado de todo lo noble 
y trascendental”, etc. 

No se imagina el autor con cuanto placer suscribiría esta última parte 
-de sus afirmaciones pero, la historia, con la frialdad que la caracteriza, al 
presente nos dice no sólo que el héroe no estuvo en la capilla de la Ca- 
lera (donde algún texto de historia lo da como desembarcando procedente 
de Buenos Aires cuando la vía navegable, por la que presuntivamente arri- 
bara, está a varias leguas de distancia), sino que lo dan llegando al suelo 
patrio por Paysandú, sin haberse allegado para nada a las Huérfanas. Parece que 
i'.ubo una concentración patriótica en el lugar, auspiciada por Benavidez des- 


Horacio Arredondo 


205 


"Es uno de los edificios coloniales más hermosos y típicos, 
de pequeñas proporciones, con las características del estilo, te- 
chada de bóveda y con una proporcionada espadaña sobre la puer- 
ta de entrada. Recalco que, la bóveda en las construcciones co- 
loniales, sólo queda en la Catedral y Cabildo de Montevideo, 
iglesia de San Carlos, en lo que resta de las antiguas Bóvedas de 
Montevideo y en alguna otra construcción menor, como el pol- 
vorín de la fortaleza de Santa Teresa. Adosada a la capilla hay, 
hacia la izquierda, una construcción de vastas proporciones, 
también de esa época, con las típicas rejas voladas en una de las 
modalidades que sólo allí queda a la fecha, y con detalles ar- 
quitectónicos del más alto interés. Hacia la derecha existe otra 
construcción más moderna, ya casi centenaria, de un interés ar- 
queológico menor pero intensamente impregnada de arcaico 
sabor. Inmediato a este lugar, en la propia barra del arroyo de 
las Víboras en el río Uruguay, existe una antigua calera cono- 
cida por de Camacho, siendo caracterizada también por ese 
nombre la capilla, aún cuando creo no debe nombrársele así 
hasta efectuar en los archivos coloniales una información ex- 
haustiva. Este nombre de Camacho indudablemente proviene 
de un señor que explotaba la cantera en los albores de la Inde- 


pués del Grito de Ascencio y luego otra de gente adicta a España, con- 
gregada para concertar detalles para la defensa de la Colonia del Sacra- 
mento contra la acción de los patriotas, según me adelanta el Sr. Ariosto 
Fernández. 

Recalco lo grato que me sería ver confirmada la tradición de que 
Artigas estuvo en la capilla en esos momentos iniciales, pues fui el inicia- 
dor y factor decisivo de la adquisición por el Estado por los altos valores 
arqueológicos que presenta, y por que, francamente, creía parte de lo afir- 
mado por los textos de historia, vale decir, lo referente a una reunión ar- 
tiguista, importante, en los prolegómenos del pronunciamiento. Esos restos se 
verian realzados si se confirmara, documentalmente, que allí tuvo principio la 
epopeya de Artigas. Las futuras investigaciones del "Archivo Artigas”, es 
de esperar despejen la incógnita. 

En cuanto o la "vaga alusión” sobre un posible origen franciscano de 
la capilla que, cautelosamente señalara en mi folleto, la documentación 
eme sigue, así como el documento inédito de la misión del padre Andrés 
Carranza, de 1751 que va en la nota anterior es concluyente y debe 
desecharse por completo. 


206 


Civil irAciÓN del Uruguay 


pendencia (1830) o quizá en fecha anterior, pero la donación 
de tierra para la calera fue efectuada por Bruno Mauricio de 
Zabala en 1732 a favor de Juan de Narbona, de quien Camacho 
fué heredero por casamiento de una de sus hijas. Todos éstos 
son datos inéditos que trataré de ampliar, que debo al historia- 
dor Juan Pivel Devoto”. 

"Junto a la calera hay un antiguo puente de arcos de piedra, 
sobre el arroyo de las Víboras, muy interesante, y una chapa 
de mármol nos informa que fué construido por un señor Castclls 
por el año 18 50, quien sospecho fué el constructor de la calera 
y de las construcciones nuevas adosadas a la capilla”, etc. (76) 

Poco puedo agregar en lo referente a datos exactos, salvo 
la declaración de que Castells debe haber sido el constructor de 
la casa de la calera junto al arroyo, aún en pie — no de la ca- 
lera que es cantera colonial; pero si avanzo la presunción, que 
estimo bien fundada en la lógica, de que la capilla fué erigida 
por Juan de Narbona y que como tal merece se recuerde con su 
nombre, desechando, radicalmente, el posible origen francis- 
cano. 

Hasta hace poco en nuestro medio nada se sabía de esta per- 
sona, pero las últimas investigaciones éditas del padre Furlong, 
nos enteran que Narbona era español, aragonés, trasladándose 
al Plata para dedicarse al comercio. Sus actividades en este ramo 
le fueron provechosas y en 1717, ya se le ve ofreciendo veinte 
mil pesos — suma muy alta para entonces — para la construcción 
de la iglesia del Pilar de Buenos Aires, de la que el mismo fué 


(76) Debo aclarar ahora: el puente está junto a los hornos de la ca- 
lera, a pocos metros del arroyo, inmediato a su barra, cerca del puente Cas- 
tells, pues el material en bruto se saca de la cantera que está distante de los 
hornos, quizá un kilómetro, a muy poca distancia de la capilla y aquí se 
elabora. 

También que Castells, "constructor de la calera”, fué, posiblemente, no 
sólo de los hornos — donde la piedra de cal extraída de la cantera se quemaba 
últimamente, — sino que también de las amplias construcciones anexas jun- 
to al arroyo donde está el embarcadero para cargarla, la que se remesaba 
a destino por agua. El puente debe haber sido construido para facilitar 
ti vado del arroyo de la que se enviaba hacia el sud, en la actual dirección 
de Carmelo. Lo que se remitía hacia el norte, en el rumbo actual de Nue- 
va Palmira, cien años atrás, la población de Higueritas, hoy desaparecida, 
podía transitar libre de obstáculos naturales. 


Horacio Arredondo 


207 


el constructor. Empresario de obras en 1731 tomó a su cargo 
la construcción del templo y del Convento de las Catalinas (77) 
en la misma ciudad, después de conseguir que se abandonaran 
las obras ya iniciadas en las actuales calles Méjico y Defensa, 
y se trasladara, iglesia y convento, al sitio que hoy ocupa. 

De lo expuesto se desprende que era un hombre de gran 
capital, para la época, muy bien considerado como construc- 
tor capaz y, siendo empresario de obras de volumen, lo natural 
es pensar que, al obtener de Zabala la concesión de tierras en la 
confluencia de las Víboras con el Uruguay, posiblemente de an- 
temano tenía conocimiento de yacimientos calizos para después 
explotarlos en beneficio de las obras que realizaba en Buenos Ai- 
res. (78) A más, concurría otras circunstancias que lo dejaba en 

(77) Nuestro compatriota el profesor Natalio Abel Badcll afirma 
"Bajo su dirección se hicieron obras importantes, como las casas del Ca- 
bildo y el templo de Santa Catalina de Sena. (El oratorio de don Juan 
de Narbona en el Partido de las Víboras”. Apartado de la revista Estu- 
dios”, argentina, de la Academia Literaria del Plata. Yol. 81. Mayo de 
1949). En este trabajo Badcll tiene a su cargo la parte de historia y el 
Arq. Juan Giuria, la arquitectónica. A más de uruguayo, radicado hace 
mucho en Buenos Aires, Badell desciende de los fundadores del Carmelo 
v a su extraordinario amor al terruño, une inclinaciones históricas que han 
provocado serias incursiones en los archivos del país vecino, relaciona- 
dos con la zona que nos ocupa, cuyos resultados los ha difundido en va- 
rias publicaciones. 

(78) Badell dice: "Las tierras que comprendía la estancia de Nar- 
bona en la otra Banda (escribe en Buenos Aires), llegaban hasta el ario- 
yo Sauce, y las obtuvo hacia 1732, probablemente; pero no tomó pose- 
sión definitiva, a nuestro juicio, hasta 1742, en que se hizo un repartimient » 
de tierras por allí. La estancia de Narbona era la población más próxima 
a la de don Luis de Escobar, "hombre anciano y de respeto por su san- 
gre”, según un documento de la época y (a la) de Luis Escobar Gu- 
tiérrez, el cabildante — tío y sobrino respectivamente — y entre ellas me- 
diaba la distancia de dos leguas vía recta. La estancia de los Escobar es 
la ciudad del Carmelo... La población que ahora se ha formado a la 
izquierda de este (arroyo de las Vacas) está en tierras de la estancia de 
los padres jesuítas, la antigua estancia de las Vacas, que en el correr del 
tiempo tuvo varias designaciones. A nuestro juicio, donde hoy se levanta 
1? "Casilla” del Resguardo, o muy próxima a ella, estaba el puerto de los 
Remedios, a que se refiere el Diario de viaje a la estancia de las Vacas 
que en Mayo de 1790, hicieron el Hermano Mayor de la Hermandad de 
Caridad, Dr. José González, el padre Francisco Viera y el piloto don Ma- 
nuel de Osores” con los instrumentos de su facultad” pues iba a rea- 
lizar una nueva medición del terreno que comprendía aquélla”. 


208 


Civilización del Uruguay 


excelentes condiciones para explotar las canteras, y es que dis- 
ponía de abundante mano de obra, y barata. Por el padre Fur- 
long sabemos que era "comerciante en esclavos” por lo que me 
aventuro a afirmar que explotaría sin misericordia pues era 
prestamista y la piedad no va unida, generalmente a estos, a 
veces, útiles sujetos. 

Natural es por tanto inferir que, colocando en la barra de 
las Víboras uno de los pilares más sólidos de sus negocios, aquél 
lugar tan hermoso, tan cercano a la ciudad en que vivía, lo trans- 
formara en su residencia de campo, con las casas de firme de la 
calidad que a la vista aún están en el día. 

Desgraciadamente no he podido convertir en realidad mi 
propósito de adquirir para el Estado ese edificio, que encaré, no 
sólo para conservarlo por su valor arqueológico, sino también 
para utilizarlo como punto estratégico de turismo. En efecto, 
difícilmente se encontrará en la costa del Uruguay otro lugar 
más aparente para hacer un pequeño parque turístico en torno a 
esas construcciones con dos siglos de existencia, en lugar ex- 
traordinariamente pintoresco, enclavadas sobre una eminencia 
montuosa que domina un hermoso valle por donde serpentea la 
oscura línea de los montes nativos del arroyo. Todo, inmediato a 
la histórica isla del Juncal, donde se efectuó el sonado combate 
naval con la escuadra imperial brasileña, frente al vasto delta 
del Paraná, pleno de hermosura y constantemente recorrido por 
cientos de embarcaciones de turismo. (79) 


(79) Considero del caso hacer conocer los papeles que existen en la 
Escribanía de Gobierno de Hacienda, Tomo 261, Año 1833. "Co- 
rresponde=/Papeles de Tierras pertenecientes a la Calera de Don Juan 
de Narbonda, que está en la vanda de este Río y corren desde el Arroyo 
de las víboras hasta el sauce, según consta de su Merced y Posesión— 
Petizionar Señor Gobernador y Capitán General — Don Juan de Narbona 
sindico General de la Religión Serafisca de nuestro Padre San Francisco y 
Patrón de la Santa recolazion de esta Ciudad, parece ante Usia y dice 
i|ue por el año pasado de setesientos treinta y dos le conzedio lizencia el 

Ccxelentisimo Señor Don Bruno Maurizio de Zabala (que en gloria sea) 

para que pasase a la otra vanda de este Rio fundarse y poner allí una 
Calera escogiendo el lugar que fuese mas a proposito para el efecto; y 
habiendo el suplicante pasado a dicha otra vanda con fray Pasqual Gar- 


Horacio Arredondo 


209 


Finalmente, parece que en sucesos históricos la capilla tie- 
ne su crónica, pues fue atacada, previo desembarco por los ma- 
rinos de la armadilla española de Romarate que remontó el Uru- 


via, eligió el paraje que llaman de las víboras hasta el Arroyo del Sauce, 
que es el frente de dicho Territorio para el Parana, y Uruguay; y habién- 
dose situado el suplicante en dicho territorio lo hizo inmediatamente dicho 
F.cxelentisimo Señor merced de el con su fondo correspondiente la 'qual 
dicha merced se le ha empapelado, y aun que mas diligencias ha hecho 
el suplicante no la ha podido aber a las/manos, y por que revela, esta 
no paresca y que mediante ello no se le siga juicio alguno a la posesión 
que por entonces tomo como es publico y notorio, pues hasta el presente 
no ha (h)avtido ninguno que le haya puesto impedimento, ni pertur- 
bado en el Gozc de dichas tierras y sus labranzas, y asi para que en todo 
tiempo consten que le pertenecían legítimamente por si acaso no pare- 
ciere la merced zitada, se hace servir una de amparar al suplicante en el 
goze que ha tenido de ellas y a mayor abundamiento hazerle nueva mer- 
ced del expresado terrunio bajo de los linderos insinuados, y con dos le- 
guas de fondo, y declaración de que debe gozar esta nueba merced de la 
antelazion y privilegio al tiempo citado que fue cuando el suplicante paso 
k poblarse en el espresado Paraje, que estaba pronto a pagar todos los 
derechos que son de costumbre mediante lo cual: Auzia, pide y suplica 
que en atención a lo que lleva representado y a los méritos y servicios 
del suplicante se sirva conferirle la espresada merced bajo de las circuns- 
tancias insinuadas que sera justicia que espera recibir de la Justificación 
de Usia/=Decreto=/ Buenos Aires dose de mayo de mil setezientos y 
cuarenta= Para proveer en Justicia sobre lo que el suplicante representa 
Don Mathias de Soicuria, como secretario que fue de esta Capitanía Ge- 
neral en tiempo que governo el Excelentísimo Señor Don Bruno de Za- 
bala, jure y declare ante el Escribano de Govierno sobre su contenido y 
con espesificacion, si al suplicante se le hizo por aquel tiempo la merced 
de tierras que insinúa y fecho se traiga= Salcedo= Declaraciones^ en 
Buenos Aires a trece de Mayo de mil setesientos y quarenta, Yo el Es- 
cribano de Govierno en cumplimiento del decreto de su Señoria recivi 
juramento a Don Mathias de Loicuria quien haviendolo hecho por Dios 
nuestro Señor y a una señal de Cruz, según forma de Derecho, so cuyo 
caso prometió decir verdad de lo que supiere y fuere preguntado, y sién- 
dole de tenor del memorial que la antecede a dicho decreto dijo que es 
cierto que el Excelentísimo Señor Don Bruno Maurizio de Zavala, di- 
funto, siendo Governador y Capitán General de esta Provincia lo hizo 
merced al Don Juan de Narbona de las tierras que refiere dicho/Memo- 
rial, lo cual sabe como Secretario que era de dicho Excelentísimo Señor 
y haber puesto el decreto de Memorial que dio pidiendo dichas tierras 
y después sabe que dicho Don Juan de Narbona por habérsele perdido 
dicho memorial y Decreto — , hizo varias diligencias en su solicitud y no 
liaviendolos podido hallar hablo a dicho Excelentisimo Señor, para que 


210 


Civilización del Uruguay 


guay hostilizando a los patriotas de 1811 . Esparcidos ornamen- 
tos e imágenes religiosas por los campos inmediatos, los gauchos 
artiguistas retornaron a la capilla todo lo que le pertenecía una 


le diese nueba merced de dichas tierras y por no habe(r) habido tiempo 
para ello aunque solo ofreció (,) no se le dió, todo lo qual dijo ser la 
verdad, en cargo del juramento que lleba (h)ccho en que reafirmo y 
ratifico por ser aquí lo referido y lo firmo con migo de que doy fe= 
Mathias Goicuri.v= Antemi: Francisco Merlo Escribano publico y Go- 
bernación— Decreto= Vista por su Señoría la declaración antesedentc y 
en atención aser zierta la relación hecha por Don Juan Narbana (?) en 
ti memorial presentado, dijo le hacia e hizo merced de las tierras que en 
el se expresan siendo ciertas estar bacas, y sin perjuicio de tercero que 
mejor derecho tenga y con calidad de pagar el Real derecho de la media 
annata para todo lo qual/se le despachara titulo en forma= Salcedo= 
Lisenciado Pnstor= Provengo y firmo lo desuso el Señor Don Miguel de 
Salcedo cavallero del Orden de Santiago. Brigadier de los Reales Exercitos 
de su Magestad y su Govcrnador y Capitán General de estas Provincias del 
Rio de la Plata, en Buenos Aires a diez y seite de Mayo de mil setezicntos 
y quarenta años con parecer del Asesor General de Gobierno. — =antemi 
Francisco de Merlo Escribano publico y Gobernación— En Buenos Aires 
dicho dia mes y año yo el Escribano hice saber el auto de arriba a Don 
Juan de Narbona, doy fe= Merlo= Despachos el titulo hoy veintiuno 
de Mayo y para que conste lo annoto assi= Merlo= Concuerda con el 
memorial decretos y demas diligencias originales de su contesto pasan (pa- 
ran) en mi archibo a que me remito y de pedimento del Regidor Don 
José Antonio Ybañes Apoderado General de Don Francisco Camacho, y 
Doña Juana Maxia de Narbona, su muger doy la presente que signo y 
firmo En Buenos Aires a veintiuno de Nobiembrc de mil setezientos sesenta 
y quatro= Hay un signos José Lensano Escribano Real publico y de 
Gobierno (I)= em'‘“ =territorio= vale Concuerda con el testimonio dc- 
su tenor sabe a la vista, ex-hibris C.D", Santiago Bond, a quien conla 
correspond." nota solo devolvi y al cual me refiero. De supedimento sig- 
no y firmo la presente que contiene tres fojas de las cuales dos son del 
sello déla cuarta Clase, en Montevideo a veinte y siete de Febrero de mil 
ocho cientos treintay dos — 

SALVADOR FONT 

Es.-” P.-'° 

Escribanía de Gobierno y Hacienda. — Tomo 261. — Año 1833. 

Terminando con el tema, agregaré nuevos antecedentes, por ejemplo, 
que: Furlong dice: "Aunque la iglesia de las Catalinas se inauguró el 25 
de Diciembre de 1745, y aún hasta ¿poca posterior, pero en 1752, cuando 
el rey ordenó se averiguara la razón de estar interrumpidas, hacía dos años 


Horacio Arredondo 


211 


vez que los marinos retornaron a sus naves, información que de- 
bo al investigador Ariosto Fernández. 

Badell afirma: “El oratorio de Narbona se menciona en 
1738 como el único existente desde Montevideo hasta Santo Do- 
mingo Soriano y, es por consiguiente, de una antigüedad mayor 
que la primitiva capilla de Belén que hasta 1767 se mantuvo 
en pie. Las ruinas actuales son de una segunda construcción . 

Dada la autoridad de este investigador es posible que haya 
habido una anterior capilla en las Vacas, antes Belén, hoy las 
Huérfanas. Parece corroborarlo el inventario que de la misma se 
hizo al pasar a integrar los bienes de Temporalidades que cito 
en el texto y en notas — de 24 de Julio de 1767, donde se dice 
"una puerta de media agua que servía antes de capilla , afirma- 
ción que induce a suponer la existencia de un edificio anterior . 

La capilla de Narbona tuvo, por patrona, a la Virgen de la 
Candelaria. 

Y en tren de exhumación de antecedentes sobre la región 
asienta Badell: "Anteriormente a la fundación del pueblo de las 
Viboras, que fué en 1738 como lo consignamos anteriormente, 
lia existido un poblado, probablemente franciscano, por aquellos 
parajes, toda vez que el señor Obispo de Buenos Aires al designar 
el 18 de Agosto de 1746 a fray Sebastián Maréeos, de la Orden 
de Predicadores, cura párroco del Partido, lo hace con el fin de 
que pueda hacer confesiones "en el propio idioma” de los feli- 
greses, añadiendo que es persona inteligente en el mismo; pero 
ya este poblado indígena había desaparecido en 1750 y su po- 
blación estaba "desparramada” y era en la estancia de don Je- 


que Narbona habia fallecido. La esposa, María Teresa Robles y su yerno, 
Francisco Matías Camacho, solicitaron continuar y concluir la obra”. 

"Cuando en 1748 se le comisionó a una con Masella, (otro experto en 
construcciones, aclaro yo) y el agrimensor Juan Antonio Guerrero, para 
inventariar las existencias del hospital que se entregaba entonces a los pa- 
dres Betlemitas, se dijo de Narbona que era "persona de mucha inteligencia 
en las fábricas y edificios”. 

Y agrego yo: podría añadir mayores informaciones esclareccdoras de las 
actividades del poderoso constructor Juan de Narbona y de su yerno Ca- 
•macho, pero no se trata de hacer una monografía. Pese a la extensión de 
esta nota, queda una incógnita a develar y es la fecha de la construcción. 


16 


212 


Civilización del Uruguay 


rónimo Monzón, donde solía refugiarse en caso de peligro”; ter- 
minando que "los padres jesuítas nunca ultrapasaron los límites 
de su estancia”. 

Capilla de Santo Domingo Soriano 

Hace años, 1927, destaqué en un trabajo sobre Santo Do- 
mingo Soriano, la población más antigua del país, los valores 
de su capilla modesta pero antañona, ubicada sobre la costa del 
río Negro, margen izquierda, cerca de su desembocadura en el 
Uruguay. , 

Publiqué una fotografía del aspecto que presentaba en- 
tonces — junto con otras de la antigua casa de los Marfetán, de 
mucho más valor arqueológico, hoy virtualmente destruida — 
describí su interior y expresé que no se conocía la fecha de su 
erección. 

De entonces a la fecha Giuria y Furlong Cardiff se han 
ocupado de la misma en trabajos generales pero, desgraciada- 
mente, no han aportado mayores datos sobre su origen. El erudito 
jesuíta siguiendo al primero expresa: "De mediados del siglo 
XVIII y de constructores desconocidos es la bella y simpática 
capilla de Santo Domingo Soriano. Consta de una sola nave de 
30 metros de largo por 7 de ancho, con muros cuyo espesor es 
de 1.30 metros en sus partes menos gruesas. Debió ser de prin- 
cipios del siglo pasado que se reemplazó la pequeña espadaña 
que tenía anexa por la actual torre de líneas esbeltas y sencillas”. 
Y termina: "En la campaña uruguaya, además de la mentada 
capilla de Santo Domingo Soriano, existen dos capillas de ori- 
gen jesuítico”, etc. Esta opinión, evidentemente autorizada, es 
lástima que no la justifique con alguna cita de documentos ex- 
traidos de los archivos de la Compañía de la que él es, por ex- 
celencia, su mejor conocedor. 

En concreto nada puedo añadir, pues de la superficial ojea- 
da que di hace muchos años a sus libros parroquiales existentes 
en Dolores, no existe dato que autorice a hacer esa afirmación 
de que fuera jesuíta, cosa que no creo. Tampoco en los de la 
capilla de la Calera de las Huérfanas por lo que recuerdo, depo- 
sitadas en la iglesia de Carmelo en la actualidad. Quizá la lee- 


Horacio Arredondo 


213 


tura de las actas capitulares de Soriano, desgraciadamente aún 
inéditas, arrojen alguna información pese a tener entendido que 
los libros que las contienen no están completos. 

Creo, como Giuria, que la capilla debe ser de mediados del 
siglo XVIII y que dañada por el bombardeo de la población he- 
cha por la escuadrilla española de Romarate, al principio de la 
lucha por la independencia en 1811, fue reacondicionada. Des- 
pués de visitarla y describirla en 1815 Larrañaga en su conocido 
"Diario de viaje a Paysandú”, debe haber sufrido otro remoza- 
miento, pués la supresión de la espadaña de que habla el citado 
prelado y su sustitución por la torre actual es evidentemente 
obra posterior. Su modesta fachada, de líneas neoclásicas, es sim- 
ple pero agradable y su ornamentada cruz de hierro que remata 
la torre, pone una nota de arte tosco pero sensible. 

Capilla de las Huérfanas 

Exactamente, en sus orígenes, Capilla de la estancia jesuíti- 
ca de las Vacas; con posterioridad al extrañamiento de los je- 
suítas en 1767, Capilla de la Calera de las Huérfanas, porque 
tanto los beneficios de la estancia como los de la calera que en 
ella se explotaba, las autoridades españolas las destinaron al sos- 
tenimiento del Colegio de Huérfanas y Hospital de Mujeres de 
Buenos Aires. 

No se han encontrado los planos de la capilla así como tam- 
poco se conoce la fecha exacta de su construcción, pero se esti- 
ma, fundadamente, que es muy inmediata al año de 1750. Tam- 
poco se conoce el nombre del arquitecto proyectista ni de su 
constructor. Al respecto el padre Leonhardt, jesuíta, afirmó en 
1927. (80) "Es una soberbia ruina que domina toda esta comar- 


(80) Rev. del I. H. y G., T. V, N. 9 2. “Documentos inéditos relativos 
n los antiguos jesuítas en la actual República Oriental del Uruguay, saca- 
dos por los archivos de Buenos Aires por el P. Carlos Leonhardt, S. J. Co- 
legio del Salvador de Buenos Aires”. 

F.n parte, estos documentos los utilizo brevemente en las notas que 
tiguen y, de su captación en los archivos de la orden informa el proemio al 
decir: "Ocasión para comenzar estas investigaciones, han sido varias cartas 
de consulta sobre este objeto, dirigidas a nosotros por el limo. Sr. Obispo 
de Salto, Dr, don Tomás Gregorio Camacho, desde 1921, porque, precisa- 


214 


Civilización del Uruguay 


ca, edificio construido antiguamente según los planos del gran 
arquitecto de Belén en la "Altura de San Pedro Telmo”, en Bue- 
nos Aires el hermano Andrés Bianchi, autor de muchos planos 
de iglesias”, etc. Lo afirma pero no lo prueba, pero es difícil que 
lo logre, pues el presunto autor falleció, según Giuria, en 1740 
y es poco probable que en esa fecha hubiera confeccionado el 
plano de la capilla aunque no imposible. 

Era la población principal de la estancia de las Vacas que 
tenían, a mediados del siglo XVIII los jesuítas, sobre la amplia 
y fértil rinconada que forma al desaguar el arroyo de las Va- 
cas en el Río de la Plata, hoy departamento de Colonia. (81) 

Se trataba de una extensa "reducción” que dependía del Co- 
legio que la Orden tenía en la capital del Virreinato, anexa a 
la entonces iglesia de Belén, hoy de San Telmo, que a más de 
explotar la ganadería, también poseía en rendimiento una calera 
que no sólo exportaba a Buenos Aires — como la de Narbona, 
luego de Camacho, en el paraje inmediato de Las Víboras — sino 
que enviaba material para las construcciones militares de Mon- 
tevideo y Colonia del Sacramento. 

Parece evidente que el acierto tenido para la adquisición 
de esta estancia se debió al Provincial Bernardo Nusdoffer, 
1743-1747, "muy experimentado en semejantes negocios; es- 
tablecimiento en el cual se llegaron a contar quince mil vacu- 
nos en 1784 y ochenta y dos mil, treinta años después, Julio de 
1778”. 


mente, en su vasta diócesis, a lo largo de! famoso rio Uruguay, hay varios 
puntos intimamente ligados con la historia de los jesuítas”, etc. 

Quizá hubiera que relacionar estas investigaciones con la visita que me 
hizo monseñor Camacho en 1932, en mi carácter de Presidente de la So- 
ciedad de Arqueología, de la que informé y consta en el acta de la 
corporación. Acerca de la propiedad de la c apilla y área inmediata circun- 
dante, estábamos en discrepancia con el distinguido prclido que opinaba 
era de la Curia y yo del Estado, resultando, al final que una pequeña área 
era del Fisco y el resto de particulares. 

(81) Según se estimó, en 1767, abarcaba una superficie de seis le- 
guas y media cuadradas. Contaba con seis puestos, a saber: San Francisco, 
las Tunas — donde hoy está la ciudad del Carmelo—, las Tamberas, Pun- 
ta de Juan Gómez — nombre del arroyuelo sobre cuya margen izquierda, 
a mitad de curso, se encuentran la capilla y la calera — , las Yeguas y 
el Rincón. 


Horacio Arredondo 


215 


Como anexo contaba con una amplia plantación forestal, 
quizá la primera gran granja del país, diciendo de la importan- 
cia de la explotación agrícola ganadera, la existencia de veinte 
y dos ranchos donde se alojaba el personal permanente y sus 
familiares. (82) A la capilla rodeábanla dependencias que cir- 
cundaban dos grandes patios en los que estaban los alojamien- 
tos de los religiosos, los talleres, las cocinas, carpintería, moli- 
no, jabonería, telares, herrería y otros locales propios de la fun- 
ción, sin olvidar el camposanto. (83) 


(82) En el inventario levantado cuando el extrañamiento, de fecha 
2* de julio de 1767, consta la existencia de una viña con 1.500 ce- 
pas, mil duraznos, doscientos membrillos, quinientos cincuenta manzanos, 
sesenta y cuatro albarillos, sesenta y siete granados, ciento veinte y cua- 
tro olivos, cuarenta y cinco higueras. "Además de lo expresado produce 
legumbres y hortalizas”. 

(8.1) Dice el inventario citado que firman el teniente de infantería 
Juan de San Martín, comandante de las Víboras, el de caballería Bartolomé 
Pereda y los señores Jerónimo Monzo, Pedro de Torres y Juan Palacio en 
h> fecha expresada; "Una capilla de ladrillo y cal nueva y techada a vo- 

beda tiene veinte y seis varas de largo, y ocho de ancho, a un costado la 

Sacristia también de bobeda de seis varas de largo y cinco de ancho, em- 
baldosada de^ ladrillo, con sus correspondientes vidrieras, puertas con sus 
llaves, una puerta de media agua que servia antes de capilla y al otro 
costado el Campo Santo”. Entre la numerosa imaginería y objetos del culto 
destaco: "una custodia de plata, un copon de ídem, una cajita de plata 
con una bolsa de brocado para llevar el Sacramento, dos cálices de plata 
sobredorados con sus parenas y cucharitas, una platillo y vinajeras de plata, 
una corona de la virgen de idem, un sagrario de plata dorada, seis can- 
deleros grandes de jacarandá”, y muebles eseulturados y "un arpa, guita- 
rra y violin encordado”, numerosos libros en la biblioteca — que se ta- 
llan, etc. Y sigue: "Las habitaciones de la estancia forman dos patios. En 
el primero a un costado de la capilla hay quatro quartos principales con 
su corredor, puertas con picaportes y llaves, y bentanas con vidrieras en 
los postigos, techados de tablaxon y texa y enladrillado; tiene cada uno 
siete varas de largo y seis de ancho, los tres? con su alcoba y todos con 
rexas de hierro en las ventanas; al frente seis quartos nuevo de ladrillos 
y varro, techados de caña y texas y enladrillados y embarrados por den- 
tro sin blanqueo con sus ventanas, puertas y llaves; los cinco? tienen cinco 
varas de largo con dos rejas a un costado quatro cuartos viejos que sir- 
ven uno de cocina y los tres de habitación para los esclavos solteros”. 

"A espaldas de estos hay otro patio con cinco quartos, que sirven 
de javoneria, herrería, panadería y un telar de hacer ponchos bastos para 
los esclavos”. Contiguo a la capilla esta la tahona corriente de esta te- 
chada de paxa y las paredes son de ladrillos a los costados. Dos corrales de 


216 


Civilización del Uruguay 


De toda esta población importantísima sólo quedan las pa- 
redes de la capilla destechada, con un arranque del coro, pues 
cuando la expulsión de los jesuitas, casi de inmediato, el estable- 
cimiento en manos del Estado español, entró en una caída casi 
vertical, al punto que, a principios del pasado siglo, de la obra 
material sólo restaba lo que ahora más o menos se ve. La biblio- 
teca, los objetos del culto, los muebles, mesas, sillas y sillones es- 
culpidos, todo desapareció, llevado buena parte a Buenos Aires. 
Sólo queda una virgen de Belén, bajo cuyo patronato estaba el 
establecimiento, que se conserva en la iglesia del Carmelo, junto 
con un escritorio, pieza de museo que debiera ser colocado, pre- 
vio arreglo, en un lugar más apropiado del que ahora ocupa, 
donde estará muy bien cuidado, pero donde no debe quedar. 
Se trata de una pieza, creo que firmada por el Hermano Coad- 
jutor José Schmidt, o por lo menos que tiene su estilo. Los mue- 
bles que había, de jacarandá, se dice, pasaron a poder de la Ca- 
tedral de Buenos Aires, cosa que no he podido comprobar. 

Estos bienes de los jesuítas pasaron a ser manejados por un 
organismo administrativo de todos conocido, la Junta de Tem- 
poralidades, quien nombró encargados de cada establecimiento. 
El que nos ocupa quedó, así, en la directa dependencia del te- 
niente de infantería española, Juan de San Martín, que era por 
ese entonces comandante de las Víboras, y que pasó a residir 
en su nuevo destino. Era padre del más tarde general José de 


palo a pique para el ganado. . . A corta distancia esta la ranchería con 
veinte y dos ranchos de paja para alojamiento de los negros casados, y 
en las inmediaciones diferentes ranchos que ocupan las familias de los 
indios conchavados. Un galpón que sirve de carpintería, dos hornos para 
azer cal y otros dos para texas y ladrillos con su galpón para los mate- 
riales, otro para tener los cueros; una guerta de doscientas y quarenta va- 
tas en quadro, cercada de palo a pique y en ella un almacén con su puer- 
ta y candado”, etc. 

Entre lo mucho que puede destacarse del inventario está la lista de 
esclavos casados, donde observo procedencias del Congo, Bcnguela, Angola, 
Mandongo, Guinea, Mamanbuera, etc.; entre los negritos "Basilio, hijo de 
Simón”, natural de esta calera de 12 años; y entre las negritas "María Mag- 
dalena, nat. de esta Calera, de 16 años” (lo que demuestra afincamiento 
de esclavos ya en 1751) abstracción hecha de "María Rosa, nat. de Ben- . 
guela, de 2} años, "tierna de ojos”. Expresión que destaco como curiosa, 
y desde luego sin malicia. 


Horacio Arredondo 


217 


San Martin. Vivió allí con su familia, naciéndole varios hijos, 
mujeres en su mayoría. (84) Sería interesante compulsar los li- 
bros parroquiales de las Víboras, llevados en ese entonces, paia 
saber si tenía más hermanos uruguayos, el referido militar de 
tan grande actuación en la Argentina, Chile y Perú. 

Cuando el levantamiento artiguista de 1810, dice la tradi- 
ción y viniéronlo proclamándolo textos de historia, que junto a 
su muros, se realizó una de las más importantes reuniones patrio- 
tas, todo lo cual — valores arqueológicos e históricos — han con- 
tribuido a darle singular nombradla a este abandonado rincón 
de la patria. 

Es así, que por estas circunstancias, desde hace largos años, 
despertó mi interés y realicé gestiones para evitar el desplome 
total de lo que allí quedaba, unas indirectas, otras directas, se- 
gún como me encontraba colocado para ser eficaz. (8 5) Obtu- 
ve la colocación de las grandes llaves que han evitado la ruina 
total, proyecté más obras de consolidación, que no pude llevar 
a cabo y, luego, por gestión directa de 1942, realicé la compra 
de lo que resta de la capilla y de la calera, junto con treinta hec- 
táreas en derredor, donde comencé a plantar un parque de es- 
pecies arbóreas nativas para darle marco adecuado a las ruinas, 
de manera que ellas resalten sobre fondos verdes criollos que 
oculten la vista de las granjas y plantaciones exóticas que la 
circundan, que falsean el ambiente en que las generaciones del 
presente y del futuro las deben ver, pues es el antiguo que se 
debe el resucitar. Construí dos pabellones de firme, lejos de las 
ruinas y distantes entre sí, ocultos por árboles criollos, para 
el cuidador, y para facilitar la recorrida de lo que queda a los 
visitantes. Doté a uno con servicios higiénicos para ambos sexos, 
con salitas para colocar los elementos gráficos, etc., que puedan 
contribuir a la evocación de su pasado. Hice, personalmente, un 
cuidadoso relevamiento del terreno que me permitieron localizar 
buena parte de las construcciones mencionadas en los inventa- 


(84) Luis Enrique Azaróla Gil. "Los Sin Mnrtin en la Banda Orien- 
tal”, Buenos Aires, 1936.. , 

(85) Actas de las sesiones de Va Comisión Directiva de la Sociedad 

Amigos de la Arqueología* publicadas en su Revista. 



218 


Civilización del Uruguay 


rios publicados por Leonhardt, y hasta tuve la satisfacción de 
"descubrir”, una pequeña explanada enladrillada frente al tem- 
plo cuya existencia se ignoraba; todo lo cual lo aislé con los 
resguardos del caso para evitar su destrucción, y finalmente, hice 
llevar dos grandes mástiles para colocar, en los días aparentes, las 
banderas de la patria y de Artigas. (86) 

La capilla de las Huérfanas fué la más importante construc - 
ción hispánica religiosa de la campaña. Si pequeña de tama- 
ño, — 21 x 7 — su construcción presenta detalles muy intere- 
santes. Sus paredes maestras, de alrededor de un metro de es- 
pesor, todas de ladrillo bien tratado, presentan salientes pilares 
muy sólidos que en su tiempo soportaron los arcos torales de 
su bóveda caída en época muy distante a la actual. Contra los 
altos muros que sostenían la referida bóveda de cañón, otros 
arcos, dispuestos paralelamente al eje longitudinal de la na- 
ve, forman nichos no muy profundos que dan un agradable 
movimiento a los amplios paramentos internos. 

Pero, lo que a mi juicio destaca como novedad en el pro- 
ceso constructivo, es el hecho de que el altar mayor, casi con 
seguridad único en todo el templo, de varios niveles, forme par- 
te integrante de la pared frontera a la puerta de entrada; pre- 
sentando los varios órdenes de nichos para la colocación de la es- 
tatuaria de rigor y otros detalles característicos de la arquitec- 
tura de los altares, dentro de los propios ladrillos que se ob- 
servan fueron revocados y pintados. De todo este revestimiento, 
sólo quedan restos pues el abandono fué total, abierto a pleno 
cielo. Del pavimento, rescaté hace más de veinte años dos baldo- 
sas de rústica y fuerte alfarería, una cuadrada, la otra octogonal 
que conservo desde entonces en el Museo Histórico Munici- 
pal. (87) 


(86) Después de un examen de antecedentes para fijar a quien perte- 
necía el terreno y los edificios si a la Curia, al Estado o a particulares, 
propuse y obtuve de la Comisión Nacional de Turismo, en mi carácter de 
Administrador General, la compra, pues estaba el área mayor en la pro- 
piedad privada. Sobre ésto, así como a la crónica de la capilla y de la 
calera, tengo virtualmente terminada una monografía en la que, como 
es natural, puntualizo todo lo actuado con motivo de la adquisición. 

(87) Me referí a estas piezas en el texto al hablar del pavimento 
en la Casa de Ejercicios. Sus dimensiones pueden verse en antepenúltima 
página de la "Contribución”, etc. 



Horacio Arredondo 


1 ! 9 


Respecto del altar, Giuria dice textualmente: "Suponemos 
que existen en el mundo poquísimos ejemplares de altares que 
formen parte integrante de los templos que les contienen. En 
este detalle un aspecto arqueológico que estimo del caso resaltar”. 

m 

Capilla de Farruco 

Está situada fuera de las rutas de Hoy, sobre un pequeño ca- 
mino vecinal en zona ganadera de pequeñas estancias, a varias 
leguas de Sarandí del Yí y de Blanquillos, que son la población 
y la estación férrea más próximas. Ocupa un punto del extremo 
noreste del departamento de Durazno, en las suaves lomadas 
de la cuchilla del Comercio, entre el pequeño arroyuelo de San 
José y el modesto arroyo de las Palmas, afluente del Cordobés. 

Según el croquis que publico — gentileza del arquitecto 
Giuria — en él se muestra con claridad la serie de importantes 
edificaciones que se le fueron agregando en varias etapas y des- 
de hace largos años, no siendo difícil, parece, establecer cuales 
son las habitaciones contemporáneas de la capilla. Por la simi- 
litud de grosor es presumible una fácil identificación, pero el 
conocimiento del edificio quizá demuestre que hay paredes muy 
viejas levantadas con tipos de ladrillos — adobes — iguales a los 
empleados en las más anchas, pero siendo de mucho menor 
espesor, pudieran presentarse "peros”. Este es el obligado gaje 
de las restauraciones que, de improviso, presentan dificultades, 
detalles difíciles de resolver al que quiere actuar con probidad. 

Su puerta principal hace tiempo fué tapiada — ver facha- 
da en la parte gráfica — y, a lo largo de sus paredes, sobre to- 
do de la exterior lateral, ¿e han abierto algunas puertas, don- 
de probablemente existían ventanas. Estas modificaciones se 
justifican al saber que sirvió de "pulperia” durante muchos años, 
— quizá origen del nombre de la cuchilla del Comercio — sien- 
do su disposición adecuada para el local de ventas donde 
iba, de la entrada tapiada al fondo ocupado por el altar, 
el largo mostrador. Sus medidas: 4.50 x 19 metros. El total de- 
la construcción abarca una superficie de 25 x 3 5 según Llom- 
bart. (88) 


(88) Artículo publicado en la "Revista de la Asociación Rural”. 


220 


Civilización del Uruguay 


El techo de la capilla fue de azotea, infiere Giuria, cons- 
truido con gruesos tirantes de madera dura, apoyados sobre mén- 
sulas de piedra que están a la vista; sobre los tirantes, alfajías 
sosteniendo grandes ladrillos recubiertos por una capa de mor- 
tero o por rústicas baldosas. Todo ha desaparecido menos las 
ménsulas de piedra, estando cubierto en la actualidad por un 
techo común de chapas de zinc acanalado. 

Difícil es determinar su origen por la ausencia de docu- 
mentos, pero es evidente que se trata de una construcción del si- 
glo XVIII. Todo es muy sólido pero muy rústico y se ve que el 
alarife que la construyó no era un maestro en la terminación. 
No obstante, la fachada principal tiene su arquitectura y líneas 
agradables destacándose la espadaña que la remata. 

Ha llamado la atención de los estudiosos y de ella se han 
ocupado Carlos Ferrés, Juan Giuria y los padres Llombart y 
Furlong Cardiff. 

El primero estima que la piedad de un hacendado de fines 
del siglo XVIII, Francisco Rodríguez, oriundo de Galicia, la 
erigió en su estancia y siendo conocido por el apodo de “farru- 
co” — equivalente de Francisco en tierras galaicas — de ahí el 
origen del nombre. Su primitiva denominación fué de capilla de 
Nuestra Señora del Rosario de las Cañas, por estar situada entre 
los arroyos de las Cañas y del Cordobés, en la cuchilla de Ra- 
mírez, calificación orográfica, quizá más extensa o más an- 
tigua que la del Comercio, en radio más restringida y moderna. 

El padre Llombart expresa que los campos circundantes 
eran conocidos en la época hispánica, por rinconada de San Ig- 
nacio, que dependía de una reducción jesuítica cuyo objeto 
era evangelizar "a los tapes altaneros”. Desecha la opinión de 
que Rodríguez la construyera por "los materiales y arquitec- 
tura empleados”. A su juicio, dicho hacendado la habría ad- 
quirido en 1787, junto con los campos y poblaciones anexos, 
que habían sido abandonados por los jesuítas por la expulsión 
de la Orden en 1767. Y dice: "Su arquitectura y materiales in- 
dican la mano de los españoles. Cual fué el motivo de construir- 
la en aquél lugar? ¿De qué época data? He aquí la incógnita. 

El jesuíta Furlong Cardiff, verdadera autoridad en mate- 
ria de historia de la Orden, piensa que es, con la de la Calera, so- 


Horacio Arredondo 


221 


bre el río Santa Lucía y el Canelón Grande, las dos capillas de 
origen jesuítico que existen en la campaña uruguaya (89) y 
termina: "una y otra estaban emplazadas en una estancia je- 
suítica y rodeados de construcciones semi militares a causa de 
lo desierto de los parajes en que se hallaban” (90) 

Hay una tercera versión, que, a simple título informativo 
da Giuria, según la cual resultaría la capilla de una gran casa 
fortificada, anotando que no sería difícil que la reducción fue- 
ra fortificada y, expresando, en concreto, que su origen es in- 
cierto. 

Dado el conocimiento de archivos y la probidad con que 
trabajan tanto el Dr. Ferrés como el padre Furlong y visto el 
aporte de su colega Llombart me siento inclinado a creer que 
es de origen jesuítica, adquirida, a la expiración de las Tempo- 
ralidades, por el hacendado Rodríguez, como lo fuera la Calera 
por García de Zúñiga. Quizá Ferrés no ha visto la documen- 
tación completa, aunque verbalmente, y ante el planteamiento 
■de este pequeño problema, me asegura que vió la adjudicación 
en Buenos Aires a Rodríguez y mantiene su parecer en dis- 
crepancia. 


(89) El erudito historiador padece un pequeño error al situar la 
estancia jesuítica de la Calera — más tarde conocida por de García de Zú- 
ñiga — "inmediata al Canelón Grande”. Lo está junto al arroyo Arias, hoy 
departamento de Florida, en la "Horqueta de Arias”, como se le nombra 
en la zona, formada al desaguar este arroyo en el Santa Lucia. 

(90) Es curioso que Furlong, al hablar de solo dos capillas jesuíticas 

en nuestro pais, olvide la principal — con la que serian tres — la de las 
Vacas, las Huérfanas de hoy y la de Soriano, (pues, en otra parte de ésta, 
le asigna origen jesuítico). , 

Tampoco estoy de acuerdo con las “obras semi militares” que da 
como existentes en Farruco y en la estancia de la Calera de García de 
Zúñiga. Conozco lo suficiente ambas construcciones para poder afirmar 
nue apenas si tcnian las minimas precauciones arquitectónicas para de- 
fenderse. Disponía de las propias de todo edificio de firme civil, que se 
•erigia por la campaña en aquellas épocas. En este trabajo, en el capítulo 
que dedico a arquitectura popular rural, creo demostrar esa preocupación 
de seguridad, como cuidado fundamental del poblador. 

Eran estancias muy grandes, sobre todo la Calera, con personal muy 
numeroso, difícil de dominar por cuatreros. En otras estancias existen pa- 
rapetos almenados y hasta "tambores” en una o dos esquinas para dominar 
los flancos de los edificios en casos de ataque que oficiaban de baluartes. 


I 


222 Civilización del Uruguay 

Es lástima que Llombart no cite las fuentes que le permi- 
te afirmar el origen jesuítico, con lo cual el asunto estaría li- 
quidado. 

Son lagunas, y la falta de documentación es total para 
otros casos similares, la capilla de las Víboras, etc., y lo que 
es más increíble, el fuerte de San Miguel, que por el volumen 
de obra debiera haber dejado muchos más rastros en los ar- 
chivos. (91) 


(91) II ice muchos años inició gestiones parí que pasara a poder de! 
listado este edificio que estaba en manos particulares convertido en al- 
macén. Gracias al apoyo que obtuve de los Dres. Pedro Manini y Ríos., 
Manuel Tiscornia y Juan José Carbajal, al desempeñar estos compatriotas 
el Ministerio del Interior durante las administraciones del Dr. Terra, del 
general Baldomir y del Dr. Amézaga, fué adquirida, y proyectado sti arre- 
glo, con algunas hectáreas de terreno, para potrero policial, con destino a 
sede de la comisaria rural del lugar que alquilaba un edificio. También 
deseo destacar la acción paralela, pero desconocida una de la otra, del 
coronel Aníbal Pérez, encaminada a la misma finalidad. 

También se logró la inclusión de una partida para su restauración 
con el indicado destino, fácil de realizar sin afectar sus características, por 
cuanto adosadas, de cien años atrás, una serie de construcciones que pri- 
mero fueron de la estancia, y luego de la pulpería, son perfectamente adap- 
tables a una comisaría. 

En forma privada, asistido del arquitecto jefe de las construcciones 
militares de dicho Ministerio, J. Manuel Costa, acompañe a los técnicos 
de la Dirección de Arquitectura de Obras Públicas encargados de la adap- 
tación. Contando con la buena voluntad de éstos, se proyectaron las obras 
del caso pero, infelizmente, nada se ha hecho, porque los fondos asignados 
— creo que doce mil pesos — no fueron suficientes para contratarlos. 

Deseo hacer una aclaración en descargo de mi conciencia: ¿Por qué 
preferí se instalara una Comisaria o una escuela en vez de ir a la restau- 
ración directa? Porque estando fuera de las rutas frecuentadas, la posi- 
bilidad de adquirirla por el Turismo no era posible fundarla y las explo- 
raciones que a tal efecto hice, fracasaron. Ir a la reconstrucción arqueoló- 
gica no era posible por no haber rubro para estos trabajos ni ambiente 
para lograrlos. Había sólo la posibilidad de la escuela o de la comisaría de 
la región que ocupando locales alquilados, era factible adquirir uno nuevo 
y adaptarlo a la nueva función con los fondos permanentes que para el 
caso siempre disponen las autoridades competentes. Hice la gestión para 
comisaría, porque al adaptar el edificio para escuela, lo primero que se 
haría sería la modificación de las aberturas coloniales, estrechas, para dar 
más luz a los salones de clase, y al ser sede policial, sólo sufrirían la car- 
pintería y las paredes, — a favor de la incuria, ya proverbial con sus pocas 
excepciones, en las comisarías de campaña, — pero, lo fundamental que- 


Horacio Arredondo 


223 


Nuestra Señora de los Desamparados 

En varias grandes estancias y establecimientos rurales del 
país que aún existen, hay habitaciones edificadas especialmente 
para el culto, con los detalles de construcción que le son parti- 
culares, por lo cual entiendo que corresponde incluir en este ca- 
pítulo unas cuantas menciones, con lo cual queda consignada 
su existencia, ya que el asunto no da para más. 

Las poblaciones de lo que fuera antigua estancia jesuítica 
existentes en la Horqueta de Arias — barra del arroyo Arias en 
el río Santa Lucía — en territorio de Florida, así nombrado des- 
de la época hispana, en homenaje al célebre ministro conde de 
Florida Blanca, son muy importantes por el volumen de 
obra colonial que supervive. En sus gruesas paredes, en 
la viguería de palma negra paraguaya, unas veces o ma- 
dera dura de la misma procedencia, otras, en el herraje, y en su 
carpintería — hay alacenas con bocas llaves de nácar — en el 
cementerio y en otros detalles constructivos, está patente la 
mano de las pasadas generaciones. Cuenta con oratorio con su 
pila de agua bendita empotrada en la pared. 

Indudablemente que este edificio fué mejorado cuando 
don Tomás García de Zúñiga lo adquirió de las Temporalida- 
des. Teniendo su importante calera anexa, hay allí, a más, otras 
cosas de interés pues si era destacada en el renglón de hacien- 
das, en su aspecto de aprovisionamiento de cal no era menor su 


daría ileso de daños mayores que era lo que a todo trance debía evitarse. 

Y hago esta declaración para prevenir una posible critica de haber 
procurado poner en manos de una comisaría esa reliquia arqueológica. Lo 
principal es que pasara a manos del Estado, lo demás ya vendrá. 

Y a propósito de Farruco y del departamento de Durazno. El coronel 
Aníbal Pérez, tiene, hace tiempo un trabajo sobre Farruco, cuyo texto 
ignoro y lo lamento, pues pudiera arrojar información, dado el interés que 
este estudioso pone en estos temas, y a su amor por la zona, bastando re- 
cordar al respecto, el plano de ubicación que de las construcciones antiguas 
rurales, que del departamento de Durazno me obsequió, en croquis, hace 
años, cuando ocupaba la Jefatura de Policia. 

Hoy, integrando ambos la Comisión Nacional de Monumentos His- 
tóricos, liemos logrado incluirla en la lista correspondiente que se pasará 
al P. E. procurando obtener su sanción en la ley respectiva. 


224 


Civilización del Uruguay 


jerarquía al punto de ser esa la denominación de la baronía, tí- 
tulo de nobleza con que su propietario fuera agraciado en la Cis- 
platina por el Imperio. 


Azotea del Padre Alonso 

Está situada en las vecindades del arroyo Frayle Muerto y 
población de este nombre (92) en la dirección y proximidad 
del cerro de Guazunambi, en el departamento de Cerro Largo. 

En la habitación dedicada a oratorio tiene un nicho hermo- 
sísimo, de piedra moldurada finamente, de una proporción, de 
una euritmia extraordinaria y Surmontando la puerta de entra- 
da, de madera dura, de cuarterones en perfecto estado, uní 
dovela de piedra epigrafiada "A. 1820 D”: (Anno Domini: Año 
del benor) . El edificio colonial tiene adosadas varias construc- 
ciones de épocas distintas y está dedicado, desde hace larguísi- 
mos años, a casa habitación de un establecimiento ganadero de 
la familia Rebollo. 

t , Recurriendo a una colaboración anónima inserta en el 
Anuario Guía de Cerro Largo” (93) publicado hace pocos años, 
dice fue construido alrededor de 1802 por Juan Alonso Martí- 
nez, español, a quien la autoridad real le había concedido tie- 
rras de estancias en 1793, aún cuando presumo que sea mucho 
mas antigua. 

Edificada sólidamente de piedra, con el concurso de indios 
minuanos que le antepusieron el nombre de "pay”, padre, al 
Sr Alonso, por la generosidad de que éste hacía gala, presenta 
techos con tirantería de lapacho traída del Paraguay. Fué pun- 
to de escada entre las autoridades españolas de Montevideo y las 
guardias de la frontera. 


(92) Muchos creen que el fallecimiento de este antiguo vecino, “pa- 
cire Alonso, dio nombre al arroyo y al pueblo. No era sacerdote ni su 
cieceso tuvo esa resonancia local. 

El nombre de esa fértil isima región de Cerro Largo —de las tierras 
mas ricas del país— proviene, como lo demuestro en el proemio a la "Con- 
tribución Gráfica”, de un capellán portugués de una de las partidas de 
demarcadores de la frontera, fallecido en tiempos del virreinato. 

(93) Esta publicación, contra todo lo presumible, no tiene pie de 
imprenta ni fecha, pero data de poco atrás. 


Horacio Arredondo 


225 


Como resultado de investigación de archivos — según la 
misma fuente — aparece el comandante don Joaquin de Paz a 
cargo de la jurisdicción de Meló y frontera del establecimiento, 
colocando una guardia permanente en la Azotea y en una lista 
de revista de ese año, figuran vecinos de Meló integrando el es- 
cuadrón de Voluntarios de Caballería de Cerro Largo. En 1810 
se fija como punto de reunión de vecinos que por orden del Ca- 
bildo de Montevideo se congregan periódicamente "para com- 
batir los perros cimarrones que en increíbles cantidades salían 
de los bañados y montes del Tacuarí y Frayle Muerto para caer 
y exterminar a filo de dientes los ganados mansos y las yegua- 
das con cría”. En 1825 el general Lavalleja apercibe al coronel 
Ignacio Oribe, comandante de la división sobre Cerro Largo, 
en virtud de que "parte de la gente de su mando había robado 
y faenado con el mayor escándalo las haciendas de un vecino 
llamado "El Padre”, según versión literal del oficio. Oribe, mo- 
lesto contesta "Cuando salí de esa vanguardia a estos destinos 
el robo se había efectuado por 7 hombres que no pertenecían a 
mi reunión, entre los cuales iba un tal Morón quien los acaudi- 
llaba, hice todos los esfuerzos posibles para descubrir los ladro- 
nes y sólo pude encontrar 140 animales de cría y una yunta de 
bueyes en manos de un vecino llamado Ambrosio Oviedo quie - 
nes los había recogido encontrándolos en el campo de Gutié- 
rrez, y pasé orden al capataz de "El Padre” para que viniera en 
busca de ellos como en efecto vino. . . Señor: yo espero que 
V. S. ordene se lleve a cabo la información del hecho. El impos- 
tor en todas partes se mira con horror como el principal agen- 
te de las deserciones. Lo pide mi honor y suplica un subalterno 
que jamás tuvo otro norte que la educación que lo caracteriza”. 

El autor de la nota afirma "que un manto de misticismo y 
de misterio envuelve la vida toda del padre Alonso. El trabajo y 
la religión parecen ser el único norte de su vida silenciosa ...” 
Los próximos montes del Tacuarí y del Frayle Muerto están 
llenos de salteadores. En la última estribación del Cerro Largo, 
a pocas leguas de allí, sienta su carpa de bandido fronterizo, el 
célebre Yuca Teodoro y desde su campamento lanza las partidas 
al asalto de estancias, al saqueo y al asesinato. "Llega a tal pun- 
to la trágica dominación del bandolero que la Asamblea Cons- 


226 


Civilización del Uruguay 


tituyente envía al general Rivera con fuerzas suficientes para 
sofocar el bandidaje que amenaza despoblar la región. En medio 
de todas esas terribles convulsiones la Azotea del Padre Alonso 
se mantiene sin que nada ni nadie turbe su tranquilidad, posada, 
como blanca paloma, sobre el ancho lomo de la Cuchilla Grande. 
¿Qué fuerza, qué poder ignoto, aleja de ella la sombra de la 
destrucción y de la muerte? ¿Será la Virgen que está en el pe- 
queño altar de la azotea? ¿Será el incienso que todas las tar- 
des, a la hora de la agonía solar, queman Alonso y Ursula, su 
hija, ante los indios que rezan? Creemos que nó. En la iglesia de 
Meló también está la Virgen y el padre Lahites quema incienso. 
Sin embargo, vinieron los portugueses, saquearon la villa y se 
llevaron las campanas de la iglesia”. 

Se ignora la fecha del fallecimiento del padre Alonso. Se 
sabe que su hija se casó con D. Andrés Fariña, quien vendió la 
propiedad a José Bernardino de Araújo. En 185 5, Pedro Fe- 
liciano Vidart, francés, natural de Saint Palais, Pirineos, compró 
a Gómez de Araújo la Azotea con 1.700 cuadras. (94) 

En un plano existente en el Archivo de Indias de Sevilla 
de fines del siglo XVIII, figura como posta de diligencia esta an- 
tigua población, posta del camino Montevideo-Melo que, por lo 
visto se desplazaba más a la derecha del trazado que tuvo du- 
rante todo el siglo pasado. El gráfico se titula: "Mapa que de- 
muestra las situaciones de las estafetas y postas de la parte sep- 
tentrional del Río de la Plata subalternas de la Administración 
General de Correos de Montevideo; establecidas por don Félix 
de la Roza siendo Administrador de ellas”. En el recuadro a la 
derecha se lee: "Desde Montevideo a Santa Teresa se corre en 
caballos del Rey que suministran en los puestos militares, to- 


(94) El Sr. Vidart dejó descendencia en Cerro Largo y, entre ellos 
se cuenta actualmente el ingeniero González Vidart, Ministro que fue de 
Ganadería del Dr. Amézaga. Vidart casó con doña Ana Joaquina Gómez 
de cuya unión nacieron dos hijas: Lizarda e Isabel que casaron con Joa- 
quín Melitón Rebollo y Sabino González, respectivamente, habiéndole to- 
cado a los hijos del matrimonio Rebollo-Vidart Gómez el edificio siendo 
sus actuales propietarios don Santiago Vicente Rebollo casado con Maria 
Antonia Herrera, doña Maria Rebollo de Roldán y don Severo Rebollo. 


Horacio Arredondo 


227 


das las demás, se sirven por particulares, por el fuero, y sólo se 
paga de más a la Colonia”. (95) 

Oratorios rurales 

Dispersos por las estancias más importantes del país hubo 
— y hay — varios oratorios particulares, algunos convertidos 
prácticamente en capillas públicas pues en ellos solían celebrarse 
los oficiosos religiosos con cierta regularidad y hasta se llevaban 
"cuadernos” donde se asentaban nacimientos y defunciones que 
se enviaban regularmente a las parroquias de que dependían. 

Recuerdo el nombre de algunos pero me limitaré a citar sólo 
dos por obrar en mi archivo los respectivos antecedentes, el pri- 
mero en copia, el segundo original. 

Francisco Malvar y Pino, obispo de Buenos Aires autorizó 
el 17 de Febrero de 1784 a don Miguel Ignacio de la Cuadra a 
erigir una capilla en su estancia del Yí dedicada a Santa Eco- 
lástica. (96) 

En Rocha don Juan Bautista Correa, hacendado afincado 
en la sierra, palmares y "Partido de Castillos”, fue autorizado el 
23 de Noviembre de 1826 a erigir una capilla en su estancia 
■"separada de toda habitación doméstica de la casa” bajo la ad- 
vocación de San Juan Bautista. Tenía cementerio, capellán per- 
manente, etc. y aún conserva el nombre el establecimiento ga- 
nadero que ha suplantado al antiguo, siendo conocido por "Ora- 
torio de Correa”, o, simplemente "El Oratorio”. (97) 


(9 5) Sobre la ruta de Santa Teresa, publiqué un aviso de época erl 
mi trabajo sobre "Maldonado y sus fortificaciones”, posiblemente único 
impreso postal colonial conocido sobre el país. 

(96) F,1 inventario demuestra lo bien dotada que estaba y entre los 
■objetos de plata destaco: candil, cuchara, patena, platillo, vinagrera, am- 
polleta para los óleos, caldera de cobre para agua bendita, etc. 

La señora de la Cuadra era doña Isabel Duran, de la familia de don 
Juan José Duran, Gobernador que fué de Montevideo durante la época 
de la Cisplatina, muy católica desde luego, obrando en mi archivo otra 
autorización del Obispo expresado, otorgando, a su pedido, cuarenta días 
■de indulgencia a quien rezara ante un "lienzo de Nuestra Señora del Car- 
men”, que en su casa poseía. Es de fecha 13 de Marzo de 1788. 

(97) Dependía de la parroquia de San Carlos — en Rocha había en- 
tonces un Teniente Cura — . La bendición de la capilla la realizó el 7 de 


17 


228 


Civilización del Uruguay 


Colonia del Sacramento 

En la Colonia del siglo XVIII existieron varios edificios re- 
ligiosos de los que, a excepción de la iglesia principal, con 
seguridad varias veces modificada, sólo queda el nombre. Hay un 
resto importante, los muros de lo que se conoce por convento de 
San Francisco, que quizá sólo fuera una capilla de relieve, porque 
en ninguno de los planos revisados figura "conventos” pero si 
capilla. Se ve que se trataba de un edificio importante, de piedra 
por el alto muro que subsiste "dispuesto en "opus incertum” 
con ladrillos intercalados y la construcción de los arcos en la- 
drillos” dice Capurro al presentarlo. 

Hubo varias capillas: San Pedro de Alcántara, Santa Rita, 
la Concepción y un Colegio de los Jesuítas. Parte de estos edi- 
ficios fueron gravemente dañados en las luchas habidas, desapa- 
reciendo algunos y resurgiendo otros, pero sólo el estudio de los 
planos nos ilustra de su ubicación dentro de la planta lusitana. 

La iglesia principal actual, en su fachada, me sugiere la idea 
que pueda haber tenido una puerta del interesante barroco por- 
tugués que tanto abunda en el Brasil actual con elementos que 
son tan interesantes tanto en San Juan del Rey, Congonhas y 
Ouro Preto como en Río, Bahía y demás ciudades importantes, 
antiguas, del país norteño que, en sus pasadas manifestaciones 
artísticas llega hasta la población de Río Grande, donde hay en 
una antigua iglesia una antañona portada. 

La torre del actual faro, es la torre-campanario de la refe- 
rida capilla de San Francisco adaptada a su nuevo destino. (98) 


Diciembre de 1828 fray Manuel Rivero, "habiéndome cerciorado antes por 
la visita seria y escrupulosa que hice de que existian en ella no sólo los 

cinco colores de rúbrica, ara y vasos consagrados, cruz, manteles y otros 

enseres precisos”, etc., unos días después, el 29: "bendije el cementerio, 
habiéndolo hallado con su cerco y correspondiente cerradura”. 

(98) El Monasterio de Nuestra Señora del Pilar, en Buenos Aires,, 

de las Clarisas, tuvo como protectores, entre otros, en el XVIII, a los 
virreyes Cevallos y Meló de Portugal y Villena. Este virrey fallecido, en 
Pando en 1797 — y no en Montevideo como dice la lápida colocada sobre 
su tumba — recibió sepultura en el Monasterio. 

Ceballos, cuando la toma de la Colonia se acordó de la institución 

y donó dos importantes piezas provenientes del botín captado en los 


Horacio Arredondo 


229 


Capilla del Real de San Carlos 

v 

En la Colonia, sobre la bahía y en el extremo opuesto de 
la ciudad, se encuentra esta antigua capilla que tuvo su origen 
en las ceremonias religiosas de reglamento que debían efectuar 
las fuerzas militares españolas que sitiaban la ciudad mañosa- 


edificios religiosos de la Colonia: un magnífico crucifijo de marfil de más 
que regulares proporciones y otro, de tamaño natural “accionado”. 

En la última obra del historiador argentino Enrique Udaondo, de quien 
tomo estos datos, (“Antecedentes históricos del Monasterio de Nuestra Se- 
ñora del Pilar, etc.”) al dar sus fotografías, describe estas importantes pie- 
zas históricas. Transcribo la reseña que del último hace, por ser muy poco 
conocidos en el Plata ese tipo de objeto del culto. 

“Entre las antiguas imágenes que se conservan en el monasterio, se 
cuenta un Santo Cristo de tamaño natural, con su cruz. La talla era con 
resortes, de las llamadas accionadas, que fueron prohibidas en la época de 
Rivadavia y que se usan en algunos sitios de Europa, especialmente en la 
celebración de la Semana Santa. El Cristo se exhibía el Viernes Santo y 
en un momento dado, cuando el predicador anunciaba la muerte del Sal- 
vador, a las tres de la tarde, el sacristán hacía inclinar la cabeza de la 
imagen por medio de un cordel, hecho que producía impresión entre la 
concurrencia que asistía al acto”. 

"La talla del Cristo de la referencia sólo se expone al público el 
Viernes de la Semana Santa, es bien ejecutada, policromada y con cabello 
abundante, tiene la particularidad que fue traída y obsequiada por el 
Virrey de Buenos Aires, el teniente general don Pedro de Cevallos, tomada 
en la plaza fortificada de la Colonia del Sacramento en el año 1777 cuan- 
do al frente de un ejército se rindieron las armas de Portugal, país que 
sostuvo una lucha secular con la Corona de España en el deseo de apo- 
derarse de lo que es hoy. el territorio del Uruguay”. 

Después de algunas consideraciones, termina: "La cruz que se halla 
en el pasadizo entre el patio y el templo es la que corresponde a la ima- 
gen, y en ella pueden observarse dos perforaciones para pasar los cordeles 
aue aseguraban la cabeza del Cristo”. 

Este monasterio tiene otro objeto valioso, esta vez proveniente de la 
donación de un sacerdote uruguayo el Canónigo Dr. Pedro P. Vidal, na- 
cido en 1777, graduado en Córdoba en 1799, y fallecido en Montevideo 
en 1848. Me refiero al tapiz que adquirido en diez y seis onzas en 1819 en el 
icmate del botin de un corsario, describe Udaondo como sigue: "Todo el 
cuadro está rodeado de una franja o marco hecho con la misma tela, y 
semejante a una moldura de varilla. Es de color marrón oscuro y tiene 
en sus extremidades, en su centro y de trecho en trecho, adornos de estilo 
renacimiento, con una pequeña guirnalda floral”. 

"Esta magnífica composición llena de luz y sombra, con tonalidades 


230 


Civilización del Uruguay 


mente captada por los portugueses, una y otra vez sobre la mesa 
de las conferencias diplomáticas. 

Luego, retiradas las tropas quedó en pie y sirvió al ve- 
cindario. 

Se conserva a la fecha pero muy modificada con facha- 
da neoclásica y una desproporcionada espadaña, consagrada 
a San Benito, el santo de color. La modificación última pare- 
ce porvenir de 1870 en adelante. 

Este sencillo edificio debe ser reacondicionado cuanto an- 
tes, sin perder desde luego la fachada actual —salvo la espada- 
ña que debiera reducirse — desde que se desconoce su aspecto 
anterior; pero el techo de zinc acanalado, pide a gritos su sus- 
titución por uno de tejas, así como son indispensables otros arre- 
glos para destruir lo que le quita carácter y la afea. 

En la iglesia parroquial de Colonia se encuentra un libro 
que en la expresada capilla se llevaba. Al principio dice: "Par- 
tida correspondiente a las funciones de bautismo, matrimonios 
y entierros, que se administran a los militares y sus dependientes 
en la capilla de San Carlos, por el Dr. Don Joachim Sotelo de 
Burgos. Capellán de la Tropa destacada en este Real y en los 
demás anejos de su Comando. Campo de Sn. Carlos, Año 
MDCCLXI”. 

Proviene pues de 1761, aún cuando en el plano portugués, 
que publico en la "Contribución” no la señale. El campamento o 
Real llevó el nombre de Carlos III, el mejor rey de la dinastía 
borbónica, puesto posiblemente por Cevallos, el gran general es- 


udamascadas y tornasoladas, forma un conjunto armónico muy hermoso”. 

"El tapiz de la Iglesia de San Juan (Anexo al Monasterio) ha sido 
■clasificado de estupendo por personas entendidas, y se considera el mejor 
de cuantos existen en Buenos Aires, por la corrección del dibujo y el 
bello colorido que revela al gran artista flamenco”. 

Y, extractando, finalizo diciendo que sus dimensiones son de siete me- 
tros de largo por cinco veinte y cinco de alto. Su tema es ”La adoración de los 
Reyes”. Algunos artistas han creído ver reproducidos algunos de los cua- 
dros del famoso Ticiano que tratan ese tema pero, los más, están acordes 
en que reproduce una concepción del no menos famoso Rubens. Lleva la 
marca "B.B” que desde 1528 era obligatoria en los tapices flamencos, que 
responde a las iniciales de la ciudad de Bruselas y a la del Ducado de 
Bravante. 


Horacio Arredondo 


231 


pañol, en ocasión del primer sitio que puso a la ciudad, cuya vera 
efigie, después de prolijas búsquedas, por fin ha aparecido des- 
cubierto por Octavio Gil Munilla, y que publica en la pág. 316 
de su libro. "El Rio de la Plata en la política internacional” Se- 
villa, 1939. 

El sitio anterior, establecido por el Maestre de Campo An- 
tonio de Vera Mujica, también dió nombre al lugar en que 
acampó, "Real de Vera”, siendo éste un pequeño arroyuelo que 
desagua en el Plata, pero en este lugar no arraigó población. 
(99). 


Iglesia de Canelones 

La iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe de los Canelones 
tuvo principio en 1816 por iniciativa del cura vicario Dr. To- 
más Xavier Gomensoro y de su Sindico, Mayordomo de fábrica 
Antonio Domingo Costa. Para su erección fué consultado y 
asistió a la apertura de los cimientos el arquitecto Noya — dice 
de la Sota — de que quien tomo lo fundamental de esta noticia 
consignada en su "Catecismo”, impreso en 18 5 5. Prosiguió la 
obra José Alvarez del Pino "hombre que, a más de su inteligen- 
cia en el arte, era de una actividad y ligereza extraordinaria”, 
pero es indudable que este es el segundo edificio. El primero es- 
taba en un rancho hecho especialmente por la Sra. Leonarda 
Conget, dueña de una estancia en el lugar donde se levanta el 
pueblo o en las inmediaciones. (100) 

Recientemente se han publicado en el exterior unos planos 
— que van en la sección gráfica — proyecto del famoso Briga- 
dier de ingenieros Don Custodio de Saa y Faría, con interven- 
ción fundamental en la catedral de Montevideo y también au- 
tor de una fachada para la de Buenos Aires, proyectos que con- 
feccionó cuando pasó al servicio de España, dándome la impre- 

(99) En la capilla de la fortaleza de Santa Teresa hay un confesio- 
nario en peteribí que hice hacer reproduciendo el que había, muy apolilla- 
do, en esta capilla del Real como ya dije. También había muchos dijes 
de plata oblados por los fieles por promesas cumplidas y hasta imaginería 
de interés. 

(100) "La Reacción”, Canelones, Octubre 23 de 1920. 



232 


Civilización del Uruguay 


sión que para nada han influido en la arquitectura del edificio 
de hoy que en planta y alzada es distinto. 

En el mes de Setiembre del año citado, don Joaquín Suá- 
rez, entonces capitular montevideano, pasó a Canelones por 
encargo de don Miguel Barreiro, delegado de Artigas, para 
apadrinar la colocación de la piedra fundamental que se colo- 
có como es de costumbre y, en su interior, bajo cubierta de 
plomo, el acta del caso firmada por Suárez, el Dr. Gomensoro, 
el Síndico Costa, y otras personas destacadas, cons- 
tando "el nombre del general Artigas que gobernaba el país”. 
También algunas monedas, como es de ritual, de la época, cedi- 
das por don Joaquín Suárez. 

Los fondos con que se comenzó el edificio provenían de la 
venta de una casa legada especialmente a tal fin por el cura an- 
terior, Don José Manuel de Roo, que murió de canónigo en 
Buenos Aires, el diezmo de granos del curato que a tal fin afec- 
tó el general Artigas, y algunas otras contribuciones menores. Fué 
de entidad el aporte de don Tomás García de Zúñiga que cedió, 
gratuitamente, diez y ocho de sus esclavos, para peones de al- 
bañil, y cinco carretas con bueyes, picadoras y capataz para 
traer la cal desde Minas. 

La obra muy adelantada, a la altura del arranque de las 
bóvedas, hubo de suspenderse en 1820 por falta de fondos, pues 
en pleno dominio portugués, el vizconde de la Laguna suspen- 
dió la percepción del diezmo otorgado por Artigas. Desempeñan- 
do el curato don Juan Francisco Larrobla, nombró a don Il- 
defonso Champagne nuevo maestre y éste obtuvo del gobierno 
de la Cisplatina algunos fondos, a más de un legado de la señora 
Tomasa Warnes, con lo que se pudo cerrar la bóveda y revocar 
interiormente. 

Sucedió a Champagne don Juan María Turreyro, conti- 
nuando las obras. Subrogó a Larrobla don Vicente José Agüero y 
a éste, un nombre, en la vida religiosa, tan ilustre como el de 
Suárez en la vida pública: don Jacinto Vera, quien la habilitó 
para el culto en 1843. 

La erección de la parroquia bajo la advocación de la Virgen 
del Guadalupe fué dispuesta, al parecer, el 28 de julio de 1775 
por el Provisor y Vicario General del obispado de Buenos Ai- 
res Don Juan Baltasar Maciel. 


Horacio Arredondo 


233 


Iglesia de San Carlos 

Siempre he tenido a este edificio por el monumento reli- 
gioso más fuertemente evocativo del período virreinal del inte- 
rior del país y creo que así se desprende de los dibujos que inser- 
to en la pertinente sección. La simplicidad y pesadez de su masa, 
los detalles arcaicos que se observan por todos lados, traslada 
instantáneamente, al espíritu predispuesto para estas captaciones, 
a la época remota en que oficiara en sus altares aquél cura es- 
pañol, Amenedo Montenegro, .acérrimo patriota, hombre de 
temple de acero que solía enviar remesas de caña a las tropas 
artiguistas para que retemplaran su espíritu y tuvieran una sa- 
tisfacción material primitiva pero grata al paladar nativista. 

De una sola nave cubierta de encañonada bóveda con su- 
perficie de tejas, de 30 x 7, sus paramentos interiores con ar- 
cadas, todo dice de los tiempos idos, plenos de gratas añoranzas. 
Pese a los poderosos contrafuertes que al exterior presentan sus 
macizas moles por ambos lados, hubo, hace años, algún movi- 
miento, por los que se enllavó con unos tensores que, por su 
diámetro y solidez, no quedan a la zaga de los detalles robustos 
y macizos que predominan. 

Se ignora quien fué el constructor y Giuria opina que 
un hábil alarife, sospecha bien fundada pues los hubo, y muy 
buenos, de cuya acción quedan vestigios en la campaña que si 
bien pocas veces son artísticos, en cambio han demostrado una 
solidez que la quisiera, para sus obras, más de un joven arqui- 
tecto de hoy. Todo, sin olvidar los movimientos citados. 

Extractando al colega de Instituto y de aficiones arqueo- 
lógicas, diré que en la fachada dominan los llenos sobre los vanos, 
siendo la parte más calada el conjunto de las tres aberturas de 
medio punto que dan acceso al porche o vestíbulo de entrada. 
Los dos campanarios salen fuera de la cornisa principal con 
dos cuerpos superpuestos y escalonados. El interior es macizo; el 
superior presenta ocho ventanas que lo aligeran y ponen de relie- 
ve la pesadez del primero. 

Siguiendo a su mejor cronista, el también colega don 
Carlos Seijo, debo añadir que las obras primeras deben haber 
comenzado alrededor de 1792, pues está probado que el tem- 


234 


Civilización del Uruguay 


pío fue inaugurado con gran pompa, en Enero de 1801, en pre- 
sencia del Obispo de Buenos Aires, Benito Lué y Riega, aquel 
irascible monseñor hispano que en el Cabildo de Mayo de 1810 
dió la nota expresando que mientras hubiera un español en Amé- 
rica en él había de recaer el mando. . . 

La fachada presenta un pequeño detalle de decoración que 
debe señalarse para que perdure: es un friso de platos que cir- 
cuye las torres y, en cada ángulo, una jarra, toda loza de azulados 
dibujos sobre fondo blanco, que se utilizó en la comida con que 
se festejó el comienzo de los trabajos o cuando culminaron. Las 
fuentes, profundas y de forma circular, fueron colocadas en el 
interior, una a cada lado de la entrada, oficiando de pilas para el 
agua bendita. Felizmente se conservan, aunque bastantes de- 
terioradas así como muchos platos del original friso y alguna de 
las jarras de las esquinas de las torres. Con casi seguridad, por 
sus características, deben ser españolas, de Talavera de la Reina, 
famosa manufactura de esos tiempos. Y hay que cuidarla por- 
que es región de mucho turismo. 

Iglesia de Maldonado 

De estilo neoclásico, comenzada a fines del período his- 
pánico, esta obra marchó muy lentamente debido, seguramente,, 
a la escasez de recursos y a las continuas guerras. Cuando los 
ingleses tomaron la plaza en 1806, las galerías laterales estaban 
levantadas y los muros de la nave llegaban a la altura de los 
arranques de las bóvedas. Prácticamente fué terminada en 1860 
y en 1884 aún se finiquitaban algunos detalles. 

Giuria, afirma con acierto: "Una parte de la obra gruesa 
no pertenece al período hispánico, pero como toda la masa pre- 
senta una gran unidad que demuestra haberse respetado escru- 
pulosamente el plan primitivo, se puede considerar esta obra co- 
mo un monumento colonial. Por otra parte, el hecho de estar 
construidos antes de 1800, los cimientos y muro de carga más 
importantes, obligó a los distintos técnicos que continuaron los 
trabajos, a no apartarse mucho de las líneas trazadas por el pri- 
mitivo proyectista”. 

Después de reiterar su impresión de analogia en ciertos as- 


Horacio Arredondo 


23 S 


pectos, con la catedral de Montevideo, expresa: "La planta apa- 
rentemente parecería constar de tres naves, cuando, en realidad 
solamente la central está dedicada al culto pues las otras dos des- 
empeñan el papel de galerías laterales”. Publicando la planta 
termina: "En la planta aparecen en color negro los muros que 
componen la verdadera iglesia y las partes rayadas son las que 
se relacionan con las galerías. Se nota claramente que el pro- 
yectista nunca tuvo intención de levantar un templo de tres 
naves, y así parecería demostrarlo la robustez de los muros y 
pilares internos. Entre estos últimos se han dispuesto nichos de 
suficiente profundidad como para contener altares. Esta dispo- 
sición recuerda las de las iglesias porteñas del Pilar, San Mi- 
guel, San Juan, la Merced, etc., si bien la de Maldonado lleva,, 
como aditamento, los porches laterales que hemos nombrado,, 
detalle que no es de uso corriente en las iglesias rioplatenses. (101 ) 

La ornamentación interna es pobre, consecuencia de la es- 
casez de medios para decorarla con el rango que merece el edi- 
ficio. El vecindario, hasta hace poco no era numeroso, situa- 
ción que justifica la lentitud con que él fue terminado, y la es- 
casez de óbolos voluntarios, porque piadoso lo fue siempre, qui- 
zá más antes que ahora. Interin, la capilla que se observa en la 
conocida acuarela del pintor argentino Ballerini, sirvió de tem- 
plo, así como también — lo dice la tradición — una de las habi- 
taciones del antiguo cuartel de Dragones situada en uno de los 
ángulos de la manzana que ocupaba esta construcción militar. 

* 

Quedan fuera de este capitulo algunas importantes iglesias 
del siglo XIX como las de las Piedras, Santa Lucía y Sauce, en 
Canelones, las de San José, Florida, Mercedes, Paysandú, Sal- 
to, etc., pero la extensión inusitada de esta enumeración me 
obliga a cerrarlo, máxime cuando dispongo de muy pocos datos 
conocidos con que exornarlas. 

Lo dicho me da oportunidad para manifestar que, ni és- 
te ni ningún otro tema abordado en este libro pretende ser 


(101) "Arquitectura colonial”, cit. A más Seijo (ver Bibliografía), etc_ 


236 


Civilización del Uruguay 


completo, ni siquiera extenso. Es un intento de panora- 
ma integral del pasado arqueológico, con aportes dispares en 
todos los tópicos que trata, tanto en los aspectos del texto co- 
mo en los gráficos. He procurado allegar documentos inéditos 
o pocos conocidos, como se ha visto al tratar algunas capillas, 
muchas veces de segundo orden, dificultosos de reunir, pero 
necesarios para cimentar en el futuro, con nuevas contribu- 
ciones, una obra mayor, orgánica, equilibrada. He procurado 
hacer sólo una obra útil. 

Al dar término a este capítulo considero del caso hacer 
otra aclaración: 

Entre los muchos defectos que presenta me percato de la 
falta de proporción en los temas que debiera haberse regido 
por la importancia arquitectónica o artística de los edificios en 
lo que dice relación con la extensión de cada texto. 

Es así que asigno un mayor espacio a pequeñas capillas ru- 
rales, como Narbona, las Huérfanas, Farruco, etc., que a igle- 
sias como las de Maldonado, San Carlos y a la propia Catedral 
de Montevideo; y no tratando las iglesias a que más atrás me he 
referido. Lo he hecho en el deseo de que siendo la cró- 
nica de muchos edificios conocida, me ha parecido del caso dar 
prelación a las de esas capillitas más antiguas, humildes san- 
tuarios que la fe de nuestras mayores levantó en la soledad de los 
campos con manifestaciones arquitectónicas sencillas e inge- 
nuas, preciosos exponentes de un pasado hasta hace poco iné- 
dito, sin historia, sin tradición, pero pleno de agreste poesía: jalo- 
nes materiales que fueron testigos de épocas que se deben auscul- 
tar, hasta en detalles, para sentir palpitar los orígenes modestos 
pero sabrosos de nuestro país. 


CAPITULO VI 


Arquitectura Civil 

Las ciudades son un producto del tiempo, son los 
moldes en los cuales la vida de los hombres se ha en- 
friado y congelado, dando forma permanente, mediante 
el arte, a momentos que de otra manera se desvanece- 
rían con lo viviente y no dejarían medios de renova- 
ción y de participación detrás de ellos. 

Lewis Mumford. "La cultura de las ciudades". 

"La historia del hogar, o sea la historia íntima de 
un país, refleja siempre con exactitud los vicios de su 
organismo i pone de manifiesto las bases de su progreso". 

Domingo Amnnátegui Solar. "La sociedad chilena 
del siglo XVIII. Mayorazgos i títulos de Castilla”. 

Este capítulo va subdividido en dos: uno que comprende 
la arquitectura pública, y el otro, la arquitectura privada. 

Antes de proceder a su inventario debo manifestar que, 
en nuestro país, sin interferencia alguna, predominó el neo- 
clásico, que era el estilo en boga en América por el tiempo en 
que la edificación de Montevideo salió de la primera etapa de 
rancheríos y simples casas de piedra o adobe con techo de paja 
o tejas, que fueron sus humildes comienzos. Y era lo lógico: 
porque habiendo sido una de las últimas colonizaciones de Es- 
paña en América — demorada por varias causas y, entre ellas, 
por la falta de riquezas naturales de fácil captación y por la re- 
sistencia de los indómitos charrúas — los edificios de algún vue- 
lo se levantaron recién en los últimos años del siglo XVIII y 
primeros del XIX, cuando en la madre patria imperaba el neo- 
clásico, la última parte en que puede dividirse el renacimiento 
español. De la anterior, de la barroca, en el antiguo virreinato 
del Plata, apenas si se ven vestigios en algunas portadas de Bue- 
nos Aires pero adentrándose más en la cuenca platense, su in- 
fluencia se acentúa en Córdoba, Salta y Jujuy y también en las 



238 


Civilización del Uruguay 


Misiones, ya aquí con claras interferencias autóctonas, desde que 
el cincel del indígena incorporó elementos de su flora y de 
su fauna, etc., a la obra de los hispánicos, inerpolándolos como 
decoración de motivos religiosos en su mayoría. De las anterio- 
res etapas del renacimiento español, del plateresco y del herre- 
riano, existen obras de positivo valor — así como del barroco — en 
la arquitectura, sobre todo religiosa, del Perú y del Méjico co- 
lonial. Claramente lo explica la época y el tratarse de sectores 
americanos donde la población rápidamente se había enrique- 
cido por la explotación de las minas y el sojuzgamiento de las 
masas indígenas, siendo así lógicas las inversiones cuantiosas en 
construcciones magníficas, como ya lo he puntualizado en ca- 
pítulo precedente. 


Arquitectura Pública 


generalidades: obras publicas: el cabildo. — hospitales. — 

TEATROS. CORREO. HOTELES. OTROS EDIFICIOS: ASILO DE HUER- 
FANOS. BANCO DE LONDRES. TEMPLO INGLES. CLUB CATOLICO. 

CLUB URUGUAY. ESTACION DEL FERROCARRIL CENTRAL. BANCO 

ESPAÑOL. LA PASIVA. CARCEL PREVENTIVA. AGUAS CORRIENTES. 

CEMENTERIO CENTRAL. ASILO MATERNAL. MINISTERIOS Y OFICINAS- 

PUBLICAS, ETC. 

El Cabildo es, en rigor, el único edificio de corte palacial 
que se levantó en el país en el período hispánico. Desgraciada- 
mente no se han encontrado los planos originales, pero la com- 
pulsa de archivos aumentada con las referencias escritas de- 
jadas por los primeros cronistas de la ciudad — todo fragmen- 
tario — al cotejarlo con su recia fábrica, ha permitido estable- 
cer que, si bien ha sufrido algunas modificaciones de planta, so- 
bre todo en el piso superior, ellas no han afectado la integridad 
del edificio, siendo factible su reconstrucción si se tratara de 
realizarla retrovertiéndolo a los aspectos que en sus orígenes tu- 
vo, cosa que desde luego no es del caso. También se ha podi- 
do establecer que, en su exterior, no han sido mayormente afec- 
tadas sus hermosas fachadas, ni alteradas sus severas líneas, ex- 
cepción hecha del aditamiento del frontón central de la fa- 
chada principal, la terminación de su balaustrada superior, que 
quizá debiera haber sido hecha en piedra, y el revoque de los 
muros de ambas fachadas, obra que era fatal se realizara por 
ser complementaria e indispensable, y que se hizo bien, con co- 
lor que no desentona, respetando las columnas, pilastras, cade- 
nas y canecillos de piedra, cubriendo sólo los entrepaños que du- 
rante mucho tiempo mostraron los ladrillos al descubierto. 

Es difícil, por no decir imposible, que se saque el frontón 
colocado, así como se alteren, — por lo menos de manera de- 
finitiva, como restauración arqueológica — los grandes ambien- 
tes creados en el piso superior para sede de ambas ramas del 
Poder Legislativo. Resuman la historia constitucional del país 
y deben quedar, como también la amplia y noble escalinata de 
mármol construida en 1868 con la pertinente decoración mu- 


240 


Civilización del Uruguay 


ral y la disposición del techo que la ilumina, aunque, realmen- 
te la claraboya de vitreaux, el buen gusto la resista, pero está allí 
y es testimonio de una modalidad felizmente superada en lo 
estético . 

Igual cosa puede decirse de las puertas de hierro rematadas 
por los típicos barrotes de punta de lanza colocadas en 1860 
en sus tres entradas, así como la amplia e historiada cancel de 
hierro batido que cierra el paso a la gran escalera central. Los 
balcones, en toda su extensión, presentan una balaustrada de re- 
cia contextura, de forja, adornadas con el emblema del sol na- 
ciente de la Libertad, las de la calle Sarandí, lo más severo y 
hermoso en materia de herraje similar que conozco en el Río 
de la Plata. La misma armonía y proporción, aún cuando ca- 
si con seguridad provienen de distintas manos, se observa en 
las sobrias rejas de las ventanas de la planta baja, siendo cu- 
rioso que los balcones de la fachada principal presenten un di- 
bujo por demás sencillo, cosa quizá bien explicable por las di- 
ferencias de mano y de recursos. (102) 

Estimo que la fachada principal debe conservarse tal cual 
está, salvo, quizá, la construcción del pretil superior de piedra y 
tal cual retoque al referido frontón que no es muy hermoso por 
cierto, pero esa fachada ya tiene carta de ciudadanía en la ciu- 
dad, así la han conocido varias generaciones, la pátina del tiem- 
po ha hecho su obra ennobleciendo el conjunto, contribuyendo 
a que pasen desapercibidos, a la vista de los más, los defectos ano- 
tados. Tal cual está el Cabildo es una reliquia, porque si hay en la 
ciudad un edificio realmente histórico, ese es él, donde se realizó 
el famoso Cabildo Abierto el 21 de Setiembre de 1808, como lo 
recuerda la placa de bronce adosada a su frente principal. En 


(102) Cuando el Poder Legislativo abandonó el histórico recinto para 
trasladarse al actual palacio que ocupa, presenté un proyecto a persona in- 
fluyente de mi relación — el Dr. Baltasar Brum — por el que se conser- 
vaba la sala del Senado en toda su integridad, destinándola a sede del Instituto 
Histórico y Geográfico, junto con la amplia habitación ocupada entonces 
por la antesala del Senado, que serviría para Secretaría del Instituto. 

Pese al apoyo del Dr. Brum, firme y entusiasta como lo demostró 
en toda su actuación, hasta llevarlo a inmolar su vida en aras de un ideal, 
no pudo llevarse adelante la idea que hubiera conservado en toda su in- 
tegridad el salón, respetando el suntuoso mobiliario, sus magníficas arañas 
de cristal, cortinados, etc., todo pleno de carácter, perdido en el día. 


f 


Horacio Arredondo 241 

toda su larga existencia allí se han defendido con tesón las liber- 
tades públicas, de una manera tan completa y tan hermosa que 
realmente sorprende que no haya aparecido aún el trabajo que 
la ponga de relieve. Dentro de sus muros venerables obtuvieron 
sanción todas las leyes por las cuales la República se rigió du- 
rante su primera centuria y allí fueron ungidos, con la máxima 
representación, casi todos los Presidentes de la República, excep- 
to Rivera en 1839, Lorenzo Batlle y Baltasar Brum, hasta que 
el Poder Legislativo, no hace muchos años, se trasladó a su ac- 
tual alojamiento. (103) 

Respetarlo tal como está, con un reacondicionamiento en lo 
interior que hiciera desaparecer parte de las obras hechas pan 
alojar al Consejo Nacional de Administración, estimo que es 
la consigna y, si alguna variante pudiera haber, en lo que su 
destino se refiere, lo pertinente, con arreglo a derecho y a jus- 
ticia, sería retroverterlo al dominio municipal, pues esa casa 
fue la Casa del Pueblo de Montevideo, levantada con enormes 
sacrificios con sus dineros, para tal fin, desde la época hispá- 
nica, y nunca debió haber tenido otro destino. (104) 

Su sólida fábrica fué terminada, en lo fundamental, en las 
postrimerías del dominio español por el Maestro de obras don 
Tomás Toribio, cuya inteligente acción está también ligada a las 
de mayor envergadura de la ciudad, durante todo el tiempo en 
que actuó, descollando siempre. (103) así como en Buenos Ai- 


(103) Durante la Presidencia del Dr. Juan José Amézaga se nombró 
una comisión para estudiar las reformas que convendría realizar en el edi- 
ficio. Desgraciadamente fué muy numerosa y quizá, por esta causa, no 
hizo nada. La integré como delegado del Instituto. La presidió Raúl Mon- 
tero Bustamante. Se subdividió en dos; una para estudiar los aspectos téc- 
nicos, la otra los históricos. Fui designado presidente de esta última, pero 
pese a los esfuerzos de algunos compañeros, desgraciadamente, no se llegó 
a producir el informe. En ese entonces adelanté mi parecer de reservar el 
recinto que ocupó la sala de sesiones del antiguo Cabildo colonial, para 
reconstruirlo con la reproducción de su ambiente original, tal como se 
ha hecho en muchas partes, en Buenos Aires, por ejemplo. 

(104) Hace algunos años, integrando la Comisión Municipal de Cul- 
tura, presenté un proyecto sugiriendo la conveniencia de que la autoridad 
municipal reivindicara para su patrimonio esa casa que le pertenece. 

(10Í) No doy mayor extensión a este texto, dentro de los límites 
pertinentes, por saber en prensa, patrocinado por el Instituto, una obra 
de Carlos Pérez Montero, en que el tema es tratado a fondo. 



242 


Civilización del Uruguay 


res donde dirigió la construcción del Coliseo en 1805 , según los 
planos del ingeniero Aguado y mediante un honorario de cua- 
trocientos pesos que no era poco para ese entonces. 

Hospitales 

El antiguo hospital de Caridad, hoy Maciel tuvo sus co- 
mienzos modestísimos en la época hispánica, pero el edificio de 
severas líneas neoclásicas que hoy ocupa, fué comenzado du- 
rante la época de la Cisplatina, planeado por el arquitecto don 
José Toribio, hijo de don Tomás, también Maestre Mayor de 
Obras. Ambos Toribio ocuparon dicho cargo y, don José, de 
1829 a 18 50, año de su fallecimiento como lo afirma Giuria. Si 
bien la primitiva obra de Toribio se adosó a la antigua Capilla de 
la Caridad, que fué el sector religioso del hospital, ocupando 
toda la actual manzana de Guaraní, 25 de Mayo etc., el edifi- 
cio fué realizado en distintas etapas. En la ampliación prin- 
cipal, verificada sobre la calle 25 de Mayo, intervino el arqui- 
tecto Bernardo Poncini. La corona un frontón y, sobre él, se 
colocaron tres estatuas de mármol que representaban la Fe, la 
Esperanza y la Caridad, las que parece fueron de las primeras 
que vinieron al país. Esta ampliación data de 1860; las otras 
posteriores, fueron de 1879 y 1889. 

Al presente, se diría que toca a su término la ocupación 
para hospital de este vetusto y hermoso edificio, pués habiéndo- 
se terminado la construcción del grandioso Hospital de Clíni- 
ca, se proyecta darle otro destino. 

* 

Dentro de los grandes edificios hospitalarios levantados en 
la pasada centuria, merece lugar destacado el Italiano, en sus 
dos localizaciones. 

El primer Hospital Italiano fué erigido en la esquina de las 
calles Soriano y Paraguay. Hoy, es propiedad del Estado y, pre- 
via adaptación, lo ocupó la Universidad de Mujeres, etc., y, en 
los días que corren, la Inspección General del Ejército. Se em- 
pezó a construir con fondos allegados por la colonia italiana 
para hospital, pero luego de una serie de vicisitudes, no llegó a 
funcionar como tal. 


Horacio Arredondo 


343 


Sus fachadas exteriores e interiores, de líneas armoniosas y 
severas, así como su planta muy bien distribuida,, fueron con- 
cebidas por el maestro de obras Pedro Fossati y, prácticamente, 
la obra estaba muy avanzada en 18 54, aunque luchándose siem- 
pre con la escasez de fondos que, de ser abundantes de primera 
intención, hubieran dado término al edificio mucho antes de 
la fecha en que totalmente lo fué. 

En 18 57, fué cuartel con motivo de la revolución conser- 
vadora, luego alojó al Liceo Montevideano; de 1863 a 1865, vol- 
vió a ser cuartel a raíz de providencias tomadas por el go- 
bierno de Berro y, finalmente, durante toda la guerra del Pa- 
raguay llegó su destino a hospital del cuerpo expedicionario bra- 
silero alojando a los heridos y enfermos que podían traerse de 
los lejanos campos de batalla. En 1883, adquirido por la Maso- 
nería, por largos años fué la sede del Gran Oriente Uruguayo, 
para luego pasar a poder del Estado. 

A poco tiempo de terminado el edificio se suscitó entre la 
colonia italiana, muy numerosa y adinerada, el largo pleito de si 
era o no apto para hospital y, habiendo triunfado la tendencia 
negativa, se comenzaron a allegar recursos para levantar el edi- 
ficio que actualmente ocupa en la avenida 8 de Octubre, Bou- 
levard Artigas y calle Canning. Es obra del ingeniero italiano 
Luis Andreoni, quien fué su Presidente perpetuo, alcanzando 
esta insigne distinción con sobrados títulos, pues fué el autor de 
los planos, el director de la construcción y su administrador ejem- 
plar hasta su fallecimiento. 

Teatros 

La Casa de Comedias, primer teatro de la ciudad, levantada 
en 1793 por Miguel Cipriano de Meló, "con el objeto de distraer 
al pueblo de las ideas de libertad” — según cita documental de 
Pivel — subsistió, con varias reformas, hasta ser suplantada por 
el teatro de San Felipe, a poco San Felipe y Santiago, patrones 
de la ciudad. 

Ocupaba un amplio solar en la calle l 9 de Mayo, con fren- 
te al sud, en la pequeña manzana en que hoy se levanta el 
palacio de don Félix Ortiz de Taranco, de estilo francés, Luis 
XVI, ahora del Estado, por liberal venta de su sucesión, ocupado 


is 


24-4 


Civilización del Uruguay 


ñor el Ministerio de Instrucción Pública y que debiera ser la 
sede de un Museo de Arte, de Amoblado y Decoración, o cosa 
similar, -de artes aplicadas— para estar a tono con sus caracte- 
rísticas y para evitar la destrucción interior como tendrá que 

suceder, alojando a una oficina pública. 

Al decir de De María, el viejo cronista de la ciudad, presen- 
taba dos órdenes de palcos con sus corredores y la cazuela. Los 
bajos, sólo seis por lado, llegaban a la mitad de la sala para dar 
más extensión a la platea. El proscenio, proporcionado al local, 
con tres salidas. Una, al norte, por la pieza destinada a guardarro- 
pía y camarines; otra, al oeste, en un extremo de la pieza que 
servía de depósito y, otra la puertecilla que daba al corredor 
de los palcos bajos. Además, para facilitar la salida de la concu- 
rrencia, había una puerta de zaguán al norte. Respecto de la 
fachada dice: "dos puertas anchas y bajas para la entrada prin- 
cipal y sobre ellas, tres ventanas con unos barrotes que hacían 
de balconcitos para las cazueleras. A la izquierda otra puerta 
independiente que conducía a la escalera de entrada, de la cazuela. 
Entre ellas, la ventanilla baja de la boletería . 

Desaparecido este primer teatro, que durante su funcio- 
namiento sufrió algunas reformas sin mayor importancia, en- 
contramos funcionando el primitivo San Felipe, en 1856, en 
el propio solar de la Casa de Comedias, quizás mas ampliado en 
su área primitiva. Según la muy autorizada opinión de Fer- 
nández Saldaña —a quien tanto debe la crónica y la iconografía 
nacional— esta edificación fue realizada bajo la dirección del 
maestro pintor Antonio Casanova, financiada por Juan da Sil- 
va Figueira Henriquez, fuerte comerciante portugués, que luego 


se retiró a su país de origen. 

Siguiendo la misma fuente, agregaré que en 1871 se le re- 
formó, pero no pudiendo sostener la competencia con sus nue- 
vos rivales, Solís y Cibils, se demolió en 1879, levantando Juan 
Henriquez Figueira, sobrino y administrador del antiguo pro- 
pietario, otro teatro de mayor importancia de acuerdo con los 
planos del arquitecto José Claret, sala de espectáculos que en- 
tró en actividad el l 9 de Mayo de 1880, día de los patronos San 
Felipe y Santiago y nombre de la calle en que se levanta. La 
fachada, presenta las líneas clásicas que pueden observarse en 
la composición del pintor Benzo que publico, sacada directa- 



Horacio Arredondo 


245 


mente de fotografías originales que no se insertan por varias 
razones y, entre ellas, por tomar al edificio muy perfilado, sin 
duda por lo angosto de la calle que dificulta la acción del ope- 
rador carente de espacio para darle perspectiva. 

Tenía dos órdenes de palcos, y en la platea ochenta sillo- 
nes y ciento setenta y cinco butacas, cazuela y demás como- 
didades, incluso café y confitería en la planta baja del edificio 
anexo sobre la plaza Zabala, donde se reunía la concurrencia 
en los entreactos. 

* 

El Teatro Cibils, comenzado en 1868 e inaugurado en 1871, 
fue construido por cuenta de un fuerte comerciante, don Jaime 
Cibils, según planos del ingeniero Juan Alberto Capurro, de lí- 
neas clásicas y marcado gusto italiano. Situado en la calle Itu- 
zaingó casi Piedras, su fachada principal se levantaba bis a bis 
con la casa de su propietario. Creo recordar que, en determina- 
da época, tuvo también su café y confitería en el edificio anexo 
de la esquina de Piedras, para ser utilizado por la concurrencia 
en los entreactos, pero, desde luego, sin conexión arquitectónica. 

Superior a San Felipe pero inferior a Solís, desfilaron por 
su escenario grandes figuras de la escena lírica, pese a su poca 
capacidad para el movimiento de masas que demandan la mayo- 
ría de las óperas. Igualmente artistas renombrados de la come- 
dia y del drama. En sus últimos años fué lugar consagrado a la 
zarzuela española — junto con el desaparecido Politeama, Co- 
lonia y Paraguay — habiendo actuado, en su final, casi perma- 
nentemente, una compañía de zarzuela que disponía de dos fi- 
guras femeninas, la Martorell y la Gásperis, cuya influencia en 
la opinión de la cazuela, dió origen, a una rivalidad, generado- 
ra de no escasos aunque pequeños tumultos, a base de arañazos 
y mojicones. 

Fué destruido por un incendio en 1912. 

* 

El Teatro Solís no sólo fué y sigue siendo nuestro primer 
coliseo, sino que durante largos años fué el primero de Sud- 
américa y sigue ocupando, con las reformas que en su interior 
se han realizado últimamente, uno de los primeros lugares en el 
continente. 


246 


Civilización del Uruguay 


Como el Cabildo en la vida pública, la Catedral en lo re- 
ligioso, el Solís tiene una tradición teatral realmente extraor- 
dinaria y quizá sea el primero en su género en la vida de los 
grandes teatros sudamericanos, tal es la cantidad y calidad de 
las figuras de destaque mundial que han actuado en su vasto 
escenario. Su interior, remozado en la actualidad, no ha per- 
dido ni sus líneas, ni su notable acústica, .tan elogiada en sus 
cien años de existencia. Como es un viejo teatro, pese a su de- 
coración, cuidadosamente retocada, tiene ese algo de arcaísmo 
que hace recordar a la Scala de Milán, al Carlos Felice de Ná- 
poles, al San Carlos de Lisboa, al Covent Garden de Londres, etc., 
en su sala, con disposición fuertemente evocadora de su brillante 
tradición. No presenta el aspecto "abierto” de los teatros moder- 
nos con sus plantas de palcos sin columnas. Nuestro Solís expone 
su triple y superpuestas plantas de palcos con sus soportes de hie- 
rro casi esfumadas, durante la representación, así como las dos su- 
periores de cazuela y paraíso, con la vieja característica de su 
columnata. Se disimula con la semi oscuridad en que se desarro- 
llan los espectáculos, al ser pintadas con el mismo tono de los 
fondos de sus paredes. Si de ciertos puntos de vista pueden re- 
sultar desventajosos la visión de esos soportes vetustos, de otros 
le son convenientes. Ese noble y antiguo ambiente rezuma tra- 
dición y evoca las escenas grandes y hondas allí vividas por las 
generaciones que nos han precedido, que les tocaron vivir en 
épocas en que los grandes genios del arte teatral produjeron, 
con sus creaciones, sensasiones superiores difícilmente supera- 
das en el día. Hoy, al ver actuar en su escenario a los grandes 
actores, es como escanciar una emoción nueva y pura en un 
afiligranado recipiente de las épocas pretéritas o como beber 
un vino joven estacionado en un odre añejo. ( 106 ) 

La idea de dotar de un gran teatro a la ciudad estaba en el 


(106) Hasta la fecha, no se ha escrito una historia del teatro uru- 
guayo, enfocada desde un punto integral para la cual hay mucho material 
disperso y algunos trabajos fragmentarios de valía. Es obra que tarda 
y que quizá pudiera acelerarse instituyéndose, por la autoridad compe- 
tente, un premio que compense, en algo, su realización. Cuando ese tra- 
bajo se efectúe se reivindicarán para nuestro acervo cultural muchas co- 
tas — obras y autores — y se leerá, quizá con asombro para muchos, 
la nómina de los más calificados actores de la escena mundial co- 


Horacio Arredondo 


247 


ambiente montevideano al promediar el pasado siglo XIX. Lo 
prueba la facilidad con que se aportaron los primeros fondos. 
Cosa de sorprender es el pensar que en aquel pequeño ambiente 
se hablara de levantar obra tan monumental. Hasta en el plano 
del urbanista Carlos Zuchi de 1837, está presente la idea de la 
construcción de un gran coliseo y se le marca el sitio en que 
debiera erigirse en lugar muy cercano donde al poco tiempo se 
levantó. En Julio de 1840, se constituyó la sociedad de accio- 
nistas, encomendándosele al arquitecto mencionado, acompaña- 
dos por los también arquitectos Lomat y Krafft, la confección 
del plano respectivo. 

No es aquí el lugar para hacer la historia de la construc- 
ción del Solís, como tampoco la de otro edificio por importante 
que sea, pero si debo dar la suscinta nota del caso diciendo que 
no se aceptó el proyecto de Zuchi, quien a poco se ausentó del 
país con destino al Brasil. Se aceptó, en cambio, el proyecto del 
arquitecto Francisco Xavier Garmendia, su rival en ésta y otras 
obras, cuyos planos de algunas de sus plantas publico. (107) 


mo visitantes de nuestro medio. En lo que a este aspecto se refiere, 
la justificación del por qué los más grandes artistas del mundo vi- 
sitaron el Río de la Plata, se tendrá en la avidez con que los públicos 
rioplatenses reclamaron la presencia en sus escenarios de los astros del tea- 
tro universal y de la prodigalidad con que invirtieron su dinero en los 
altos costos que su traslado exigió. Paralela a esta acción, se verá el 
alto fruto cultural que rindieron, por cuanto la frecuentación de esos ar- 
tistas, en largos años, formó un público capaz — que no sólo residía en 
la platea sino, quizá en mayor número, en el público de las galerías supe- 
riores. Y fué exigente y hasta temido por no pocos actores que aspira- 
ban a sobresalir en primera fila. 

En esa afluencia de notabilidades a los coliseos de Buenos Aires y 
de Montevideo, nuestro Solis, posiblemente por ser el teatro más capaz 
de la ciudad, se lleve la palma, pues en la vecina capital muchos actua- 
ron en el primitivo Colón, luego en la Opera, y finalmente en el nuevo 
Colón, sin olvidar los trágicos y comediantes, casi siempre franceses, que 
brillaron en el Odeón. Solis, por ser único en su categoría, concentró la 
actuación de todos esos artistas y, de ahí, su brillante tradición. 

(107) Tampoco es aquí el lugar, ni en nota, de puntualizar hechos 
y motivos de las diferencias entre estos dos profesionales, aunque creo 
que corresponde la mención de esa rivalidad con breve comentario. 

Zuchi, como urbanista, fué superior a Petrarca y a Reyes, los inge- 
nieros delineadores de la vieja y nueva ciudad. A él se le debe la am- 
pliación de la Plaza Independencia, pero es evidente que era un hombre 


248 


Civilización del Urucuay 


Comenzadas las obras, a poco se detuvieron por la Guerra 
Grande que paralizó la marcha del país y puso en peligro hasta 
su independencia durante diez largos años, a cuyo término, sin 
"vencidos ni vencedores”, volvieron a reiniciarse, no obstante el 
estado de postración a que se había llegado como consecuencia 
de la larga y porfiada contienda. Se inauguró el 21 de Agosto do 
1856. Los edificios laterales adosados al cuerpo principal, proyec- 
tados por el arquitecto Víctor Rabú, fueron construidos poste- 
riormente. 

Los gráficos que intercalo en la Sección correspondiente, 
excusan su descripción. La denominación de Solís fue fruto del 
resultado de un sorteo pues estaban en juego varias denominacio- 
nes y, en la imposibilidad de llegar a un acuerdo, se hicieron 
cédulas para terminar el impase. En los últimos tiempos, una de 
las alas laterales, la del Oeste, en los altos, fué ocupada por "Dia- 
rio del Plata” — ahora por la Comisión Nacional de Bellas Ar- 
tes — , los bajos, por el Museo de Historia Natural; la otra, los 
bajos, el restaurant "Severi”, prestigioso lugar de comidas de la 
ciudad y, los altos, por el biógrafo Splendid. El desplome del 
techo de esta sala de espectáculos fué la causa indirecta del re- 
mozamiento del Solís, exterior e interiormente, previa adqui- 
sición del Municipio. 

Este cambio de dominio fué altamente favorable para la 
conservación del edificio así como el reacondicionamíento ur- 
banístico de sus alrededores cuyo primeros pasos han sido feli- 
ces: la expropiación de la esquina de Buenos Aires v Bartolomé 
Mitre para hacer un reducido jardín alrededor de los pequeños 
trozos de la muralla colonial que allí quedan y la demolición de 


que en su actuación levantaba serias resistencias, chocando con medio mun- 
do. Italiano, tenia, para esa época, el pecado de ser bonapartista, el so- 
juzgador de su pais. Venido al Plata, al parecer con el grupo de técni- 
cos atraídos por Rivadavia que, entre otros trajo a Pellegrini, la vida se 
le hizo imposible en Buenos Aires a poco de actuar, repitiéndose el caso 
aquí. Cuando pasó al Brasil hasta se le acusó de ser espía, cargo no pro- 
bado desde luego, pero que indica la pasión con que se le combatía. La 
renuncia, no aceptada, del cargo de vocal de la Comisión Topográfica, sus 
tiquis miquis con Garmendia, etc., son temas interesantes para un estudio 
de detalle para el cual, el arquitecto Pérez Montero ha allegado los pri- 
meros materiales en un trabajo de investigación y de análisis, interesante, 
pero no exhaustivo. 


Horacio Arredondo 


249 


la manzana edificada de Liniers, F econquista, Juncal y Buenos 
Aires, transformada en plazuela que sirve de emplazamiento a 
la estatua de Juan Manuel Blanes, nuestro gran pintor, obra de 
Belloni. Tengo entendido que esta obra inicial, feliz, será com- 
plementada con espacios libres y verdes en el resto de los con- 
tornos del coliseo que le darán la perspectiva y el realce que 
merece. 

Correo 

Fue levantado en la calle Sarandí entre Treinta y Tres y 
Misiones, en 1867, por iniciativa de su director don Alejandro 
Gutiérrez, a cuya obra constructiva hace un elogio merecido 
Fernández Saldaña en una de sus colaboraciones en el Suple- 
mento” de "El Día”. Los planos fueron del ingeniero inglés To- 
más Havers siendo su constructor el maestro italiano Juan Mar- 
tinelli. 

Presentaba líneas correctas que luego fueron alteradas, en 
algo, con el agregado de un segundo piso en 1898. 

Parte de esta construcción la ocupó la sección Telégrafos 
de la antigua Dirección de Correos y Telégrafos. Accidental- 
mente, un sector del edificio alojo, hace muchos años, el Museo 
y la Biblioteca Nacional. 

Actualmente el Correo ocupa un gran local inmediato 

Sarandí y Misiones — expresamente edificado a tal fin, más 

que justificada inversión por el desarrollo sorprendente del orga- 
nismo que hizo insuficiente una tercera planta que, en el local 
primitivo se construyera. Este con sus tres pisos, aloja, desde 
1933, a la Dirección de Radio Comunicaciones a cuya jurisdic- 
ción pasó la antigua sección Telégrafos. 

Hoteles 

Montevideo siempre ocupó un primer plano envidiable, 
dentro de las urbes sudamericanas, en la disponibilidad de glan- 
des hoteles, todos debido a la iniciativa privada, construidos 
especialmente a los fines de su mejor explotación. Felizmente 
esta actividad sigue ocupando igual rango extendiéndose esta 
modalidad al interior del país y en especial a su litoral atlántico, 
con la particularidad de que el Estado — de cuarenta años atrás 


250 


Civilización del Uruguay 


viene acelerando esa tendencia poniendo a la disposición de los 
interesados sumas varias veces millonarias en préstamos a bajo 
interés y largo plazo de amortización o construyendo "parado- 
res” y grandes hoteles por su cuenta en lugares aptos para el 
desarrollo del turismo. 

Una breve reseña de edificios construidos especialmente 
para casas de comida y hospedaje desde mediados del siglo XIX, 
principalmente, en adelante, creo corresponde. 

Hotel D’Universe, levantado en 1866 en la esquina de la 
plaza Independencia y Ciudadela, en la manzana limitadas por 
ellas, Colonia y Juncal que, como ampliación de este estableci- 
miento lo ocupó luego el "Bella Barcelona”. Posteriormente la 
denominación fué sustituida, o acortada, reducida al nombre 
de la populosa capital de Cataluña. Hoy, toda la pequeña man- 
zana la ocupa el magnífico palacio del "Victoria Plaza Hotel”, 
próximo a inaugurarse, uno de los más suntuosos del continente 
con un costo de diez millones de pesos oro. 

El "Gran Hotel Americano”, magnífico edificio construido 
por Juan Miguel Martínez, progresista hombre de empresa, 
primer presidente de la Sociedad de accionistas del teatro So- 
lis, en la esquina de Cerrito y Misiones, sobre planos del ar- 
quitecto Víctor Rabú, fué uno de los más importantes. Mucho 
antes de 1900 fué modificado destinándolo a escritorios y no 
hace muchos años fué demolido, ocupando el solar un Banco. 

El "Hotel Español” edificado por otro capitalista progre 
sista, Juan María Pérez, en las calles Sarandí, Juncal y Bacacay 
sigue desempeñando su papel pasando por diversos propietarios 
tanto el edificio como la explotación. Hoy lo ocupa el Hotel 
"Condal”. 

El "Hotel Oriental” cubrió casi un cuarto de manzana 
en la esquina de Solís y Piedras. Terminado en 1865 fué, por 
largo tiempo, orgullo de la ciudad. Este Hotel Oriental ya exis- 
tía en 18 58 en esa misma calle de Solís — N. 9 24 — desde luego 
en local de menor entidad. Los planos del Hotel Oriental vi- 
nieron de Inglaterra encargados por el célebre financista Dr. 
Emilio Reus. Fué demolido para dar lugar al palacio del Banco 
de la República que ocupa toda la manzana: Solís, Piedras, Ce- 
rrito y Zabala. 

"Hotel Piazza Bianchi”, en las calles 25 de Agosto, Misiones 


Horacio Arredondo 


2 i l 

y Treinta y Tres, a su final, casi en el "boquete”, demolido para 
dar paso a la Rampla Portuaria. Hacía recordar a los genoveses, 
el lugar origen de su nombre y gozaba de fama por su cocina 
italiana, especialmente platos marineros. 

"El Pyramides”, inaugurado en 1874, donde hoy se en- 
cuentra, Sarandí e Ituzaingó. A principio de este siglo se le agre- 
gó un piso que ocultó su característico mirador. Excelente co- 
cina francesa y renombrada bodega de Burdeos y Borgoña lo 
explotó el matrimonio Oriz y luego Pedro Turón, todos fran- 
ceses. 

"Hotel de la Paz”, en Cerrito, a mitad de cuadra entre Za- 
bala y Misiones. Cocina francesa y hermosísimo patio al descu- 
bierto, con plantas semi tropicales. Lo explotó largos años Adrián 
Pouppar. 

"Hotel de la Paix”, en 25 de Mayo entre Misiones y Trein- 
ta y Tres, también de tres plantas, como los anteriores. Lo re- 
genteó monsieur Mompeu, famoso por su cocina y su "cave”. 
Luego "Central”, ahora desaparecido. 

"Hotel Nacional”, levantado en 1887 en la famosa época 
de Reus, por el Banco Constructor Sudamericano de que aquél 
era alma mater. Monumental edificio que caracterizó el sector 
extremo oeste de la ciudad: la entrada del puerto. Con sus man- 
sardas desmanteladas se conserva siendo un "hervidero” de re- 
particiones públicas. Largos años lo ocupó la Universidad. 

En la manzana contigua, hacia el oeste, fué levantado el 
edificio especial de planta baja que alojó, por largo tiempo, el 
establecimiento de baños de Gonoilhu, con sus dos grandes pisci- 
nas, para hombres y mujeres, y sus amplios y bien decorados sa- 
lones de estar. Sin disputa fué lo mejor de su género en el Plata. 
Fué demolido a principios del siglo XX. 

Fácil me sería extender esta nómina de hoteles pero, ha- 
biendo destacado los principales creo innecesario darle mayores 
proporciones desde que no se trata de hacer un resumen de la 
hotelería en el pasado; pero, hago una excepción y cito un es- 
tablecimiento que no era de hospedaje sino casa de comida, "res- 
taurant”, tan afamado por sus productos varios como por sus 
vinos. Me refiero a la rotisería Charpentier, en la calle Saran- 
dí, que ocupaba el sitio donde luego se levantó la tienda de 
Corralejo y hoy el Banco Hipotecario. Fué célebre como casa 


2Í2 


Civilización del Uruguay 


de comida y constituyó el deleite de los gourments montevidea- 
nos a fines del pasado siglo por sus fiambres, su pastelería y sus 
"menú”. Algo por el estilo es hoy, y desde hace más de medio 
siglo, la Confitería del Telégrafo, en 2 5 de Mayo entre Cámaras 
y Cerro, actualmente B. Mitre. 

Otros Edificios 

Rabú fue el autor del hermoso edificio que ocupó la Bol- 
sa de Comercio en la esquina de Zabala y Piedras, demolido 
cuando se levantó el actual palacio del Banco de la República. 
Era una construcción cuya arquitectura respondía al renaci- 
miento italiano. 

El Asilo de Huérfanos, hoy subsistente en la calle San 
Salvador, Gonzálo Ramírez, Juan Jackson y Eduardo Acevedo, 
de estilo románico, también fué obra de Rabú. 

El Banco de Londres, 1869, fué construido con arreglo a 
planos traídos de Inglaterra, en amplio solar de la calle Cerrito 
entre Misiones y Zabala y, luego ampliado hasta ésta colocando 
la entrada principal en la ochava de esa esquina. Esta ampliación, 
efectuada hace unos veinte años por la firma John Adams 
Broar y Cía. con arquitectos ingleses, fué supervisada en In- 
glaterra según mis informes. 

El edificio de líneas griegas de granito azul y rojo que ocu- 
pó el Banco Británico absorbido luego por el Anglo, edificado 
en 1890, que se conserva en la actualidad con toda su pureza 
de origen, tengo entendido responde también a concepciones 
de técnicos británicos. El Anglo fué refundido por otras fir- 
mas bancarias inglesas. 

El antiguo Templo Inglés, construido por Antonio Pau- 
llier en 1843, con sus conocidas características greco romanas 
y sus columnas dóricas, fué demolido para dar paso a la Ram- 
bla Sud, levantándose en cambio, una dúplíca del original en 
paraje inmediato rodeado de jardines, que dan prestancia y ca- 
lidad a su clásica masa. Esta perduración es un bello gesto que 
dice de cultura y comprensión, y si bien tuvo origen en la co- 
lectividad inglesa, es de destacar que nuestro Municipio con 
igual comprensión y con gran desinterés, hizo la expropiación 
del caso, invirtiendo fuerte suma en la ornamentación exterior 



Horacio Arredondo 


253 


formando un hermoso marco que, desde luego, distó de tener 
el edificio original cuya expropiación fué altamente pagada pa- 
ra facilitar la suplantación a que nos referimos. ( 108 ) 

* 

El edificio del Club Católico, con las ampliaciones que ló 
gicamente se le hicieran al edificio original que fuera mucho 
más modesto, de Juan Teodoro Vilaza — 1832 — para sede de 
un centro social de importancia, ostenta puerta de grandes cuar- 
terones y fuertes rejas en sus aberturas del piso bajo. Da una 
marcada impresión de arcaísmo la fachada, bastante afeada por 
su antiestético frontón. En cambio, en la parte alta, presenta un 
balcón corfido de afiligranado dibujo de felicísima concepción. 
Tengo entendido que antes de transformarse en el edificio de 
hoy, por dadivosa venta hecha a la Curia con el destino que 
tiene por el Dr. Alejandro Gallinal, la antigua casa de Vilaza 
había quedado transformada en casa de inquilinato con traslado 
de dominio a terceros. En época más reciente, alojó a la Junta 
E. Administrativa, que también ocupó la antigua casa de Pedro 
Saenz de Zumarán en Sarandí y Zabala. 

El edificio destinado a centro social que sobresale en 
el pasado, es el ideado y construido por el ingeniero Luis An- 


(108) Al demolerse el templo, la Comisión de la Rambla Sud, orga- 
nismo administrativo cxpropiador, buscó con ahinco la piedra fundamental 
colocada al iniciarse las obras, pues constaba, en los diarios de la época, 
tiue encerraba algunas piezas arqueológicas de interés. Tras no poco tra- 
bajo se dió con ella en Agosto de 1934 y, entre lo captado, como pieza 
principal, una plaqueta de plata en la que figuraba, trabajada a cincel, las 
constancias del caso que son del mismo tenor de lo grabado en la piedra co- 
locada sobre el dintel de la puerta de entrada del antiguo templo, tam- 
bién ubicada en el mismo lugar en el actual. 

Pasado algún tiempo, Sir Millintong Drake, Ministro inglés en Monte- 
' ideo, tuvo conocimiento de la existencia de esa pieza entre las coleccio- 
nes del Museo Histórico Municipal, donde todo lo logrado se había guar- 
dado, y solicitó de la Intendencia Municipal, a cargo en ese entonces del 
arquitecto Horacio Acosta y Lara, su entrega para conservarla entre los 
recuerdos del templo como lo deseaba la comunidad británica administra- 
dora. No sin viva resistencia de mi parte fué entregada, pero antes hice 
sacar una duplica, en plata y que salió perfecta, que es la que se con- 
serva junto a la medalla también de plata del general Rivera, etc., prove- 
niente de aquel lugar, en dicho establecimiento. 


254 


Civilización del Uruguay 


dreoni para sede del Club Uruguay en la calle Sarandí, frente 
a la plaza Matriz, local que aún hoy hace honor a la arquitectura 
de la ciudad, en especial, por sus interiores. La amplitud, sun- 
tuosidad y acertado decorado de todas sus dependencias y, so- 
bre todo, la belleza y proporciones de su magnífica escalinata, 
por la que se accede a sus dos plantas superiores, no ha sido su- 
perada, en mi opinión, por ningún otro edificio similar o cons- 
truido para otro destino, sin olvidar el igualmente suntuoso y 
moderno palacio del Jockey Club, obra del arquitecto francés 
José Pedro Carré. También del ingeniero Andreoni es la esta- 
ción Central del Ferrocarril — con una gran escalinata de már- 
mol muy suntuosa pero no tan eurítmica como la menciona- 
da — ; el antiguo local del Banco Español — 25 de Mayo y Za- 
bala — el Hospital Italiano ya referido, quizá, junto con el Club 
Uruguay, lo mejor de su obra en materia de edificios con des- 
tino a usos públicos. 

* 

La arquería de la plaza Independencia conocida por la Pa- 
siva — por Arcos de Gil en la primera etapa — fué obra, con 
reminiscencias de la existente en la Rué de Rivoli, en París, del 
arquitecto italiano Carlos Zuchi a quien ya me referí con mo- 
tivo del teatro Solís, que actuó en nuestro medio de 1836 a 
1 842, y fué uno de los mejores urbanistas que actuaron en nues- 
tro medio, mejorando el plano de la ciudad nueva delineado por 
el general de ingenieros don José María Reyes, ilustre geógrafo, 
introduciendo modificaciones, y ensanchando el área destinada a 
la plaza Independencia hasta darle las proporciones que tiene ac- 
tualmente. Tales iniciativas las tuvo como integrante de la Comi- 
sión Topográfica y sería interesante saber porque proyectó la ar- 
quería que, en sus orígenes la establecían las leyes de Indias para 
comercios. La Pasiva fué construida por don Elias Gil en lo 
que se refiere al tramo Liniers y Ciudadela. La otra parte de 
la arquería que parcialmente circunda la plaza Independencia 
responde a directivas del arquitecto B. Poncini. Es de deplorar 
que no exista uniformidad arquitectónica en esa arquería, desde 
luego con las características de Poncini, así como que ella no 
circunde totalmente el perímetro de la plaza. 



Horacio Arredondo 


25 5 


La Cárcel Preventiva y Correccional, en las calles Migue- 
lete, Arenal Grande, República, es obra del ingeniero Juan Al- 
berto Capurro. Inaugurada en 1888, conserva su aspecto ori- 
ginal pese a los ensanches que han afectado su interior y sus 
laterales. 

El edificio de las Aguas Corrientes, en los Cerrillos, se inau- 
guró en 1871, durante la administración del General Lorenzo 
Batlle, habiéndose iniciado en la anterior, del general Venancio 
Flores. Aunque no presenta mayores méritos arquitectónicos, 
para ese entonces fué una construcción valiosa y de líneas ar- 
moniosas y proporcionadas. 

El primer cuerpo del Cementerio Central fué proyectado 
por Zuchi; la portada y la Rotonda por Poncini. 

De los ingenieros Parcus y Siegerist, alrededor de 1890 a 
1895, son el local del Asilo Maternal de la calle Piedras entre 
Misiones y Zabala y el edificio de propiedad nacional que ocu- 
pa actualmente el Ministerio de Defensa Nacional, que primi- 
tivamente se construyó para casa de baños, etc. 

Del arquitecto Juan Tossi, el edificio de carácter público 
que construyó fué el de la calle 25 de Mayo y Treinta y Tres 
para la Compañía Nacional de Obras Públicas que, a su ex- 
tinción, ocuparon, entre otros, el Club Libertad — predecesor 
del Club Uruguay — y el Club Inglés después de haber abando- 
nado la casa solariega de Vázquez — Rincón e Ituazingó — en 
el predio que detenta hoy el Hotel Nogaró. De Tossi es también 
el suntuoso edificio de Correa, en Rincón y Ciudadela, donado 
al Estado — a la Asistencia Pública — por doña Leonor Ca- 
chón de Correa, ocupado hoy por oficinas públicas — Ministe- 
rio de Industria — siendo también obra suya el edificio de la Lo- 
tería Nacional en la calle Piedras. 

Del ingeniero Juan Alberto Capurro, de mucha actuación 
en las épocas de Latorre, Santos y Tajes, entusiasta de Palladio, 
cuyas modalidades trasuntan sus principales obras, son varias 
mansiones particulares convertidas hoy en reparticiones públi- 
cas: la magnífica residencia de don Carlos de Castro en Bue- 
nos Aires y Bartolomé Mitre; la muy conocida del Capitán Ge- 
neral Máximo Santos, 18 de Julio y Cuareim, que ocupó la 
Presidencia de la República durante la administración del Dr. 
Gabriel Terra, hoy Ministerio de Gobierno y antes Dirección 


256 


Civilización del Uruguay 


de Instrucción Primaria, y la de don Agustín de Castro en la 
calle 25 de Mayo entre Ituzaingó y Treinta y Tres, hoy Con- 
sejo del Niño. Todos ellos edificios de gran suntuosidad, sobre 
que incluyo en la siguiente sección por corresponder a ella por 
su origen. 

La influencia de Andrea Palladio, el talentoso arquitecto 
italiano de 1 5 50 que con su predominio de las columnas y del 
arco creara un nuevo ciclo de la arquitectura vitrubiana, no 
la sufrió sólo Capurro en nuestro medio, pues creo está patente, 
entre otros lados, en la planta baja de la fachada de la estación 
del Ferrocarril Central, obra de Andreoni, para mi inspirada 
en igual planta de la basílica de Vicenza. 

Por otra parte, la influencia de los grandes arquitectos 
italianos, a partir de Bramante hasta fines del "cinquechento”, era 
lógica y está a la vista en detalles de algunos edificios de fines 
del siglo XIX en Montevideo, donde el gusto por esa arquitec- 
tura predominó, dando lugar a algunos buenos aciertos. 

El esgrafiado en fachadas no se intentó; en cambio, el es- 
tuque, en interiores, tuvo aceptación, desde luego, dentro de 
nuestras modestas posibilidades. 


Arquitectura Privada 

ARQUITECTURA PRIVADA. — CASAS COLONIALES DE LA EPOCA HISPANICA 
v DE LA CISPLATINA. CARACTERISTICAS. MODALIDADES DE LA VI- 

VIENDA MEDIA MONTEV1DEANA DEL ULTIMO TERCIO DEL XIX V SU EVO- 
LUCION. — LAS RESIDENCIAS DE LOS ALREDEDORES. — LOS REALIZADORES: 

LOS TORIBIO. MASQUELEZ. VICTOR RABU. ANTONIO PAULUF.R. 

IGNACIO PEDRALBES. — JUAN ALBERTO CAPURRO. — JUAN TOSS1. — LUIS 
ANDREONI. ANTONIO LLAMBIAS DE OLIVAR, ETC. CASAS DE RENTA. 

La casi totalidad de los edificios levantados para vivien- 
das privadas en la época hispánica ha desaparecido, absoibidos 
por la renovación total de la construcción. Queda uno que 
otro resto oculto por refacciones posteriores, con la consiguien- 
te desnaturalización de las primitivas plantas y fachadas. 

Lo mismo puede decirse del periodo de la Cisplatina, sien- 
do de notar que a pesar de haber durado varios años —1862-1829, 
muy pocos desde luego en la vida de una nación— no ha de- 
jado vestigios de la fuerte personalidad de la arquitectura por- 
tuguesa, como quizá fuera de presumir. Tanto es de desta- 
car este hecho cuanto que la misma trajo bastante pobladores 
de ese origen, buena parte de los cuales se afincaron en nues- 
tro medio una vez aquélla terminada, hasta diluirse en la masa 
como consecuencia de entroncamiento con familias patricias, 
dejando una serie de apellidos como única señal de su existencia. 

Quizá ésto pueda ser explicado no sólo por la corta dura- 
ción del periodo, sino también recordando que esa ocupación 
encontró al país postrado después de largos años de guerra con- 
tra el español, Buenos Aires y el portugués. 

La hacienda pública y privada prácticamente hablan desapa- 
recido en esas luchas en que los orientales se habían empleado a 
fondo. Luego, pocos capitales trajo el invasor para ser emplea- 
dos en forma reproductiva; y habiendo predominado siempre, 
durante el lapso portugués y luego el brasilero, un ambiente di- 
fícil para el intruso, lógico era que no se aplicaran a obras per- 
manentes, y sí a operaciones comerciales fácilmente liqui- 
dables, en caso de apremio. Era evidente el deseo de liberación, 
estaba latente el espíritu de rebeldía y esa presión interna no 


2SS 


Civilización del Uruguay 


era por cierto propicia para el aumento de la edificación. Fi- 
nalmente, salvo el caso del empedrado pocas fueron, por no 
decir ninguna, las obras materiales emprendidas por la admi- 
nistración extranjera. Fué una ocupación simplemente militar 
y, tan precaria, que ni aún en este terreno se mejoraron las 
fortificaciones. 

De la edificación privada de mediados del pasado siglo, 
sólo en el corto período de 1830 a 1840 , comienzo de la indepen- 
dencia, señaló progresos, que se vieron detenidos a poco duran- 
te casi diez años 1841-1852 — por la Guerra Grande. Ter- 
minado este azaroso período, y hasta fines del siglo, el progre- 
so fué en constante ascenso, pese a luchas civiles sangrientas 
y a períodos de intensas crisis económicas. La edificación se ace- 
leró en un ritmo pujante y evolucionó hacia formas superio- 
res. De este lapso promisor, algo de lo dicho de los períodos co- 
loniales puede ser aplicado. De lo bueno queda bastante para 
dar una impresión completa a la generación actual y a las fu- 
turas, si se conserva, como es deseable, pero mucho ha sido 
total o parcialmente modificado, cuando no ha desaparecido 
por completo. Es que median cien años, y cien años en pue- 
blos jóvenes, ansiosos de progreso y en que todo estaba por 
hacer, es mucho tiempo. Significa un valor totalmente dis- 
tinto del que tiene en los viejos pueblos de antigua tradición 
y cultura sedimentada. 

En unos casos, han sido demolidos para dar paso a grandes 
edificios; en otro, al abandonarlos sus primitivos moradores, 
dispersados por la limitación de recursos que, generalmente, por 
la división de la herencia, trae a los herederos el fallecimiento 
de sus progenitores, provocó su venta o su alteración. El deseo 
de vivir en casas de menores dimensiones, o la imposibilidad de 
mantener el servicio que demandaba la conservación de aquellos 
inmensos caserones, el mayor valor de la tierra, el incentivo de 
un mayor confort junto con la generalizada costumbre de cam- 
biar de casa por motivos fútiles, — que ha caracterizado la ma- 
nía ambulatoria de centenares de familias montevideanas — fue- 
ron factores para acelerar las transformaciones que anoto. El 
petit hotel de dos o tres plantas, de origen francés, que imperó, 
soberano, al comienzo de la actual centuria — y por tanto fuera 
de este estudio — la casa de apartamientos moderna, también 



Horacio Arredondo 


259 


excluida de esta enumeración, han tenido una gran influencia en 
la última evolución de las viejas casas montevideanas 

Por todas estas razones, y otras coincidentes, me veo pre- 
cisado a presentar el material gráfico ilustrativo del tomo II, 
a base de dibujos tomados directamente de fotografías, de va- 
rias casi siempre, pues, al complementarse, permiten la recons- 
trucción de fachadas adulteradas, "modernizadas”, agregados 
de pisos, nuevas aberturas, supresiones de otras, ventanas con- 
vertidas en puertas y vice versa, casi siempre las de la planta 
baja, en el deseo de habilitar nuevos locales productores de 
mayor renta. Y en lo referente al período anterior a la foto- 
grafía, a grabados, acuarelas, dibujos o reconstrucciones he- 
chas con la base de documentos prolijamente revisados. Podrá 
haber algún error pero, de seguro, sin importancia mayor, ad- 
vertencia que he hecho en nota y que aquí reitero. 

* 

No puede pedirse mayor simplicidad a las fachadas del pe- 
ríodo hispánico conocidas por coloniales. Paredes lisas, encala- 
das de blanco, con un severo cornisón corriendo bajo el alero 
de teja o sirviendo, aparentemente, de base a la balaustrada de 
las de azotea. Balaustrada pocas veces llena y no siéndolo, pre- 
sentando los tramos abiertos casi siempre con barandas de hierro 
empotrados en pilares de material no menos sencillos. Pocas y 
estrechas aberturas, adinteladas, o de arco escarzano, casi siem- 
pre. Las puertas, sobrias, llenas, de recia contextura y durable 
material, a cuarterones, con postigo para entrar — excepcional- 
mente en las muy grandes — pocas veces con pequeñas mirillas 
para observar al que llama. En las de gran tamaño, para evi- 
tar el esfuerzo de abertura de la gran hoja, había tableros la- 
terales de firme. Ventanas sólidamente enrejadas, y sobre el 
arco, su guardapolvo curvo y recto en las adinteladas. A ve- 
ces, los derrames exteriores e interiores — los menos — recu - 
biertos con baldosas de tierra bien cocida y aún con vidria- 
das, azules o amarillas sobre fondo blanco, tipo Talavcra de 
la Reina. Carpintería de madera dura, igualmente recia, de 
dos hojas, con tableros salientes lisos. Tapa- juntas en las uniones 
de las hojas, y en la parte inferior, un grueso listón trabajado en 
forma de pecho de paloma para evitar la entrada del agua en 


19 


260 


Civilización del Uruguay 


los días de lluvia. Postigos sujetos con "capuchinas” de hierro, 
con tantos recuadros como pequeños vidrios — seis u ocho — 
tuvieran las ventanas que se abrían o cerraban a voluntad, su- 
jetos por sencillas aldabillas de seguridad. 

Un exterior reflejo fiel del espíritu del dueño: adusta estam- 
pa del viejo castellano. Carpintería toscamente claveteada a es- 
pacios regulares, pintada de los distintos tonos del verde oscuro 
o del brun Van Dick. Las rejas, siempre negras, resaltando sobre 
el blanco encalado del muro liso, casi siempre con el detalle ar- 
tistico de su rizo central, a veces tres, dispuestos en triángulo. El 
niveo encalado, periódicamente renovado, solía tener una franja 
oscura — grisácea o marrón tirando al negro — a manera de 
friso corriendo a ras del suelo a lo largo de toda la fachada, para 
ocultar la nota poco grata de las salpicaduras del agua produ- 
cida por la lluvia al rebotar en las lozas de piedra tosca o en el 
enladrillado que cubría las veredas. Estas, limitadas a trechos 
regulares por gruesos postes con la misión de encarrilar el trán- 
sito de carretas y toscos vehículos por las calles encharcados o cu- 
biertos de polvo, estados que regulaba el tiempo. (109) 

* 

(109) El Instituto de Cultura Hispánica de Madrid, viene publican- 
do, desde 1946, sus Cuadernos de Arte, que dedica a la arquitectura del 
Sud de España, ("Las rutas de Colón y las torres del Condado de Niebla”, 
"Trujillo”, "Jerez, y los fuertes”, etc.), y en los magníficos gráficos, que 
lo integran, en no pocos casos, está patente la influencia que, en algu- 
nos aspectos, de nuestros modestos comienzos pueden anotarse, y la coin- 
cidencia de enfoques y soluciones comunes que se anota con la arquit:c- 
tura popular del Sud de España. 

Destaco lo que dice en el primero, el Arq. José Hernández Díaz: "En 
las postrimerías de dicha centuaria (XVIII), y en todo el XIX, el arte de 
Andalucía occidental, se refugia totalmente en lo popular, revistiendo en 
Eneas generales un destacado aire de artesanía. Las portadas, los patios, las 
casas de labor, están dotadas de una sencillez y al par de una gracia que 
las salva de hundirse en el olvido. Quizá no hallaremos nombres de Ar- 
quitectos, que impongan su estilo o sus maneras, a un ámbito regional 
grande o pequeño; ni tampoco será posible analizar las construcciones, acor- 
dándose demasiado de las reglas de Preceptistas, más o menos clásicos; 
pero en cambio la labor local de maestros de Obras, totalmente anónimos, 
que con formidable intuición supieron recoger las enseñanzas de siglos 
de historia arquitectónica, saturándolas de carácteres de la más reducida 
geografía, nos ha suministrado un acervo que constituye patrimonio de la 
mayor estimación”. 

Y lo dicho es perfectamente aplicable a nuestro colonial, en lo que 


Horacio Arredondo 


261 


Las pocas construcciones de viso de la Cisplatina, no pre- 
sentaban alteraciones mayores, pues la presencia de falsas colum- 
nas, chambranas, cornisas de mayor volumen y más complicados 
perfiles, así como los edificios de dos plantas, también se vieron 
en las construcciones más importantes de fines del período 
español; como tampoco supervivencias del barroco portugués 
que se anotaron. El arco trilobado, que aparece al término del 
zaguán principal en las casas de Ximénez y Oribe, aún en pie, en 
que alguien ha querido ver influencia portuguesa, imperaba 
casi corrientemente en las grandes mansiones de Bolivia, Perú y 
hasta existió en el norte argentino. Y la mayor perfección en el 
detalle artístico de las rejas, yo, por lo menos, no la he percibido. 

Siempre la reja castellana y andaluza — cuadrada al princi- 
pio, redonda después, en sus barrotes — al final del período hispá- 
nico, fué ornamentada muchas veces con más de un rizo, co- 
múnmente con tres, colocados en dispersión de triángulo, otras 
distintas pero siempre geométrica. Su dibujo se complicó, en 
casas ricas y hasta hubo casos en que el centro de la figura fué 
rematado por un florón saliente, (p. e. en Maldonado). 

En la época cisplatina, quizá pudo haber habido, sobre todo 
en la arquitectura religiosa, alguna influencia del barroco portu- 
gués, tan difundido en el Brasil sureño en los años que me ocu- 
pan, como se evidencia en algunas capillas de Río Grande; pero 
aquí no se hizo presente, ni siquiera, al parecer, en la fachada de 
la iglesia de la Colonia del Sacramento, donde la influencia por- 
tuguesa dominó en la edificación privada, en sus techos de tejas, 
en las puertas de calle y en las ventanas de guillotina. Quizá, con 
mucha buena voluntad, hay vestigio en el moldurado de la 
gran piedra monolítica epigrafiada, que se presume remató o 
constituyó el dintel de la gran portada de la muralla de su re- 
cinto. La disposición de las aberturas del paño principal de la 
iglesia de esta población, quizá, también en sus orígenes, puede 


se refiere a las viviendas particulares urbanas modestas y a la arquitectura 
rural nuestra, que trato en el capítulo siguiente, por que evidencia que 
hay una unidad estilística innegable, entre lo rioplatense y lo sureño español. 

Esa influencia del Mediterráneo hispano, lo destaca el prologista, y 
también el director de los Cuadernos, el arquitecto Luis Feduchi, lo ano- 
tan en el barroco de todo el Sud y de Centro América y aún en el Cali- 
forniano, en expresiones de arte superiores que no se alcanzaron en nues- 
tro país por los motivos aducidos en otra parte del texto. 


I 


262 Civilización del Uruguay 

haber tenido algún detalle ornamental del barroco portugués, 
pero no es visible en el revoque moderno que cubre esa fachada. 

* 

Pero, volvamos a la edificación de Montevideo, señalando 
una construcción típica, entre las varias que pueden verse en la 
parte gráfica. 

La que perteneció al general Juan Antonio Lavalleja, Je- 
fe de los Treinta y Tres, es una de las mansiones más representa- 
tivas del Montevideo virreinal. 

Su construcción se remonta a 1783 y la efectuó el acau- 
dalado comerciante portugués Manuel Cipriano de Meló y Men- 
cia, el que — diez años después — levantó la Casa de Comedias, 
el primer teatro de Montevideo. 

Reúne pues el doble valor arqueológico e histórico 
por su noble arquitectura, por su crónica, al ser escenario de 
sucesos históricos de relieve y al habilitarla su propietario de 
1830, el general Lavalleja, uno de los valores más puros y altos 
del país. 

Bien restaurada por una Comisión honoraria integrada 
por los arquitectos general Alfredo Campos y Francisco Lasala 
y por el historiador Juan Pivel Devoto, aloja la Sección del Mu- 
seo Nacional que éste dirige y que lleva el nombre del héroe. 

Debe destacarse que pasó a poder del Estado por generosa 
donación de las nietas señoritas Sara Petrona, Luisa Ana, Cle- 
mencia y Amacilia Landívar Lavalleja, con la expresa condición 
de que allí se instalara un museo con el nombre de su ilustre 
abuelo. Les había sido obsequiada por su hermano Don Fran- 
cisco. 

* 

Al comienzo de la segunda mitad del siglo pasado, se empe- 
zó a diseñar una marcada diversidad de estilos, que refleja- 
ba claramente las preferencias de las nuevas corrientes inmi- 
gratorias que afluían al país. 

Su predominio fué muy grande, y esas preferencias de los 
nuevos pobladores fué tan indiscriminada, que se llegaron a cons- 
truir multitud de edificios con las características en uso en 
los pueblos nórdicos. Aquí, país templado, que presenta, como 


PIoracio Arredondo 


265 


pocos, alto porcentaje de días soleados, se vieron — y todavía sue- 
len verse — techumbres de pizarra y otros materiales, de pronun- 
ciad isimo declive, hechos expresamente para facilitar el desliza- 
miento de la nieve. 

Desde luego que registro estos hechos, no en posición de 
crítica, sino desde un punto de vista estrictamente objetivo. 
Tales construcciones, fuera de ambiente, tienen sus defensores 
en los propios "hijos del país”, de vieja estirpe criolla, que van 
tras la aguda sensación estética que producen en sus espíritus di- 
versos estilos ingleses, normandos, góticos, etc. Los petit hotel, 
y también edificios públicos de consideración con sus mansardas, 
no son de los menos numerosos, y últimamente se han cons- 
truido grandes residencias en los barrios elegantes de los subur- 
bios, en que se observan no pocas casas de estilos coloniales norte- 
americanos. Es así como Virginia y California, en el cinturón de 
los barrios residenciales suburbanos y los rascacielos del casco po - 
puloso de la ciudad, van marcando la única etapa en la evolución 
arquitectónica de Montevideo de gusto norteamericano. Des- 
graciadamente, esto evidencia que somos un país de aluvión, sin 
personalidad propia y que esta aspiración de tenerla, para mí 
suprema meta, estamos lejos de alcanzarla por el momento. 

* 

A mediados del siglo XIX, la evolución de ese momen- 
to, en planta, se hace sobre la base del patio andaluz o 
español, caracterizándose, en la planta baja, por dos patios inte- 
riores que llegaban a veces a ser tres, pero transformado, pavi- 
mentado con grandes baldosas de mármol blanco y negro al- 
ternadas, sin aljibe, sin arriates, adornado con tal cual estatua 
Y Sondes macetones de marmol de pie, todo de gusto y pro- 
cedencia italiana. La disposición clásica del sencillo y poético 
patio colonial sufrió así su primer cambio de ambiente. 

Aquellos dos amplios patios, el primero limitado por las 
habitaciones principales en tres de sus lados, el segundo, por las 
menoies, y luego el corral con salida al fondo, al exterior, a 
la calle frontera o a la lateral, facilitada por la compra de algún 
solar formando martillo, tan en boga en la vecina y hermana 
ciudad de Buenos Aires, encontró dificultades aquí, posiblemente 
por el diferente parcelamiento original de la ciudad, las manza- 


264 


Civilización del Uruguay 


ñas más pequeñas, etc. (110) En cambio, en las viejas ciudades 
del interior, fué muy común, y aún se ven muchas propiedades 
con la característica de solares mayores, cuya supervivencia qui- 
zá facilite el poco costo de la tierra. 

La casa mixta, comercio y vivienda, fué corriente en las 
esquinas donde indudablemente el ángulo de las manzanas favo- 
recía esa predilección. Creo que daría tema para una monogra- 


(110) En general, en América, España efectuó el planeamiento de las 
ciudades sobre la traza de manzanas tiradas a cordel, manzanas de cien 
varas castellanas por lado, aunque luego, al desenvolverse, ese trazado 
fué descuidado y la línea recta y el cuadrilátero perfecto sufrieron serias 
modificaciones provocadas por la topografía, por necesidades militares, etc. 
Un detalle muy interesante se cuidó en algunas ciudades del norte del 
continente sudamericano, Lima y Quito por ejemplo, donde las manzanas 
se dividieron en cuatro solares de manera que cada vecino tenía su vi- 
vienda con dos frentes a la calle, y una amplia superficie donde desarro- 
llar su habitación dotándola de patios amplios, corrales y jardines. Esta dis- 
posición provocó variantes fundamentales en la casa hispano americana de 
abolengo español que, en general, adoptó el tipo de planta de la casa an- 
daluza, no sobre la modalidad morisca, sino más bien respondiendo a las 
características del romano antiguo. 

Los patios interiores, porticados, tuvieron una amplia y lógica acepta- 
ción en las regiones norteñas, de clima caluroso, pues respondían a un evi- 
dente mejoramiento, ya que la dotaban de los resguardos convenientes para 
sobrellevar los rigores del sol. Este detalle provocaba la realización de 
r.mbientes arquitectónicos de sumo interés, de alto valor artístico, fina- 
lidad a la que coadyuvaba la inteligente y certera mano del artesano in- 
dígena, notablemente preparada para la realización de una obra manual que 
jamás se dispuso en los países de la cuenta del Plata. La habilidad del 
indio americano norteño, está patente en todas las modalidades de la 
construcción: albañilería, cantería, carpintería, herrería, etc., donde se 
acusan verdaderas filigranas, desde las caladas celosías propias de las ca- 
sas limeñas donde, de esta suerte, se tamizaban los interiores del exceso 
de la fuerte luz exterior refrescando los ambientes; en las obras de pie- 
dra recubierta de arabescos y esculturada en toda la superficie de los pa- 
ramentos adecuados a tal fin; en la forja de rejas y ventanas, en la cual 
están a la vista la delicadeza del trabajo, su acabado perfecto, la acertada 
interpretación de lo que se intentaba reproducir o sugerir, la estilización 
lograda de manera natural, etc. Todo lo cual demuestra lo hondamente que 
habla penetrado en el autóctono la tradición heredada de sus antepasados que 
habían sido capaces de levantar edificios soberbios utilizando los elemen- 
tos naturales a su alcance. En el Plata nada de eso existió y, de ahí, otro 
factor de sobriedad que se refleja en todas las manifestaciones de su ar- 
quitectura simple y elemental. 


Horacio Arredondo 


265 


fía interesante este aspecto edilicio, como lo darían otros que 
tampoco han sido tratados y que deben serlo, pues ya van que- 
dando muy pocos elementos para estructurarlos. 

* 

La fachada de la residencia privada común de fines del 
siglo XIX era movida, a veces en exceso, con motivos arquitec- 
tónicos de gusto italiano, pero no desgraciadamente del mejor 
estilo Los "frentistas” genoveses, lombardos, etc., hicieron 
"fiorituras” a su gusto, y al juzgar su predominio incontrolado 
casi siempre, debe pensarse que la creación de nuestra Facultad 
de Arquitectura data de 1907 y que los estudios de la asigna- 
tura, de 1886, cuando se creó la Facultad de Matemáticas 
y Ramas Anexas. Hasta entonces, actuaban los Maestros de 
Obras, algunos muy capaces y distinguidos, pero la gran masa 
de edificación estaba a cargo de constructores, antiguos capataces 
de albañiles, casi siempre hábiles y aptos para la construcción 
de sólidas viviendas, pero sin la preparación artistica indis- 
pensables para su adecuada decoración. 

La fachada presentaba una puerta de madera con el ine- 
vitable llamador de bronce cuyo aldabón representaba, indefec- 
tiblemente, una mano femenina sujetando la bola de bronce 
con la punta de los dedos. A un lado, dos o tres ventanas co- 
rrespondientes a la sala; al otro una, también dos, que da- 
ba luz al escritorio. Estas ventanas, al principio estaban ce- 
rradas con rejas de hierro fundido, a veces de complicada or- 
namentación; y en tales casos, una persiana de finos tablones, 
colocados horizontales a escasa distancia — 5 a 20 centímetros — 
manejada desde adentro, con tiras de lienzo que se alzaban reco- 
gidas en rollo, regulaba la entrada de luz o de aire. 

En otras, las menos, la parte superior de este enrejado se 
abría en dos hojas, quedando el conjunto oficiando de balcón. 
Pero, al final, la reja de hierro desapareció por completo y la 
ventana quedó convertida en balcones de material en las casas 
modestas, también de hierro pero pocas, de mármol blanco, ca- 
lado, casi siempre en columnas, en las de mayor importan- 
cia. En estos casos la celosía de delgados tablones de madera, con 
su encordado de género, fué suplantada por celosías rigidas, de 


266 Civilización del Uruguay 

•madera, con amplios tableros formados por escaleras superpues- 
tas, de tabloncillos firmes — móviles sólo las centrales — dispues- 
tas en forma oblicua, hacia afuera, para evitar la entrada de la 
lluvia. Ocupando todo el vano, era de cuatro postigos — dos por 
hoja — que se quebraban hacia afuera plegándose y teniendo co- 
mo base un recuadro sencillamente moldurado. Este tipo de celo- 
sía, hace años muy desalojado por las cortinas de hierro plegadi- 
zas arrolladas en lo alto, al interior, y otros tipos rígidos, etc., 
desempeñó una importante función en la vida urbana. Al caer 
la tarde, la población femenina de la casa, "en estado de mere- 
cer”, "salía al balcón” y, al atardecer y después de la cena hasta 
las diez, se formaba la clásica pareja, el "casal” que dicen en 
el Brasil. El novio de la parte de afuera, la señorita al bal- 
cón y la mamá en la sala inmediata, a "retaguardia”, — o tía y 
hermanas mayores — tejiendo o en tertulia, en acción de más o 
menos discreta vigilancia. A ésto se llamaba "pelar la pava”. El 
"dragoneo” era el paso previo, cuando aún no se conversaba, 
puro mirar: era el flirtear de hoy, ella en la ventana, él firme 
en la esquina, primer acto. El segundo, la conversación en el 
balcón que nos ocupa. El tercero, "la visita”, hasta las diez u 
once, de palique en la sala. El cuarto, el casorio. Hubo una va- 
riante: "el pelar la pava” en el zaguán, pero era muy comba- 
tido por la gente seria de la casa. No había balcón por medio, 
podía resultar peligroso. . . 

A continuación de la puerta, el zaguán pavimentado de 
mármol, intercaladas lozas blancas o negras, casi generalmente 
de baldosas de portland, etc., con friso a lo largo de las paredes, 
acompañando al material del pavimento, completado con es- 
calones de mármol cuando había desnivel. A él daban las puer- 
tas de la sala y del escritorio, bis a bis. Al final una cancela, de 
hierro afiligranado muchas veces, en estos casos casi siempre de 
dibujo artístico, que cerraba el zaguán y desde donde empe- 
zaba el primer patio. Con posterioridad hubo canceles de ma- 
dera, barnizadas, casi siempre ricamente esculturadas en el úni- 
co tablero colocado en la base; la parte superior con grandes 
cristales opacos, ornamentados, en los que predominaban como 
decoración, canastas rebosantes de flores y de pájaros y las inicia- 
les del propietario entrelazadas en la parte central. En las cance- 
les de hierro calados y en esta rica y suntuosa cristalería, siempre 
hubo ejemplares de arte de subidos kilates junto con lamenta- 


Horacio Arredondo 


267 


bles excesos de decoración. Al centro del zaguán, pendiente un 
gran farol de gas, muchas veces de cristales biselados, cuadrados, 
octogonales, etc. 

El primer patio, descubierto al principio, luego techado con 
claraboyas de vidrio triple, por el granizo — o de simples, pero 
en tal caso protegidos por alambres tejido de malla fina — . En los 
últimos tiempos, en las casas ricas, de vitreaux. Solía circuirlo, 
por tres de los lados, una galería a la que daban, a un 
lado los dormitorios principales y el cuarto de vestir, si- 
guiendo las demás habitaciones; en un ángulo había otro 
zaguán que comunicaba al segundo patio. Cerraba el primer 
patio, al fondo, el comedor. Este patio adornado con gran- 
des macetones de mármol en las casas ricas, solía tener esta- 
tuas de mármol, casi siempre italianas y, bajo las galerías, es- 
paciadas regularmente, mecheros a gas, de brazos de bronce o 
de cristal, con caireles y bombas finamente esmeriladas. Tam- 
bién en estos artefactos, como en las arañas de gas de hasta doce 
luces, que pendían de los techos de la sala, escritorio y comedor, 
hubieron ejemplares magníficos que iluminaban por refracción 
los recintos, dispersando la luz reflejada en los blancos arteso- 
nados de yeso con que se decoraban los cielos rasos. De "rasos” 
sólo tenían el nombre pues eran muy moldurados el "plafond” 
y las gargantas, de dibujo clásico, renacimiento casi siempre 
y luego estilos franceses Luis XV y XVI. 

Regularmente daba acceso al comedor una amplia por- 
tada adintelada que caía sobre el primer patio, y era de cuatro 
hojas, plegadizas. A la sala, solía seguirla una antesala separada 
por una amplia portada, a veces cerrada, cubierta de cris- 
tales o vidrios de colores, pero en ocasiones abierta, era una 
prolongación de la sala, marcando la división una columna a ca- 
cada lado. A la sala, o antesala, seguía el primer dormitorio 
o el cuarto de vestir. El baño estaba, por lo regular, en el corre- 
dor de comunicación de los dos patios, separado del comedor 
por el zaguán de comunicación de ambos espacios, con puertas 
bis a bis, como las de la sala y escritorio. 

Al segundo patio, hacia un lado, seguían los dormitorios 
de los hijos, el cuarto de armarios o ropería y, el último, el baño 
cuando no tenía la ubicación antes dicha. Enmarcábalo el ante- 
comedor, con comunicaciones con el comedor, la cocina, 
con salida independiente al patio, y luego los servicios hi- 


26 $ 


Civilización del Uruguay 


giénicos del personal doméstico. Estas tres habitaciones eran 
de techo bajo, pues tenían una segunda planta constituida 
por dormitorios del servicio, a la que se llegaba por una escale- 
ra recostada a la pared del fondo, comúnmente de hierro, que 
daba a un angosto corredor sobre el que se abrían las puer- 
tas de los dormitorios referidos. Uno de éstos solía destinarse a 
depósito y estaba dotado de una escalera de madera, que da- 
ba acceso a la azotea. 

En este segundo patio, bajo la escalera del servicio, o en 
el lienzo de pared entre el ante-comedor y la cocina, había un 
aljibe, con la roldana pendiente de un brazo de hierro empo- 
trado en la pared. El brocal de este aljibe, asi como parte o 
toda la cocina, se recubrían de baldosas francesas azules o ma- 
rrones, sobre fondo blanco, traídas de Marsella, como las bal- 
dosas de tierra cocida, “zacoman”, con que se recubría la azo- 
tea, que recogía las aguas pluviales para alimentar al aljibe. 
Después que la ciudad dispuso del servicio de aguas corrientes, 
el agua de esa cisterna se destinaba a la limpieza, e inmediata 
solía haber una pileta para el lavado de ropa, la que una 
vez higienizada se colgaba en la azotea para secar. La cocina era 
de hornallas simples, a veces con campana, siendo luego sustitui- 
da por la cocina de hierro — conocidas por "económicas” que 
funcionaban a carbón y, muy al final, por la de gas. En las 
casas de gran fondo, el espacio destinado antiguamente a co - 
rral, se dedicó a jardín; algunos árboles, a veces una glorieta, 
otras una fuente. Era el lugar de descanso a pleno aire. 

Desde luego que este tipo de edificación tuvo muchas va- 
riantes. Los de altos, tenían igual planta, a excepción de los 
patios y, para suplantar los abiertos, un amplio zaguán, sus- 
tentado por columnas en la planta baja, de hierro, general- 
mente. Este zaguán lo limitaba al exterior una amplia gale- 
ría de vidrios, casi toda con grandes ventanales movibles para 
la renovación del aire. En estas casas de dos pisos, las entradas 
eran independientes siempre, pues la entrada y escalera común 
sólo se usó en las casas de departamentos. Algunas veces, la 
de arriba tenía sus patios, ¡guales en superficie a los de abajo 
y, en tal caso éstos eran cubiertos por el pavimento del supe- 
rior, cuya mayor superficie la cubrían baldosas de vidrio 
— "patines” — que permitía el paso de una difusa luz, defi- 
cientemente aireado. 


Horacio Arredondo 


269 


Hubo otras modalidades. La casa quinta dentro del radio 
muy edificado, intermedia entre la quinta y la casa de la ciudad. 
Solía tener hacia la calle, de un lado una verja a la que daba 
el jardín; al otro, un portón para la entrada del carruaje, con 
la cochera y caballerizas al fondo del predio, dentro del jardín. 
También hubo la casa de ciudad, de bajos o de altos, con coche- 
ra, antecesora del garaje actual. En las de altos, la cochera ocu- 
paba casi por entero la planta baja. Las habia con puerta inde- 
pendiente, o no. Concretando hubo muchas variantes. 

La azotea representó un papel importante en determinado 
momento de la vida montevideana. Utilizada para "asolear” la 
ropa en las horas oportunas, pendientes de una soga que balan- 
ceaba el viento y cada pieza sujeta por resorte de alambre que 
presionaba con fuerzas las patas de madera. Al atardecer la ocu- 
paban los niños de la casa con sus juegos, el remonte de cometas 
en primer término. Presentaba la ventaja de evitar las juntas in- 
controladas con los chicos del barrio. También, de ahi, las chicas 
casaderas iniciaban "de ojito” los primeros dragoneos. En las 
noches calurosas de verano, la familia solia ascender para tomar 
el fresco, pero en los barrios populares, en los suburbanos sobre 
todo, esta tertulia veraniega se solía hacer en la vereda, donde 
.algunas sillas y sobre todo, las "hamacas” vienesas ya desapare- 
cidas, — de esterilla de paja montada en fuerte armazón de ma- 
dera curvada — formaban el corrillo, ahuyentados los mora- 
dores por la temperatura sofocante del interior. 

Las casas de bajo, tenían sobre la fachada, en la azotea, un 
especie de balcón corrido, bruscamente interrumpido, que lla- 
mó la atención, desfavorablemente, a más de un visitante y 
fueron calificadas de "medias casas” porque los pilares trun- 
cos que tenían daban la impresión de no terminadas. Las de 
más de un piso presentaron la particularidad de un cuarto es- 
pecial sin destino real, superpuesto en una nueva planta. Fue- 
ron los famosos "miradores” en que poco se utilizaba su azo- 
tea, a la que se accedía por una escalera de hierro, a veces en 
espiral. Resabio moro quizá, en ese vivir popular, en las azo- 
teas, al atardecer. Era el cuarto de las cosas inservibles y solía 
ser el lugar apetecido por los jóvenes que cursaban estudios 
más o menos superiores, quienes hallaban en él la indepen- 
dencia y tranquilidad indispensables a tales fines. Se solian con- 


270 


Civilización del Uruguay 


gregar varios estudiantes, se mateaba y hasta fué el lugar de 
algún cenáculo intelectual de alta calificación. (111) 

Al final de siglo, tuvo su "cuarto de hora” un estilo que 
se dió en llamar "Art nouveau”. Este speudo "arte nuevo” in- 
feccionó no sólo la arquitectura, sino hasta el moblaje: era ho- 
rrible. Más vale ignorar de donde salió, quien lo introdujo, etc. 

#• 

Por los años que me ocupan, las grandes residencias pri- 
vadas se situaban dentro del amanzamiento, al capricho de sus 
dueños, en calles comerciales, populosas, o en tranquilas, in- 
distintamente. Felizmente, se viene reaccionando desde hace 
mucho y a favor de esta mudanza se crearon los grandes barrios 
residenciales, en lugares apacibles, sin mayor movimiento. La 
primera agrupación de este genero tuvo lugar en Montevideo 
fuera del perímetro esencialmente urbano, en su periferia pin- 
toresca, en las quintas: Paso de las Duranas, Atahualpa y, en 
especial manera, el Paso del Molino. 

Esto dió lugar a la creación de un tipo que hizo presti- 
giosos los alrededores: la casa quinta. 

Las familias adineradas de la ciudad, rivalizaron en la cons- 
trucción de suntuosas residencias, circundadas por hermosísimos 
jardines. 

El arte de la edificación tuvo allí un amplio campo para 
sus realizaciones, e hicieron explosión los más variados estilos. 
La euforia nacional olvidó por completo su ambiente y su ori- 
gen hispánico. Se vieron construcciones neogóticas, renacimien- 
to francés e italiano, villas romanas, estilos ingleses y france- 
ses, hasta pompeyanas y chinescas, pero, en mi opinión, predomi- 
nó en aquel "cajón de sastre” el gusto por las villas italianas, no- 
bles, graves, señoriales y este buen gusto se extendió al jardín, que 
se pobló de mármoles, estatuas y fontanas, y se importaron las 
más variadas y raras especies de árboles y de plantas. Se creó 
el invernáculo, donde se cultivaron las plantas tropicales. Hu- 
bo, quizá, en los estilos italianos, exceso de "glorietas”, de "bel- 

(111) Por ejemplo: el mirador de la casa del Dr. Julio Herrera y Obes, 
en la calle Canelones, convertido por Julio Herrera y Reissig en la "Torre 
de los Panoramas; el de César Cantó, en la calle Rincón, antigua casa 
de Illa, junto al Nogaró” de hoy, etc. 


Horacio Arredondo 


271 


vederes” pero, en general, fué en las riberas del Miguelete donde 
todos los refinamientos de la jardinería tuvieron su expresión y, 
lo más importante, fué aquélla la mejor escuela popular de jar- 
dineros, la más práctica cátedra de amor al árbol y, — fundamen- 
tal aspecto — el vivero más completo que tuvo y tiene el pais, en 
que se aclimataron las especies forestales que han puesto belleza y 
bienestar en toda la nación. Estudiar este semillero, sopesar las 
ventajas que, para la economía nacional, ha tenido y tiene, ex- 
cede también las proporciones de este capítulo, proyecciones 
que quizá estudie cuando de cuenta, de cómo formé el Parque 
Nacional de Santa Teresa, cuyas variedades más preciadas son 
hijas de las plantas madres de las más antiguas quintas forma- 
das en las riberas del apacible Miguelete. (112) 


(112) Por considerarlo de justicia, debo avanzar el aplauso que mc- 
tece la acción municipal desarrollada desde hace largos años para adqui- 
rir porción de viejas quintas para ensanche del Prado, del que fuera "Pra- 
do Oriental” y, en sus orígenes la posesión "El buen Retiro” del caba- 
llero español don José de Buschenthal. 

Al evitar la subdivisión de esos predios, donde se aclimataron las es- 
pecies útiles y ornamentales procedente de la flora de los cinco con- 
tinentes — formándose impensadamente un verdadero "arboretum” — , no 
sólo se conlnbuyó a hermosear nuestro primer paseo público, sino que 
evitó el parcelamiento de vastos jardines que se hubieran destruido para 
siempre, bellezas estéticas naturales, realmente irremplazablcs . 

I.os barrios populosos, llegados en buena hora y continuamente am- 
pliados, al asentarse en ese sector, hubiera conspirado contra la buena ur- 
banización de Montevideo en una de sus facetas más interesantes, de ma- 
nera fatal. Mucho mejor van siendo ubicados en parajes más saneados, mis 
altos, más cercanos a las fuentes de trabajo que los crean y mantienen 
ven vías de comunicación económicas y directas. 

Desde el punto de vista utilitario, enfocado hacia sus aspectos fo- 
restales, debo añadir que la conservación de todos esos árboles traídos 
desde los más distintos lugares del mundo por los hombres de refinada sen- 
sibilidad que crearon las quintas de antaño, han prestado un servicio in- 
calculable al pais, al permitir se vayan dispersando por su superficie se- 
millas y retoños de variedades exóticas ya aclimatadas, factor que dismi- 
nuye los riesgos de fracasos tan grandes si el origen de la semilla radica 
fuera del pais. 

Como creador de los grandes parques nacionales puedo afirmar ésto, 
después de una práctica de más de 20 años,, pues las colecciones botánicas 
municipales fueron las que suministraron buena parte de lo que logré ha- 
cer vivir en el extremo este del pais, en Santa Teresa y en San Miguel, 
como he adelantado en el texto, y que con las restas imposibles de evitar 
en las grandes plantaciones de millones de árboles, crecen lozanos unos, 
precarios, otros, procurando útiles enseñanzas sobre las especies que deben 


272 


Civilización del Uruguay 


La anarquía arquitectónica anotada ha decrecido, al punto- 
que hoy se considera anacrónico un patio pompeyano o gó- 
tico. En los nuevos barrios residenciales formados a prin- 
cipios del siglo, en Pocitos, para citar uno, perdura esa hetero- 
geneidad, pero en los nuevos, Carrasco, Parque Batlle y Ordoñez, 
etc. hay una mayor uniformidad. La casa vasca y el llamado co- 
lonial, son en realidad construcciones con muchos puntos 
semejantes a los estilos españoles, pero americanizados y hasta 
con detalles españoles-norteamericanos: el Californiano o Fran- 
ciscano creado a orillas del Pacífico, desde luego con la base de 
lo ibérico que nutrió nuestro origen. Lo autóctono rioplatense 
predomina y hasta en detalles tan nimios como el de las veletas, 
de origen tudesco, vulgarizados por los constructores alema- 
nes jesuítas en las más viejas construcciones del norte argentino. 

* 

Un conjunto numeroso de arquitectos extranjeros actuaron 
en el país creando, también en la construcción privada, mu- 
chas obras de calidad e influenciando con su acción el buen 
gusto de constructores y propietarios. Sólo a final del siglo XIX 
aparecieron algunos ingenieros nacionales en actividad, tal cual 
arquitecto graduado en el extranjero — Julián Marquelez p. 
e. — siendo el primer graduado de nuestra facultad don An- 
tonio Llambías de Olivar cuya construcción privada de ma- 
yor envergadura creo es la residencia que fué del Dr. Alejan- 
dro Gallinal en 18 de Julio y Agraciada. 

La casa de Montero, después de Roosen, atribuida al Maes- 
tro Mayor de Obras don José Toribio y que lleva sobre su 
portada, en mármol, la fecha de 1830 es la primera construc- 
ción de calidad, disminuida en la fecha por la alteración de las 
ventanas del piso bajo convertida en puertas de pequeños ne- 
gocios y, en su planta, por la supresión del segundo patio cu- 
bierto por el primer edificio realizado por el Banco Hipotecario, 


ser preferidas para su reproducción en el Uruguay, enriqueciendo los ren- 
glones de madera, de fruta y de ornamento de la flora nacional . Sin los 
viveros de las márgenes del Miguelete, hubiera habido que esperar muchos 
años para utilizar simientes aclimatadas, bastando recordar que hay es- 
pecies — y no pocas — que recién empiezan a suministrar semilla fértil 
a los cincuenta y más años de edad. 


Horacio Arredondo 


273 


para su sede, hoy perteneciente a otra institución banca- 
ria. Esta mansión tenía en el segundo — o quizá en un ter- 
cer patio — cocheras. La salida parece haber estado por 25 
de Mayo en la puerta principal, pues en la vereda actualmente 
se ve un retallo que parece realizado para facilitar la entrada de 
carruajes. Sin embargo lo angosto del zaguán hace dudar si fue 
utilizado como tal o si fue para autos. 

El edificio que ocupa el cuerpo central del Museo Histó- 
rico Nacional es obra que, en su actual fisonomía, se ha atribui- 
do a Antonio Paullier, casa que fué del general Fructuoso Ri- 
vera, es digna de mención, como ya lo adelantara. 

En sus orígenes coloniales perteneció a un acaudalado comer- 
ciante, don Cristóbal Salvañach y antes de su muerte no se ha- 
bían completado en toda su extensión la planta que ya apare- 
cía a principios del siglo pasado. Sufrió varias traslaciones de 
dominio y la fisonomía actual la adquirió, ya salida de manos 
de la sucesión del general Rivera, pues se completó la segunda 
planta y se construyó la torre actual sobre la base del viejo mi- 
rador. Esta transformación tengo entendido fué realizada cuan- 
do era propiedad de don Francisco Estéves. La intervención en. 
el la de Paullier es posible tanto más cuanto es tradición en la fa- 
milia Posadas Belgrano, descendientes de los Esteves, y como tal 
herederos del bien, que las casas de las esquinas contiguas, tam- 
bién de Estevez, fueron construidas por Paullier, siendo eviden- 
tes las analogías arquitectónicas que presentaban. Esas casas, 
hoy demolidas, ocuparon los solares en que se levantan los 
edificios de la Cámara de Comercio y del City Nacional Bank. 

Del arquitecto Víctor Rabú, uno de los mejores artistas ope- 
rantes en nuestro medio, queda la quinta de don Francisco Gó- 
mez, en el Paso del Molino — Agraciada y Gómez — de estilo 
gótico, la de Eastman, morisca y la de Fynn, chinesca, todas en 
la misma avenida, la última demolida no hace mucho; la casa 
de dos plantas de Requena, renacimiento francés, en 18 de Ju- 
lio y Ejido, abatida por la piqueta en estos días, la de Arocena 
en Piedras y Zabala, también en demolición, etc. 

Ignacio Pedralbes, uruguayo, calificado técnico autor de 
dos edificios neo-góticos: la casa de don Francisco Gómez de 
propiedad municipal hace años, sede de la Junta, en 25 de 


274 


Civilización del Uruguay 


Mayo y Juan Carlos Gómez y la quinta de Berro, de propiedad 
del gobierno argentino y sede de su embajada, en Agraciada 
frente a 19 de Abril. El primero de estos edificios, que tuvo 
varios destinos alojando a oficinas públicas, ha sido reacondi- 
cionado en debida forma; no así el segundo que en lo exterior se 
le adosaron, dentro de estilo, una gran escalera cubierta, lateral 
suprimiendo la de dos alas, central, que tenía al frente y, en lo 
interior desapareciendo la antigua decoración que seguía, en to- 
dos sus detalles, el estilo general. 

La época de gusto italiano tuvo su más alto intérprete en 
el ingeniero civil don Juan Alberto Capurro. Las residencias del 
capitán General Máximo Santos, del Dr. Carlos de Castro y 
del Sr. Agustín de Castro son su más felices realizaciones y su 
propia casa (18 de Julio y Cuareim, Buenos Aires y Bartolomé 
Mitre, 25 de Mayo entre Ituzaingó y Treinta y Tres y Juan 
Carlos Gómez entre Reconquista y Piedras respectivamente) 
son los más calificados ejemplos de su capacidad. 

Recalco lo que dije en el capítulo precedente, que las resi- 
dencias de Santos y las de Carlos y Agustín de Castro, ésta más 
pequeña, son edificios de una gran suntuosidad donde se agru- 
paron paramentos de noble material, pisos de mármol, artísticos 
estucados, artesonados magníficos. En este conjunto destaco 
los soberbios parquets del palacio Santos y las puertas de calle 
de los edificios referidos, obras de ebanistería sobresaliente, al 
parecer productos de una misma mano. (113) 

De Juan Tossi es la magnífica residencia que fué de Don 
Antonio María Márquez, en la calle Paraguay y San José, que 
después ocuparon las señoritas de Pereda y hoy el consultorio 
de los afamados oculistas Dres. Meroff. Lástima que lo que 
fué magnífico jardín, que daba perspectiva y adecuado ambien- 
te a este palacete, oculte la euritmia de sus fachadas la alta edi- 
ficación que se levantó sobre el parcelamiento que del mismo 
se hizo a principios de la presente centuria. 

Otro ingeniero civil, italiano, de larga y fecunda residen- 


(113) El ingeniero don José Serrato me informa que las puertas de 
Santos y de la de Castro era tema obligado de dibujo de la Facultad en 
la época que la frecuentaba. 


Horacio Arredondo 


27Í 


-cía en el país, don Luis Andreoni se le deben residencias de altos 
valores. La casa de dos plantas de Buxareo, en Uruguay y An- 
des, y hoy Embajada de Francia, y la de Vaeza, en la plaza 
Matriz Juan Carlos Gómez casi Rincón — de tres plantas 
debe destacarse. Pero su obra capital, a mi juicio, es el Club 
Uruguay, local que aún refleja honor a la ciudad sobre todo 
en su interior como ya he dicho. Concebido con una gran am- 
plitud en todas sus dependencias, pavimentado con grandes losas 
de marmol de Carrara patios y corredores, con decoración sun- 
tuosa cubriendo techos y paredes, es por excelencia, una casa se- 
ñorial edificada por el Sr. Juan Marini para club social y man- 
tenida por su viuda, la señora Correa de Marini, con esplendidez 
y generosidad, en los largos años difíciles que nuestro primer cen- 
tro social pasó y creo subsisten. Sobre todo su escalera verdadera- 
mente palacial, desarrollada en tramos magníficos hasta su ter- 
cer piso, que es la planta de recepción escenario de memorables 
fiestas, estimo que no ha sido superada en el país ni aún a la 
fecha, detalle que ya he tenido oportunidad de destacarlo. 

Entre otras residencias privadas de Andreoni puede ano- 
tarse la del referido J. Marini, que hoy ocupa el Banco del 
Brasil en 25 de Mayo casi Mitre, la del médico especialista 
L)r. Regules en Sarandí entre Misiones y Zabala, (demolida). 

* 

No es tarea fácil precisar cual fue la primera gran casa de 
renta, porque si bien esta modalidad fue cultivada desde muy 
antigua data, lo era en edificaciones modestas, de una sola plan- 
ta, sin las características que individualizan el grupo de casas 
independientes que la forman. 

El grupo de habitaciones conocidas por Casas de Lecocq 
en Camaras entre Piedras y Cerrito quizá lo sea. Edificio de 
dos plantas reúne las características arquitectónicas antiguas 
como para situarlo en los comienzos del XVIII. 

Desde la época colonial la edificación para renta com- 
prendía casas de una sola planta, de muy pocas piezas, cocina, 
etc., pero la paulatina elevación del precio de la tierra aconsejó 
tomar altura pues también era evidente el ahorro de materiales 
y mano de obra. 


276 


Civilización del Uruguay 


Parece ser, según la opinión avanzada con cautela por 
arquitecto don Juan Giuria, que el primer edifico que quiza 
merece esa calificación, lo es el sólido y arcaico caserón —hace 
muchos años vulgar inquilinato—, levantado en las calles Ce- 
rrito e Ituzaingó que el Estado acaba de adquirir no Hace mu- 
chos años para sede del Instituto Histórico, Academia de Le- 
tras y Sociedad de Arqueología. 

Le sigue, sino en el tiempo por lo menos en el rango bien 
adquirido de nacimiento, el edificio construido por don lan- 
cho Estevez en la plaza Independencia, adquirido por el ts- 
tado en 1878. Este block de departamentos fue «acondicionado 
por el ingeniero J. A. Capurro y destinado a Casa de Gobierno 
que ha conservado hasta el presente, salvo los pocos anos del 
gobierno del Dr. Gabriel Terra, tema que ya he tratado. 

El arquitecto Víctor Rabú construyó varias casas de de- 
partamentos, entre las que destacan, por « 

didades las que levantó por cuenta de Don Juan Jackson en 
Treinta y Tres entre Rincón y 25 de Mayo y para Mendevdle 
en Cerrito entre Zabala y Solis, frente a la fachada principal 
del actual Banco de la República. Los ingenieros Parcus y Sie- 
gerist, en la administración Herrera, levantaron uno de los últi- 
mos ; mejores, conocido por palacio Jackson, en 18 de Julio 
TreVa^uay y la plaza Cagancha que la 

Intendencia Municipal hasta que P* so * Públicas 
que aloja actualmente al Ministerio de Obras Publ,c “; 

Otra modalidad de la casa de renta, colectiva, es el conven- 
tillo” donde no se alquilan modestos departamentos sino simples 
cuartos de uso individual, con servicios higiénicos comunes, , 
cocina, ’etc. En él, cada cual preparaba su corn^ 'omo podia 
la encargaba a terceros o cocinaba en un hornillo de hie^ro, d 
pie en el patio a cielo abierto o en reverberos o pnmus al f 
nalL dentro del cuarto o con la puerta abierta, en el propi , 
en los días de lluvia, para resguardar de emanaciones perjudi- 
ciales el ambiente. , « „ 

Fué la vivienda popular por excelencia ubicada en el p 
más modesto, con su largo y alargado patio P^jmentado con 
grandes losas de piedra, de una o dos plantas, pleno de colo.. 


Horacio Arredondo 


277 


de ruido y también de suciedad. Rentaba pingüe mesada y 
era regenteado, por un "capataz” o "capataza”, sujeto de "pe- 
lo en pecho”, representante del propietario, que ponía orden y 
disciplina en un ambiente propicio siempre al barullo. 

Hoy, con los mayores niveles de vida alcanzados, va per- 
diendo terreno desde hace tiempo, desde que los grandes parce- 
lamientos suburbanos con solares a pagar a largos plazos que 
hizo popular a Francisco Piria, enriqueciéndolo, y aportando 
mayor bienestar a los más modestos hogares, incrementó la vi- 
vienda individual mejorándola, pero creando problemas edilicios 
serios que solucionó en parte el cambio de la luz eléctrica por el 
gas, los tranvías eléctricos por el trasporte a sangre, pero crean- 
do recargos por la pavimentación de calles, la instalación de 
aguas corrientes y los servicios de saneamiento. 

Hoy el conventillo subsiste en forma precaria, en grandes 
caserones donde se alquilan cuartos mediante ciertas reformas 
en los servicios sanitarios, que con buen acuerdo exije el Muni- 
cipio y, sobre todo, por las casas de departamentos modestas 
que alquilan grupos de habitaciones reducidas con cocina, y ser- 
vicio sanitario propio, que también siguen brindando suculen- 
tas mesadas a sus poseedores. 

Antes de terminar con los aspectos arquitectónicos de la 
ciudad, deseo particularizarme con el detalle de las fachadas de 
la gran mayoría de las casas de planta baja a las que líneas 
atrás hice referencia, al hablar de la especie de balcón corrido 
que coronaba la mayoría y que constituía un remate en verdad 
muy poco feliz. 

Debo decir que el porcentaje de este tipo de vivienda fué 
muy alto, y que se extendió a todas las poblaciones del interior, 
predominio característico no sólo uruguayo, sino que también 
argentino, pues en Buenos Aires y en todas las poblaciones de 

la cuenca platense tuvo su eco. Felizmente, es etapa superada 

en todas partes, hace tiempo. 

A su respecto no me resisto al deseo de transcribir la opi- 
nión que mereció ese detalle, al juzgar a toda nuestra ciudad 

a un gran ciudadano francés que la visitó por 1910, George 
Clemenceau, que en sus "Notas de viaje a la América del 
Sur”, dijo: "No se puede tener más que una opinión de 
Montevideo. Es una gran ciudad risueña, de magníficas ave- 


278 


Civilización del Uruguay 


nidas bien trazadas. Algunos buenos monumentos da testimo- 
nio de la capital. Calles animadas y mucha gente. Suntuosas 
quintas en la zona suburbana. Jardines y parques, caracteri- 
zados por la vegetación llamada subtropical. Amable paseo 
entre las palmeras a orillas del mar. Las casas habitables son 
por lo general del tipo "colonial”. Un piso bajo, muy alto de 
techo, con puerta y ventanas demasiado frecuentemente so- 
brecargadas de adornos de la "pastelería” italiana, y destina- 
das a dar al país del sol la sensación del arte barato. Lo ines- 
perado es que, el primer piso, empezado en sus balcones, con- 
cluye allí de repente, como si una súbita ruina hubiera obli- 
gado a el propietario a suspender la obra. He encontrado este 
modelo indefinidamente repetido por dondequiera que he pa- 
sado. El más modesto ciudadano, desde que abandona la ca- 
baña primitiva de plancha ondulada, tiene interés en provocar 
la admiración del público con la ornamentación de un balcón 
de primer piso que no será jamás terminado. Techos planos 
y nada de chimeneas: así lo permite el clima. A veces una 
balaustrada daría la sensación de una obra acabada, si el tro- 
zo de balcón, cortado de un golpe a 50 centímetros o a 1 
metro de altura no dejase el espíritu en suspenso sobre los des- 
tinos de esta arquitectura. Las ventanas de la fachada indican 
naturalmente el salón; las damas en traje de interior o de ca- 
sa, no temen aparecer fuera para recrear la vista”. 

Indudablemente, mal informado, el popular "tigre” galo 
confundió estas casas de fines del XIX, calificándolas de "co- 
loniales” que era lo que de menos tenían, salvo alguna remi- 
niscencia de planta. Abstracción hecha de la acre calificación 
que le mereciera esa modalidad arquitectónica fin de siglo y 
el comentario, por demás corrosivo, que le provocara la men- 
talidad de sus propietarios, es curioso el pormenor del "ama- 
ble paseo junto a las palmeras al borde del mar”. Si esa reco- 
rrida la hubiera hecho por la hermosa rambla costanera de 
la actualidad, su observación estaría justificada, pero, en esa 
fecha, apenas si el primitivo proyecto de rambla de Lord 
Grinthotpe se estaba incubando. Son pequeñas "gaffes”, a las 
que se podían agregar otras mayores, pero hay que tener con- 


Horacio Arredondo 


279 


sideración para quien no la tuvo para nadie en toda su vida 
combativa, siendo mi propósito sólo divulgar su impresión so- 
bre las "medias casas”. 

* 

Entre lo mucho que en este capítulo falta está la evolución 
habida en el puerto de Montevideo que, en todos los tiempos ha 
sido y es un punto vital para el país, para su economía y para su 
cultura. En la parte gráfica le he asignado un lugar de destaque 
pero están ausentes los aspectos de los muelles, dársenas, diques, 
barcos, etc. 

Igual ausencia se notará en las concepciones artísticas de los 
lugares públicos comenzando por el monumento a los mártires 
de Quinteros, en el Cementerio Central, y siguiendo por la 
fuente de mármol de la plaza Matriz, erigida con motivo de la 
inauguración de los servicios de aguas corrientes el 18 de Julio 
de 1871, la columna de la plaza Libertad, la estatua de Joaquín 
Suárez levantada en la plaza Independencia y luego trasladada 
al lugar ocupado por su casa solariega en la avenida Agra- 
ciada, etc . En el interior, el monumento conmemorativo 
de la Independencia levantado en la Florida en 1889, en 
San José la estatua de Artigas vaciada en bronce, en Florencia, 
colocada sobre el hermoso pedestal construido por Prudencio 
Montagne que está en una de sus plazas y, en otra, el monu- 
mento a la paz de Abril de 1872 etc. También, en la ciudad ma- 
ragata el puente carretero ejecutado por los ingenieros Sou- 
driers y Rivas, el teatro Bartolomé Machó obra de Tossi, el 
teatro Larrañaga del Salto, el Escudero de Minas, la estatua 
ecuestre de Lavalleja en la plaza principal de la ciudad se- 
rrana, capital del departamento que lleva su nombre, etc., etc. 

* 

En materia edilicia montevideana, los pavimentos comen- 
zando por aquéllos de cuña con sus variados niveles para el de- 
bido encauzamiento de las aguas pluviales y la doble huella de 
lozas de granito para hacer más cómodo el tránsito de los ro- 
dados siempre provistos de ruidosa llanta de hierro, los distintos 
tipos de veredas etc., los puentes de la campaña así como la 


280 


Civilización ijhl Uruguay 


evolución sufrida en los artefactos del alumbrado público y 
privado — y muchísimo más: vehículos de trasporte, amoblado, 
vestido, etc. — todo de sumo interés arqueológico que no fi- 
gura, especialmente omitido para evitar extensión a esta síntesis 
a la que deseo ceñirme luchando con la tendencia que me im- 
pele a extenderme en temas que complementan el esquema que 
me ocupa. 

En la parte gráfica hay un poco de desborde e incluyo, 
junto a la obra puramente arquitectónica, una porción de cosas 
que dice relación con las artes gráficas, la pintura y el dibujo, 
documento algo de armas, otro poco de vestido, tipos popula- 
res, etc., porque considero que son indispensables para dar colo- 
rido, sentido de ser y poder de evocación a modalidades que se 
fueron, pero que dejaron sus huellas. Es un "batiburrillo”, pe- 
ro no podían quedar olvidados. 

Todo sin perjuicio de procurar hacer, en el futuro, en ca- 
pítulos monográficos, debidamente seriados, con cierta unidad 
de presentación pero forzosamente incompletos algo orgánico, 
pues hay muchos tópicos — los más — que nunca se han tratado 
especialmente y para que tengan consistencia y cohesión de obra 
estable, será menester los aportes de muchos estudiosos antes de 
poder llegar a las síntesis completa depurada de errores. ( 114 ) 


(114) Una obra reciente de un erudito competente, recientemente fa- 
llecido, "La Cnntramilla”, de Buenaventura Caviglia, da una idea del in- 
menso vacio que para el estudio arqueológico del país se padece, si c e 
piensa que un tema sobre un detalle mínimo del trasporte, pueda haber 
servido para llenar un libro. 


CAPITULO VII 


Arquitectura Rural 

LA VIVIENDA CAMPESINA URUGUAYA. SUS DIFERENCIAS CON LA ARGENTINA 
V LA DEL BRASIL DEL SUD. LA ESTANCIA. CERCOS Y MANGUERAS. LA PULPERIA 
POSTAS, PUENTES Y CALZADAS. CAMPOSANTOS 

En el interior del pais, en pleno medio rural, subsisten aún 
restos interesantes de los siglos XVIII y XIX que, si bien carecen 
de valores arquitectónicos artísticos, tienen, en cambio, un enor- 
me interés, son poderosamente evocadores de un medio que se 
ha transformado totalmente hace rato, que sigue en perpetua 
evolución y que tiene un lugar modesto pero bien justificado en 
una sinopsis como la presente. 

Presenta infinidad de detalles arquitectónicos, en planta y 
alzado, que demuestran como el ingenio del hombre rural adap- 
tó su habitación a los imperativos de la vida en campaña y este 
aspecto de practicidad no sólo le da valor positivo, sino que le 
asegura su supervivencia. Antes de entrar a la consideración de 
este aspecto de la arqueología nacional, debe destacarse, como 
cosa primordial, que es un estilo esencialmente uruguayo. 

Comparada con las modalidad de la habitación campesina 
de nuestros dos vecinos, Argentina y Brasil, se hacen presentes 
diferencias fundamentales, como se presentan, apesar de la pe- 
queñez del pais, distintos sus aspectos topográficos y aún de flo- 
ra y fauna. (115) 

( 115 ) En orografía, estamos entre la alta montaña brasileña y la pampa 
argentina con el tipo intermedio de cuchillas y pequeñas serranías como 
característica. 

Debe recordarse que la flora brasileña, muy uniforme desde Rio Ja- 
neiro hacia el sud, varía casi sobre nuestra frontera. Sus enormes florestas 
de araucarias angustifolia, que cubren buena parte de Santa Catalina y 
Paraná y parte de Río Grande del Sud en el planalto de la Serra do Mar, 
no llegan a nuestra frontera; como tampoco la típica flora en masa densa 
que cubre totalmente toda la zona montañosa. Esia, al baj'T a las cuchi- 
llas riegrandenses, pierde su volumen de masa y se dispersa en grandes o 
pequeños conjuntos de arboleda que nosotros llamariamos "islas” y que ellos 



282 


Civilización del Uruguay 


Hacia el oeste, hacia la pampa de Buenos Aires, fue típica la 
serie de ranchos de terrón y paja, estrechamente agrupados, co- 
ronados por el "mangrullo” ( 116 ) y circuido, generalmente en 


denominan "capóes”. Estos pequeños macizos, muy pintorescos, los corona* 
casi invariablemente las palmas "Cocus Romanzoffiana” y "Butiá capitata” 
"cheribao” y "yatay”, que son las únicas palmas que bajan de la sierra, 
de donde no descienden otros tipos de árboles o arbustos, algunos de gran 
valor comercial: la araucaria, el café, la yerba mate. En cambio baja y, ad- 
quiriendo un espléndido desarrollo, el "Ficus subtriplinervis”, el ornamental 
"higuerón” nuestro, la "figueira brava” riograndense, decorativa, majes- 
tuosa, pero sin valor comercial alguno; que pierde magnificencia al pene- 
trar, y no mucho, aquí. 

En el campo riograndense y, sobre todo en el nuestro — no en el ar- 
gentino — la arboleda es natural al borde de las corrientes de agua. Es el 
"monte” uruguayo. En cambio, no existen ni rudimentos de "capóes”. En 
la pampa argentina la supresión del arbolado natural es drástico; no hay 
casi un árbol en las márgenes de las corrientes de agua; en cambio, hacia 
el Paraná, más cerca nuestro, los hay: sauces, sarandíes, cumples, etc. 

Sin embargo una reminiscencia de las florestas subtropicales llega a 
la cuencia platense. Son los palmares de yatays, que por tales se le cono- 
cen en Entre Ríos y Corrientes, los "butía” de Rocha, con manchones en 
otras regiones — palmares de Soto en Paysandú, etc., de otra variedad de "bu- 
tia”. Pero su característica es distinta al Brasil donde siempre las palmas las he 
visto dispersas, — en los estados meridionales que conozco — muy espacia- 
das o en grandes manchones dentro de espesa arboleda, y aquí, solas, sin 
una sola variedad que interfiera, salvo el "higuerón” que la parasíta y mata. 

Por el lado del oeste, la flora mesopotámica argentina empieza hacia 
la otra margen del río Uruguay y ésta, en nuestra tierra, tiene inmensa 
mayoría de variedades forestales propias del habitual entrerriano y corren- 
tino: sauces, curupíes, ciña ciña, algarrobos, cspinillos, hasta algunos cal- 
dcnes y muy pocas especies comunes en el centro y oeste de nuestro país. 
Río Uruguay arriba, el punto de contacto con el Brasil se acentúa en 
nuestro ambiente con: canelones, tembetarís, angicos, guayabubiras, mo- 
lles, guayabos, higuerones, arazá "do mato”, ameras, etc. 

El país tiene, en cambio, una flora intermedia con algunas caracte- 
rísticas propias, como tenemos una fauna también mezclada, pues preci- 
samente estamos en el punto de contacto de dispersiones antagónicas: las 
de las pampas sureñas y la de las montañas del Brasil, cuya linea de limi- 
tación dista de ser nítida. 

(116) "Mangrullo”. Atalaya, “vichadero”: torre rústica construida, 
generalmente, con grandes palos, troncos, etc., que se usaban en las estan- 
cias, boliches, rancheríos y fortines para vigilar el campo desde una ele- 
vación y dar cuenta de la proximidad o ataque de indios. Tito Soubidet. 
"Vocabulario y refranero criollo”, Buenos Aires, 194J, a quien transcribo,, 
presenta dos dibujos interesantes del mangrullo. 


Horacio Arredondo 


283 


cuadrado, de un foso, destinados para otear el horizonte y ase- 
gurar la defensa del pequeño poblado, de los frecuentes malones 
de los indios, hasta hace casi cien años, que asolaban la fértil 
provincia, irrumpiendo desde el lejano sud y llegando hasta los 
límites de Córdoba y Santa Fe. 

Estas características de la vida en las pampas argentinas, fue 
desconocida en el país, pues cuando la antigua Banda Oriental 
fue colonizada, el desalojo de la indiada fue total, no contando 
tampoco, durante el período en que fuera combatida, que cul- 
minó en 1830, con los refugios lejanos, pero seguros, de los 
contrafuertes cordilleranos de los Andes. 

La carencia de piedra en la inmensa extensión de esas lla- 
nuras, así como la de maderas, fué causa también de diferencias 
con los ranchos nuestros, donde si bien abundaron los edificios 
de terrón y paja con puertas y ventanas de cuero crudo, dentro- 
del propio período hispánico, fué utilizándose más las maderas 
para cubrir las aberturas, a favor de la abundancia de varieda- 
des arbóreas de utilidad en las costas de nuestros arroyos, al 
alcance de la mano en todos lados, así como también de la piedra, 
unida con barro, o revocado de tal suerte el interior. (117) La 
falta de piedra fué tan total en la pampa vecina que, paredes de 
pozos y cachimbas se consolidaban con huesos de vacuno utiliza- 
dos como sucedáneos de ladrillos; y hasta el clásico fogón se mar- 
ginaba de igual manera para evitar los desparramos de cenizas. 
En muchas zonas de los campos argentinos, bonaerense los más, 
el estiércol fué combustible clásico, cuando el ganado mayor 
se dispersó en la forma conocida por todo el virreynato. (118) 


(117) En los museos argentinos de San Antonio de Areco y de Libres 
del Sud, su dinámico y competente director, don Enrique Udaondo, ha 
hecho construcciones que ilustran sobre el particular de una manera conclu- 
yente. Este patriota argentino ha efectuado en ellos, como en el de Lu- 
jan, desinteresadamente, una obra extraordinaria que quizá aún no se ava- 
lore justamente. En esos lugares se han salvado todos los elementos que 
permiten al hombre de hoy, y con mayor razón al de mañana, ambientarse 
en el pasado mediante la exhibición de piezas auténticas y de restauraciones 
felices. 

(118) Desde luego había excepciones y en especial manera donde la 
naturaleza había agrupado “caldenes”, "espinillos” y otros arbustos nati- 
vos. Hoy la pampa no sufre esa escasez de leña debido a las plantaciones 
de toda clase de árboles exóticos que matizan su superficie. 


284 


Civilización del Uruguay 


Luego, con el empleo del adobe crudo, simplemente secado 
al sol y, más tarde, con el ladrillo, fueron emparejándose los 
procedimientos constructivos, pero la disposición de planta y 
alzado varió siempre, aunque más hermanada, como consecuen- 
cia de la diferencia topográfica que hizo aquí innecesario el 
"mangrullo” y el foso y que creó modalidades dispares también 
en el utilaje, hasta llegar a cosa tan fundamental como el apero, 
en estos pueblos esencialmente hípicos e igualmente maestros de 
equitación. Basta recordar las "cabezadas” que prácticamente 
no existen en el recado porteño pues su "lomillo” apenas si tiene 
un conato de tal para asegurar los "cojinillos”, según infiero 
o para refuerzo de la solidez de aquél. Las cabezadas en nues- 
tro recado son altas y muy fuertes, de una curvatura más am- 
plia en el moderno que en el antiguo, donde pueden verse ejem- 
plares muy angostos; siempre la anterior más cerrada que la 
posterior. En el riograndense la altura de las cabezadas es ma- 
yor, diferencias con el porteño o pampeano como consecuencia 
de la diferencia de topografía. (119) 


(119) .Nuestro recado lo integra: 

La jerga, por lo común dos, que se suelen usar dobladas para ofre- 
cer mayor espesor, burdo trenzado de lana retorcida hechas en los rústicos 
telares del campo y también a máquina, en la ciudad. Estas pequeñas man- 
tas, que se colocan como primera pieza del recado sobre el lomo del ani- 
mal, también se les llama sudadero. Muy importante función desempeñan, 
porque siendo el cimiento del recado, aguantando todo su peso y el del jinete, 
evita las lastimaduras del lomo, al amortiguar los roces de las superficies 
duras que en él inciden, tanto más posibles por los movimientos bruscos 
y apoyos enérgicos e inesperados que el jinete debe hacer en los violentos 
ejercicios propios de las tareas rurales. Para disminuir ese riesgo es que 
se ponen dobladas y, comúnmente dos — que vienen a ser cuatro — pro- 
curándose mantenerlas secas y limpias, porque concentrando el calor de una 
manera intensa en el cuerpo del equino, provoca los nacidos. Todo gaucho 
cuidadoso, al desensillar, las pone a orear, colgándolas de un alambre, etc., y 
desenvainando el facón, rasca, a contrapelo, suavemente, el traspirado lomo 
y derrama, lentamente, sobre lo sudado, una lata de agua fresca. El ca- 
ballo, instintiva e invariablemente, completa esta acción preventiva; se echa 
al suelo, restregando el lomo sobre el pasto o la tierra. Así se refresca 
y previene los nacidos que son unos granos malos que nacen de la cruz 
al lomo, rebeldes a la cura, que si no se cuidan rápidamente y cicatrizan, 
se convierten en llagas, purulentas, difíciles de curar, llamadas mataduras, 
que inutiliza al equino por largo tiempo. 

Sobre la jerga va la carona, de cuero estampado con dibujos más o 



Horacio Arredondo 


285 


Las campiñas de Entre Ríos y Corrientes limítrofes, tam- 
bién al oeste, Uruguay por medio, son más parecidas a las nues- 
tras, pero se anotan grandes desemejanzas. En realidad, los té- 


menos artísticos, los de ahora. En realidad, es una manta de cuero que 
cubre las jergas y contribuye a la acción de protección de éstas. Se trata 
de dos trozos de suela gruesa cocidas por la parte superior — costura que 
viene a quedar bajo el puente del recado, vale decir, libre de presión — 
tic forma que se adapta al cuerpo del caballo y que baja hasta medio cos- 
tillar en idéntica misión protectora. Los extremos inferiores, el delantero, 
es de forma redondeada, el posterior, en punta estirada. Se llaman pun- 
teras. Las "paquetas” van ribeteadas de charol —así como todo el con- 
torno de la carona con aplicaciones de cuero de puma, de yaguareté, de 
gato rnontés, etc., superpuestas, y aún de lámina de plata con aplicaciones 
de oro, muy raras, pero que se usaron. (En mi colección las tengo). 

Antiguamente, las del gaucho de "pocos posibles” no tenían tantos 
firuletes . Eran simplemente, de flor de cuero sin curtir, colocadas con 
el pelo hacia abajo, pero su forma no ha variado porque su destino y lun- 
ción no permite fantasías. Estas, así como todo el cuero usado en el apero, 
es de vacuno, de novillo, por ser cuero más grueso, por su mayor resis- 
tencia al duro uso. 


Tanto las jergas como la carona , fueron y son conocidas por la ge- 
nérica calidad de bajeras, por estar bajo el lomillo o basto. 

Esta es la pieza eje, lo fundamental del apero. Se trata de una ar- 
mazón de madera liviana, fuerte y resistente, de forma cuadrilonga, an- 
gosta y larga, que se adapta a la forma del lomo del equino, arqueada al 
frente, sobre la cruz y también arqueada más ampliamente, menos cerrada, 
en el extremo opuesto, hacia el anca. Afecta la forma de un puente so- 
bre el lomo que deja libre de toda presión el espinazo y descansa sobre el 
arranque de las costillas, de la cruz al anca, con peso muy repartido por 
la gran superficie que abarca. Es toda una ciencia su construcción, pues 
los buenos y los hay excelentes — deben reunir la doble condición de 
recibir cómodamente las asentaderas del jinete —de "buen cómodo” dice 
el paisano y de no lastimar el lomo del montado; "basto o lomillo bra- 
vo , lo califica, cuando no reúne esa apetecida condición. A lo largo de 
roda la armazón y por debajo, una gruesa almohadilla constituye su base, 
estando recubierta por la parte superior de suela de cuero, cstampadi 
y fuerte, dispositivo preventivo para que al uso, no haga sentir la 
presencia de la madera lastimando el lomo. A los extremos del basto, en el 
arco o arzón, las cabezadas, más "cerrada”, la delantera que la trasera, re- 
cubierta de cuero en los sencillos, pero generalmente de metal, de plata y 
de plata y oro, con las iniciales del dueño, casi siempre en monograma o 
sueltas una a cada lado — y, otras, en la parte superior. Si se trataba 
de tres letras se repartían en lo alto y a los costados. Es muy común 
rematar las cabezadas con la figura de un águila con las alas abiertas, o 


286 


Civilización del Uruguay 


rritorios del extremo sud de este sector argentino es una pampa 
baja, casi permanentemente inundada, en la que la paja brava, el 
junco y la arboleda disputan preeminencias al campo de pas- 


de animales, con el cuerno de la abundancia a ambos lados, etc., repitiendo 
estos elementos en los estribos de campana. Las hay magnificas, verdaderas 
piezas artísticas. 

A ambos lados del lomillo, fuertemente asidos al armazón del basto, 
un par de gruesos argollones sirven para pasar los gruesos correones que 
enhebran el estribo y los pasadores que los surmontan, con una fuerte 
hebilla en un extremo y en la otra una línea de puntos perforados, al cen- 
tro, y que la cierra, donde calza el macho de la hebilla, regulando a voluntad 
el largo a que debe quedar el estribo. Son las estriberas de las que de- 
pende la estabilidad del jinete. 

Es muy grande la variedad de estribos. El indio estribaba no con el pie 
como el hombre moderno, sino con la primera juntura existente al lado 
del dedo mayor de los pies, a cuyo efecto hizo un cómodo nudo al ex- 
tremo de la estribera de cuero crudo que utilizaba, o ponía un pequeño 
trozo de madera, el hueso de ternero llamado "pichico”, un aspa de car- 
nero, etc. El gaucho primitivo también lo usó, pero hombre blanco, por 
tal propenso a una mayor comodidad, estribó de preferencia con todo 
el pie, apoyándolo en simples estribos de hierro, que por su escaso valor 
pronto se generalizaron. Hubo también de bronce pero, muy raramente. 
En nuestro medio no se usaron los de madera, los de suela y los del tejido 
llamado "chalay”, corrientes antes, y aún ahora en la Argentina. 

El de campana — en la vecina orilla conocido por de Brasero — fué 
el más popular de mediados del XIX hasta principios del XX en que se 
vió desplazado por el estribo "inglés”, de plata, sencillo y esbelto, al que 
ahora se le añade, comúnmente, cincelados en oro, las iniciales del 
dueño, etc. En estribos, especialmente de campana, los hay de extraordi- 
naria calidad y con un derroche tal de plata y de oro, con pesos que casi 
llega y aún excede los tres kilos el par. (De tres y medio fueron los que 
integraban el recado obsequiado al Príncipe de Gales después Eduardo VIII y 
no menos magnífico — aunque quizá no de tanto peso en los estribos — fue- 
ion los del apero obsequiado al Dr. Getulio Vargas cuando, por primera 
vez ocupó la presidencia del Brasil. Ocasión que aprovecho para censurar 
esas atenciones que significaron el éxodo de piezas únicas, antiguas, y 
tanto más de lamentar — pese a la simpática personalidad de los obsequia- 
dos — cuanto que en los museos nacionales no hay aperos de esa suntuo- 
sidad. De muchas otras maneras pudo haberse quedado bien). 

En materia de estriberas, al principio eran redondas, de “caño” o "tu- 
bo”, luego siempre chatas, de lámina de plata, con una roseta en la parte 
inferior que las terminaba y termina artísticamente. 

El basto tiene dos argollas hacia la izquierda y derecha de la parta- 
posterior superior, y otra sdos, más atrás, a los flancos de la cabeza tra- 


Horacio Arredondo 


287 


toreo. Más al norte, la faceta lacustre varía y, siendo siempre 
planicie más o menos ondulada, está densamente cruzada de 
pequeñas corrientes de agua y de arboledas de altísimo valor 


sera. La primera, colocada del lado de montar, se destina a llevar la manea, 
que es un pequeño cepo de cuero destinado a manear, a aprisionar las ma- 
nos” del caballo, cuando, desmontado el jinete, lo retiene en un sitio de- 
terminado, ya atándolo por el cabrcsto o dejándolo libre. En este caso 

sólo puede andar a saltos, queda con las manos juntas, por lo cual no 
puede ir muy lejos, relativa libertad que le permite pastar, reponiendo 
energías. En materia de maneas, las hay de cuero simple, crudo o curtido, 
de trenzados variados, y aún de cinta de plata. (Museo Histórico Nacional: 
Col. Bouton). La componen dos secciones, a manera de "esposas” poli- 
ciales, una para cada mano, con su correspondente ojal y botón, con una 
argolla al centro, de metal o de plata, que le permite el juego del caso. 

La otra argolla similar, colocada hacia el lado de enlazar, antigua- 
mente era muy usada para llevar las boleadoras, el chifle, el vasito de 

cuerno de vacuno para beber y pequeños objetos: actualmente, la llave 
de alambrar, la manija de cuero con ojal y el correspondiente botón, en 
la que van "ensartadas” las llaves de las distintas porteras, que deben fran- 
quearse en las recorridas, etc. El chifle, también llevado al frente a la 
derecha del recado, era más usado pendiente del interior de las carretas y 
lo forma un asta de vacuno, preferible de buey, de buey "franquero” — ti- 
po de bovino, hoy desaparecido, muy astado — preferido por su mayor 
tamaño, que hacía las veces de frasco irrompible. Servía para transpor- 
tar líquidos: los grandes para el agua vino (el gaucho no era ni es muy 
propenso a éste prefiriendo, desgraciadamente, los alcoholes blancos y si- 

milares) ; los chicos, para la ginebra o la caña, los terribles venenos que 
lo embrutecen o que lo matan. La punta de la guampa, cortada, lleva una 
tapa atornillada que oficia de tapón; la opuesta extremidad va cerrada 

con una base de madera entrada a presión, que suele encajar en una leve 
ranura a la que se adhiere sólidamente cuando se hincha por la humedad 
constante que le mantiene el líquido que almacena. Los hay primorosa- 
mente trabajados a punta de cuchillo, con figuras, paisajes, sentencias fi- 
losóficas escritas y siendo muy comunes los que tienen, en los extremos, 
base de chapa de plata y botón cincelado de idem, como tapón. 

Las dos pequeñas argollas posteriores, ubicadas a los lados de la ca- 
bezada trasera, están destinadas a llevar dos tientos, más o menos largos, 
que se destinan a sujetar la balija, cubierta de fuerte lienzo, muchas vcccj 
impermeable, otras de cuero, en que envuelve el poncho de abrigo y al- 
guna muda de ropa el gaucho en viaje. El tropero lo usa constantemente 
e.n razón de su oficio que lo mantiene siempre en camino. En otros casos 
sirven para llevar, arrollado, algún "sobeo” o largo mancador, implemento 
de continuo y variado uso en la función rural. 

Sobre el basto va la encimera, que es un trozo de cuero, hoy cur- 


288 


Civilización del Uruguay 


comercial, todo lo contrario de los sectores cercanos al delta 
aludido, en que preponderan sauces, sarandíes, curupíes, etc. En 
las zonas centrales y norteñas predomina el algarrobo en sus me- 
tido, antes no, de forma cuadrilonga, corto pero muy fuerte. Lleva una 
argolla muy sólida que por una correa muy anudada se enlaza, que se 
sujeta por la cincha que presiona fuertemente la panza del animal, for- 
mando un todo con el cuerpo, impidiendo que el recado se ladee por la 
distinta presión de los estribos, inevitable al jinetear, etc. y que se corra, 
en las bruscas subidas y bajadas del terreno. En el lado derecho, el de enlazar, 
lleva la otra argolla a la que va atada la cincha por el "correón del medio”, 
que sirve para cortarla o alargarla, según sea el volumen del vientre del 
equino o el peso del jinete, cuando se afloja por mal "cinchado” o por 
la reducción del volumen que aprisiona. Esta argolla suele llevar una cor- 
ta y fuerte manija, con su ojal y botón, que sirve para cuarteos y arrastres 
de cosas livianas, pues cuando se trata de rastras de leña, arados, carritos 
aguateros, etc. se va directamente a utilizar la argolla grande. La otra, 
que \ iene a quedar del lado de montar”, está destinada a que pase el 
correón de cinchar” que se enlaza a la gran argolla libre de la cincha y 
que la ajusta. 

Sobre la encimera los cojinillos de cuero de oveja por lo general, de 
color natural, teñidos de negro o de rojo, etc., a voluntad. Siguen siendo 
muy preferidos los de oveja criolla, de lana larga y gruesa; también se 
usan de lana tejida, de lana de chivo de Angora, brillantes y muy sedosos, 
de lana de guanaco, de alpaca, etc. También a los cojinillos se les llama 
pellones. 

Cubren los cojinillos el sobrepuesto de suela bien sobada, de cuero de 
carpincho. Más buscado y, mucho más por su rareza y alto precio y el 
color habano oscuro que toma al uso, es el de ciervo de los bañados — 
cervus palustris , criollo — . Los de venado y otras clases de pellejo sil- 
vestre salvo el de lobo de río, también muy apetecido — no sirven, 
pues rápidamente se desgastan al uso. Antiguamente usaron bastante, los 
gauchos jóvenes y presumidos, los sobrepuestos de paño, bordados en co- 
lores o con aplicaciones de otros géneros de distinto color. 

Completa el apero el freno, las cabezadas, las riendas, el bozal, el pre- 
tal, el cabestro, etc. 

El freno consta de barbada, puente y patas o piernas; también se usan 
con copas y con coscoja. En desuso total, la pontezuela. Los hay tra- 
bados para los caballos mordedores, muleros, de gran pesos, muy reforza- 
dos, etc. Presentan muchas formas, y desde luego, los de lujo copas de plata, 
antiguamente enormes, y las patas o piernas cinceladas así como la pontezuela, 
hermoso agregado, todos del mismo metal, con o sin aplicaciones de oro. 
El criollo era y es de "puente” rígido; pero hay, en uso, una porción 
de variantes de frenos europeos, vertebrados, distintos. 

El bocado, es un tiento vacuno, crudo pero bien sobado, con el que 


Horacio Arredondo 


289 


jores variedades y el imputrescible ñandubay. Más hacia el norte 
hay campos altos, pero el intenso sistema vascular fluvial persiste 
y las arboledas de sobresalientes maderas, retorcidas y bajas, pero 
magníficas de calidad, preponderan hasta diluirse en la selva in- 
mensa de las Misiones con distintos y variables valores forestales, 
no sin antes recibir un aporte de la flora chaqueña en la que des- 
taca el extraordinario lapacho, duro como hierro y tintóreo co- 
mo pocos. 

* 

Desgraciadamente no hay estudios sobre la vivienda corren- 
tina o entrerriana — o, de haberlos, no los conozco — como los 

se da dos o tres vueltas al belfo inferior de los equinos, por debajo de la 
lengua, que se ha usado mucho en la doma de baguales y que lo usó el 
indio a falta de freno de hierro. También se han hecho de guampa y de 
hierro, prendiéndose las presillas de las riendas a la porción que queda a 
ambos lados de la boca. 

El fiador era una lonja de cuero sobado que rodeaba el cogote del 
caballo, tras las orejas, rematando en la garganta. Los hubo de gran lujo, 
de tientos finos primorosamente trenzados, de lámina de plata y en estos 
casos, remataba la parte inferior, pendiente de una argolla, una especie de 
sonajero, una media luna, etc., muy cincelada. Está en completo desuso. 

También está fuera de uso, la pontezuela, que era un adorno, firme 
o movible, que pendía, de las piernas delanteras del freno. De hierro, 
muy común de plata trabajada, de forma curva, era un hermoso adita- 
mento que si bien peligroso para el caballo en las rodadas si golpeaba con 
la boca en el suelo, es un detalle que le daba singular prestancia a la 
estampa de un criollo bien aperado. Eso y la senadora coscoja, que gira 
dentro de la boca impelida por la lengua, son detalles típicos y bellos. 

En materia de cabezadas, bozales, cabestros, pretales, etc., de cuero sim- 
ple, trenzado, o de plata, el ingenio ha discurrido con acierto creando cosas 
muy hermosas. Los hay todos de plata, de formas mixtas con cuero y argo- 
llas, pasadores y bombas de ese metal. Hay riendas de trenzado de plata cir- 
culares, triangulares, cuadradas, aplanadas en forma de cinta. Aparte del ma- 
terial aportado al M. Histórico Nacional, por la viuda del Dr. Bouton, colecta- 
do casi todo en Santa Ciada de Olimar, hay varias colecciones particulares, 
siendo las más importantes, la del Sr. Horacio Mailhos, la del Sr. Eduardo Gó- 
mez Hacdo y la del que ésto escribe. En las colecciones argentinas, principal- 
mente en las privadas, la que formó aquel esforzado criollo de origen in- 
glés, Caries Daavs, la de Llobet Cullen, la de Martiniano Leguizimón, ahori 
en el Museo de Paraná, etc., hay muchas piezas uruguayas y, algunas de 
ellas, publicadas por Taullard como entrerrianas, me constan positivamen- 
te, son uruguayas, por haber sido mías, colectadas aquí. 


290 


Civilización del Uruguay 


hay de otras partes argentinas, Córdoba por ejemplo, pero como 
consecuencia de observaciones directas — superficiales, del ferro- 
carril o del barco y de lecturas — puede afirmarse que en ella 
predominó la madera al principio, ranchos de palo a pique fo- 
rrados de paja brava o de juncos, revocados, a veces, de barro, 
empleándose la madera y la paja, ambas lo mejor en su clase que 
existe en la cuenca platense. Fueron construcciones no sólo' muy 
sólidas sino muy confortables, pese a que el utilaje interno, dejó 
siempre, y sobre todo al principio, mucho que desear. Luego los 
rancheríos fueron mejorando, encalándose, y vino el adobe, el 
ladrillo al fin: la evolución clásica, integral. Pero siempre, sobre 
todo por la abundancia del ñandubay, las construcciones adicio- 
nales rurales tuvieron caracteres bastante distintos de las nues- 
tras, como lo fueron sus bretes y el género de vida propio de 
una población donde el estero, la arboleda matizando los pas- 
toreos, y el extraordinario dédalo de ríos, arroyos y cañadas y 
los pajonales, le marcaron rumbos al predominar. (120) 

(120) En el litoral argentino frontero al nuestro hubo dos cosas 
típicas que la acción del hombre, siempre ávido de nuevas tierras para las 
labores agropecuarias, hizo desaparecer: la selva de Montiel en Entre Ríos 
y la laguna o estero de Ibera en Corrientes. 

Habría mucho que decir sobre ésto, especialmente con vistas a los es- 
tudios sociológicos del antiguo pueblo entrerriano que tantas vinculaciones 
tenía y tiene con el nuestro desde los tiempos de la patria vieja, desde los 
de Artigas en los que llegamos a formar parte de una misma unidad po- 
lítica. Hoy, Entre Ríos ha cambiado mucho, y los libros de Alberto Gerchu- 
nnoff lo evidencian, provincia muy colonizada, muy parcelada y muy agricola 
tn parangón con nosotros. Quizá este tema dé para un capítulo de una segun- 
da parte de este trabajo, que versaría sobre las artes menores: el amoblado, 
la manera de vivir, las industrias rurales, el vestido, la platería, los tren- 
zados vegetales y de cuero, todo lo que ha desaparecido. Al respecto, desde 
hace mucho tiempo be conversado largamente, atesorado mucha informa- 
ción directa, con dos prominentes hijos de esos “pagos”, historiadores de 
nota y enamorados de las cosas de ese suelo. Me refiero a los Dtres. Marti- 
niano Leguizamón y Antonio Sagarna, en especial manera con el primero, 
que me alentó desde muchacho en mis estudios históricos y me hizo el 
honor de hacerme Correspondiente de la Junta de Historia y Numismá- 
tica Argentina hoy Academia Nacional de Historia, cuando la presi- 
dia. Recuerdo con cariño las conversaciones en su casa de la calle Mon- 
tevideo sobre libros, sobre sí "ceibo” debe escribirse con c o con s, decir 
enramada o ramada, etc., siéndome familiar su colección de cosas gauchas con 


Horacio Arredondo 


291 


Por la frontera del este, el cambio es radical. Existió y si- 
gue existiendo el rancho, que muy difícilmente podrá ser desa- 
lojado en estos ambientes americanos, no sólo por su simplici- 
dad, bajo costo y tener a mano, todos los materiales con que se 
erige, sino porque cuando está bien hecho, bien dispuesto, con 
pisos de baldosas o aún de tierra de "tacurús”, bien apisonada, 
es la más térmica habitación, abrigada en el invierno, fresca 
en el verano. Sin reconocer que será siempre superada por 
el ladrillo y la piedra, en razón de su mayor durabilidad, aunque 
siga predominando con sus techos de paja brava, con sus quin- 
chas de "camisa”, de "escalera” y en especial modo, de "escama”, 
en construcciones de mayor costo, porque es la última palabra 
campera en duración y en estética. (121) 

Hacia el este la antigua influencia brasileña es evidente en 
una franja, de profundidad variable, vecina a la frontera, in- 
fluencia que viene desde la Cisplatina y que siguió imperando 
por más de medio siglo a favor de la continua inmigración de 
"fazendeiros” que, atraídos por la superioridad de nuestras pas- 
turas, poblaron de firme en nuestros campos y se incorporaron 
a la masa rural con algunas de sus costumbres, aporte completa- 
mente diluido en nuestra población en, los actuales días. 

* 


que se fundó, por su generosa donación, el Museo de Entre Ríos. Con el 
segundo, idénticas conversaciones sobre temas que cultivaba sustrayendo 
horas, cuando ocupaba el Ministerio de Instrucción Pública o la presidencia 
de la Suprema Corte de Justicia del país hermano, o en los veranos en 
ésta, en la Paloma o en Santa Teresa. 

(121) Siempre ha habido insuperables “quinchadores” que han hecho 
primores con las pajas gauchas, como alambradores que tornan maleable y 
estético al hilo de acero, al parecer indominable. Con esos elementos, tan 
dispares, han rivalizado con el trenzador que inventando puntos, nudos y 
combinaciones múltiples, ha hecho y hace con el tiento fino, la lonja de 
cuero de caballo o la hebra de cerda, obras maravillosas, verdaderas fili- 
granas unas veces sólidas, otras gráciles, tenues y sutiles. 

La mejor quincha es la de paja brava que es conocida en muchos 
lugares de nuestros campos por paja "de Santa Fe”. Abunda en ciertas 
llanuras anegadizas pero, a falta de ella, se usa la "totora” que crece en 
los bañados, el "junco” que vegeta en ciertas orillas de arroyos, cañadas 
y lagunas, y el "junco de arena” que se propaga en algunos arenales de 
la costa atlántica del país, desde luego, todo esto último muy inferior a 
aquélla. 


21 


292 


Civilización del Uruguay 


El prof. Adolfo Berro García en su "Lexicología róchense”, 
publica al respecto, en el Boletín de Filología N. 9 8-9, un plano 
del país en el que señala las zonas de influencias idiomáticas del 
portugués, entre otros. Visto este gráfico, quizá en nota o en al- 
guna otra forma, debiera haberse expresado que la zona de in- 
fluencia del castellano en el sector fronterizo es equivalente a la 
que penetra en nuestro país por la frontera del Río Grande del 
Sud. Basta recorrer cualquier Vocabulario riograndense para 
comprobarlo. 

Los trabajos del Dr. Berro García, que sobre el tema ilus- 
tran porción de páginas de la citada publicación de la que es 
"alma mater”, son muy interesantes y lo único de lamen- 
tar es que se vean restringidos a la citada publicación que, por 
especializada, tiene un núcleo reducido de lectores. Estimo que 
hay interés en difundir estos estudios, desde que se trata de co- 
sas poco trilladas en la que si bien hay mucho que vino de afue- 
ra de fronteras no poco hay elaborado en el país. 

Volviendo al tema de la influencia portuguesa en el habla 
campesina del Uruguay fronterizo, así al pasar diré que estoy de 
acuerdo en la inclusión en el léxico róchense de voces como 
"baranda”, "butiasero”, "macuin”, "miraguaya”, pero no de 
otros como "despicado”, "zandunga”, "barboleta”, etc., que las 
he oído en todo el país. Debiera incluirse en las primeras entre 
otras, "cambusero”, (soldado) "barche”, (charco, pequeña hon- 
donada de aguas muertas) en lo que a Rocha respecta y "azur” 
(tajamar) "orillería” (horno de hacer ladrillos) que junto con 
"mormaso” (ambiente pesado) y otros son muy comunes en 
Cerro Largo. 

Creo anotar un error en las voces rochenses cuando se dice 
que "miraguaya” se aplica a un pez intermedio entre la tonina,, 
(que no es pez sino un mamífero) , y la corvina negra. La mira- 
guaya es el tipo mayor de la corvina negra, siendo la menor la 
"criolla”, sin olvidar la "tamberita”. 

Comparto todo lo que dice respecto al significado de "abi- 
chado”, "bastereado”, "cacunda”, que el profesor cordobés Vi- 
cente Rossi las cree de uso restringido al decir ("Complemento 
a vocablos del lenguaje campesino uruguayo del Prof. Dr. A. 
Berro García”) "Debe tenerse cuidado con los términos crea- 


Horacio Arredondo 


293 


dos en barras de amigos u otras agrupaciones: voces esporádi- 
cas, que se repiten en un círculo pero que no se generalizan”. 
Las he oído desde niño en todo el interior del Uruguay siendo 
de las más corriente. 

También respecto al francesismo "brete”, aún cuando el 
posible origen inglés de "brecke” no debe desecharse. Es cu- 
rioso ese origen galo en palabras consideradas tan criollas como 
esa, "petizo” y otras y más de destacar es la falta de equivalen- 
cia en los Diccionarios españoles — el de la Academia no lo ci- 
ta — pues en lo referente a "petizo” jaca o caballejo no lo define 
tal cual es: caballo de poca alzada. El galicismo es de uso ge- 
neral no sólo en nuestro país, la Argentina y Río Grande — la 
cuenca platense — sino también en Chile y Perú. ¿Dónde nació? 
¿Cuál es la grafía correcta de este vocablo: Petizo, petiso? 

El tema de los sedimentos de otros idiomas dejados en el 
nuestro es muy interesante por muchos conceptos y, entre ellos 
como elemento para juzgar el volúmen del aporte de sangre y 
de influencia allegados a nuestra nacionalidad. La contribución 
de voces guaraní es grande, el quichúa también importante, 
siendo menos los africanismos dejados por los esclavos o impor- 
tados del Brasil (Lizardo Borda: "Voces tucumanas derivadas 
del quichúa” (Tucumán 1927) ; Dante de Laytano: "Os afri- 
canismo no dialecto gaucho”, etc., etc.) y de los idiomas euro- 
peos, de especial manera, del italiano, el francés, y el inglés. 

Hecha esta disgresión, volviendo al tema diré que hoy es, 
en muchos casos todo lo contrario, y no es el momento 
de puntualizar detalles pero si el de transcribir un párra- 
fo por demás elocuente, de un brasilero observador, Affon- 
so Varzea, que después de señalar la inmensa frontera terrestre 
del Brasil con la Argentina, Paraguay, Bolivia, Perú, Venezuela 
y Guayanas afirma que la única "fronteira viva” es la nuestra, 
"isto é, aquella por onde transita as mais intensas relacoes que 
invadian do interior do nosso paiz, por vía continental”. Y agre- 
ga: "Como por otro lado provenientes del Uruguay, poderosas y 
constantes corrientes de todo orden se encaminan al suelo brasi- 


294 


Civilización del Uruguay 


leño, representadas, en el territorio de Río Grande del Sud por 
mil trescientos establecimientos orientales ocupando setecientas 
mil hectáreas, de un valor de 71.-095 contos de reis (Datos del 
censo de 1922) resulta en toda la zona frontera una serie de “in- 
terpenetragóes e de opposigóes revestidas de sensibilidad extraor- 
dinaria”. 


*■ 

La diferencia en la edificación de las viejas estancias y 
"pulperías” más o menos allegadas al límite internacional, cons- 
truidas en ladrillo o en piedra, no radica sólo en las plantas sino en 
los techos y en la carpintería de las aberturas, donde es eviden- 
temente radical. Fue tan patente la influencia brasileña en la 
arquitectura fronteriza, como lo fue en todo el Río de la Plata, 
— incluso Buenos Aires — la portuguesa en el mueble llamado 
ahora "colonial” o “virreinal” por los “platinos”, que es el Juan 
VI lusitano con influencias chinas de remoto origen en la forma 
— en las patas de mesas, escaños, sillas, etc. — y con brasileñas 
en el material, el siempre suntuoso y magnífico "jacarandá”, 
sustituido en el día por la "imbuia” y el “peteribí”, excelentes 
maderas pero sin las condiciones de aquél. Ese mueble, sobre todo 
en escaños, sillas, etc., tiene en la parte superior formas del mue - 
ble inglés en sus tipos mejores; como ya se ha dicho en el ca- 
pítulo III. 

Los techos eran de teja, a veces sobre tejuela, directamente 
apoyadas en las correas. Las ventanas, de "guillotina”, con vi- 
drios chicos, sin las caladas celosías de Bahía utilizadas para pro- 
vocar penumbra en los interiores en las zonas tropicales del país 
norteño, y por tanto, fresco. Las puertas, comúnmente llenas, 
raramente con enrejados, tenían todas las peculiaridades de for- 
ma y de construcción propias del Brasil. Las techumbres, en su 
aparejo y ciertos dispositivos de construcción, sobre todo en las 
serchas, distintas de las nuestras, no presentaban al exterior la ri- 
gidez y el aspecto, diríamos geométrico, rectas y planas, que ca- 
racterizan a las españolas americanizadas pues, por lo regular 
—invariablemente en las de cuatro aguas — ostentan visible on- 


Horacio Arredondo 


29 $ 


dulación o flexión, quizá provocada por la manera de construir 
o por la calidad de la madera que a el peso cede. También, en 
pico levemente levantado en los cuatro ángulos, como pagodas, 
peculiaridades propias de las techumbres chinas que se incorpo- 
raron a los estilos portugueses como consecuencia de las influen- 
cias de sus colonias en Asia, en manera especial la de Macao. 

Todas las características de las construcción riograndense 
ha desaparecido suplantada por ese tipo de construcciones sim- 
ples, que se venía elaborando en todo el territorio nacional. Este 
"estilo” o modalidad que podía llamarse "popular”, es el resul- 
tado del ingenio de las masas campesinas, que volcó su ex- 
periencia en moldes que no se anquilosan. En las construc- 
ciones de cierta envergadura, con la calificación de "colonial”, 
hasta cierto punto inadecuada, podría tipificarse como la 
americanización de la antigua casona hispánica. Su proceso 
de formación es el normal de todos los estilos rústicos. 

Esta transformación, con los mismos fenómenos de valo- 
razión y preponderancia de todo lo nativista, exclusivamente 
nuestro, regional, va realizándose también en la Argentina, pero 
no en el Brasil riograndense, donde salvo uno que otro caso, si- 
guen las corrientes que en el Plata imperaron en el siglo pasado, 
calcando más o menos con acierto, tipos europeos, norteamerica- 
nos y normando recientemente, neoclásicos, góticos, etc., antes; 
con variantes en Paraná y Santa Catalina, de influencia alemana, 
efecto lógico dada la cuantía de la colonización germana en esas 
provincias, que data de la época del Imperio. Con todo, en San 
Pablo y, en mayor escala en Río, se observa en los medios cultos 
adinerados, preocupación por el resurgimiento del antiguo barro- 
co portugués con adaptación de planta y fachadas a la fuerzas 
autóctonas que en todas partes regulan la habitación del ser hu- 
mano. (122) 

* 


(122) La casa uruguaya no tiene la menor semejanza con las casas 
grandes”, zenzalas y sobrados del Brasil portugués y no la tiene por di- 
versas causas y sobre todo, debido a los fines diametralmente distintos par« 
que se construía: aquí, para la explotación ganadera extensiva; allí, para 
Ja agricultura intensiva de los cultivos de café, caña de azúcar y yerba mate 


296 


Civilización del Uruguay 


Dos divisiones deben señalarse en nuestra arquitectura po- 
pular rural: la de las estancias y la de los comercios, con dispo- 
siciones distintas, desde que la primera sirve para casa habita- 
ción y dependencias para producir, y la otra, para depósitos, 
departamentos de venta y habitación del que cambia y vende. 

Examinadas las plantas y demás aspectos de estos dos tipos, 
salta de inmediato a la vista la preocupación de la seguridad y 
de la solidez. Las masas emergen de la tierra dando una sensa- 
ción de unidad con el suelo, quizá producidas por sus fuertes 


que demandaban un personal muy numeroso. Luego el clima siempre cal- 
deado, aquí frío en el invierno, con calor atemperado en el verano. Y pa- 
ra completar ambientes tan diferentes, las haciendas chucaras y el gau- 
cho semi alzado, hípico, siempre altivo e indómito del Plata, rudo con- 
traste con el manso indio guaraní, puro o mestizo, y con el negro es- 
clavo, bondadoso y sumiso a la férrea disciplina del patrón, laborando a 
pie, en cuadrillas siempre vigiladas, y actuando en un clima por demás 
sedante y benévolo. 

Indudablemente, nuestro inmediato vecino, el "fazendeiro” riogran- 
dense, tenía ocupaciones similares a las nuestras: ganado alzado, medio hu- 
raño y agresivo, libertad de acción en todos los sentidos, agreste ambiente 
que creó el tipo gaucho, tan gaucho allá como acá, como en las pam- 
pas argentinas, con todas sus virtudes y ' con todos sus defectos. Pero lo 
cierto es que la influencia del medio brasileño, con la autoridad imperial 
sólidamente constituida, actuando con procedimientos draconianos, creó un 
ambiente intermedio distinto al reinante más allá de la Serra do Mar y 
también al uruguayo. Esas diferencias se siguen anotando en el estanciero y 
en el peón a ambos lados de la frontera, en muchas cosas, muchísimas, has- 
ta en el aspecto alimenticio. En ambos medios predomina la carne: el cam- 
pesino uruguayo la come, de preferencia asada, o en cocidos varios, en gui- 
sos mezclada con zapallo, papas y fideos; el brasileño la come gustando del 
asado, pero prefiere la "feijoada”, el poroto negro aderezado con especies y 
carne y, modernamente, el arroz ha pasado a ser uno de los platos más 
populares. Aquí, en vegetales tan sólo ha entrado el zapallo, el boniato, so- 
las o mezclados, en "guisos” con fideos, pero en la inmediata frontera, 
la influencia del poroto "preto” tiene preferencia, cosa que no sucede en 
el centro y oeste del país, carnívoro cien por cien. 

No debe olvidarse que ambos ambientes tuvieron un aporte racial 
común, pero de distinta cuantía: el indio y el negro. El negro esclavo po- 
co se utilizó en la explotación rural extensiva, como ya he dicho en el 
texto: fueron, en el campo, casi siempre, caseros, chacareros, boyeros dentro 
de un régimen patriarcal infinitamente más bondadoso, mucho menos cruel 
que el vigente en el brasil, portugués e imperial. Las diferencias las fija el 
medio distinto, el clima, etc. 


Horacio Arredondo 


297 


paredes bajas y sus techumbres aplanadas y las aberturas es 
casas y pequeñas. Es que había inseguridad debido a las con- 
tinuas guerras y se estaba viviendo, antes y después de produ- 
cirse, períodos de agitación casi permanentes, por lo que alcan- 
zar el resguardo era lógico que se persiguiera. 

Entrando al análisis de la estancia, vemos que la disposi- 
ción general de cuadrado predomina. Unas veces, por los cuatro 
costados las habitaciones cierran el cuadro; otras, y es lo ge- 
neral, tres lados la ocupan y el otro una tapia llena con puerta 
o portón o una verja de barrotes de hierro, de punta de lanza, 
asentada sobre un fuerte múrete, lo concluye con la puerta o 
portón siempre en el centro. La entrada principal suele ser ésta, 
al centro de la verja, y en este caso de hierro; otras, se accede 
por el opuesto lienzo edificado, por un corredor, al que dan la 
sala a un lado y el escritorio al otro, como en las casas de la 
ciudad. Tiene puerta llena al exterior o con postigos, enrejado 
el vano fuertemente; y una cancel de hierro calada sobre el pa- 
tio interno al extremo del corredor, lo aisla también como en 
la ciudad. Las habitaciones con comunicación interna corrida, 
salvo la de la cocina que está siempre a un extremo, indepen- 
diente, con puerta al exterior a veces, pero que da al patio casi 
siempre. El lienzo de pared que la divide del comedor, cuando 
suele ser lindero, presenta a veces, una ventanuco por donde 
circulan las viandas, sin necesidad de salir al patio la persona 
que sirve. 

Este afecta forma de cuadrilátero o de cuadrilongo al que 
convergen algunas ventanas de las habitaciones, no muchas, —así 
como alguna vez ninguna, — siempre fuertemente enrejadas 
como las que dan al exterior. En aquél caso la comunicación 
se hace por el zaguán de entrada o por la puerta centrada fren- 
te al portón, comedor generalmente, etc. 

Al medio un aljibe, detalle árabe traído por los españoles, 
al que caen las aguas de los techos, sin perjuicio de que bajo el 
zarzo del parral o de la media agua, — ' baranda , calificación de 
origen brasileño, o porche adintelado, de arcos excepcional- 
mente — que suelen rodear al patio a veces por tres de sus lados, 
la gran tinaja de sólida alfarería procedente del norte argenti- 


298 


Civilización del Uruguay 


no o de Italia se destaque en su función de conservar el agua 
fresca. Este detalle, tan típico de las viejas estancias, va cayendo 
en desuso rápidamente debido a las instalaciones de agua corrien - 
te alimentadas por molinos que sacan a viento — o bombas im- 
pelentes accionada a nafta — agua limpia y fresca de las profun- 
didades del subsuelo y la distribuyen con profusión por todas 
las dependencias. (123) 


(123) De la arquitectura rural española, de la andaluza y de la cas- 
tellana, la ' barraca” valenciana, la "tarragasconense”, la "pallaza” gallega, 
la masía” catalana, la casa vasca, la nuestra ha tomado muchos detalles 
útiles, casi siempre de interiores, pero sin afectar su planta, que gene- 
ralmente es típicamente nuestra, regional. Entre ellos, “poyos”, asiento de 
material lleno adosado a lo largo de las paredes, “alacenas” empotradas 
en los muros con variadas modalidades de construcción incluso de herra- 
jes, en los fogones de las cocinas, en la distribución de sus hornallas, en 
repisas y campanas, etc. Y también en el "aljibe” que es una de las tan- 
tas voces y construcciones que en España dejó siete siglos de domina- 
ción árabe como "noria”, "alberca”, "arriate”, etc. 

El almacenamiento del agua en el subsuelo fue propio de todas las 
civilizaciones pero, aunque parezca poco extenso el campo de la inventiva 
a este respecto, las cisternas vanan al infinito. Aquí predominaron las de 
origen español, castellano, italiano y aun francés, como consecuencia de la 
fuerte inmigración de esas procedencias que viene afluyendo al país hace 
mas de doscientos años, y que, como es natural, traen y adaptan al medio 
americano muchas cosas de sus tierras de origen. 

El modelo español tiene varios tipos, pero, desgraciadamente, los me- 
jores, los de dos cisternas comunicadas, una para el riego con las primeras 
aguas que recibe con las impurezas de rigor y, la otra para beber, son 

poco difundidas, siéndolo aún menos el aljibe mallorquín — la "aljuba” 

de forma de huevo, con una pared filtro vertical que recibe las primeras 
precipitaciones. En Mallorca y Menorca, tierras de una hermosura natu- 
ral difícilmente superable con agua subterránea más que escasa y con 
débiles precipitaciones pluviales, están los mejores modelos. 

Tengo por seguro que el poco favor de ellos reside no sólo en 
que son poco conocidos, sino en su mayor costo y en la desaprensión 
que siempre ha predominado en la población rural para la toma de agua. 
Hoy se reacciona posiblemente porque el agua se ha tornado indispensa- 
ble para la buena higienización del individuo, los menesteres de las casas 
y al saber, que sólo la hidatosis produce en el Uruguay dos decesos diarios 
J que, en el mundo, es el país de más alta mortalidad por tal causa. Costará 
meter en la cabeza del paisano que no beba agua de cachimba o de 
arroyo, que disminuya la perrada y que entierre las achuras ovinas, causa 
de todo ese mal. 


Horacio Arredondo 


29* 


Complementaba la preocupación de seguridad la ubicación 
"de las casas”, siempre en lo alto de una cuchilla libre y despe- 
jada, donde, sin obstáculos, se podía otear hacia los cuatro pun- 
tos del cuadrante. Por eso es que solo uno que otro árbol, de pre- 
ferencia ombú, de crecimiento rápido, de fácil cultivo y de 
sombra refrescante, ponía una nota acogedora cerca de las casas, 
inmediato al "palenque”, y bajo cuya sombra, en los días ca- 
lurosos del verano, se dormía la siesta, se tomaba el mate desde 
la mañana a la noche. También, a su amparo, se formaba la 
tertulia familiar cuando la reverberación de las paredes, (siem- 
pre de blanco encaladas con chambranas y dinteles de las aber- 
turas pintadas de rojo, amarillo, o azul), volvía insoportable la 
temperatura del patio interno. Es que. bajo el ombú, la brisa 
corre sin obstáculos y se refresca por la enorme cantidad de 
agua que, en su follaje y tronco tiene, al punto, de que su exce- 
so de savia es uno de los factores que hacen incombustible su 
madera. (124) 

En general, las viejas estancias eran bastante térmicas por 
el ancho de sus muros y la estrechez de sus aberturas, siendo muy 
abrigadas en invierno y frescas en verano, como he dicho, siem- 
pre que se tomara la precaución de tener todos los ambientes in- 
teriores a media luz o menos. Muchas veces se mejoraban los te- 
chos colocando las tejas sobre tejuelas y, otras, las más, con cie- 
los rasos de tablones pintados, elemento aislante de primer or- 
den. También cubriendo las tejas, por la parte de adentro, con 
una quincha de paja brava a manera de cielo raso, no menos efi- 
caz que el anterior. 

La vivienda del hombre de escasos recursos no presentaba 


(124) Va desapareciendo esta escasez de arboleda junto a las casas. 
Se comenzó con líneas vegetales quiebra-vientos, y luego con las planta- 
ciones de grandes macizos para el resguardo del jardín y de la quinta, 
que dan leña y sombra y abrigo para los sementales a galpón, protección 
a las majadas después de las esquilas. En esta oportunidad — en nuestro 
variable clima — un temporal a campo abierto puede provocar pérdidas has- 
ta más de la mitad de la majada en sólo pocas horas. 

Estas ventajas y la absoluta tranquilidad de la campaña, donde hace 
más de cincuenta años, donde prácticamente, no ha habido luchas sangrien- 
tas, pese a las enconadas campañas políticas, ha operado la transformación. 


300 


Civilización del Uruguay 


los aspectos de fortaleza que vengo destacando, pero, dada la 
cuantía de sus posibilidades, — siempre dentro de un plano de 
gran escasez era también evidente la preocupación de la se- 
guridad. Aún cuando la pobreza fuera extrema, se evidencia su 
deseo de resguardo. En tales circunstancias "las casas” eran siem- 
pre de terrón y techo de paja, con ventanas y puertas llenas, 
pero, cortadas éstas en sentido diametral su hoja única, dotada de 
cuatro goznes, dos abajo, dos arriba, de suerte que se abrían in- 
dependientemente calzando la de arriba en la de abajo en un re- 
tallo o ceja. Este sencillo dispositivo obedece a que la puerta ofi- 
cia de tal o de ventana, a voluntad del operante, bastando abrir 
la parte superior para tenerla como tal. También tiene la ventaja 
de que quedando cerrada la parte inferior, la ventilación hacia 
adentro es posible sin permitir el paso de perros y aves, que abun - 
dan, en esos ambientes humildes, siempre en busca de restos de 
comida, procurando entrar en los interiores. Una simple al- 
dabilla de madera la cierra al exterior cuando se sale y nadie que- 
da dentro; pasadores longitudinalmente colocados en el interior, 
reforzados por fuertes trancas de madera para las horas de la no- 
che, completa esta puerta-ventana tan práctica y de tan poco 
costo que ahora se usa con la misma frecuencia que en los vie- 
jos tiempos. 

Repetimos que en donde más se advierte la preocupación de 
seguridad es en la colocación, siempre en el lomo de una cuchilla 
indudablemente para individualizar de lejos al que viene; a ser 
posible, a pocos centenares de metros del espeso monte de un 
arroyo, situación que permitía, a su amparo, una rápida retira- 
da. Esta precaución podía ser previa a la llegada de un enemigo 
al que se oteara desde lejos y también para un último recurso 
de salvación cuando, "avanzada” las casas de noche, sin esperan- 
zas de rechazo, la huida se imponia acompañados siempre de la 
fiel perrada, los constantes compañeros del hombre, chico y 
grande, en la vida campesina. (12S) 


(12 5) Contaba esta posición, aún muy usada, con muchas ventajas, 
entre ellas, la cercanía del agua para beber, para el lavado de la ropa y 
para el baño individual que se hacía en alguna breve playa de la cañada 
o arroyo; la leña a mano, con sólo el trabajo para recogerla, de levantarla 



Horacio Arredondo 


301 


Pese al cambio operado con la absoluta tranquilidad de que 
se goza en nuestros campos, aún hoy, tanto en la estancia grande 
como en la mediana y en la chica, la situación estratégica sigue 
primando, sobre todo cuando el poblador es propietario, pues 
siendo arrendatario, predomina la indiferencia influyendo a ve- 
ces la conveniencia, por el acarreo de cosechas en caso de haber 
mucha agricultura, ya que los factores económicos del negocio 
obligan a centrarlas dentro del predio para evitar gastos inú- 
tiles inevitables si se está a un extremo. 

Me refiero desde luego, a las zonas ganaderas extensivas por 
cuanto en la explotación agrícola o mixta preponderan otros 
factores fácilmente visibles y distintos: cercanía de las tierras 
de labor, del agua, de caminos públicos, etc. 

La característica estancia de planta casi cuadrada, en cier- 
tas regiones, particularmente serranas, subsiste con un vigor que 
sorprende. Es que indiscutiblemente representa el tipo más en 
concordancia con el medio, por eso ya no sólo supervive sino que 
prospera, teniendo por seguro que será el de porvenir. Sus ven- 
tajas son evidentes para todo aquél que haya convivido y ob- 
servado nuestro ambiente rural, escrutándolo con pericia. El pa- 
tio al centro y en medio de él el aljibe, es decir el agua a mano 

del suelo de los árboles caídos por vetustez, quebrados por la fuerza de los 
vientos o arrastrados por las aguas en las crecidas, etc. 

Pero la defensa, para el caso hipotético en que la casa fuera asaltada, fue 
factor preponderante. La retirada de la familia al monte era adoptada, en los 
tiempos idos, cuando se avizoraba el acercamiento de gente sospechosa durante 
las épocas de convulsión y también para las horas de la noche cuando la chis- 
pa incendiaria podria ser proyectada sobre el techo de totora. La familia 
se dispersaba por las vecinas hondonadas, hacia el monte, al más leve in- 
dicio de anormalidad, donde, de antemano, se tenian previstos lugares es- 
peciales en los parajes más inaccesibles en que se permanecía hasta que el 
peligro desaparecía, a cuyo efecto se "bombeaba” desde lugares aparentes. 
Es tan poderosa, tan atávica esa preocupación de constante vigilancia de 
nuestro paisano que, aún en los actuales tiempos es difícil, casi imposi- 
ble, llegar a una estancia o a un rancho aislado, durante el día, sin ha- 
ber sido avistado desde larga distancia, a veces increíble, por la gente 
de las casas. Es que el hombre de campo tiene, quizá por el constante 
ejercicio a que somete su órgano visual, un alcance muy superior al de 
ciudad, y dispone de un mayor tiempo para perderlo o ganarlo — nunca 
-se sabrá bien ésto — en cosas, al parecer sin sentido práctico. 


302 


Civilización del Uruguay 


para todo el trajín de la casa. Este patio, por lo general embal- 
dosado en todo o en parte, con las grandes lajas naturales que 
afloran en muchos puntos de las sierras, presenta siempre una 
exposición conveniente, viento agradable o sombra protec- 
tora a toda hora de el día, si la orientación ha sido buscada, como 
generalmente lo es, con esa finalidad. Esto para el verano, puer 
para el invierno, siempre uno de sus costados ofrecerá un reparo 
al castigo de los vientos fríos o fuertes, y un lugar donde se 
pueda estar gozando los beneficios del sol. En ese patio acogedor 
está el pequeño jardín cercano al agua y a la gente, con sus flo- 
res que alegran la vista y perfuman el ambiente, algún árbol 
frutal preferido y el inevitable parral, que da sombra y uvas 
en el verano y que con sus ramas sin hojas pasa desapercibido 
y no molesta en invierno. Si el patio es de grandes dimensiones, 
la infaltable media agua, bajo la cual la familia vive en el verano, 
el lugar de estar de la dueña de la casa, de la "patrona” que 
desde allí, sentada en una mecedora o en una silla baja, teniendo 
todo a mano, retiene, sin procurarlo, sometido a permanente 
control, por el solo acto de presencia, el gobierno de la casa. ( 126 ) 
En las grandes estancias fue común, y felizmente sigue 


(126) También hay otras variantes, en planta, entre ellas, las habi- 
taciones comunicadas entre sí dispuestas en hilera o formando un ángulo 
agudo, con medias aguas o corredores cubiertos, hacia los lados muy so- 
leados en el verano: refresco para la casa y lugar de estar, pero no con- 
dice con el carácter de este esquema entrar en detalles sobre el particular. 

Interin espero la oportunidad de publicar el numeroso material grá- 
fico que tengo acopiado con detalles de fogones, bretes, mangas, corra- 
les y cercos, aljibes y cachimbas, sin olvidar las veletas, el transporte ru- 
ral en todas sus variantes, las armas — trabucos, tercerolas, lanzas, sables, 
machetes, cuchillos — el apero, donde en plata y en tientos, el gaucho o 
el artesano del suburbio pueblerino, tiene realizaciones que cada día que 
transcurre resulta más difícil colectar y aún descubrir y desde luego su- 
perar, porque la vida moderna, con su agitado ritmo, conspira con la 
tealización de obras en que, a más de habilidad, hay muchas horas de 
trabajo que reclaman aplicación distinta. Luego los altos jornales. Pese a 
eso, y para fomentar el conocimiento de trabajos manuales en tientos, etc. 
la cuadra’ del fuerte de San Miguel, hace unos pocos años la dediqui, 
totalmente, para la exhibición del "modus operandi” para despertar in- 
terés, vocaciones, con fines didascálicos, exhibiendo una larga serie de 
ilustrativos dibujos. 


Horacio Arredondo 


303 


siéndolo, que un mirador corone el edificio que, al darle mayor 
prestancia a la masa arquitectónica, permite una eficaz vigi- 
lancia del predio, pues se alcanza a observar, desde él y a simple 
vista, un espacio mucho mayor. En estas estancias suelen verse al- 
gunas líneas neoclásicas en fachadas: falsas columnas, chambra- 
nas, guardapolvos, presentando a veces, en la principal, un ancho 
vestíbulo sostenido, en su línea exterior, por cilindricas columnas 
de capiteles dqricos, reminiscencias de villas italianas de casas 
quintas de los alrededores de la ciudad. Me refiero a las cons- 
truidas de 1880 a 1900 , pues, de veinte años atrás, la casa de 
tipo español, americanizada, es seguida casi sin distinción en los 
■establecimientos más importantes de la campaña. ( 127 ) 

En esos grandes edificios de fines del siglo XIX, se advierten 
algunas variantes de planta, fundamentales:: la supresión del 
patio interior, que existe cubierto de claraboya o ha sido del 
todo eliminado. En sustitución y cambio, circunda al edificio 
una gran verja de hierro sobre sólido múrete de material, siem- 
pre alrededor de la forma cuadrada. En estos casos la vida de la 

(127) Un ejemplar tipico es la que perteneció al teniente general 
Máximo Tajes, magnífica, ubicada en Melilla, sobre el río Santa Lucía. 

Este edificio, con algunas hectáreas, había sido adquirido, con muy 
buen acuerdo, por la Comisión Nacional de Turismo, en fecha anterior a 
mi ingreso en dicho organismo. Interin se habían efectuado en él incon- 
sultas reformas. Con todo, traté de rectificarlas y en lo restante del vasto 
edificio, conservar lo no alterado, pintándolo al agua, con los tintes ori- 
ginales, imitando dibujos de papeles, etc. Se trata de una villa italiana, 
policromada, grata de color, con decoraciones internas de gusto discutible, pe- 
ro que documentan una modalidad no desprovista de interés. 

Los portones y la amplia verja es una obra de herrería de subido valor. 
Un pequeño tramo que falta frente a la entrada principal moderna, excuso 
decir que no es obra mía, así como la destrucción de todo el ambiente 
interno, la linterna del mirador, etc. Restan intactas las s Habitaciones de 
los cuatro ángulos que logré salvar, los dos vestíbulos de entripa y la afi- 
ligranada verja con sus dos portones primorosamente calados y la- esquinas 
de sus cuatro ángulos, en piedra, rematadas por figuras de animales de la 
fauna nacional. En el coronamiento de la puerta principal del vestíbulo 
que mira al río, en la ornamentada decoración Renacimiento italiano, pintada, 
hay un medallón, igualmente al fresco, de Artigas. Lástima que no hubo 
oportunidad de volver a su sitio una "linterna” de hierro, de vidriados colores, 
que remataba airosamente la torre y que, en la oscuridad de la noche, servía 
Je norte y ponía una nota acogedora en la soledad. 


304 


Civilización del Uruguay 


casa se desborda al exterior y se desarrolla entre la verja y el edi- 

caliTfj ° CUPa d jardín ’ am P lísimo - La verja, habiendo, 
cambiado as épocas, no tiene ya funciones defensivas contra 

una posible agresión. Oficia de obstáculo para evitar el 

pa a ra aillaHa'w “ "í" q “ dañaHan eI jardín Y twibién 
para aislar la familia y el servicio interno, por lo general feme- 

mo, de la peonada, de forasteros, etc. (128) 

Dentro de este periodo fin de siglo, hubo una variante 

n os techos, ya ida. Me refiero a los edificios de material de te 

chumbees planas, de "azotea”, sostenidas por viguería de hl 

cesa, • W„al a ” y r ' CubÍerta de bM ™ «**+ f™n- 

Llamaron la atención de los habitantes del campo y se usa 

Cia d¿de°lÚ"Jr yT? COm ° las pulperías . de importan- 
d<*rarl S - ' , a * a extrem o esa característica fué consi- 

ada, que primo en el decir vernáculo que, al individualizarla 
al referirse a ese tipo de edificio, desaparecía la obligada califi- 

rriente— 6 TT7 ^ ° ^ — "-cosa cÍ 

de tal”. dCCia inv ariablemente "azotea de fulano 

uníón R d C r rd °’ C ° m ° típÍCa ’ Una — 1 magnífico ejemplar— en la 
Sua vfcZTr Cam,n ° 1 naC 1 ÍOnal a Minas con el no menos an! 
Iones) la í Ta P ,a ’ a aI “>ra de la actual Pedrera (Cane- 
lones) . a azotea de la Gregoria”. Era esta señora, el tronco 

cSavI^yot^^dT 3 ! hOV d£!1PSr ' C ' da: *- 

alterado, es h¿y ¿1^* Z'Tl'Z 

país quedan aun muchas y significativas "azoteas”. 


tura nnn t T m í eresantes aspectos de nuestra arquitec- 
ura popular rural resulta el haber sido iniciada por los vieios 

maestros de obras y antiguos alarifes de origen español al 
Pnncip '°’ y ,uego “"tinuados por los expertos italianos, esna- 

«nturicadasm'.» Í ü"”'" * lud ír « ™,a I» - habitaciones ' ' ' 

en forma de L — el’ Y formando ángulo agudo, 

esquinas de lo. duaLT ^ f* SC dta “ t4 en desus °’ *»lvo en las 
muñes aún m d ' n ‘ ¡d * d d ' Paciones, *»<fc .un co- 


Horacio Arredondo 


305 


ñoles y aún franceses recién llegados a nuestras playas, más o 
menos duchos en albaliñería y cantería que, en estrecha unión 
con los hombres de campo, crearon un tipo modesto, pero prác- 
tico y nuestro, que siguen evolucionando a favor de la observa- 
ción, de la experiencia de los asociados en estrecha comunión y 
dominio de métodos de trabajo y de género de vida. 

Estos aspectos modestos de la arquitectura no son una 
novedad en el panorama universal donde no digo cada nación, 
sino cada porción de país, los tienen adaptado a sus necesidades, 
nacida en la misma forma que aquí. Precisamente, de estas mo- 
dalidades arquitectónicas europeas hay mucho en la nuestra, par- 
ticularmente en procedimientos constructivos, en techos, en fo- 
gones, alacenas, aljibes, etc., procedentes de las casas de las distin- 
tas regiones de España, y también de Italia. Se han trasplantado 
a nuestro medio no sólo como consecuencia de la intervención de 
constructores de ese origen que han trabajado en la edificación 
como expertos, dirigiéndolas, sino que los propietarios extranje- 
ros, al poseer los recursos necesarios, allegados con su trabajo en 
el país, ha sido lógico que al levantar su casa americana las hayan 
dotado y las sigan enriqueciendo con las peculiaridades prác- 
ticas unas veces, afectivas otras, que despiertan los recuerdos 
de la habitación de sus mayores que debieron abandonar en 
busca de mayor bienestar. 

Si en las plantas está patente la influencia de nuestro pai- 
sano, también lo está, y en mayor grado, en bretes, mangueras, 
corrales y cercos. Aquí todo es americano, dispositivos adopta- 
dos como consecuencia de la directa observación de nuestro 
campero, acostumbrado a trabajar no con animales estabulados, 
sino con grandes masas apenas arrocinadas, de ovinos, equinos y 
vacunos — cientos y miles de cabezas — , por lo que la influen- 
cia europea, aún la de la vieja “deheza” andaluza, que también 
se desenvuelve con ganadería criada a campo abierto, brava y li- 
jera, no ha dejado huella. La hay en la equitación y hasta en el 
apero y es curioso que no tuviera mayor aceptación en ambas 
orillas del Plata, de población esencialmente hípica, teniéndola, 
en cambio, en Venezuela y Méjico, en las costumbres de los lla- 
neros del Apure y en la silla de andar mejicana, por citar dos 
ejemplos. 


306 


Civilización del Uruguay 


Nuestro viejo paisano sintió siempre poca preocupación 
por hacer confortable su hogar, quizá como consecuencia de la 
vida primitiva al aire libre en que se había criado, quizá como 
atavismo de la vida castellana austera, de la privación indígena, o 
de otros factores. Por esa tendencia a lo esencial, el amoblado de 
la casa fue simplísimo: mesas, sillas, baúles, rústicos lavados, 
uno que otro armario o aparador al final del siglo cuando las 
alacenas perdieron terreno que hoy recuperan. Todo ésto, ele- 
mental. En cambio, fincó todo su orgullo en la vastedad de sus 
campos, en la solidez y prolijidad de sus mangas, bretes, corra- 
les y cercos de piedra o en los alambrados de los últimos tiem- 
pos. En ésto se prodigó por entero, en observaciones y en me- 
joras y en la inversión de dinero. Siempre y hasta el momento, 
la oblación mayor que hace el hombre de campo, al "poblar”, la 
insume esos renglones. Para las "casas” lo justo, porque entiende 
que es "lujo”. En los galpones solía ser también espléndido al 
levantarlos de piedra, amplios, con entradas de arco de medio 
punto o escarzano a los extremos, revocado y encalado a veces. 
También lo era en su apero y en su manada y, últimamente, en 
sus planteles de vacunos y ovinos, que los mejoraba de continuo 
con adquisiciones de padres cuyo valor a veces superaba al de 
la población principal. (129) 

Las dependencias del personal, capataces y peonada "men- 
sual”, jornaleros y la eventual — domadores, etc. — los depósi- 
tos y galpones de trabajo, los bretes para ovinos — para curas 
a manos, esquila, tomas, etc. — la carnicería, etc. fueron y si- 
guen siendo anexos colocados a escasa distancia de la población 
principal, comprendiendo una serie de construcciones de firme, 
que, con el correr de los tiempos, en las estancias de una "suer- 
te”, (medida de superficie: 2.700 cuadras) o más, cada vez se 

(129) En el país se pagan año a año, sumas altísimas. Van dos ejem- 
plos: Hace más de veinte, el Dr. Julio Muró adquirió un toro, en el 
exterior, para su estancia en Paysandú, pagando por él cincuenta mil pe- 
sos oro; hace dos, don José Elorza rechazó una oferta de doscientos cin- 
cuenta mil pesos argentinos ($ 80.000.00 oro) por un producto de su 
estancia de Río Negro que le fué ofrecido en la exposición de Palermo, 
donde lo exhibió, prefiriendo volverlo a su establecimiento para padrear. 
(Y recuérdese el valor de nuestro peso entonces). 

Claro que el criterio varía, pero quizá "las casas” de Muró y de 
Elorza, con ser muy buenas, quizá no alcanzaron a igualar las cantida- 
des antedichas. 


Horacio Arredondo 


307 


•complica con las naturales exigencias de la vida moderna y de 
la explotación más científica. Exige fuertes inversiones y pre- 
senta particularidades otrora desconocidas: herrería, carpinte- 
ría, gallinero, huerta, secaderos, porqueriza, baños de natación 
para vacunos y ovinos, obras de alto costo e imprescindibles pa- 
ra combatir las epizootias. Todo ello amplía considerablemente 
el radio de las poblaciones de estancia y exige, para su solución, 
conocimientos especializados para sortear con éxito las numero- 
sas dificultades que presenta. 

En el día el amoblado ha cambiado mucho, haciéndose in- 
dispensables cosas que antes eran indiferentes. La sopanda, el 
charret y el breack han sido sustituidos por el auto, último mo- 
delo y de las mejores marcas en las casas pudientes; todos los 
tipos anteriores, incluso el Ford de "bigote”, en las más modes- 
tas, donde hay radio, iluminación eléctrica producida por el 
equipo de propulsión aérea. La tinaja patriarcal y sugestiva ha 
sido desalojada por la heladera a kerosene, las linternas eléctricas, 
de bolsillo, han sustituido al clásico farol de vela de sebo en unos 
casos y, en otros, potentes y portátiles faroles de mantilla, a 
nafta o kerosene, sirven para circular a la intemperie. Y hasta 
la clásica "pava” de hierro o la más liviana caldera aporcela- 
nada o de aluminio, indispensable para cebar el mate, se ha visto 
suplantada — y con qué unanimidad — por los antiestéticos pero 
prácticos botellones de metal: los termos que, en ciertos medios 
ha llegado a adquirir proporciones, con el consiguiente dis- 
gusto de las personas de buen gusto, de adminículo nacional. 

Ha subsistido, sin embargo, e incrementado para mejor, la 
preocupación por conservar la tradición y muchas cosas que, 
en su uso, habian sufrido un eclipse. Sólo para citar una men- 
ciono la cría de caballos criollos cuyas condiciones se han im- 
puesto de tal manera para los trabajos de campos que ya muy 
pocos prefieren el mestizo o el puro a no ser para dedicarlo a 
carreras. Se ha establecido el tipo standart y se han creado los 
registros genealógicos. (130) 


(130) Como ampliación del texto, y para quien se interese, creo con- 
veniente dar una breve información sobre el caballo criollo, sus condicio- 
nes y capas que, felizmente, hoy es considerado como lo fue en sus 
• orígenes, por los altos valores que lo hacen insustituible en nuestro me- 
dio rural. 

La novedad que significó la importación de caballos extranjeros, de 


22 


308 


Civilización del Uruguay 


Igualmente, y felizmente, sigue en auge la antigua preo- 
cupación del "ruralista” para dar instrucción a los hijos: doc- 
tores, médicos y abogados, de preferencias; también ingenieros 

silla, de trote, ingleses de carrera, de tiro liviano y pesado, etc. (Morgan, 
Trakener, Anglos Normados, Hackney, Percherones, Hunter, Cleveland Bay, 
Orloff, Arabes, Cydcsdaie, etc.), por la prestancia de sus estampas, por 
su velocidad, por su agilidad o potencia en el tiro liviano o pesado, etc., 
hicieron que la mayoría de nuestras yeguadas fueran servidas por padrillos 
importados como lo eran los rodeos de vacunos, las majadas y las piaras- 
criollas con evidentes ventajas para la nueva producción; pero los equi- 
nos mestizos pronto dieron muestra de su inferioridad ante el criollo, — 
excepto en las carreras, en el trote y en el tiro — . Se olvidó que era el 
producto de una selección natural de más de dos siglos, que tenia su 
origen en los caballos españoles, de origen árabe, traídos por los con- 
quistadores. Y es así que, por su rusticidad, su mayor rendimiento, su 
temperamento poco nervioso, su inteligencia para actuar en los apartes de 
rodeo, su increíble resistencia a las tareas más pesadas y demás sobresa- 
lientes condiciones que lo distinguen, volvió a gozar, tanto en nuestro pais 
como en la Argentina y Rio Grande, de población esencialmente ecuestre, 
de toda la confianza de los entendidos y hace años que se han creado en 
esos medios el Stud Book de la raza, como dije en el texto, que año tras 
año se va seleccionando, produciendo en la fecha ejemplares notables. 

Emilio Solanet, el máximo propulsor de la raza criolla argentina, ha 
estimado las capas en catorce pelos madres con los numerosos matices que 
hizo conocer. La sigo, habiendo sólo suprimido la calificación de algunas 
pocas variantes, por no haberlas oído en el país, y agregando otras que no 
figuran y son corrientes en el nuestro. 

Blanco con sus derivados plateado, mosqueado, albino, rosado, sabino,, 
porcelana y ojos negros. 

Bayo con sus matices de blanco, huevo de pato, amarillo, naranjado, 
encerado, cebruno, ruano, dorado y rodado. 

Gateado con sus clasificaciones de claro, pardo, pangaré, rubio, barcino. 

Cebruno subdividido en claro y oscuro. 

Lobuno con sus derivados de claro o torcaz y pardo. 

Alazán con sus variantes de claro, tostado, dorado y ruano. 

Colorado que puede ser el común, el requemado y el malacara. 

Doradillo. 

Zaino y sus variantes de colorado, negro, pardo y pangaré. 

Oscuro que unas veces es el común y otras, el renegrido. 

Tordillo y sus numerosas variantes de blanco, negro, plateado, ro- 
dado, overo, mosqueado, sabino y zafranado. 

Moro con sus clásicas variedades de claro y oscuro. 

Rosillo que puede ser blanco, colorado, rubio, ruano, moro y ga- 
teado. 

Overo con su larga clasificación de negro, gateado, bayo, lobuno, ce- 
bruno, alazán, zaino, tostado, manchado, tubiano, rosado y azulejo. 

Los pelos más clásicos, más buscados, son el blanco porcelana, los 
bayos, gateados, cebrunos, lobunos, moros, rosillos y overos. 

Hay otras caractei isticas que los individualizan: entrcpelado, nevado. 


Horacio Arredondo 


309 


civiles y agrónomos, veterinarios. Las familias más escasas de re- 
cursos, encaminan su prole al magisterio, sobre todo la femeni- 
na, sin excluir los odontólogos y farmacéuticos. De todos los 

salpicado, aporotado, lunarejo, atigrado, barcino, tiznado, chorreado, yaguané, 
aguané, fajado, bragado, rabicano y crespo. Esta característica es muy rara, ha- 
biendo adquirido por tal, una yegua y un petizo, para la manada que 
formé en el Parque Nacional de San Miguel, adquiriéndolos, con otras 
ocho yeguas de pelos raros y típicos, en una selección de las caballadas de 
las estancias de José Saravia en el remate que se hizo de su hacienda al 
fallecer, en Santa Clara de Olimar. Es de desear que esta variedad crespa 
no se haya perdido en la referida manada, una de las varias que formé 
en los parques nacionales de Rocha. 

Las particularidades de la cabeza son: Estrella, lucero, lista, lista tuer- 
ta, malacara, mascarilla, hocico blanco, pampa, barba blanca, pico blanco, 
gargantilla, zarco, etc.; la de los miembros: Coronilla, anillo, ranilla, nudo 
blanco, calzado (de una o más miembros), mano blanca, caña blanca, cuer- 
da blanca, cruzado, cabos negros, mano mora, cebrado, espejuelos, etc. 

A más del trabajo del Dr. Solanet "Las capas del caballo criollo” que 
fué su tesis de profesorado que presentó a la Facultad correspondiente de 
la Universidad de Buenos Aires ("Anales de la Asociación Criadores del 
Criollo”, N. 9 111 en adelante), hay otros trabajos modernos excelentes, re- 
cordando las "Curiosidades sobre pelajes de overos”, del Dr. Angel Ca- 
brera, la del Ing. Roberto S. Dowdall, "Overos y tobianos” en los N.os 
XI, XII y XII de la mencionada revista, etc. 

Todo ésto me da pie para manifestar que "tobiano” podrá ser la 
voz correcta pero no corriente en nuestro país, como tampoco es la de 
"resero”, sucedáneo de última hora de "tropero”, aquí jamás usada, y que 
tiene un tufo de carnicería que me hace recordar el slogan de una raza 
bovina que está entrando al Plata — sobre todo a la Argentina con un 
éxito rotundo — la renegrida Aberdeen Angus "la mejor res en el gan- 
cho”; y para lamentar la pobreza de nuestra bibliografía sobre el tema, 
junto con la donación que nuestto compatriota, don Félix Buxareo y Oribe, 
hizo de su biblioteca de hipología a la Universidad de Buenos Aires. De 
su valor dice elocuentemente el folleto de 195 páginas: "Biblioteca Na- 
cional. Catálogo de la donación Félix Buxareo Oribe. Buenos Aires 1935” 
salvo que esta cesión, haya sido efectuada por su señora — argentina — 
después de su fallecimiento ocurrido en 1933. Dada la rareza de algunos li- 
bros que contenía, de manera especial, los que a la raza árabe se refiere, 
tipo de equino que cultivó con singular brillo en su establecimiento de 
Melilla es realmente lamentable esa evasión. 

La palabra tubiano se escribe también con "v” corta, doble grafía 
con que figura en algunos escritores nacionales, aunque, indiscutiblemente 

predomina la "b”. Siempre he oído decir que el origen deriva de Tu- 

bías, jefe paulista de mitad del siglo pasado, que había pasado a Río Gran- 
de en 1848, con todo su escuadrón montado en caballos de esta variedad 
de overos. También, entre otros, esta versión la recoge Berro García (R. 

de F. N. 9 2) y en tal supuesto dice: "la voz correcta sería Tubiano” que 

es la que siempre se ha usado en el Uruguay. 

En una obra reciente del Almanzor Marrero y Galindez "Cro- 


310 


Civilización del Uruguay 


estudios universitarios el que goza de menor favor es el curso 
de arquitecto. 

En lo referente a la explotación de la que vive, el lujo 


mohipologia. Clasificación de los pelajes, pelos, variedades, subvariedades, 
variantes, subvariantes, variaciones, señas y particularidades del ganado ye- 
guarizo. Ilustrado con 27 acuarelas en colores y varios dibujos de Juan An- 
gel Boero”, impreso en Buenos Aires en 1945 y que dedica, entre otros, 
a su padre "creador del cálculo matemático de los botones criollos tren- 
zados” (1849-192 7) y a su abuelo "Clasificador, albéitar, baqueano, do- 
mador, pialador, enlazador y boleador de dos manos”, etc. (1825-1895) — de- 
talles que doy porque evidencian ascendencia campera — dice: "Los tobianos 
verdaderos de cruza mantenida y seleccionada, aparecieron en la provincia de 
Buenos Aires, alrededor del año 1880, según mi padre, bajo el pelo de Tobianos 
zainos negros pintos y al parecer importados de Europa como una raza 
especial. La importación también puede haber sido de nuestro país, con el 
posible origen paulista, siendo conocido el dato del lote de yeguas de ese pelo 
adquiridas por Urquiza en Santa Catalina para su estancia "San José” en 
Entre Ríos”. 

Ya Daniel Granada, en su "Vocabulario rioplatense razonado”, pu- 
blicado en nuestra ciudad en 1890, se hace eco de este origen y agrega 
que el brasileño Beaurepaire Rohán — opinión autorizada — "trae tubiano 
como sust, masculino adj. peculiares de la provincia de San Pablo, y la 

define como caballo de cierta raza. No da la etimología”, 

Soubidet emplea indistintamente la doble grafia y cita el verso de 

nuestro poeta, Fernán Silva Valdés ("Una huella para mi tropilla”) : 

A la huella la huella 
flete tubiano; 
me gusta aunque lo llame 
t flojo el paisano. 

Efectivamente, en lo antiguo gozó de fama de flojo, pero ésto no ha 
pasado de ser afirmación sin base como la mala fama del ombú, de las 
lechuzas, del caburé, del urutaú, etc., aunque el Dr. Marrero, en la obra 
citada, al respecto dice: "raza que en las primeras épocas se trató de 

mantener y conservar al estado' de pureza, hasta que se cayó en la cuenta 
de sus escasas condiciones y se perdió toda consideración, empezando a 
cruzarlos, y mejorarlos por cierto, pues el Tobiano de hoy dista mucho 

de ser el Tobiano primitivo en lo que concierne a méritos, de acuerdo al 
aforismo gaucho, según el cual "no sirve para salir a ver quien viene”. 

En lo que me es personal diré que mi padre, que era exigente en 

materia de caballos de silla, de paseo, tenía como de la mayor estimación 
un ruano y un tubiano, los dos sobresalientes. Un estanciero de los de 

■mayor renombre en la actualidad, don Gonzalo Arrarte, me obsequió con 
un potrillo tubiano para padrear, procedente de su estancia de Rivera, que 
me dió tan buenas crías en mi establecimiento de Cerro Largo, que lo 

.doné al Estado, en nombre del Sr. Arrarte, para padrear una de las ma- 


Horacio Arredondo 


311 


estaba y está en la estampa de la hacienda, en la precocidad y 
peso de los novillos, en la finura, riso de la lana y peso del vellón. 
Van abriéndose paso, y poderosamente, la cría de razas lecheras, 

nadas que en veinte años de selección formé en los Parques Nacionales de 
Santa Teresa y San Miguel. 

El hipólogo francés Pierrc Mégnin ("Le cheval ct ses races”. Vin- 
cennes 1895) hace un extraordinario elogio de nuestro equino y cita ca- 
sos de resistencia que el Dr. Angel Cabrera en su libro "Caballos de Amé- 
rica , Buenos Aires 1945, transcribe comentando: "Para el lector euro- 
peo, el relato de estos ejemplos, solo comparables a los que se cuentan de 
los caballos árabes o berberiscos, resultan poco menos que increíbles”. El 
Dr. Cabrera después de transcribir la descripción que hace Santiago Ara- 
go, dibujante de la expedición de Frecynet que visitó Montevideo durante 
la Cisplatina, en lo que a nuestro equino se refiere, expresa: "No mu- 
chos años después de haber descripto Arago estas pintorescas escenas, el 
L T ruguay era ya famoso por su riqueza ganadera y se había convertido en 
el país con mayor población caballar, relativamente su extensión, de toda 
la América del Sud. Hacia 1880 elevábase aquélla a cerca de un millón 
de cabezas y apenas pasaba un día sin que zarpase de Montevideo algún 
barco con cargamento de caballos para vender en el Cabo de Buena Es- 
peranza o en las colonias francesas del Océano Indico, principalmente en 
Reunión . Refiriéndose a los actuales cabañeros uruguayos criadores del 
criollo, dice: "Algunos de ellos han importado reproductores argentinos 
de la mejor calidad, obteniendo productos realmente maravillosos, verdaderos 
modelos, así por su conformación como por sus cualidades y contribuyendo 
de este modo a consolidar la homogeneidad de la raza que es, como ya 
se ha dicho, una sola desde el sud del Brasil hasta la Patagonia. Las di- 
ferencias que un entendido podría descubrir entre los buenos ejemplares 
uruguayos y los de la Argentina o los de Rio Grande, no son, en efecto, 
mayores que las que hay entre les productores de dos cabañas cualesquiera 
de un mismo país. El standard racial adoptado por los criadores del Uru- 
guay es esencialmente el mismo que existe en nuestra república; la única 
diferencia consiste en que en el país hermano se admite actualmente como 
talla maxima la 1.5 5 m. en vez de 1.52 como en el nuestro”. 

En general creo exacto lo dicho con un pequeño matiz ya señalado 
por Dowdal, en el brasileño, "algo más menudo y más fino de huesos”. 
En lo referente a los nuestros, "de cuchillas”, creo ver una resistencia especial 
al trabajo desarrollado durante siglos sobre una superficie no plana, sino fuer- 
temente ondulada que, forzosamente deben haberlo dotado de elementos 
de mayor resistencia, razón por la cual muchos criollos se resisten a em- 
plear sementales provenientes fuera de fronteras. 

Otra infiltración paulista en nuestro antiguo léxico es "franquero” 
aplicado a un tipo de vacuno que tuvo su auge en nuestro país como he 
dicho en otra parte de este trabajo. Siendo el origen de esta voz muy 
poca conocido en nuestro medio transcribo a continuación el párrafo per- 
tinente de la obra de Eduardo Cotrim "A Fazenda moderna. Guia do 
Criador de Gado Bovino no Brasil”, magníficamente impresa en Bruselas 


312 


Civilización del Uruguay 


la avicultura y el cultivo intensivo de la tierra en chacras de ex 
plotación mixta. 


* 

Paralelamente pueden anotarse detalles hasta cierto punto 
artísticos que han evolucionado. Por ejemplo, la vieja tranque- 
ra sustituida por la portera de alambre, de "cimbra”, — de va- 
rios tipos — y la más cómoda, de "corralito”, plena de sabor ru- 
ral antiguo, se han visto desplazadas por otras de madera, tam- 
bién de hierro. En la costa del río Uruguay son conocidas por 
"portones”, de una o dos hojas y en el resto del país por "por- 
teras” últimamente, hasta acompañadas por muretes de piedra 
a ambos lados, breves y artísticos pilares, dando asilo al buzón 
para la correspondencia o sirviendo de base a un arco timbra- 
do, en lo alto, con el nombre del establecimiento o con la mar- 
ca de la hacienda mayor. También, tímidamente, van apare- 
ciendo los recomendables enrejados pasos a nivel que tanto fa- 
cilitan el tránsito de los rodados mecánicos. ( 131 ) 

en 1913: " Gado Francjueiro. Esta raca teve origem no municipio da Fran- 
ca no Estado de S. Paulo, onde a condiccoes de clima e pastagens modificaram 
— O como ao caracú, de que é antes urna variedade pouco differente. D’ 
aquello ponto espalhou-se para Matto Grosso, Goyaz, Paraná, Santa Cata- 
lina e Rio Grande do Sul c n’esses Estados existen até agora, mas o me- 
nos com o nome de Franqueiros, os descendentes talvez yá muitos mesti- 
cados d’esses animaes primitivos, por sua vez oriundos de cruzamentos e 
mesticagens indeterminados”. 

Traté de volver a introducir un reducidisimo plantel de esa raza en 
el país como elemento demostrativo de la evolución habida en la gana- 
dería nacional, en los bovinos criollos uruguayos que dejé, en plena produc- 
ción, en el parque nacional de San Miguel, lo que al final no hice por temor a 
que introdujeran algún tipo de verme a que están sujetos. Al respecto, 
conservo una cabeza de uno de los toros del rodeo que había apalabrado 
en Santa Catalina. Y, desapareciendo aquel peligro, a fe que sería intere- 
sante mostrar objetivamente a la presente y futuras generaciones los tipos 
bases de los animales que constituyeron el cimiento, y siguen integrando 
casi totalmente, la riqueza nacional. 

(131) Esto último se va observando en los departamentos litorales 
del oeste. En Rocha, donde creo haber sido el primero en implantarlos en 
los pirques nacionales, he constatado su difusión en pocos años. También 
he colocado ese tipo práctico en Cerro Largo, en la casa posta del Chuy 


Horacio Arredondo 


313 


En lo que se refiere a la evolución de los dispositivos de 
bretes y mangueras, la transformación ha sido completa, pero 
estando siempre presente las perspicacia del paisano, su aptitud 
para captar el detalle que mejore las operaciones del trabajo ru- 
ral. Hace mucho tiempo que la marcación y la capa no se hacen 
a campo abierto, operaciones que ahora se realizan en bretes 
especiales. En corral, "enlazando” y "pialando”, sólo se opera en 
las estancias pequeñas dado el alto costo de aquellas instalaciones. 
La mansedumbre de la hacienda, el mayor peso, consecuencia del 
alto porcentaje de mestización, el descorne y la lucha de todos 
los días contra los flagelos que la persiguen — consecuencia de 
la menor rusticidad — sobre todo contra la garrapata en el norte 
y la sarna ovina en todas partes, ha producido una substancial 
modificación de los bretes, dotados de varios tipos de baños, y 
donde a la hacienda mayor se le cura las "bicheras”, se la capa y 
se la descorna, sugetándola con ingeniosos mecanismos que la 
inmovilizan casi con tal eficacia como los que se aplican al ser hu- 
mano en las mesas de hospitales y sanatorios. 

Los corrales de piedra así como los cercos, habían sido em- 
pleados desde fines del período español, no tan solo como límite 
de propiedad, sino como factores de amanse de ganado, etc., tu- 
vieron un gran desarrollo a mediados del siglo anterior, después 
de la Guerra Grande, cuando advinieron cuadrillas de vascos 
españoles y de italianos que los multiplicaron en los campos 
donde abundaba la piedra suelta a flor de tierra. De estos cercos, 
levantados en seco, con técnica casi igual a las "pircas” del norte 
argentino, existen en cantidad en las zonas serranas de todo el 
país, principalmente en Salto, límite con Rivera y vice versa, en 
Cerro Largo, en Lavalleja y, entre Illescas y Nico Pérez — en el 
límite con Florida, es donde están los más extensos. (132) 


del Tacuarí y es de desear imitadores. Donde pueda disponerse de algunos 
pesos, este dispositivo práctico se impondrá por sus ventajas y comodidad. 
En Florida y Durazno los he visto también. 

(132) A pesar de haber sido construidos de piedra en seco, los que 
han sido bien cuidados se conservan perfectamente, con evidentes ventajas 
sobre los mejores alambrados "de ley” especialmente para los ovinos que, 
precisamente por pastar preferentemente en campos altos y serranías, son 
los obligados ocupantes de esos predios que producen las mejores pasturas, por 



314 


Civilización del Uruguay 


Desde la importación del alambre, que lo comenzaron a 
traer los establecimientos ganaderos de Río Negro por 1870, 
el cerco de piedra fue desplazado por su mayor precio de costo. 
Hoy es completamente prohibitivo por los jornales vigentes. Al 
principio los alambrados eran distintos a los de hoy. Práctica- 
mente, no había piques — el ganado era bravo y la madera bara- 
ta — y no se colocaban como en el día a. doce o quince metros uno 
del otro en líneas reforzadas por piques, sino a distancia menor. 
Estos fueron de madera, pero alrededor del 1900, también se 
usaron de varilla de hierro que si bien eran de duración eterna 
se doblaban y estropeaban en cuanto el ganado presionaba la 
línea con brusquedad. El alambre comenzó a ser de hierro 
— alambre negro — triangular, redondo enseguida y de corto 
tiraje en ambos casos. Hace años, el de acero ovalado e inoxi- 
dable — alambre blanco — ha sustituido aquel vetusto mate- 
rial que se "picaba” a los pocos años de exposición a la intem- 
perie y no había "fogueo” que lo conservara tenso, en buen 
uso. También, los tirajes mayores de alambre blanco, permitien- 
do el uso de máquinas especiales para alcanzar la debida ten- 
sión, desplazaron al negro más totalmente, que se estiraba con 
llave de mano, accionando en los mecanismos dentados de que 
estaban dotadas las crucetas que se colocaban en los postes prin- 
cipales. Antiguamente con cinco líneas — hilos — bastaba; hoy 
el mínimo es de siete. Desborda los límites de este estudio el 


lo cortas, para su buen desarrollo. Evitan el contagio de la sarna, pues al ras- 
carse las ovejas contra los alambres, acuciadas por la picazón, dejan mechas po- 
bladas de bacterias, infestándose rápidamente toda la majada a su contacto; 
evitan por completo el trasvase de ovinos, siempre inevitables por los alam- 
bres flojos o los desniveles del suelo, y tienen una duración ilimitada con 
gastos mínimos de conservación: no hay pagos de jornales para estirar 
las líneas flojas, para la suplantación de piques rotos o de postes en mal 
estado, ni por la renovación de "aúllos”, "esperas” y "muertos” de "prin- 
cipales”. 

He visto muchos corrales y mangas donde la piedra está asentada en 
cemento: son eternas. Tienen más de medio siglo y han desfilado por ellos 
miles de reses, al principio bravas, y están como nuevas, pero tienen un 
enemigo pequeñísimo pero eficaz, que no hay que descuidar: las hormi- 
gas... que con el correr del tiempo, sino se las combate, comienzan por 
desnivelarlos, y sacarlos fuera de plomo, principio del derrumbamiento. 


Horacio Arredondo 


315 


detalle de los esmerados trabajos que los alambradores expertos 
realizan en los "esquineros”, en las "esperas”, en los "muertos” 
que se ubican bajo tierra para dar solidez a las líneas y en los 
"zarzos” colocados al salvar las cañadas, por donde la ha- 
cienda hace por pasar al predio vecino y en donde la resaca 
que traen las crecidas, ponen a dura prueba la habilidad de los 
alambradores. (133) 

(133) En sus orígenes, en nuestro país, e! alambre fue inglés — de 
Birmigham principalmente — . Luego vino la oferta norteamericana y la 
competencia al producto británico fue porfiada y continúa rivalizando en 
calidades quizá de manera pareja, de acuerdo con los tipos que son mu- 
chos: duros e inoxidables para las lineas; gruesos y flexibles para los 
"muertos” y para las "riendas” que inmovilizan los "principales”, para los ten- 
sores de zarzos y porteras; finos y maleables para el "atillo” del pique- 
rio; para las quinchas, más fino aún y siempre muy flexibles, para el en- 
fardado, más delgado todavía, etc. 

Los postes siempre fueron y son de madera dura de primera calidad 
y, rápidamente sobre el "coronilla” y otros similares de la flora autóctona, 
alcanzó la preferencia el ñandubay — entrerriano, correntino, chaqueño — y 
luego la madera paraguaya de una superioridad fuera de toda discusión. 
Fueron de esta madera imputrescible y de “quebracho”, "urunday”, etc., tam- 
bién los piques de las primeras lineas, que al comienzo fueron rollizos y luego 
de perfecta escuadría trabajada a máquina en los aserraderos de origen, que 
en nuestro medio se conocían y conocen — el tipo — por "piques de ba- 
rraca”. Digo, el tipo, porque la piquería de ñandubay o de lapacho ya 
es cosa de leyenda y sólo fué utilizada en las líneas construidas en los 
primeros treinta años en que los cercos de alambre aparecieron en nues- 
tros campos produciendo una revolución al sujetar y amansar los ganados 
y al obligar a nuestros paisanos a respetar la propiedad y a marchar en- 
tre sus paralelas. 

Ante la paulatina escasez de ñandubay y del lapacho y la aparición 
de los precios prohibitivos, se utilizó, y continúa, la madera brasileña, "guayu- 
birá” y "angico” de preferencia. No es mala pero, difícilmente, en postes, dura 
más de veinte y cinco años y el ñandubay en cambio, siguen, aún en ser- 
vicio, centenares de miles clavados en tierra hace cien años que se van 
"entregando”, poco a poco, quedando fuera de uso dia a día, muy lenta- 
mente, con avaricia, como con cuentagotas. Creo que dentro de 50 años 
aún habrá algunos pocos en pie, tal es su duración. 

En materia de piques de barraca, hace cuestión de más de veinte 
años se usaron muchos de "pino de tea”, pero la importación decayó 
hasta desaparecer, pues comenzaron a enviarse sin resina y, en tales con- 
diciones su duración disminuía notablemente. Hoy se utilizan nacionales de 
distintos tipos de maderas, provenientes de árboles criollos — el mejor el 
de "sarandí cascudo” — o de extranjeros aclimatados: eucaliptus, acacias,. 


316 


Civilización del Uruguay 


En los campos sin piedra pero con montes de "madera de 
ley”, los corrales y mangas se hicieron de "palo a pique”, vale 
decir, de fuertes troncos colocados verticalmente uno junto a 
otro, enterrando su extremo inferior una cuarta o quinta parte 
de su longitud, reforzados con dos o tres varejones colocados 
al exterior, en sentido horizontal, atados, al principio con tien- 
tos, luego con alambre o simplemente clavados al múrete de 
postes. Pero estas construcciones de palo a pique pronto desapa- 
recieron ante el desvastamiento inconsulto de la selva nacional, 
que recién de cincuenta años a la fecha viene siendo reforzada 
en su función de proveedora casi única de madera, por planta- 
ciones de árboles extranjeros de rápido crecimiento. Todo va di- 
cho sin olvidar el enorme aporte de las selvas entrerrianas, co- 
rrentinas, chaqueñas y brasileñas (ñandubays, lapacho, urunday 
etc., de una parte, guayubira, angico, pau de ferro, etc., de la 
otra) . 

Hoy han entrado mucho los postes de piedra nacional, cor- 
tados "in situ”, en los propios potreros que se desean alambrar, 
pero ésto solo es posible en los campos de sierra, pues no tolera 
el trasporte distante, desde que el gran peso hace un gran flete 
y los gastos de conducción lo tornan inconveniente. 

Cuando no había madera ni piedra, los corrales se hicieron 
de tierra: un recio anillo de un metro de ancho y otro tanto 
de alto, formado de tepes de gramilla, como el que se usa en las 
paredes de los ranchos de terrón, plantando en lo alto de la su- 
perficie plana de este muro térreo, dos o tres filas de verdes o 
azuladas "pitas” de procedencia mejicana en su origen, que dis- 


transparentes, acacia blanca, etc. 

Se han usado postes de cemento y piques de varilla de hierro, pero 
fueron abandonados porque los primeros se deterioran rápidamente por las 
infiltraciones del agua que corroe y descompone la varilla de hierro que 
lleva en su interior, etc. y los segundos por la facilidad conque se doblan 
al rascarse el ganado mayor en la línea como ya expresé. En cambio viene 
siendo utilizado el poste de piedra cortado en el mismo campo, que sólo 
tiene el inconveniente de la facilidad con que se desequilibra, perdiendo la 
vertical e inclinándose en los campos húmedos, su falta de resistencia a 
los golpes bruscos, etc., pero en cambio su costo es menor y la erogación 
•que produce no sale al exterior, beneficiando al país. 


/ 


Horacio Arredondo 


317 


frutan de ciudadanía nacional desde larga data, bastaban. Es- 
tas plantas, de crecimiento rápido, sobre todo con la flor de 
tierra en que estaban enterradas, se desarrollaban prontamente 
y sus aceradas puntas, a los dos o tres años, constituían un muro 
insalvable que se adensaba con el correr del tiempo. 

Para hacer menos costosos estos cercos se prescindía de los 
tepes y se utilizó otro tipo más simple, formando el círculo con 
una o dos filas de plantas espinosas americanas, plantadas en una 
zanja provista de estiércol y buena tierra. Estas, de crecimiento 
más lento que las pitas, eran las tunas, "cereus peruvianus” (pi 
tas de candelabro) o la "cinacina”, con el tiempo muy efica- 
ces, pero tenían el inconveniente que el ganado, apelotonándo- 
se sobre ellas en los trabajos propios del corral, se lastimaba 
mucho a su contacto, y venían las bicheras y las pérdidas por in- 
fección, por lo cual sólo se usaban como corral de ganado man- 
so, de lecheras. Por esa razón estos vegetales se usaron más co- 
mo cercos de chacras y jardines donde el ganado no presionaba, 
pero tenía el inconveniente que en él se refugiaban cuanta 
alimaña perjudicial hay: comadrejas, zorrillos, víboras y hor- 
migas. También se usaban, y sobre todo en las vecindades de 
la frontera, en Rocha, la espinosa "bromelia faustosa”, una 
variedad de "caraguatá” conocida en la zona por "banana”, 
así llamada por la analogía de forma y color de su fruto con los 
distintos tipos de la "musa paradisiaca”, el popular "plátano” 
de las Antillas, la no menos popular "banana” gustada aquí. 

Los cercos de pitas fueron muy comunes al marginar los 
antiguos "caminos reales”, luego nacionales, que daban acceso a 
las poblaciones del sud y aún hoy pueden vérseles en pequeños 
trozos, pero muy castigados, por ser inexpunables refugios de los 
enemigos de gallineros, huertas y toda clase de cultivos, y ser- 
vir sus hojas de alimento al ganado, presentadas descortezadas y 
en trozos, muy apetecido en épocas de secas. 

* 

El otro aspecto importante de la habitación rural responde 
a un tipo distinto, hoy virtualmente desaparecido, por lo menos 
en la forma más pura y representativa: me refiero a la antigua 



318 


Civilización del Uruguay 


"pulpería” bastardeada en el "almacén” de la actualidad. (134) 
Tuvo un destacado rol en la campaña pues fue, por esencia, el 
primer núcleo civilizador colectivo, su célula inicial. 

Principal centro de negocios, importante "mentidero” pú- 
blico, en ella se murmuraba del vecino, se comentaban los pro 
y los contra que harían renumeradora o no los distintos renglo- 
nes de la producción agro pecuaria, siempre pendiente de las va- 
riaciones climatéricas, del interés de los mercados de consumo y 
de las oscilaciones del sociego público otrora tan precario. Allí se 
recibían las noticias imprescindibles para el planteamiento y so- 
luciones de las transaciones de toda índole; se hacía política y 
era donde se compraba todo lo necesario para el diario vivir, 
porque giraba sobre todos los ramos por ser desconocida la di- 
versidad y especialización, destacada característica del comercio 
actual. 

Fué el club social por excelencia y también el primer lugar 
donde los vicios arraigaron: cancha de taba, reñidero de gallos 
y lugar de juego de naipes en todas sus variantes, cancha de 
bochas y frontón de pelota — sobre todo al oeste y al sud del 
país — juego del sapo, carreras de caballos, de "cintas” o de 
"sortija”, "pencas” y "californias”, que atraían en montón al 
paisanaje en muchas leguas a la redonda. Y hasta imantó, en 
alguna hondonada vecina con motivo de esas reuniones do 
"pasteles y tortas fritas”, la carreta donde la mujer galante apa- 
reció más de una vez para hacer más completo el cuadro de hol- 
gorio y de licencia campesina. (135) M 

Igualmente fué el medio propicio para que se asentara en 
ambiente mayor las primeras manifestaciones de arte musical. 
El buen guitarrero, formado al impulso de sentimientos artís- 
ticos despiertos expontáneamente, por sí solos, bajo el alero del 
rancho, tuvo en la pulpería su primer auditorio, como lo tuvo 
el "payador”, los dos intuitivos. Los célebres contrapuntos entre 

(134) Voz de origen mejicano, al parecer, derivada de "pulque”, 
bebida alcohólica procedente de la maceración del maíz. En Méjico, "pul- 
quería”. Hoy "chicha” es el nombre del fermentado brebaje. 

(135) El escritor nacional, Enrique Amorin, en su conocida novela 
"La carreta”, ha tratado este tema. 


Horacio Arredondo 


319 


esos primitivos cultores de la poesía, de la buen voz y de los ar- 
moniosos sonidos de la guitarra gaucha, alcanzaron en ese es- 
cenario, la resonancia necesaria para hacerlos famosos y encon- 
traron un eco que traspuso las fronteras del pago. 

De este cuadro, sólo estuvo excluido el baile, que nunca 
se hizo en la pulpería y sí en "las casas de familia”, escenario 
donde nació el pericón nacional y se bailaron las primeras polcas 
y mazurcas, donde apareció otro personaje famoso que ordenaba 
todo lo relacionado con el arte de Terpsícore: el "bastonero” 
tradicional. 

Y como sucede con todas las cosas de la vida, hubo buenas 
y malas pulperías y esa regulación de condiciones se establecía 
de acuerdo con la idiosincracia del pulpero. En las malas, ani- 
daba permanenmente el desafío y la reyerta excitada por el abu- 
so del alcohol: la ginebra primero, la caña después e, infeliz- 
mente, hasta nuestros días. Era el lugar donde se ventilaban an- 
tiguos rencores, se dirimían competencias de "guapos”, ansias 
de supremacías de caudillos en potencia o pretendientes de ta- 
les. De estos sitios huían los parroquianos de pro y la concurren- 
cia se seleccionaba por si sola. Lugares donde el malevaje im- 
peraba era también campo propicio donde la delincuencia cam- 
pesina hacía sus negocios de cueros y reses robadas. Entre los 
hombres fuera de la ley que concurrían y concurren a todas 
las viejas pulperías del pasado y a los modernos almacenes de 
hoy, hay una variante: la de los contrabandistas que desde el 
Brasil introducen, hace más de cien años la caña, la "cachaza”, 
de que tanto gusta el paisano como el hombre modesto de la 
ciudad, el tabaco de "naco” otrora, "negro” después, "ama- 
relinho” ahora, yerba, azúcar y café por ser más barato todo. 
Desde luego, en muchos comercios de entonces y de ahora han 
habido excepciones y en ellos se rehuía, sistemáticamente, co- 
merciar productos contrabandeados, no tanto por escrúpulos mo- 
rales, sino para evitarse disgustos con los fiscales del gobierno. 
Es que entonces, como ahora, hay en el sentir popular, un mar- 
gen exrtraordinario de indulgencia para juzgar estas transgre- 
siones a la ley de aduana y se considera "pecata minuta”, pe- 
cado venial hasta por los más puritanos, la comisión de esos "de- 


320 


Civilización del Uruguay 


litos”, destinados, por lo general, a pequeños obsequios y a dis- 
minuir los gastos de los "vicios”. 

La mayor densidad de población y, por tanto, la menor 
distancia de una casa a otra que facilita las visitas y crea amis- 
tades y hasta vínculos de sangre, fue el primer factor adverso 
a la función que desempeñaba. Luego el ferrocarril, el telégra- 
fo, las carreteras, esmeradamente pavimentadas, y la radio, die- 
ron el golpe de muerte a la pulpería, desde que estos elementos de 
progreso, al incidir en el medio rural, transformaron de manera 
radical la manera de vivir de sus pobladores. 

No obstante, subsiste y a veces importante, en el cruce o 
a la vera de caminos de gran circulación, como lugar de ferias 
ganaderas que, al enajenar periódicamente las haciendas a la 
puja en remate público, también transformaron el régimen 
antiguo de transaciones, en hora feliz, pues aquellos regateos 
directos entre los interesados eran enojosos e interminables y 
siempre el más vivo, el menos escrupuloso, el más audaz o el 
más paciente, sacaba la parte más suculenta aprovechándose de 
condiciones naturales que ponían en desventaja a los parcamen- 
te dotados de las aptitudes del buen vendedor. En cambio, hoy 
el sistema es casi perfecto, prácticamente se desenvuelve "a car- 
tas vistas”. Todo el que tiene que vender o comprar acude allí, 
no hay que buscar clientes, ellos se reúnen solos y, en pocas ho- 
ras, se liquidan miles y miles de cabezas mediante la oblación 
de una pequeña comisión al rematador, que ahorra muchos do- 
lores de cabeza y que todos pagan con gusto convencidos de su 
practicabilidad. 

Estos remates ferias ganaderas le permiten subsistir junto a 
los negocios que le son propios, de despacho de bebidas y venta 
de mercaderías generales, adosando talleres mecánicos, surtidores 
de nafta, etc., — últimas variantes de los viejos rubros auxilia- 
res — sostenidos por el intenso tráfico de ómnibus, autos y ca- 
miones que desplazaron a los antiguos breack y a las carretas, 
pero no a los charrets, sulkis, "pamperos”, "tílburis” y demás ve- 
hículos livianos de dos ruedas que, al contrario, proliferan. ( 136 ) 


(136) El sistema de traslación de la población rural ha cambiado ra- 
dicalmente. Antes, los pudientes en sopandas y breack — "breques” — , hoy 


Horacio Arredondo 


321 


La pulpería estaba formada por un grupo de construccio- 
nes, bastante inorgánico, la mayor parte levantada de firme, 
de piedra o ladrillo. El establecimiento giraba capitales impor- 
tantes, pues también fue un banco en donde se realizaban to- 
das las operaciones propias de los mismos. Se tenía cuenta co- 
rriente, se adelantaba dinero, pues el pulpero pagaba mensual- 
mente o periódicamente al personal, los gastos de esquila etc.; se 
adquirían los remedios para la hacienda, se vendían la lana, cue- 
ros y la cerda, se firmaban vales, se aceptaban conformes, etc. 
También era un acopiador de frutos del país, y aún sigue sién- 
dolo. Buena parte de las grandes fortunas formadas en el inte- 
rior lo fueron ahí. También se realizaban hipotecas, se era in- 
terventor en la venta de campos y haciendas y se hacían todos 
los negocios imaginables. El sedentario y poco activo produc- 
tor rural quedaba inerme ante el pulpero, dinámico, psicólogo, 
intuitivo, hombre de presa casi siempre, trabajador incansable y 
capaz. Permanentemente sujeto al mostrador, invierno y ve- 
rano, todos los días del año, en las pulperías no se respetaban los 
feriados nunca, siendo éstos, precisamente, los días de mayor ta- 
rea. (137) El estanciero poco avisado no tenía defensa, estaba 


en autos, en camionetas y en "jeeps”. Los de escasos recursos a cabillo o 
en distintos tipos de "birloches” que, como anoto en el texto, han aumen- 
tado en volumen de circulación. Y señalo otro cambio. El paisano, 
de sedentario que fué en el pasado, se ha vuelto andariego, casi tan an- 
dariego como el hombre de ciudad. La causa?: el nuevo ambiente, formado 
por la radio que incita a moverse, a ir a tal lado, a negociar o a pasear, 
directa o indirectamente; junto con la lectura de la prensa, el contacto 
con los vecinos, etc., que lo mantiene en un estado de excitación que si 
bien no llega al alto grado de la ciudad, lo pone en movimiento, benefi- 
ciándolo, desde luego. 

La familia no salía antes o no ser por excepción y, ahora se mueve, 
sino tanto como el jefe, por lo menos con un ritmo acelerado antes des- 
conocido. De ahí el auto y el camión que complementa la acción de la 
tadio y, para otros, el ómnibus que recorre todas las carreteras y caminos 
principales poniendo en movimiento, enhorabuena, a todos los vecindarios. 

(137) Recuerdo, perfectamente, un caso típico, del que fui testigo 
hace unos veinte años. En el Chuy de Rocha, había un excelente español, 
don Manuel Iglesias, hace años fallecido, que habiendo trabajado desde 
muchacho en una pulpería donde hoy existe el pueblo de Cebollatí en 
dicho departamento, se había independizado y establecido donde lo conocí. 
Fui viejo cliente y a veces solia pernoctar en su casa obligado a ello por 


322 


Civilización del Uruguay 


siempre inerme. El pulpero tenia extraordinariamente desarro- 
llada la capacidad para el ahorro y los "campitos” primero, y 
los grandes, después, pasaban a su mano, hábil cultivadora de una 
aritmética especial, a veces, según vulgarizada creencia lugare- 
ña. . . Y, en tales casos, el negocio comercial de ramos generales 
seguía como cosa central y la estancia o las estancias adosadas 
las administraban o hijos o personas de confianza, de probada 
capacidad campera, cuyas aptitudes habían sido adivinadas tras 
la reja, controladas por los libros del "escritorio”, termóme- 
tro infalible para apreciar las condiciones de orden y de ahorro 
del sopesado candidato a administrador. 

Invariablemente levantada a la vera de una camino real, 
con preferencia en el cruce de vías importantes, o en la vecin- 
dad, en lo alto, de un "paso” o vado de río o arroyo caudaloso, 
la integraba un sólido edificio principal, alargado, colocado 
paralelo al camino, con sus sucesivas habitaciones comunicadas 
entre sí. Pocas ventanas, fuertemente enrejadas, menos puertas 
aún. Carpintería de gruesos tablones verticales paralelamente co- 
locados, unidos y machimbrados, toscamente claveteados, pro- 
vistos de fornido herraje con las trancas de rigor. 

A un extremo, una amplia entrada que abarcaba casi todo 
el frente del testero, casi nunca adintelada, de arco de medio 
punto por lo general, que daba entrada a un porche, bastante 
espacioso, de piedra tosca embaldosado, con largos asientos — po- 
yos — de material, a lo largo de las paredes laterales en toda su 
extensión que era de tres o cuatro metros a lo sumo. 


las malas condiciones del camino. Pues bien allí, sólo había dos feriados por 
año: el l. 9 de Enero y el santo del patrón. . . Iglesias era un hombre de una 
sola pieza, un "gallego” de esos que han honrado el nombre de España, don- 
de el destino los hizo actuar, profundamente humano y comprensivo pero 
ni a él ni a sus dependientes se le podía ocurrir una variante en el adop- 
tado sistema de trabajo que obliga al descanso semanal y estatuye la se- 
mana de trabajo de 48 horas. 

Al final, si, sobre todo a éstos últimos, las ideas nuevas sobre el des- 
canso semanal, fueron comprendidas y adoptadas, se abrieron camino, y el 
negocio de don Manuel fué, como los de todo el mundo, alineado en el 
estricto cumplimiento de esa buena ley que desterró una práctica que era 
la normal, en uso en todas partes. 


Horacio Arredondo 


323 


Frente a la entrada, en la pared frontera — recalco la me- 
cida anterior — terminaba a un metro del suelo un arco similar 
al de la entrada del porche, quizá de la mismas proporciones por 
utilizar en su construcción la misma “cimbra”, con la abertura 
fuertemente enrejada con barrotes colocados verticalmente, re- 
forzados por dos o tres gruesas planchuelas transversales, tam- 
bién de hierro tosco, situadas a espacios regulares. Entre los 
gruesos barrotes, cilindricos por lo general, el espacio necesario 
para el paso de las copas, nacos, yesqueros, paquetes de tabaco 
y cosas de pequeño volumen. Hacia uno de los lados de este rús- 
tico mostrador, integrando la reja, un espacio cuadrilongo, con 
puerta y barrotes similares, con movimiento de apertura hacia el 
interior o hacia arriba, se abría a voluntad del despachante, per- 
mitiendo el paso de los artículos de mayor volumen, no muy 
grandes por cierto, pues este ventanillo siempre era de diámetro 
inferior al del cuerpo de un hombre delgado que pretendiera tras- 
ponerlo. Por lo que se va observando, la preocupación de la se- 
guridad primaba también en el pulpero, cosa lógica, pues el bo- 
tín a captar en un presunto asalto, en materia de dinero, siem- 
pre podría ser mayor al existente en estancias. El espacio del 
mostrador que quedaba hacia el porche era angosto, lo necesa- 
rio para colocar las bebidas despachadas o para que el antebra- 
zo del parroquiano pudiera apoyarse para "prosear”, de pie, en 
posición cómoda; para colocar el rebenque que, por lo regular, 
prendía colgado del mango del cuchillo atravesado a la cintura 
por la parte de atrás y aún la lanza en tiempos de "patriadas”. 
( 138 ) 


( 138 ) Dada la importancia que tuvieron las armas en la vida del 
gaucho y que se mantiene sin variantes como algo fundamental en la vida 
campesina, creo del caso entrar en pormenores. 

El cuchillo debe definirse como un instrumento de hierro acerado con 
un solo corte, constando de dos partes: la hoja y el mango. La primera, 
de extensión variable, termina en punta y su opuesto extremo está fuer- 
temente engastada por un largo pedúnculo, al mango, que puede ser de 
metal, de madera, de asta, de marfil, de piedra de ágata, de arandelas de 
cuero fuertemente prensadas, etc., siendo, a este respecto, las combinacio- 
nes, numerosas y a veces muy artísticas, pues dado lo que él representa 
en la vida campesina, se procura adornarlo y enriquecerlo. En la unión 


23 


324 


Civilización del Uruguay 


El mostrador, hacia el lado opuesto, tenía un ancho mu- 
chísimo mayor, siempre era de madera y, hacia un lado, por la 
regular forrado de latón para evitar su deterioro por el derra- 

del mango con la hoja hay una especie de nudo que suele llamarse "botón”- 

Cuatro divisiones clásicas presenta. Dos, generalmente de escasa lon- 
gitud, las otras de tamaño mayor: el puñal, la cuchilla, el facón y la daga. 
Estas dos últimas, en vez del "botón” entre la hoja y el mango, o cabo, 
presentan un agregado intermedio, de acero, en forma de S, llamado ga- 
vilán, destinado a proteger la mano asida al mango de quien la maneja. 

El puñal, cuya etimología muchos ignoran — originariamente se su- 
ponía cupiese entre la mano cerrada o puño — pronto se alargó, tanto en 
Europa como en América, llegando a adquirir dimensiones desusadas para 
su origen. En su pequeñez no dejó de ser arma muy mortífera y fué 
manejada, en la edad media, con singular destreza y certero efecto, por 
la nobleza y por el pueblo. Su hoja es_recta, de grueso variable y de punta 
agudísima. Su filo es completo en toda la extensión de uno de sus lados, 
y del otro, sólo existe en una tercera parte hacia el extremo de su punta. 
Sin gavilán como he dicho, a veces de hoja triangular: terrible herida. Sea 
cual sea su forma, es siempre arma de ataque o de defensa, no de trabajo. 

La cuchilla es similar al cuchillo pero de hoja más ancha, de dorso 
o lomo recto como éste, pero por la razón de su ancho, la otra parte, 
la inferior, la del filo, al acercarse a la punta, al disminuir de grosor para 
poder formar ésta, se redondea. Se utiliza, de preferencia, en la cocina. 

La sinonimia del cuchillo y la cuchilla presenta variantes. La más 
conocida, en lo antiguo, era el cuchillo flamenco, invariablemente usado 
en la época colonial y nombre que debe tener su origen por provenir siem- 
pre de Flandes. En los despachos de aduana siempre así se le llamaba. 
Pariñera, de origen riograndense, cuchillo grande, de hoja anchísima, que 
se usaba antiguamente en las estancias de la frontera para repartir, en las 
fuentes — de lata casi siempre — las raciones de fariña. Mangorrero, tos- 
co, de dibujo imperfecto, por provenir de hojas de cuchillos mayores, des- 
gastadas por el uso, mucho mango, etc. 

El facón y la daga, variedades del cuchillo que se distinguen a primera 
vista porque entre la hoja y el cabo, tienen un gavilán debidamente em- 
patillado para darle mayor solidez. 

Facón, aumentativo de faca, es siempre de dimensión mayor. Filo de 
un solo lado, aguda punta, es arma más larga, más delgada y más an- 
gosta que el cuchillo, razón por la cual, para no perder su solidez, debe ser 
dt un acero superior, elástico, y su gavilán es de forma variable: la S 
clásica, a manera de media luna, chico o grande, a voluntad del construc- 
tor. Proviene, muchas veces, de restos de sables. 

La daga, es un puñal grande, de dos o cuatro filos, de punta finí- 
sima, con gavilán casi siempre y cuando faltaba lo sustituía y sustituye 
una pieza de forma ovoidea, llamada crucero, que sobrepasa un par de cen- 


Horacio Arredondo 


325 


me de las bebidas y la humedad de los vasos que precariamente 
se lavaban en un tacho colocado bajo el mostrador, desde luego 
en la parte interna. Esta anchura del mostrador interior era otra 


timetros por lado, pero estos casos eran raros pues el gavilán de esta arma 
lo tenía casi siempre, de tamaño mayor que el del facón. Solía tener una 
canaleta, a lo largo de la hoja, posiblemente para provocar en la herida 
una mayor hemorragia. 

Tanto en el facón como en la daga había un tipo, o, mejor dicho, 
una modalidad, que estimo le viene sólo por el detalle del transporte. 
La caronera”, que se llevaba y lleva entre la carona del recado por ra- 
zón de su comodidad, por su extensión, y que se porta así para ser uti- 
lizada para varias funciones, entre ellas, la de cortar paja brava o mansa, 
>' hierbas similares. También se usa, a estos fines, el "machete”, fortísima 
arma blanca, que se destina para montear, desgajar, etc., casi siempre de 
origen inglés o norteamericano, las hojas muy sólidas y de temple adecuado 
para esos rudos trabajos. Tal es la destreza que en algunos paiscs ameri- 
canos, en el Paraguay por ejemplo, adquieren los monteadores, que en la 
última guerra del Chaco se formaron unidades integradas con "machete- 
ros , temibles en los combates cuerpo a cuerpo, desde luego desarrolladas 
tn superficies montuosas, arboladas. Su uso se ha generalizado en el pais, 
en la campaña, sirviendo para múltiples usos. Es recta de lomo y difiere 
de los conocidos "machetes” policiales que hace años utilizaban los "mata- 
perros urbanos para reducir a los "malevos” de los suburbios utilizándolos 
al principio de la intervención a "planchazos” y sólo acudiendo al filo en 
casos de excepción. 

El lomo de las variedades que los poseen, hasta sirvió y sirve, a 
falta de martillos para golpear y clavar. 

Las hojas de las armas blancas, siempre de procedencia extranjera, 
llevan marcas, algunas muy buscadas, Solingen, (alemana), etc. — y las 
hay con marcas nacionales — Armería del Cazador de Julio Mailhos, Mon- 
tevideo, (Acier fondú), Broqua y Scholberg, Sarandí 250, Montevideo, (con 
variantes) Libre, Marca Registrada. Canelones. R. O. del Uruguay, etc. 

He dicho que el gavilán comúnmente tenia la forma de S, como tam- 
bién que, otras veces, eran una arandela ovalada, que las habia rectas, a lo 
que debo agregar que las de S solian tener, como detalle ornamental en los 
finales, figuras de cabeza de víboras, leones, etc., proporcionadas desde 
luego. El extremo volcado sobre el cabo del arma, iba hacia afuera, del 
lado del filo, de manera que hiciese resbalar para el mismo lado los golpes 
cel contrario e impedía las lesiones en el dorso de la mano que la empu- 
ñaba. Sobre éstos puede decirse mucho más. 

Todas estas armas tienen su vaina que la guarda enfundadas. Pueden 
ser de cuero, de metal, combinadas a veces, pero constan de tres partes: 
cuerpo de vaiha la parte central, boquilla con su gancho - oreja para 
colgarlas al cinto, y puntera. Sobre éstos la fantasía discurre ampliamente* 


326 


Civilización del Uruguay 


precaución y la regulaba la distancia que podría abarcar la mano 
de un cliente airado alargada por el puñal esgrimido, a veces, co- 
mo epílogo de un cierre de "libreta”, de un exceso de bebida, 

con bordados de punteados hilos o tientos las de cuero, de plata cincelada 
las punteras y boca vainas, con aplicaciones de oro y de oro puro tam- 
bién las de gran lujo. 

Su colocación en el tirador o cinto es cuidada, de forma de que "sal- 
gan cortando” según el gráfico y pintoresco decir del paisano, que significa 
el poder desenvainarlas rápidamente, sin tropiezos, a cuyo efecto se colo- 
can atravesadas a la cintura con marcada inclinación de derecha a izquierda, 
desde luego con la punta para abajo. Hacia adelante suelen colocarse las 
de tamaño menor, algo a la izquierda, con la empuñadura hacia la cadera 
diestra inclinada (claro que los zurdos en colocación contraria). Los cu- 
chillos pequeños se solian colocar en la sisa del chaleco pero ésto, desde 
luego, en la vestimenta urbana. Las largas armas caroneras tienen asiento 
entre la carona y el basto o lomillo; su mango se coloca hacia la cabeza 
del caballo con el filo hacia la izquierda, o sea, del lado de montar. 

La esgrima de estas armas blancas queda fuera de los limites de 
esta nota destinada a la descripción ante todo, pero, presenta detalles in- 
teresantes reveladores de la habilidad con que el campesino las maneja 
desde la lejana época que le sirven de manera tan completa al punto de 
resultarle indispensable. 

El rebenque lo forman dos secciones: el mango o cabo — de madera 
por lo general recubierto de cuero — y la lonja que, por lo común, lo 
integra dos tiras de cuero de vacuno, gruesas, bien sobadas y bien unidas 
en sus orillas por una costura de tientos que la tornan una sola pieza, que 
no llega a la punta del mango casi siempre. Suelen no estar cosidas las 
puntas, que se llaman lenguas, lo que lo califica como rebenque de dos 
lenguas. La lonja, es irnos centimetros más larga que el cabo. Este, a más 
de madera, suele constituirlo una varilla de hierro, recubierta de cuero tren- 
zado en variedad de dibujos, con anillos, contrafuertes, etc. Otras, es mixta 
y matiza el dibujo virolas de plata, habiéndolas quien las cubre con láminas 
de plata, unidas, formando una sola pieza, reforzadas por anillo de plata, 
de oro, etc. A este respecto las variedades son infinitas. Hay también 
cabos de guampa, y hasta se usaron cabos huecos, formados de caños de 
hierro liviano o de metal — y hasta caños de viejos fusiles — retobados en 
cuero liso o trenzado, que servían, en las épocas de guerra, para llevar 
enrollados en el interior, partes militares. En mi colección tengo, entre 
otros, uno de mango corto — en realidad, un talero — que lo forma un 
angosto frasco de vidrio grueso, recubierto de complicado trenzado de 
tiento fino, que oficiaba de cantimplora; también otro, de cuero, a ma- 
nera de "fusta” que contiene un filoso y largo cuchillo. Al extremo del 
mango, el ojal o aro de hierro o de plata, pequeños, que sustenta la manija 
con que se coloca indistintamente, en la muñeca o en los dedos de las 



Horacio Arredondo 


327 


de un desacuerdo entre los hombres separados por la reja provo- 
cado no importa por qué motivo. (139) 

Frente al porche, a unos quince o vetinte metros, una aní- 


manos, y en actitud de descanso, en el mango del cuchillo sujeto a la 
cintura que oficia de percha, etc. 

La "fusta” no es criolla. Es extranjera, inglesa casi siempre, y se distingue 
del rebenque por su pequeña lonja mucho más corta que el cabo y éste 
dos o tres veces más largo. 

El "talero” es de mango muy corto y tanto éste como la lonja del 
azote o azotera mucho más grueso. Se emplea, de preferencia, para domar 
por el ruido que produce al azotar los flancos del redomón y por ser más 
efectivo y doloroso el azote, contribuyendo a dominarlo. Es posible que su 
nombre provenga del tala, árbol de cuya madera se hacía el mango, por 
le fuerte. Se recubre de cuero y de trenzados, a voluntad, pero la argolla 
o la que va asida la manija, es muy grande y fuerte. 

Hay otra variante: el "arreador”, de mango fino y largo, siempre re- 
sistente, que lleva en vez de la azotera una larguísima y fina trenza de cuero 
crudo, o torzal de varios gruesos tientos — de una extensión de 1.S0 que, 
cuando no se usa, el extremo que lleva un ojal se anuda a un botón o 
a la argolla de donde parte. Se usa sólo para el arreo de ganado, facilitando 
esa extrema longitud, para alcanzar a los remisos sin ponerse al costado y 
haciéndolos avivar el paso. El mango admite todas las variaciones del cabo 
del rebenque, con la única variante que no tiene argolla ni manija para 
asirlo con la mano, por lo cual se lleva de otra manera, apoyado sobre el 
recado, algo inclinado, presionado por la mano que descansa en él o sujeto 
a la espalda de distinta manera. Presenta la particularidad que al extremo 
de su cabo, cuando es todo o en parte de plata, lo remata una figura que 
puede ser una pierna de hombre o mujer, una figura de puma o de mu- 


(139) Hubo, como es natural, variantes, pero siempre pequeñas den- 
tro de época. Posteriormente, a fines del XIX, sin abandonar la reja, las 
pulperías admitieron la clientela, en tiempos de paz, en la gran habitación 
¿le exposición que pasó a ser de venta, pero reservó a aquélla, por las dudas. 
A tales efectos, se colocó, en el sentido de su mayor largura, un mostra- 
dor, que es el tipo que al presente utiliza el almacén. 

Pero como digo, este mostrador, muchas veces tenia al centro una reja de 
madera, como la que puede verse reconstruida por el que estas lincas es- 
cribe, en la pulpería de la posta del Chuy del Tacuarí, en Cerro Largo, 
en el camino de Meló a Río Branco de hoy. Arredondo al principio, villa 
Artigas, después. 

En las inmediaciones de Pando, hacia el Sauce, existia una pulpería 
de este tipo conocida por de "Las Piedritas”, hacía más de treinta años en 
desuso, cuando mi padre, en líft)3 me arrendó el campo en que se levanta, 
para que hiciera aprendizaje rural, donde hice cabaña, pastoreo de tropas. 


328 


Civilización del Uruguay 


plia enramada sostenida por horcones de madera dura y techa- 
da de paja, toda madera de monte y, excepcionalmente, de te- 
jas, sostenido en estos casos por columnas de ladrillo o piedra, 


lita, etc. También los hay, muy raros, de cabo negro ''de ballena”, con los 
extremos de plata. La azotera suele estar primorosamente trabajada con los 
tientos de que está formada. 

El "chicote”, el arreador, es de carro o de diligencia, chico o largo, 
según las yuntas prendidas, pero los "fazendeiros” de Rio Grande suelen 
llamarlo así al rebenque no habiendo tenido aceptación esa voz en el país 
aunque sí suplanta el acto de dar a terceros unos rebencazos, unos "chi- 
cotazos”. 

La lanza fué arma predilecta del gaucho en la época colonial y en 
la mayor parte del XIX. Fué compartida por los indios, que al dotarlos 
la conquista del caballo, se hicieron eximios jinetes y lanceros sin rival y 
enfrentaron las tropas de España con sus chuzas, que eran pedazos de sa- 
ble, cuchillos, tijeras de esquilar, etc., enastadas en cañas de tacuara. El 
indio usó esta arma diariamente, en sus cacerías, abandonando práctica- 
mente la flecha, la maza, etc., pero no la boleadora y llegando a tal 
dominio, que los tercios españoles, armados de alabardas y de más armas 
blancas entonces en uso, quedaron en inferioridad de condiciones en la lucha. 

Esa parece ser la razón porque el virrey Vértiz abandonó la alabarda 


etc., siendo casi un niño. De ahi mi afición y conocimiento por todas 

estas cosas y la reja del Chuy es duplica de éstas. 

Ocupaba un edificio de tipo colonial, de gruesísimas paredes, con 

puertas de dos hojas, de batientes cortados al medio, horizontalmente, de 
cuarterones, las únicas de tableros con esa disposición que he conocido. 

For eso doy esta noticia pues, aunque muy modificada, subsiste actual- 
mente sobre el antiguo camino de tropas del este, por donde circulaban 
los ganados que venían para los saladeros y el abasto de Montevideo pro- 
cedentes de Minas, Maldonado y Rocha. Eran unas poblaciones muy gran- 
des dotadas de inmensos corrales de pitas, pero éstos ya no existen. 

Muy antiguos, algunos anteriores a la Guerra Grande, de ellos conservo 
croquis a escala que quizá utilice cuando trate este tema in extenso. Ade- 
lanto, desde ya, que los más grandes que he podido ver, están en los pal- 
mares de Rocha, al norte de la laguna Negra, uno bastante destruido, 
el otro mejor, cuya declaración de “monumento nacional” acabo de pro- 
poner para evitar su desaparición, ya que documenta un aspecto de la 
antigua explotación ganadera. Son enormes y pertenecieron a Juan Faus- 
tino Correa, uno y a Noel OÜvera, el otro, pudiendo trabajarse en ellos 
"puntas” de veinte mil cabezas de ganado. 

En ese antiguo camino real del este, antes de llegar a Montevideo, 
habla también corrales famosos en la vida de los troperos: los de Echeni- 
que, los de Bentancor, etc., cuyas características conservo en mis apuntes. 



Horacio Arredondo 


329 


redondas o cuadradas, se destaca como elemento típico para 
resguardar del sol y de las lluvias las caballadas que habían traído 
a los clientes quienes, por horas a veces, mientras no realizaban 
sus diligencias, los mantenían ensillados a cincha floja, sujetas a 


7 dotó a los cuerpos encargados de poner orden en la campaña, a los 
Blandengues, de pistolas, carabinas y sables, pues eran las armas de fuego 
lo único que los atemorizaba. Pero como eran escasas y muy caras, las 
multitudes gauchas siguieron con las chuzas del indígena (quizá voz de 
origen quichua), y cuando los indios desaparecieron se siguieron usando pues 
las armas de fuego no sólo eran pocas, sino que lentas en el cargar, de 
chispa, durante las luchas de la Independencia. Junto con los sables, se 
utilizaron y mismo después, las de fulminantes, cuando llegaron armas de 
repetición, en las luchas internas, en las revoluciones. Aún a últimos del 
XIX, eran temidos los famosos escuadrones de lanceros de Mariano Saravia. 

La lanza la integran tres piezas: moharra , a*ta y regatón. Bajo la moha- 
rra se ató la banderola, flamante divisa de color que distinguía cuerpos y 
parcialidades. La moharra de la chuza llegó a ser, de maderas fortísimas, en- 
durecidas al fuego. De agudísima punta, hasta con dientes como de serru- 
cho, la mayoria de las veces era de hierro, de hojas de tijeras de tusar o de 
esquilar, bayonetas en desuso, etc., con un travesano a manera de gavilán 
para poder sacarla de la herida y no quedar enganchado al cuerpo del con- 
rrario, lo que significaba quedar inerme ante otro ataque. 

/ El asta era de tacuara o de madera de poco peso, flexible y resistente, 
dt 2 y medio a 3 y medio metros de largo. Durante las marchas los sol- 
dados regulares la llevaban paradas, asidas de la diestra, descansando el 
regatón en la cuja, que era una cavidad hecha exprofeso en el estribo — por 
lo regular de bronce — de los cuerpos de caballería. Como los indios no 
podian darse ese lujo, las llevaban a la rastra, prendida de la muñeca, con 
una tira de cuero similar a la manija del rebenque. Esa parece ser la 
causa por la que, en el terreno llano y blando de la Pampa, quedaban los 
surcos patentes, las “rastrilladas”, por las cuales se le seguia el rumbo, al 
observar la dirección de las huellas impresas por los cascos de los caballos 
en lo parajes húmedos o apropiados a tal fin. 

La variedad de las hojas de lanzas, de moharras, usadas en el pasado 
siglo, es grande habiendo podido individualizar cerca de veinte en las dis- 
tintas colecciones que he formado en los muscos de Santa Teresa, San Mi- 
guel, en el Municipal y en el mió. No creo del caso su detalle pero si 
agregar que, además de su uso para la caza y la guerra, en la vida de todos 
los días servía para auscultar con el asta la profundidad y firmeza del 
subsuelo en el vado de las corrientes de agua desconocidas; con dos, colo- 
cadas verticales en tierra, se atajaba una lluvia valiéndose del poncho o se 
proyectaba una sombra acogedora en los días calurosos de fuerte sol; con 
tres, se hacía una tienda rústica, dispuestas en trípode, inclinadas, entre- 
lazadas las moharras y enterrados los correspondientes regatones, etc. 



330 


Civilización del Uruguay 


gruesos argollones empotrados en las columnas o atados cortos 
por el cabresto a la tirantería del techo. (140) 

El mostrador ocupaba el extremo de una larga habitación 
circuida de estantes de tablones rústicos colocados horizontal- 
mente, de abajo hacia arriba, ocupado por el más heterogéneo 
conjunto de cosas. En paraje inmediato al mostrador y al ta- 
cho del lavado de las copas, el inevitable porrón de ginebra, des- 


(140) También en ésto hay variantes. 

La más interesante, a mi juicio, es la de la pulpería de Falcón, cerca 
de la actual estación ferroviaria de Illescas, en el antiguo camino real, hoy 
nacional y límite de los departamentos de Lavalleja y de Florida. 

Tiene al exterior, a continuación del porche, un muro de piedra bajo,, 
desarrollado en semicírculo, con la boca hacia el porche, a manera de exe- 
dra, construido para evitar que los animales mayores se allegaran a aquél 
ensuciando el pavimento. El múrete de forma de exedra llega hasta 
las paredes de la pulpería, dejando el espacio justo para el paso de un 
hombre "charcón”. Los obesos, podían hacerlo, muy perfilados, todo para 
evitar la entrada de la hacienda grande. Hacia el lado exterior del mu- 
rete, las argollas de rigor para atar los caballos; a continuación la enra- 
mada y luego un frontón de pelota. 

Esta pulpería luce una chapa de mármol en su fachada principal con 
la inscripción "Pulpería de Falcón” y abajo la fecha 18 56. Es de altos, de 
piedra, con placas de tierra cocida de artística factura, mascarones, etc., 
adosadas a su fachada y esquineros de igual clase como adornos. Sospecho 
que sea alfarería italiana. Presenta la particularidad de tener la cocina y 
dependencias en una tercera planta, subterránea, a semejanza de similares 
casas rurales de Lombardía y de la baja Andalucía y el destacado por- 
menor, que la abertura en arco del porche es cerrada por una mam- 
para de chapa de hierro accionada por una rueda dentada y aspada, que el 
pulpero abre o cierra a voluntad valido por la barra trasmisora que pone 
en acción el mecanismo. Todo para evitar la salida de indeseables o mal- 
pagadores. En esta curiosa trampa cayó un célebre malevo regional, "el 
clinudo” que el pulpero lo identificó por la filiación circulada previamen- 
te por la policía. 

El edificio hace largos años está abandonado, pero se conserva firme 
pues es muy sólido. En funciones como Administrador de Turismo, hice 
hacer un relevamiento completo por el arquitecto Edmundo Mainero y re- 
produjo éste, a mi indicación, buena parte de él — reja, porche, múrete, ar- 
gollas para atar caballos, y el curioso cierre o trampa del porche, etc. — 
en el parador-pulpería de San Miguel en Rocha. 

En las vecindades de Illescas, cercana a Falcón en el mismo camino 
de Meló y en el de Minas, a Mansavillagra y Gutiérrez, etc., hay algunas- 
pulperías en desuso, muy interesantes. 


Horacio Arredondo 


331 


tapado, pronto para verter su contenido en los vasos de grueso 
vidrio y peso inverosímil. Unas cuantas pequeñas damajuanas 
de caña, guindado, duraznillo, "pegulo”, pitanga, etc., estaban 
a mano, listas para entrar en función. En los estantes vecinos 
e inmediatos el "frasquerío”: gaseosa, los porrones de las pri- 
mitivas cervezas — hoy sustituidas por botellas de vidrio de dos 
tamaños — de refrescos, entre ellos la "gaseosa de bolita” en 
tiempos más modernos. Luego, en arbitraria distribución, las 
secciones de tienda, mercería, bazar, talabartería, farmacia, etc., 
donde había desde poncho hasta parches porosos "Rigoleaut”. 
( 141 ) Colgando desde clavos hundidos a medias en las "escaleras” 


(141) Se tejían en rústicos telares, tanto en las provincias andinas 
como en las norteñas, como en la Pampa, a base de lana de oveja y gua- 
nacos en ésta, de llamas y alpacas, de vicuñas en aquéllas. Su variedad era 
muy grande, y sigue siéndolo, desde el modesto "calamaco” hasta el de 
"vicuña” finisimo, con un intermedio, el "pampa”, todos de diferente co- 
loración y dibujos inconfundibles, el "vichará”, etc. 

El "pampa”, en color blanco sobre fondo negro y viceversa, casi in- 
variablemente presentaba sus escasas excepciones con azul oscuro, rojo o 
amarillo. Si bien eran los más raros, no son ni eran los más buscados. 
Los típicos dibujos, a base de la cruz y siempre formando ángulos rectos; 
algunos, pocos, llevaban listas paralelas que interrumpían la uniformidad 
de los dibujos. 

El “calamaco”, muy usado por estar al alcance de todos los bolsillos, 
era un poco más cortón que el pampa, trabajado en lana de oveja en 
que primaba el tinte colorado, poco torcida, el hilado algo desparejo, sin 
flecos, a veces Estados en colores varios y con motivos toscos, entre listas, 
pero muy firmes en sus tinturas. 

El de "alpaca”, y el de “llama” eran, y son, de mucho mayor precio, a 
grandes listas blanquecinas, alternadas con amarillo claro y oscuro, color na- 
tural de las lanas de los animales de que provenían. Muy abrigados y 
mucho más largos que los anteriores siendo, más bien, ponchos para com- 
batir el frío, propios del invierno. 

El non plus ultra han sido los de "vicuña”, la prenda de lujo, 
siempre de alto precio, de lana finísima, de tejido sutil, livianos hasta lo 
increíble, de 250 a 800 gramos de peso no obstante ser largos y con- 
tar los flecos. Invariablemente, su coloración era y es prácticamente uniforme, 
levemente Estada dentro de la gama habana, muy abrigados, pese a su le- 
vedad, si se doblaban o arrollaban, como manta y bufanda. Colocados al 
viento, al galope del caballo, se "ampollan”, y su levedad lo hace ascen- 
der a cada instante, abanicando constantemente el cuerpo del jinete, re- 
frescándolo. 

Hay otras variantes, sin contar los extranjeros de hilos, etc., muy 


332 


Civilización del Uruguay 


que sostenían los estantes, plumeros, guitarras, botas, zuecos en 
ristras como cebollas, maneadores, escobas, rebenques, arreado- 
res, todo lo que no podía exponerse horizontal. 

Hacia la parte inferior de los estantes bajos y al ras del 
suelo, oficiando como zócalo de la vasta estantería, de "escale- 
ra” a "escalera”, una serie de amplios cajones forrados interior- 
mente de zinc, con tapa movediza levantable hacia arriba pro- 
vistas de visagras que, al caer las tapas cerraban el cajón. Se 
destinaban a guardar la yerba, el azúcar, los fideos, la fariña, el 
arroz, la galleta, etc. que se despachaba al menudeo. Cada tapa, 
en letras grandes, el nombre de la mercadería que cobijaba; den- 
tro, medio enterrados en ella, caparazones de tortugas criollas 
oficiaban de cucharones para extraerla y depositarla sobre la ho- 
ja de "papel de estraza” que en hoja de tamaño conveniente se 
ahuecaba, acogedora, en la comba del platillo de la balanza casi 
tan fiel al pulpero como la libreta anual, según los mal pensados. 
En ausencia de aquellas, cucharones de zinc, tipo cajón, con su 

buenos y, entre ellos, el "patrio”, de bayeta, azul de un lado, rojo del otro, 
impermeable al agua, abrigado, preferido en el invierno aunque también 
usado en el verano, llevado en la "valija” del caballo para extenderlo a 
manera de colchón en todo tiempo y lugar. 

Hablar del poncho daría casi para un libro: colchón, manta, sobre- 
todo, bufanda, arrollado al brazo izquierdo, servía de escudo protector en 
las peleas, duelos criollos, de arma blanca. Un ponchazo oportuno en un 
combate inesperado y desigual quitaba la vista al enemigo y facilitaba he- 
rirlo. Huyendo de los enemigos, derrotado en los combates de las revolu- 
ciones, a caballo a campo traviesa, se defendía eficazmente de las bolea- 
doras de los contrarios que se tiraban para trabar las extremidades del no- 
ble bruto, salvaba a su dueño que lo extendía lo más atrás del anca 
posible, asido por un extremo, de manera que las “tres marías” al chocar 
con él, se abatían. Una prueba más: el léxico campero es por demás elo- 
cuente en su riqueza de términos: “arrastrar el poncho”, "correr con el 
poncho”, "pisar el poncho”, "alzar el poncho”, "donde el diablo perdió 
el poncho”, "ponchada”, "con el cuchillo bajo el poncho”, etc. 

El poncho completaba el indumento gaucho, y lo completaba de una 
manera perfecta pues, difícilmente, puede encontrarse un elemento más 
íiroso, más elegante y más práctico, sobre todo en el hombre a caballo. 
Los americanos provenían, casi sin excepción, de la Pampa o de sectores 
cordilleranos argentinos, y sólo hoy, en Tacuarembó, se hacen uruguayos, 
de lana de oveja común, muy abrigados, pero muy pesados, indudablemente 
por no saberlos desgrasar. Pero la mayoría son ingleses. 


Horacio Arredondo 


333 


asa del mismo material. Sobre el mostrador, apretando un rime- 
ro de esas hojas, un canto rodado, una cristalización, una pie- 
za "curiosa” de piedra, hacía las veces de "pesa papel”, impidien- 
do que volaran. 

Al medio de esta habitación tan pródigamente dotada de 
cosas distintas, un pequeño stock de repuesto y, a los fondos, 
por lo regular separado por una mampara de madera y vidrios, 
el "escritorio”, donde oficiaba el patrón junto a los libros, a la 
mesa de trabajo y a la caja de hierro, donde a veces lo acompa- 
ñaba un dependiente, "tenedor de libros”, siempre con una la- 
picera sujeta por el pabellón de la oreja al cuero cabelludo, con- 
cavidad, o como quiera llamársele, que oficiaba de porta - lá 
piz. 

Seguía otra habitación, el depósito, donde se apilaban des- 
de el suelo a medio techo, bolsas de harina, de azúcar, de fariña, 
de porotos, barricas de yerba, cajones de fideos, de "azúcar de 
cuadritos”, arados, rastras, picos y palas. (142) 

Luego las habitaciones de la familia, casi siempre epilogaba 
Ja larga construcción y la cocina frontera al comedor solia tener 


(142)' A estas dos habitaciones, sólo tenian entrada los familiares, las 
personas conocidas, los privilegiados, hombres de negocios, viajeros de viso, 
terratenientes del pago, que hacían la tertulia en el escritorio, mientras el 
mate amargo corría de mano en mano en rueda cordial. 

A ambos recintos, tan propensos para la propagación de ratas y ra- 
tones — -la plaga de las pulperías — por el hacinamiento imperante y la 
calidad de buena parte de lo almacenado, no tenían acceso la perrada que 
siempre pululaba en toda población de antaño y, desgraciadamente — por 
la hidatosis — de ogaño; frecuentación que a primera vista parece lógica 
por lo que ahuyenta a los roedores. La defensa se hacia antes con trampas 
principalmente, pero, pulperos precavidos, han optado por utilizar fox te- 
rriers mestizos o puros, por lo terriblemente bicheros que son. Ob- 
servadores, sólo admiten la entrada de cuzcos hembras que pueden olisquear 
ciertas bolsas sin provocar desastres e inutiÜzación de parte de la merca- 
dería depositada a ras del suelo, pues la comisión de ciertos actos fisioló- 
gicos por ellas, prácticamente, respecto a aquéllas, resulta inocua... Y, 
desde luego, en esos recintos, de gatos ni qué hablar de su exclusión. 

Y, a propósito de alergias curiosas, en lo que se refiere a estos casos, 
señalo la provocada por las ruedas de los rodados de llantas de hierro o 
de goma, que' fueron y son "saludadas”, invariablemente al llegar a las 
.casas, por los masculinos representantes de la especie canina residentes en ella. 


334 


Civilización del Uruguay 


la divisoria horadada por el clásico ventanuco que permite el pa- 
so de las viandas sin mayores rodeos y molestias propias de la sa- 
lida al exterior y sin perder el aislamiento, siempre presente por 
razones de seguridad, igual como en algunas estancias como 
llevo dicho. 

Bis a bis a esta larga construcción, a veces y otras en dis- 
persión, levantada en sucesivas etapas, estaban los galpones que 
eran los depósitos de lana, cuero, cerda y productos agrícolas 
que se compraban, o lugares donde se almacenaban las semi- 
llas que se vendían, los productos de barraca — postes, piques, 
alambre, — los garrapaticidas y sarnífugos, etc. al presente. 

También, en otras construcciones, las habitaciones de los 
dependientes, la de los carreros que iban y venían a las estan- 
cias trayendo y llevando las cargas mayores, la del personal que 
en carros y en charrets — y ahora en autos — recorren la cliente- 
la en muchas leguas a la redonda, también trayendo y llevando 
las cosas de menor bulto, los peones, las cocinas, etc. 

Todo aquéllo era un pueblo en miniatura — y a veces ese fue 
el principio de importantes poblaciones y ciudades de hoy — 
no siendo extraño que el Juez de paz o el teniente alcalde estu- 
vieran también allí, en habitaciones alquiladas o cedidas gratui- 
tamente, solos o con su familia, pues no se ignoraba que sus ocu- 
paciones provocaba un trasiego de gente que, en potencia de 
posibles clientes, no debía ser descuidada. 

El pulpero solía ser, también lo es en el día, agente de correo 
y, otras, propietario o habilitador del usufructuario de la balsa 
del paso inmediato. De ahí la multiplicidad de los casos en que 
las antiguas pulperías estuvieran en sus inmediaciones, como más 
atrás llevo dicho, pues las crecidas del invierno, en aquellos tiem- 
pos sin puentes, retenía por varios días el tránsito allegando mo- 
vimiento al negocio. 

Poco escapaba a la vigilante atención del propietario afin- 
cado allí para "hacer plata”, por lo que no es de extrañar que 
aglomerara en ranchos (143) actividades tan dispares y acapa- 

(143) "Rancho” es voz usada de mucho atrás y muy divulgada por 
todo el mundo, pareciendo provenir del léxico marino. En nuestro medio 
urbano, es y fué tan popular que se extendió a un tipo de sombrero mas- 
culino, rígido, redondo de forma y alas de extensión variable, de paja 


Horacio Arredondo 


33 5 


rara hasta herrerías y carpinterías rudimentarias, habilitando, 
con herramientas y local, a quienes pudieran atenderlas abrién- 
dose horizontes dentro de la artesanía primitiva muchas veces más 
remuneradora y sobre todo menos ruda que las ocupaciones a 
pleno cielo. Otras veces era "posta” para la muda de caballos de 
las diligencias, lugar donde se almorzaba al medio día y hasta 
escala nocturna, viéndose así, en esta otra actividad, un ru- 
dimento de hotel. 


engomada, en boga desde fines del XIX hasta hace poco en que va de- 
sapareciendo, usado por algunos recalcitrantes enamorados de esos otrora 
populares “ranchos de paja”. 

Es voz en boga en España desde los primeros tiempos; no faltaron quie- 
nes pensaran sustituirla por "choza”, pero ya Valbuena ("Siglo de Oro 
égloga XI) se mostró contrario al cambio, como igualmente en nuestra 
América, Rufino Cuervo, el sabio colombiano. ("Apuntaciones bogotanas ). 

En el día tipifica la vivienda rural uruguaya, no sólo la modesta 
de materiales primitivos, sino que alcanza a la edificada de piedra o la- 
drillo y teja, en clara tendencia a la acepción norteamericana, donde el 
"rancho” es expresión de la última palabra de la habitación rural, con ca- 
lefacción, refrigeración, cocina eléctrica y los más modernos elementos que 
procuran comodidades. 

En nuestro medio es común invitar al forastero a visitar "el rancho 
giro que emplea el ruralista para indicar la casa de campo, dándole un 
matiz cariñoso a su residencia de material, amplia y confortable, en la que 
desea infiera la tradición de lo que antes fuera la más simple y modesta 
modalidad de la vivienda de la campaña. 




/ 


Indice 


Capítulo l 


Págs, 


Panorama Etnográfico Prehispánico 


i 


Capitulo 11 


Breve panorama del país al tiempo de la Conquista y del Coloniaje 23 


Capitulo 111 


Formación de la Nacionalidad 


61 


Capitulo IV 


Arquitectura Militar 


123 


Arquitectura Religiosa 


Capitulo V 


171 


Capitulo VI 

Arquitectura Civil 

Arquitectura Pública . 
Arquitectura Privada . 


237 

2}9 

257 


Capítulo Vil 


Arquitectura Rural 


281